Skip to main content

Full text of "Carlos Seijo - Maldonado y su región"

See other formats


MALDOriADO 
Y SU 
REGION 















CARLOS SE1JO 


MALDONADO Y SU REGION 


SEGUNDA EDICION 

INTENDENCIA MUNICIPAL DE MALDONADO 


José Estéban Seijo (Editor) 
Impreso en Katela S.A. 
Montevideo - Uruguay 
Mayo - 1999 




A Don Carlos y su 5 a 


«Hijo espiritual de San Carlos, estudioso de su 
historia, su tiempo lo dejó en palabras 
y en ellas viven los que ya pasaron...» 
1862-1956 


Palabras de la placa conmemorativa a Carlos Seijo 
frente a la Rural de la Ciudad de San Carlos. 




MALDONADO Y SU REGION 


7 


Fundación de Maldonado 


esde un principio según una Real Cédula de fecha 1 0 
de 1 723, se le da orden a Zabala, a fin de que fortifique y 
pueble a Montevideo y Maldonado, «para contener los 
portugueses en sus límites”. (1).Más tarde este expre- 
sa que «en cuanto a fortificar, y Poblar a Maldonado no 
era materia ymposible, en la positura presente, por es- 
tar a distancia de treinta leguas de Montevideo, aunque 
el terreno es árido y fragoso para población, y que 
alendo de atender a los dos Sitios que daría el principal que es Monte- 
video. ..» (2) 

En una carta de fecha 6 de Enero de 1730, repite, que habiendo 
salido con el ingeniero Petrarca, para reconocer las costas de Maldona- 
do y Cabo Santa María, (Punta del Este) cuyos parajes observó, eran 
incapaces para poblaciones por hallarse formados de montañas de are- 
na. 

Entre tanto aquella localidad ya había tomado su nombre, debido a 
un faenero llamado Francisco Maldonado que se estableciera allí. 

Viana después de hacerse cargo del gobierno de Montevideo, pasa 
personalmente a reconocer los territorios de su jurisdicción, para impo- 
nerse de sus cualidades y situaciones. 

Por consiguiente, con fecha 4 de Diciembre de 1755 Le dirige a 
Julián de Arriaga, exponiéndole «lo preciso y conveniente que era for- 
mar dos poblaciones; una sobre el puerto de Maldonado y otra sobre el 



(1) Véase Apéndice N s 1. 

(2) Revista del Archivo G. Administrativo, t. I, pág. 79, Montevideo 1885. 


8 


CARLOS SEIJO 


territorio de las Minas...». 

Viana, anticipándose, había por su propia cuenta principiado con 
la primera de estas «en la qe. tengo ya puestos catorze vezinos, con 
sus repartimtos. de Tierras y otros utensilios conque las cultivan para su 
alimento valiéndome de arvitrios que no han gravado ni ala Rl. Hazda. ni 
al Público». 

Entre el número de aquellos encontrábase uno llamado «Benito 
Brioso, que en 1755 vino con un hermano suyo y otras familias, formán- 
dose el pueblo como a una legua de distancia de donde está situado hoy 
Maldonado, en un lugar que varios lustros después, estuvieron las 
caballadas del Rey, en el Rincón del Diario cerca del Portezuelo que 
llaman de la Ballena, en cuyo paraje se mantuvieron como dos 
años...» (3) 

Viana para proseguir en tan importantísima empresa y escasean- 
do el dinero, se propuso conseguirle con el producto de dos títulos de 
Castilla para «que se veneficien a Personas lll.es. de esta Provincia, y 
remitiéndomelos con los nombres en blanco podré solicitar quien los re- 
ciba por el valor mas subido que les pueda sacar. . . « (4). 

Volvióse a explicar que dichas poblaciones con facilidad y poco 
gasto se llegarían a establecer. 

Para cada una bastaban 30 hombres y mujeres, «casales» de los 
muchos que había en la jurisdicción de Buenos Aires, sin mas bienes 
que su jornal. De modo que su reclutamiento no era dificultoso, sobre 
todo dándoles para avecindarse y principiar a mantenerse, todo cuanto 
se especificaba en el plano o prospecto que adjuntaba. (5) 

También esa población de Maldonado serviría para abastecer los 
navios que tocasen allí, así como los que navegasen por el Río de la 
Plata. 

Y que si se levantaba alguna fortificación impedirían que los ene- 
migos se refugiaran en el puerto, en busca de aguadas y leña; o que los 
extranjeros estableciesen alguna colonia. (6) 

El plano al cual se hacía referencia regulaba el costo de las dos 
poblaciones propuestas. Cada una importaba la suma de 103.700 ps. 

Habiendo transcurrido año y medio, Viana vuelve de nuevo a re- 
cordarle al rey su proyecto y las ventajas que se lograrían, por lo cual 


(3) Ernesto Villegas Suárez, Punta Ballena : El bosque de Lussich. 1921. Montevideo. 

(4) Archivo General de la Nación. Montevideo. Adq. Dr. Mario Falcao Espalter. Caja 1, 
carp. 8, doc. 5. 

(5) Véase Apéndice n.° 2. 

(6) Archivo General de la Nación. Montevideo. Adq. Dr. Mario Falcao Espalter. Caja 1, 
carp. 8, doc. 4. 


MALDONADO Y SU REGION 


9 


temía no hubiera llegado a su poder; y que a pesar de «haber estado 
ausente veinte meses en la Expedición de los Pueblos de Misiones, siem- 
pre he permanecido en el desvelo de conservar los Catorce Pobladores 
que puse en la de Maldonado, los que con efecto han subsistido y se 
hallan oy haciendo sus sementeras, y criando sus ganados con ánimo 
gustoso de no desarraigarse de aquel Parage». 

Refiriéndose a los indios de los pueblos de San Lorenzo y San 
Miguel, que le parecen de alguna utilidad, piensa que en ninguna parte 
pueden acomodarse mejor que en Maldonado; y así lo hace presente al 
Capitán General Don Pedro de Ceballos y al Marqués de Valdelirios, 
quienes convinieron en que los trajese a su retirada. 

Con esta conformidad, completa un número de siete familias, cuya 
lista adjuntaba; (7) y que estuvo manteniéndolas mientras permanecie- 
ron en Montevideo, hasta que resuelve trasladarlas «a la dha. Población 



Joaquín de Viana 


de Maldonado adonde van gustosos. Allí tenga ánimo de que se esta- 
blezcan con los catorze primitivos Pobladores y biban en la misma con- 
formidad que aquellos, cultivando la tierra con sus sementeras, y crian- 
do Ganado para cuio principio les he de dar lo que en la relación consta 
sin que para ello grabe al Publico, ni al Herario de V. M; pues las Vacas 
y Caballos son de los que se han decomisado a los Ladrones y contra- 
bandistas que los robaban.... de cuias Pressas boy formando la estan- 
cia de V. M. para la subsistencia de la tropa, y desterrados...» 

Viana agregaba que la referida «Colonia se hallaría mas aumenta- 
da, a no haber mediado su ausencia; y por otro lado ignoraba todavía si 


(7) Véase Apéndice N s 3. 



10 


CARLOS SEIJO 


es que pareciera excesivo el costo estipulado o inadmisible el arbitrio 
propuesto». (8) 

Tres meses después, es decir, el 25 de Noviembre de 1 757, cuen- 
ta el haber reunido las familias de indios al núcleo que tiene empezado 
en el puerto de Maldonado antes de su expedición a las Misiones. 

A quienes debe repartirles terrenos donde levantar casa y estan- 
cia para cría de sus ganados. 

«Se hallan en todos establecidos treinta y siete vecinos. Diez y 
nueve mujeres, veintiséis muchachos y veintidós muchachas, teniendo 
todos estos al presente 1616 cabezas de ganado vacuno, 104 caballos, 
394 yeguas, 650 ovejas y catorce carros, (carretas) para el trajín de sus 
labranzas y maderas.» (leña). (9) 

Sería entonces cuando «habiendo venido el mismo Viana, les dijo 
debía mejorarse la situación, poniendo el pueblo en otro terreno y acer- 



Fig. 1 Arado antiguo. 


cándolo al puerto... para su resguardo, lo cual se verificó, sin dilación 
deliniose la nueva población y se construyó una capilla...» (10) 

Según su proyecto antes presentado, esperaba que en Pocos años 
se hallaría bastante en aumento aquel pueblo, por su situación y sus 
campañas tan fértiles; que para eso debía concedérsele los mismos pri- 
vilegios de cuando se fundara Montevideo. 

El referido gobernador informaba el 12 de Junio de 1760, del es- 
mero con que se dedicó al desempeño de sus obligaciones y al aumento 


(8) Archivo General de la Nación. Montevideo. Adq. Dr. Mario Falcao Espalter. Caja 1, 
carp. 8, doc. 12. 

(9) Ibid. Caja 1, carp. 9. 

(10) Ernesto Villegas Suárez. Punta Ballena. El bosque de Lussich. Montevideo. 1921, 
pág. 15. 

(1 1) Archivo General de la Nación. Montevideo. Arq. Dr. Mario Falcao Espalter, Caja 1, 
carp. 7, doc. 8 



MALDOMADO Y SU REGION 


11 


de la población de Maldonado y de las haciendas; por ser aquellas de las 
tierras más fértiles y abundantes de aguas de la parte del norte del Río 
de la Plata. 

Además, que viéndose «los vecinos sin la correspondiente salida 
del producto de sus frutos y el mas principal de cueros», (11) pide se le 
conceda un navio de registro para aquel distrito. 

El Cabildo, Justicia y Regimiento de San Felipe y Santiago en una 
nota de fecha Junio 16, hacía presente que desde más de un año 
hallábase establecida en el puerto antes citado, una nueva población en 
número de 21 vecinos. 

Y que en el siguiente ya contaba: con «ciento y veinte Personas...» 

( 12 ) 

Entre estas había también un franciscano que aquel le solicitara al 
«Padre Presidente del Hospicio de San Francisco», establecido en Mon- 
tevideo. 

En 1763 la colonización se iniciaba: «Y an empesado algunos ha 
arar las tierras y los demás están acavando de componer sus arados». 
(13.) (Fig. 1) 

Pese a todo, los vecinos continuaban impertérritos sus tareas de 
siembra y sus cuidados por el acrecentamiento ganadero... las semen- 
teras «an empezado ya acontar, sus trigos q.e están mui ermosos». 

(14) 

Ya en 1767 existía «la Barraca q.e sirve de Hospital q.e estaba en 
estado inhabitable y que desde ántes por la noche no se la daba luz». 

(15) 

Posteriormente los vecinos se vieron obligados a ayudar para sos- 
tenerlo, pues Antonio Mondragón le acusaba recibo a Bernardo Blanco 
del dinero producido a beneficio de aquella institución. Es decir, el impor- 
te de dos mil tejas, mil ladrillos y una cuartilla de cal, donadas. (16) 

José L. de la Quintana, seis años mas tarde daba noticia de las 
casas que se habían construido. (17) Una de las antiguas existente, 
(F{g. 2) aún puede verse en la calle José Dodera. 


(12) Acta del Cabildo. Montevideo. 16 de Marzo de 1761. t. III, pág. 207. 

(13) Ricardo R.. Caillet - Bois, Apuntes para la historia de Maldonado. Revista Histórica 
Montevideo, 1942, t. XIII, pág. 332. 

(El arado es igual a los que usaban los nativos, en Yanque, Perú, pero sin la placa de 
metal.) 

(14) tbid pág. 337. 

(15) Ibid pág. 338. 

(16) Archivo General de la Nación. Montevideo, Caja 85, carp. 9, doc. 20. 

(17) Véase Apéndice N° 4. 



12 


CARLOS SEIJO 


Se contaba en 1778 con el personal siguiente: 5 hombres para la 
conducción del ganado con destino al consumo, 4 en las carretas para 
proveer de agua a la tropa, 4 en los que llevaban la carne al pueblo, 8 en 
el matadero y 4 para cobrar los décimos. 

En 1780 figura el siguiente «Padrón del partido de Maldonado», 
referente a la indiada y la gente de color. 


«Indios 365 hombres 

Mulatos 142 hombres 

Negros 26 hombres 

Esclavos 1 8 hombres 


210 mujeres 
33 mujeres 
1 7 mujeres 
1 5 mujeres 


Total 724»(18). 


Entre tanto el proyecto y plano especificado que Viana presentáse 
desde un principio es de suponer que no tuviera andamiento, porque 
después de largo tiempo - en 1 781 - Francisco de Sostoa avisa que han 
ido «a establecerse en Maldonado 227 personas de familias Poblado- 



Fig. 2 Casa primitiva. 


ras. Fueron en un bergantín todas las que se pudieron cargar y las res- 
tantes por las carretas del rey". (19) 

Transcurridos 18 días, Rafael Pérez del Puerto le escribe que en- 
tre los enviados, se hallaban 10 personas más que no estaban en la 
lista; pero que les dará cabida sin inconveniente alguno. 

Pasadas dos semanas se dirige al mismo Sostoa acusándole re- 
cibo « de las medicinas para el hospital y además 180 herramientas 
destinadas a la labranza». Para repartir «entre las familias pobladoras 


(18) Archivo General de la Nación, Fondo ex-Museo histórico. Montevideo. Caja 2. 

(19) Ibid. Caja 106, carp.3, doc. 90. 

(20) Ibid. Caja 108, carp. 7, doc. 148. 


MALDOMADO Y SU REQIOM 


13 


que últimamente se han conducido a aquel destino». (20). 

Trescientas sesenta y nueve personas - sin contar los de su juris- 
dicción - componían la población de Maldonado en el año 1783. (21). 

Diego de Alvear cuando la visitó al año siguiente, consignaba: «Su 
vecindario apenas subirá a 300 personas, los más labradores y gente 
de campo y algunos portugueses desertores fugitivos de sus colonias 
fronterizas. Todos moraban en casas o ranchos de paja embostados, 
que son las únicas habitaciones de todo el pueblo, sin exceptuar la igle- 
sia, situada en uno de los testeros de la plaza y servida por un solo 
sacerdote....» 

En 1786 Man.l lgn e Fernández le confirmaba esto mismo al mar- 
qués de Sonora. Es decir, que era «compuesta solamente de algunos 
edificios baxos y miserables, como que la maior parte son ranchos de 
piedra y ‘barro cuviertos de paja o quincha...» 

Ese año fue erigida en ciudad.. 

El C. I. y R. de Maldonado en Septiembre 17 del año siguiente le 
envía al virrey Marqués de Loreto, una relación circunstanciada de las 
poblaciones y partidos del distrito a su cargo: «Esta capital con sus in- 
mediaciones próximas tiene vecinos 114 (los de extramuros). Nota : No 
van inclusos los Pobladores». (22). 

Cinco años más tarde Nicolás de Arredondo a Pérez del Puerto, le 
ordena que: «Según mi Decreto de 5 del anterior Enero (1792) los tres 
Pueblos indicados que han de establecerse.... se les señalarán sus tér- 
minos y particulares territorios, empezando por el de Maldonado... He- 
cho el reconocimiento y la ubicación, se trazarán estos, (los planos.) 
demarcando la Plaza y Calles... Se formarán los presupuestos del costo 
de cada casa de familia, la Capitular e lglesia.»(23). 

Es de suponer que la expresada demarcación no regiría para este 
pueblo, pues como acabamos de referir, según datos de Brioso, Viana 
ya la había llevado a cabo. 

Además, en el archivo del Juzgado L. D. de Maldonado encuéntrase 
un documento fechado el 3 de Agosto de 1 761 , referente a Juan Plá, que 
dice: «fué soldado como hace el tiempo de seis años que se halla en 
ésta población de Maldonado, con su muger e hijos, en la cual tiene 
edificado un rancho que hace frente a la Plaza por el Oeste, su fondo al 
Este y lindando por el Sur Calle por medio con Francisco Perez». (Hoy 
esquina Sarandí y 25 de Mayo). 


(21) Ricardo R. Caillet - Bois, obr. cit. Apéndice N 9 4, pág. 356. 

(22) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269 pág 182 

(23) Ibid. Libro 270; pág. 139. 


14 


CARLOS SEIJO 


A juzgar por este detalle, Plá al establecerse, el pueblo ya estaba 
delineado en la forma que figura hoy en día; y según la noticia de las 
casas construidas desde 1773, consta que lo fueron dentro de un plano 
ya pre-establecido. 

En Setiembre de 1793 los cabildantes recibieron orden de que 
se, considerase como un «Pueblo de nueva creación, colocando en él 
las familias Pobladoras que se pudieron y se han ido colocando». 

El marqués de Avilés, el 1 8 de Marzo de 1 800 manda formar pue- 
blos y donar campos de estancia y chacra a los pobladores del departa- 
mento de Maldonado, para obtener hacendados o estancieros útiles; y 
también que hubiera tierras que se destinaran a la siembra del trigo, le- 
gumbres, frutas y verduras para su respectiva provisión. 

A cada una de las familias se les daría en propiedad la suerte de 
estancia o chacra que le acomodase o tocase; así como la correspon- 
diente habitación que se compondría de un rancho regular fabricado de 
las mismas madera y paja que se hallaran por aquellos montes. 

Construidos por cuenta del rey y finalizados, se trataría entonces 
de la recogida del ganado cimarrón para repartírselo en propiedad; pero 
a condición de que cada uno ayudara para conseguirlo. Esa facultad era 
por el término de 4 años. 

El comisionado se encargaría de anotar el día en que se empeza- 
ra el año de manutención de cada familia. Se le daría dos yuntas de 
bueyes, el trigo y demás semillas que pudieran sembrar; así como los 
aperos precisos para la labor o su equivalente en dinero. 

La propiedad de los solares, casa, chacras o estancias que se les 
concediese sería absolutamente a condición de poblarse, poseerla y 
disfrutarla durante 5 años. 

Pocos meses después, por coincidir la llegada de las familias po- 
bladoras procedentes de La Coruña con destino a la Patagonia, parte de 
ellas pasan a establecerse en Maldonado. (24). 

Francisco Aguilar cuando llegó de las Islas Canarias en 1810, tra- 
jo consigo algunos colonos; y según de María «esta primera expedición 

(24) Véase Apéndice N B 5. 

(25) Los de Canelones y de algunos otros pueblos, abonaban al principio 1 $ o 12 rfs.; 
y después se les aumentó hasta 3 $, que era lo establecido en 1825. 

(26) A Rafael Cedrés, Miguel Aparicio, Juan Bautista García, Feliciano Alvariza, Eusebio 
Perea, José García, Marcial Rodríguez, Francisco Poyre, Manuel Pérez, José Fernández 
Miranda, Manuel Vidal (carolino), Francisco Robayna y Juan Plá. 

En 1821 a Francisco López, Juan Cabrera, Pedro Cúbelos, María González, María 
Fernández, Antonio Veiga, Manuel Cabral, Marcos Hernández, Andrés Saturnino Piriz 
y Antonio Sandoval (vecino de San Carlos). 

En 1822 a Juan Reyes Pérez, Juan Aguiar, Diego Martin Martínez, Juan Plá, Francisco 



MALDONADO Y SU REGIOM 


15 


fué por su cuenta y riesgo, quien solo en el transcurso del año 35 había 
introducido 640 de ellos, que fueron otros tantos pobladores. Hombres 
útiles a los que les daba tierras y habitaciones 

Es de creer que una mayor parte la destinara a la comarca 
fernandina. 

Establecidos los colonos en los terrenos de propios de la ciudad 
estaban obligados a pagar un canon anual por cada cuadra. (25). 

El año 1820 el «Ilustre Cabildo» les concedió a estos, sitios (sola- 
res) de 25 varas por 50, con obligación de edificarlos. (26). 

He aquí ahora la «Razón de los párvulos que nacieron y fueron 
bautizados» allí durante «los doce meses del año de 1 525: Varones blan- 
cos 60, mujeres id 53. Varones de casta y mujeres de esclavos 30. 
Libertos 10». (27) 

Otra clase de pobladores trajo Antonio José Mesquita, es decir 
273 africanos que introdujo en Maldonado a principios del año 1 835 en el 
patacho portugués «Delfina», que el gobierno declaró pupilos, y mandó 
enajenar a 200 pesos cada uno. 

La expedición siendo de propiedad de aquel, al año siguiente tuvo 
que abonársele al precio antes citado, cuyas sumas hallábanse deposi- 
tadas en Tesorería. 

El 27 de Enero de 1816 se creó el departamento de Maldonado, 
estando incluidos el de Minas y de Rocha. En 1 837 se separó del prime- 
ro y en 1880 del segundo. 


Puerto de Maldonado 

Está formado por la ensenada (emprendida entre Punta del Este y 
Punta Ballena, siendo su anchura de unos 10 1/2 kilómetros. (28). 
Cuando Solís anclara el 2 de Febrero de 1 51 6, le dió el nombre de 

González (de Pan de Azúcar), Francisco Santos, Manuel Bonilla, Francisco Pereyra, 
Leonardo Pereyra, Gregorio Pereyra, Manuel Brun, Domingo Gutiérrez, Antonio Martí- 
nez, Carlos Olivera, Mario Jacinto Acosta, Pedro Vareta, Andrés Bernárdez, Domingo 
Marques, Juan de la Cruz Rosas, José Pintos Gómez, Rafael Antonio de la Fuente, 
Juan Manuel Acosta Pereyra y Sebastián Roso. 

En ese mismo periodo se les concedió también en los ejidos, fracciones de terrenos y 
chácaras para sementeras, a Luciano Gracia, Eusebio Perea, Manuel Pereyra, Pedro 
Beira, Carlos Lacalle, Manuel Coello, Marcos Hernández, Juan Manuel Acosta Pereyra, 
Josefa Alvarez, Alberto Camino, Francisco Calamet, Francisco Aguilar, Matías Betancur, 
Manuel Núñez Fagundis y Cayo Aparicio. 

(27) Archivo General de la Nación. Ex-fondo del Museo H. Nacional. Montevideo. Libro 
272. 

(28) Véase Apéndice N B 6. 



16 


CARLOS SEIJO 


la Candelaria, por la recordación del día de esa fecha. 

Diego García en 1 527 encontró que la «Isla de las Palmas» (Gorriti) 
es muy buen puerto para «algunas naos que quieran pasar que vayan 
en el estrecho».... 

Hernandarias y Gaboto le llamaban: «el puerto de los barcos», lo 
mismo que en tiempo de los faeneros, del corambre; y también des- 
pués’, «puerto menor». 

Valdés de la Banda en 1 600 relataba, que la entrada, del lado del 
poniente era mejor que la del Este. Por causa del bajío que tiene en el 
medio y que podrían caber aunque fueran 200 navios de todos los por- 
tes. 

Tomaron las dimensiones de la bahía y sondearon sus fondos. 
(Fig. 3). 

El gobernador de Buenos Aires temiendo q ue pudieran haber- 
se poblado los portugueses en ese destino o sus cercanías, comisionó 
al capitán Juan Miguel de Arpide para cerciorarse. 

Era en el año 1 673 cuando desembarcó en aquella ensenada, jun- 
to con el padre Diego Ruíz, Antonio Roxo, su ayudante y alguna gente 
del presidio. 

Recorrieron la costa para reconocerla y buscar alguna aguada, a 
fin de hacer provisión; la que halló en una quebrada que hacía la tierra 
firme y quedaba al noroeste de la isla, siendo de agua buena y corriente. 
(29) 

Más adelante encontraron una laguna grande (la de El Sauce) y 
desde la altura descubrieron con el anteojo de larga vista, algún ganado 
vacuno por las laderas vecinas, y avestruces y patos. 

Diez años después, el gobernador de Buenos Aires le escribía a 
S. M. de que «el parage de el Puerto de Maldonado, por la esterilidad de 
sus tierras convecinas no convenga que se pueble». (30) 

El 15 de Mayo de 1691, el gobernador del Río de la Plata, Don 
Agustín de Robles le daba cuenta a S. M., de que al llegar al referido Río, 
procuró reconocer la isla de Maldonado y sondear su puerto, donde tuvo 
ocasión de examinar sus excelentes condiciones. (31) 

Transcurridos tres años, el gobernador de La Colonia, Francisco 
Naper de Lencastro, con fecha 10 de Enero de 1694, en su dictamen, 
consideraba que en el puerto de Maldonado existían mayores dificulta- 


(29) La que fluye de «La Turbera». 

(30) Archivo General de Indias. Estante 76, cajón 2, legajo 22, Signatura moder- 
na, (Audiencia de Charcas, legajo 261)., 

(31) Catálogo de documentos del Archivo de Indias, en Sevilla, referentes a la 
República Argentina. 1778 - 1820. t, I, pág. 398. Buenos Aires. 1910. 



MALDOMADO Y SU REGION 


17 



Fig. 3 Plano de la bahía 



18 


CARLOS SE1JO 


des para utilizarle, porque próximo al fondeadero de las embarcaciones, 
frente al abrigo de la isla (Gorriti) no habia sitio capaz en tierra firme para 
poblarse. Debido casi a un cuarto de legua de dunas, que era necesario 
atravesar para llegar al terreno firme, dificultaría mucho la descarga de 
las embarcaciones, conducción de la artillería y demás materiales. 

Agua para beber se encontraba muy poca, por tratarse de unos 
pequeños manantiales que a corta distancia desaguaban en el mar. 

Ninguna leña, ni de donde conseguirla y además muchos parajes 
con algunas serranías que ocupaban la campaña. 

Aún cuando tales dificultades se pudiesen vencer, siempre el gas- 
to sería mayor; ya que se necesitaría construir un fortín en el puerto para 
defenderle y otro en la isla, que era por donde pasaban las embarcacio- 
nes. (32) 

El 6 de Enero de 1 730, Zabala llega hasta Maldonado, acompaña- 
do por el ingeniero Domingo Petrarca, para informar al rey sobre sus 
costas y su puerto. El dictamen que diera fue completamente desfavora- 
ble y exagerado: 

«La ensenada la forma una isla del mismo nombre, reducida.... y 
expuesta a inundarse casi toda en los temporales. Por dos extremos se 
entra en dicha Ensenada; por el de la parte del norte dista mas de legua 
y media la tierra firme, y es la común entrada, incapaz de poblarla, por- 
que en el referido estremo de la isla no se puede formar batería a causa 
de las inundaciones, y en tierra firme seria de poca utilidad. Por la parte 
del Sud hay un quarto de legua desde el extremo de la isla a tierra firme, 
y esta distancia la ocupa una punta de piedras, formando una canal, que 
solo admite con peligro un solo navio. El puerto se halla al corto abrigo 
de la isla, y es a la medianía de ella, donde se pone una señal. Cabrán 
como cinco o seis navios, pues lo demás de dicha Ensenada, aunque 
es muy dilatada, no tiene reparo ni agua en muchos parages para, fon- 
dear los navios, por lo que en ningún tiempo parece ser apetecida de 
ninguna nación etc.». (33) 

En cambio el Padre Lozano pensaba más favorablemente al en- 
contrar que debido a la isla, hacía un excelente puerto donde se podía 
asegurar cualquier flota, por numerosa que fuera, no sólo de los 
vendábales que solían ser furiosos, sino también de los piratas o 
corsarios. Porque siendo tan estrecha su boca, con poca artillería podía 
defenderse. 

(32) Inventarío dos Documentos relativos ao Brasil por Eduardo de Castro e Almeida 
Río Janeiro. 1921, t. VI, pág. 213. 

(33) Gregorio Funes. Ensayos de la Historia Civil de Paraguay, Buenos Aires etc t 
!, pág. 2. Buenos Aires. 1817. 




Cuando vino el abad Pernetty, año 1763, anclaron en proximidad 
de la isla para aprovisionarse de agua y víveres. 

El comandante del fuerte acojió muy cortésmente a sus enviados 
y les concedió todo lo que pedían. 

La ciudad hallábase entonces fundada desde hacía pocos años y 
en las costas de sus alrededores notaron que contenían dunas bajas de 
arena. 

Así como a la distancia se divisaban algunas alturas, llamadas las 
sierras de los Maldonados. Que no se veían árboles, pero sí muchas 
tropas de ganado vacuno y caballar. 

Dos años después, habiendo llegado tropa de España, Cebados 
hizo destacar dos compañías para guarnecerla. 


□ 


En 1 769 se levantó un plano hidrográfico en colores de la ensena- 
da, con todos los sondajes para el servicio de los navegantes, hecho 
por Domingo Petrarca. 

Según una carta, de Juan José de Vértiz a Arriaga, en 1772, le 
daba aviso de la llegada del ingeniero Joaquín del Pino, al cual lo había 
destinado a reconocer las obras de Santa Teresa y Maldonado. 

En 1778 se tuvo un dictamen parecido al de Zabala, dado por una 
junta compuesta del brigadier e ingeniero en jefe Ricardo Aylmer, del 
gobernador Joaquín del Pino, del ingeniero Bernardo Lecoqc y otros más. 

Contestaban a un oficio recibido para informar sobre las ventajas 
y defectos de aquel puerto. «Después, de haber reflexionado y meditado 
sobre todos los inconvenientes de, su ensenada e inmediaciones, se dió 
por inútil y sin ningún valor, por falta de abrigo, y de mucho perjuicio para 
el comercio establecido. 

«Al mismo tiempo no era capaz de servir de freno para potencia 
alguna que intentara invadirlo». (34) 

Y a este respecto no se equivocaron, tal como pudo comprobarse 
durante las guerras con Portugal y Gran Bretaña. 

Además agregaban «que hecho puerto Maldonado, las em- 


(34) Archivo General de la Nación. Ex-fondo del Museo Histórico Nacional. Montevi- 
deo. Caja 4. 



20 


CARLOS SEIJO 


barcaciones, es cierto que tendrían al menos la ventaja de no pasar 
cerca del Banco Inglés; pero en cambio todas las mercaderías que trans- 
portaran, era necesario conducirlas en lancha hasta Buenos Aires; con 
bastante mayor costo y peligro por los temporales. 

Para Montevideo o la Colonia irían por tierra. Por consiguiente la 
habilitación del puerto la encontraban imposible, por haber necesidad de 
echar a pique embarcaciones y arrancar escollera de una magnitud con- 
siderable, a causa de la correntada de la Boca Chica. 

En 1782 el virrey de Buenos Aires mantuvo allí una lancha de un 
palo, que relevaba de continuo para tenerla al servicio de las autorida- 
des (35) y que subsistió basta 1798. 

Azara a su vez, expresaba que el referido puerto era muy vasto, 
su anclaje excelente y tenía bastante agua para los más grandes bu- 
ques; pero que el único abrigo era del lado de la Isla de Gorriti. En 1789 
levantó un plano completo. 

Diego de Alvear habiendo visitado a Maldonado en 1784 (36), dió 
en cambio datos bien desfavorables. Es decir, que el puerto no tenía de 
tai más que el nombre, y ser una rada abierta Que la entrada principal 
aunque espaciosa, precisaba no acercarse demasiado a ninguna de sus 
costas, a causa de un bajío que ocultaba la isla, al noroeste. 

Lo mismo la Boca Chica, contenía a medio «freu», otro bajo peli- 
groso. 

Por consiguiente, el legítimo fondeadero debía ser al N. y N. O. de 
la citada isla, a corta distancia de ella y con fondo de greda; evitando 
igualmente la mar del S.O. de la Boca Grande, que aunque mas quebra- 
da, no dejaba de ser temible. 

Al año siguiente, Joaquín del Pino, en su «Noticia sobre las costas 
del Este», comunicaba que aquel paraje era capas de admitir bastantes 
embarcaciones de todos tamaños. Tenía fondo suficiente, buen amarra- 
dero, pero poco abrigo. 

El informe presentado después por Manuel Ing. Fernández al mar- 
qués de Sonora, fue bien desastroso: «Todo lo que llama Puertos el 
Gobernador no son más que unas calas en donde jamás entran ni pue- 
den abrigarse las embarcaciones de comercio». 

El brigadier Gral. Crawfurd en su diario de la expedición a estos 
mares, y a fin de que los navegantes pudieran evitar los peligros señala- 
dos por Alvear daba también las instrucciones necesarias para entrar al 
puerto. (37) 


(35) Ibid. Caja 6, doc. 68. 

(36) Segunda Partida de demarcación de limites etc. 



MALDONADO Y SU REGION 


21 


El buque de guerra de Estados Unidos, Atlanta, hallándose en la 
bahía, hizo notar que las profundidades eran de 90 a 130 centímetros 
mayores que las señaladas en la carta norte americana n 9 499. 

Santiago de Liniers en su exposición en Octubre 28 de 1790, opi- 
naba que el puerto de Maldonado era el mejor de la costa del Este. 

Transcurridos algunos años, el naturalista A. D’orbigny anotaba 
en sus apuntes: «El anclaje es bueno, .con fondo de arena. Los peque- 
ños barcos pueden permanecer al abrigo entre la islita de Gorriti y la 
tierra firme; pero los grandes permanecen anclados alejados de la isla». 

La rada en realidad era segura solamente para buques que calasen 
menos de 24 pies. 


0 


En 1791 Cipriano José de Meló gestionó la habilitación de dicho 
puerto. 

Así que necesitándose un empleado con el carácter y la autoridad 
competente, para el desempeño de las atenciones que se habían au- 
mentado y aumentarían, el 9 de Setiembre del año siguiente, por decreto 
de S. M. fué nombrado Rafael Pérez del Puerto, ministro de real hacien- 
da. 


(37) «Pásese al O. de la Isla de Gorriti, dando al N. O. un espacio de media milla con el 
fin de evitar la restinga cercana a la misma, y cuando la isla se encuentre al S. según 
el compás, deberá dirigirse al E. y anclar con el grueso de la isla S. O. por S. en 6 
brazas variación 14 e al E. 

El Bajo del Este es el más temible de los dos que obstruyen la Boca Chica. 

Consiste en unas piedras, que velan, entre las cuales se sondean de 1 m. 07 c. a 2 m. 
03 c. Este forma, con la costa de Punta del Este, un canal navegable de 2 cables de 
anchura. 

Al Bajo Nuevo ajgunos le llaman de Parker. Es de piedra y temible porque no vela 
como el anterior, pues se cubre con 7 m 05 c. a 8 m. 03 c. de agua. 

Dista 8 cables al O. 1/4 S.O. del Bajo del Este, y entre los dos hay un canal profundo, 
con 16 m. 07 c. a 20 m. de agua. 

El Bajo de Oeste, llamado también Monarca, es de piedra y aplacerado, con 10 m. a 11 
m. 07 c. de agua. 

Su menor fondo consiste en un pequeño cabezo, que solo tiene 5 m. 0.8 c. 

De la Isla de Gorriti sale otro placer de piedra en dirección del N. O., con 3 m 03 c. a 8 
m. 03 c. de fondo y entre este placer y el Bajo del Oeste se produce un canal, con 
profundidad de 10 m. a 13 m. 04 c. y cuya medianía demora al S. 27 g . O. de la torre de 
Maldonado.» 




CARLOS SEIJO 

22 

Y esto en mérito de haber sido hasta entonces el encargado de la 
recaudación y distribución de los intereses del puerto. 

Por consiguiente, le fué señalado un sueldo de ochocientos pesos 
anuales, en vez de los setecientos cincuenta que había estado perci- 
biendo. (38) 

Poco después, éste informaba a los Sres. del C.J. y R. de la ciu- 
dad de Maldonado, el haber recibido un oficio del virrey Olaguer y Feliú 
conteniendo el testimonio del real decreto de 28 de Febrero; habilitándo- 
lo en calidad de puerto , menor para todas las expediciones que hiciera a 
él la Compañía Marítima, y concediéndole a ambos las gracias y privile- 
gios contenidas en dichas resoluciones. (39) 

Según Bauzá «por algunos años, esta mayor actividad incrementó 
eficazmente el comercio de la población; pero a medida que la (precitada) 
Compañía perdía su importancia, se hacía menos frecuente el arribo de 
sus barcos.» 

El Cabildo recibió de la junta de gobierno de Buenos Aires, dos 
oficios en los días 5 y 7 de Julio de 1 81 0 habilitándolo en clase de puerto 
mayor. 

Como era de imaginarse, ante tan magno acontecimiento, los 
fernandinos demostraron, gran júbilo y satisfacción, enviando en segui- 
da una nota de agradecimiento. (40) 

Para eso, el pueblo reunido en Gabildo abierto, lo celebró 
estruendosamente con grandes manifestaciones, un tedeum en la igle- 
sia parroquial, iluminación de la ciudad durante dos noches y otros fes- 
tejos populares. 

Pero tuvo razón Julián O. Miranda cuando dijo que «poco había 
adelantado con este detalle, pues la situación general del país por mu- 
chos años fué completamente anormal. La revolución del año 11 al 14, 
las luchas contra los argentinos en 1815 y la invasión portuguesa de 
1816 a 1820 no eran propicias para manifestaciones de progreso». 

En Octubre de 1818 el general Lecor ya había ordenado el cese 
de la habilitación de aquel puerto. 

Más tarde el mismo cabildo se dirigía a Tomás García, síndico del 
Estado Cisplatino, haciéndole ver la triste suerte que le cabía a ese de- 
partamento, en no poder usar del dote que le había adjudicado la natura- 
leza, el de su puerto. 

Como se les negara tal beneficio por falta de almacenes y oficinas 


(38) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269, pág. 212. 

(39) Ibid. Libro 269, pág. 215. 

(40) Véase Apéndice N e 7. 



MALDOMADO Y SU REGION 


23 


que eran necesario para los depósitos de mercaderías, y cargamentos 
extranjeros y nacionales, entonces prometió allanar tal dificultad, cons- 
truyendo los edificios a su costa, ya en la Punta del Este o donde convi- 
niese al Superior Gobierno. 

Y todo ello en el término de cuatro meses, a condición que fuera 
franco como lo había sido anteriorniente. 

A esto el barón de la Laguna y su ministro Herrera refrendaban su 
aprobación, el 7 de Enero de 1822. (41) 

Con arreglo a un oficio del 1 7 de Noviembre de ese mismo año, iba 
a tener lugar la apertura del puerto, siendo Anaya uno de los principales 
solicitantes. 

Por los asuntos políticos que se sucedieron o la falta de fondos, 
hizo dejar sin efecto todo lo resuelto. 

Durante la presidencia del general Oribe, el poder ejecutivo, en 
comunicación de fecha 11 de Mayo de 1835 dispuso que por hallarse 
suprimidas las capitanías de los puertos habilitados, se encargaran de 
sus funciones a los jueces civiles. De ahí que el Alcalde Ordinario de 
Maldonado, habiendo observado que las atenciones del juzgado no le 
permitían su desempeño, se propuso fuera servida aquella, por el recep- 
tor jubilado Dámaso Brun, con un sobresueldo de doscientos pesos. 

Después de varios lustros, durante la presidencia de Gabriel A. 
Pereira, fue declarado puerto libre. 

El viajero que diera una relación bien completa de esta zona, fue 
A. Boucarut en su Manual de la Navegación del Río de la Plata, publica- 
do en París el año 1857. 

Entre otros múltiples detalles señalaba que por la Boca Chica no 
convenía aventurarse a entrar con buques grandes, por contener los 
bancos del Este y de Parker. 

La cumbre del primero estaba a flor de agua y sobre el segundo, 
25 pies de fondo. Por el paso del Oeste sólo había que temer al banco de 
Gorriti, situado al N. 55 a O. de la punta N. O., distante media milla y a 20 
pies de profundidad. 

En los planos españoles se le daba el nombre de Bajo del Oeste. 

Además hacíase referencia, a «la buena aguada en la costa firme, 
que no podía abordarse siempre debido al mucho oleaje que a menudo 
se experimentaba. 

«Llamábanle el arroyo del Molino. (42). Desaguaba próximo a la 
batería de «La Trinidad» o de «La Aguada» situada al oeste de aquel, y 

(41) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. Año 1822, n- 149. 

(42) En otros tiempos hubo un molino de agua 



24 


CARLOS SEIJO 


que para surtirse de agua era necesario rodar las pipas sobre la arena 
unas 30 o 40 brazas». 

Y pensar que esta tarea la tuvieron la mayoría de los navegantes 
que penetraron en ese puerto, tal como Miguel de Arpíde lo citaba en 
1673 y muchos otros antes. 

Según Julián O. Miranda, «allá por el año 1863, el puerto hallábase 
solitario, sin vida comercial y no se veía ninguna embarcación. 

«Apenas de tiempo en tiempo atracaba algún velero al muelle a 
cargar piedra de cal, procedentes de las canteras del Sauce, propiedad 
de los Lafone, Carreras y Melian »; y posteriormente de Ambrosio Gómez. 
(43). 

Se pasaba el tiempo y para mejorar tal situación no se veía de 
donde poder sacar recursos, ni del mismo departamento, ni del gobier- 
no. 

Hasta que en la sesión de la cámara del 16 de Junio de 1873, se 
trató de un proyecto de ley para que dicho puerto pudiera percibir los 
derechos de los faros para atender a sus necesidades; pues se sabía 
cual era su estado. 

Fue presentado otro proyecto pidiendo la habilitación de las zonas 
de Maldonado y Colonia, así como Independencia, Nueva Palmira y 
Mercedes. 

Es decir, para la importación y exportación con almacenes fisca- 
les y previa la viabilidad férrea de Maldonado a Punta del Este; que sería 
el «desiderátum» que había de darle a esta localidad el puesto que tenía 
señalado por su posición geográfica. 

Ante las razones expresadas hubieron oposiciones debido a que 
se perjudicaría y se estimularía el contrabando. 

No obstante a los pocos meses vino a triunfar la buena causa, 
puesto que el gobierno provisorio comprendiendo una de las más ansia- 
das mejoras a que con justicia se aspiraba, expidió el siguiente decreto: 
« Art. 1 . Q Declárase al puerto de Maldonado habilitado para depósito, tras- 
bordo, despacho de efectos tanto removidos de la capital, como impor- 
tados directamente de ultramar, quedando sujeto en un todo a las dis- 
posiciones de la ley de Aduana de 22 de Junio de 1 861 y a las del decre- 
to reglamentario del 25 del mismo mes y año.» 

Todo ello quedó en desuso. 

En 1 877 siendo gobernador el coronel Lorenzo Latorre, el almiran- 
te G. R. Sartorius, de la flota naval británica, le enviaba un informe refi- 
riéndole que cuando en 1843 llegó en parte a ser dueño de la Isla de 

43) Desde 1866 a 1874 se embarcaron 41.251 toneladas inglesas 



MALDONADO Y SU REGION 


25 


Gorriti, ya se había dado cuenta de la gran importancia del puerto de 
Maldonado. 

En primer lugar por no haber ninguno desde Santa Catalina hasta, 
muchos grados al Sud, y donde buques de gran porte no podían hallar 
un fondeadero seguro. Que mientras el de Montevideo y otros del Plata 
se llenaban de fango - desde 1 806 al 1 807, época en que se encontraba 
allí, como guarda marina, la sonda del puerto y la naturaleza del fondo, 
en aquel, permanecían inalterables. 

Independientemente de estas circunstancias, los peligros en la 
navegación aumentando desde que se pasaba Maldonado, se le habia 
sugerido la idea de la posibilida.de que éste fuese el punto concentrable, 
utilizándole como puerto franco, donde los buques de ultramar de todas 
.las demás naciones destinadas al Plata y sus tributarios, se viesen in- 
ducidos a descargar en él. 

La isla ofreciendo grandes facilidades para la construcción de bu- 
ques y diques de todas dimensiones, Maldonado podía llegar a ser el 
Liverpool de Sud América. 

Sartorius le manifestaba también que las ventajas militares eran 
del mismo modo evidentes. La peñascosa Isla de Lobos y Gorriti fuerte- 
mente fortificadas harían que la ciudad fuese inexpugnable. 

Montevideo tendría el poder de cerrar herméticamente la entrada y 
salida del Río de la Plata a cualesquier buque. 

De ahí que habiendo reflexionado sobre estas ventajas y en la 
futura importancia de esa isla, fué cuando se sintió dispuesto a sugerirle 
a Dn. Samuel Lafone, su decisión de comprarla juntos, si el gobierno no 
se oponía. 

Sartorius además pedía se le facultara, si fuera posible, el permiso 
para dirigir personalmente algunos trabajos; como ser, la perforación y 
vuelo de las rocas en la entrada de la Boca Chica, y un rompe-olas 
flotante o rompe-olas de muro abierto en la parte Oeste para proteger el 
puerto de las violencias del pampero. 

Y terminaba entre otras cosas, diciendo que si las circunstancias 
políticas no le permitiesen realizar tales planes durante su vida, dejaría a 
sus hijos «sus derechos» asegurados en el honor de este país. (44). 

Vana espteranza, porque no tardó mucho en que tanto él como sus 
descendientes perdieron todos los derechos que pretendían tener res- 
pecto a la compra hecha en sociedad con Lafone. 

En un artículo aparte detallamos todos los trámites llevados a cabo 
sobre este particular. 


(44) Escríbanla de Gobierno y Hacienda. Montevideo, n s 7, Ano 1877. 



26 


CARLOS SEIJO 


En 1874 llegaron, el ingeniero Octavio Nicour y varios compañe- 
ros más con el objeto de practicar los estudios de la línea de un tranvía 
para unir a Maldonado , con su puerto, ligado a San Carlos, Rocha y 
Minas. 

Tres años después solicitan nuevamente de los poderes públicos 
mejoras y franquicias para aquel puerto. 

La comisión de hacienda pidió algunos datos sobre las obras en 
proyecto y presupuesto de las mismas; optando por mandar al director 
de obras públicas Sr. Cánstatt y otros señores, para informar al respec- 
to. 

En 1 880 Hermógenes Formoso solicita el .permiso necesario para 
establecer también, una via férrea que uniera a Maldonado con el puerto 
y la villa de San Carlos. 

En ese mismo año se leía en «La Nación» de Montevideo: «Don 
Jorge Pérez se ha presentado al superior gobierno, queriendo construir 
un puerto en la bahía de Maldonado» y se proponía el cerramiento de la 
Boca Chica. 

Otra propuesta como la anterior fué presentada por José Gras, 
uruguayo, en representación de varios capitalistas proponiendo también 
un murallón de 20 metros de ancho entre la Isla de Gorriti y Punta del 
Este, por la suma de un millón quinientos mil pesos. 

Por ese tiempo un periódico de la localidad, del año 1 888, se la- 
mentaba: «Es desconsolador el aspecto que presenta nuestra bahía. 
Los días transcurren sin que en él se note ese movimiento que tanto 
abona en favor de los puertos, aun en los que por su posición y condicio- 
nes figuran en segunda escala. 

«Excepto cinco o seis buques que se ocupan del acarreo de pie- 
dra cal para la capital y que las más de las veces, cuando no traen una 
o dos cargas para nuestro comercio regresan en lastre.» 

Dos proyectos más hubieron al año siguiente. El del Sr. Pealer, 
que era un ferrocarril estudiado y aceptado por el gobierno. 

Saldrá de la parte Sud de Montevideo, atravesando el pueblo del 
Buceo y corriendo por la costa del Este, con estaciones en todos los 
pueblos del trayecto iría a terminar en el puerto de Maldonado. 

Los Sres. Porrit, Walker v Cía. también se presentaron para llevar 
a cabo la construcción de una dársena, diques y otras obras además, la 
empresa pedía por 1 0 años la venta de carbón. 

De ahí que debido a esto se pensara que podría arruinarse la pla- 
za de Montevideo, al ser vendido en Maldonado a 3 o 4 pesos más bárato. 

Cuatro años más tarde Manuel Gorlero se presenta en nombre de 
un sindicato argentino, cuyos estudios preliminares habían sido ya he- 



MALDONADO Y SU REGION 


27 


chos, así como la combinación económica de varias firmas importantes 
de Buenos Aires. 

En 1893 la empresa Lavalle y Cía., quedaba autorizada por el go- 
bierno para poder verificar cuanto se refería a la solicitud siguiente: Un 
malecón exterior o de defensa del puerto, formado con piedra escollera 
de un largo de 570 metros y en cuya extremidad se construiría un faro. 

En la memoria que el ingeniero G. Tolkmilt presentó en Julio 14 de 
1896 referente al arreglo del puerto de Maldonado, su valor era de $ 
2.400.000. (45) También agregaba; «En ningún otro punto de la costa del 
Uruguay y Río Grande, hay reunidas condiciones hidrográficas tan fa- 
vorables, como las que existen en la bahía de Maldonado; y las cuales 
hacen que sea posible construir por un costo relativamente pequeño un 
puerto seguro y fácilmente accesible a los buques de mayor calado.» 
(46) 

Durante la presidencia de Idiarte Borda, mientras se llevaban a 
cabo los estudios relacionados con el referido proyecto, los fernandinos 
decían: «Podremos admirar la belleza de un plano del puerto, pero el 
poder llegar a él será lo costoso. 

«Entre la ciudad que dista apenas unos 1 .300 metros, aun no te- 
nemos un mediano camino. 

«Parece que la fatalidad se empeñara en perseguir a este departa- 
mento, que ha estado tantas veces a punto de realizar sus fantásticos 
sueños de progreso, y que ha visto otras tantas desaparecer como por 
encanto; continuando siempre en su mismo estado de atraso y decai- 
miento. 

Lamentamos también y con razón, el ver como fracasan de conti- 
nuo tan grandiosos planes; así que el espíritu de la población hállase 
fundadamente abatido a causa de tantos desencantos experimentados 
desde tiempo inmemorial. 

Francisco Ros, por su parte, expresaba: «Difícilmente habrá... una 
región que haya inspirado en menos años, mayor número de proyectos, 
de viabilidad, colonización, canalización, puertos e industrias para ex- 
plotar sus riquezas naturales, que la zona del Este de nuestra república; 
pero seguramente no habrá tampoco ninguna, en que se haya realizado 
menos.» 

Y tenían muchísima razón, pues todo seguía en el mismo estado 
de abandono. 

El teniente Calvocoresses del buque de guerra de Estados Uni- 


(45) Además se dan los informes referentes a las mareas, vientos y comentes. 

(46) Archivo Gráfico. Montevideo. N B 2609. 


28 


CARLOS SE1JO 


dos «Atalanta», que estuvo en la bahía de Maldonado. daba interesan- 
tes datos para ser tomados en cuenta por los navegantes que visitaran 
este puerto, por tratarse de cascos que en él se encontraban a pique y 
no estar marcados en las cartas. «Uno señalado solo por un trozo de 
madera amarrado con un cabo, yace como a 2.2 millas al S. 2. Q E. de la 
torre del vigía, y se asegura que se encuentra en ese lugar hace varios 
años. Otros cuyas vergas asoman encima del agua y marcan su posi- 
ción, se encuentra como a 1 .9 millas al S. 7 - O de la misma torre.» 

En «Montevideo Noticioso» de Mayo de 1891 se lee: 

«El buzo don Julio Colombí que desde hace tiempo venía explo- 
rando los fondos de la bahía de Maldonado y los canales de acceso de 
la misma, ha encontrado en aquella, el casco de un antiguo navio de 
guerra que, según tradiciones, era un buque español procedente del 
Pacífico, portador de grandes cantidades de metálico, producto de las 
aduanas de los virreinatos del Perú y Chile. 

«El Sr. Colombí ha extraído del citado casco un perno de cobre 
dulce de 32 kilos de peso y también ha hallado cañones de bronce y 
otros objetos valiosos. Al año siguiente reanudaron 105 trabajos por la 
empresa y sólo se pudo conseguir algunos fragmentos de cobre, balas 
de cañón y otros pertrechos de no mayor importancia.» 


Fortificaciones del Puerto de Maldonado 

«En 12 de Octubre de 1716 había ya expresado, el Rey a Zavala, 
que era necesario tomar precauciones anticipadas. . . y le incita a que 
asegurase los puertos de Montevideo y Maldonado, levantando en ellos 
poblaciones». 

Contesta a estos cargos «poniendo en evidencia la escasez de 
tropas y de metálico, en que se hallaba para atender a urgencias tan 
dispendiosas.» (47) 

El año 1719, Petrarca fue encargado de ejecutar una planta de la 
ensenada de este último y que llevó a cabo. 

Siempre ante el temor que los portugueses se estableciesen en 
los referidos puestos, el mismo Zabala recibía con fecha 10 de Mayo de 
1723, una Real Cédula, dándole órdenes de fortificarlos y poblarlos. (48) 

Entre tanto, aquellos se apoderaban del puerto de Montevideo, pero 
tuvieron que retirarse. 


(47) Franciso Bauzá. La Dominación Española. Montevideo, t. I, pág. 216. 

(48) Véase Apéndice N s 1. 



MALDOMADO Y SU REGION 


29 


El 30 de Marzo de 1 731 , José Patino le envía a Zabala el plano de 
Petrarca para que se viera con claridad la colocación de las baterías 
que se debían de hacer... y que «en el supuesto de que sea preciso, y 
necesario, valerse de este paraje para los fines, que se manifiestan... 
tiene S. M. por conbeniente se deverá construir enella una Batería ca- 
paz de diez a doce Cañones, para defender la entrada en lugar de quatro 
que se proponen...» (49) 

Más tarde se le recomienda que con puntualidad fuera fortificada 
en la mejor forma, donde el terreno lo permitiera. 

No debe de haberse hecho nada, porque durante el gobierno de 
Andonaegui en 1748, se comisionó al ingeniero Diego Cardozo para el 
levantamiento de los planos respectivos. 

Una vez trazados, le propone a Fernando VI Ta forma como arbi- 
trar los recursos para atender a los gastos que demandarían no sólo la 
fortificación sino también las mejoras que consideraba urgente para la 
plaza de Montevideo. 

La corte, procediendo con la misma incuria no le proporciona a 
Andonaegui los medios necesarios, haciéndole fracasar sus buenos pro- 
pósitos. 

Bastante escaso debió ser entonces el número de cañones dispo- 
nibles, cuando en 1759 recurrieron a dos de ellos que habían perteneci- 
do al navio de guerra español «Nuestra Señora del Rosario», naufraga- 
do en Castillos Grandes, 6 años antes, a 3 leguas mas o menos del 
marco primero de la línea divisoria. 

Habiendo ofrecido un carrero, llevarlos hasta Maldonado por 80 
pesos, las autoridades decidieron que «se pagarían del caudal destina- 
do para las Reales Obras de fortificación de dicha plaza; en atención a 
ser muy conveniente para la defensa de aquel puerto.» (50) 

Temiéndose una invasión por parte de los lusitanos, «el año de 
1 759, puso de manifiesto en forma harto clara, los recelos que a Cevallos 
le cansaban las maquinaciones del adversario con respecto a Maldona- 
do y fué cuando decidió enviar «para su resguardo cien hombres de la 
Tropa de Infantería» que, a su llegada de España, había dejado en Mon- 
tevideo. La medida fué oportunísima.» (51) 

La preocupación de aquel halló... la más amplia protección en el 
Gobierno de Madrid. Se aprobó su propósito de fortificar a Maldonado 
(27 de febrero de 1 761 ). El Gobernador de Buenos Aires debía remitir el 
plano de las fortificaciones proyectadas y el presupuesto respectivo. 

(49) Ricardo fí.. Caillet Bois. obr. cit. pág. 321. 

(50) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 4, carp. 6, doc. 1 

(51) Ricardo R. Caillet - Bois. obr. cit. pág 324. 



30 


CARLOS SEIJO 


(52) 

En ese inten/alo José Joaquín de Viana, gobernador de Montevi- 
deo, recibe una Real Orden, dándosele aviso de las noticias que corrían 
sobre el intento de los portugueses de apoderarse de la ciudad de San 
Fernando, según lo declarado por un desertor de esa misma nación. 

Al año siguiente Cevallos... dispone el envío de refuerzos y José 
Nieto, en Maldonado, le anuncia «haber recibido el 1 g de enero unos 
cuarenta hombres entre Infantes y Dragones, y el 2, un refuerzo com- 
pletamente compuesto por diez y siete milicianos armados de chuzas.» 

(53) 

Ante el temor a la escuadra inglesa, el 14 de Enero de 1763, se le 
ordena a Molina «se pusiese en marcha inmediatamente a Maldonado 
con doscientos hombres y cuatro cañones de ocho... «(54) 

Pasaron dos años, y según un Oficio enviado desde Maldonado, 
por Lucas Infante a Pedro de Cevallos, «El alférez de artillería Juan An- 
tonio Carbajo quedaba comisionado para construir dos baterías: una en 
el arroyo de la Aguada y otra en Punta del Este, cada una con cuatro 
cañones de a seis. (55) 

«La de la Aguada tenía seis cañones, pero desmontados a la es- 
pera de las respectivas cureñas...» (56) Las explanadas entonces de- 
bieron ser como las de la Isla Gorriti, formadas con tablones; pues como 
se verá fueron sustituidas por otras de piedras labradas. 

El mismo Lucas Infante al año siguiente le participa a F. de Paula 
Bucareli que «Las dos Baterías de Tierra, según los parajes; donde, 
estnán construidas puede llegar en caso de ser mui menesterosas. 

«La... de la Aguada, que se compone de los seis cañones de a 
doce reforzados, está hecha con el fin de ympedir de que ninguno que 
no sea amigo nuestro pueda francamente tomar agua: con ella se logra 
al mismo tiempo que cualquier nabio que quiera anclarse en esta Bahia 
lo hade yncomodar a todás oras muy mucho sin que en ella haia temor 
del mas lebe descalabro y los enemigos tendrían que padecer muy mu- 
cho.» (57) 

A principios de 1 769 Lucas Infante fue relevado por el comandante 
Bartolomé Ferro, quien llega al frente de un destacamento de 1 00 infan- 
tes y 5 oficiales del Regto. de Mallorca. 


(52) Ibid. pág. 325. 

(53) Ibid. pág. 326. 

(54) Ibid. pág. 327. 

(55) Ibid. pág. 333 

(56) Ibid. pág. 334. 

(57) Ibid. pág. 335. 



MALDOMADO Y SU REGION 


31 


Según Bauzá: «Promediando el año 1774 fueron comisionados 
José de la Quintana y el ingeniero Bartolomé Howel, para trasladarse a 
dicho punto a fin de reconstruir una batería, como lo hicieron». 

En verdad, como podrá verse, ya en esa fecha, hallábanse ocupa- 
dos en ella; pues el primero le escribe a Sostoa: 

«Estimaré deber el favor de V. M. me envíe las herramientas de 
que se hace relación en la adjunta. . . pues vinieron sin ellas 4 operarios 
destinados a labrar la piedra para las esplanadas y construir las bate- 
rías, en lo que estoy atendiendo...» (58) 

Debió de referirse a la de «Punta del Este» y de «La Aguada», que 
estarían en obra, porque en el mes de Marzo, de 1775, Miguel Febrer al 
remitir la relación que se le pidiera, de la artillería disponible en los cita- 
dos puestos y apta para ponerse en batería, sus calibres, etc., no hace 
mención de hallarse aquéllas aun artilladas. (Apéndice N e 8). 

Cuatro meses después, José Ignacio de la Quintana cumplía con 
el mismo cometido. 

Según se detallaba, ya existía para la defensa del puerto lo si- 
guiente: 33 cañones 13.064 balas, 19 fusiles, 50 chuzas, 3 quintales de 
balas de fusiles, 2 toneladas id. id. de pistola, 142 quintales de pólvora 
en barriles y 1 .662 cartuchos para fusil con bala. 

Recién el 7 de Setiembre se consigne implantar la explanada de 
piedra de la batería de La Aguada. 

Transcurridos dos años y «creado el virreinato de Buenos Aires, 
Cevallos establece su cuartel general, manda restaurar las primeras 
fortificaciones, aumentándolas con nuevas baterías artilladas, en la Isla 
de Gorriti, en la Punta del Este y en la playa.» (.59) sobre la costa firme. 

Además, provee a Maldonado de una docena de cañones, de mon- 
taña o de campaña, para colocarlos sobre los médanos de arena exis- 
tentes en torno del fondeadero. 

Por una real orden de 10 de Diciembre de 1777, se hace, suspen- 
der la fortificación de Maldonado. 

Cermeño al año siguiente informaba que « las actuales baterías 
consisten en cinco baterías, a el abrigo de un simple parapeto o barbeta 
formado de faginas, que en parte ha consumido el tiempo.» 

El virrey Vértiz en su memoria de entonces, daba cuenta que iba a 
dar principio a construir las detalladas por la junta de generales, para la 
tierra firme en la Punta del Este y La Aguada. 

Más tarde, Liniers aconseja construir torres o atalayas, con las 


(58) Archivo General de la Nación Montevideo. Caja 37, Corp. 9, doc. 66. 

(59) Julián O. Miranda. Maldonado a través de la Historia. 1912. 



32 


CARLOS SEIJO 


que por medio de señales de bandera, de día, y de cohetes de noche, se 
podía con la mayor aceleración tener aviso de las novedades que 
ocurriesen en el mar en tiempo de guerra, y asegurar la navegación del 
río en todo tiempo. 

Se deberían colocar en la forma siguiente: una torre en la Isla de 
Lobos que se correspondería con otra de la Isla de Gorriti, y sucesiva- 
mente en otro sitio de la costa, en Pan de Azúcar, Piedras de Afilar, Isla 
de Flores, el Buceo y últimamente en el cerro de Montevideo. 

A mediados del año 1793, Antonio Olaguer Feliú le participa a 
Sostoa, que de los treinta mil pesos que había remitido el virrey para las 
fortificaciones se dispusiera de «la cantidad, que se considerare nece- 
saria para la construcción de las dos baterías que he mandado formar 
en aquel puerto.» (60). 

De ahí que resultarían ser los planos presentados por los ingenie- 
ros Bernardo Lecocq , de una batería a barbeta para las de La Aguada y 
Punta del Este; así como la de Gorriti, para cañones de a 24. 

También al mismo tiempo figuraba José García Martínez de 
Cáceres, con el proyecto para otra con merlones. (61). 

En ese mismo año de 1793 Sostoa pide que «se pasasen a la 
tesorería de Maldonado 13.383 ps. corrtes., para la construcción de las 
dos baterías...» (62) 

En seguida el virrey, envía un plano y cálculo prudencial del costo 
que considera pueda tener la construcción de una nueva. 

A fin «de que disponga V. S. que se le entreguen por esa tesorería 
del fondo respectivo los tres mil setenta y cinco ps. dos rs. de su importe 
para la verificación de dicha obra.» (63) 

Esta por ser la de menos costo que las demás, debió referirse a la 
de la Isla de Gorriti, tal como lo aconsejaba Liniers. 

El año 1797 fueron destinadas varias lanchas cañoneras para la 
defensa del puerto, comandadas por el capitán de fragata graduado Fran- 
cisco Javier de Viana. (Véase Apéndice N s 9). 

Respecto a las baterías, vino a resultar dinero gastado inútilmen- 
te, porque cuando los ingleses en 1806 asaltaron a la ciudad, «tomaron 
los repuestos de pertrechos, municiones y demas útiles, de que estaban 
abundantemente provistas las tres baterías de la costa firme. 

«Arruinaron las explanadas, barbetas y merlones. La artillería toda 
fué inutilizada: las cureñas deshechas y quemadas.» (64) 

(60) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 197, carp. 6, doc. 49. 

(61) Ambos planos hállanse en el Museo Municipal de Montevideo. 

(62) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 196, carp. 4, doc. 55. 

(63) Ibid. Caja 197, carp. 6, doc. 51. 



MALDONADO Y SU REGION 


33 


En 1 803, peritos nombrados al efecto por el estado para hacer un 
inventario de sus propiedades, entre ellas detallaban: «Una batería edifi- 
cada de ladrillo y piedra, con cal, sita en la Aguada de este Puerto, eva- 
luada en 733 pesos. Una batería id. id. id. que está entre aquella y la de 
Punta del Este (la de El Medio) evaluada en 1 .080 pesos.» 

La primera, situada en el lado S. O. del codo que forma el camino 
carretero que desemboca en la Playa de «Las Delicias.» Su explanada 
tiene 25 metros de extensión y es lo único que subsiste. 

Al presente sirve como base del «chalet» de un particular. (Fig. 4) 
Al menos hubieran conservado los muros tal como eran. En cam- 
bio los revistieron con cemento y otros agregados mas. 

De la segunda aún queda su piso de piedra labrada y contenía dos 
de sus cañones, que de tiempo en tiempo eran cubiertos por las arenas. 
(Fig. 5) Estos recientemente fueron trasportados a la fortaleza de Santa 
Teresa. 

Próximo a aquella se veía la ruina de una habitación, llamada: el 
polvorín (65) y que existió hasta después del año 1906. (Fig. 6) 

Al hacerse excavaciones allí en 1892, aparecieron: un medallón 
de cobre repujado, representando a Juan VI de Portugal (Fig. 7) del diá- 
metro de 67 milímetros y la pequeña figura de una hermana vicentina 
(terra-cotta). Ambos objetos hállanse en el Museo H. Nacional. 



Fig. 4 BAtería de la Aguada 


(64) Exposición de los vecinos etc. Julio 24 de 1807. Biblioteca Nacional. Montevideo. 

(65) De la colección del arquitecto Silvio Geranio. 


CARLOS SEIJO 



Fig. 5 Batería de El Medio 




Fig. 6 Construcción de la Batería 



Fig. 7 Medallón de Juan VI 


MALDOMADO Y SU REGIOM 


35 


TOMA DE MALDONADO POR LOS INGLESES 

En el año 1794 cuando España se alió con Inglaterra contra Fran- 
cia, ante el temor que los enemigos pudieran apoderarse de Maldonado, 
Antonio Salgueiro regidor, síndico y procurador de esta ciudad, expuso 
la opinión, de que a pesar de faltarle al puerto la defensa, con una regular 
guarnición, unida al número de vecinos que pudiera proporcionarse allí y 
en San Carlos, podrían resistir a cualquier pequeña invasión. 

A los tres años, aun hallábanse tan temerosos, que se avisaba o 
preveía a los vecinos que no conservaran porción considerable de víve- 
res. Que las mujeres ancianas y niños debían retirarse inmediatamente 
que se avistase alguna escuadra enemiga; y si los hacendados tuvieran 
ganados en la costa del mar, tratasen sin pérdida de tiempo en arrearlos 
tierra adentro. 

Si el desembarco era en esta costa, combatir basta donde las fuer- 
zas lo permitiesen. 

Que todos los que poseyeran carros o carretas trasportaran a los 
imposibilitados y niños, en cuanto oyesen dos cañonazos con un corto 
intervalo. (66) 

Cuan lejos estuvo Salgueiro de pensar que no pasaría nuevo tiem- 
po que serían atacados por su propia aliada 

Tres meses antes del asalto, viendo el riesgo que los amenazaba, 
el Cabildo de Maldonado y su vecindario enviaron una delegación al go- 
bernador de la plaza de Montevideo, suplicándole amparo y protección. 
(67) (68) 

El día 29 de Octubre de 1 806 se aparece la escuadra inglesa con 
1 .500 hombres de tropa, empezando a bombardear las baterías de la 
costa y las de la isla de Gorriti; para luego desembarcar a menos de una 
legua al sudoeste de la ciudad. 

De esta maniobra fue testigo un forastero que pudo presenciarla y 
dar un detalle: «Se avistaron nueve buques procedentes del bloqueo (de 
Montevideo) con las proas hacia Maldonado. 

Todos al ver la dirección que llevaban, sospecharon que se diri- 
gían a este puerto. 

Después de la siesta invité al dueño de la casa en que yo paraba, 
para ir a ver lo que acontecía. 

Llegamos junto a la torre del Vigía, donde el gentío agrupado coido 


(66) Juzgado Letrado Departamental de Maldonado. n e 104, 1 . p. 

(67) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 289, pág. 106. 

(68) Véase Apéndice N s 10 


36 


CARLOS SE1JO 


mentaba asombrado todo cuanto hallábase presenciando, (69) sin ani- 
marse a protestar ante la desidia del comandante, (José Moreno) y del 
Cabildo, que no tomaban precauciones para defenderse. 

Entonces irritéme de tal modo, que sin darme cuenta que dichas 
autoridades se hallaban presentes, dije en alta voz: señores ya pueden 
tratar de alguna defensa, ya ven que los ingleses están desembarcando 
sus tropas. 

A lo que el comandante habiendo estado a mis espaldas expreso 
estas palabras: no desembarcan, sino que van de vuelta afuera y se 
retiró. 

Volví a repetir que estaban anclados, sin velas y los botes se diri- 
gían hacia tierra con soldados y fusiles, tal como se veía con un anteojo. 

En seguida subí a la torre para desengañarme y poder observar 
mejor desde su altura. 

Los buques estaban a tiro de cañón de la batería de la Ballena. 

(70) 



Fig. 8 Vista de la Bahía 

Desde la torre el piloto del puerto con su anteojo, observaba y 
escribía; así que me impuso con toda política de lo mismo que yo había 
indicado.» (71) 

La ciudad se defendió, mas fue pronto dominada. (72) . 

Según Pérez Castellano, habían aparecido en Maldonado cuatro 
hombres escapados en un bote, desde la Isla de Lobo s; adonde habían 

(69) Entonces desde allí, mientras no existían mas que los médanos, se podía divisar 
Gorriti y toda la bahía, pues Maldonado hállase situada sobre una colina a 76 metros 
sobre el nivel del mar. (Fg. 5) 

(70) La batería de « La Aguada» tenía entonces, 60 hombres de dotación con 4 caño- 
nes de a 24. 

(71) De un trabajo inédito del Dr. Angel J. Carranza. Véase Apéndice N e 11. 



MALDONADO Y SU REGION 


37 


con la lancha de un bergantín Inglés a buscar agua de que estaban fal- 
tos. 

Los fugitivos resultaron ser marineros del «Oriente», corsario nues- 
tro, apresado por el navio «Adamante», cerca de Santa Elena. 

Fue por intermedio de ellos que se tuvo la noticia de la próxima 
llegada del refuerzo del Cabo de Buena Esperanza, para los ingleses, 
de 3 a 4 mil hombres. 

Es decir, una división de 14 buques. 

Y así fue. El convoy arribaba al puerto el 5 de Enero de 1807, 
siendo Popham reemplazado por Samuel Aucbmuty. 

El 13, dejando una pequeña guarnición en la Isla Gorriti, evacua- 
ron la plaza para ir a atacar con 85 embarcaciones a Montevideo. 

En el puerto de Maldonado solo quedó una fragata de armadilla 
para custodiarlo. 

Durante su permanencia en esta ciudad el general Popham se 
hospedó en la casa del entonces alcalde ordinario Manuel Fernandez, 
donde se habían ya refugiado algunas familias. 

No obstante, le fue confiscada como presa de guerra, una lancha 
que tenía en el puerto. 

Habían quedado tan aterrorizados aquellos habitantes que dos años 
después el Cabildo fernandino, ante la idea que se repitieran ios mismos 
males, le enviaron un oficio al virrey de Buenos Aires. Dábanle aviso, de 
haberse tenido noticia por una zumaca portuguesa arribada, que 2 na- 
vios ingleses se dirigían y se hallaban muy cerca con 300 hombres de 
tropa de marina. 

Le hacían recordar la escasa guarnición de 300 hombres con que 
sólo contaban, y que podría llegarse al extremo de que tantas infelices 
familias volvieran a dispersarse por los campos y en la estación más 
cruda del año, abandonando sus hogares. 

Así que el Cabildo suplicaba se dignara aumentar sus fuerzas, o 
dictara un sistema de conducta con el enemigo en el caso prevenido, y 
que defendiera la población de sus acechanzas. (73) 


(72) Para tener los detalles completos, véase el manuscrito de la «Exposición de 
vecinos de Maldonado al Cabildo de Montevideo... que consérvase en la Biblioteca 
Nacional de Montevideo». Bauzá lo publicó en su «Historia de la Dominación Españo- 
la en el Uruguay.» Montevideo. 1880. Documento de prueba, n° 4, t, I, pág. 430 

(73) Revista del Inst. Hist. y Gegr. del Uruguay. Montevideo, t. VI, pág. 370. 



38 


CARLOS SEIJO 


Compañía Marítima 

El rey Carlos IV por cédula dada en Madrid el 1 9 de Noviembre de 
1 789, mandó se formara la Real Compañía Marítima «con los privilegios, 
franquicias y esenciones conducentes a su existencia y progresos» y 
ordenando fueran puntualmente observados los numerosos artículos que 
se indicaban. 

Por medio de uno de ellos concedía, para la prosperidad de sus 
reinos el importante fomento de la pesca, comercio y navegación. 

Al mismo tiempo dispuso que hicieran cumplir, guardar y ejecutar 
en todo y por todo lo contenido en dicha cédula, 

dándole cuanto auxilio y favor necesitase para el progreso y mejor 
éxito de sus negocios. (74) 

Sancionados sus estatutos, el fondo de la Compañía consistía en 
6.000.000 de reales en acciones de 1 .000. Su objeto era la de explotar la 
industria de la ballena y la pesca en todos los mares del dominio de 
España. 

Según Fuentes «las primeras embarcaciones arribaron a estos 
mares a principio del año 1 790 y habiendo tomado sus refrescos, siguie- 
ron a formar su establecimiento en Puerto Deseado.» 

Liniers, desde Buenos Aires, en ese mismo año exponía en sus 
proyectos, que el establecimiento de la Compañía allá, no llenaba todos 
los fines; es decir, las ventajas que tendría, si se rectificase su plan. 

Su clima sumamente riguroso aun en el verano, durante el invierno 
resultaba casi inhabitable por seres racionales; 

a lo menos para la pesca de las ballenas, pues en dicha estación, 
los cetáceos huyendo de los hielos, se aproximaban 

a la equinoxial. 

Liniers además explicaba, que el número de ballenas que recalaban 
entonces en la Isla de Santa Catalina, (75) era mucho menor que las 
que todos los años venían a nuestras costas; y lo acreditaba el haber 
sido arponeadas cuatro de ellas en ese invierno, por una de las embar- 
caciones de la Compañía, dentro del puerto de Maldonado. 

Por lo tanto, su parecer era, que en éste se construyese una sede 
de su principal establecimiento; pero que no debería hacerse abandono 

(74) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269, pág. 57. 

(75) Los portugueses pagaban al erario de sus país 200.000 cruzados., por el privile- 
gio exclusivo de tal pesca allí. 

(76) El rey en cambio le cedería después de foitificadas, la Isla de Gorriti, la de Lobos 
V el rincón de Punta del Este 



MALDONADO Y SU REGION 


39 


de la del Puerto Deseado. (76) 

A él pasarían en el verano, un cierto número de buques, para se- 
guir la pesca que ya no la habría en aquella región y donde los emplea- 
dos durante el invierno, se ocuparían en salar carne v cazar focas. 

Además, la referida rinconada de Punta del Este, al contar con 
pasto abundante, bastaba para el sustento del ganado. 

La Compañía iba a tener precisamente seis lanchas cañoneras, 
traídas en piezas desde España para ser aparejadas en balandras. 

Estas embarcaciones tan finas al remo como a la vela, quitado el 
cañón se utilizarían para comunicarse con la Isla de Lobos, remolcar las 
ballenas arponeadas, transportar y embarcar las carnes, la barrilería etc. 

En tiempo de guerra, de útil defensa. 

Podíase añadir a las ventajas expuestas tocante al establecimiento 
principal de Maldonado, la de hacerse en su puerto el acopio para el 
abastecimiento de sus buques, con más prontitud y mayor ahorro; y 
lograr el estado la imponderable ventaja de poblar y fomentar un puerto, 
cuya conservación interesaba tanto a e$tos reinos y a la metrópoli, por 
el importante ramo de comercio que de él se podría sacar. (77) 

El parecer de Liniers, en parte fue realizado, «y el 4 de Mayo del 
año 1 792 fue instalada una sucursal en la Punta Ballena, próximo al puerto 
para la importación de los productos de la Compañía; y al cual S. M. se 
dignó considerarlo puerto menor, con los demás privilegios.» (78) 

A mediados del año siguiente, los Cabildantes se dirigen al Virrey 
para expresarle que «al residir allí algunos buque de La Compañía Marí- 
tima, y al tener su domicilio fijo para las pescas, faenas y expendio para 
los efectos que se recibían de Europa para su habilitación y la del puer- 
to; juzgaban que sus buques estuvieran expuestos al ataque de algún 
corsario; pues al no hallar ninguna resistencia se harían dueños de ellos. 
Como igualmente de la Isla de Gorriti, donde existían sus almacenes 
con intereses y la faena de su comercio. Si aquel puerto contara con 
defensa no sería tan fácil el logro de cualquier acción, y no como estaba 
expuesto por la «desnudez que padece». 

«La Compañía Marítima destinada a este Puerto se hace digna de 
sostenerla si se atiende al objeto de su establecimiento.» (79) 

En un plano de la isla, sin fecha, existente en el Museo Municipal 
de Montevideo, figura el gran edificio de la «Casa de la Compañía» y en 
sus proximidades señálase el área destinada a las pipas de aceite de 


(77) La Revista de Buenos Aires, t. XXII, pág. 419. 

(78) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 238 

(79) Ibid. Libro 270, .pág. 27. 


40 


CARLOS SEIJO 


las ballenas y los fogones donde se derretía. Además se hace indica- 
ción del puerto de «El Cañón» y el del «Portichuelo» que eran los que 
más utilizarían durante el buen tiempo. 

Según lo expresado antes, visto el citado plano, tenían razón en 
lamentarse de «la desnudez que padece», dado que solo figuraban «dos 
baterías proyectadas y otra en ruinas. Es curioso este pormenor, por- 
que en uno del año 1 769, se detallaban 3 baterías, un cuartel y un polvo- 
rín, en otro del 1789, el cuartel únicamente. 

A menos que aquellas fueran como las que examinó Pedro Martín 
Cermeño «cinco baterías al abrigo de un simple parapeto a barbeta, for- 
mado de faginas, en parte consumido por el tiempo. » 

Cuando España en 1794 se alió con Inglaterra contra Francia, 
Antonio Salgueiro, Regidor Síndico de Maldonado, empezó a temer por 
la « considerable pérdida que sin duda sufriría la Real Compañía Maríti- 
ma; pues para su resguardo se construyeron » como se ha dicho, «dos 
baterías y varias vigas en la costa »; es decir en la ensenada del puerto. 

Según Isidoro de María «Todo les fue favorable, pero por la com- 
petencia hecha por la Inglaterra y por haber reclutado la mayor parte de 
sus arponeros y marinos entre ingleses, irlandeses y noruegos, come- 
tieron la torpeza de exigir a estos, que eligieran entre la profesión del 
catolicismo con juramento de vasallage político a España , o la vuelta a 
la simple condición de transeúntes sin domicilio fijo. 

«Permaneciendo fieles a sus creencia político-religiosas, los in- 
gleses abandonaron los barcos.» 

«No pudiéndose sostener en los mares del Sud y sintiendo la falta 
de tripulación idónea, sucumbió por una y otra causa.» 

Salgueiro al ocuparse de la defensa, no anduvo errado, al resultar 
su aliada la que a su vez llegara a destruirla, cuando el año 1 806 tomó a 
la ciudad fernandina. 

«Sus embarcaciones, efectos y útiles fueron dados por buena pre- 
sa» y así terminóse todo. 

Anteriormente, desde 1798 la Compañía había percibido por inter- 
medio de la Real Hacienda de Montevideo, una pensión anual de veinte 
mil pesos, y además había orden de «librar la cantidad que sea corres- 
pondiente a sus necesidades.»(80). 

Muy grandes debieron empezar a ser las pérdidas experimentadas, 
cuando dos años antes de arruinarse, el virrey, desatendiendo la solici- 
tud de dos interesados por arrendar la Isla de Lobos, alegaba que 
«haciéndose la pesca o faena de cueros y grasa... por cuenta de la Real 


(80) Ibid. Caja 238, carp. 6, doc. 21. 


MALDONADO Y SU REGION 


41 


Hacienda, se aplicase la tercera parte de su producto líquido para sol- 
ventar las deudas de la Compañía»; y de este mismo modo siguieron 
pagándole hasta 1811. 

Anteriormente, el director de la Compañía, Felipe Cabanas, se 
había dirigido a las autoridades locales, para informarlas de lo disgusta- 
da que estaba su gente, debido al envió que se les hacía de una carne 
bien inferior. 

Siendo ese el renglón único de subsistencia, que ofrecía el país, 
les recomendaba se subsanara tal inconveniente, en beneficio de «aque- 
llos infelices puestos en la isla de Gorriti y en el Bergn., que no tienen 
otro auxilio; al paso que los que han estado en la Isla de Lobos y acaban 
de venir, solo han tenido de la buena carne salada (charque) que se les 
envió, que seguramente era mucho mejor que la fresca.» (81) 

Después de regresar Malespina de su expedición científica a. Es- 
paña, el rey le encarga a Gutiérrez de la Concha que vuelva a América, 
a fin de hacer encaminar a esa Real Compañía Marítima de pesca»; 
pero como llegara cuando la sublevación de los patriotas argentinos con- 
tra el dominio español, fue fusilado. 

Habiendo arribado al puerto de Maldonado el año 1 823, la fragata 
francesa «Tritón» con 22 tripulantes, su capitán declaró haber salido de 
Nantes en dirección a los mares del Sud y a la pesca de las ballenas, 
donde llegó hasta los 65 fi S; pero se vio obligado a arribar, dado el 
crecidísimo costo, peligros y trabajos experimentados durante 13 me- 
ses de navegación; pues tan sólo habían logrado capturar 5 ballenas. 

Que esperaba protección y la gracia de permitirle el poder conti- 
nuar dicha pesca en el precitado puerto hasta llenar o mejorar su preca- 
ria situación bajo todas las reglas y formalidades. 

Hallándose entonces aquella zona bajo el dominio del general 
Lecor, las autoridades marítimas representadas por G. 

P. Bianchi, respondieron que tal solicitud no se admitía; que la fra- 
gata no era francesa sino inglesa, y lo que se pretendía era arruinar 
nuestra industria o la de algún vecino del país que quisiera dedicarse a 
ella, para formar un establecimiento, como lo hubo en otro tiempo. 

Calculando que los de Santa Catalina y Río de Janeiro pudieran 
extenderse hasta Maldonado, no convenía que encontraran frustrados 
sus cálculos; por haber venido un extranjero a espantar las ballenas que 
se abrigaban en este puerto y a lucrar con lo que le correspondía al 
estado y sus súbditos. 

Se terminaba diciendo que se le prodigase todo auxilio y buena 


(81) Juzgado Letrado D. de Maldonado. Exp. 104. Año 1800 



42 


CARLOS SEIJO 


acogida, pero nada más. 

Que si se contara con buques de guerra o guarda costas, como 
los había en tiempo del gobierno español no se permitiría hacer esa cla- 
se de pesca: como tampoco la de lobos, tal como se estaba verificando 
a vista de todos en aquellas inmediaciones, causando grandes perjui- 
cios a los arrendatarios y al estado. (82) 

Cuando D ‘Orbigny venía de viaje para el Río de la Plata, al encon- 
trarse a 29°. de latitud, una ballena llegó a pasar bastante cerca para 
cubrirlos con el agua que lanzaba por sus orificios nasales. 

Era tan larga como el navio, de color grisáceo y según él se trata- 
ba de un «Physeter niacrocephalus». 

A fines del año 1834, Aguilar, con motivo de haber solicitado el 
derecho de dicha pesca recibe la carta siguiente: 

«Mi querido amigo. Ignoraba hubiera propuesta alguna hecha al 
Gob.o sobre el privilegio esclusivo de la pesca de ballenas en la bahía 
de Maldonado., cuando hice hacer una ; pero he sabido después q.e V. 
tenía las mismas pretensiones y q.e le daban aviso tanto de la cantidad 
ofrecida cuanto del término V.d. no duda las pocas o ningunas ventajas 
logradas por cuantos han puesto en práctica esa faena; y desde luego 
creo excusado emplear lógica para convencerle a Vd. sobre este parti- 
cular, en quedarme con d.ho privilegio siempre que V. llevando adelante 
sus pretensiones sobre la isla Gorriti y pesca; se dignase cederme lo 
último por lo que abonaría a V. los un mil pesos q.e se han ofrecido al 
Gob.o; seguro q.e accediendo o no a mi propuesta puede y debe V. 
contar con mis sinceros afectos. 


Francisco Calamet. 

En esos tiempos debió de haber abundancia de ellas, ya que al 
año siguiente, el gobierno de Fructuoso Rivera, por decreto de fecha 21 
de febrero, le concedía a Aguilar el derecho exclusivo de pescar y faenar 
ballenas; como por vía de ensayo durante diez años, en el puerto de 
Maldonado y costas del estado, por la suma de 75 pesos cada seis 
meses. 

La Contaduría de la Comisión de Cuentas al tener conocimiento 
de ello, declaraba que para efectuarse tal venta, no se había llamado a 
licitación, ni solicitado el dictamen fiscal. 

Por otra parte, que la insignificante suma de doce pesos y medio 


(82) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N B 18, Año 1823 



MALDONADO Y SU REGION 


43 



Fig. 10 Arpón de Maldonado 



44 


CARLOS SEIJO 


cada mes que recabaría el estado por dicho contrato, no compensaba ni 
con mucho, lo que solía reportar, cuando en tiempos anteriores se le 
concediera esa misma faena a los buques extrangeros, que con tal ali- 
ciente venían desde Europa. 

Se le hacían otras observaciones sobre el particular y se termina- 
ba: «que lo conveniente sería que se obtuviese una suma de mayor 
cantidad.» (83) 

Diez y siete años más tarde aun solían entrar ballenas al precitado 
puerto, tanto que personas que vivieron allí por ese tiempo, referían que 
los habitantes de la ciudad iban a la costa, como una distracción; en 
espera que pasara alguna soltando al aire sus altos chorros de agua. 

En 1888 a corta distancia de la Isla Gorriti apareció una que a los 
pocos días fue pescada en Punta Yeguas y tenía cerca de 20 metros. 

En 1897 salía muerta otra de regulares proporciones «n Punta del 
Este, y recordamos haber visto antiguos huesos de ellas en la costa de 
la Playa Brava, enterrados bajo las arenas. 

El arpón de hierro, (Fig. 10) de la colección del Dr. Ernesto Seijo, 
es proveniente de Maldonado, y tal vez perteneciera a la Compañía 
Marítima. Tiene la propiedad de cerrarse al penetrar y de abrirse des- 
pués. Mide 0,60 c. de largo. 


Casa Capitular 


En el tiempo que se fundó a Maldonado, la Comandancia estaba 
instalada en la mitad de la cuadra, frente a la plaza, lado S. y en el mismo 
solar que hoy ocupa una comisaría. 

Una vez construido el Cuartel de Dragones debieron de haberla 
mudado para allí, puesto que en 1803 no figuraba más en pie, tal como 
se vera. 

En un documento de esa fecha se señala: «Un sitio vacante, com- 
puesto de veinticinco vrs. de frente al Norte de la Plaza, y cincuenta de 
fondo al Sud, avaluado en 278 ps. y donde hubo un edificio destinado pa. 
la Comandancia Militar, lindando por el Oeste con la casa de A. da (Ha- 
cienda).» 

Esta última consistía en «una casa de azotea donde está el Minist.o 
de Hacienda edificada de piedra y ladrillo con su sitio correspondiente 
de cincuenta vrs. de frente al Norte y cincuenta de fondo al Sud, 


(83) Archivo de la Cámara, Palacio Legislativo 



MALDONADO Y SU REGION 


45 


do esquina calle de por medio con el Quartel avaluada en cinco mil cien- 
to veintiséis pesos cuatro rs.» (84). 

El edificio para la Casa Capitular se construyó después, amplian- 
do el del Ministerio, cuyo techo como se ha dicho era de azotea; mien- 
tras que del otro fue cubierto con tejas. Tal detalle puede verse en la 
(Fig. 1 1 ) y así también sus ventanas que eran más pequeñas. 

Esta parte entonces no existía, como lo comprueba el pedido he- 
cho a las autoridades de Maldonado en un documento, recomendando 
«que el sobrante del arbitrio señalado al Cabildo, debe destinarse sin 
perder de vista al edificio de la Casa Capitular y Cárcel pública, cuando 
lo permitan las circunstancias. Aún más, en Abril de 1786 las autorida- 
des le hacían «presente a Francisco de Paula Sanz, hallarse sin Casas 
Capitulares, cárcel y otras obras precisas. (85) 

Al año siguiente, este mismo, avisa que debiéndose construirlas, 
era necesario formar por maestros inteligentes, un plano de cada obra y 



Fig. 1 1 Casa Capitular. 

remitírselo con la respectiva tasación de su costo. 

Transcurridos tres años, nada se había hecho, pues en un oficio 
se le pide que facilite una guardia para custodia de los presos comunes 
que ocupaban la cárcel, situada en la misma casa que se tenía alquilada 
para celebrar las reuniones del Cabildo. En 1792 seguían todavía pa- 

(84) Razón de propiedades del Estado que existen en el Departamento de 
Maldonado y su valor según avalúo de Peritos. Julio 3 de 1803. Archivo General de la 
Nación. Ministerio de Gobierno. Montevideo. Caja 780, earp. 4, doc. 31. 

(85) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269, pág. 190. 


46 


CARLOS SEIJO 


gando el alquiler. 

Hallábase situada en la esquina N. E. de la misma plaza. 

Nicolás Arredondo a su vez, en esa fecha, desde Buenos Aires 
ordena que se forme el presupuesto del «costo de... «La Capitular....» 
(86) 

En 1803 se estaba en lo mismo a este respecto; pero en 1811 
debió de haberse empezado por hallarse usufructuando una parte de los 
beneficios de la matanza de focas. 

Según un documento, en 1817 aparece terminado el edificio; por- 
que estando el general Lecor establecido en Maldonado, con motivo del 
cumpleaños de S. M. F., quiso que se celebrara solemnemente con ilu- 
minaciones, cena y baile en la Sala. Capitular. 

En Julio del año 1 820 habiéndosele adjudicado a Aguilar, la matan- 
za de focas, no debió de contribuir con los beneficios antes citados; 
puesto que el 28 de Junio de 1822, a su vez el Cabildo de Maldonado, 
acostumbrado a recibir su parte correspondiente, se dirigía al Barón de 
la Laguna, pidiendo se le concediera algo. 

El antiguo edificio subsistía en su primitivo aspecto hasta el año 
1878, en que siendo Vicente Garzón; jefe político y de policía, pide y 
obtiene del gobierno provisorio de Latorre, la debida autorización para 
invertir una parte de lo producido del empadronamiento de marcas y se- 
ñales para su refacción. Por lo tanto se le dio el aspecto de una sencilla 
construcción. Existiendo entonces varios terrenos baldíos en esa mis- 
ma cuadra de la plaza, debieron haberlo dejado tal como estaba. 

En 1886, durante la administración de Devincenzi, se refacciona 
de nuevo, y por último en 1 91 1 levantan otro más moderno, de dos plan- 
tas. 

En 1923 se le agregaron importantes mejoras. 

«Al efectuarse reparaciones el año 1870 en el antiquísimo edificio 
que ocupa la Jefatura, se hizo el curioso hallazgo de una joya numismá- 
tica oculta entre las tejas y el armazón que la sostenía. (Fig. 12) 

Consistía en una pieza de plata de más de 2 onzas de peso, o sea 
51 gramos, de 3 mm. .de espesor y 43 mm. de diámetro y 15 cms. de 
circunferencia convexa. 

El grabado de la medalla acusaba habilidad artística, pues a pesar 
de contar mas de un siglo y del deterioro que no ha dejado de sufrir, los 
grabados al relieve se presentaban con buen dibujo, gusto y claridad. 

La descripción numismática de la pieza, era la siguiente: 

Anverso, Leyenda Ludovico De Velasco et Vicentio Gonzales. En 


(86) Ibid. Libro 270 pág. 139. 



MALDONADO Y SU REGION 


47 


el campo: Sus bustos; a la derecha, Exergo: Prieto. 

Reverso, leyenda In. Morro. Vit. Glor. Funct. En el campo: una 
ciudad (La habana) fortificada, y en la que se destaca el Morro, bombar- 
deado por la escuadra inglesa. En el centro una mina ha reventado, le- 
vantando una gran columna de fuego y humo. Debajo hay esta inscrip- 
ción: Artuim Academia Carolo Rege Cathol. Annuente Cons. A. MDCC- 
LXIII.» (87) 

Habiendo sido ambos personajes los Héroes de la defensa del 
castillo, el año 1762, en conmemoración de ese hecho de armas, fue 


i 

• 

U — y 

Mr 

IW 


Figura 12: Medalla del ano 1 763. 

mandada acunar una medalla por la Real Academia de San Fernando. 
Probablemente perteneció a algún preso. 

Se acostumbraba a ocultar el dinero de esa manera, pues contaba 
Julián O. Miranda que su abuela antes de tener que irse para la Isla de 
Gorriti el año 1 846, escondió una regular cantidad de onzas de oro en el 
techo de su casa, entre este y los tirantes. 

Cuando José A. Tavolara tuvo noticia de la medalla, pidió fuera 
donada al Museo de la Biblioteca, y en Julio 29 de 1878, este acusaba 
recibo de ella. Después pasó al Museo H. Nacional donde se encuentra. 

Se trataría de una pieza rara poseída por muy pocos coleccionis- 
tas. 

Juan H. Figueira, que fue dueño del antiguo teatro San Felipe tenía 
una igual en su colección.. (88) 

En el Museo de Buenos Aires existe también otra, pero es de bron- 

Qfíi 

(87) Datos debidos a la gentileza del Sr. Ricardo Grille. 

(88) Un monetario tan importante y valioso, el citado propietario debe haberlo hereda- 
do^ de un tío abuelo residente en Europa, portugués y millonario, que murió a los 103 
anos de edad. Véase Apéndice N 9 12. 




CARLOS SEIJO 


48 


Torre del Vigía 

Hállase colocada a 250 pies (unos 39 metros) de altura sobre el 
plano y su forma es cuadrangular, rematada por un compartimento en la 
parte superior de unos 4 a 5 metros. En su base tiene 5 metros de ancho 
y 13 id. de alto. (Fig. 13) 

El historiador señor Mariano Cortés Arteaga habiendo hecho un 
relato de ella (89) también corrobora como nosotros que «Faltan planos 
de la época: no se conocen detalles de la construcción... y ni siquiera se 
sabe cuando se levantó esta histórica atalaya.» 



Figura 13: Torre del Vigía. 


Al mismo tiempo cita el documento siguiente: «la Junta de Guerra 
reunida en Montevideo el 17 de Julio de 1797, dispuso entre otras mu- 
chas medidas de carácter militar: Que en el paraje mas elevado de las 
inmediaciones de Maldonado, se construyera una vigía de la altura pro- 
porcionada, a descubrir desde ella toda la distancia posible a la mar.... 

Detalle de gran importancia, porque según aquel «se puede esta- 
blecer sin temor a dudas, que esta atalaya fue erigida entre los años 
1797 y 1806.» 

Ahora bien, podremos constatar de que ya estaba construida en 
1 803, cuando el estado la hizo tasar: «torre edificada de ladrillo y cal q.e 
la llaman «de la Vigía» y que fue avalada en 5.500 ps.» (90) 

(89) Mariano Cortés Arteaga. Torre del Vigía de Maldonado. Suplemento de «El Día». 
A fio XII N° 539. 

(90) Razón de propiedades del Estado que existen en el departamento de Maldonado 
y su valor según avalúo de Peritos. Julio 3 de 1803. Archivo General de la Nación , 
Ministro de Gobierno. Montevideo. Caja 780, Carp. 4, doc. 31. 


MALDOMADO Y SU REGION 


49 


Es decir que si «la llaman» o llamaban así, no sería por hallarse 
figurando desde algún tiempo? 

Volviendo al documento mencionado antes, existe otro (90 bis) del 
mismo año de 1797, de Joseph Bustamante y Guerra que confirma tal 
determinación.Y hasta se agrega que «por si acaso el S.or Virrey de 
estas provincias resolviese fabricar unas buenas Vigías que deben ser- 
vir p.a en todos tiempos, convendrá el formar un plan sobre este proyec- 
to, acompañado del presupuesto de gastos p.a costearle las noticias 
que convengan para resolverse con acierto.» Si se cumplió lo expresa- 
do, la torre deben haberla empezado a construir por ese entonces. 

El día que los ingleses atacaron a Maldonado un testigo presencial 
contaba, «que llegó» junto a la torre del Vigía, donde el gentío agrupado 
comentaba asombrado todo cuanto hallábase presenciando... : «En se- 
guida subí para desengañarme y poder observar mejor desde la altura. 
En ella el piloto del puerto con su anteojo observaba y escribía...» 

En 1816, el vigía, hallándose sin lo más necesario, sin uno de lar- 
ga vista y también sin «genero para el pabellón de la provincia, ha dis- 
puesto este Cabildo que se traiga de la de Buenos Aires el género para 
hacer la bandera por no hallarse en esta, y con respecto al mencionado 
anteojo, se compre y se envíe en primera oportunidad...» 

Francisco Aguilar el año 1 829 protestaba, porque debido a un rayo 
que destrozó el asta, se pasaba el tiempo sin reponérsele. 

De ahí que se dirigió al gobernador, para que sin demora librase 
las órdenes respectivas y se enarbolara el pabellón toda vez que se 
necesitaba; así como en los días festivos era de costumbre. Que aun- 
que esa falta se observaba desde hacía algún tiempo resultaba en per- 
juicio del honor nacional. 

Con razón se reclamaba la reposición del asta para que se viera 
flamear a nuestro pabellón nacional, desde lo alto de aquella histórica 
torre; donde antes figuraron, el español, el inglés, el artiguista, de portu- 
gués, el brasileño y el argentino. 

En 1 852 el gobierno de la metrópoli autorizó al receptor de aduana 
para que procediera a realizar cierta reparación. 

Allá por el año 1877, dado su mal estado, nuevamente se aconse- 
jaba que entre las obras que podrían efectuarse por conveniencia y como 
medio de formar un punto de solaz, «sería la refacción de la misma, 
situada en la Plaza del Recreo. 

«Siendo ellas de poco costo y agregándosele una alameda se es- 


(90 bis) Documento perteneciente a Juan E. Pivel Devoto, que tuvo la gentileza de 
facilitamos una copia. Véase Apéndice N e 9. 



50 


CARLOS SEIJO 


tablecería un paseo bellísimo, con su atalaya, abarcando no solo el puerto 
y la alta mar, sino también todos los alrededores de Maldonado.» 

La refacción citada consistía en una baranda para su escalera, 
construcción de un piso para sus balcones y puertas para los mismos. 

Esta destrucción se debió a un temporal y a una granizada tan 
grandes, que no dejó más que las barandas de los balcones. 

Al año siguiente Rafael L. Formoso, capitán del puerto, se fue has- 
ta Montevideo para tratar de hacerla arreglar. 

Contaba Ramón P. Miranda, que allá por el año 1866, las baran- 
das eran de madera y que habían sido reemplazadas por otras de hierro, 
construidas por los Sres. Canale y Casella. 

Continuando la torre en estado de abandono, Boeth la hizo revo- 
car y blanquear en su parte exterior y compuesto los balcones que ame- 
nazaban otra vez venirse al suelo. 

Siendo ese punto el predilecto para el paseo a pie de las familias, 
aquel iba a construir un jardín público al estilo inglés, con cómodos asien- 
tos, alumbrado y en el centro de la plaza un gran hotel destinado a los 
bañistas y viajeros que arribasen. 

En cuanto a la facilidad de transporte, la ofrecería la línea de vapo- 
res de la empresa de pesquería que iba a empezar a funcionar. 

En 1 892 por disposición de la municipalidad se construyó el cerco 
de alambre. 

En esa época en que recién ensayaba Burnett, su plantación de 
pinos, dominábase desde la referida plaza, una extensión considerable, 
en la que se abarcaba con la mirada, la Punta del Este, islas de Gorriti, 
Lobos, Punta de la Ballena y el continuo cruzar de los buques. 

Uno de nuestros poetas, hallándose al pie de la histórica torre es- 
cribía: 


«Ya estoy en la planicie; al pié de la atalaya, 

Donde la vista abarca conjunto seductor, 

Tu faro, tu bahía donde jamás se encalla, 

Y tu isla de Gorriti de náyades mansión.» 

Lo de no encallar debe haber sido por fuerza del consonante, sino 
las empresas de salvataje ninguna ganancia habrían conseguido. 

En 1898 se volvió a refaccionar el edificio por dentro y por fuera. 
Los Sres. Alfredo Costa y Abel Platero, donaron una cantidad de colum- 
nas de hierro fundidas y escalones de piedra que le faltaban a la escale- 
ra; y que aun subsisten. 

Allá por el año 1916 se renovaron sus deterioros, pero en vez de 



MALDONADO Y SU REGION 


51 


restaurarla como correspondía, sus balcones fueron construidos total- 
mente con cemento armado. Como resultara un verdadero adefesio, las 
críticas se renovaban; así que se tuvo que volver a colocarlos tal como 
eran antes. 

Ahora, por fin va a ser restaurada como corresponde. 


□ 



CARLOS SEIJO 



MALDOríADO Y SU REGION 


53 


Cuarteles 



uartel, fue denominado el primer galpón para la tropa y 
que tuvo capacidad para ochenta o noventa hombres. 
Viana debe de haberlo construido al ubicar a Maldona- 
do (91) en su segundo emplazamiento. José Francis- 
co de la Riba Herrera cuando en Diciembre de 1766 
se hace cargo del mando, aquel se encontraba en 
malísimo estado. Tanto que en el primer mes del año 
siguiente, escribe: «Tengo cubierto ya, y reparado 
de la lluvial el Quartel de la Infantería, un Almazen para víveres q.e se 
llovía tocrarpor tener desmantelado el techo; el Cuerpo de Guardia de la 
tropa q.e llaman Fuerte, en el q.e están peor q.e en la calle. . .» (92) 
Siguiéndose en ese mismo estado, no es de extrañar que el Capi- 
tán General, le diera orden a Howel, de hacer otros; pues en 1 773 avisa: 
«marcho para Maldonado a acudir al reparo de los cuarteles que se es- 
tán construyendo. . .» (93) 

Al año siguiente Ign. de la Quintana, con fecha 24 de noviembre, 
informa que en ese «intterin están techando una 

partte de los Quarteles nuebos, de que se careze mucho...». (94) 
Aquí cabe observar que sólo se trataría de construcciones de ín- 
dole precaria, que nos diferenciarían de las demás. 

Transcurridos tres años se trabajaba a fin de terminar otro, como 
lo comprueba el detalle siguiente: 


(91) Cuando cita en 1757 al indio Yapuay, agrega que era «residente en este cuartel 
de Maldonado.» 

(92) Ricardo R. Caillet - Bois. Obr. cit. pág. 338. 

(93) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 29, carp. 7, doc. 46. 

(94) Ibid. Caja 37, carp. 9, doc. 66 


54 


CARLOS SEIJO 


«En todo el año 1777 se pagaron 7,925 ps. 0 » 1/2 

De Enero 1778 a Julio se pagaron 8,630 ps. 1 » 1/2 

Maldonado. Julio 31 de 1778. 

José Galup. 

Noticia de los meses cuios importes se hallan: vencidos por los 
indios que se emplearon en las Reales obras del Quartel de Maldona- 
do.» (95) 

Este debió haber sido el que tenía el nombre de «El Tren» y que 
ocupaba una manzana. 

De ahí que en ese año y medio de tiempo que se señala,, y por ser 
simplemente de paredes de ladrillo - tal vez cimentadas con barro - y 
con techos de paja, bastaría con la indiada para llevar a cabo la obra, y 
de la cual se hace referencia. 

Como se verá, los individuos correspondientes a la cuenta de 
Galup, debieron ser 39, y estos eran penados; porque pasado poco mas 
de un mes, se avisaba que la lancha en que se conducían los vestuarios 
enviados por el gobierno de Buenos Aires, para distribuir entre la indiada 
de «ese cuartel», había naufragado en la bahía de Maldonado. «Que se 
pudieron recoger en su totalidad, 39 vestidos, 39 pares de calzones, 39 
chalecos, 77 camisas y 39 gorras, para abrigo de los presidiarios que se 
hallaban en los trabajos de las Reales obras y demás atenciones de 
aquel puerto.» (96) 

La vez que encontramos un documento en el Archivo Histórico de 
la Nación, dando la razón de las propiedades del estado y su valor, de 
fecha 31 de Agosto de 1826, contenía un dato al que no le dimos mayor 
importancia. 

Ahora bien, al leer el articulo del historiador Mariano Cortés Arteaga, 
publicado recientemente en el suplemento de «El Día», - n Q 616 - al dar- 
me cuenta que el nombre «del Tren», correspondía a uno de los cuarte- 
les, recordé mi error. Así que volviendo a la fuente de información copia- 
mos lo siguiente: «Un edificio de paredes de ladrillo, bastante deteriora- 
do techo de paja, y sin él, en varias partes del edificio, que abrasa el 
cerco, que le acompaña una Quadra en Quadro, cuyo edificio conocido 
con el nombre del Tren, es avaluado en el estado en q.e se halla, en tres 
mil seiscientos Setenta y seis p.s.» 

En 1 793, aparece el levantamiento de los planos para construir un 
suntuoso cuart el, de una manzana: en el mismo de los primitivos v don- 

(95) Ibid. Caja 85, carp. 9, doc. 41. 

(96) Ibid. Caja 80, carp. 8, doc. 136 



MALDOriADO Y SU REGION 


55 


de hoy se encuentran sus ruinas. (Fig. 14). Contenía además de las 
comodidades para la tropa, habitación del comandante, almacén de ar- 
mas, salas de pabellones para oficiales, cuerpo de guardias, cuartos 
para compañías, sargentos, etc. (97) 

En cuanto a la mejora «de unos famosos cuarteles garitones» or- 
denada en Julio de 1806 por el gobernador, debió referirse al que acaba- 
mos de citar y al «del Tren». En esa fecha, ambos no habían sido des- 
truidos durante el asalto, sino unos pocos meses después, y por lo tanto 
debieron ser algo habitables, cuando solamente se pedía una mejora. 



Figura 14: El cuartel. 


Nueve años más tarde, según detalla Cortés Arteaga: 

«a excepción de la cuadra del sur, que aunque destruida sirve 
para cuartel de las tropas que hay en esta guarnición, como así mismo 
de la crujía y el cuerpo de guardia.» 

La primera, que ocupaba la capilla y sus anexos, durante el asalto 
fue respetada, y de ahí que todavía para algo sirviera. 

En esa misma fecha, en el otro cuartel «del Tren», por el dato an- 
tes citado «también estaban inútiles en sus techos, a excepción de una 
de las cuadras que puede ser habitada v con una corta recomposición 
puede ser útil...» 

El cuartel del «Tren» debió hallarse habitable en el año 1 800, pues 
la «Rl. Hacienda» de Montevideo le mandaba entregar a Rafael Pérez 
del Puerto en Maldonado, «sesenta y ocho bestuarios completos, com- 
puesto cada uno, de chaqueta, calzón, gorro, Poncho y dos camisas 
con destino para los Indios q.e están agregados al tren de artillería de 


(97) Véase Apéndice N 9 13 



56 


CARLOS SEIJO 


aquel depto» y se hacía la advertencia que iban en 4 retobos de cuero 
del 1 al 4. 


□ 


Habiendo el superior gobierno pedido datos a Maldonado sobre 
los servicios de Artigas, se le responde lo siguiente: 

«Artigas entró a sen/ir en el Cuerpo de Blandengues el 10 de Mar- 
zo de 1 797 al 27 de Octubre, que se le dio la baja, por haber pasado a 
capitán de Milicias de Caballería de esa Plaza. 

Después volvió al mismo Cuerpo de Blandengues de Ayudante 
Mayor por orden del Virrey en 2 de Marzo de 1 798 desde cuyo tiempo 
hasta ahora sirve dicho empleo sin interrupción. 

Maldonado 14 de Set. de 1 799. 

Rafael Pérez del Puerto.» (98) 

Artigas habiéndose encontrado allí en ese Ínterin, fue cuando ocu- 
pó el nuevo cuartel. 

Al año siguiente las «Plazas efectivas» del tren volante, se com- 
ponían de: 


Sarg.s Tamb.s Cabos Soldados 
«Dragones 6 2 17 98 123 

Blandengues 10 4 18 92 124 

247» (99) 

En 1 826, como hemos dicho, el Cabildo de Maldonado, daba la 
razón de las propiedades del estado en ese departamento y su valor. 
Así que entre ellas se especificaba: «Un quartel de una Quadra en 


(98) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 238, carp. 6, doc. 29. 

(99) Ibid. Caja 248, carp. 8, doc. 7. 



MALDOMADO Y SU REGION 


57 


cuadro de edificio de piedra y ladrillo bastante de teriorado, avaluado en 
el estado en qe. se halla por los peritos Dn. Eusebio Perea y Dn. Felipe 
Martínez, en once mil cincuenta y tres pesos dos rs.» (100) 

Ahora bien, suponiendo que recién a fines de 1793 empezaran a 
edificar el cuartel, debieron haberlo ocupado tal vez en 1 796. Por conse- 
cuencia, dado el informe antes citado, cómo podía - en el término de 7 
años mas o menos - hallarse «bastante deteriorado. . . y en el estado en 
que se halla»? 

En 1806, cuando la invasión inglesa, acabaron por arruinarlo. «Sa- 
quearon en él... todo cuanto encerraba. . . las puertas, ventanas, tabla- 
dos y útiles de madera.” (101) 

La capilla no fue destruida, pues sólo se llevaron las velas de cera 
y alguna ropa, además en la puerta pusieron un centinela, día y noche, 
para evitar que nadie perturbara los oficios religiosos. 

A los techos restantes les sacaron el tiranterio, tanto que para po- 
der utilizar después el ámbito de la portada, se le adaptó una construc- 
ción en forma de azotea. Más tarde, a la parte aun existente del mismo 
cuartel - sobre la calle hoy 18 de Julio - se le aplicaron chapas de hierro 
galvanizado. 

Si aun sus muros conservan su solidez, hace pensar que sus te- 
chos fueron de paja. Porque si respetaron la parte del edificio de la capi- 
lla, dado que desde un principio hubiera sido techado con tejas, no podía 
en ese espacio de tiempo como más adelante se verá - estar «próximo a 
arruinarse con peligro de los concurrentes» y que se lloviera en todo su 
interior. 

Después de tanto destrozo lo peor fue que no se pudo contar con 
alojamiento para la tropa, tal como se indica: 

«III Cabildo de Maldonado. Con motivo de reunir las milicias de 
este depto. por orden superior y respecto que no hay cuartel adonde 
acomodarla, es necesario alguna casa, para que estos individuos pue- 
dan existir en ella Ínterin no se efectúa su salida. 

Maldonado Marzo 20 de 1823. 

Juan Paulino Pimienta.» (102) 


(100) Ibid. Ministerio de Gobierno. Caja 785, carp. 4 doc. 31. 

(101) «Exposición de vecinos etc.». Biblioteca Nacional de Montevideo. 

(102) Juzgado L. Departamental de Maldonado. Exp. N.9 283, i. C. Año 1823. 



58 


CARLOS SEIJO 


Al mes siguiente se volvía a pedir, que siendo preciso acuartelar 
una compañía de milicias en los arrabales de la ciudad, esperaban que 
se franqueara «alguna pieza (galpón) capaz en la quinta de Francisco 
Aguilar.» Este quiso comprar el cuartel, según lo detalla un documento 
de su archivo y que se ha extraviado. 

Probablemente seria aquella parte en que fueron restaurados sus 
techos y sirviera un tiempo de cárcel pública; más la ex-capilla que 
hallábase desocupada. 

La primera situábase en la calle 1 8, donde construyeron una casa 
moderna, lindando con los fondos de la escuela pública. 

Entonces los presos estaban todos en una sola pieza, y hasta las 
personas de poco delito tenían que confundirse con los criminales. 

También no siendo del todo segura, era por consiguiente forzoso 
mantener un piquete de tropa para su custodia ;y de ahí que el alcalde 
solicitase disponer de otra pieza mas. 

Sucedió entonces, que encontrándose presos un moreno y un 
mulato, por intentar fugarse y haber ya limado una gran parte de los 
grillos, el comandante militar coronel Pablo Perez dispuso su castigo. 

Al concurrir el juez los halló desnudos, amarrados a un tirante; 
recibiendo la pena de azotes con varas de membrillo, .y en presencia de 
un gran número de curiosos que observaban el acto dentro de la habita- 
ción y desde una ventana abierta del lado de la calle. 

Terminada la paliza, el médico de policía deja el certificado siguiente. 

«Don José Díaz. Médico cirujano de la ciudad de San Fernando de 
Maldonado, certifico que por orden del señor alcalde de esta referida 
ciudad, pasé al quartel de esta acompañado del Juez Subalterno, donde 
encontré un negro y un mulato que acababan de recibir un castigo de 
azotes de los más exhorvitantes que se puede relacionar, mandados 
dar por el S.or Comand.te Militar de esta; de suerte que si no se les 
socorre con prontitud con los auxilios de la humanidad y del arte, están 
expuestos a una gangrena y morir. Y para que conste doy la presente en 
Maldonado, a nueve de Febrero de mil ochocientos veintinuebe. 

José Diaz.» (103) 

El hecho fue censurado por no haberse cumplido con los requisi- 
tos exigidos por la ley; y máxime por hallarse suspendido desde el año 


(103) Arch. G. de la Nación. Montevideo. Ministerio de Gobierno. Caja 778. 



MALDONADO Y SU REGION 


59 


1803, el tal castigo de «baquetas», (varillas) por una «Real Or- 
den.» Por ese motivo, en seguida nombraron a José María Ferreirós 
para el puesto de alcaide de la cárcel. 

Habiendo ocupado el fundador de nuestra nacionalidad el mismo 
cuartel, como un contraste, referente a esos sentimientos crueles e in- 
humanos, haremos destacar el carácter bondadoso y altruista de aquel. 
Así también lo asegura Joaquín Suarez en su autobiografía: «Que Artigas 
era muy sensible con los desgraciados.» 

Pudimos constatarlo, la vez en que llegara hasta compadecerse 
de una pobre esclava, que se pretendía privar de su libertad; y sobre 
todo en los tiempos que estos infelices, eran considerados como una 
simple mercancía. 

He aquí la prueba: «Sin embargo de no haber ley sancionada so- 
bre el particular q. e se reclama, es conforme a los intereses del Systema 
se proteja la Libertad de la Esclavatura contra las leyes del despotismo 

Por conseq.a la Esclava Ana Gandara deberá ser libre y hallarse 
en el pleno gose de su dr.os naturales desde el momento q.e ella haya 
satisfecho a su amo la cantidad q.e costo en su venta. 

Lo demás es una exhorbitancia, q.e solo pudieron auctorizarla le- 
yes despóticas, y q.e aborrece la humanidad en favor de la naturalesa. 

Es q.to creo justo sobre el particular y digno de la exemcion de ese 
Magistrado. Tengo el honor p.r este deber de ofertara Vds. mimas cor- 
dial atención. 

Quartel General en 28 de Noviembre de 1818. 


Artigas.» (104) 

En 1 839 debido al hallarse el cuartel completamente arruinado, el 
teniente alcalde daba «cuenta del trabajo de sacar la madera pertene- 
ciente a los techos. Se remataron 3 lotes. 1 .er lote 20 ps.2 s lote 1 6 p.s y 
por el 3 S 20 ps. Al maestro 21/2 dias a los patacones por día. Por dos 
peones 2 1/2 a 6 r.s» (105) 

Según por lo que se detalla, debió consistir en la parte que acaba- 
mos de citar y que Aguilar pensaba hacer la compra. 


□ 


(104) Archivo del Juzgado L. Departamental de Maldonado. 

(105) Ibid. Año 1839. 



60 


CARLOS SEIJO 


La idea expresada por el arquitecto Juan Giuria, de restaurar el Cuartel 
de Dragones, en el N Q 10 de la «Revista Nacional», ya anteriormente 
había sido propuesta por Horacio Arredondo (h.), el año 1929, en «Mal- 
donado y sus fortificaciones»: «Y pensar que no hace muchos años el 
Estado invirtió sendos miles de pesos para levantar a escasos cien 
metros, un cuartel sin carácter y sin historia! 

Nada hubiera costado destinar ese dinero a la restauración de esa 
reliquia histórica, con arreglo a los planos primitivos, y en la seguridad 
de que hubiera resultado una obra de positivo interés para la zona y para 
la República. 

Y quizá se esté a tiempo. El terreno, actualmente nada vale y el 
local del moderno cuartel pudiera albergar sin mayores dispendios, otra 
repartición pública. Relativamente no costaría mucho dinero la modifica- 
ción del Cuartel de Dragones, y fácil es suponer el atractivo que para 
esa región de turistas, plena de tradición y ambiente esencialmente co- 
lonial, representaría esa restauración cuya ejecución seria obra patriótica 
y de positiva cultura. 

Los planos... reúnen todo lo necesario para una fidedigna recons- 
trucción, y los hombres dirigentes de la hora saben apreciar perfecta- 
mente el alcance moral de estas iniciativas» (106) 

Van tres lustros y todavía sigue en el mismo estado de abandono. 

Ultimamente estuvimos inspeccionando su estructura para poderla 
comparar con uno de los planos de que se ha hecho referencia, el del 
año 1793 y cerciorarnos de las partes subsistentes. 

A lo largo del frente principal, donde se sitúa la portada de 2 
m- 90 c. de ancho, están dos edificios modernos en dirección al Este. 

Entre estos y la esquina de la plaza se levanta un trecho de pared 
colonial, en que fueron tapiadas las ventanas, y que según el plano, co- 
rrespondía a la habitación destinada al Comandante. 

En este mismo frente, hacia el O. hay otro fragmento de pared con 
las aberturas de dos restos de ventanas. Además un trecho desmante- 
lado al ras del suelo y de nuevo se continúa una extensión de muro, 
hasta la esquina Noroeste. En el ala derecha - calle José Dodera - se 
halla un paredón de unos 30 metros hasta encontrarse con dos peque- 
ños dos chalets . En la del ala izquierda - calle 1 8 de Julio - a partir de la 
esquina de la plaza, existe otro trozo del muro primitivo. En seguida va- 
rias construcciones modernas y a continuación 30 metros de los pabe- 
llones del cuartel, confinantes con la esquina Sudeste. 


(106) Horacio Arredondo (h.) fíev. de la Sociedad « Amigos de la Arqueología » Monte- 
video. t.lll. pág. 428. 




MALDONADO Y SU REGION 


61 


En el fondo Sur del cuadrilátero, a partir del sitio que ocupó la capi- 
lla, es donde se conservan mejor 35 metros de largo por 6 m. 85 c. de 
ancho, de la misma construcción. 

Al formar viviendas separadas, levantaron tabiques y abrieron 
varias puertas hacia la calle. Esta misma pared se continúa hasta la 
esquina Sudoeste, excepto en un corto espacio de 7 metros en que fue- 
ron extraídas las piedras. 

El local que se acaba de señalar, ubicado en el ala izquierda, en 
gran parte permanece desocupado. 

Su techo, de aplicación moderna está cubierto con chapas de hie- 
rro galvanizado, tan deterioradas, que la lluvia penetra en el interior del 
edificio. Comparando el plano citado, del año 1793, con la edificación 
aún existente, resulta que la techumbre no terminaba sobre la cornisa; y 
en cambio levantaron un pretil todo a lo largo con sus correspondientes 
gárgolas para el desagüe. 

El frontón de la capilla es de ladrillo, sobresaliente y está adherido 
a la piedra de sillería de la pared; por lo que se comprende fue hecho 
cuando abrieron la portada, de 2 m. 75 c. de alto por 1 m. 70 c. de ancho; 
y en el mismo sitio que ocupaba una de las ventanas. 

En la rinconada interior del gran patio, figuran los restos de una 
habitación que no está en el plano. Probablemente se hizo destinada a la 
sacristía, y una pequeña pieza en el pabellón continuo - que aun subsis- 
te - para bautisterio. 

El salón de la esquina S.E. debió ser el habilitado para la capilla. 
De «20 varas» y podía contener mayor número de personas. 

Los cimientos de las cocinas aún pueden verse a flor de tierra, así 
como uno de sus pozos de agua. Las puertas interiores entre los pabe- 
llones, en vez de estar en el centro de los tabiques, las colocaron lateral- 
mente. 

Volviendo al frente del cuartel, una de las casas contiguas, conte- 
nía en su vereda, una pesada loza (1 07) - que según indica el plano - era 
por donde se desagotaba uno de los retretes situado en el interior. 

«En cada cocina al lado del Fogon deve aver su letrina con su 
conducto a la calle donde se hará un Pozo p.a la inmundicia.» 

Otro pozo negro se hallaba también situado próximo a la portada 
central; pero la tapa de acceso, fue cubierta con baldosas al hacerse la 
vereda frente al colegio. 

Ambos fueron descubiertos el año 1874, según se detalla en "El 
Telégrafo Marítimo»: « se han encontrado dos entradas subterráneas a 


(107) Ha sido reemplazado por otro de cemento armado. 



62 


CARLOS SEIJO 


25 varas cada una, situadas cerca del frente que da a la calle 25 
de Mayo.» Se agregaba que aquellas construcciones de piedra, debie- 
ron de pertenecer «a un polvorín y a una letrina.» 

El verdadero túnel debe de ser el que parte de la llamada casa del 
gobernador y del cual nos ocupamos el año 1 930, en la revista de la 
sociedad «Amigos de la Arqueología», (Tomo IV). 

Tiempo atrás, estando allí de visita se nos señaló una gran loza de 
las que formaban el piso del patio, y donde figuraba una bomba de mano. 
La propiedad al cambiar de dueño fue retirada la piedra y se le adaptó 



Fig 15 El Pozo 


una tapa de cemento armado; la cual hicimos levantar para penetrar en 
el pozo, (Fig. 15) por medio de una escalera. 

Las piedras de talla que forman el armazón de la puerta son 
monolíticas. Estando la entrada hacia el S. O., supusimos que el subte- 
rráneo seguiría en dirección a la iglesia o la comandancia; y así lo indica- 
mos en un plano. 

Esta confirmación la hemos tenido hace poco, la vez que en la 
cuadra, calle por medio frente al citado edificio, se hubo colocado la ca- 
ñería para el agua corriente y al coincidir que pasáramos por ese lugar 
antes de ser colocados los adoquines. 

A poca distancia de la esquina de la plaza, junto a la excavación 




MALDONADO Y SU REGION 


63 


vimos un voluminoso ladrillo - 40 c. por 20 c.- abandonado en el cordón 
de la vereda. 

En seguida nos dirigimos a uno de los obreros y al preguntarle la 
procedencia, nos responde, que al hacerse el zanjeado, como a un me- 
tro y pico de profundidad del nivel de la calzada, había aparecido una 
construcción y de la que se retiró únicamente aquel. 

Desde allí el pozo distaba unos 25 metros. 


□ 


El 7 de Abril de 1913 los representantes por Maldonado, Sosa, 
Miranda y Colistro, presentaron un proyecto de ley con exposición de 
motivos para que fuera considerada monumento nacional, la portada del 
Cuartel de Dragones. 

Entre otros detalles terminaban diciendo: Como representantes de 
ese departamento, cumplían el deber de destacar ante la consideración 
de la bancada, un nuevo motivo de rememoración; perpetuado a través 
del tiempo y las generaciones, como un recuerdo vivo de la primera es- 
cuela en que Artigas, aprendió a ser soldado, para la gloria de la libertad 
y de la democracia. 

El día 8 del siguiente mes de Julio, se sancionó el proyecto de ley. 

«Art. 1 e - Cométese al P. E. la adquisición del predio donde aun 
subsiste, en la ciudad de Maldonado, la portada del antiguo «Cuartel de 
Dragones» en que empezó sus servicios militares, formando parte dél 
Regto. de Blandengues, acantonado en aquella ciudad, el procer José 
Artigas. 

Art. 2 9 - Declárase de utilidad pública la expropiación del terreno 
de la referencia. 

Art. 3 9 - El P. E. tomará de rentas generales hasta la cantidad de 
cinco mil pesos que destinará a la expropiación dispuesta, a la coloca- 
ción de una placa conmemorativa de bronce, en la portada histórica, a 
los trabajos de refacción y restauración de ese monumento que se de- 
clara nacional, y al fin que establece el artículo siguiente. 

Art. 4 9 - Destinase el interior del predio mencionado a la formación 
de un gimnasio al aire libre para los niños de las escuelas publicas, anexo 



64 


CARLOS SEIJO 


al establecimiento de la misma índole que está contiguo a dicho predio, 
etc., etc. 

Art. 6 e - La colocación de una placa. 

Gómez. Sanguinetti. Muró. Sosa. Toscano.» 

No fue expropiado. 


El Marco de los Reyes 


Cevallos, en su «Diario de la Expedición» dice que los mármoles 
fueron traídos de Rio Grande, provenientes de Lisboa, y trasportados en 
una falúa por la Laguna Merin hasta el arroyo de San Miguel, y a las 
playas de Castillo Grande el 21 de noviembre del año 1752. 

En esta fecha llega al campo portugués el tercer marco. 

El 28, el teniente Manuel Vedigal con doce soldados, marchaba 
con aquél para el lugar donde se debía levantar. El 4 de enero acampa- 
ron en un paraje que se llamó el Cerro de los Reyes, por causa de ubi- 
carse en este mismo lugar. Aquí demoraron 7 días, no sólo para la insta- 
lación, sino para separarse los principales comisarios de los de la prime- 
ra partidas que debían continuar. El 8 fué colocado en la latitud de 
34 g 30'52"» Quedó con las armas de Portugal mirando al noroeste y las 
de España al sudoeste. Bajo las del primero tenía esta inscripción: «Sub 
Joanne V Lusitanorum Rege Fidelíssimo; y bajo las del segundo: «Sub - 
Ferdinando VI Hispano Rege Catholico.» 

En una de las caras laterales: «Ex-pactis finium Regundorum 
comentis Madriti Idib Januañ MDCCL»; y en la opuesta: «Justitia et Pax 
osculate sunt.» Los marcos de Castillos e India Muerta contienen las 
mismas inscripciones. 

En un oficio de fecha 1 5 de Febrero de 1 753, que el gobernador de 
La Colonia, Gomes Freire de Andrade enviara a la Corte, relacionado 
con los trabajos de demarcación de límites, refiere lo siguiente: «Tres de 
los cuatro marcos que habían sido mandados desde ahí, fueron erigi- 
dos; siendo el tercero en lo alto de la Sierra de Maldonado y a 5 leguas 
de su puerto. 

Las discusiones, contratiempos, parages pantanosos, trasporte 



MALDONADO Y SU REGION 


65 


de piedra, largos y minuciosos estudios geográficos; así como la irregu- 
laridad de los tiempos tempestuosos y de lluvias, nos hicieron emplear 
cuatro meses en esa tarea.» 

En 1762 Cevallos los hizo derribar, y el tercer marco que se ve 
destruido en su parte superior, fue transportado a Maldonado en 1895. 
(Fig. 16). 



La Cachimba del Rey 

Cabrer cuando visitó a Maldonado en 1784, cuenta que la pobla- 
ción se proveía con abundancia, del agua que daban unas cachimbas 
situadas en la plaza - «muy gustosa clara y saludable.» 

Aun subsiste una de ellas, del lado S. casi en el centro. 

Diego de Alvear en vez, consignaba que «no tiene mas agua en 
las cercanías, que un pequeño manantial al lado del pueblo y las ca- 
chimbas que se ven en la playa, las cuales por eso no dejan de ser 
claras y saludables.» 

Respecto al primero, debió de tratarse del que después fuera de- 



66 


CARLOS SEIJO 


nominada: Cachimba del Rey; y se halla del lado S. E. de la ciudad. (Fig. 
17). Consistía en una pieza techada, con sus paredes de piedra y en su 
centro un pequeño pozo a flor de tierra. 

En un acta del 31 de Enero de 1 868, se resuelve pasar una nota a 
la Jefatura de Policía, a fin de que impidiese la venta de agua procedente 



Figura 1 7: La Cachimba del Rey. 

de la cachimba., hasta tanto que la comisión la hiciera limpiar, de lo que 
se ocupasen inmediatamente en razón de haber tenido noticia de que 
algún individuo, se había bañado en ella. 

El año 1873 la J. E. A. la arregla refaccionando la parte exterior, 
limpiándola interiormente, colocando una portada de hierro, y además 
construyen una pieza para resguardo. 

Verificadas estas reparaciones, los aguateros tenían que abonar 
5 centésimos por cada pipa de agua que sacaran para vender. A todo 
vecino que recurría en busca de ella, siendo para el uso doméstico, se le 
daba gratis. 

Él 7 de Abril de 1 875, el vocal Dr. Estades pide que se tome alguna 
medida, para que el pozo o local del cual la mayor parte de la población 
se surtía de agua, fuese limpiado, poniéndole brocal y tapa, a fin de evi- 
tar que el agua reuniera sustancias nocivas, de las cuales tenía el agua 
de dicho pozo; pues por su situación en un bajo, todas las aguas del 
campo en su mayor parte iban a mezclarse con las que producía aquel 
magnífico manantial. Por lo tanto se resuelve efectuar la refacción lla- 
mándose a propuestas. 

En 1907 se consigue una mejora pública estableciéndose cañe- 
rías para el abastecimiento del agua de la cachimba para la ciudad. 

El largo del caño llevado hasta el local de la Junta, fue de 1 ,100 


MALDONADO Y SU REGION 


67 


metros, con el desnivel de 5 metros en contra y su costo unos 1 .000 
pesos. 

Se levantó para eso un molino de viento con su correspondiente 
depósito, ya desaparecido. 

Más tarde se construyeron un tanque de cemento y otro pozo anexo, 
de profundidad suficiente para poder obtener el agua por medio de un 
motor; la que era vertida directamente en aquél. 

De esa manera se obtuvo una fuerte presión en los surtidores. 

Llegó un día en que empezaron a quejarse de la impureza de sus 
aguas y con razón, pues el tanque siendo completamente abierto en su 
parte superior, estaba expuesto a recibir el polvo, las hojas secas, los 
insectos, etc.; así que determinaron limpiarlo cada 15 días. 

En 1921 , con motivo de la pertinaz sequía, los aljibes en su mayor 
parte se secaron y el agua corriente apenas se conseguía extraerla de 
los grifos los cuales día y noche se veían rodeados de gente que espe- 
raba el turno, con sus baldes. 

La cachimba, única productora y que se consideraba inagotable 
resultó entonces, que después de unas cuantas horas de trabajo del 
motor, quedaba completamente seca, y tenía que llenarse de nuevo. 

Posteriormente en otra parte se abrieron pozos artesianos, que 
son los que hoy abastecen a la ciudad. 

Así que recordando el dicho popular femandino: «Quien bebe agua 
de la Cachimba del Rey, vuelve otra vez», ahora aunque los forasteros 
no la beban más, volverán lo mismo, atraídos por la belleza y los encan- 
tos de aquella privilegiada zona. 

Recientemente acaba de construirse en la parte sud un grandioso 
tanque de cemento armado que contiene un millón cien mil litros. 


Escudo 


El Cabildo de Maldonado, creado en 1 784 por el gobierno y capita- 
nía general de la provincia, después de transcurrir 14 años, resuelve 
dotar a su ciudad de un símbolo; es decir de un escudo que contuviera el 
diseño de una pluma y un lobo marino; lo que al serle solicitado al monar- 
ca, le fue por éste concedido, cinco años más tarde. 

Con fecha 1 9 de Abril de 1 803 se eleva otra petición, pero esta vez 



68 


CARLOS SEIJO 


para ser modificado aquél; y Carlos IV por real Cédula, el 29 de Agosto 
la aprobaba. 

Por lo tanto, la pluma heráldica fue sustituida por un ancla, y el lobo 
marino por una ballena, «como caracteres propios de la ciudad, adonde 


tiene V. M. la famosa pesca del aceite de Ballena, que faena la Real 
Compañía Marítima.» (Fig. 18). 

Se cometió un gran error al suponer que perduraría la matanza de 
cetáceos, los que resultaron transitorios y pronto desaparecieron; mien- 
tras que las focas continuaron y continuarán siempre concurriendo al 
mismo paraje. 


Mientras Viana, con fecha 4 de Diciembre de 1755, expresa «lo 



Fig. 18 El Escudo 


Las Iglesias 


MALDOMADO Y SU REGION 


69 


preciso y conveniente que es formar dos poblaciones; una sobre el puerto 
de Maldonado y otra sobre el territorio de las Minas»; respecto a la pri- 
mera, anticipándose por su propia cuenta, había «ya puestas catorze 
vezinos con sus repartimientos de tierras.» Este pequeño núcleo per- 
manece dos años establecido entre la Laguna del Diario y la Punta Ba- 
llena; pasando después al paraje que hoy ocupa. 

Transcurre más de un lustro, y entre 1763 y 1764, al ser conside- 
rada vice parroquia, el I 9 de Mayo del año último, recién empiezan a 
figurar las inscripciones bautismales. El primer vice párroco llamábase 
Fray Matías Cabral, - franciscano - y el segundo, Fray Sebastián Nava- 
rro. 

¡Cómo sería la iglesia cuando en 1775, según el parte de Febrer, 
«la mitad se había undido»! 

«En 1778 se eleva a la jerarquía de parroquia, - siendo párroco 
don Antonio Tordesillas - » (1 08) y por lo tanto sede de la primera auto- 
ridad eclesiástica del Uruguay. 

Cuando Cabrer en 1784 llega a visitarla en su nuevo em- 
plazamiento, nota que sus habitantes no alcanzarían a un centenar, sien- 
do la plaza bastante espaciosa y en la que se ve la iglesia, un rancho 
indecente de paja que por su mucha antigüedad se llueve por todas par- 
tes y está por venirse abajo. 

El virrey al tener noticia, le hace prevenir al capellán Juan León 
Ferragut del peligro existente para el público y para las « irreverencias 
de las demás imágenes de Santos q.e hay »; y al mismo tiempo le cita el 
artículo 66 de la instrucción real, que obligaba a poner remedio a ello. 

A esto responde alegando que apenas cumplido el año de haber 
tomado posesión de la iglesia « viendo que toda ella amenazaba ruina, 
por haverse vencido todo un lienzo o pared, había convocado a todos 
los mejores vecinos y parroquianos para tratar de arreglarla.» (109) 

A fuerza de mucho suplicar consigue reunir 36 pesos; y como los 
gastos de la compostura pasaron de 50 él tuvo que agregarlos de su 
peculio. 

Además, hace presente a las autoridades, que no obstante sus 
buenos deseos de construir la obra de una nueva iglesia, si no se en- 
cuentra algún otro arbitrio, no es posible tal cosa. 

Y ante el dilema de no haberlo, se hace imposible «el trasladar el 
Señor...» Ferragut con la suma precitada, no hizo más que darle al ran- 
cho un poco más de seguridad; porque 5 años después, un nuevo viaje- 
ro Francisco Aparicio Andrés, cuenta que la iglesia se reduce a un ende- 

(108) Gentileza de Fray Domingo de Tacuarembó. 

(109) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 270, pág. 49. 



70 


CARLOS SE1JO 


ble galpón cubierto de paja, sostenido en lugar da tirantes por unos tor- 
zales de cuero para evitar la ruina. 

Debió ser mucha la fe religiosa profesada por leafernandinos, que 
no titubeaban - aunque peligrando sus vidas - en concurrir a una tan 
destartalada y ruinosa capilla. 

Fuera de los domingos, varios otros días tenían que visitarla. (1 1 0) 

Los cabildantes pidieron entonces que el subsidio de renta de los 
lobos se destinara para la reconstrucción «de aquella pobre iglesia, mien- 
tras no se consiguiera alguna otra.»(1 11) 


0 


Entre tanto no se empezaba el nuevo templo, y de ahí que Nico- 
lás de Arredondo en 1 792 desde Buenos Aires ordena «que se formaran 
los presupuestos del costo de. . . La Capitular... y La Iglesia...» (112) 

En 1796 recién trazan los planos de ésta, y se nombra una comi- 
sión para activar la magna obra. 

En el primer semestre del año, el ayuntamiento celebra un acuer- 
do a fin que de la venta de cueros solamente vacunos, se recabara el 
impuesto de « un cuartillo »; correspondiéndole al curato de San Carlos 
y de Maldonado, una mitad a cada uno. 

Manuel A. Fajardo como depositario de la Fábrica de la Iglesia da 
cuenta de haber recibido hasta la fecha, « la suma de 590 ps. 5 rls y 
medio; y del semestre siguiente, 360 ps. 6 rls y 1 cuartillo.» (113) 


(110) José Terra, del alcalde ordinario de Maldonado, el 23 de Abril de 1786, hace 
convocar a todos los capitulares para tratar sobre las misas de tabla, en que están 
obligados a salir del cabildo en corporación para concurrir a las festividades siguien- 
tes: « EnerO- 1.° La Circuncisión del Señor. Enero 20 Cumpleaños del Rey Dn. Carlos 
III, Ntro. Señor. Febrero 2. La Candelaria. Día de Ceniza. Domingo de Ramos. Oficios 
de Semana Santa. Primer día de Pascua de Resurrección. Víspera y día del Santo 
Patrono en que se saca el Real Estandarte. Primer día de Pascua del Espíritu Santo. 
Víspera y día de Corpus. Agosto 15. Día de la Serenísima Sra. Princesa de Asturias. 
Noviembre 4. Día del Rey Ntro. Señor. Diciembre 8. La purísima Concepción. Diciem- 
bre 25. Primer día de Pascua de Navidad .» Archivo G. de la Nación. Montevideo. Libro 
269, pág. 78. 

(1 1 1 ) Ibid. Libro 269, pág. 195. 

(1 12) Ibid. Libro 270, pág. 139. 

(113) Juzgado L. Departamental de Maldonado. Exp. N.° 46, L. F. 



MALDONADO Y SU REGION 


71 


En 1799, iban aumentándose las rentas, y a fines de 1801 recién 
empezaron a contratar personal para los trabajos. 

Así que, Rafael Pérez del Puerto comisiona a Juan de Mármol 
para la compra de varios negros de Río Grande, «para traer por tierra... 
para ocuparlos en la obra de esta santa iglesia. . . y lleva el dinero co- 
rrespondiente para el importe.» (114) 

Al tener lugar el remate del abasto, de los cuatro postulantes «Ven- 
tura Gutiérrez ofrece mil cuatro cientos pesos 
para el mismo destino y a quien le quedó.» 

Ante la seguridad de contarse con una buena entrada anual, se 
trató de buscar algún otro local para dejar libre el primitivo solar a donde 
iba a construirse la nueva iglesia.. 

Una vez conseguidos el presbítero Juan Damaso de Fonseca, el 
31 de Enero de 1801 participaba que el 2 del mes siguiente se haría «la 
solemne traslación del Smo. Sacramento de la Iglesia Parroquial a la 
Provisional que se ha preparado con el fin de poder emprender la nueva 
fábrica del templo... para que por su parte se sirba concurrir a solemni- 
zar este acto.» (115) 

Así se hace, quedando instalada en el Cuartel de Dragones, es- 



quina S. E; y donde fue abierta una portada para darle acceso a la impro- 
visada capilla. (Fig. 19) 

De ahí que Rafael Pérez del Puerto, siete meses después le parti- 
cipa al Cabildo lo siguiente: «Se ha determinado la formación de Iglesia 


(114) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 246, carp. 6, doc. 126. 

(1 15) Ibid. Libro 270, pág. 58. 


72 


CARLOS SEIJO 


qe. debe tener dho. Pueblo, bajo el Plano, Presupuesto y otras circuns- 
tancias que han sido aprobadas, y constan del respectivo Expedte. gira- 
do con presencia la de estos Reynos lo qe. aviso a V. S. para su inteli- 
gencia, y p.a que por su parte (que no deve dudarse) contribuya quanto 
combenga a que la indicada obra, como de tan visible necesidad tenga 



Fig. 21 La Fachada 

los posibles adelantos, por medio de las respectivas aplicaciones.» (1 1 6) 
(Figs. 21) 

Los gastos se calculaban en 20,000 Ps. (117) 

Al principio empezaron a recibir las dos quintas partes del produc- 
to líquido de pieles y aceite de lobos por cuenta de la Real Hacienda 
para su iniciación; mas al hallarse España en estado de guerra, cesaron 
las faenas hasta su terminación; en que todos los arrendatarios de las 
islas continuaron pagando las cuotas correspondientes, impuestas por 
una real orden. 

No obstante, nuevas y repetidas contrariedades vienen a hacer 
malograr las matanzas y a interrumpir las entradas correspondientes a 

(116) Ibid. Libro 270, pág. 185. 

(117) Afilio Cassinelli ha dado sobre este particular interesantes detalles sobre la 
fundación de Maldonado, asi como de las obras y gastos imciales que se originaron 
durante los comienzos de la iglesia. 

Este trabajo perfectamente documentado, aún inédito, hállase en el Archivo General 
de la Nación. Montevideo. Caja 212. Miscelánea; y del cual reproducimos las figuras 
20 y 21.(116) Ibid. Libro 270, pág. 185. 


MALDOMADO Y SU REGION 


73 


la iglesia. 

Durante unos cuatro años síguese coustruyéndola, hasta encon- 
trarse con una de sus bóvedas cerradas y las otras dos con los arran- 
ques necesarios para terminarlas; pero los ingleses asaltan la plaza, y 
hacen paralizar totalmente la obra. 

Se llevaron toda la tablazón, andamios, herramientas, útiles del 
obraje, y también más de trescientas fanegas de cal. 


□ 


Por estar ya establecido desde un principio, tanto el rey como los 
usufructuarios de la matanza de focas, siguieron entregando anualmen- 
te la parte corespondiente asignada para la construcción de la referida 
«iglesia que era de urgente necesidad en aquel pueblo.» 

Juan Machado, vecino de Maldonado, el 1 Q de Enero de 1816 re- 
mata el diezmo de grano y huertas de su jurisdicción pertenecientes al 
año que comienza, en la cantidad de 1 .428 pesos. 

Esto se recibe, pero en cambio se vieron privados de la otra renta 
antes mencionada por la causa siguiente. 

El delegado del Jefe de los Orientales, desde Montevideo, expre- 
saba al cabildo de aquella ciudad, los motivos que le obligaban a echar 
mano a toda clase de fondos y a título de devolución, como ser, las 
recaudaciones del producto de la isla de Lobos. 

Por consecuencia, dadas tales urgencias se accede a ello, máxi- 
me al considerar que en esas circunstancias era imposible aplicarlo a la 
obra de la iglesia. 

También se le avisa que «al cumplirse el primer plazo, según la 
contrata celebrada en el remate, se entregaría la cantidad de 1 850 pe- 
sos» .(118) Diego Novoa era el arrendatario. 

Se siguieron haciendo las entregas correspondientes a la matan- 
za de lobos marinos. 

Ahora bien, al quedar tales ingresos en poder del cura vicario 
Gabino Fresco, sucedió que de este dinero le hizo un préstamo a Juan 
Mendoza de .$ 1 .626 con un interés del 5 % anual. 

Y para mayor seguridad, este hipotecaba una casa que poseía, 


(1 18) Ibid. Libro 290, pág. 38. 


74 


CARLOS SE1JO 


avaluada en 81 1 pesos. 

Mendoza en seguida se compró un bergantín para hacer viajes 
desde Santa Catalina a Montevideo; pero en su segunda travesía nau- 
fraga en la playa cerca de Pando, conduciendo un cargamento de su 
propiedad. 

Muerto en una acción militar en nuestro país, la viuda se vio en 
grandes apuros para devolver el capital mencionado. (119) 

El precitado sacerdote fue el primer Vicario General Delegado que 
tuvo la Banda Oriental, dependiente entonces como Provincia Eclesiás- 
tica de la Diócesis de Buenos Aires. En carta autógrafa que el obispo de 
esa diócesis, Monseñor José León Banegas, dirige al Dr. D. Gabino 
Fresco... le dice: ... lo elegimos, nombramos y deputamos por nuestro 
Vicario General Delegado en toda la Provincia de la Banda Oriental... 
etc.» Hay igualmente una carta... del Gobernador general Manuel Callero, 
«dirigida desde Florida, en 1826... felicitándolo por su nombramiento.» 
(120) 

Poco después Francisco J. Acosta y Gómez se dirige a las auto- 
ridades locales, por hallarse «amenazando ruina una Quadra del Quartel... 
que actualmente sirve de iglesia provisional, y por mas diligencias que 
he procurado para habilitar una galería de la iglesia que actualmente está 
en obra no ha tenido efecto ese proyecto.» (121) 

Al mismo tiempo sugiere que para el indicado fin se utilizase la 
mitad del producto de los diezmos del año anterior. 

Nada se llevó a cabo, tal vez por no poderse disponer de ese dine- 
ro -1 .161 pesos - y que serían destinados exclusivamente para el referi- 
do templo en construcción. 


0 


Estando en el poder el general Lecor hace suspender desde el 
año 1817, las rentas producidas por la matanza de las focas, a fin de 
poder beneficiar al Hospital de Caridad; y de ahí que en 1824 tuviera 
lugar una suscripción autorizada por el Cabildo de Maldonado. (122) 


Su resultado fue de 

El importe de los diezmos dio 
Total 


$2.723 
$ 763 
$3.486 


(119) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N° 195. Año 1924 

(120) «El Bien Público.» Montevideo. N e Extraordinario. Octubre de 1914 pág. 160. 

(121) Archivo General de ta Nación. Montevideo. Libro 290 pág 136 

(122) Juzgado Departamental de Maldonado. Exp. Año 1824. Véase Apéndice N° 14. 



MALDONADO Y SU REGION 


75 


Como se destinara este dinero para poder continuar la gran obra, 
compraron materiales y útiles; pero aun no se había principado a darles 
aplicación, cuando al año siguiente debido a la lucha por la libertad, 
paralizóse todo el trabajo. 

Entre tanto vino a coincidir con el pedido de Francisco Aguilar, 
para que se construyera un edificio destinado a escuela pública por el 
sistema Lancasteriano, en el solar del estado lindando con la Casa Ca- 
pitular. 

El gobierno de la provincia accediendo a su indicación, en seguida 
da la orden que se dispusiera de aquellos materiales que se hallaban en 
depósito destinados a la continuación del templo. 

A pesar de que le correspondieran en propiedad al vecindario, por 
haberlos comprado con dineros del pueblo, y obtenidos por donaciones 
voluntarias se apoderaron de todo ello. 

Estaban muy adelantados los trabajos, cuando Rivera dispuso que 
la escuela se ubicase en otra parte. 

Experimentadas muchas alternativas y contrariedades, Aguilar 
como último recurso ofrece costear de su peculio, la bóveda principal 
del monumental templo inconcluso, mas no se le acepta. Esto acontecía 
en 1829. 

Un año más y el Consejo de Administración avisaba que, «el Tem- 
plo de esta ciudad formado provisionalmente en una cuadra del quartel 
ya está próximo a arruinarse con peligro de los concurrentes, si no se 
opone a ello una reparación a aquel pequeño edificio, consagrado a la 
conservación del Culto.» (123) 

Los tirantes, por estar apuntalados iban sosteniendo el techo. En 
todo su interior se llovía, tanto, que ni aún en la sacristía se podían tener 
los ornamentos sin averiarse. 

El Consejo bien comprendía que las circunstancias no se presen- 
taban favorablemente para pedir que se continuara la obra que estaba 
en construcción; y únicamente solicitaba auxilio y protección para arre- 
glar el local ocupado por la capilla. 

Entre tanto el mismo por no ser gravoso al estado y por hallarse en 
posesión de dinero y enseres, quiso encargarse de hacer las reparacio- 
nes. 

Ahora bien, esos fondos que conservaba en su poder, eran el im- 
porte de las donaciones del proyecto de la Escuadra Naval de la Repú- 
blica, que presentara el almirante Brown, durante el período de la guerra, 

( 123) La ruina provenía de la techumbre, puesto que las paredes de piedra aún con- 
servan su solidez. 


76 


CARLOS SE1JO 


entre 1828 y 1830. La paz al hacer innecesaria su aplicación pidieron 
que en cambio, se les concediese para aquel fin. 

La respuesta fue: «Que el gobierno proveería la recomposición de 
la capilla y que se remita lo recolectado... sin disponer de cantidad algu- 
na.» 

El alcalde al enviar la lista de las donaciones, adjuntaba mil cuatro- 
cientos sesenta pesos, cuatro reales en billetes de banco y doscientos 
setenta y nueve pesos con dos y medio reales en dinero metálico.» 

El gobierno en cuanto obtuvo esta suma, no cumplió lo prometido. 

El vecindario viendo frustrados sus planes, pide que en vez de 
una escuela se construya más bien una capilla provisional, aprovechan- 
do las medias paredes existentes y dándole una extensión de doce va- 
ras sobre las treinta que tiene 

De manera que trataron dé formar un presupuesto de los gastos 
requeridos. 

Aunque se había podido reunir la cantidad de 4,170 Pesos, solo 
pidieron al gobierno, 2,500 más; y que para lo restante se abriera una 
suscripción. 

Acceden al dictamen de la comisión nombrada para ese fin y se 
completa el edificio tan anhelado por los fieles, aunque fuera provisorio. 

De modo que al levantarse sobre la fachada una espadaña, (124) 
más dos piezas para la sacristía, (fig. 22) se abandona el Cuartel de 
Dragones para hacer el traslado a la nueva capilla, en espera del templo 
colonial. (125) 

En 1866 se invirtieron en reparaciones 1,478 $ y 56 cts; pero en 
anualidades, y allá por el año 1 91 3 se le derribó para levantar una comi- 
saría en el mismo solar. 


0 


Tratándose de una población tan religiosa, es incomprensible que 
pasadas más de cuatro décadas de su fundación, recién obtuvieran la 
confirmación definitiva de su santo patrono. 

El primer proyecto (1 26) no debió de sancionarse, por que al trans- 
currir 9 años, los cabildantes vuelven a insistir dirigiéndose al cura vica- 

(124) En 1837 tuvieron que mandar a refundir las campanas a Río Janeiro, por hallar- 
se rotas. Una de ellas debió ser la que Ceballos mandó desde La Colonia en 1777. 

ílíii E?? erar ° n , m “ ch °s fños pues recién el 27 de Octubre de 1895 fué consagrado. 
(126) Vease Apéndice N 9 15. 



MALDONADO Y SU REGION 


77 


rio Dámaso de Fonseca, a fin de que nombrara por patrono «al glorioso 
San Fernando, para en lo sucesivo aclamarlo el día de su festividad.» 
(127) 

Todavía retárdase tal iniciativa, dado que 3 años después, aquél le 
participa al alcalde ordinario de Maldonado, el recibo del informe siguien- 
te: 

«Buenos Ayres 4 de Mayo de 1799. 

Por este nuevo decreto, qe. original servirá de Suficiente Despa- 
cho en forma, aprobamos y confirmamos la elección qe. ha hecho el 
Cabildo de la Ciudad de Sn. Fernando de Maldonado, de tener, venerar 
por su Patrono titulara Sn. Fernando, Rey de España, y pa. qe. en todo 
tiempo conste de la dicha elección, y de esta nuestra aprobación 
debuelbase al Cura Vicario de esta Ciudad Dn. Juan Dámaso de Fonseca 
el expedte. que nos ha remitido con esta su representación, para qe. 
archibandose en aquel Juzgado de su cargo, lo comunique todo así al 
Cabildo por medio del competente oficio. 

Dr. Iriban. Ante mi Gerbasio Antonio de Posadas. = hay dos rúbri- 
cas.» (128) 



Fig. 22 — Capilla de la plaza. 

También se le ordenaba a aquél mismo, que en el día de la festivi- 
dad del santo, debía recibir a los Cabildantes con agua bendita en la 
puerta de la iglesia; y terminado el acto despedirlos «dándoles igualmen- 
te la paz en la misa. 

Llegado el año 1803 no tuvo lugar ceremonial ninguno, debido a 
que el Regidor Alférez estaba por sus achaques, imposibilitado de mon- 
tar a caballo y cargar el estandarte; además, por encontrarse la ciudad 


(127) Archivo General de La Nación Montevideo. Libro 270, pág. 66. 

(128) Ibid. Libro 270, pág. 67. 



78 


CARLOS SE1JO 


sin tropa, y aunque hubiera algunos milicianos, estaban «sin la decencia 
que corresponde para solemnizar dicho paseo.» (129) 

Del expresado santo, consérvase en el museo de la sacristía, uno 
colonial, de cartón - papier maché - que debió ser adquirido, la vez que 
fuera confirmada su elección el año 1799. 

Del rancho o iglesia primitiva, pasaría a la capilla iniprovisada en el 
Cuartel de Dragones; y de esta a la provisoria de la plaza. Tiempo des- 
pués, ‘como se verá, trataron de hacer una suscripción para la compra 
de otra imagen mejor. 

En una carta sin firma - seguramente del párroco - para Francisco 
Aguilar (hijo) que se hallaba en Montevideo, dice lo siguiente: «Incluyo a 
V. la subscripción de S. Fernando y pr. ella verá qe. es lo qe. se ha 
sacado y gracias, en la inteligencia qe. D. Maní. Gonzales espera su 
contestación sobre este negocio y qe. de no verificarse la compra qe. va 
a encajonar el Sto. pues quiere componer su casa 

Según se deduce, la suma recolectada resultó escasa, pero Aguilar 
debe de haber subsanado la falta haciendo que el santo quedara para la 
curia. (130). 

Cuenta una crónica de ese tiempo, que «San Femando el del bus- 
to, se había colocado en la iglesia provisoria el día 24 de Febrero de 
1 839 siendo sus padrinos Don Pancho Aguilar (hijo) y su hermana Emilia. 

Hallándose de vicario Don Rafael Cuba, el teniente cura Don Sal- 
vador, predicó el sermón.» 

En esta misma capilla, el 16 de Julio se colocó en el altar de las 
ánimas, la virgen del Carmen. El 30 de Agosto del año siguiente, Santa 
Rosa; y fueron sus padrinos Felipe Bengochea y Mariquita Mendez. El 8 
de Setiembre, San Marcial, y sus padrinos: Alejandro Cabrera y su hija. 

Después se hizo el nombramiento de un mayordomo, con el fin de 
recaudar con anticipación las limosnas en honor del santo patrono. 

Cuando quedó terminado el grandioso templo en 1 895, en su altar 
mayor se colocó una nueva imagen de San, Fernando 

Además se acaba de inaugurar una estatua de este mismo, que 
figura sobre el tímpano del atrio, donde existía ya un basamento; desti- 
nado seguramente para ese fin. 

Su autor es el escultor Troiano Troiani y tiene 2 m. 20 c. de altura. 

En el primer proyecto de ley del 22 de Julio de 1854, le fueron 


0 


(129) Ibid. Libro 269, pag. 152. 

(130) Véase .Apéndice N e 16. 



MALDOMADO Y SU REGION 


79 


destinados 5.000 $ anuales para su terminación y otras obras públicas, 
procedentes de los arrendamientos de la Isla de Lobos, que habían sido 
suprimidos. 

En el segundo proyecto del 1 4 de Julio de 1 859 le adjudicaba cua- 
tro centésimos por cada arroba de aceite; pero ambos mandatos no se 
cumplieron. 

Otra ley le asigna la mitad del producto del impuesto de pieles, y 
cuando en 1863 se tenían reunidos 10.000 $ en el Banco Maná, el go- 
bierno de aquella época, dispuso de ellos para gastos de guerra. 

Se reclamó la devolución de los fondos que desde 1 865 hasta 1 870 
a razón de los 5.000 $ anuales, hacían la suma cte 25.000 $; y además 
la cantidad depositada en el banco. 

Todo fue inútil. No se consiguió nada. 

La iglesia se hubiera podido terminar antes, pero el impuesto esta- 
blecido anteriormente se destinó con preferencia a la de Rocha. Una 
vez habilitada esta en 1 874, quedaba aplazada aún durante siete años la 
reconstrucción de la otra. (Fig. 23). 

Desde 1876 a 1885, se le adjudicó un impuesto de 20 cts; por 



Fig 23 El templo en construcción. 


cada cuero y 4 cts. por cada arroba de aceite. 

En el año 1 879, al ser nombrado Alejandro Chucarro, senador por 
Maldonado, el presbítero de la parroquia Pedro Podestá le dirige una 
carta, que entre otras cosas dice: 

«Me atrevo a pedir su alta influencia en la H. Camara, con la espe- 
ranza de que, si alcanza a realizar el que se termine, siquiera sea la 
nave principal, recibirá el justo agradecimiento de este pueblo y su nom- 
bre será bendecido.» (131). 

Está visto que Chucarro no se preocupó del asunto, porque dos 


(131) Museo Histórico Natural. Montevideo. Correspondencia de Don Alejandro 
Chucarro. 8. Folio 254. 


80 


CARLOS SEIJO 


años después figura la J. E. A. solicitándole al Superior Gobierno la au- 
torización para terminarlo. 

Templo de poca suerte en verdad, fue el de Maldonado, pues cuan- 
tas leyes se le destinaron en provecho propio, se eludieron sin llegar a 
cumplirse. 



Fig 23 Bis El templo en construcción. 


G 


En 1881 una vez recuperados los planos, aquella corporación se 
dirige a los cabildantes, para informarles que se iniciaría de nuevo la 
obra, formulándose en seguida el presupuesto para llamar a licitación. 

De las propuestas presentadas se aseptó la de Juan Capandegul 
- en que sólo la cúpula costaría 3.500 $ y lo restante 31 .064 $ 49c.- pero 
el 26 de Diciembre de 1 883 le es transferida a los Sres. José Cruz Revilla 
y Ramón Aguirre. 

Ahora bien, como la renta con que se podía contar era de 2.500 $ 
anuales, a ésta la encontraron relativamente escasa. 

Por consecuencia, al volverse a reiterar la devolución de los dine- 
ros del impuesto anteriormente referido, tampoco se cumplió tal cosa. 

Entonces piden que en cuanto concluyera el contrato de arrenda- 
miento de la matanza de lobos, celebrado el 8 de Marzo de 1883 por el 
general Santos en beneficio de sus amigos, pasase durante 8 años a 
cargo de las Js.Es. Adms. de Maldonado y Rocha. 

Los fernandinos quedaron burlados otra Vez más. La concesión 
por ese término le fue adjudicada a un particular. 

Entretanto el templo no adelantaba y pasaba el tiempo sin obtenerse 
otros medios; hasta que en 1 890, durante la administración de Devincenzi 
recibió 5.000$. 


MALDONADO Y SU REGION 


81 


Allá por el año 1 893 se le conceden 1 5 letras de 200 $ cada una, y 
cuando apenas faltaban 5 meses para su estreno se le asignó por ley el 
1 5 % anual del producto de la pesca de anfibios, y por fin la curia se hace 
cargo de él, para ser consagrado por el arzobispo Mariano Soler, el 27 
de Octubre de 1895. 

Sus rasgos tuvieron que ser algo modificados, por no ser posible 
corregirlos en absoluto, debido a la solidez de los basamentos y muros 



Fig. 24 Lado sur del templo. 


existentes, al reanudar las obras. (Fig.24) 

Poco antes de esto se le ocurre a la J. E. A. la idea de solicitar 
autorización del gobierno para demoler el atrio; alegando que se regula- 
rizaría el costado de la plaza y la vía pública. Además, que se evitarían 
los defectos señalados por los constructores, como ser la falta de luz en 
el coro y obstrucción de la vista del reloj, y se hermosearía la fachada. 

Felicitémonos de que se haya malogrado tan peregrina idea. 

El tiempo ,por una parte y la colocación de baterías durante la gue- 
rra, de 1843 al 1851, sobre la parte techada, correspondiente al atrio, 
contribuyeron a su deterioro. 

Según indica el arquitecto Juan Giuria «La iglesia parroquial de 
Maldonado que, por ser de arquitectura neoclásica, tiene cierta seme- 
janza con la catedral montevideana...pero estudiándola con cierta de- 
tención, nos daremos cuenta de qué entre ambos, monumentos existen 
profundas diferencias, no Sólo de estructura sino también por la distinta 
manera de estar compuestas las respectivas fachadas. 

«Como vemos... toda la masa presenta una gran unidad que de- 
muestra haberse respetado escrupulosamente el plan primitivo...» (132) 


(132) Juan Giuria. Arquitectura Colonial. «Revista Nacional». 1938. Montevideo.» 


82 


CARLOS SEIJO 


Tal cosa puede verse, según la planta que aquel levantara, y en 
que figuran el pórtico y los porches que le fueron agregados. 

En cambio las torres no contienen los ocho balcones, como las de 
la iglesia de San Carlos, y como lo representa la figura 21 . 

En el Museo del Liceo se encuentra la pila colonial, de tosca pie- 
dra, en que debieron ser bautizadas las primeras generaciones de 
fernandinos. 

En el año 1 889 según informaba un periódico, fue encontrada, sir- 
viendo de bebedero para las aves, en una casa particular. 

Tal vez al abandonar el primitivo rancho la llevaron para utilizarla 
en la capilla del cuartel de Dragones. Después al mudarse a la plaza, 
ocupando el edificio provisorio, la suplantarían por la pila hecha con la 
loza de mármol correspondiente a un cuadrante solar y a la que se le 
practicó una excavación de 8 centímetros. Estaba arrumbada en un de- 



Fig. 25 - Cuadrante solar. 


pósito del nuevo templo. (Fig. 25) 

El cuadrante tiene en su cara superior, una inscripción que el Pbro. 
Román Maritorena, siendo el primero en descubrir aquella pieza arqueo- 
lógica, interpretó su leyenda - gravada en uno de sus lados - así: Hori- 
zontal, Quadrante. Su. Determinado, y fecho en el año 1775 de Jesu- 
cristo. En XX de Octubre. (Fig. 26). No hace mucho que su pedestal 
figuraba en el patio de la casa de los padres capuchinos, como sosten 
de una maceta. 


mVT'. %9. 1 77$%. 

Fig. 26 - La leyenda. 

Hoy ambas piezas se Conservan en la sacristía del templo. 

La nueva pila bautismal fue donada por Francisco Piria¡ es de 


MALDONADO Y SU REQION 


83 


mármol, hecha en Italia y contiene dos figuras labradas. 

El reloj colocado en una de sus torres es moderno. El primero lo 
construyó en 1888 el presbítero Podestá. 

Al volver a citar a este benemérito sacerdote (Fig. 27)., alma mater 
de la construcción final de la iglesia, es justo recordar que bien se mere- 
ce el haber sido sepultado en ella (1 33). Falleció el 1 9 de Julio de 1 907. 



Fig. 27 - Presb. Pedro Podestá. 

Según relata Monseñor Barbieri: «Podestá fue nombrado cura pá- 
rroco en 1863. Nació el 11 de Octubre de 1846 en la Isla de Gorriti, 
situada al Centro de la bahía de Maldonado. Su familia se había refugia- 
do allí... ‘durante la Guerra Grande. Estudió las primeras letras bajo la 
dirección del Pbro. Juan Manresa, Párroco de Maldonado. Cursó la ca- 
rrera eclesiástica en Santa Fe, .donde fue ordenado sacerdote. Regre- 
sando a la patria ocupó la Tenencia en Maldonado y luego el Curato 
vacante por la muerte del Pbro. Juan Manresa.» 

Fue él «quien se intereso para que la Parroquia pasara a manos 
de los Padres Capuchinos. A tal efecto realizóse por el año 1 903, en la 
Casa Parroquial, una reunión de las principales personas de la ciudad, 
elevando una petición al limo. Sr. Arzobispo de Montevideo... y en el 
1906 los Padres Capuchinos entraban a regentearía...» (134) 

(133) En 1896 envió a la J. E. A. de Maldonado la lista relativa a las donaciones 
recibidas en Montevideo y Buenos Aires para dotar el nuevo templo del mobiliario y 
demás objetos que carecía para el cuito. 

(134) «El Bien Público.» Número extraordinario. Octubre de 1934, pág.140. Montevi- 
deo. 


84 


CARLOS SEIJO 


En 1875, Joaquín Montaner de San Carlos, hizo venir de Europa 
una imágen de Cristo después de descendido de la cruz, que llamo la 
atención como trabajo artístico. La figura, de tamaño natural, es de ma- 
dera y de una sola pieza. La municipalidad ayudada por el Sr. Acosta, 
jefe político, obtuvo la imágen, que fue colocada provisoriamente en la 
iglesia parroquial, pues se le destinaba para la capilla que se proyectaba 
construir en el cementerio nuevo, y donde ahora se halla. El altar desti- 
nado a esta, en 1 885, costó $ 600. 

En la iglesia de Maldonado está la «Virgen del Santander», cuya 
historia es la siguiente: Con motivo del naufragio, el 24 de Mayo de 1895, 
en la Isla de Lobos, del transatlántico español «Ciudad de Santander»; al 
quedar a flote sobre un escollo, pudiéronse salvar sus tripulantes, toda 
la carga y entre ello, la referida virgen. (78 c. de alto). 

Más tarde, al ser solicitada, pudo conseguirse para el nuevo tem- 
plo. Así que en el mes de Octubre de 1896, es decir, cumplido un año de 
su consagración fue recibida con gran pompa por los feligréses 
fernaridinos; y anualmente en conmemoración del expresado aniversa- 
rio tiene lugar una peregrinación a Maldonado. 

Hubo otro caso más de un siglo hace. El 25 de Junio de 1 843, en la 
misma bahía, de Maldonado, naufragó la goleta «Nuestra Señora del 
Huerto» que tenía a bordo una imagen pintada con ese mismo título. 
Habiendo sido recuperada, la transportaron a Montevideo. (Véase lo 
detallado en Siniestros Marítimos). 


El altar mayor 


El altar mayor es obra de Antonio Veiga. Su biografía ha sido es- 
crita por el Sr. Román Usabiaga y de la que trascribiremos algunos pá- 
rrafos. (135). Este quiso recordar la obra del genial artista, tal como el 
arquitecto Silvio Geranio, cuando hiciera igualmente destacar la figura- 
ción de otro escultor, Domingo Mora, en un trabajo intitulado: «Primeras 
ejecuciones de arte superior en Montevideo. (136) 

«Nació Veiga en la ciudad de Vigo, España, el 3 de Febrero de 
1 845, y falleció en Pando el 1 5 de Mayo de 1 91 7, a los 72 años de edad. 


(135) «La Voz de Pando.» Agosto 28 de 1943. N 9 238. 

(136) Revista de la sociedad «Amigos de la Arqueología». Montevideo 1929 T III 
Pag. 247. 



MALDONADO Y SU REGION 


85 


(Fig. 28) 

Tiene apenas 1 1 años cuando su padre... se obstina en iniciarlo en 
la carrera de marino... Resultaba demasiado duro el oficio para un niño 
de tan corta edad, en quien el impulso vocacional no se había definido 
todavía... 

Su padre no comprendió así, y pensó entonces en una orientación 
comercial. Tenía él un íntimo y viejo amigo, rico mercader ultramarino, 
que hacía frecuentes viajes al Río de la Plata, y a él resolvió confiarle el 
jovenzuelo en una de esas excursiones, esperanzado en que en el am- 
biente de negocios en que iba a actuar, le fuera propicio para despertarle 
tendencias comerciales, que ni remotamente siquiera había dejado en- 
trever... 



Fig. 28 Antonio Veiga 

Era apenas un adolescente que cumplía a la sazón catorce años. 
Poco tiempo después se le pudo ver trabajando de empleado a sesenta 
kilómetros de Montevideo, en un modesto comercio de campaña. Y ya 
entonces, con largas horas de inactividad corporal y con muchas inquie- 
tudes en la imaginación, empezaron a revelársele preferentes inclinacio- 
nes por el dibujo y la talla de madera, inquietudes que él hacia ostensi- 
bles copiando sus observaciones del natural y labrando cuidadosamen- 
te y hasta primorosamente trozos de tosco leño para modelar ciertos 
objetos de uso doméstico, más bien de ornamentación que de práctica 
utilización. 

Algunos años después viene a Pando, continuando siempre la 
carrera comercial..., pero preciso es decirlo, no siente por ella ninguna 



86 


CARLOS SEIJO 


vocación... y es así que mientras sus compañeros de oficio se ocupa- 
ban en trocar piezas de lienzo y metros de brin por oro fino y reluciente, 
se entregaba a la tarea de deshacer cajones vacíos de la propia tienda 
para extraerles las tablas, que luego de cepilladas y pulidas, transformaba 
de inmediato en capiteles, triglifos, columnas, fustes metopas y 
cornizones, que luego destruía y reconstruía muchas veces hasta con- 
seguir para su obra, cierta expresión artística en la que fuera impreso 
algún rudimento de orden escultural. Así hizo Veiga sin mayores 
dispendios su auto aprendizaje... 

Pero un buen día surge en su cerebro calenturiento una idea ge- 
nial que le obsesiona hasta lo inverosímil; se’ le ocurre construir un gran 
altar, de características tan extraordinarias como él sólo había entrevis- 
to .alguna vez mal diseñado en los sueños fantásticos de su febril imagi- 
nación. 

La empresa es árdua y erizada de dificultades enormes, pero es 
inquebrantable su tenacidad e irrevocable su resolución. 

No tiene herramientas para labrar las esculturas, pero el tiene in- 
genio y él se las fabricará; tampoco posee planos para la dirección de la 
obra, pero él, que aprendió solo a dibujar, se los sabrá construir, y al 
cabo de ocho años de ininterrumpida labor; dió término a un suntuoso 
retablo, digno de figurar en una lámina de Doré... 

Encauzada resueltamente su vocación por el arte, abandona defi- 
nitivamente el comercio... Firme en este punto, aborda y termina dos 
altares más, una para la iglesia de Pando y otro para la de Santa Lucía; 
después construye muebles, que si como espresión de arte pueden con- 
siderarse una maravilla, carecen en cambio de esenciales condiciones 
de práctica utilidad; muebles en maderas finas, regulares y ordinarias en 
cantidad tal, que van llenando todos los espacios libres de su reducido 
taller; pues su dueño no quiere desprenderse de ellos de ninguna mane- 
ra, ni por ningún valor... La pasión que siente por el arte no reconoce 
fronteras; dibuja a su libre albedrío por inextinguible anhelo de trabajar; 
crea sus obras y crea su técnica, si es que a la técnica puede imprimírsele 
característica personal, pues él no tuvo maestros nunca ni nunca puso 
sus plantas en ajeno taller; pinta cuadros y acuarelas por centenares, de 
todas clases, órdenes, dimensiones; sobre lienzos, cartones, papeles y 
tablas, y en cuanto objeto empastable encuentra a mano; pero jamás 
expone nada en público, ni mucho menos en ningún momento pretende 
vender» 


0 



MALDONADO Y SU REQION 


87 


Ahora pasaremos a dar también, respecto al altar mayor, los deta- 
lles publicados por el P. Antonio María, de Montevideo, capuchino, (1 37) 
hoy arzobispo del Uruguay, Monseñor Barbieri. 

«El altar mayor tiene una historia curiosa e interesante. Una vez 
terminado el Templo se pensó dotarlo de uno conveniente. 

De acuerdo con la Junta Administrativa, se aprobó uno de los tres 
planos presentados, y llamando a licitación para su ejecución se convi- 
no, - por creerlo más conveniente, - en aceptar el presupuesto presen- 
tado por los constructores contratistas del Templo, quienes debían ha- 
cerlo construir en Montevideo. 

Llegó después de un tiempo el Altar tan esperado por los feligre- 
ses; pero cual sería el desencanto de todos al darse cuenta de que por 
lo que se podía apreciar al través del embalaje, era usado y viejo, y que 
en modo alguno podría responder a las exigencias de la población! 

La nueva Junta Administrativa, electa en el año 1888, pareció es- 
tar en connivencia con los empresarios; y lejos de fiscalizar la obra, la 
aceptó sin más trámites. El pueblo, indignado, quiso sacar los cajones y 
entregarlos a las llamas en plena plaza pública. Entonces la Junta ence- 
rró el Altar en la Iglesia y lo hizo colocar en su sitio, pensando que, una 
vez colocado, el pueblo quedaría más o menos satisfecho y aprobaría 
de buen o mal grado la obra; Pero no fue así. 

Abiertas las puertas del Templo, el público pudo apreciar mejor el 
engaño, al contemplar el viejo Altar apolillado, taponado malamente con 
masilla, y cuya pintura descascarada ofrecía un aspecto deplorable; 

Los descontentos iban en aumento, y tomaban un cariz poco hala- 
güeño. Pero una feliz ¡dea calmó la tormenta. 

Se decidió colocarlo en una de las capillas, del crucero, y pedir al 
Superior Gobierno, la entrega de un artístico Altar mayor que estaba 
depositado en la Aduana de Montevideo, obra del escultor Don Antonio 
Veiga, vecino del pueblo de Pando. Este señor, verdadero artista de 
escultura en madera, por su cuenta y riesgo y sin más propósito que el 
de trabajar en su arte favorito, desde algún tiempo había construido un 
Altar que él mismo proyectara. 

Compraba los materiales con sus ahorros; pero como estos eran 
exiguos hubo de suspender la obra empezada con tanto cariño. 

El general Santos, presidente de la República, visitando en cierta 
ocasión el entonces pueblo de Pando, había tenido oportunidad de ver y 
apreciar el valor artístico de los primeros trabajos; y sabiendo que éstos 


(137) P. Antonio María de Montevideo. Capuchino. Los Capuchinos genoveses en el 
Rio de la Plata. Montevideo 1933 



CARLOS SE1JO 


88 

habían sido abandonados por falta de recursos, él mismo se los proveyó 
al artista, quien pudo terminar la obra». 

En el año 1 882 fue llevado el altar a Buenos Aires, a la Exposición 
Continental, donde obtuvo dos premios. (138). (Fig. 29) 

«Devuelto a Montevideo quedó en la aduana abandonado durante 
8 años, al término de los cuales el Director de la Aduana, don Enrique 
Gradin, ordenó fuera vendido en subasta pública para el pago de los 
derechos de almacenaje. 

«Pero el Sr. Veiga se apersonó al rematador Sr. José Gomensoro, 
haciéndole notar que el Altar estaba sin gravamen, porque lo había do- 
nado al General Santos. En tal estado estaban las cosas, cuando por 
intermedio del Sr Gorlero, del Jefe Político del Departamento de Maído- 
nado, Sr. Elias L. Devincenzi, del diputado por Maldonado Sr. Granada y 
del Sr. Francisco E. Martínez, se obtuvo del Presidente Tajes, que el 
Altar fuera donado para la Iglesia de Maldonado. Se le trasladó a la adua- 
na de Punta del Este, donde permaneció aún cinco años. 

Continúa el Sr. Usabiaga: «Habiéndose llamado a licitación públi- 
ca para armar dicho monumento, el pobre Veiga no pudo tener siquiera 
la satisfacción de alcanzar a ésta». 

Su propuesta, aunque muy ventajosa, había llegado tarde... El con- 
trato celebrado por Veiga con el propio ganador de aquélla habla 
elocuentemente de la única remuneración que obtuvo por armar nueva- 
mente su retablo, juzgado por el fino espíritu crítico de Samuel Blixen, 
«como el más artístico quizás de todos los que se exhiben en Sud Amé- 
rica...» 


(138) Algunos meses antes, «La Liga Industrial » de Montevideo, se dirigía al director 
da la Escuela de Artes y Oficios para que enviase a Pando - al taller de Veiga • peritos 
a examinar el altar. Para lo cual comisionaron al maestro de escultura en madera, 
Sealfí. En el mes de Febrero, con anterioridad a la apertura de la exposición, Veiga 
hace cargar el altar en Montevideo en un pailebot de guerra, el « Orine » ; y vease lo 
que le escribía a su esposa Juana Bemadet de Veiga: « Embarque por cierto fuá este 
contra todo el torrente de mi voluntad, por no tener el buque la capacidad suficiente 
para colocarle debajo de cubierta, teniendo que ser victima de la intemperie; puesto 
que en este momento que escribo, todavía se halla a bordo, con el peligro que de un 
momento a otro pueda desencadenarse alguna tormenta y poner en serios apuros al 
altar, que por muchos años yacía en el olvido. Hoy al menos sale a tomar los buenos 
aires, despertando del letargo en que estaba.» 

Despuós le decía desde Buenos Aires: «Tengo hasta hoy 2 días y medio de trabajo en 
armar el altar. He tenido que abrir de nuevo, mas al centro del pabellón, para que 
alcance su altura.» 

Y en Abril 28 daba la noticia definitiva de estar terminando de armar 


(Datos del Sr. Román Usabiaga). 



MALDONADO Y SU REGION 


89 


Sabemos aquí que el altar de Pando ocupa el sitial de honor de la 
nave principal, y según la opinión de personas capacitadas para juzgar- 
lo, en nada desmerece del ejemplar que se exhibe en la ciudad de Mal- 
donado. 

En cuanto al de Santa Lucía, aunque es también de mérito, no 
parece sin embargo reunir los valores artísticos de los dos anteriormen- 
te citados. 

En el archivo parroquial de Pando figuran el auto-retrato al óleo de 
Veiga y un diploma con la medalla de plata otorgada como primer premio 
en la Exposición Continental Argentina, por el altar. 



Fig. 29 El Altar Mayor 


Ambos objetos les fueron donados por los allegados al artista, fa- 
milias de Usabiaga, Bernadet y Gutiérrez Bernadet. 

El 28 de Febrero de 1 894 Veiga firma un contrato con Pedro Decaux 
para colocar el altar mayor de madera esculpida ... reponiéndole las 
molduras y los ornatos deteriorados que falten. Reducir la base para que 
pudiera ser contenido en su sitio, sin desmérito artístico (15 m. de altura 
por 9 de ancho). Darle dos manos de goma laca al aguardiente, tres de 
pintura al óleo, mutando diversos mármoles y por último una de barniz. 

Pero antes de esto tiene que «demoler los dos altares de material 
que se hallaban colocados a ambos lados del crucero... Trasladar el de 
madera que entonces estaba situado en el presbiterio, para el costado 
izquierdo del mismo cruce 

Retirar el altar mayor de la iglesia antigua, en ejercicio, para el 


90 


CARLOS SE1JO 


nuevo templo, y colocarle en la parte del crucero, opuesto al antes cite 
do. 

El precio estipulado por ese ímprobo trabajo, poniendo Veiga te 
dos los materiales necesarios fue el de 1 ,300 pesos; y tenía que se 
terminado dentro de los seis meses. Por lo tanto, empezóse el I - d< 
Marzo de 1 894. 

Transcurridos más de tres lustros, ¡ cuánta amargura debió habe 
experimentado Veiga al ver tan mal recompensada su labor artística, po 
la que luchara tantos años para poderla llevar a término!» 


Primeras Plantaciones 


Para la conservación de los montes naturales, Rafael Pérez del 
Puerto se dirige por nota en fecha 23 de Febrero de 1 794 a Manuel Pereira 
de Sosa, juez y vecino del partido del Paso de los Hornos, previniéndole 
que no permitiera a persona alguna, cortar en el monte que forma el 
arroyo de Maldonado, madera, varazón, ni leña sin orden suya. (139) 
En cuanto a esta última podía concedérsele prudentemente a las 
personas necesitadas, señalándoles el paraje y la calidad de árboles 
que podrían utilizar; y también que se mantuviera esa misma prohibición 
«desde el paso de la arena basta la punta de la sierra. (140) 

A los pocos meses, aquél en otro edicto «hacía observar» que en 
el plantío de arboledas en el distrito de Maldonado y San Carlos, se no- 
taba mucho descuido y la falta de ellos. 

«Se recomendaba a todos los que poseyeran tierras, chácaras y 
estancias, que procuraran verificar dichos plantíos. (141) 

Algunos de los primitivos colonos a quienes les fueron concedidas 
pequeñas chácaras, en el rincón de San Rafael, ejido de la ciudad, ade- 
más ,de plantar cereales, se dedicaron a formar montes de árboles fru- 
tales de variadas especies. 

(139) Pereyra de Sosa era dueño allí de una « suerte de chacra, que confinaba con el 
arroyo de Maldonado y en cuya costa tenía plantados árboles de varías clases, tal 
como fuera ordenado en general .» 

Ocho años más tarde, su autoridad al no ser respetada, quejóse al virrey, de los malos 
vecinos - quienes cada vez que ausentábase de su casa - aprovechaban para ir a 
cortarte la arboleda; sobre todo aquella que resguardaba a los sembrados, y por lo 
tanto suplicaba protección. 

(140) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269, pág. 209. 

(141) Ibid. Libro 270, pág. 182. 



MALDONADO Y SU REQIOn 


91 


Se tenía noticia, por ejemplo, de uno de ellos llamado Martin 
Pascual, que en ese paraje -formado por «el arroyo de la Barra de Mal- 
donado, el mar y un arroyito» poseía una extensión de tres cuadras de 
frente al N. y diez de fondo al S. 

Según inventario hecho en el mismo año antes citado, de 1 794, ya 
poseía lo siguiente: «419 manzanos, 130 .árboles que no dan fruto, 248 
id. ingertados del año anterior, 388 id. de este año, 1 398 durazneros, 954 
membrilleros que dan fruta, 250 id. que no dan fruta, 51 1 estacas de 
membrillo plantadas ,este año, 6 limoneros que no dan fruto, 50 pies de 
parra, 16 granados, 9 nogales chicos, 4 olivos frutales, 31 estacas de 
olivos plantados este año, 10 olivos chicos que no dan fruto, 100 tunas 
de Castilla, 1 cuadra de cañaveral, sauces, 36 higueras.» (142) 

Calculando por el tiempo que se necesita para verlos desarrolla- 
dos, tal como se expresa: «4 olivos frutales», ese colono debió subsistir 
desde la fundación de Maldonado. Creemos así, porque en 1784, al 
procederse a elegir las primeras autoridades de su Ayuntamiento, entre 
los regidores, como candidato, ya figuraba Martin Pascual. 

Casos semejantes habría muy pocos, puesto que con intención 
de fomentar esas mismas plantaciones, se les había dirigido a las auto- 
ridades de las diversas secciones del departamento, la circular siguien- 
te: 

«Pasará Vmd. aviso a todos los vecinos y habitantes de su partido 
que tengan terrenos suyos , que con arreglo a la orden que se les tiene 
comunicado anteriormente, y subsiste en poder de Vmd. para que plan- 
ten la cantidad de arboleda que. se les tiene ordenado: 10 verifiquen en 
la menor escusa y en su defecto serán competidos y excluidos de los 
terrenos que poseen. 

Maldonado 13 de Agosto de 1796.» (143) 

Ahora bien, véase el resultado de la labor antes citada de Martin 
Pascual durante 25 años, con motivo de su fallecimiento y repartición de 
bienes, en que figuraban: «4.000 árboles tasados a 3 ps. cada uno. Los 
membrillales y sauzales 2.000 Ps.» 

Es justo que al tratar de este asunto, recordemos a «aquel ex- 
traordinario hombre progresista que se llamó Francisco Aguilar, personi- 
ficación verdadera e imperecedera en nuestra tierra, del «Caballero de 
la Civilización.» (144) 


(142) Juzgado L. Departamental de Maldonado. Exp. N. s 4, L. P. Año 1794. 

(143) Ibid. Exp. N s 104. L. C. Año 1796. 

(144) Roberto Magallanes. Suplemento de «El Día.» Montevideo. N g 378. 



92 


CARLOS SEIJO 


De la biografía publicada por Isidoro De María entresacamos loi 
párrafos que van a continuación: 

«El año 1810 arribó a este país.... Va a Maldonado en Enero de 
1811. Ve allí hermosos campos, aguadas, puerto, islas y ramos de in- 
dustria que prometen. Estudia la localidad, se encanta de ella y resuelve 
fijarse en aquel punto... Aguilar compra tierras y con sus pocos colonos 
se dedica a la agricultura, viviendo un tiempo de sus productos- 

introdujo al país, plantas, semillas y animales de Europa... 

La primera plantación de tabaco que se hizo, y aún creemos que la 
de la papa así como la del pino... 

El cultivo de la viña en grande escala, fue uno de sus propósitos, y 
con esa idea denunció tierras en el Rincón de Pan de Azúcar.... 

En relación con don Bemardino Rivadavia, cuando la ingratitud de 
sus compatriotas le cerró en 1834 las puertas de la patria y vino a esta- 
blecerse en la Colonia, obtuvo del ilustre asilado una colección de .semi- 
llas salvadas de las ricas colecciones de plantas y semillas que trajo 
consigo de Europa. 

Aguilar las utilizó con el interés proverbial que tenía por la riqueza 
agrícola. 

En una carta que el 4 de Mayo de 1 839 le dirige a Gabriel A. Pereyra 
entre otros informes le comunica: «Los gusanos de seda que he traído a 
Maldonado y que dan expléndido aumento y un resultado como no era 
de esperarse; las plantas de Olivo, los pinos que he hecho venir de Eu- 
ropa, los instrumentos agrícolas.. . Las plantaciones que estoy haciendo 
y las que he realizado, son inmensas; y si la paz no es alterada... va la 
República a tener en Maldonado un centro de verdaderos adelantos y 
progresos; y sená el departamento mas floreciente. 

Tengo tanto que hacer aquí, son tantos los proyectos que pienso 
realizar, que... voy a tener la dicha de dotar a mi patria (adoptiva) de 
muchas industrias; fuentes de riquezas...» (145) 

Cuando Augusto de Saint Hilaire, 1 9 años antes estuvo en Maldo- 
nado, cuenta que «Comerciantes y agricultores eran los que lo habita- 
ban. 

En las proximidades se cultiva mucho trigo. Las tierras son tan 
buenas como para dispensarlas del abono, y a pesar de ello puede sem- 
brarse trigo cuatro años seguidos sin dejarlas descansar. 

Las pasturas de los alrededores son excelentes y los ganados 


(145) Papeles de Gabriel A. Pereyra. Archivo G. de la Nación. Montevideo t II Dáa 
140. 

(146) Datos debidos a la gentileza del Dr. Buenaventura Caviglia. 



MALDONADO Y SU REGION 


93 


mucho más hermosos que entre Río Grande y Santa Teresa. 

Pasé delante de trigales sin cerco y me sorprendió no estuvieran 
comidos por el ganado. He aquí cuanto se me dijo al respecto. 

Los pobres que no disponen de esclavos no zanjean el perímetro 
de sus campos; pero de día y de noche realizan de tiempo en tiempo 
rondas para apartar a los animales, y de ese modo salvan sus cose- 
chas.» (146) 

Habría más orden en esa fecha, porque según un documento de 
1786, el alcalde ordinario de Maldonado, para evitar las, desavenencias 
y perjuicios entre los labradores y los criadores de ganado, convocaron 
a todos los vecinos de más experiencia, resolviéndose que dentro del 
ejido, las quintas debían estar cercadas «con siete cuartas de alto y el 
ancho correspondiente.» Si algún animal suelto causara algún daño, su 
dueño lo abonaría según tasación de los peritos. 

En cuanto a las chácaras, no debía subsistir en ellas cría de ani- 
males, y sólo se permitiría los necesarios para la labranza v servicio de 
cada individuo. 

Con la obligación que de noche debían encerrarlos o tenerlos ata- 
dos. (147) 

El cercado a que se hace referencia, estaba constituido por la zanja 
indicada. Próximo a su borde interno se acostumbraba a plantar gene- 
ralmente, pitas, tunas, etc. 

A pesar de los edictos y reglamentaciones, no se concluía con 
esto; pues el año 1801 se informaba: «Son tantas las quejas de los indi- 
viduos cosecheros del Partido de los Ceibos, sobre el cúmulo de gana- 
dos que mantienen muchos entre los sembrados, que unos y otros es- 
tán en una guerra viva, que a los alcaldes de esta ciudad (Maldonado) lo 
mas del año le privan estos el tiempo oyendo quejas... Igual caso suce- 
de con los que siembran inmediatos a la ciudad y quinteros, con la mu- 
cha animalada que hay en el egido de la población.» 

Todo cuanto relatamos se terminó por fin, aunque tarde, allá por el 
año 1 876, cuando el alambrado (1 48) vino a sustituir aquella engorrosa y 
problemática defensa. 

Y fue desde entonces que no se habló más, de bueyes perdidos. 

En 1869, Manuel Montaño, en nombre de una sociedad, denunció y 
pretendía se le vendieran los terrenos dentro del perímetro comprendido 
desde la barra, del arroyo de Maldonado, siguiendo por la costa de la 

(147) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269, pág. 79. 

(148) El alambre de la parte superior tenía unos 8 mm. Los demás eran más delgados 
y se sujetaban a los postes con grampas. El espesor del primero era necesario, por- 
que el ganado, desconociéndole, no le trozaba al toparle. 



94 


CARLOS SEIJO 


playa de San Rafael hasta la Punta del Este. Desde este punto, siguien 
do la playa, una legua hasta el interior del puerto; y desde allí una líne< 
recta que concluya en la margen derecha del citado arroyo, a la altura de 

una legua, línea recta de su barra. 

El Sup. Gob. admitió la compra y que se procediera a la mensura 
Se proponía el Sr. Montaño hacer adelantos tales que levantarían 
esa localidad de la lamentable postración en que se encontraba. 

No se hizo nada, quedando todo en el mismo estado. 


0 


En Maldonado era alarmante la rapidez con que las arenas se ex- 
tendían sobre los terrenos que la circundaban, haciendo desaparecer 
las tierras fértiles destinables a la labranza. Véase por ejemplo a cuan 
breve distancia llegaban de la propiedad de Mister Burnett. (Fig. 30). 
Hacia el E. S. y O. semejaba todo ello a un pequeño desierto africano. 

Hasta en las mismas calles penetraba formando médanos, como 
ser el que había en la calle 18 de Julio a la altura de la casa habitación 
del juez de paz Fernando A. Plá; haciendo inaccesible el tránsito para 
todo vehículo. 

Según resulta, la lucha contra las arenas se inició entre los años 
1876 y 1877, por dos italianos, oriundos de, Toscana, José Allegrini y 
José Rosso, que fueron los primeros que se aventuraron a formar agru- 
paciones en gran escala de «eucatiptus globulus»,. (149). De éstos, - 
después 25 años - se encontraban ejemplares entre 30 y 35 metros de 
altura, por 2 metros 50 c. a 3 metros de circunferencia, según lo atesti- 
gua en esa época el periódico «La Propaganda» de San Carlos. La 
chácara era conocida entonces por «Los Toscanos» y después, por 
«La Loma» de Gorlero. 

En 1880 se trató de establecer una colonia agrícola en el Rincón 
de San Rafael, llamada «La Femandina», para familias de labradores; 
pero quedó en proyecto. 

El área era dividida en chácaras de 30 cuadras a 1 80 $ y no entra- 
ban los terrenos ocupados por los médanos y bañados. 

(149) De María en «Montevideo Antiguo», dice que: «En 1852, un ingles trajo del Cabo 
de Buena Esperanza un poco de semilla para Don Tomás Tomkinson. Este la dió a 
Margat para que la plantase y se quedase con la mitad de las plantas que saliesen. 
Crecieron bastantes y se hizo el reparto, de manera que estos fueron los primeros 
eucaliptos que nacieron en el país. 



MALDOMADO Y SU REGION 


95 


Pero después de haber transcurrido tres décadas, el panorama 
había cambiado. 

Véase lo que Orestes Araújo escribía en 1912: «En el Rincón de 
San Rafael existe la proyectada colonia «Francisco Aguilar», de la que 
buena parte han hecho presa las arenas que avanzan de una manera 
notable por aquel costado, amenazando convertir en un estéril Sahara 
las fértiles tierras de la colonia, si no se detiene su avance por los me- 
dios que aconseja la experiencia de otros países donde se producía 
análoga invasión.» 



Fig. 30 Chalet de Burnett 


En 1888 coincidió que una empresa extranjera establecida con 
una pesquería en la Punta del Este, había solicitado permiso del gobier- 
no para servirse de la isla Gorriti, construyendo un muelle, galpones y 
hacer plantíos. 

Para empezar, manda formar un almácigo de pinos marítimos que 
fue lo único subsistente, pues las demás mejoras quedaron en proyecto. 

Poco después, es decir, a principios de 1 890, a causa del perjuicio 
que aquella aparejara a los arrendatarios de la Isla de Lobos, por un 
decreto, la empresa se vio interrumpida en sus tareas y por consiguien- 
te arruinada. 

Fue cuando el Sr. Enrique H. Burnett, cónsul inglés establecido en 
Maldonado, tuvo la sublime idea de hacerse del precitado almácigo y 
con él iniciar las primeras plantaciones en una extensión de seis y media 
hectáreas. Eran 500 pinos. 

Veamos ahora las vicisitudes experimentadas a ese respecto. 

«Dicho terreno era tan arenoso, que las dunas movedizas llega- 
ban hasta unos doscientos cuarenta metros de la plaza principal. 

El propietario empezó a nivelarlo antes de comenzar la plantación: 



96 


CARLOS SEIJO 


error lamentable que se vino a notar más tarde, cuando el viento volvió a 
acumular los médanos, enterrando unas veces los arbolitos y otras arra- 
sándolos completamente. 

Esta lucha incesante contra el viento y la calidad del terreno, que 
malograba la plantación en un porcentaje muy elevado, la sostuvo el Sr. 
Burnett con una perseverancia y única voluntad inquebrantables, pro- 
pias de su raza, la sajona, por espacio de cinco largos años; al fin de los 
cuales cuando ya pensaba desistir de tan ardua tarea, los 
sobrevivientes.. ..habían conseguido arraigar y levantar sus copas, cada 
vez más arriba. 

Este primer éxito de la perseverancia contra los elementos adver- 
sos fue para el propietario un verdadero aliciente; así prosiguió su obra 
sin desmayos, logrando mejorar la plantación por haber adquirido más 
práctica y aprovechando el abrigo que los arbolitos ya arraigados ofre- 
cían a los nuevos.» (150) 

En 1889 Fructuoso Machado en representación de la «¡Sociedad 
Balnearia y de Colonización», entre otras cosas, promete a su vez efec- 
tuar grandes plantíos de árboles y plantas para fijar las dunas en aquella 
costa atlántica. 

Un año más, y Alcides de María se presenta también en nombre 
del directorio de la sociedad anónima «La Forestal Colonizadora Uru- 
guaya»; ofreciendo comprar los terrenos de labranza que existían en el 
Rincón de San Rafael, a razón de 5 $ la hectárea y plantar bosques. 

También una avenida para el tránsito de toda clase de vehículos 
desde Maldonado a la Punta del Este, de 20 metros de ancho entre dos 
hileras de encaliptus; y un tranvía. Como la otra sociedad, se compro- 
mete lo mismo a plantar y sostener por su cuenta una escuela práctica 
de agricultura para treinta alumnos internos. 

Después de esto Leopoldo Lippmann solicita colonizar las tierras 
fiscales conocidas por «Colonia San Rafael.» 

El 1 2 de Abril de 1 91 6 Burnett al festejar las bodas de plata de sus 
plantíos de pinos, recibió una medalla de oro del municipio de Maldona- 
do. 

Pertenecía a la tripulación de la fragata inglesa «Bombay» que el 
14 de Diciembre de 1 864 se incendió próximo a Punta Carretas, y desde 
entonces se radicó en Maldonado. (Fig. 31) Perecieron 180 hombres de 
740 que tenía. 

Habiendo fallecido en esta localidad, Ramiro de las Carreras en 
1880; quien desempeñara durante 20 años el consulado inglés, comisio 


(150) Edmundo Pargas. «El Combate.» Maldonado. Abril 9 de 1914. 



MALDONADO Y SU REGION 


97 


nado del de Francia y agente de España, aquel lo sustituye para el pri- 
mero de dichos cargos, y perdura ocupándolo hasta su fallecimiento en 
1927. 

Su hijo Enrique continuó haciendo la propaganda del árbol, pues al 
adquirir 70 hs. más de tierra con parte de médanos, fueron cubiertas 
totalmente de pinos. Aproximadamente unos 80.000, con un éxito ase- 
gurado de 60.000 prendidos. 

En 1 922, en el día del árbol, recibió una medalla de plata en home- 
naje a su patriótica labor. 

Catorce años después, un pavoroso incendio ocurría destruyendo 
parte del bosque. En 1 914 la Intendencia Municipal de Maldonado, ven- 
día a 1 ,2 $ el millar de plantas de pinos. 

En 1 91 8 el Depto. N. de Ganadería y Agricultura, ya había solicita- 
do a los Estados Unidos, por intermedio del cónsul de Nueva York, To- 
más Eddy, semillas del «Australian Salt Bush», arbusto que diera un 
excelente resultado para detener la arena voladora de las playas maríti- 
mas. 



Fig. 31 Enrique H. Bumett 


Se destinaban para los departamentos de Maldonado y Rocha; 
pero ignoramos si ellas fueron recibidas y plantadas. 

Pasaron once años y dado el informe presentado sobre los bos- 
ques de Maldonado, desde su período inicial, por Arturo , Arechavaleta y 
Ricardo Regules, hacíase notar que era necesario haber, visitado aque- 


98 


CARLOS SEIJO 


lia región sólo tres lustros antes para poderse apreciar la transforma- 
ción, en tan breve plazo, de los médanos hasta entonces ocultos, que 
circundaban la ciudad en boscajes tupidos de variadas esencias. Pare- 
ciendo colocados como centinelas avanzados sobre la costa, encarga- 
dos de detener las arenas. 

La chácara de Manuel Gorlero estaba constituida casi ex- 
clusivamente por agrupaciones de eucaliptus, y Bumett plantando miles 
de pinos para conseguir centenas triunfó al fin. 

Volviendo a los informes suministrados por Pargas en esa época, 
«el bosque de pinos se extendía sobre un campo de 22 hectáreas, plan- 
tadas a diversas distancias desde un metro a cuatro entre las filas. 

El beneficio que este bosque había prestado a Maldonado era 
invalorable, bastaba una ligera inspección ocular para darse cuenta del 
peligro en que se encontraba la ciudad; (Fig. 32) y en ese entonces, 
tanto los terrenos comprendidos entre esta y el pinar, como los que se 
hallaban debajo de él estaban completamente afirmados.» 



Fig. 32 El Invasor 

El Bosque Municipal de Maldonado se debe a la iniciativa de 
Estanislao González, que fue presidente de la J. E. A. durante la admi- 
nistración jefaturial del coronel Juan José Muñoz en los años 1897 - 
1903, y abarca 140 hectáreas. 

En 1906 se hizo el parcelamiento de los terrenos entre la propie- 
dad de Ambrosio Gómez y la Punta del Este, formando fracciones de un 
área casi uniforme de 3 hectáreas. 




MALDONADO Y SU REGION 


99 


Tres años más tarde ya se habían hecho plantíos en ellas. (151). 
También contábase con «los Pinares... del Balneario - Solís, los del se- 
ñor Alonso Pérez... Starost, Gurruchaga, Lamas, Herrera Vegas, Sienra 
y Carranza, Seijo, Giot... Jaureguiberry, Costa y otros.... 

Por su parte cabe señalar la acción de la Sección Forestal de la 
Dirección de Agronomía, de la Dirección de Vialidad, de la Junta e Inten- 
dencia Municipal, Escuela Industrial, a las que se agregan el Liceo y 
Sociedad de Fomento de Maldonado.» (1 52) 

La presidencia de la H. Asamblea General, le otorgó a Antonio 
Lussich en 1910, un premio de diez mil pesos y una medalla de oro de 
primera clase, por sus plantaciones de Punta Ballena que databan del 
1896. 

De estas, veinte años más tarde, contaba con 900 hectáreas. 

A todo lo largo de la costa, con breves treguas se alinean los mon- 
tes. Más de 4.000 hectáreas cubiertas ya de frondosa vegetación. 


Expediciones Exploradoras y Científicas 


Desde el principio de la conquista las hubieron siempre pero tan 
solo con el fin de visitar regiones desconocidas. 

Siendo tiempos turbulentos y de lucha, la gente se preocupaba de 
otros asuntos. 

Citaremos una que tuvo lugar cuando el gobernador de Buenos 
Aires, el año 1673 deseando tener un detalle del puerto de Maldonado y 
sus inmediaciones, comisiona al capitán Miguel de Arpide, quien a su 
vez manda a uno de su séquito, Antonio Roxo, en compañía de varios 
soldados para internarse en esta comarca. 

Así lo hace. «De retorno y ya todos a bordo, relató que habiéndose 

(151) Juan Hoppe 9.417, pinos marítimos, Eduardo Gould 7.151, Enrique H. Burnett 
1.000, Domingo Veracierto 1.000, Eduardo Acevedo 1.167, Enrique Bu metí 4.000, 
Daniel García Acevedo 2.000, Américo Ricaldoni 1.100. , Frank Hugues 1.000, Eduar- 
do Cooper 1.300, Jorge Cooper 1.300, M. F. Izquierdo 12.000, G. J. Núñez 4.730, 
Alfredo M. Ortiz 3.000, Sociedad Balnearia 3.860, Ramón Leiguarda 2.368, G. Spoledin 
2.200, Juan Delfino 2.514, Felipe Delfino 3.700 y Esteban Bocone en plantación. 
Véase Apéndice N s 17. 

(152) Ernesto Villegas Suárez. Exaltación del árbol y sus plantadores. Montevideo. 
1939, pág. 15 




100 


CARLOS SEIJO 


encaminado hacia el norte, (153) a la distancia de dos leguas, hallaron 
cantidades de ganado vacuno y otros animales silvestres. 

Al mismo tiempo descubrieron un río (154) que corría de Oeste a 
Este, al parecer muy caudaloso, que desembocaba en el mar distante 
unas tres leguas y desde donde se veían las rompientes. 

En un cerro alto (155) que podía distinguirse desde el puerto de 
Maldonado,. se encontraron con dos piedras sueltas puestas con arte 
por la mano del hombre ; mirando una al Este y la otra al Norte. 

Desde el citado cerro, y en todo aquel distrito, hasta donde abar- 
caba la vista, se percibían muchos montes de madera y leña; y la tierra 
parecía muy fructífera. 

Al no encontrar piedra para hacer cal o yeso, volvieron a la costa, 
dando por terminada su misión.» (1 56) 

A poca distancia, en El Sauce, hallábase gran cantidad de ella, de 
color azulado, donde se estableció después durante largo tiempo la ca- 
lera, propiedad del rey, que aún se continúa explotando y rinde más del 
94%. 

La de Pan de Azúcar es de color blanquecino -da entre 96 y 98 % 
y de todos los departamentos el de Maldonado es el que posee mejores 
canteras de piedra cal. 

En el año 1715, Toller (157) emprendió viaje en la «Warnic du 
Plemue» y al detenerse en nuestras costas del Este, se dedicó con es- 
pecial atención al estudio de la flora y fauna de las Islas de Lobos y 
Flores. 

No eran únicamente los particulares que tal hicieran como se verá 
por los documentos que van a continuación, sino también el gobierno de 
las provincias, así como el rey, demostraban gran interés por coleccio- 
nar toda variedad de objetos que pudieran ser de utilidad para los mu- 
seos de la metrópoli. 

Afines del 1750, desde Buenos .Aires, el gobernador Andonaegui 
le remitía a aquel «un páxaro nombrado porú o grijo y un animalito muy 
raro parecido al hurón.» Cinco años después, desde el mismo punto, 
eran tres especies de animales adquiridos «por su extrañeza y hermo- 

(153) El camino que conduce a San Carlos. 

(154) El arroyo de Maldonado, y las rompientes de la barra del mismo. 

(155) Debió referirse al Cerro Cortés. 

(156) Carlos Correa Luna. Campana del Brasil. Buenos Aires. 1931, t. I, pág. 52. 

(157) José Torre Revello... cita un manuscrito inventariado bajo el N g 3.039 existente, 
en la Biblioteca Nacional de Madrid... Se titula: «The History oía voyage to the Riverof 
Píate etc. Buenos Aires From England. Anno 1715 by William Toller.» Agrega Torre 
que el diario es muy curioso por los dibujos hechos en esta « parte del escrito, a pluma 
y en colores...». 



MALDOMADO Y SU REGION 


101 


sura.» 

El 15 de Diciembre de 1768 los cabildantes de Montevideo se re- 
unieron presididos por el coronel Don Agustín de la Rosa Queijo del 
Llano y Cienfuegos, quien expuso la orden comnnicada por el goberna- 
dor y capitán general de estas provincias «para q.e en esta Ciud. y su 
Jurisdicción se soliciten y recojan las Curiosidades q.e en ella produsca 
la naturaleza en mar y tierra; muestras de minerales; abes Pequeñas de 
buénos Colores, y algunas particularidades; peces raros; Animales 
Quadrúpedos; Muestras de maderas en palo de una tercia de largo; con 
Expresión de sus nombres, Fruto, Semilla, Gomas, Petrificaziones. de 
maderas, conchas u otras especies. 

Y otra qualesqra. Curiosidad o rareza todo pa. remitir al Sor. Prín- 
cipe de Asturias, pa. que se coloquen en Gavinete de Historia Natural; 
de cuyas curiosidades expresadas dejó el dho. Sor. Govor. una copia 
por escrito... pa. qe. conseguidas que sean con el esmero posible se 
remitan... en la forma que se expresa en la dha. Copia...» (158) 

En 1783 habían dado aviso, para que recogieran árboles y plantas 
especiales que en cumplimiento de la Real Orden debían enviarse a 
España. 

En 1786; le encargaban también al gobernador de Montevideo D. 
Francisco de Paula Sanz que mandara hacer acopio de plantas medici- 
nales, con preferencia de Calaguala (1 59) y la yerba conocida por Cabe - 
llos de Angel. (160) 

Respecto a esta, según «una Real orden se pide este específico 
para la Rl. Botica», por las virtudes que se le atribuían. 

Se respondió que se cuidaría de hacerla recoger en tiempo opor- 
tuno y entregar al ministro de real hacienda para su envió. 

En otra ocasión remitieron también a España dos bolsas de la pri- 
mera y otra de Canchalagua, (161) pesando en total 32 libras. (162) 

Cabrer en su «Diario», anotó que en las inmediaciones de Maído- 
nado se encontraba el Bejuquillo, la Calaguala, la Contra-yerba, la Onosis, 


(158) Actas del Cabildo. Revista del Arch. General de la Nación. Montevideo, t. VIII, 
pag. 48. 

(159) Polysticum adianteforme (Forst) J M. Las semillas, sudoríficas y el cocimiento de 
las raíces, diurético. Para disipar las apostemas en poco tiempo. 

(160) Clematis Hilaru. Spreng. Sus hojas y flores poseen propiedades rubefacientes. 
Machacadas en forma de cataplasma se aplican sobre la piel, en el reumatismo articu- 
lar. 

(161) Sisyrínchum palmifolium. L Depurativa y diaforética. Combate los males de la 
garganta. 

(162) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 142, carp. 10 doc. 40. 



102 


CARLOS SEIJO 


el Tenegreco, la Galanga, el Quinquefolio, el Giaciolo, la Centaura y el 
Lilimcombalicum,. yerbas todas medicinales muy conocidas. (163) 

En 1787, el gobernador intendente del Paraguay daba cuenta de 
las materias petrificadas que habían sido encontradas en las márgenes 
del Río Paraná y de otras curiosidades de interes para la historia Natu- 
ral. 

Más tarde era el de «un animal corpulento y desconocido, inclu- 
yendo un diseño de su esqueleto. (Debe ser el llamado Megaterio que 
existe en los museos de Madrid.)» De allí que recomendaran la búsque- 
da y remesa de algún otro fósil. 

Con fecha 27 de Agosto de 1 788 Antonio Porlier le escribía a Joa- 
quín del Pino, haciéndole la advertencia que el rey recomendaba que en 
lo sucesivo sea clasificada con exactitud todo cuanto se remitiese a 
aquella corte, perteneciente a la historia natural, y otras curiosidades 
que en virtud de reales órdenes, al ser enviadas fueron confundidas unas 
con otras, sin la debida referencia de sus cualidades y sin el cuidado 
necesario para su integridad y conservación. (164) 

Siguióse haciendo la remisión de varias especies de aves y un 
cuadrúpedo de la provincia del Paraguay, con la descripción de los mis- 
mos hecha por Don Félix de Azara. 

De la provincia de Salta se enviaron 68 muestras de árboles dife- 
rentes, y desde Buenos Aires, el virrey Nicolás de Arredondo «Bálsa- 
mos y yerbas medicinales procedentes del territorio de las Misiones de 
los Indios Guaranís, que se remitió a la Real Botica de su Majestad.» 

Al año siguiente, el mismo virrey daba aviso del envío de tres cajo- 
nes de muestras de maderas que se criaban en Córdoba, Salta, Para- 
guay y partido de Santa Fe, acompañando las relaciones que explican el 
uso, cualidades y virtudes que se les conocía en cada una de las dichas 
provincias. 

Al mismo tiempo se enviaban expediciones científicas con el fin de 
estudiar y conocer a estos países. 

De ahí que llegara una procedente de Cádiz. Los naturalistas re- 


(163) Muchos años antes, Gómez Freire do Andrada en un oficio desde la Colonia 
fecha 5 de octubre de 1753 hacía referencia a la aplicación de una planta llamada 
Cameni. Utilizada por lo españoles para beber, su infusión causaba excelentes 
resultados por hacer arrojar las areas. Agregábase que por no poder conseguirla 
enteramente buena pues la había cultivada y silvestre no se la remitía al que se la 
pido. La vez que la mandase iría con el diagnóstico que el médico italiano de dicha 
plaza estaba haciendo, respecto a algunos experimentos en que hacía uso de ella. 

(164) Administración del Pino Misión Falcao. Archivo General de la Nación. Montevi- 
deo. pag. 287. 



MALDONADO Y SU REGION 


103 


corrieron cien leguas de país llano, algunas islas, el terreno montuoso 
de Pan de Azúcar, las proximidades de Maldonado y otros distritos; de 
suerte que habían formado por primera remesa a Madrid, un herbario de 
cerca de quinientas plantas, entre las cuales, a lo menos cincuenta, pa- 
recían desconocidas a los naturalistas de este fértil terreno, y acopiando 
más de cincuenta especies de aves nuevas, no vistas aún por los inte- 
ligentes, o mal caracterizadas hasta aquí; algunos peces y no pocas 
petrificaciones. 

Todo lo cual debía mirarse como preciosas adquisiciones, particu- 
larmente cuando las acompañaba una explicación científica por el pri- 
mer teniente de guardias Antonio Pineda; y a «la que coadyuvaba tam- 
bién la representación al vivo, ejecutada por don José del Pozo, con una 
habilidad y exactitud poco comunes.» (165) 

El 17 de Setiembre de 1791, desde San Lorenzo mandaron una 
circular al gobernador de Montevideo. 

Entre otras cosas se agregaba que el soberano había dispuesto 
sabiamente se establecieran expediciones botánicas en Nueva Espa- 
ña, Perú, nuevo reino de Granada e islas Filipinas; sin perdonar gastos, 
que había sido y eran crecidísimos así para sostener profesores botáni- 
cos bien instruidos y dibujantes de experimentada destreza; con suel- 
dos competentes como para hacer los acopios y remesas a España, de 
los objetos de historia natural, dignos de aprecio. 

En 1793 el médico cirujano Francisco A. Lamela de la ciudad de 
Montevideo le dirigía a Su Majestad un memorial, haciéndole presente 
sus servicios en el descubrimiento de plantas medicinales y de sus bue- 
nos y útiles resultados; por lo que le suplicaba pudiera continuar disfru- 
tando la pensión que le dieran, para proseguirían beneficiosos estudios. 

Transcurridos cuatro años, el Regente de la Audiencia, Mata 
Linares, al Príncipe de la Paz le remitía «dos pájaros singulares y un 
monito con cabeza blanca, que para Su Majestad dejó el difunto Virrey 
Don Pedro Meló de Portugal.» 

En 1799 Nicolás Arredondo desde Buenos Aires, le participaba al 
gobernador y sub-delegado de hacienda de Montevideo, el recibo de 
una circular, en la que se decía convenía al servicio del rey y al bien de 
sus vasallos el reconocimiento y examen de las varias producciones de 
las dos Américas, meridional y septentrional, juntamente con la descrip- 
ción física y mineralógica de tan vastos dominios; y hacer colecciones 
para la instrucción pública, adelanto de las ciencias naturales y aumento 
de las artes v comercio. 

(165) Del diario del teniente de navio D. Francisco Javier de Viana en las corbetas 
«Descubierta» y « Atrevida » en los años 1789 a 1793. 



104 


CARLOS SEIJO 


Para el cual había nombrado S. M. a Cristiano y Conrado Heulaud 
a fin de que pasara a dichas Américas a ese importante objeto.. 

A Francisco Javier de Molina y Eladio Yañez para que con igual fin 
hicieran en los citados dominios, el reconocimiento y examen de varias 
producciones de animales y colecciones de cuadrúpedos, aves, peces, 
reptiles, insectos y curiosidades. 

«Además había resuelto S. M. que para el desempeño de sus co- 
misiones se les asistiera por las reales cajas de dichos reinos, con los 
respectivos sueldos y auxilios que se señalaran.» .(166) 


□ 


Félix de Azara en sus «Viajes por la América Meridional desde 
1781 hasta 1801 », se ocupó de las mismas investigaciones; y remitió al 
Gabinete de historia Natural de Madrid, de seiscientos a setecientos 
pájaros y cuadrúpedos. 

Con fecha 8 de Mayo de 1804, desde Buenos Aires el virrey Mar- 
qués de Sobre-Monte, acusaba el recibo de la real orden, del envío de 
12 vicuñas vivas y otras tantas alpacas que la Reina había ofrecido a 
Madame Bonaparte para su casa de campo, y que dispondría lo conve- 
niente para ello aunque dificultaba mucho que llegaran vivas, especial- 
mente las primeras. 

En 1 809, por carta del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros a Martin 
de Garay, dábale cuenta de haber remitido a España en la fragata de 
Guerra «La Prueba» la colección de vicuñas, alpacas, guanacos y lla- 
mas cuya cría se deseaba fomentar en la península. 

Augusto de Saint Hilarire desde Río Grande del Sud penetró en 
nuestro territorio, pasando por Santa Teresa, Castillos, Rocha, San Car- 
los, Maldonado, hasta llegar a Montevideo. 

En la ciudad de San Femando estuvo en el mes de Octubre de 

1820. 

En su recorrida llega al cerro de Pan de Azúcar, que «Es la monta- 
ña mas elevada de todo este país, en donde yo podría encontrar allí 
mayor número de plantas que en otra parte y me quedé... para tener 
tiempo de ascenderlo. (420 metros sobre el nivel del mar.) 


(166) Ex-fondo del Museo Histórico. Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 
4, Año 1799. 




MALDONADO Y SU REGION 


105 


Saliendo de mi habitación crucé un torrente que lleva el nombre de 
arroyo del potrero... y que se echa en el lago de la Barra. (Laguna del 
Sauce.) 

Un cuarto de legua más o menos al través de pasturas excelentes 
llegué al pie de la montaña. 

No tiene sino una altura mediocre y le falta bastante para ser es- 
carpada; sin embargo no la subí sino con bastante trabajo, porque está 
cubierta de todos lados, por piedra entre las cuales crecen plantas espi- 
nosas, especialmente la Espina de la Cruz y la Mimosa. 

Llegado a la cumbre, observé que está próxima al mar, y del lado 
de tierra descubrí una inmensa extensión de país bastante montuoso, 
en el cual sobre la cumbre de las colinas aparecen rocas desnudas. 

Las plantas más comunes sobre el Pan, de Azúcar, son aparte de 
las recién citadas, varias «Costex», la «Compuesta» (La Chirca) ramosa 
en la base y cuyas ramillas erguidas y muy numerosas forman una es- 
pecie de bola. 

En la cumbre vi en abundancia... la «Labiatiflora», cuyas flores 
tienen un olor delicioso 

Aproveché de la estada involuntaria de hoy para ir a herborizar al 
cerro que llaman de las Animas. 

Las laderas son poco escarpadas; sin embargo en algunos sitios 
tuve mucho trabajo al subir gracias a las Espinas de la Cruz que obsta- 
culizaban de todos lados mi marcha. 

A más de ese arbusto se encuentra todavía muy abundante otra 
«Compuesta», cuyas rámulas, numerosas y apretadas, forman una mata 
redondeada. 

Un arbusto muy común igualmente en esas montañas, es una 
«Compuesta» de flores purpurinas y ramitas poco numerosas. 

Otro sub-arbusto está cubierto de hermosas flores en forma de 
embudo de un blanco azulado y presentan en el fondo de sus copas, 
estrías radiantes, alteniativamente amarillas y azules. 

Se encuentran también muy abundantemente en esas montañas, 
las «Yridaz» que goza de una reputación muy grande en todo el país, 
como refrescante y llaman «Canchalagua.» 

En los fondos, espacios considerables están únicamente cubier- 
tos de «Lathyrus», que se eleva a una altura de alrededor de cuatro pies, 
formando una alfombra espesa de un hermoso azul.» (Arvejilla de olor). 
(167) 

Las plantas del herbario de Saint Hilaire - alrededor de 7,600 nú- 


(167) Datos debidos a ia gentileza del Dr. Buenaventura Caviglia 




106 


CARLOS SEIJO 


meros, se conservan coleccionadas en el museo de París. 

El célebre naturalista, Alcides D’Orbigny, el 20 de Noviembre de 
1826, desembarcó en Maldonado, empezando a recorrer sus costas, 

Durante los ocho años que duró su gira por la América del Sud, 
formó una colección de cien mil piezas aproximadamente. 

D ‘Orbigny, debido a su afán de coleccionista, casi peligra su vida 
mientras hallábase en Punta Ballena, (1 68) próximo a Maldonado. 

Siete años habían transcurrido cuando llega Darwin, quien a su 
vez permanece diez semanas en dicha ciudad. 

Durante ese tiempo logra reunir una gran colección de variados 
objetos, entre ellos algunos cuadrúpedos, ochenta especies de aves, 
nueve de reptiles y ocho de roedores. 

En 1843 un buque de guerra argentino estando de estación en 
Montevideo, fue a recorrer la costa y ancló frente al puerto de Maldona- 
do. 

Al día siguiente se combinó con el equipaje en hacer un paseo la 
Isla de Lobos para presenciar la matanza. 

Así se hizo, pero al volver a embarcarse observaron que en el 
momento de sacar el anclote, levantaban tres ramas de un mismo tron- 
co de coral, del más fino y del grosor de un dedo chico. 

Supuso que si se emprendiese tan útil pesca, seria una gran ad- 
quisición para el país. 

Este detalle se publicó a título de curiosidad, y desde esa fecha 
nadie se ocupó más del asunto. 

Nils Johan Anderson, naturalista botánico, hizo parte de la expedi- 
ción sueca en el navio «Eugenia», entre 1851 y 1853. Recorrió la provin- 
cia de Montevideo, Buenos Aires y otros países de la América del Sud. 

Las plantas que coleccionó se conservan en la sección botánica 
del museo de Estocolmo. 


0 


(168) «L’une de ces cources me conduisit a la punta de la Ballena, le long du bord de 
la mer . Je examináis les animaux maríns et la constitution geologique des rochers a 
decouvert. Parvenú au sommet de cette pointe granitique que la mer sape sans cesse, 
en si y brísant avec violence, je voulue descendre au bord de l'eau. Une pierre sur 
laquelle je avais le pied se detacha du sol, et je ronlais avec elle jusqu’au bas des 
rochers de plus de vingt pieds de haut. 

Je restai presque sans connaissance; une forte contusión a la rotule m empechait de 
marcher; cependantje me tranai de mon mieux jnsq a Maldonado, on je ne pus reprendre 
de deux jours mes courses habitulles.» A. D’Oribgny. Voyage dans l'Ameriqne 
Meridionale París 1834. t. 1, pág. 43. 


MALDOMADO Y SU REGIOM 


107 


En el mes de junio de 1862 en España, se nombra una comisión 
de profesores de ciencias naturales, que debía acompañar a una escua- 
dra que marchaba al Pacífico. 

El 6 de Diciembre de ese año llega a Montevideo, y estaba com- 
puesta por Patricio Paz Membiela, presidente; Fernando Amor, catedrá- 
tico de historia natural, encargado de la geología, mineralogía y 
entomología. Francisco de Paula Martínez, encargado de los peces, crus- 
táceos y moluscos. 

Marcos Giménez de la Espada, ayudante primero del Museo de 
Ciencias Naturales, encargado de los mamíferos, aves, y reptiles. Ma- 
nuel Almagro, doctor en medicina, naturalista, preparador y conserva- 
dor. Juan Isern, ayudante segundo, encargado de la botánica. Rafael 
Castro, topógrafo y dibujante; y un ayudante disecador, Puig. 

Una parte de la Comisión compuesta por Paz Membiela, Amor, 
Isem y Almagro fueron por tierra a Chile, saliendo de Montevideo el 26 
de Diciembre de ese año. Quedaron Francisco Martínez, Jiménez de la 
Espada y Rafael Castro, que después, el 16 de enero siguiente, siguie- 
ron viaje embarcados en la fragata «Triunfo» 

En esa oportunidad estos tres se hicieron acompañar por el Dr. 
José Azaróla abuelo de nuestro compatriota el ilustrado historiador 
Luis E. Azaróla Gil - con intención de recorrer algunas localidades de las 
costas del Este, (fig.33) (169). 

Primeramente se detuvieron próximo al paraje en que 1 2 años des- 
pués se fundara el pueblo de Pan de Azúcar, en la estancia del coronel 
Leonardo Olivera. 

De llegada, al participársele que iban con la idea de explorar el 
cerro, dispuso que a pesar de las dificultades que presentaba su ascen- 
sión, trataría de subsanarías por intermedio de sus baqueanos. 

En esto se estaba, cuando los expedicionarios sin esperarlos, con 
un arrojo sorprendente, al amanecer del día 30 de Diciembre, se halla- 
ban en su cumbre, cavando - según así decían - las sepulturas de los 
indios, recogiendo yerbas y tomando víboras, pájaros y reptiles. 

Habían vencido todas las dificultades sin más guía que la de ellos 
mismos. 

Este arrojo causó descontento por la abundancia de víboras de 
cascabel que se encontraban allí, y por la espesa niebla que se conser- 
va casi constantemente, por lo cual hizo que el vecino Joaquín 
Goicochea subiera basta dar con ellos y ayudarles a conducir los obje- 
tos recogidos. 


(169) Gentileza del Sr. Luis E. Azaróla Gil. 



108 


CARLOS SEIJO 


Quedáronse todos sorprendidos ante el coraje de esos señores, 
siendo testigos la ropa y el pellejo que habían dejado en la maleza. 

En la cúspide del cerro descubrieron plantas de la quina y de la 
yerba mate, que la reconocieron superior a la misionera. 

Animados por la presencia de tantas curiosidades, pasaron al ce- 
rro Betete. (170). 

En un solo día hacían una jornada de tres leguas a pie y siete a 
caballo; practicando todos los reconocimientos necesarios en los pun- 
tos más elevados de aquellas sierras. 

De seguida fueron a la barra del arroyo Solís Grande, a tomar la 
vista del sitio en que suponían hubiera sido el desembarco y muerte de 
Solís. 

Según ellos, parecía que existieran indicios suficientes para fijar el 
punto donde fuera asesinado. 



Fig. 33 Parte de la Comisión. 

«En la parte oeste, como a dos cuadras distante del cauce del 
arroyo y media legua del mar, hay una planicie rodeada de árboles, don- 
de se ve una porción de montones de tierra en buen orden, hallándose 
muchas piedras pequeñas y redondas, con una cintura, armas que les 
eran muy peculiares a los indios. 

En Pan de Azúcar tomaron la vista de algunos sepulcros y en 


(1 70) Cuatrocientos trieinta metros sobre el nivel del mar. 


MALDONADO Y SU REGION 


109 


Betete, de una gradería cuadrada, donde les parecía que los indígenas 
se reunían a adorar al sol.» (171) 

Es de suponer que esta última referencia haya sido agregada por 
cuenta del repórter del diario; porque no es posible que los ilustres profe- 
sores que componían la comisión ignoraran por ejemplo, que Azara, en 
su obra, al referirse a los charrúas, no les atribuye ninguna divinidad ni 
religión. 

Respecto a la sepulturas sobre el cerro de Pan de Azúcar y del 
Betete, debieron de ser idénticas a las que visitamos sobre la extremi- 
dad Sud de la Sierra de las Animas. (540 metros sobre el nivel del mar.) 

Simples y aisladas agrupaciones en forma alargada, de piedras 
sueltas, situadas sobre la peña viva y sin ningún vestigio de restos hu- 
manos. 

Debieron ser estas las mismas que Darwin cita en su Viaje Alre- 
dedor del Mundo: «En la cúspide de la montaña hay vanos montoncitos 
de piedras, que evidentemente están allí desde hace mucho tiempo. Mi 
compañero de viaje me asegura que son obra de los indios antiguos.» 

Según se informa, también en la cumbre del cerro de Tupambaé 
se presenta una pequeña planicie de forma elíptica, en la cual se hallan 
unos doscientos montones de piedras, hechos por el hombre y distribui- 
dos en una área de cerca de 20.000 metros cds. La forma de los referi- 
dos montones es circular o elíptica y sus dimensiones son pequeñas, 
variando entre dos o tres metros de diámetro por 0.50 a 1 metro de altu- 
ra. Yacen directamente sobre la tierra unos, y otros sobre la roca del 
suelo. 

Volviendo al suceso luctuoso precitado, Azara afirma que aconte- 
ció en Maldonado sobre la costa del arroyo Solís, que lleva su nombre. 

«La inexactitud del acertó se consta en este caso, pues Solís no 
podía morir en Maldonado habiendo dejado a trasmano la isla de Martín 
García. 

Lo más presumible es que el arroyo Solís lleve ese nombre, por 
motivo de haber sido plantadas en sus vecindades, las cruces con que 
señaló el Piloto Mayor en su primer viaje la toma de posesión de la tierra. 
Por lo demás el derrotero que Azara hace seguir a Solís en el Río de la 
Plata es completamente fantástico.» (172) 

El Padre Lozano no participaba de esta misma idea; no obstante 
algunos autores le llamaron «Río de la Traición.» 


(171) « La Reforma Pacífica .» Segunda época. Montevideo. Enero 6 de 1863. 

(172) Francisco Bauza Historia de la Dominación Española. Montevideo. 188. t. 1, pág. 
40. 



110 


CARLOS SE1JO 


Según otro historiador (173) Solís «embarcado en una carabela, 
costeó lo largo de la rivera septentrional, y a ser en breve un objeto de 
sorpresa para la admiración de muchos bárbaros que ocupaban aquella 
playa. 

No halagaba tanto a Solís su vista, quanto las señales que le da- 
ban de una acogida favorable. Como si quisiesen aplaudir su llegada, le 
alargaron las manos cargadas de presentes; y para afianzar más su 
confianza tomaron el expediente de dexarlos y retirarse. . . Con pocos 
compañeros y todos desarmados, saltó en tierra. . . Salieron entonces 
los Charrúas de una emboscada, que tenían puesta a las orillas de un 
arroyo entre Maldonado y Montevideo, que por este acontecimiento se 
llama de Solís; los mataron y comiéndolos a vista de la carabela, gusta- 
ron todo el fruto de su perfidia. » 

El detalle de bajar a tierra «todos desarmados» es algo inverosímil 
y lo mismo que los indígenas fueran antropófagos; pues Azara no los 
reputa tales. 

«Hay otros autores que se fundan» en que los charrúas, que eran 
los indios que habitaban las orillas del norte del río, no eran caníbales, y 
esto parece, en verdad argumento más serio, en contra de la expresa 
aserción de los historiadores primitivos.. (174) 

Rui Díaz de Guzmán, en 1612, refiriéndose a Maldonado, cuenta 
que «los indios charrúas de aquella costa. . . no se sustentan de otra 
cosa, sino de caza y pescado.» 

«En el crucero del Panteón de Marinos Ilustres en La Carraca, se 
encuentra una lápida de mármol con la siguiente inscripción: 

A 

Juan Díaz de Solís 
Piloto Mayor de España 
Descubridor del Río de la Plata en 15 12 
Muerto a manos de los indios en 15 15 
consagra esta memoria la villa de Lebrija 
su patria.» (175) 

Ahora bien, con respecto a los indicios suficientes para fijar el pun- 


(1 73) Gregorio Funes Ensayo de la Historia Civil del Paraguay etc. Buenos Aires, t. 1, 
pág. 2. 

(174) Toribio Medina. Juan Díaz de Solís. Santiago de Chile. 1897, Pág. 281. 

(175) Eduardo Madero en su Historia del puerto de Buenos Aires. 1892; dice que las 
dos fechas están equivocadas. 



MALDONADO Y SU REGION 


111 


to de su muerte, tal como lo aseguraron los expedicionarios de la comi- 
sión científica española, aquél debió de consistir sencillamente en uno 
de los innumerables paraderos donde al hallarse piedras de bola con 
cintura, dedujeron por esas «armas», que fuera el verdadero sitio de la 
tragedia. 


0 


En 1865 nuestro incipiente Museo le encomendó al Sr. Panizzi 
durante un viaje por Italia, la compra con autorización del gobierno, de 
varias colecciones de animales, una de numismática de mucho mérito, 
por la remota antigüedad y rareza de algunas piezas. (176) 

Esos objetos llegaron y una vez colocados y clasificados, le die- 
ron una mayor importancia al citado instituto. 

El 29 de Diciembre de 1869, Mariano Ferreira, Pedro Giralt, Juan 
José Vizcaíno, José Arechavaleta, el preparador Luis Panizzi y Rosendo 
Otero y Balbino Vignolo, en calidad de adjuntos, salieron de Montevideo 
en dirección a Maldonado, a cuyo destino llegaron el 5 de enero siguien- 
te, habiéndose detenido algunos días en Solís Grande y Pan de Azúcar, 
cuyas inmediaciones recorrieron. 

Visitaron la Sierra de las Animas - efectuaron la ascención al cerro 
de Pan de Azúcar - San Carlos, Rocha, Valle del Aiguá y Minas. 

Reunieron una colección de plantas y otra de insectos ordenados 
y clasificados, varias clases de reptiles, aves, peces, moluscos, mamí- 
feros; varias de minerales, tierra, nidos, huevos y otros objetos. 

Independientemente de esta expedición, fue realizada otra des- 
pués, al departamento de Soriano, de la que se hicieron de una impor- 
tante y variada colección de aves. 

Un turista que anduvo en 1 885 recorriendo las costas de Maldona- 
do llegó hasta la Punta Ballena, observando que en los alrededores de la 
gruta y a gran altura crecían numerosos cactus de variadas formas, ya 
imitando a un largo pepino, ya una pequeña calabaza. 

Hubiese querido llevar consigo algún ejemplar, pero la empinada 
ladera donde estaban, los hacían inabordables. 


(176) Los cacos las sustrajeron. 



112 


CARLOS SE1JO 


Los más hermosos y tentadores (177) descollaban en el borde 
mismo del precipicio. 

En 1896 Julián Masqueléz, profesor de arquitectura en nuestra 
universidad, durante el gobierno de Idiarte Borda, fue comisionado para 
hacer estudios arqueológicos e históricos; mas nada de ello se publico. 

Sin embargo, se tuvo noticia que había descubierto en San Juan, 
departamento de Colonia, un característico dolmen. 

Ahora continuaremos con la lista de los «naturalistas que visitaron 
nuestro territorio, en busca de objetos interesantes para las ciencias. 

Commerson, Filisbert, botánico francés; cuando Montevideo con- 
taba con un pequeño grupo de casas. 

Chamisso, Luis Adalberto de, alemán; en 1815 - 1818. 

Gaudichaud, Beaupré Carlos, francés; en 1820. 

Sello o Sellow, Federico, francés; en 1821 - 1822. 

Casaretto, Giovanni, italiano; en 1839 - 1840. 

Hooker, José Dalton inglés; 1842. 

Anderson, Nils Johan, sueco; en 1851. 

Wawra, Enrique, austríaco; en 1857. 

Ball, Juan, inglés; en 1882. 

Kuntz, Otto, aleman; en 1891. 

Lindman, Carlos Alejandro Magnus, holandés; en 1892-1894. 

Malmé, Gustavo Oskar Anderson, sueco; en 1901 - 1903. 

Tveedie, James, inglés.(178). 

«Otros naturalistas viajeros encontramos mencionados, como 
habiendo recogido plantas en esta República.. . Courbon, Deloche Fox, 
Gillies, King, Miers, Ollers, Popí, Riedel y algunos mas. 

Ojeada rápida sobre naturalistas de Montevideo : Dámaso 
Larrañaga, uruguayo. Pérez Castellano, uruguayo. Teodoro Vilardebó, 
uruguayo. Arsenio Isabelle, francés. Federico Balparda, uruguayo. Mario 
Isola, italiano. Amigos de las plantas. C. B. Cantera. Mariano B. Berro, 
uruguayos.» (179) 

Figuraron además entre nosotros: José Arechabaleta, español. 

«Desde Su iniciación entomológica hasta 1874 mantuvo relacio- 
nes científicas con los más célebres entomólogos, tales como Lacordaire, 


(177) Opuntia Arechavaletai Speg. Cereus alacríportanus Mart. Echinocactus 
caespitosus Speg. Echino cactus concinnus. Monv. Echinocactus Ottonis L. R. y Otto. 
Localidad típica: Punta Ballena. Maldonado. 

«Las cactáceas del Uruguay según Brítton y Rose.» Anales del Museo de Historia 
Natural de Montevideo. 2- sene. t. V, N g 1, pág. 9. Año 1941. 

(178) J. Arechavaleta. Flora Uruguaya. Montevideo. 1906. t. III, pág. 1 

(179) Obr. cit. Año 1902. t. II pág. XXXVI. 



MALDONADO Y SU REGION 


113 


Cbapuis, Candeze, Farmaire, Putzeyo etc., quienes le dedicaron mu- 
chas especies por él descubiertas, principalmente coleópteros. Putzeyo 
le escribió en 1866: Si se tuviesen en todos los puntos del globo, 
entomólogos tan celosos, tan observadores como Vd. la ciencia avan- 
zaría con rapidez.» (180) 

Arechavaleta denominó y describió muchas especies nuevas de 
gramíneas. 

El doctor Florentino Felippone «fue un devoto y porfiado investiga- 
dor de la flora y de la fauna de nuestro país. 

Frutos de esos esfuerzos y de ese amor son las 54 especies que, 
por designio justiciero de los más eminentes naturalistas del mundo lle- 
van el nombre de Felippone. 

Fue Ihering, director del Museo Paulistadel Brasil, quien le dedicó 
la primera especie: el «Lotorium Felipponei.» Dali, el gran malaeólogo, le 
dedicó numerosas...» (181) 

Felippone había formado una importante colección de maleología, 
hoy en el Liceo de Paysandú. 

El doctor Comelius Osten, alemán, que vivió durante 50 años en 
estas tierras. «Ya ... en contacto con el gran Arechavaleta dio comienzo 
a una colección de plantas que con el tiempo había de ser una de las 
más importantes, de ambas márgenes del Plata, hizo también algunos 
viajes... por las provincias de Mendoza y de Córdova, así como el Brasil 
; pero particularmente fructífero fue el que efectuó al Paraguay, en don- 
de trabó amistad con el doctor Emilio Hassler y con su discípulo y cola- 
borador Teodoro Rojas. 

Envió numerosos duplicados de sus plantas a los grandes mu- 
seos de Berlín - Dahlem y Washington, así como también algunos a 
Buenos Aires, contribuyendo de esta manera al conocimiento de nues- 
tra flora en países lejanos. 

Su mejor obra: «Las Ciperáceas del Uruguay.. .» Presintiendo su 
muerte, su gran preocupación fue su herbario, el cual trató de asegurar y 
dejar a buen recaudo, decidiéndose a hacer donación de él al Museo de 
Historia Natural de Montevideo. 

Puede Montevideo enorgullecerse de poseer este magnífico 
hervario que consta de unos 28000 ejemplares, la mayoría del Uruguay.» 
(182) 


(180) Angel Gallardo. Anales del Museo Nacional de Buenos Aires. Serie III, t. 1, pág. 
335. Año 1902. 

(181) Solis Otero y Roca. «La Mañana.» Montevideo, 25 de Julio de 1930. 

(182) Diego Legrand. Dr. Comelius Osten. Datos biográficos. Publicados en «Physis», 
XII pág. 184 - 187. Diciembre de 1936. Montevideo. 



CARLOS SEIJO 

114 .. 

Máximo Herbon, naturalista alemán fallecido hace poco tiempo en 
Montevideo donde habíase establecido. 

«Guillermo Herter. Doctor en Filosofía y Letras, botánico alemán. 
Fue Jefe Botánico del Jardín del Prado y del Laboratorio de Ciencias 
Biológicas. 

Otros botánicos: Arturo Montoro Guarch. Atilio Lombardo. Bernar- 
do Rosengurtt, Jorge Chebatarof, C. Diego Legrand. Femando Rosa 
Mato. Matías González. Juan Schroeder.» (183) 



(183) Datos publicados por el Sub-Direetor y Jefe de la Sección Botánica del Museo 
de Historia Natural. Diego Legrand. Montevideo. 



MALDONADO Y SU REGION 


115 


Pesquerías 


esde tiempo inmemorial, nuestras costas ya tenían 
fama por su abundancia de peces 
Citaremos algunos de los primeros que así lo consta- 
taron, Martín Alfonso de Souza en su diario de viaje 
en 1530, cuenta : «En ]a isla (Gorriti) de gran pesque- 
ría estuvimos ocho días, y en un día pescamos 18.000 
peces entre corvinas y «enzovas”, 
r El piloto de la carabela "Sant Vento», Antonio Fernandez Camiña, 
emJ600 también encontró que alrededor de la misma había mucho pes- 
cadoyrte varias clases. 

Según Azara, en Santa Fe algunas personas hacían secar el pes- 
cado para venderlo en Buenos Aires como bacalao; pero las corvinas 
(bagualas) que se hacían secar del lado de Maldonado eran mucho me- 
jores. 

El Padre Cattaneo (184) en el año 1738, refería que después de 
pasar la Isla de Lobos sobrevino una calma, que sin embargo les fue 
aliviada por una pesca abundantísima de ciertos peces preciosos, que 
eran como los que llaman en Italia, «mecchie»; de cerca de dos libras 
cada uno, y en tal abundancia, que apenas arrojaban el anzuelo lo recojían 
ya cargado. 

Muchos, por no perder tiempo, atando en la misma cuerdecilla dos 
o tres anzuelos, obtenían casi siempre en el mismo momento otros tan- 
tos peces; y más de uno en solo media mañana llenó dos o tres barriles. 

Igual abundancia hace notar el abad Pernetty, veinticinco años más 



(184) Carta del Padre Cattaneo. Revista de Buenos Aires, 1866, t. IX. 



116 


CARLOS SEIJO 


tarde; «Nos entretuvimos mucho en pescar en dicho paraje (puerto de 
Maldonado) y con éxito, pues se sacaba un pez en cuanto la línea toca- 
ba el agua y a menudo tantos cuantos eran los anzuelos. 

Había de cuatro a cinco especies. El «machoirain» (bagre blanco) 
tiene el vientre chato y algunas barbas, la cabeza grande y en las aletas, 
puntas agudas cuya lastimadura es venenosa. El de mayor tamaño era 
de un pie y medio de largo por cuatro pulgadas de ancho y su sabor 
excelente. 

Esa vez pescamos también una cantidad tan grande de la. espe- 
cie del «bar» (corbinas), que se proveyó toda la tripulación durante dos 
días; por lo cual se tomo el partido de salar el resto y hacerlo secar como 
bacalao de Terranova. 

El más grande de estos era del tamaño del «machoirain.» 

La "roussette” y la "demoisselle” (cazones), son variedades de 
tiburones, que se parecen tanto a estos en la figura que es fácil equivo- 
carse, y tienen cerca de dos piés y medio de largo.» 

En 1874 se presenta una empresa a la J. E. A. de Maldonado, 
solicitando se le permitiera establecer en este puerto y costa próxima, la 
pesca de ostras. 

Pedía dos meses de plazo para empezar los trabajos, y un año 
para dejar prontos los depósitos y criaderos, ofreciendo el 2 % del pro- 
ducto de la industria para la municipalidad; pero no se llevó a cabo. 

En el diario «La France» de Montevideo del 5 de Mayo de 1 880 se 
hace la siguiente descripción: «Un amigo nuestro que viene de hacer 
una excursión por Maldonado, nos contaba el haber pescado en una 
hora y cuarto diez y ocho corbinas negras que pesaban juntas veintidós 
quintales. Tuvo que dejar porque temía que el bote zozobrara bajo tanto 
peso...(185). 

En 1883, Eduardo S. Ravazza solicita concesión de 2 cuadras de 
terreno en la boca del arroyo de Maldonado para un establecimiento de 
pesca. 

En el año 1 888 se le da la concesión a Julio Boeth, francés, en 
representación de una empresa extranjera, para una pesquería y 
ostricultura en la Punta del Este, formando una extensión de 50 varas de 
frente por 100 de fondo. (Fig. 34). 

Fue provista con toda clase de redes, aparatos para pesca: ces- 
tos, palangres, etc. Además depósitos de víveres, de sal para la conser- 
vación del pescado, prensas para extraerle el aceite cuando no se pu- 


(185) Eran las llamadas bagualas que suelen tener 1 m. 30. c. de largo y son volumino- 
sas. 



MALDONADO Y SU REGION 


117 


diera exportar fresco para Montevideo y Buenos Aires; y un local desti- 
nado con todo lo necesario para su fabricación y envase. 

En la extremidad de la península formaron los criaderos de ostras, 
- donde aún puede verse la gran excavación hecha en las rocas - que 
fueran introducidas de Francia y del Brasil en número de 200.000 para 
estos y los de Punta Ballena, propiedad también de la compañía. 

Contaban con cuatro lanchas, un cutter y cuatro botes de servicio. 

Apenas instalada, trasportaba a la capital en el vapor «Maldona- 
do», perteneciente a la empresa, ochenta canastos de pescado, pesan- 
do cada uno setenta kilos. 

Tenían en el paraje denominado «La Cantera», próximo a la ciu- 
dad, unas doscientas cuadras de campo, parte de ellas empleadas en 
criaderos de langostinos, y de donde se sacaban por medio de un cesto 
en el cual se ponía la ceba. 



Fig 34 Habitaciones de la pescadería. 

Estos vivían en agua dulce y también los había en la Isla de Gorriti 
y la Punta del Este, de los llamado de mar. 

Boeth por ese tiempo, como complemento, solicitó permiso del 
gobierno para utilizar la isla y construir en ella, un muelle y galpones para 
faenar el pescado que no pudiese ser exportado por incidentes impre- 
vistos o por fuerza mayor. 


0 


Al verse que la empresa yacía improductiva por falta de personal 
competente, varios acaudalados argentinos, deseando emplear sus ca- 
pitales en negocios lucrativos y de inmediata retribución, resolvieron 
hacerse cargo de ella. 


118 


CARLOS SE1JO 


El mismo Boeth continuaba siendo gerente y administrador. 

En ese ínterin iba a embarcarse con destino a Europa, para hacer 
construir dos vapores con sus correspondientes cámaras frigoríficas, 
para la conducción de pescado fresco a Montevideo y Buenos Aires. 

A principios de 1 890, ambas iniciativas quedaron interrumpidas, 
debido a que las embarcaciones pesqueras al tener que recorrer la cos- 
ta, hacían producir una merma en la matanza de las focas. 

Los concesionarios habiendo reclamado y siendo entonces minis- 
tro de gobierno el Dr. Julio Herrera, se ordena que cese la primera a fin 
de garantir el trabajo de la segunda. 

Boeth después de protestar sólo pudo conseguir se le indemnizasen 
los daños y perjuicios. 

A otra empresa «La Oriental» que se había establecido en la costa 
de Balizas, por la misma causa le fue suspendida su industria pesquera. 

Alegábase que en virtud de las claúsulas del contrato, estaba obli- 
gada a garantir la tranquilidad de las islas, e impedir el desembarco en 
ellas. 

Como tal cosa se había respetado y la pesca se llevaba a cabo 
tan solo en el océano, los interesados en seguida se presentaron y pre- 
via vista del fiscal, en el acto se ordenó el levantamiento de la suspen- 
sión. 

El 12 de Junio de ese año Lorenzo J. Lezama se presentaba a las 
Cámaras, proponiendo plantear un establecimiento para la salazón de 
pescados en las costas de los departamentos de Maldonado y Rocha. 

Pero visto lo ocurrido con la empresa Boeth se dirigió a la Comi- 
sión de Fomento para que lo estudiara bajo esa faz. 

Carlos y Juan Mac Coll solicitaron en 1906 el arrendamiento de la 
Isla Gorriti, por diez años, para establecer un depósito de carbón y la 
industria de pesquería, salazón y conserva de pescado. 

En 1909 el «Instituto de Pesca» nacional, en la embarcación «18 
de Julio», había fondeado entre Punta del Este y la Isla Gorriti, empe- 
zando su tarea. Varios tiros de red les proporcionaron una cantidad bas- 
tante considerable de pejerreyes, de los cuales algunos de gran tamaño 
y algunas pequeñas anchoas, designadas por los pescadores, de bureles 
o ancho ítas. 

Los aparejos (palangres) colocados en el canal que separa la pla- 
ya de la isla, dieron una pesca bastante abundante de once especies 
diferentes, con predominio marcado de con/inas. 

En las rocas de la isla hallaron algunos moluscos y mejillones pe- 
queños y numerosos ciprípedos del género «Balanus.» 



MALDONADO Y SU REGION 


119 


Los pescadores designan a estos animales, bajo el nombre de 
«muelas» y el de «lapas.» 

Observaron gran cantidad de conchas de moluscos, arrojadas a 
la playa por las olas; pertenecientes sobre todo al grupo de las ostras, 
mejillones, cardium, etc. 

Durante la noche colocaron cuatro palangres y después de una 
hora trajeron más de ochenta piezas. 

Notaron que la carne de tiburón daba como cebo, resultados muy 
inferiores a los obtenidos antes con la «lacha» (chavella). 

Una red de alambre no dio ningún pescado, pero si numerosas 
estrellas de mar. 

Habiendo bajante aprovecharon para hacer una excursión en las 
rocas. 

Los mejillones existían en cantidad considerable, formando una 
verdadera alfombra; pero la mayor parte eran pequeños. 

Por distintos lados se veían más grandes, y adheridas también en 
pedazos de rocas se encontraban ostras pequeñas de forma bastante 
regular. Fuera de estas y los mejillones, la fauna se componía de anélidos, 
actenias y cangrejos. 

La pesca de noche con la línea plomada, efectuada de a bordo, 
daba corvinas y pescadillas en bastante cantidad; así como sargos, pero 
poco numerosos. 

Durante dicho crucero,... «el número de especies de pescados 
capturados fue el de treinta y cinco por lo menos, tomando su designa- 
ción vulgar, el nombre que le dan los pescadores. 

Científicamente ese número debe de ser muy sensiblemente su- 
perior, dado que un mismo nombre vulgar designa con frecuencia varias 
especies claramente distintas; lo que sucede, por ejemplo, para «las 
lisas», las «rayas», los «tiburones» etc. 

En la enumeración de especies de la fauna marina, se ha optado 
por el orden alfabético y no por la clasificación de familias. (186) 

La profundidad a que se pescan está comprendida entre cuatro y 
diez brazas. 

En las rocas vecinas a la aduana, en Punta del Este, hay ostras 
de carne sólida y un sabor que recuerda al de las designadas en Europa 
bajo el nombre de «ostras portuguesas.» El «calamar» y varias espe- 
cies de «gasterópodos» de bastante gran tamaño, llamados «caraco- 
les.» (187) 

Al año siguiente Luis Dentone, establecía una empresa, que se- 
gún sus instalaciones y personal, era considerada la mejor del país 



120 


CARLOS SE1JO 


Al ser inaugurada regaló en Punta del Este, Las Delicias y Maído- 
nado, todo el pescado que las redes sacaron en las primeras pruebas. 

En 1 91 3, Liberato Gargiulo e Isabelino Villalba pidieron para la mis- 
ma explotación, por 10 años, la laguna fiscal de El Sauce. 

Se proponían pagar 500 $ anuales de arrendamiento. 

En este año se empezaba en Punta del Este a levantar el edificio 
destinado al Instituto de Pesca, por intermedio del arquitecto Leopoldo 
Tosí y por valor de 32.000$. 

Hallándose la obra en sus cimientos, tal como pueden verse aún, 
el ministerio de industrias hace suspender la continuación de los traba- 
jos. 

Al mismo tiempo se dispone la entrega de 892 $ 36 c. al contratis- 
ta, como saldo por lo realizado; más la indemnización que se le debía 
acordar. 

Recién se empezaba el edificio cuando contrataron al profesor 
Andrés Bouyat como director. Habiendo estallado la guerra mundial este 


(186) Anchoa. - Dos especies pertenecientes a dos géneros diferentes, son designa- 
das por los pescadores bajo el nombre de anchoa. Son el «Pomatorus saltatríse» (L.) 
cuya forma mas pequeña es designada bajo el nombre de «burel», y el «Stolephorus 
olidus» (Gthr), cuyo tipo pequeño es conocido bajo el nombre de «anchoita» 

Angel. - «Squatina squatina (L ). Ese pescado es conocido en Europa bajo el nombre 
de «ángel de mar» (cazón). Su pellejo puede servir como papel de lija, y suelen 
encontrarse de 1 14 c.m. Arenque - « Clupea maderensis» (Low). 

Bagre de mar. - «Taehyurus barbus» (Lacep) (Bagre Blanco). Los paqueños son de- 
signados bajo el nombre de «mochuelo». Brótula - «Urophyes brasiliensis» (Caup). 
Congrio - «Leptoeephalus Conger» (L.). 

Corvina o Curbina blanca - «Mieropogon opercutaris» (2. G.). Las pequeñas son de- 
signadas bajo el nombre de «roncaderas», porque al momento de ser sacadas del 
agua y durante un cierto tiempo hacen oír un ronquido muy claro. 

Curbina negra - «Pogonias chromis (L.) . Las pequeñas de esta especie son designa- 
das bajo el nombre de ‘«criollas». La curbina negra puede alcanzar un tamaño (de 1 
m. 30 c.) y peso considerables. 

Lenguado. - Varias especies de pleuronectas son designados bajo el nombre de «len- 
guado» por los pescadores. 

Mero. - En los parajes rocallosos, se capturan tres especies, el " Epinephelus gigas» 
(Brin) , el «Acantisthius patagonicus» (Jen) y el «A. brasilianus» (C. V.). 

Palometa. - « Parona siquata» (Jen) . Pámpano - «Trachinotus glaucus» (B. C.) Pejerrey. - 
«Atherinchtys vomerina» C.V. Pescadilla común. - «Cinoscio stratus» (C. V.) 
Pescadilla de red. «Sagenichthys ancyclodon»(B. 1.) La «pescadilla de red» y no de 
«rey». 

Raya común. - Numerosas especies del género «Raya» son pescadas en las costas 
del Uruguay. Sargo - «Diplodus argentus» (C. V.). 

(187) El detalle precitado de la expedición de pesca del «18 de Julio», pertenece al 
Profr. Andrés Bouyat, Sud-director del Instituto de Pesca. Del Cincuentenario de «El 
Siglo». Montevideo, 1913 pág. 104. 




MALDOMADO Y SU REQION 


121 


se fue para su país, Francia. 

En ese mismo año se proyectó por los Sres. Benause y Cía, la 
instalación en la Isla Gorriti, de una nueva empresa similar. 

Se arrendaría durante 25 años por la suma de 1 .200 pesos anua- 
les. 

Un Puerto Jardín, consistente en una faja costanera de 25 metros 
de ancho a contar de las altas mareas, y que partiendo de las puntas del 
médano se dirijiría hacia el Puerto Cañón, con una extensión de 600 
metros y de una zona contigua de doce hectáreas, para instalaciones. 

El P. E. podía reservarse el área necesaria para un puerto militar y 
aduanero. 

También una calle de 25 metros de ancho, para dar acceso desde 
el Puerto Jardín hasta la parte libre de la isla, siendo ambos de uso co- 
mún entre el estado y la empresa. 

Esta destinaría la zona concedida, a almacenes, depósitos, 
varaderos, astilleros, canchas de salazón, frigoríficos, tonelería, fabri- 
cación de redes, muelles; criaderos de ostras, mejillones y otros maris- 
cos. 

Además quedaba obligado a invertir en instalaciones fijas la canti- 
dad de cien mil pesos, y en la flota de pesca con bandera nacional, qui- 
nientos mil pesos. 

Al cumplirse los 25 años pasaba todo al estado, pero desgraciada- 
mente la guerra mundial vino a malograrían importante iniciativa. 

Se presenta después «La Pescadora del Este» otra nueva empre- 
sa industrial constituida por capitalistas uruguayos y argentinos, entre 
los que figuraban Gabriel Terra, Juan Beisso, Antonio llarráz, Italo 
Supparo, Pedro Galcerán, Santiago A. Michelini y Guillermo López Montiel, 
para explotarla en gran escala. 

Empezaron sus operaciones con 7 buques formados por el «Bue- 
nos Aires II», para llevar pescado a Buenos Aires. 

La dirección técnica estaba a cargo de Pedro Galcerán. Poco des- 
pués al pasar al estado con el nombre de «Instituto de Pesca», se man- 
daba pagar por el ministerio de industrias 2391$ 76c., importe de la ad- 
quisición de redes y artículos de pesca, y 600 $ para la instalación de un 
vivero para pejerreyes en la laguna de «El Sauce.» 

Fuera de los peces antes citados por Bouyat, se encuentran otras 
variedades en las costas del Este. (1 88) 

Suelen aparecer también algunas especies poco comunes. 

Ahora bien, cuánta más abundancia de peces no habría en las 
costas de Maldonado, si los lobos marinos no permaneciesen ocupando 
la isla de ese mismo nombre 



122 


CARLOS SEIJO 


Siendo su alimentación principal, con preferencia el de la clase 
fina, las brótulas, calcúlese la enorme cantidad diaria que necesitan para 
vivir. 

El mismo perjuicio causan las grandes lobadas en la costa Atlánti- 
ca de Terranova, «donde sus habitantes opinan que si estas no fueran 
mermadas por las matanzas anuales, se hubieran multiplicado de tal 
manera que, a las sociedades pesqueras allí establecidas les resultaría 
una ruina. 

"Se estima, que cuando aquellas se hallan en los bancos, consu- 
men cada día tres millones de libras 1 .500 kilos de bacalao; pues en 
ese período del año 1929 se calculaba que existiesen 300.000 focas.» 
(189) 

«La cantidad de peces que devora cada animal diariamente se 
estima en 6 kilos; si se toma en cuenta que sólo en la isla de Lobos y los 
escollos adyacentes viven, por lo menos 6.000 animales, lo que repre- 
senta una destrucción diaria de 36.000 Kilos de peces...» (190) 


Percances Marítimos en las costas de Maldonado 


El capitán Juan Miguel de Arpide en 1763, después de reconocer 
la isla de Maldonado, se fue con varios compañeros a descubrir la tierra 
adentro. 

Al regresar ya de noche, se encontraron con tanto oleaje en la 
playa, que debieron desvestirse todos para poder embarcarse en el bote, 
que el cabo de escuadra había conducido a la costa. 

Este traía la carabina, espada y arcabúz de Arpide y la escopeta 


(188) Boga — Leporínus obtusidens (Val) Burríqueta - Ophioscion adustus (Ag.). ( 
cluccho Dasybatis pastinaca (L.) Lacha - Brevoortia tiranos (Latrobe). Lisa.- Mugil 
platanus (Gthr.) Merluza - Merluccius gayi (Guich). Mojarra.- Astyanax rutilus (Jen) Par- 
go blanco. - Umbría canosai (Berg.) - Los hay de 1 m. 70 c, de longitud. Pez sable. - 
Trichiurus Lepturus (L. ) . Sábalo Pochiledus lineatus (Val) .Sardina.- Engraulis 
Olidus Gtar. Bagre sapo. - Porithys porosissum (L.).Dr. Garibaldi J. Devicenzi y 
Diego Legrand. «Album Ictiológico del Uruguay», Anales del Museo de H. Natural, p. 
7. Montevideo, 1940, 

(189) The sealing saga of Newfoundland by Cap fíobert A. Bartlett. The National Geo. 
Magazine. July 1929, pág. 119. 

(190) Homero Rodríguez Montero 1 1 meses en las costas del Este. Montevideo. Año 
1931, pág. 48. 



MALDOMADO Y SU REGION 


123 

de Diego Ruso; pero el ayudante Juan Mendez «ubo de arrojar todo a la 
mar, aliándose casi ahogado.» 

Y tratando de librarse de tal infortunio, en seguida ganaron el bar- 
co. 

En 1805 la fragata particular, inglesa, «Duque de Clarens», con 
patente real para la pesca de la ballena en los mares del Sud, naufragó 
en la costa de Pan de Azúcar; pero antes, al hallarse frente a Maldona- 
do, habiéndose embarcado 21 tripulantes, para ir a la Isla de Lobos en 
busca de éstos, no se tuvo más noticias de ellos. 

Los hermanos Lorenzo y Francisco Silva, de 25 años el primero y 
el segundo de 12, residían en 1849 en el pueblo de la Magdalena, distan- 
te 25 leguas de Buenos Aires, donde su padre poseía un negocio de 
pulpería. 

Habiéndoseles encargado que fuesen al río y desagotasen un bote 
de su propiedad, después de verificarlo, determinan irse de paseo en él, 
cuando repentinamente se levanta un pampero, que los arrastra río afue- 
ra, sin poder arribar a ninguna parte de la costa. Tanto por el viento como 
por no haber conseguido conservar los remos. 

Así que desde el 18 de Abril, como a las 9 de la mañana, hasta el 
21 a las 7 de la tarde, permanecieron a merced de las olas, hasta que 
afortnuadamente, la corriente los fue llevando hasta la Punta del Este, 
donde los salvaron. 

Durante esos cuatro días, no vieron más que un buque, como a 6 
millas de distancia frente a la Isla de Lobos y pásaronse todo el tiempo 
sin comer ni beber. 

El 14 de Agosto de 1877, la ballenera de faeneros de la Isla de 
Lobos, salió de Punta del Este, antes del oscurecer, con víveres ; y 
aunque iban con rumbo hacia aquella isla no la vieron debido a la espesa 
niebla. 

Al llegar la noche continúan navegando y cuando menos pensa- 
ban, al encallar en la costa, reciben una gran sacudida. 

Bajan a tierra y sin saber en donde, empezaron a andar, hasta que 
al tropezar con la casilla del cable submarino, recién se daban cuenta de 
que se encontraban nuevamente en la Punta del Este. 

El 12 de Agosto de 1881, a la noche, en momentos de entrar al 
puerto por la Boca Chica, un buquecito de prácticos, la botavara le dió 
un golpe en la cabeza a uno de los tripulantes, arrojándolo al agua. 

El desgraciado pidió auxilio, pero cuando fue posible prestárselo, 
ya era tarde; había desaparecido. 

El 21 de Diciembre de 1890, la embarcación perteneciente a la 
corbeta de guerra norteamericana «Pensacola» debía conducir a bordo 



124 


CARLOS SEIJO 


del mismo, varios oficiales e individuos de tropa que habían ido a Maído- 
nado unos y otros, por asuntos de servicio. 

Cuando se aproximó al muelle donde tendría lugar el embarque, 
un punto peligroso para efectuarlo - las olas impelidas por el fuerte viento 
del Sud que reinaba, al tomar de costado la lancha, la hicieron zozobrar. 

En ese trance perecieron ahogados algunos de sus tripulantes, 
consiguiendo salvarse el oficial y tres de los seis marineros que le acom- 
pañaban. 

A punto de perecer estuvieron el patrón y dos tripulantes del yate 
«Emilia», conductor de instrumentos y demás aparatos, que los ingenie- 
ros emplearan en sus trabajos de sondaje y reconocimientos que esta- 
ban practicando en la Laguna del Diario, y frente a la que este buque se 
encontraba fondeado. 

A objeto de muñirse de provisiones hiciéronse a la vela en una 
pequeña embarcación con rumbo a Punta del Este, cuando se vieron 
sorprendidos, a las 2 y media p. m., por una racha de viento que al volcar 
la embarcación, los puso en grave peligro de perecer ahogados. 

Al conseguir sujetarse de ella y montando sobre la quilla, espera- 
ron el auxilio, que afortunadamente llegó media hora después de produ- 
cirse el percance. 

Este tuvo lugar en la tarde del 30 de Marzo de 1 892, debiéndose 
su salvación a Mrak - encargado de la estación semafórica de Punta del 
Este - quien al avistarlos y dar incontinenti aviso a la Capitanía del Puer- 
to, fueron recogidos por la falúa. 

En ese mismo año estuvieron en inminente peligro de perecer aho- 
gados Silex Acosta, su hermano Oroniel y nueve individuos más de los 
que se ocupaban de faenar lobos en la isla de este nombre. 

El percance, según fue referido por un testigo presencial, ocurrió 
de la manera siguiente: Tripulaban aquellas personas una embarcación 
de pequeñas dimensiones, en la que se proponían efectuar el traslado a 
la famosa restinga que existe allí próxima, para dar comienzo en ella a 
sus tareas de matanza; estando ya muy cerca del punto de llegada, una 
inmensa ola arrojó con ímpetu la embarcación, contra un peñasco, ha- 
ciéndola zozobrar y colocando en una dificilísima posición a los náufra- 
gos. 

Estos, providencialmente salieron con vida del percance, aunque 
en un estado lamentable, gracias a que uno de ellos consiguió trepar a 
una roca y con la ayuda de un remo, pudo extraerlos del mar. 

El 17 de Junio de 1903, el jefe del faro de Punta del Este, Juan 
Serra, siendo de noche, nota que un buque hacía numerosas señales, 



MALDONADO Y SU REQION 


125 


pidiendo auxilio con cohetes, luces de bengala, fuegos de color rojo y 
dos tiros de cañón en ese intervalo. 

Por lo tanto, se pusieron todos en alarma, creídos que era un bu- 
que varado en el Bajo Monarca, ya que ese era el rumbo que le demar- 
cara el compás, más o menos. 

Por la mañana temprano, la capitanía del puerto va a enterarse de 
la novedad y se sabe que era por haber fallecido repentinamente, el al- 
mirante argentino, Soler, a bordo del cútter de su propiedad, «Varuna». 

Si el capitán hizo fondear en un lugar tan sospechoso, era a causa 
de haberse presentado al S. O. una imponente tormenta. 

Esta sobrevino, y era tanto el oleaje cuando «El Huracán» y «El 
Corsario» remolcaban al cútter, que frente a tan peligrosa situación, te- 
miendo que el mar arrebatará el cadáver de sobre cubierta, se dispuso 
que fueran reforzadas las amarras que lo sujetaban. 

Se comisionó al marinero Luis Pirilam, quien al hallarse en esa 
operación, una ola, saltando sobre el «Varuna” hizo que los arrastrara a 
los dos. 

Afortunadamente las maderas a que estaba sujeto el contra almi- 
rante, cayeron con éste al mar, y Pirilam asiéndose de ellas, pudo soste- 
nerse a flote, luchando contra el oleaje. Soltáronle un cabo y subió a 
bordo. 

De «El Huracán» otro marinero fue arrebatado y salvóse lo mis- 
mo. 

Recuperados éstos, se pensó en rescatar el cadáver, que encon- 
traron flotando, adherido todavía al madero. Fue sacado del agua y puesto 
a bordo de «El Huracán». 

En Noviembre de 1913, próximo a la Punta Ballena, se ahogaron 
tres tripulantes del «Roald Amundsen» y fueron sepultados en el ce- 
menterio de Maldonado. 

El 27 de Julio de 1921, una ballenera tripulada por 15 personas 
contratadas para la matanza de lobos en la isla del mismo nombre, no 
pudo llegar a su destino. 

En la travesía fueron sorprendidos por el temporal que momentos 
más tarde se desencadenaba, con viento fuerte del S. E., que los 
arrastró, haciendo imposible el manejo de la nave. Así que no se tenía 
más noticia de ellos. 

Pasados tres días de angustias, los recoge en alta mar, el vapor 
inglés «Trident», dejándolos en la Isla de Flores. 

Después fueron transportados por el pesquero R.O.N 9 1 al mando 
de Elichiribehety. 



126 


CARLOS SEIJO 


En Punta del Este, todos los años, como de costumbre, numero- 
sos veraneantes suelen hacer excursiones, para visitar la Isla de Lo- 
bos. 

Una de ellas, la del día 15 de Febrero de 1922, casi resulta fatal. 

Iban en dos grupos, uno en la embarcación "Venizelos» y el otro 
en la lancha «Isabel», que fue la primera en regresar del paseo. 

Desembarcaron en el muelle los pasajeros de esta última, mas al 
notar que la otra se retardaba demasiado, de común acuerdo, determi- 
nan volverse a embarcar e ir a su encuentro. 

Así fue, y este acto caballeresco hizo que se evitara una catástro- 
fe. 

Ya frente al faro, y al estar próximas las embarcaciones, la 
«Venizelos» que conducía 16 excursionistas, empieza a zozobrar, y al 
hundirse, a duras penas se consiguió salvar a sus tripulantes. 

Entre los náufragos se contaban algunas señoras y señoritas ; 
pero una de estas celebrada por su belleza y distinción entre la socie- 
dad montevideana, - que veraneaba allí con los suyos, de resultas del 
accidente fallecía poco después. 

Caso raro fue el del cumplimiento de la última voluntad del práctico 
Ortolona, quien dispuso que después de ser incinerado, se arrojaran 
sus cenizas más afuera de la Isla de Lobos. Y así se llevó a cabo la 
fúnebre ceremonia. 

Sucesos de armas en la bahía y costa de Maldonado 

«En 1717 los franceses a las órdenes de Esteban Moreau se apo- 
deraron del puerto de Maldonado y ayudados por los indios charrúas 
procedieron a embarcar cueros en cuatro buques que anclaron en la 
bahía. 

«Llegado este suceso a conocimiento de Zabala, envió desde Bue- 
nos Aires una escuadrilla que los batieron, (1 91 ) y apresaron dos de las 
embarcaciones destinadas al tráfico vacuno. 

«Posteriormente volvieron de nuevo y levantando 30 barracas, se 
atrincheraron con 4 piezas de artillería; pero fueron desalojados por el 
capitán Echaurri; quien los obligó a embarcarse precipitadamente dejan- 
do abandonados los cañones y todo el corambre. 

"Moreau en seguida, persistiendo en su lucrativo afán, se pobló 
entonces en Castillos, secundado por los guenoas, para dedicarse a la 
misma faena. 


(191) Julián O. Miranda. Maldonado a través de la Historia Montevideo 1912 pág. 12. 




MALDOMADO Y SU REGION 


127 


«En este paraje y en su ensenada tenía fondeadero para sus em- 
barcaciones, abrigadas de los vientos del 3 9 y 4 9 cuadrante; y en el rin- 
cón que forma la costa, un manantial de agua abundante. 

Sabido esto mandaron a Antonio Pando y Patiño, para que regis- 
trase las costas septentrionales del río y lo desalojase de cualquier par- 
te donde hubiese hecho asiento.” (192) 

Después de derrotarlos y matar a Moreau se apoderaron de un 
considerable botín. 


0 


La flota luso-brasileña se constituyó con tres fragatas, un bergan- 
tín y varías embarcaciones menores... No tardaron... en aproximarse 
conduciendo la expedición del brigadier Silva Paes. 

Sostuviéronse dos combates, uno el 20 de Agosto (1736) a. la 
altura de los 31 9 y otro, seis días después, frente a Maldonado::. (1 93). 

En 1804 el comodoro inglés Graham Moore, próximo al Cabo de 
Santa María, atacó y venció a la flota española de la metrópoli. 

Uno de los acontecimientos más importantes, acaecido en el puerto 
de la ciudad de Maldonado, fue la toma de ésta por los ingleses en 1 806; 
quienes primeramente habían hecho amago de atacar a Montevideo. 

Sobre este suceso ya hemos dado completos detalles. 

El «bríck» francés -»EI Consolador» en que enviara Napoleón a 
su embajador cerca del virrey de Buenos Aires, repleto de armas y mu- 
niciones, tuvo que guarecerse en el puerto de Maldonado por mal tiempo 
y saberse perseguido por los enemigos. 

Sasseney por las dudas, bajó, siguiendo por tierra hasta Montevi- 
deo. 

El capitán en cuanto vio que dos barcos ingleses llegaron a anclar 
detrás de la Isla de Lobos, para sorprenderlos durante la noche, siendo 
de luna, cortaron el cable y huyeron. 

Al ver esto, los otros desprendieron cuatro o cinco embarcaciones 


(192) P. P. Lozano. Historia de la Conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán, 
t. III, pág.17 

(193) L. E. Azaróla Gil. Los orígenes de Montevideo, Pag. 181. 


128 


CARLOS SEIJO 


tripulada cada una por 20 hombres, a fin de alcanzarlos. 

Viéndose a punto de ser atrapados, no tuvieron más recurs'o que 
el de embicar en la costa, defendiéndose de tiempo en tiempo con tiros 
de cañón. 

Abandonaron el «brick» ganando la tierra a nado o por otros me- 
dios, mientras los ingleses no tardaban en trepar a bordo, saquearle y 
prenderle fuego. 

Esto sucedía en la «playetta» el 8 de Agosto de 1 808 a 6 leguas de 
distancia de Maldonado, (tal vez la playa hoy de Piriápolis). 

El capitán después de reunir a toda su gente, partieron en algunas 
carretas rumbo a Montevideo. (1 94). 

En la «Memoria de los sucesos de armas» atribuido al general 
Rivera, se cuenta que «en su urgencia por adquirir recursos comesti- 
bles, había despachado Elío algunas pequeñas expediciones por mar, 
aprovechando su dominio de los ríos con orden de proveerse de gana- 
dos en las costas. 

Artigas no deja de apercibirse de esta medida, y a efecto de con- 
trarrestarla, distribuye varias partidas en las costas más próximas a su 
campamento. 

El capitán de dragones de la patria don Adriano Mendoza fue des- 
tinado a guardar la ensenada de Castillos con una fuerza de su regi- 
miento. 

Estando en eso, un día de los de Mayo (1 81 1 ), se aproximó una de 
las expediciones de Elío a aquel paraje, tomando tierra en busca de pro- 
visiones. 

Mendoza al acometer a los expedicionarios, les obligó a 
reembarcarse con pérdidas y sin poder llenar su objeto». (195) 

Francisco Antonio Bustamante, como comandante al frente de un 
grupo de patriotas, el 6 de Febrero de 1 813, y disponiendo de una poca 
artillería rechazaba a cañonazos una expedición española que llegó al 
puerto de Maldonado, en un lanchón y seis botes, enviada por Gaspar 
de Vigodet, gobernador de Montevideo, con objeto de apoderarse de los 
víveres que allí pudiera haber, a fin de socorrer con ellos a los habitantes 
de la ciudad sitiada, cuya situación empezaba ya a ser bastante preca- 
ria. 

En 1816 al iniciarse la invasión portuguesa, Lecor se posesiona 
de Maldonado estableciendo por poco tiempo su cuartel general. 

El 1 7 de Mayo de 1 825, Leonardo Olivera le comunicaba a Lavalleja, 


(194) Julien Mellet. Voyage dans l’Amerique Meridionale, 1823 

(195) «Comercio del Plata» t.X. 




MALDONADO Y SU REGION 


129 


comandante en jefe de las fuerzas que operaban en la Provincia 
Oriental, que al hallarse continuando la reunión de gente en ese departa- 
mento, tuvo aviso de que el vecindario de Maldonado estaba lleno de 
sobresaltos, a causa de haber llegado al puerto, la fragata «Emperatriz» 
y tres buques más. 

Y que se dirigía a libertarlos de tal conflicto, pues los enemigos se 
hallaban en la Isla de Gorriti. 

El día antes había estado ocupado en un proyecto que si se hubie- 
ra realizado, Maldonado tenía un día de gloria. 

Unos marineros ingleses y franceses habiéndose propuesto ha- 
cer rendir a los dos buques, él les había exhortado ofreciéndoles a cada 
uno de los principales de ellos, treinta onzas de oro. Pero esa misma 
noche, al querer poner en práctica su invento, los enemigos, al advertir- 
lo, mandaron que los barcos salieran fuera del puerto, donde permane- 
cieron algo distantes 

Al día siguiente volviendo a entrar, se vio desde la torre del Vigía, 
que era para hacer embarcar, y a toda prisa, la guarnición que tenían en 
la isla. 

Si se hubiesen apoderado de los buques, esa guarnición que 
hallábase en Gorriti, la tomaban prisionera. 

Olivera terminaba diciendo que él esperaba en aquellos destinos 
la determinación de incorporarse a su Cuartel General, pues no podría 
realizarlo hasta pasados tres días, por tener en trato algunas armas, 
pólvora y balas, con el capitán de la fragata francesa que estaba en 
dicho puerto. (196) 

Transcurridos diez días, Manuel Brun participaba que acababa de 
tener parte del vigía, el haber fondeado en ese mismo paraje, un bergatín 
de guerra enemigo y dos lanchas, que según parecía eran cañoneras y 
demostraban tener miras de hacer algún desembarque, o evitar el co- 
mercio con esta plaza. 

José Machado el 22 de Agosto de 1 825, le daba detalle a Lavalleja 
respecto a los pertrechos y otros útiles de la cañonera enemiga naufra- 
gada en la costa de Maldonado. 

Después de algún tiempo Olivera se dirige de nuevo a su jefe, 
informándole que habiendo tenido conocimiento que la fragata «Empe- 
ratriz» y tres buques mas de los Brasileros, se dirigían a Maldonado con 
intenciones de desembarcar había tomado las precauciones convenien- 
tes, de emboscar la caballería por si acaso. 

Que por otra parte el capitán Fournier ya había traído desde Punta 


(196) Archivo del E. M. del Ejército. Montevideo, N g 16, pág. 17. 



130 


CARLOS SKIJO 


del Este un cañón de 24, que se hallaba tirado allí, y una vez montado 
rompió el fuego sobre la «Emperatriz.» 

La falta de pólvora impidió echarla a pique, pues de los 1 8 tiros, 9 
dieron en el blanco. 

Más tarde agregaba que los tales buques se habían marchado 
llevando la fragata grandes averías. 

Pasada una semana tuvo lugar el ataque al bergatín de guerra 
ss «Río de la Plata» al N. O. de la Isla de Gorriti. 

El corsario Fournier en ese mismo puerto, con una fuerza de 35 
patriotas sorprendieron en la noche y se apoderaron de la goleta brasile- 
ña «Panicotana.» 

En esa acción el carpintero de Rivera, Juan Davis, murió de resul- 
tas de las heridas que recibió en el abordaje, dejando una hija de menor 
edad. 

Por lo tanto, Francisco Calamet, vice cónsul de Francia en la 
precitada ciudad, se presentó en Marzo del año 1836 solicitando una 
pensión para aquella. 

El 21 de Noviembre de 1826 estando los buques imperiales en 
Maldonado, varó un lanchón de uno de ellos, que estaban fondeados en 
la boca del puerto, con trece marineros ingleses. A la tarde fueron algu- 
nos botes cerca de la playa con el objeto de sacar el lanchón, y un sol- 
dado del ejército patriota levantó el poncho, dando a entender que quería 
pasarse. 

Echaron gente a tierra, y una emboscada de media docena de 
hombres con sable en mano y carabina a la espalda, cayó sobre los 
enemigos, tomando al patrón de la lancha y cuatro marineros. 

Poco más de un mes y José Gordillo, comandante militar de aque- 
lla dudad, certificaba que Diego Noboa había prestado las embarcacio- 
nes de su pertenencia y de Francisco Aguilar, cada vez que fueron ne- 
cesarias para hostilizar a los enemigos en ese puerto, en las empresas 
que había llevado a cabo el capitán César Fournier. Y que a más de ello 
prestó otros servicios de no menos consideración al propio efecto, y en 
los cuales tuvo que satisfacer gastos para su cumplimiento en obsequio 
de su adhesión a la patria. Para su constancia le daba el certificado a su 
pedido. 

El barón de Vila - Vila se apodera de Maldonado el 1 7 de Mayo de 

1827 . 

El 14 de Abril de 1838 llegaron «La Loba» y «La Gracia», armadas 
en guerra por Frutos Rivera, y en ese mismo día esta apresaba al 
«pailebot» de los prácticos, y el 19 se fueron los tres barcos para La 



MALDONADO Y SU REGION 


131 


Colonia en seguimiento de «La Luisa». 

El coronel Manuel Freire uno de los jefes emigrados de 

India Muerta. . . se lanzó a la lucha con un puñado de hombres en 
el departamento de Maldonado, el 20 de Octubre de 1845 sorprendiendo 
y aprisionando la guardia enemiga de Punta del Este. 

Ocupado dicho punto se hizo señales desde la costa al bergantín 
«Racer» de la marina británica, que conjuntamente con la corbeta «Agui- 
la», bloqueaban a esa ciudad; pero no fueron atendidos. 

En tal situación resuelve hacer pasar a nado, dos de sus hom- 
bres, hasta la Isla de Gorriti en solicitud de auxilio. 

Confiando tan arriesgada operación al alférez Segundo Ibero y a 
Jacinto Alfaro, dándoles sus caballos se azotaron al mar y con grandes 
esfuerzos logran aproximarse al bergantín; pero les costaba hacerse 
entender de los ingleses. 

Por fin se les comprende y el comandante de la embarcación man- 
da en seguida una lancha a la Punta del Este. 

En ella fueron trasportados a la Isla Gorriti el coronel Freire, su hijo 
Antonio, el teniente Daniel Núñez y sus compañeros; además los prisio- 
neros, donde empezáronse a reunir elementos para hostilizar el enemi- 
go. 

Un mes después «El Racer» condujo hasta la costa a Antonio 
Freiré con cuatro hombres, sin ser sentido, allegándose hasta la Punta 
de la Ballena, según le ordenara el alférez Ibero, que también había des- 
embarcado por otro punto y se le reunió. 

Freire se quedó a bordo con 30 hombres de infantería y 10 de 
caballería, con objeto de poder proteger a aquel en caso necesario, como 
así fue; pues al estar embarcando los caballos y bueyes, que a más de 
los que conducían se habían reunido también en las chacras, se aproxi- 
maron los enemigos con una fuerza como de 1 00 hombres de infantería 
y 50 de caballería. 

El bergantín, una lancha y los de la fragata «Aguila», hicieron ince- 
sante fuego, terminando los atacantes por retirarse. (197) 

Después de la destitución del General Rivera del Comando en jefe 
de la guarnición de Maldonado... (en 1847), el comandante Carrión, hijo 
de allí, se recibía de su cargo en momentos angustiosos para su ciudad 
natal, rigurosamente sitiada por tierra por numerosas fuerzas enemigas. 

Imposibilitada la guarnición de dicho punto para adquirir víveres de 
la comarca vecina, hubiera perecido de necesidad si no fuera el socorro 
que periódicamente, y por la vía marítima, se le enviaba desde Montevi- 


(197) Isidoro de María. Anales de la defensa de Montevideo. 



130 


CARLOS SEIJO 


del Este un cañón de 24, que se hallaba tirado allí, y una vez montado 
rompió el fuego sobre la «Emperatriz.» 

La falta de pólvora impidió echarla a pique, pues de los 1 8 tiros, 9 
dieron en el blanco. 

Más tarde agregaba que los tales buques se habían marchado 
llevando la fragata grandes averías. 

Pasada una semana tuvo lugar el ataque al bergatín de guerra 
ss«Río de la Plata» al N. O. de la Isla de Gorriti. 

El corsario Fournier en ese mismo puerto, con una fuerza de 35 
patriotas sorprendieron en la noche y se apoderaron de la goleta brasile- 
ña «Panicotana.» 

En esa acción el carpintero de Rivera, Juan Davis, murió de resul- 
tas de las heridas que recibió en el abordaje, dejando una hija de menor 
edad. 

Por lo tanto, Francisco Calamet, vice cónsul de Francia en la 
precitada ciudad, se presentó en Marzo del año 1836 solicitando una 
pensión para aquella. 

El 21 de Noviembre de 1826 estando los buques imperiales en 
Maldonado, varó un lanchón de uno de ellos, que estaban fondeados en 
la boca del puerto, con trece marineros ingleses. A la tarde fueron algu- 
nos botes cerca de la playa con el objeto de sacar el lanchón, y un sol- 
dado del ejército patriota levantó el poncho, dando a entender que quería 
pasarse. 

Echaron gente a tierra, y una emboscada de media docena de 
hombres con sable en mano y carabina a la espalda, cayó sobre los 
enemigos, tomando al patrón de la lancha y cuatro marineros. 

Poco más de un mes y José Gordillo, comandante militar de aque- 
lla ciudad, certificaba que Diego Noboa había prestado las embarcacio- 
nes de su pertenencia y de Francisco Aguilar, cada vez que fueron ne- 
cesarias para hostilizar a los enemigos en ese puerto, en las empresas 
que había llevado a cabo el capitán César Fournier. Y que a más de ello 
prestó otros servicios de no menos consideración al propio efecto, y en 
los cuales tuvo que satisfacer gastos para su cumplimiento en obsequio 
de su adhesión a la patria. Para su constancia le daba el certificado a su 
pedido. 

El barón de Vila - Vila se apodera de Maldonado el 17 de Mayo de 

1827. 

El 14 de Abril de 1838 llegaron «La Loba» y «La Gracia», armadas 
en guerra por Frutos Rivera, y en ese mismo día esta apresaba al 
«pailebot» de los prácticos, y el 19 se fueron los tres barcos para La 



MALDONADO Y SU REGION 


131 


Colonia en seguimiento de «La Luisa». 

El coronel Manuel Freire uno de los jefes emigrados de 

India Muerta. . . se lanzó a la lucha con un puñado de hombres en 
el departamento de Maldonado, el 20 de Octubre de 1845 sorprendiendo 
y aprisionando la guardia enemiga de Punta del Este. 

Ocupado dicho punto se hizo señales desde la costa al bergantín 
«Racer» de la marina británica, que conjuntamente con la corbeta «Agui- 
la», bloqueaban a esa ciudad; pero no fueron atendidos. 

En tal situación resuelve hacer pasar a nado, dos de sus hom- 
bres, hasta la Isla de Gorriti en solicitud de auxilio. 

Confiando tan arriesgada operación al alférez Segundo Ibero y a 
Jacinto Alfaro, dándoles sus caballos se azotaron al mar y con grandes 
esfuerzos logran aproximarse al bergantín; pero les costaba hacerse 
entender de los ingleses. 

Por fin se les comprende y el comandante de la embarcación man- 
da en seguida una lancha a la Punta del Este. 

En ella fueron trasportados a la Isla Gorriti el coronel Freire, su hijo 
Antonio, el teniente Daniel Núñez y sus compañeros; además los prisio- 
neros, donde empezáronse a reunir elementos para hostilizar el enemi- 
go. 

Un mes después «El Racer» condujo hasta la costa a Antonio 
Freiré con cuatro hombres, sin ser sentido, allegándose hasta la Punta 
de la Ballena, según le ordenara el alférez Ibero, que también había des- 
embarcado por otro punto y se le reunió. 

Freire se quedó a bordo con 30 hombres de infantería y 10 de 
caballería, con objeto de poder proteger a aquel en caso necesario, como 
así fue; pues al estar embarcando los caballos y bueyes, que a más de 
los que conducían se habían reunido también en las chacras, se aproxi- 
maron los enemigos con una fuerza como de 1 00 hombres de infantería 
y 50 de caballería. 

El bergantín, una lancha y los de la fragata «Aguila», hicieron ince- 
sante fuego, terminando los atacantes por retirarse. (197) 

Después de la destitución del General Rivera del Comando en jefe 
de la guarnición de Maldonado... (en 1847), el comandante Carrión, hijo 
de allí, se recibía de su cargo en momentos angustiosos para su ciudad 
natal, rigurosamente sitiada por tierra por numerosas fuerzas enemigas. 

Imposibilitada la guarnición de dicho punto para adquirir víveres de 
la comarca vecina, hubiera perecido de necesidad si no fuera el socorro 
que periódicamente, y por la vía marítima, se le enviaba desde Montevi- 


(197) Isidoro de María. Anales de la defensa de Montevideo. 



132 


CARLOS SEIJO 


deo. 

De la torre del Vigía se cambiaban las señales convenidas con el 
barco que conducía los víveres, y atravesando los médanos, iban a re- 
cogerlos a la playa. 

En una de las tantas veces que se realizaba esa operación, salió 
al frente de las fuerzas el propio comandante Carrión, que confiadamen- 
te tomó el camino de la costa. 

El enemigo advertido por las señales de la presencia del buque 
portador de socorros, concibe la idea de realizar una sorpresa. 

Al efecto, ocultando numerosas tropas entre los médanos, en el 
momento propicio cayeron sobre Carrión y los suyos, trabándose un 
reñido y sangriento combate, en el que los soldados de la plaza tuvieron 
que batirse en retirada, salvando el cadáver de su jefe que cayó víctima 
de su deber. (198) 

Una expedición se embarcó en Montevideo el año 1870, en los 
vapores «Coquimbo», «Montevideo», «Rayo» y «Oriental» con destino 
a Maldonado, a las órdenes del coronel Manuel Pagóla. 

Iba a llevarle refuerzos al general Gregorio Suárez. 

Detalles enviados a «El Siglo» el año 1873, por el doctor José 
Pedro Ramírez por haberse hallado a bordo en viaje desde Montevideo 
a Buenos Aires durante la circunstancia siguiente: «A las 10 de la noche 
el comandante Bergara con cincuenta o mas hombres que embarcó dis- 
frazados, se apoderó de «El Porteña» sin resistencia; el capitán y la 
tripulación completamente impotentes para resistir y los pasajeros todos 
en sus camarotes, mareados la mayor parte. 

Al tumulto todos creyeron que había fuego a bordo y se produjo 
una escena semejante a la del «América». Pero al querer salir los pasa- 
jeros se encontraban con un revolver al pecho. 

En medio del acto de piratería perpetrado por Bergara no ha habi- 
do todos los desórdenes que debían temerse, lo que no ha impedido que 
haya cuatro heridos de la tripulación, entre ellos el segundo capitán, de 
mucha gravedad. 

Exigieron además al comisario que entregase el dinero, y se les 
entregó. 

Después que se apoderaron del buque, volvieron en dirección a la 
Panela y allí paramos hasta las 3 de la mañana, ansiando por bajar a la 
costa en los buques o lanchas con armas que debían encontrarse allí, 
para embarcar en el Vapor. 

No encontrándose, seguimos por la costa oriental hasta la barra 


(198) Héctor Miranda. Maldonado antiguo. Montevideo 1912, pág. 37. 




MALDONADO Y SU REGION 


133 


de Arazatí, a cuya altura y sabiendo que seguirían pura la costa entreriana 
forzando el paso de Martín García, me apersoné a Bergara para que 
desembarcásemos en aquella costa, accedió y así lo efectuamos todos 
los pasajeros, desde las 10 de la mañana hasta la 1 de la tarde; con 
excepción del comisario Miguens, que quedó en calidad de preso. A las 
2, hora en que salimos de la costa, estaba el «Porteña» próximo a mo- 
verse. 

Ocho o diez pasajeros vinimos a una estancia, una legua distante 
de la costa, atravesando arenales y cañadas con agua a la rodilla; de allí 
fue que tomamos caballos. 

Mandamos una carreta y carruajes a los demás que quedaron en 
la costa, entre los cuales había señoras, niños y los heridos que no 
bajaban de 50, todos buenos y contentos de verse en tierra y salvos.” 

El día 11 a las 3 y 3/4 de la tarde entró al puerto de Montevideo el 
vapor argentino «Pampa» de regreso de su expedición en busca del 
«Porteña.» 

El día 12 a las 9 de la mañana éste y el «Montevideo lo avistaron a 
la altura de La Coronilla. 

Forzaron las máquinas para darle caza y poniéndose a tiro el 
«Pampa», le disparó dos cañonazos. 

El «Porteña» no detuvo su marcha, logrando embicar en la playa y 
desembacaron la gente precipitadamente. 

Arriaron los botes con algunos equipajes, pero al atracar se les 
tumbó uno de ellos, ganando la costa a nado los que en él iban. 

Después atando un cabo que extendieron a tierra, consiguieron 
hacer el desembarco de todos, menos 22 de la tripulación del vapor. 

Bergara y Palmer huyeron a caballo para Santa Victoria. 

El 13 de Noviembre de 1874 se encontraban los buques de la re- 
volución mitrista en las aguas de Maldonado, cuando aparecieron a eso 
de medio día, cinco de la escuadra del gobierno argentino. 

Los primeros tomaron mar afuera en dirección a José Ignacio, y 
los segundos siguieron su persecución. 

La niebla que se produjo impidió ver el resultado de esta carrera; 
pero al oscurecer entraron nuevamente al puerto estos últimos, al pare- 
cer sin haber alcanzado a sus contendientes. 

Eran los vapores «Pavón», «Puerto de Buenos Aires», «General 
Brown» y la cañonera «Uruguay». Persiguieron a los vapores revolucio- 
narios diez y siete millas, no continuando por haber entrado la noche. 

Con una hora más de sol el «Montevideo», entonces «General 
Rivas», hubiese sido apresado. 



134 


CARLOS SEIJO 


El comandante Obligado, perseguido por la escuadra y viéndose 
perdido, arribaba con la cañonera «Paraná» al puerto del Inglés, y desde 
allí le mandó el jefe la siguiente nota: 

«Noviembre 18 de 1874. Sr. Jefe de la Escuadra Argentina Dn. 
Luis Py. Por conducto del capitán D. José M. Meymo y primer maquinis- 
ta Alfredo Y. Hall, quienes he tenido como prisioneros de guerra con los 
demás que le acompañan, he resuelto mandar entregar la cañonera 
« Paraná » por no precisarla la revolución. 

No he querido destruir ninguno de los buques que han estado en 
mi poder porque ante todo me considero ser bueno y leal argentino. 

Dios guarde a V. 5. 

Erasmo Obligado 

La situación de éste al hacerse insostenible, la tripulación se ne- 
gaba a seguirlo; luchando minuto por minuto entre sublevarse o ser to- 
mada por dicha escuadra y juzgados como piratas. 

El 29 de Febrero de 1 875, a las 8 y 1/2 de la mañana, fondea en el 
puerto de Maldonado, el vapor nacional «Fé», trayendo a remolqué el 
trasporte «Puig» que debía conducir a la Habana, a los 15 ciudadanos 
desterrados por el presidente Varela. 

El vaporcito «Rayo» que viene también, se vuelve a Montevideo a 
la altura del Banco Inglés. A nadie le fue permitido comunicar con los 
prisioneros. 

El mismo día de la llegada, el gerente del periódico «El Departa- 
mento» Agustín Cardúz, recibía la siguiente esquela abierta: 

«Estimado amigo. Aquí nos tiene a bordo de la «Puig» con destino 
a la Habana. Mándeme leche, queso y lo que pueda comer. No deje de 
mandarme los diarios de última fecha como también noticias. 

Lo saluda su amigo. 

Marzo 1 9 de 1875.» (199) 

Sequndo Flores. 

(199) Un amigo se asoció al gerente, haciendo una remesa de lo Solicitado y otros 
remitieron a varios de los deportados, queso, huevos, gallinas, conservas etc. 

El teniente Gervasio Santa Cruz le mandó también al comandante Octavio Ramírez, 
algunos de esos mismos comestibles; y el jefe político Francisco M. Acosta, durante los 
días que permanecieron en el puerto los proveyó con una res de carne diaria v otros 
artículos que le fueron solicitados por el coronel Courtín que como se sabe iba custo- 
diando la «Puig», con 60 infantes de los batallones de la capital y una pieza de 
artillería. 



MALDONADO Y SU REGION 


135 


El 4 de Marzo se hizo a la vela. 

Al día siguiente llegaba el vapor «Onix» fletado por el gobierno a 
consecuencia de la estadía de la barca «Puig» y del vapor «Fé». 

En aquel venía el coronel Ríos, el comandante Bergara y medio 
batallón de infantería. Según se dijo, el primero traía severas instruccio- 
nes con respecto al trasporte «Puig», a causa de haber el jefe de esa 
expedición, faltado al itinerario, con su detención en el puerto de Maído- 
nado, y a las órdenes que había recibido con motivo de la bajada de los 
desterrados a las isla, operación que efectuó los días I 9 y 3 de Marzo. 
En otro lugar damos mayores detalles. 

El 21 de Junio de 1 875 arribó el vapor paquete «Arinos», brasilero, 
por falta de carbón y víveres, y siendo su procedencia del Brasil con 
cargamento general y 23 pasajeros, la subdelegación de marina de Mal- 
donado, según órdenes superiores que tenía, le notificó que quedaba en 
cuarentena por seis días. 

Al día siguiente una embarcación del buque fue a la Punta del Este 
con el objeto de desembarcar; a lo cual el patrón y marineros de la falúa 
de la capitanía se opusieron a ello, por violar al mismo tiempo el regla- 
mento sanitario. 

Avisaron entonces que necesitaban carbón y víveres, lo que se 
participó al vice-cónsul brasilero. 

Pero momentos más tarde, los del pedido, dirigiéronse hacia la 
costa y desobedeciendo las órdenes, bajaron a tierra, y uno de los tripu- 
lantes al internarse a más de 300 metros, quiso quitarle el caballo a un 
marinero del resguardo que le instaba regresase a bordo. 

Este al verse amenazado y por estar sin armas fue a participar lo 
acaecido al capitán del puerto. 

El fugitivo se dirigió inmediatamente rumbo al Este y por haberse 
internado, la misma policía no pudo conseguir su detención. 

El día 24 la sub-delegación de Marina le remitía dos notificaciones 
al comandante del vapor, de las cuales una de ellas le manifestaba que 
quedaba sujeto a la multa y la segunda, que ponía a dicho buque en libre 
plática el día 26. 

Habiéndose aproximado la falúa al costado del buque, conducien- 
do las notas, fue hecha retirar por aquel, quien no sólo se negó a recibir- 
las sino también a llenar todas las formalidades del caso en que se en- 
contraba. 

El día 1 3 de Noviembre de 1 875, a la altura de José Ignacio (decía 
el parte del Jefe) avisté un buque a gran distancia, que navegaba con 
rumbo a tierra. 

Mandé inmediatamente poner proa hacia él y dar toda la fuerza a la 



136 


CARLOS SEIJO 


máquina; media hora después alcanzamos a reconocer que era un bu- 
que que, por su aparejo, hizo aumentar mis sospechas. 

A las 3 y 3/4 estando a tiro y medio de cañón, reconocimos en él 
una zumaca perfectamente aparejada. 

En ese momento al virar esta de bordo, puso la proa más afuera. 

Di orden al comandante D. Juan J. Gomensoro para que hiciese 
preparar la infantería y los artilleros al pie de una pequeña pieza de proa; 
mandé hiciera un disparo en blanco para conseguir que dicha zumaca 
se pusiese en facha y esperase como es de costumbre. 

El tiro mencionado fue la señal para que la zumaca precipitara su 
fuga al rumbo indicado, dando una semi plena prueba con ese proceder, 
que era enemigo, e izando no obstante éste el pabellón italiano. 

Con el viento fresco aumentaba el mar y solo a las diez y media, 
escaseando aquel para caminar las nueve millas largas que veníamos 
andando por ahora, vinimos a alcanzar con mucho trabajo al enemigo a 
distancia de medio tiro de cañón. 

Mandé romper el fuego preparando todo para tomarlo a viva fuer- 
za, confiando que viento y mar calmasen, y me fuese posible el abordaje 

En ese mismo instante el enemigo rompía el fuego de fusilería so- 
bre nuestro buque que era mucho mas bajo que el de ellos, con 
remingtons, y al que contestamos. 

Un cuarto de hora haría que duraba la lucha, cuando la pieza de 
proa se inutiliza, perdiendo así la ventaja que llevábamos. 

El viento seguía arreciando. 

El enemigo vuelve a romper sus fuegos sobre nosotros, a los que 
contestamos por el término de, media hora; hasta que juzgué mandarlo 
suspender por la mucha distancia; él siguió haciéndolo como cinco mi- 
nutos, habiendo en ese tiroteo como en los anteriores hecho gala de 
tener munición en abundancia ; por nuestra parte se con sumieron trein- 
ta tiros de cañón y cinco mil remingtons 

Eran las 1 2 de de noche cuando cesó la lucha, gracias al viento 
que nos enloquecía con el movimiento del mar. 

Desde ese momento seguimos navegando fuera de tiro, pero per- 
siguiéndolo con igual ardor hasta las 4 de la mañana, en que consultado 
el viento y la falta de carbón, resolví con todo el pesar de mi alma aban- 
donar lo que se podía llamar importantísima presa, si el viento hubiese 
disminuido o el vaporcito y su artillería, otra. 

El resultado fue el siguiente: 3 muertos, 4 heridos y 3 contusos. 

El buque enemigo era la zumaca «Carolina» que se hizo célebre 

Embarcó en Buenos Aires refuerzos con destino a las costas de 



MALDONADO Y SU REQION 


137 


Maldonado a objeto de engrosar con infantes las filas del general Llanes. 

La expedición se componía de sesenta y cinco soldados escogi- 
dos, todos morenos y mulatos; y de veintitantos entre oficiales y jóvenes 
de Montevideo, a las órdenes de Alfredo Trianon y Gervasio Santa Cruz. 
(200) 

Un grupo considerable de emigrados federales desembarcaron de 
5 buques revolucionarios que los condujeron de Río Grande a Castillos, 
depto. de Rocha, en la madrugada del 13 de Abril de 1894. 

El gobierno tomó enérgicas medidas para evitar el contacto, y bu- 
ques de la escuadrilla nacional quedaron vigilándolos. 

En Setiembre de 1 939, captura y hundimiento del vapor alemán 
«Olinda», frente al Cabo Polonio, por el crucero inglés "Ajax”. 

El acorazado de bolsillo alemán "Graff Spee» y los cruceros 
«Exeter» «Achilles» y «Ajax», trabaron frente a Maldonado una batalla el 
13 de Diciembre de 1939. La nave alemana se guareció en nuestro puer- 
to y el 1 7 a poca distancia del canal de entrada, antes que el enemigo se 
apoderase de ella, la destruyeron. 


□ 


(200) Gervasio Santa Cruz, femandino Un émulo del carolino Gregorio García Tabárez. 



CARLOS SE1JO 



MALDOMADO Y SU REQIOM 


139 


Temporales 


as grandes pamperadas y sudestadas soplan con 
mucha fuerza a la entrada del Río de la Plata. 
Turbonadas se denominan a las del viento pampero, 
que se hacen sentir con terrible violencia en los me- 
ses de verano, aunque afortunadamente son de corta 
duración. 

En cambio durante el período invernal suelen persistir 
varios días. 

A Solís en su primer viaje en 1512 le sobrevino una violenta tem- 

«Luego de correr este peligro, se convenció de lo arriesgado que 
era aguantar nuevas tormentas bajo un hemisferio desconocido resolvió 
navegar la vuelta a España...» (201) 

Magallanes cuando en 1 520 estuvo en el Cabo Santa María (Pun- 
ta del Este) experimentó un fuerte temporal. 

El 21 de Febrero de 1527 a Gaboto le sobrevinieron muchas con- 
trariedades, por lo que tuvo que andar con tiento por estas costas. «Pa- 
samos muchos trabajos y peligros... quanto mas que se levantan en él 
grandes tormentas y se tiene muy poco abrigo.» 

La flota de Martín Alfonso de Souza en 1 531 , apenas dada a la 
vela después de dejar a la (Isla de Gorriti), se desencadena una formida- 
ble borrasca durante siete días, que hace traquetear a las naves de nor- 
te a sur y de este a oeste y desbaratando a las que no echara a pique. 

A Antonio Fernández Camiña piloteando «La San Vento», el 13 de 
Marzo de 1600. «Por la noche les sobrevino un gran temporal de viento, 


pes 


(201) Gomara Historia de las Indias. 



140 


CARLOS SE1JO 


que los hizo estar sobre el fierro» con mucho trabajo. 

El P. Cattáneo informaba que «durante su viaje en el año 1738, 
tomadas todas las cautelas posibles se resolvió consultar a los pasaje- 
ros y primeros oficiales del barco, sin cuyo beneplácito no hubieran se- 
guido adelante, por haberse puesto el sol y arriesgarse ante el peligro de 
un escollo cubierto situado a 60 pasos de la Isla de Lobos. 

Sabiéndose que estaban como a dos tiros de cañón y que era 
noche de luna llena, el capitán se dejó inducir aunque de mala voluntad. 

El piloto, cuando se hablaba del Río de la Plata, lo llamaba «infier- 
no», por haberse encontrado en otro viaje que por él hizo, en peligro de 
perderse por una tempestad; y que verdaderamente era mas de temer- 
se que en cualquier otra parte». 

Cuando el barco en que viajaba el abad Pernetty estuvo en la ba- 
hía de Maldonado, el día 24 de Diciembre de 1763, y mientras se apron- 
taban para seguir hasta Montevideo, sobreviene un temporal de los más 
violentos; empezando el hermoso espectáculo que ofrecían las exhala- 
ciones continuas de las nubes a medida que estas subían en el horizon- 
te. 

El cielo era como una hoguera y los fuegos artificiales mejor fabri- 
cados y más variados no podían compararse a los que vieran en el tér- 
mino de una hora. 

No sospechando entonces que tendrían de allí a poco otro espec- 
táculo menos agradable, el capitán que conocía mejor el peligro y la con- 
secuencia, se ocupó durante ese tiempo de ponerse al abrigo... 

Creyeron que el temporal pasara de largo, dado el rumbo que lle- 
vaba, pero un huracán acompañado de relámpago y truenos les hizo dar 
un trabajo ímprobo para poder desatar el mástil de la pequeña gavia. 

Todas estas precauciones tomadas, quedaron sobre los dos ca- 
bles luchando toda la noche contra la impetuosidad del viento y los mujidos 
de un mar extremadamente irritado, que amenazaba sumergirlos a cada 
instante. 

Al día siguiente aquel se sostuvo con el mismo furor, y no obstante 
el continuo balanceo que parecía mandado para atormentarlos, pudo el 
abad dormir algo. Mas, despertóse sobresaltado por una terrible sacudi- 
da que estremeció al navio y le hizo crujir por todas partes, como si se 
hubiese estrellado contra la costa. 

Eran cerca de las 5 de la mañana; saltando de la cama y abriendo 
la ventana le pregunta al timonel si habían tocado alguna peña. No, le 
dice, pero garreamos y muy de prisa; el cable de la segunda ancla ama- 
rrada, se ha hecho pedazos y la otra se ha desprendido del fondo; por 
eso ha sido la sacudida violenta, y nuestra salvación está en la gran 



MALDONADO Y SU REGION 


141 


ancla que se acaba de dejar caer. 

El abad se fue al castillo de popa y vio en efecto que garreaban de 
tal modo, que la costa sólo distaba una media legua 

Dos horas después que la tormenta hubo empezado, el mar agi- 
tándose, los hundía de tal modo que no les dejaba él tiempo de respirar. 

Mas de una vez, la punta de la verga del gran mástil tocó y sumer- 
giéndose tres pies más o menos en las aguas, las que a menudo trepa- 
ban sobre cubierta; y aquella posición se volvía mas peligrosa por la 
proximidad de la costa. 

Los oficiales de a bordo, toda gente hábil, que había gobernado 
navios y buques corsarios, vieron tan de cerca el peligro, que la mayor 
parte buscaron los medios de salvarse. 

De ahí que, por las dudas ya se tenían arreglados los cañones 
como un rosario, para suplir a las anclas en caso que los cables se 
rompiesen. 

Por fin se libraron del susto y el 28 anclaron en la bahía de Monte- 
video. 

«Un temporal que merece una mención detenida y los papeles de 
la época hacen de él reiterada referencia; fue el que azotó las costas de 
Montevideo, iniciándose la noche del 26 de Mayo de 1792 

«El más recordado que el que menciona Azara, denominándolo 
huracán, de 8 de Setiembre de 1 799; que arrojó a la playa ocho grandes 
embarcaciones y muchas menores, en el puerto de Montevideo; «y lo es 
también más que el del 5 y 6 de Junio de 1 905 del E. S. E., que refieren 
documentos del Consulado de Buenos Aires», temporal no visto en mas 
de siglo y medio según la tradición.» (202) 

Cuando el cielo está despejado y se observa un continuo 
relampagueo hacia el N. O. ó O., que se pasa al S. O., el pampero enton- 
ces aparece rápidamente. 

Si un buque mientras navega, se apercibe de tal cosa, es prudente 
recoger todo su velamen sin tardanza. 

Este era el consejo dado por un marino conocedor de nuestras 
costas. 

Según el capitán Fitz Roy, una vez casi fueron desmantelados 
durante uno de estos temporales, no obstante hallarse con todas las 
velas recogidas. 

Martín de Moussy también decía: «El pampero llamado así por 


(202) Carlos Ferrés, Proyectos de faros y organización de elementos de salvataje 
Conferencias del curso de 1937. Revista del Instituto Histórico y Geográfico del Uru- 
guay. Año 1938, Pag. 197 


142 


CARLOS SEIJO 


venir del fondo de las Pampas, que atraviesa con gran violencia y pare- 
ce tener su formación en las cumbres heladas de los Andes del Sud, de 
42° 

Se hace sentir hasta el trópico y mas allá de Río Janeiro. 

Es local casi siempre. Los primeros son de corta duración, es de- 
cir, no mas de doce a veinticuatro horas y a veces hasta tres días» 


□ 


Darwin opinaba, que las cercanías del Río de la Plata parecían 
estar sujetas a los fenómenos eléctricos. 

Por los hechos que había podido observar en muchas descripciones 
de viajes, estaba inclinado a creer que los temporales eran muy comu- 
nes cerca de la embocadura de los grandes ríos. 

Suponía que la mezcla de cantidades considerables de agua dul- 
ce y salada perturbara el equilibrio eléctrico. 

Según Azara, en el temporal del 21 de enero de 1 793, el rayo cayó 
37 veces en el interior de la ciudad de Buenos Aires, matando a 1 9 per- 
sonas. 

Transcurridos otros cinco meses, en Montevideo se experimentó 
«Una cruel tormenta. . . (203) sucedió que entre las varias exalaciones y 
truenos que hubo se dirigiese un rayo a la casa de Pólvora grande, en la 
cual se almacenaban mui cerca de tres mil quintales de este género; y 
aunque de pronto no se advirtió el estrago y ruina causada por el rayo en 
el edificio, serenado el tiempo se hizo reparo en el daño que había 
recevido exteriormente en su Techo y Pared y procediendose al recono- 
cimiento se halló en su interior bastante estrago; y no debiendo dudarse 
que ha haverse incendiado tan crecida porción de materia tan combusti- 
ble y vorás hubiera volado y destruido esta ciudad sepultándonos en 
sus ruinas. 

Esta vez no explotó el polvorín. 

En cambio, el 23 de Febrero de 1 822 entre las dos y las tres de la 
tarde, durante una tormenta y a los primeros truenos, se desprendía un 


(203) Archivo General de la Nación. Montevideo, Acta del Cabildo de 27 noviembre de 

1793. 



MALDONADO Y SU REGION 


143 


rayo sobre el «Repuesto de pólvora que había en la antigua capilla de 
San Pedro,» situada al Sur de la ciudad. 

Fue tal la explosión que un diluvio de balas de fusil, cajones ente- 
ros de pólvora y gruesas piedras del edificio; algunas del peso de dos y 
media arrobas volaron por los aires a larga distancia. 

Y chocando contra las casas más inmediatas causaron ruinas de 
gran consideración. El centinela, un mozo de panadería y una señora 
fueron las víctimas. 

Woodbine Parish también informaba, que habiendo apenas anda- 
do en la bahía de Montevideo, otro barco inglés les previno que se apre- 
suraran por la llegada de una gran tormenta, pues el barómetro la seña- 
laba. 

Este era un pampero, pues casi 24 horas persistió sin intermisión. 

Los truenos y relámpagos en el Río de la Plata eran a veces tales, 
que como él creía, no se observaban en ninguna otra parte del mundo, 
únicamente en el estrecho de la Sonda. 

Cuenta Alcides D’Orbigny que al encontrarse frente a Maldonado, 
«hacia la tarde numerosos relámpagos se apercibieron en el horizonte y 
todo nos anunciaba una tempestad. Habiéndonos alejado de la costa 
por prudencia, una lluvia abundante nos tranquilizó y el tiempo se com- 
puso.» 

Esto era el 24 de Octubre de 1 826, pero pasados tres días: «como 
teníamos calma chicha y la corriente nos arrastraba con violencia hacia 
el norte, haciéndonos retroceder, anclamos en espera del día siguiente, 
en que debíamos llegar a nuestro destino. 

Otra vez nos equivocamos. Durante la noche, el pampero al em- 
pezar a soplar con fuerza, el mar se puso totalmente agitado, que el 
capitán no pudo hacer levantar el ancla. 

Este viento nos azotó tres días, durante los cuales fuimos cruel- 
mente sacudidos; pero al fin, el 29 pudimos ponernos en marcha y con- 
tinuar nuestra ruta.» 

El marino inglés James Penn en 1864, refería que muchos barcos 
desarbolados por un pampero en la embocadura del Río de la Plata, se 
habían visto obligados a retroceder hasta Santa Catalina o Río de Janeiro 
para reparar sus destrosos. 

Y otros que anduvieron a la deriva largas distancias por el mar si 
hubiesen tenido conocimiento de hallarse un anclaje tan Cercano, como 
ser el de Castillos, se podían haber refugiado en él. Pues esta bahía o 
playa, que anteriormente había sido frecuentada se tenía en ese enton- 
ces completamente olvidada. (204). 

Por lo tanto, para tal fin, se debía hacer conocer su existencia a 



144 


CARLOS SEIJO 


los navegantes, y prevenirles que una vez en ella, en cuanto soplara el 
viento N. E se alejaran inmediatamente. 

Arreciando los pamperos, muchas veces las fragatas que trans- 
portaban el correo de España, juzgaban más prudente fondear en la en- 
senada de Castillos y enviar por tierra la correspondencia. 

Boucarut (205) cuenta que los navegantes llamaban al Río de la 
Plata «el infierno de los marinos» 

De ahí que los seguros fueran iguales para navegado, a los que se 
pagaban desde Europa hasta su desembocadura, pues se tenía por mi- 
lagrosa su navegación. 

Muy pocos eran los barcos mercantes que se dirigían a él y sólo 
en tiempo de guerra se veía alguno del estado. 

Los que mas frecuentaban eran los del comercio español, pero no 
llegaban a 500 toneladas. 

Nunca se caminaba de noche, la cual se pasaba al ancla; pero en 
cuanto se fue conociendo mejor el río y se habilitaron los puertos, dismi- 
nuyó el pánico y la navegación hizo grandes progresos, viniendo en su 
auxilio las exactas y detalladas cartas y planos que se levantaron; así 
como el servicio de los pilotos prácticos. 

Orestes Araujo, también refiere «que en el Uruguay, durante los 
meses de primavera y verano son frecuentes las manifestaciones eléc- 
tricas, contándose por término medio de 40 a 50 tempestades por año 

El 26 de Junio de 1 877, en Montevideo, de repente se oyó un ruido 
formidable hacia el N. E. seguido de una lluvia de piedras, que algunas 
de ellas alcanzaban el volumen de un huevo de polla. 

Los daños causados por aquella manga, que apenas duraría cin- 
co minutos, fueron considerables; rompió todos los vidrios de los faroles 
del alumbrado y de las claraboyas. Las del Banco de Londres, importa- 
ban más de dos mil quinientos pesos, y la Aduana y el Correo también 
quedaron sin ellos. 

Gran pánico experimentó la población de la capital, y como hasta 
entonces no había previsto un fenómeno semejante, a ninguna clarabo- 
ya se la protegía con tejido de alambre; y de allí el desastre general. 

En cambio, el gran negocio lo hicieron los que desde aquí, en se- 
guida telegrafiaron acaparando a bajo precio, los vidrios existentes en la 
plaza de Buenos Aires. 

Las turbonadas son felizmente raras, no obstante se ha conserva- 
do el recuerdo de los temporales del 18 de setiembre de 1789, 15 de 


(204) Véase Apéndice N 9 18. 

(205) A. Boucarut. Manual de la Navegation dans le Rio de la Plata. 1857 



MALDONADO Y SU REGION 


145 


Junio de 1 791 , 21 de Enero de 1 793, 28 de Setiembre de 1 826, Febrero 
de 1 829, y en fin las del 9 y 1 0 de Mayo de 1 844, que causaron grandes 
desastres; sobre todo en el puerto de Montevideo. 

Otras pamperadas o surestadas memorables, fueron las de 1 846, 
1855,1866, 1878,1881, 1882, 1890 y 1892. 

El 16 de Abril de 1914, hubo un ciclón fenomenal, del S. O. y otro 
terrible, fue el del 1 0 de Julio de 1 923 que azotó las costas del Este. 

En los ordinarios, las aguas habían llegado hasta el muelle de hie- 
rro de Las Delicias, (Maldonado) ; pero en este último invadieron el edifi- 
cio (hoy hotel municipal), y llenando los zótanos pasó más adelante. 

Trozos de la rambla de la carretera a Punta del Este desaparecie- 
ron completamente, uno de ellos tenía lo menos dos hectómetros. 

Con ese motivo las Cámaras otorgaron $10.000 a la municipali- 
dad de Maldonado, destinados a indemnizar los perjuicios causados a la 
población menesterosa; y el ministerio de Obras Públicas autorizó para 
invertir, hasta la suma de 1 ,200 pesos, para la reparación de la rambla. 

Según De Moussy: «Los pamperos so hacen sentir en todas las 
estaciones y nuestras abservaciones durante diez años, nos han dado 
una media de 16 grandes o medianos por año y proporcionalmente la 
misma cantidad; es decir, cuatro cada estación.» 

Del temporal precitado, ocurrido en el mes de Mayo de 1 944, De 
María cuenta que su duración fue de tres días, y hacía muchos años 
que no se experimentaba otro semejante; por haber causado perjuicios 
y algunas víctimas. 

La creciente fue extraordinaria, invadiendo el agua a muchos pa- 
rajes. 

«Hay que temerle más a una turbonada del S. E. que a la de un 
pampero, pues la experiencia demuestra que los naufragios casi siem- 
pre son causados en el segundo cuadrante.» 

Viniendo de Europa, tales vientos no se encuentran generalmente 
basta llegar a la latitud de 30 e , o 32 Q S.» (206) 

Por consiguiente, no es de extrañar que los navegantes al desco- 
nocer este detalle, y tomarles desprevenidos, se vieran expuestas a 
tener que soportar sus terribles acechanzas 

Hasta el mismo Oyarbide tan practico, pereció ahogado a causa 
de una furiosa pamperada, que «tumbó su nave en las proximidades del 
bajo que lleva su nombre mientras vigilaba la llegada de los invasores 
ingleses y sin que se salvase uno solo de los tripulantes» (207) 

Manuel Sosa, práctico mayor de la república, experto conocedor 

(206 Mulhall Handbook of the River Píate Section B.pag. 142 Buerno. Aires, 1869 
(207) Angel J. Carranza . Revista del Río de la Plata N 9 41. 



146 


CARLOS SEIJO 


de nuestras costas, que tenía la experiencia de cuarenta y cinco años 
de navegación en estos mares, afirmaba; que todas las veces que ha- 
bían dirigido algún buque como piloto, desde el Chuy hasta las inmedia- 
ciones de Carrasco, y cuando concurriera a salvamentos en su carác- 
ter de representante de la autoridad, había observado siempre que la 
brújula sufría una desviación muy sensible, atribuida según su parecer, 
a la influencia magnética de los minerales que suponía abundaban en 
aquellos parajes. 208). 

En cambio, Jorge Bailey, en sus «Apuntes y Recuerdos Maríti- 
mos», al rebatir esta creencia, dijo: «que en nuestras costas no existía 
la más mínima acción perturbadora, atribuida por algunos marinos ; y 
que la desviación experimentada por los buques en su derrota, era sim- 
plemente debida a las fuertes corrientes que en ellas existían. 

Y ahora preguntaremos, por qué se le llamará Punta Imán, a la 
existente en las proximidades del Puerto del Inglés (Piriápolis)? 

A propósito del detalle de las fuertes corrientes, relataremos cier- 
tos casos: 

El 9 de Enero de 1889 poco faltó para que se perdiera el vapor 
"Panamá» de la línea del Pacífico, al entrar al Río de la Plata. La corrien- 
te lo llevó sobre Castillos y por no encallar tuvo que retroceder a toda 
fuerza de vapor. 

Una persona de nuestra relación al ir a veranear en la proximidad 
de la barra del arroyo de Maldonado, lado E., llegó desde Montevideo en 
uno de los vaporcitos de Lussich que hacían esa carrera. 

Poco antes de desembarcar en Punta del Este, el viento hace que 
se le vuele al agua, el sombrero, que era de paja. 

Su permanencia allí fue la necesaria para almorzar y alquilar un 
caballo a fin de hacer la cruzada. 

Pasóse el arroyo en bote, y después al seguir por tierra a lo largo 
de la costa, antes de llegar a su destino, en la ensenada de la playa 
donde acostumbraban a tomar el baño, nota que las olas habían dejado 
en seco a un sombrero. Al recogerlo fue grande su sorpresa al ver que 
era el suyo. En Pocas horas había recorrido unos quince kilómetros. 


□ 


(208) Lussich. Naufragios Célebres, 1893 Montevideo, pág. 12. 




MALDONADO Y SU REGION 


147 


Se justificaría que aquellos primitivos barcos, verdaderos arma- 
tostes, que sólo contaban con el empuje de los vientos, se vieran ma- 
yormente expuestos a naufragar. 

Pero a pesar de haberse aplicado a la navegación el sistema a 
vapor, con numerosos faros y buenas cartas, número de los siniestros 
continuó sin interrupción. 

Con tantos adelantos y facilidades, la generalidad de los marinos 
que navegaron a lo largo de nuestras costas, especialmente las del Este, 
tuvieron como hemos detallado - que luchar de continuo con los elemen- 
tos desencadenados. 

Según los datos de «El Telégrafo Marítimo» de Montevideo, los 
naufragios y averías sobrevenidos en las aguas de la república, durante 
el breve período de tiempo, es decir, desde 1867 a 1871 , fueron en tér- 
mino medio de 50 cada año. 

Con pérdida total 15 y con averías, 35. 

Como más adelante se verá, la lista de los que se libraron del mal 
paso y de los que sucumbieron, fue asombrosa. 

A mediados de 1 824, por primera vez una nave inglesa a vapor, 
surcó por las costas del Este, en dirección al puerto de Montevideo, y en 
1835 llegaba la barca norteamericana «Potomac» de 263 toneladas y la 
francesa «Tonerre». 


□ 


Se estaba tan seguro de los siniestros marítimos después de ocu- 
rrir algún temporal, que en 1788, el gobernador Joaquín del Pino, le orde- 
naba a Juan Desnaux, «que en seguida destinase dos individuos de 
tropa de los de su cargo, con la orden de recorrer muy prolijamente la 
costa del mar, desde la punta del Cabo Santa María, (Punta del Este) 
hasta la jurisdicción del Fuerte de Santa Teresa; a fin de que inspeccio- 
nara bien, por si acaso aparecían algunos restos de embarcación. Y a 
su regreso le diera parte sin demora de las novedades que hubiese.» 

En Julio 20 de 1 81 6, desde Maldonado se avisaba que todo buque 
que naufragase, el ayuntamiento pondría de inmediato una guardia para 
que nadie se acercara a él; ni donde se fuera depositando la carga y los 
objetos que la mar arrojara a la playa, todo cuanto sería después bajo 
custodia, conducido a los almacenes de aquella aduana. 

A mediados del siglo pasado, como garantía al derecho de propie- 
dad, se dictaron nuevas leyes para poder aplicar penas de prisión. 



148 


CARLOS SEIJO 


Todo el que encontrase en las costas, embarcaciones abandona- 
das u objetos procedentes de naufragios, debía participarlo a la autori- 
dad competente. 

Los náufragos debían ser auxiliados por la fuerza pública, y los 
efectos y mercancías arrojadas a la costa, custodiados, inventariados y 
depositados para entregarse a sus legítimos dueños. 

Porque sucedía que hasta entonces, los patrones de em- 
barcaciones del tráfico, sin la licencia de las autoridades, ni del cónsul 
respectivo o consignatario, cometían el abuso de salir en busca de los 
referidos buques, para extraerles parte de la carga. 

Cada vez que en todas nuestras desiertas y dilatadas costas se 
perdía alguno, corría en seguida la noticia; y antes que llegaran a poner- 
se en práctica las citadas ordenanzas, los vecinos de la localidad y otros 
más distantes aún, salían a recorrer la orilla del mar en procura de lo que 
en ella apareciera. 

El mismo Consejo de Maldonado el 20 de Enero de 1 829 se dirigía 
al ministro de Gobierno comunicándole que en su distrito se hallaban 56 
fusiles con bayonetas, 20 lanzas, 2 carroñadas de a doce, con sus 
cureñas y un cañón de a seis; todo perteneciente al corsario argentino, 
nombrado «Triunfo Argentino », que había naufragado en aquellas cos- 
tas, y su consignatario D. Juan Susviela proponía vender al estado en 
caso que le fueran necesarios. 

Cuando el bergantín inglés «Alma», se perdió en el año 1880 en el 
Rincón de los Piriz (Barra del arroyo Maldonado), con un cargamento 
general, el vice cónsul decía que no dudaba que algo de lo arrojado a la 
costa podría haber sido sustraído durante la noche, desde que la carga 
salía en una extensión de más de dos leguas y no podía ser vigilada 
debidamente. 

Esto se siguió repitiendo en 1892. 

Según una relación recaída en nota pasada por la capitanía, se 
pedía a los jefes de policía de Rocha y Maldonado, que comunicasen en 
el primer momento, cualquier siniestro que ocurriera. 

Ni así se evitaban los robos y sino véase por ejemplo lo sucedido 
al año siguiente, la vez que se , perdió en la Isla de Lobos, el buque de 
carga «Muriel» repleto de barriles de Vino; y que las corrientes, arras- 
trando cantidades de ellos lo arrojaron a la costa entre Maldonado y 
Manantiales. 

Desde la orilla eran rodados a mano o a la cincha del caballo, en 
dirección a algún médano o promontorio de arena; y después de ser 
enterrados los dejaban para volver ocultamente en busca del «muerto». 



MALDONADO Y SU REGION 


149 


En esa misma zona, otras veces fueron cajones y latas sueltas 
con kerosene, (209), que surtieron de combustible por mucho tiempo al 
vecindario. 


Recaladas Voluntarias y forzosas en el Puerto de Maldonado 


Al encontrarse los navegantes en estas latitudes done tenían que 
luchar contra grandes tempestades, aunque el puerto de Maldonado fuera 
bastante deficiente como abrigo, al verse en peligro no titubeaban en 
buscar en él su salvación o utilizarlo para sus necesidades. 

En la relación de los servicios de Hernandarias de Saavedra, se 
cuenta que habiendo llegado Francisco Martínez de Leyba, gobernador 
de Tucumán con la gente que llevaba para el reino de Chile y Brasil, por 
orden del rey, y hallándose imposibilitado para poder continuar su viaje, 
detúvose en la Isla de Maldonado. 

Siendo esto en el mes de Febrero de 1605, le escribe a 
Hernandarias que estaba en Buenos Aires, dando cuenta de su arribo. Y 
al mismo tiempo le pedía que lo socorriese con navios pequeños, por- 
que los barcos en que se venían, no podían llegar a ese puerto «por los 
bajos que el dicho río tiene.» 

En seguida se le mandó cinco de ellos, provistos con todo lo nece- 
sario, y «fue a la dicha isla de Maldonado donde halló al dicho Don Fran- 
cisco Martínez de Leyba» con toda su gente, y haciendo el trasbordo los 
condujo al puerto de Buenos Aires. (De la sección manuscritos de la 
Bibl. N. de Buenos Aires. 1559 - 1622 D. 2122). 

El 19 de Enere de 1741 arriban cinco fragatas del rey, y como 
hallábase escasas de víveres, desde Montevideo se les mandó por tie- 
rra, en 20 carretas, doscientas fanegas de trigo y harina. 

En Enero de 1765 el navio de S. M. «El Magnánimo», luchando 
con los temporales, tuvo que recalar en la bahía. Fue desembarcada la 
tropa, franqueándosele al capitán los auxilios necesarios. 

El navio español «San Miguel»; capitán Joaquín Galvez arriba al 


(209) A causa del esparcimiento de tanta cantidad de este líquido, todo a lo largo de 
aquella parte de la costa, destruyó al menos por ese año, las llamadas «moscas» 
(Ligyda exótica Roux); y que son la carnada especial para pescar el pejerrey y el 
sargo. 

Viven entre las peñas que azota el mar, en numerosas cantidades. Son unos crustá- 
ceos chatos, verde oscuro; teniendo unos 2 c. de largo. 



150 


CARLOS SEIJO 


puerto para darles sepultura a seis marineros muertos de escorbuto en 
las costas de Maldonado. 

El 1 3 de Noviembre de 1 776, Ceballos zarpa de Cádiz con destino 
a América, con 6 navios, 9 fragatas, 2 bombardas, 2 «paquebots», 1 
bergantín y 96 barcos mercantes. 

Al segundo día de salir de santa Catalina, se alza un viento furioso 
que degenerando en temporal, dispersa la escuadra. 

Comenzando a hacer agua el navio «Poderoso», donde viene el 
virrey se ve obligado a recalar en la bahía el 18 de Abril de 1777. 

Ceballos entonces desembarcó y el 20 partía para Montevideo. 

Viedma en su diario de viaje cuenta, cuando en Enero de 1780 se 
hallaba pronto en el puerto de Montevideo pera hacer una expedición, el 
pequebot «San Sebastián» (la capitana) mandado por el segundo piloto 
de la Real Armada, Stafford; el bergantín «San Francisco de Paula» y el 
«Nuestra Señora del Cármen y San Antonio». Habiendo llegado a la 
altuara de Solís Grande y al sorprenderlos un temporal, aferraron juane- 
tes y toda vela menuda. 

A la media hora sobreviene una turbonada de viento, truenos y 
relámpagos por el S. Vueltos a la calma, se repite otra, rompiéndole el 
trinquete al «San Francisco de Paula». 

De ahí que se determinaron arribar a Maldonado a ver si se encon- 
traba algún palo, pero no lo había. 

El 19 de Diciembre de 1780 recaló la fragata correo de S. M. «El 
Tucumán» que tres días antes se había visto obligada a echar a la haya 
de Castillos, dos terceras partes de su tripulación para que siguiesen 
por tierra a Montevideo por falta de víveres. 

La otra tercera parte quedaba a bordo con sólo cuatro onzas de 
alimento cada 24 horas. 

El 5 de Setiembre de 1781 la fragata de guerra española «Santa 
Balbina» por mal tiempo. 

El 6 de febrero de 1783, la saetía "La Purísima Concepción”, pro- 
cedente de Barcelona, por vientos contrarios. 

El 20 de marzo de 1785 la fragata correo de S. M. «El Patagón», 
de la Coruña, por las mismas causas. 

La fragata de S.M. «El Dragón», con grandes averías, en Setiem- 
bre de 1795. 

El 30 de junio de 1801 , fondea en el puerto la corbeta portuguesa 
"Espík”, alias, la "Princesa de Portugal”, apresada por la fragata espa- 
ñola de guerra "Nuestra Sra. de la Paz.» 

El 23 de febrero de 1805, la fragata española «Santa María», por 



MALDONADO Y SU REGION 


151 


mal tiempo. 

El bergantín goleta española "Joven Temerario”, salido de Santa 
Cruz de Tenerife con destino a Puerto Rico. Al sublevarse la tripulación 
fue obligada a seguir a Montevideo; pero al recalar en Maldonado el ca- 
pitán protestó. 

El gobierno francés queriendo proteger a la ciudad de Montevideo 
contra los ataques de los ingleses, envía desde Bayona el 30 de mayo 
de 1808, para esta ciudad, el bergantín «El Consolador», cargado de 
armas y municiones de guerra. 

Era comandado por Dauriac, teniente de navio y caballero de la 
Legión de honor; y Pedro Doloborats antiguo teniente de marina 

Venía también Meldetabé, como agregado al Sr. de Chassenai, 
embajador de Napoleón acerca del virrey de Buenos Aires y encargado 
de algunas misiones particulares; principalmente al empleo que debía de 
darse al cargamento del buque. 

Por los grandes temporales y ser perseguidos por los ingleses, se 
vieron obligados a arribar a Maldonado, donde Chassenai, con su se- 
cretario y el cirujano de a bordo, bajaron a tierra y con una escolta que le 
dio el gobernador de la ciudad se encaminaron a Montevideo. 

El buque en cuanto se puso de nuevo en viaje, antes que luchar 
con los enemigos trató de encallar en la costa de Pan de Azúcar, donde 
salvóse la tripulación. Los enemigos en seguida saquearon el barco y lo 
incendiaron. 

El 29 de Setiembre de 1820, Jurien de la Graviere escribe: "Salí de 
la bahía de Santa Catalina y me dirijí hacia la embocadura del Río de la 
Plata... El 12 de Octubre fondée delante de Maldonado. 

Esta rada es completamente expuesta a los vientos de mar aden- 
tro, y un terreno inculto y arenoso nos conduce a la ciudad, distante un 
cuarto de legua de los alrededores de la ribera. 

Las calles bien alineadas y muy espaciosas, estaban desiertas. 
Las casas construidas con ladrillo, no tenían sino un piso y la mayor 
parte están en ruinas. Dos iglesias (la capilla del Cuartel de Dragones y 
la iglesia que se estaba edificando) se levantan en medio de estas vi- 
viendas ruinosas, cuyas fachadas deterioradas acusaban un largo aban- 
dono. 

Esta ciudad dejada por los habitantes, tenía un aspecto siniestro. 
Yo no pude por otra parte, detenerme allí mas de un día. 

En el momento mismo en que tirábamos el ancla en Maldonado, 
Buenos Aires acababa de ser tomada por asalto, por uno de los jefes de 
partido que se sucedían entonces tan rápidamente en el poder. 

Semejante suceso me imponía el deber de aproximarme a una 



152 


CARLOS SEIJO 


ciudad, donde la fortuna y la vida de nuestros compatriotas podía estar 
en peligro.» (Datos proporcionados por el Sr. Simón Lucuix, de la obra: 
«Souvenirs d ‘un Amiral, par le contre-amiral Juvien de la Graviere. Paris, 
1860. Vol. II».) 

El capitán del puerto de Maldonado, Manuel Dámaso Brun, cuenta 
que la sumaca «Mazzini», capitaneada por José Garibaldi, arribó allí el 
28 de Mayo de 1 837, manifestando que su objeto era el de hacer acopio 
de agua y tomar algunos víveres. Entretanto tiene noticia y le consta que 
el dueño de la embarcación había salido por tierra con destino a Monte- 
video, para solicitar del superior gobierno, el desembarco de algunos 
efectos. (210). 

El vice cónsul brasileño Juan Manuel Acosta Pereyra, al día si- 
guiente procura cerciorarse que clase de buque era; y habiendo exigido 
la Patente y Rol de la sumaca, estos papeles fueron sellados y deposita- 
dos en la capitanía hasta nueva resolución, por los cuales Garibaldi se 
hizo dar un Recibo. 

Antes de esto, Domingo Gorlero se había presentado a las autori- 
dades en nombre de aquel, soicitando permiso para desembarcar cinco 
negros que tenía a bordo para ponerlos a disposición del Superior Go- 
bierno. 

Entre tanto, como se desconfiara que se trataba de un corsario, 
Acosta Pereyra pide la fuerza armada para secuestrarlo. Su bandera 
era amarilla, colorada y verde. 

El ministro Lenguas cinco días después expide las órdenes nece- 
sarias para que la sumaca fuera tripulada por gente del país y remitida a 
Montevideo. 

Su tripulación y los negros debían ir por tierra. 

Apenas pasadas veinticuatro horas Brun manda la noticia que la 
nave corsaria, dejando en aquella capitanía, los papeles, se había fuga- 
do. Al tener conocimiento de esto, el capitán del puerto de Maldonado, 
inmediatamente dispone la salida de un lanchón armado con 24 hom- 
bres voluntarios al mando del teniente José M. Errazquin, ofreciéndoles 
la parte de presa que por la ley les correspondía, si apresaban al pirata. 

Además despachó la goleta «Loba», con 15 hombres armados, 
para servir la protección y auxilio al anterior. 

Al regreso de esta expedición el capitán hizo el relato: que habien- 
do avistado la sumaca, descargando en la costa, por el Rosario, llega a 
sus inmediaciones y al acercársele intimándole la orden que tenía del 
superior gobierno, de conducirla hasta Montevideo, responde rompien- 
do el fuego de fusilería. A la cual se contesta hasta la terminación de las 



MALDONADO Y SU REGION 


153 


municiones y tener que regresar al puerto. 

La «Loba» anduvo de recorrida en busca de la «Mazzini» y al no 
encontrarla volvió igualmente. 

En esta refriega, Garibaldi quedó mal herido sobre cubierta. 

Veamos ahora cómo describe en su libro de memorias, (211) su 
arribo y estada en Maldonado.. 

«Rossetti ottenne lettere di corso dalla República (del Rio Grande) 
ed armammo il «Mazzini», piccolissimo legno, nel porto stesso di Rio 
Janeiro. Corsaro! Lanciato sull’oceano con dodici compagni a bordo... 

Una sumaca carica di caffé fu incontrata all’altura deli’lsola Gran- 
de, e pre data. II «Mazzini» fu messo a picco, per non esservi altro pilota 
da condurlo per l’alto mare. 

Rossetti era con me, ma non tutti i compagni miei eran dei Rossetti; 
voglio dire nomini di costumi puri. Ed aleuni, oltre a fisonomie non troppo 
rassicuranti, si facean oltremodo truci por intimorire gl’innocenti nostri 
nemici. lo mi adoperava naturalmente a reprimerli ed a scemare quanto 
era possibile lo spavento dei prigionieri nostri... 

Furono sbarcati passeggieri ed equipaggio, a tramontana della pun- 
ta d’ltape Koroia, dando loro la lancia della «Luisa» (nome della sumaca) 
e permettendo loro d'imbarcare, oltre le propie suppellettili, ogni vivere di 
loro piacimento. 

Navigammo a mezzogiorno, e giungemmo dopo aleuni giorni nel 
porto di Maldonado, ove le buone accoglienze delle autoritá e della 
popolasione ci furono di buon augurio. 

Maldonado, all’entrata settentrionale del Rio della Plata, é impor- 
tante por la sua posizione e per il porto mediocremente buono. 

Vi trovammo una nave tráncese destinata alia pesca della ballena, 
e vi passammo, da corsari, festosamente aleuni giorni. 

Rossetti partí per Montevideo onde regolare le cose nostre. lo rimasi 
colla sumaca circa otto giorni, dopo di che l’orizzonte nostro cominció ad 
offuscarsi, e trágicamente potea terminare l’affare nostro, se men buono 
fosse stato il capo político di Maldonado, ed io men fortunato. 

Fui awertito dallo stesso che non solo (a rovescio delle mié 
intrusioni) la bandiera riograndense non era riconosciuta, ma che giunto 
era per me e per il bastimento un solemne ordine d ‘arresto. 

Eccomi obligato di mettere alia vela con un temporale da greco, e 
dirigermi per l’interno del fiume della Plata quasi senza destino, poiché 
appena avevo avuto tempo di manifestare ad un conoscente, che mi 


(210) Archivo General de la Nación. Montevideo Ministerio de la Guerra. Caja 1263. 

(211) G Garibaldi. Memorio autobiografiche. Firenze. 1888 Capítulo VI 




154 


CARLOS SEIJO 


dirigerei verso la punta di Jesús María nelle barrancas di San Gregorio, 
al settentrione de Montevideo, ove aspettase le deliberazioni di Rossetti 
coi nostri amici della capitale. 

Giungemmo a Jesús María dopo stentata navigazione col rischio 
di naufragare sulla punta di Piedras Negras, per una di quelle circonstanze 
impreviste da cui dipende spesso l’esistenza di molti individui. 

In Maldonado colla minaccia del arresto, e diffidente anche della 
benevolenza del capo político, ¡o rimasto in térra per ultimare alcuni affari, 
avevo mandato ordini a bordo di preparare le armi. 

Ció fu eseguito súbito... Messi alia vela con un pó di precipitazione, 
a nessuno venne in mente esser le armi.in situazione da poter influiré 
sude bussole. Per fortuna, avendo io poca voglia di dormiré, ed essendo 
il vento cresciuto a bufera, mi tenevo sottovento del timoniere, cioé alia 
destra del bastimento, osservando con ochio abituato la costa che corre 
tra Maldonado e Montevideo; assai pericolosa per le scogliere delle 
suepunte. 

Pasammo quel giorno, ancora alia vista della punta di Jesús Ma- 
ría, aspettando vanamente intelligenze da Montevideo.” 

Garibaldi continúa dando los detalles de cuando se le intima la 
rendición y de la lucha, pues una vez retirado el enemigo, prosiguió 
hacia el interior del Río de la Plata en busca de un asilo y víveres. 

En cuanto a su salida del puerto de Maldonado, dijo simplemente 
que se había visto obligado «di mettere a la vela con un temporale», sin 
explicar el porqué dejara abandonados en la capitanía, la patente y el rol. 

En cuanto al café .- según detalla Setembrino E. Pereda en su 
historia de Garibaldi - a un comprador que se negó abonar lo estipulado, 
tuvo que amenazarlo de muerte. Esto se derivaría por haber visto el 
apuro de la marcha de aquel y también por haber sido mal habida la tal 
mercancía. 

El pontón del faro del Banco Inglés acabando de romper sus cade- 
nas, arriba a Maldonado, de donde fue repuesto en su sitio el 1 8 de Agos- 
to de 1 870. 

El bergatín brasileño «Marinho 5 e » el 8 de Setiembre de 1870, su- 
frió un golpe de mar a la altura de la Isla de Lobos que le barrió la cubier- 
ta, llevándole parte de la obra muerta. 

La barca francesa «Almirante Montagnar» de 25 toneladas, el 20 
de Marzo de 1873. 

El vapor «Solís» rompió las calderas el 2 de Mayo de 1876 a la 
altura N. a S. de Pan de Azúcar, por cuyo motivo hizo proa al E. y llegan- 
do a la ensenada del Cabo Santa María, fondeó. 



MALDONADO Y SU REGION 


155 


Dos días después al avistar desde aquel punto al «cutter» nacio- 
nal «Rayo», en seguida puso bandera de auxilio, acudiendo este. 
Trasbordándole un práctico, lo llevó a remolque hasta Maldonado. 

El 5 de Agosto de 1881 entra al puerto una barca inglesa cargada 
de cueros salados, procedente de Paysandú, con destino a Inglaterra. 
En el Banco Inglés se le había abierto un rumbo y tuvo que guarecerse 
en el puerto, donde tomó gente para darle a la bomba. 

Después sigue a Montevideo remolcada por un vapor. La barca 
hacía 3 piés de agua por hora. 

En Junio de 1889 el bergantín italiano «San Rafaele Mita» proce- 
dente de Marsella, se vio en serio peligro de naufragar a causa de gran- 
des temporales. Su cargamento consistía en teja francesa. Tal era la 
carencia de víveres, que según refería el práctico Lemán Mrak, que es- 
tuvo a bordo, que aquellos infelices tripulantes hacía tres días que por 
alimento sólo tenían agua caliente con sal. Una vez reparadas las ave- 
rías, después de dos meses en el puerto, continuaron su ruta. 

En Julio de 1 890 el pailebot griego «Grecia» por haber sufrido gran- 
des desperfectos en la arboladura, a causa de un fuerte ventarrón. 


Empresas de Salvatajes 


La llegada al Río de la Plata, fue siempre temida y a menudo fatal, 
para los navegantes. 

Así lo consigna el rey Felipe II en una cédula dirigida en 1594 al 
gobernador Fernando de Zárate, haciéndole presente que, «de ordinario 
se pierden allí en las costas del Este muchos navios y los naturales 
cautivan la gente.» 

El 1 9 de Octubre de 1 594 se le recomendaba al gobernador del 
Río de la Plata, sobre la necesidad de formar un refugio en la isla de 
Maldonado, donde poderse recoger «la gente y los navios que allí se 
perdían.» (212). 

Hernandarias en 1607 sugería la necesidad de atenuar esos ma- 
les, a fin de «evitar los daños y mortandades de la gente de los navios 
que dan a la costa, como este año han dado.» 


(212) Catálogo de documentos del Archivo de Indias, en Sevilla, referentes a la histo- 
ria de la República Argentina, 1514 - 1810. 1. 1, pág. 114 Buenos Aires, 1901. 



156 


CARLOS SE1JO 


Zabala en 1728 daba «órdenes muy estrechas, para que las parti- 
das de Montevideo, frequenten las correrías, a aquel parage, y reconoz- 
can si ai embarcaciones, hasta que se tome deliveración de embiar so- 
corros... « (213) 

No existiendo salvatajes esta era la única incumbencia de las au- 
toridades marítimas, allegarse por tierra hasta el sitio del siniestro y es- 
tar a la mira de todo lo que se pudiera salvar, tal como se vera. 

Trece días después del naufragio del navio de guerra «Nuestra 
Señora del Rosario», en Castillos, el 31 de Enero de 1753, el gobernador 
Viana dio orden que pasasen allí, un teniente acompañado por oficiales 
reales, en virtud de la pérdida de dicho navio español cargado de merca- 
derías. 

Pues en el libro cuarto, título treinta y ocho -ley 22 de las Recopila- 
das de Indias - prevenía S. M. que siempre que acaeciere algún sinies- 
tro marítimo, debía ir un juez ordinario, y en su defecto un regidor de la 
ciudad, para que este en compañía del oficial real estuvieran presentes. 

Por consecuencia desde Castillos, cuanto se salvó, fue trasporta- 
do a Montevideo por intermedio de 88 viajes de carreta, 45 de carro y 
uno de lancha. El piloto 1 s por causa de los cargos del naufragio que 
contra él resultaban, le tuvieron preso en la ciudadela, de donde se fugó. 

Durante más de cinco lustros nada se hizo, hasta que se vieron 
figurar los primeros salvatajes. 

«Desde Montevideo Don Manuel Cipriano de Meló, teniente y co- 
mandante de los Resguardos del Río de la Plata en Agosto de 1 790, se 
dirigía al Virrey, diciéndole que había tenido a su servicio una falúa «El 
Pulido» desde el año 1780 hasta el 1788. 

«Que hallándose necesitado la vendió. . . y con dicha embarcación 
hizo expediciones casi imposibles de lograrse por su aptitud, y que so- 
corrió infinitos buques de guerra o mercantes que estaban en peligro en 
distintos parajes de este Río: sin que se hubiera excusado jamás la gen- 
te del Resguardo de embarcarse en él con el mayor temporal, por la 
satisfacción que les había infundido, y que tenían de él... 

«En todo tiempo que ha estado - en Montevideo - ha auxiliado a 
varias embarcaciones en peligro, descargando y habilitando otras. (214) 

Nada se dice si tan importantes servicios eran remunerados, pero 
es de creer que aquellas gentes no debieron arriesgar sus vidas de con- 
tinuo, solamente por amor al prójimo. 

Una vez abandonados los salvatajes de la precitada falúa, utiliza- 
da por infinidad de barcos, transcurrieron seis años sin poderse contar 

(213) Revista del Archivo G. Administrativo. Montevideo, 1885. t. I. pág. 79. 

(214) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo, N e 58. Año 1790. 




MALDONADO Y SU REGION 


157 


con otra; cuando se creó por Real Cédula del 30 de Enero de 1794, el 
Consulado de Comercio en Buenos Aires o Junta de Naufragios. Esta 
misma había sido establecida en Montevideo dos años antes, y en uno 
de sus artículos decía: «Será privilegio exclusivo de los gremios de 
mareantes tener en los muelles, o paraje inmediato oportuno, almacenes 
pertrechados de cables, calabrotes y aparejos anclas preparadas para 
pronto embarco y lanchas bien arreadas, con que acudir prontamente al 
socorro de cualquier embarcación que se halle en fracaso, o riesgo de 
padecerle. (215) 

Como estas disposiciones debían regir en los varios puestos de 
su distrito, pocos meses después, o sea el 7 de Julio, con motivo del 
naufragio de la fragata «La Liebre» en playa San Rafael (Maldonado), la 
referida Junta, desde Montevideo se dirigió a Rafael Pérez del Puerto, 
para pedirle el envío de un testimonio de la certificación dada por él, de 
los días en que se ocuparon de las diligencias obradas durante este 
siniestro. Además, que le remitiera a la posible brevedad, a la disposi- 
ción de ella, el producto de los efectos vendidos, y descontara 132 ps. 
que se le asignaban como gratificación. Así como 30 ps. para el escriba- 
no. 

Menudeaban los naufragios y el Consulado no había tomado otra 
providencia sobre provisión de auxilios, que las constancias en actas de 
sus deliberaciones. 

La Junta de Comerciantes de Montevideo de reciente instalación, 
en unión de algunos navieros, eleva una exposición en Octubre del año 
siguiente, «sobre la necesidad que se proporcionen auxilios a las em- 
barcaciones; lo cual no obtuvo mayor éxito.» (216) 

Siendo José Bustamante y Guerra gobernador de nuestra ciudad 
«puso pronto su atención como correspondía, en el ramo de marina y 
dentro de este fue de su especial preocupación lo relativo a las luces, 
balizaje y elementos de salvataje... Experto en las cosas del mar ... y 
funcionario diligente, había de darse de lleno a la obtención de los reme- 
dios adecuados... 

En nota del 14 de Agosto de 1797, aquel le decía al Exmo.Sr. Pe- 
dro Varela: 

«y pareciéndome indispensable las de dos lanchas de auxilio cons- 
truidas con cuvierta para que con seguridad se dirijan a el socorro de 


(215) Archivo G. de Nación. «Consulado de Buenos Aires. Antecedentes. Actas. Docu- 
mentos». 1. 1, Buenos Aires Kraft Ltda. 1936. 

(216) H. Martínez Montero. El faro de la Isla de Flores. Montevideo. 



158 


CARLOS SEIJO 


cualquiera parage de este Río donde lo necesita las embarcaziones de 
este comercio un repuesto de dos anclas y dos anclotes y sobre toda 
una vigía con su farol en la Isla de Flores, que sirva de guía y seguridad 
para eludir el peligroso escollo del Banco Inglés en donde han naufraga- 
do tantas embarcaziones y naufragarán precisamente como no se tome 
esta necesaria providencia, no puedo desinteresarme de manifestar a 
V. E. quan urgente son estos auxilios y la facilidad de establecerlos que 
en el día me proporciona la reunión de mandos de mar y tierra en este 
Puerto. » 

Si V. E. me considerase como espero penetrado de la importancia 
de este servicio público, y de la actividad y conocimientos necesarios 
para llevarle a efecto en todas sus partes mientras yo subsista en este 
Puerto, suplico a V. E. se sirva dar las órdenes correspondientes a el 
Consulado de Buenos Aires para que emprehenda desde luego las cita- 
das obras o que aplique prontamente y sin excusa Diez o Doze Mil pe- 
sos para empezar aquellas mas interesantes, y que son sin duda menos 
costosas, y yo me encargaré voluntariamente de dirigir su execucion en 
este Puerto de donde han de darse todos los socorros a los buques 
mercantes, como es el único que tienen y pueden tener equivalente las 
Provincias de este Reyno.» (217) 

Un año después, desde Buenos Aires, el Prior y Cónsules le es- 
criben al Secretario de Estado, pidiéndole autorización para tomar dine- 
ro a interés, a fin de dar los 12.000 pesos que se le habían ordenado al 
gobernador de Montevideo, para establecer los auxilios que solicitaron 
para aquel puerto. Que por falta de fondos, quedasen suspendidos por 
ahora las obras del fanal en el Cerro de la ciudad y se llevaran a su 
debido efecto las de los propuestos, en la Isla de Flores, Punta de Pie- 
dras del Sur, Atalaya y Punta de Lara por ser más necesarias. 

No obstante, la precitada Junta de Comerciantes se lamentaba al 
ver que sus continuas demandas fueran desechadas y que nada se 
hacia. 

Desde Sevilla el 21 de Agosto de 1809 se insistía, «pidiendo se 
construyeran dos lanchas de auxilio, y se tuviera un repuesto de anclas 
y cables para el pronto socorro de los buques mercantes dentro y fuera 
del puerto, como se había prevenido con preferencia por las anteriores 
reales ordenanzas, con arreglo a los planos que existían en la secreta- 
ría de la comandancia de Marina de Montevideo. 


(217) Carlos Ferrés. Proyectos de faros y organización de elementos de salvataje. 
Revista del Instituto H. y Geográfico del Uruguay. Montevideo. Año 1938, Pag. 195 




MALDONADO Y SU REGION 


159 


«Y que se contribuyera con todo lo que necesitase el mismo puer- 
to y seguridad de la navegación del Río, en cumplimiento de los fines de 
su Instituto...» (218) 

El año 1821 habiendo naufragado en las playas de Maldonado el 
bergantín francés «La Belle Josephine», su cargador no quiso admitir 
los trámites llevados a cabo por el alcalde de la ciudad. 

Por lo tanto se dirigió al Tribunal Mercantil para que se avocara a 
las diligencias obradas con motivo del naufragio. Y se le responde que 
aquella era una autoridad constituida con igual jurisdicción que la de ellos, 
para juzgar en aspectos mercantiles. Que los jueces ordinarios, bien 
fueran o no Diputados de Comercio podían tomar en esos casos, cono- 
cimiento para las primeras diligencias indispensables, con arreglo a lo 
que prevenían las ordenanzas. 

«Admitir las protestas correspondientes y salvar cuanto 
perteneciere a los naufragios y sus beneficios; siendo necesario que 
diesen aviso inmediatamente a dicho tribunal para proporcionar los auxi- 
lios que estuvieran a sus alcances y proveer lo demás en favor del si- 
niestro.» 


0 


En 1 823 hubo en Montevideo una especie de sociedad de salva- 
mento, pero con la particularidad de no poseer embarcaciones. 

Una vez arrojados los barcos a ¡a costa, recién empezaban sus 
tareas. 

Con motivo de un naufragio en la bahía, la Junta de Caridad para 
salvar la tripulación se dirigió al lugar del siniestro con todos los auxilios 
posibles. 

Seguidamente procedieron a tratar de los medios que debían 
adoptarse, para librar del horrible peligro que amenazaba a aquella gen- 
te, expuesta por momentos a ser víctima del furor de las olas en medio 
de una noche tempestuosa, y se combino el aproximarse a la costa, 
donde se hallaba la embarcación, llevando ropas, colchones, medici- 
nas, sustento, el 2 - cirujano del hospital, dos practicantes, barriles de 
iluminación, parihuelas y cuanto fuese útil para semejante caso. 


(218) Ex-fondo del Museo Histórico. Archivo G. de la Nación. Mantevideo. Caja 7. 



160 


CARLOS SEIJO 


Todo ello muy humano, pero de utilidad práctica tan solo para los 
que supieran nadar o contaran con alguna tabla o salvavida. 

En 1 826, antes del asalto a Maldonado por la armada imperial, exis- 
tía allí una asociación intitulada «Diputación del Comercio», que podía 
intervenir en los naufragios que ocurrieran en las costas del departa- 
mento de Maldonado, de las embarcaciones mercantes brasileñas que 
conduciesen mercaderías pertenecientes a súbditos de dicha nacionali- 
dad, establecidos en la plaza de Montevideo. 

En tales circunstancias juzgaron oportuno consultarla para resol- 
ver la conducta que debía observar aquella diputación sobre ese parti- 
cular. 

Posteriormente, evacuada la consulta, el asesor responde: que es 
de parecer se pasasen los oficios respectivos, para que el jefe o jefes de 
las fuerzas auxiliaran al Juez de la Diputación del Comercio, en los ca- 
sos que se pidiesen. (219) 

Las dolorosas escenas presentadas durante el temporal del 9 al 
1 1 de Mayo de 1844, hicieron nacer en algunos individuos, el deseo y la 
voluntad de establecer en los principales puertos, dos o más botes sal- 
vavidas. 

Una casa extranjera -la de Hocquard- se encargaba sin ningún 
interés pecuniario de hacer conducir de Europa esas embarcaciones, 
recibiendo aquí el importe. 

Acogido con entusiasmo, Pacheco quiere tener el honor de iniciar 
su realización. 

En seguida promueve una suscripción voluntaria dirigiendo circu- 
lares al efecto, y nombrando en comisión a Manuel Herrera y Obes, 
Francisco Hocquard, José María Estevez, Juan Biraben y coronel 
Garibaidi: 

La idea era de dotar al puerto de Montevideo de dos de aquellas y 
una a la de Maldonado, si los donativos lo permitían; mas dicho propósi- 
to no pudo realizarse, contrariado por las vicisitudes de la época. 

En 1 855 Juan Tomás de Libarona, en nombre y representación de 
una sociedad, propone establecer, para la mayor y más segura navega- 
ción del Río de la Plata, tres luces o faros y una balsa de salvamento, 
colocados del modo siguiente: Una en la Punta del Este del puerto de 
Maldonado: otra en la Punta de la Ballena y otra en el Banco Inglés; cuya 
propuesta elevaba a la consideración y aprobación de las Cámaras Le- 
gislativas. 

Cuando en Octubre del año 1868 se dieron cuenta del naufragio 
(219) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N 9 7 Año 1826. 




MALDONADO Y SU REGION 


161 


del barco francés «Amelie», en el Cabo de Santa María, debido a los 
vestigios y a los cadáveres arrojados a la costa, habíanse pasado nue- 
ve días del hecho, antes de ser conocido oficialmente. 

De ahí que el diario «La Razón» escribiera: «El gobierno debía 
preocuparse sin pérdida de tiempo, de la adquisición de un vapor, para 
obrar acto continuo en estos casos, y recomendar además a sus subal- 
ternos, en la costa, de trasmitir inmediatamente cualquier novedad de la 
naturaleza de la que mencionamos. 

Repetimos lo que ya indicamos días pasados; ya que no se tiene 
un vapor nacional con que la Capitanía avisase sobre cualquier naufra- 
gio al agente consular a que el buque perteneciese y a los buques esta- 
cionados en el puerto, que no dudamos alguien de los avisados haría 
algo por socorrer el buque en peligro.» 

El gobierno nada hacía y entre tanto seguíanse presentando nue- 
vas propuestas. 

En 1 879 Juan Oliver y Llimona, solicita privilegio por 20 años para 
establecer un Tren de Auxilio, del sistema Beching, con el objeto de pre- 
venir dentro del puerto de Montevideo, los siniestros a que estaban ex- 
puestos los buques en el anclados; mediante la percepción de un im- 
puesto de 7 c. por tonelada a los buques de ultramar y 5 c. a los de 
cabotaje. 

En Octubre de 1880 Nicolás García propone también encargarse 
de toda clase de salvatajes marítimos, pues contaba con buzos y bue- 
nas máquinas. 


□ 


Seguíanse los naufragios y no obstante, las precitadas iniciativas, 
todas fracasaban. 

Menos mal que ese mismo año, los Sres. Lussich y Pascual insta- 
laban una sociedad, que hasta el año 1917 continuó prestando sus ser- 
vicios. (Fig. 35). 

Los primeros remolcadores de su flota, fueron: "Corsario», «Pa- 
triota», «Huracán», «Emperor», «Powerful» «Hércules» «Toro» y «Uru- 
guay». 

Véase a ese respecto lo que escribiera Carlos M. Maeso. 

«El Uruguay puede enorgullecerse de contar también con la pri- 
mera Empresa de Salvatajes de América. Sobre la base de una empre- 



162 


CARLOS SEIJO 


sa de transportes marítimos fundada por un noble y laborioso residente 
austríaco...: Felipe Lussich. (220). Sus hijos, Antonio Lussich y Manuel 
Lussich, crearon el vasto organismo.. .que es un timbre de honor para 
Montevideo. 

«La fama que tiene esta poderosa empresa, es mundial, pues ha 
salvado grandes buques de diversas banderas y merecido honoríficos 
premios de varios gobiernos europeos. 

«No solamente en las costas del Uruguay, los Sres. Lussich han 
prestado valiosos servicios a la humanidad y a la navegación, sino que 
ellos se han extendido hasta las costas del Brasil y Argentina, donde 
han ido con sus importantes elementos a operar salvatajes de saludable 
recuerdo para la gente de mar, que los han considerado como verdade- 
ras proezas. 

«Esta empresa poseía numerosos buques construidos ex-profe- 
so para ese destino, y todos los elementos necesarios; así como un 
personal avezado y valiente.» Desde 1880 hasta 1913 habían hecho 
como 200 salvatajes. 


Así continuó Antonio D. Lussich con su hermano Manuel, llegando 
al término de más de cuarenta años. El número de sus barcos en 1913 
estaba constituido por 17 vapores y 92 de carga. 

(220) En 1838 funda una casa naviera, que contaba con su primer remolcador «El 
Plata», de reducidas dimensiones y cuyo bautismo fuera el salvamento del vapor 
« Hermés », naufragado totalmente en La Coronilla el año 1885. A la construcción de 
«El Plata» sucedióse la de «El Cóndor». 



Fig. 35 Antonio D. Lussich. 




MALDONADO Y SU REGION 


163 


Al final contaban con otros nuevos barcos: «Nereida», «Solís», 
«Malvinas», «Cardiff», «España», «Tigre», «Redención», «Italia» y «El 
Plata». 

En 1917 el gobierno hace un convenio, comprándoles su flota de 
acuerdo con la tasación, de todas las embarcaciones y demás materia- 
les por la suma de 859.481 pesos y 75 c. 

En Junio de 1881 figura un proyecto del Capitán Dunan. 

Era de importancia suma para los departamentos de Maldonado y 
Rocha en caso de naufragios. 

Debía sostener vapores, de los cuales uno permanecería fondea- 
do en ese primer puerto y otro haría la carrera semanal, pudiendo con- 
ducir pasajeros, correspondencia y carga. 

En el inciso 12 art. 3 Q , la empresa pondría a disposición de las J. E. 
de Montevideo, Canelones, Maldonado y Rocha, el 1 0 % de lo que perci- 
biría por salvataje de cargas y buques, y destinando dicho producto a 
las escuelas públicas. 

En 1889 al tratarse de la fundación de la «Sociedad Balnearia y 
Fomento de Maldonado, que no tuvo andamiento, entre otras cláusulas 
establecía una estación allí, con todos los elementos más modernos, 
para prestar auxilio a los buques que naufragasen en aquellas costas; y 
solicitaba del gobierno la protección necesaria para sus servicios. 

También en Setiembre de ese mismo año, Manuel Gorlero por sí, 
y en representación de Melville Hore, se presenta exponiendo; «que en 
vista de los enormes perjuicios que causaban al comercio y a la navega- 
ción la no existencia de una compañía establecida en debida forma.., 
adjuntaba los estatutos de una «Compañía de Salvataje y Navegación 
del Este”. 

La sociedad era anónima y habiéndose cubierto la suscripción de 
las acciones, disponía de un capital de un millón de pesos 

En 1892 Juan L. Vucassovich, capitán de ultramar, expuso que 
los respectivos siniestros marítimos que ocurrían con tan terrible fre- 
cuencia a la entrada del Río de la Plata, hacían necesario que los gobier- 
nos oriental, argentino y brasileño se preocupasen seriamente de la crea- 
ción de una empresa para evitar sus consecuencias hasta donde fuese 
posible. 

En 1900 según el mismo autor del anterior proyecto, la Cruz Roja 
Uruguaya, guiada por sus nobles y humanitarios sentimientos, había to- 
mado sobre sí la árdua tarea de establecer en nuestras peligrosas y 
dilatadas costas, las tan deseadas estaciones de señales y salvamento 
de los náufragos; y por medio de una suscripción popular solicitaba el 
concurso de todas las personas caritativas, a fin de poder llevar a cabo 



164 


CARLOS SEIJO 


tan útil empresa. 

La primera fue establecida en Maldonado, remitiéndosele varios 
útiles a cargo de una comisión presidida por el capitán del puerto. 

Al producirse el naufragio del «Poitou», salvaron a la mayoría de 
los pasajeros y tripulantes, facilitándoles ropas y recursos a 200 perso- 
nas. 

En 1921 , el diputado por el departamento de Maldonado, Vicente 
Costa, presentó a la Cámara un proyecto, creando tres estaciones de 
salvatajes en La Paloma, Punta del Este e Isla de Flores. 

Todas las diversas propuestas que hemos relatado quedaron sin 
efecto. 

Y así debió suceder, ya que se contaba primeramente con la acre- 
ditada empresa de los Sres. Antonio y Manuel Lussich y después con la 
del Estado cuyos auxilios fueron y son atendidos por la Capitanía del 
Puerto contando con los remolcadores «Alfredo Labadie», «Artigas», 
«18 de Julio», «Lussich» y otros. 


Salvatajes entre Solís Grande y el Chuy 


La fragata particular de comercio «La Limeña», que había salido 
de Cádiz para Lima el 20 de Mayo de 1 784, llegó a Montevideo por haber 
desarbolado. 

Estuvo fondeada sobre la costa de Castillos, donde se mantuvo 
sin poder ser socorrida por el mal tiempo y en peligro de naufragar. 

Hallándose de arribada, fondeada de cuatro a cinco leguas a sota- 
vento del Cabo de Santa María, a causa de haber perdido la vela trinque- 
te, roto el «bauprés» y desarbolados los tres palos, con un recio tempo- 
ral de viento que experimentaron por el S. E. durante la noche, a la ma- 
ñana siguiente amanecía varada en el rincón de Don Carlos, entre aquel 
cabo y la ensenada de Castillos. 

Llegaban a dicho paraje con sesenta y tantos enfermos que eran 
sus tripulantes; - pues ya se le habían muerto noventa y nueve hom- 
bres - y no era posible maniobrar por estar todos imposibilitados. 

Debe haber sido muy importante su cargamento, cuando el inten- 
dente don Francisco de Paula Sanz se dirigía al Ministro de Real Ha- 
cienda de Montevideo: «ordenándole preste auxilios en dinero al de Mal- 
donado, Pérez del Puerto, para que se ocupase del salvamento dél su 



MALDONADO Y SU REGION 


165 


carga y demás. Así como si necesitaran aunque fueran de ocho a diez 
mil pesos, que se los facilitara.» 

Menos mal que el bergantín de S. M. «La Ardilla» consiguiera ha- 
cer zafar y convoyar a «La Limeña» hasta el puerto de Montevideo. 

Manuel Cipriano de Meló, comandante de los resguardos del Río 
de la Plata, cuenta que entre los años 1780 y 1788 había socorrido 
aunque en el mayor temporal, infinitos buques de guerra y mercantes 
que estaban en peligro en distintos parajes de este Río; 

La laucha del arrendatario de la matanza de lobos marinos, José 
Gestal, naufragó en 1 81 2 en la playa de Maldonado y fue puesta a flote. 

El bergantín italiano «Giuseppe Ferrario» al norte de la Isla de Gorriti, 
el 2 de Octubre de 1868. Zafó y fue remolcado hasta Montevideo. 

La balandra «Esperanza» se hallaba el 19 de Enero de 1874 
encostada en Punta Negra. (Piriápolis). El patrón pidió auxilios para ver 
si con algunas yuntas de bueyes se conseguía enderezarla. Así se hizo 
y pudo fácilmente salir de la varadura. 

El patacho inglés «Willow Brac», encalló el 16 de Agosto de 1874 
con cargamento general en una de las islas de Castillos, Departamento 
de Rocha. Pudo salvarse la tripulación y ponerlo a flote sin mayores 
averías. 

Durante el largo período de tiempo transcurrido antes de estos 
tres últimos casos que acabamos de anotar, tiene que haber habido 
muchos otros siniestros entre Solís Grande y el Chuy. 

El cúter de prácticos «Liguria», uruguayo, varó el 15 de Noviem- 
bre de 1877 en el puerto del Inglés, siendo puesto a flote. 

El bergantín inglés. «Silver Craig», el 7 de Noviembre de 1880 en- 
calló en el Polonio, inmediato a la Isla Rasa. El vapor «Norsmann» de la 
compañía del cable submarino que se encontraba cercano, lo sacó 
remolcándole hasta el puerto de Maldonado. 

El vapor inglés «Zarate», el 24 de Marzo de 1889 en la Isla de 
Lobos, debido a la cerrazón. Desencallaron al buque, seis vapores, con- 
duciéndolo a Montevideo, el «Uruguay» y el «Artigas». Se calculaba que 
el vapor podría valer 80.000 libras esterlinas. 

El vapor belga «Cheder» entró en el puerto de Maldonado, el 20 de 
Junio 1889, remolcando la barca «Giulius», que fuera encontrada en el 
cabo Santa María completamente desarbolada y sin individuo alguno. 
Su tripulación la había salvado el «Rio Grande». 

El «New Castle» en La Coronilla, el 24 de Agosto de 1889. Lussich 
lo salvó. 

El vapor inglés «Blenheim» en Octubre de 1 890 en Punta del Este. 

Durante el tiempo que permaneciera encallado arrojaron al agua 



166 


CARLOS SEIJO 


gran parte de la carga y así se le puso a flote. 

El cúter «Rapaz» en 1891 en las costas de José Ignacio Habién- 
dose salvado la tripulación, fue después remolcado por el «Cacique» de 
Lussich. 

En 1882, la oficina semafórica de Punta del Este, se puso en co- 
municación con el vapor «Enrique Barroso», que estaba fondeado en la 
peligrosísima costa de San Rafael. 

Supo entonces Mrak, que al tomarse tan extrema resolución, era 
debido a la absoluta falta de carbón. 

Por una feliz circunstancia encontrábase en la bahía de Maldona- 
do, el vaporcito remolcador «Toro», que fue avisado y concurrió a auxi- 
liarlo. La casa Pascual Escofet y Cía., pedia 2.000 libras por el salvataje. 

En inminente peligro de zozobrar estuvo el vapor de la carrera 
«General Flores», el día 5 de Enero de 1893, cuando a causa de la nebli- 
na que reinaba, embicara contra unas piedras, que están en la parte O. 
de la Isla de Gorriti, en circunstancias de querer entrar al puerto. Des- 
pués de aligerado consigue hacerlo zafar, la cañonera «Rivera», que 
estaba haciendo volar el casco de un buque sumergido, en un paraje 
que ofrecía peligro para los navegantes. 

El cúter «Demócrata» en Junio de 1895 varó en ese mismo puer- 
to, mediante los auxilios prestados por el buque de guerra inglés «Beagle», 
mandándole una lancha a vapor y se salvó. 

El queche «Oceanía» el 1 0 de Enero de 1 899 embica frente a «Las 
Delicias» (Maldonado). El vapor «Solís» trasbordando la carga, pudo 
hacerlo zafar. 

El cúter nacional «Patriota», el 18 de Setiembre de 1899 amanecía 
varado en la playa de Maldonado, frente a la batería. Por el fuerte viento 
reventaron las cadenas de las anclas, pero el «Huracán» lo salvó. 

El queche nacional «Warrior» el 18 de Abril de 1901, en la misma 
bahía. Zafó. 

El vapor italiano «Nereus» el 1 5 de Octubre 1904 en la Isla de Gorriti, 
fue embestido por el vapor «Oravia» a la altura de la Isla de Lobos, por 
mucha cerrazón. Tenía un rumbo de tres metros y al verse maltrecho se 
dirigió al puerto de Maldonado; pero como peligrara de irse a pique, lo 
embicaron en el Bajo del Monarca. Fue rescatado por la flotilla de Lussich 
y remolcado hasta Montevideo. 

La barca italiana «Angela P.» que encallara en unas piedras inme- 
diatas a Gorriti, zafaba después de grandes estuerzos. La casa Lussich 
Hnos., consiguió ponerla a flote 

El vapor «Profull» en 1908 en La Coronilla. Salvado por Lussich. 

El vapor «Linderin» en 1 908 en La Coronilla. Salvado por la misma 



MALDONADO Y SU REGION 


167 


empresa. 

El vapor «Chile» en 1909 en La Coronilla. Salvado por la misma 
empresa. 

El vapor «La Florestal» en La Coronilla. Salvado por la misma 
empresa. 

El vapor austríaco «Oceanía», el 24 de Agosto de 1908 en la ba- 
hía de Maldonado con 300 pasajeros. Salió de la varadura el mismo día. 

El vapor nacional «Tabaré» el 25 de Julio de 1909, en la restinga 
de José Ignacio. Zafó solo. 

El vapor inglés «Duncliffe» el 18 de Agosto de 1910. Niebla. En la 
restinga de la Isla de Lobos. Hacía pocos meses que se había instalado 
la sirena en el faro. El capitán declaraba haberla oído, pero por ignorar 
su existencia, creyó fuera de otro vapor. Fue salvado, pero la empresa 
de Lussich perdió uno de sus barcos. 

El vapor francés «Mon Reve», el 13 de Setiembre de 1910. En el 
puerto de Maldonado. Zafó. 

El vapor inglés «Scott», el 8 de Octubre de 1910 encalla en ese 
mismo puerto y sale por sus propios medios. 

El vapor inglés «Silver Wings», el 12 de Julio de 1912. Niebla. En 
la Isla Gorriti. La empresa Lussich lo sacó de la varadura. 

El vapor alemán «Mera», el 29 de Junio de 1914. Vara frente a 
José Ignacio y zafa solo. 

El pontón brasilero «Aspasia» el 22 de Mayo de 1920. Hallándose 
en peligro frente a la Punta Colorada, el «Francisco Saenz» lo remolcó. 

El vapor inglés «Normandy» el 6 de Mayo de 1922. Niebla. Des- 
pués de zafar del choque en la Isla de Lobos, fue a varar al Portezuelo. 
La administración del puerto el día 18 lo hace remolcar hasta Gorriti. 

El vapor griego «Alexandros» el 15 de Octubre de 1927. En la Isla 
de Lobos. Zafó. 

El vapor inglés «Calieron» el 22 de Agosto de 1931. Varó en la 
parte O. de la Isla de Lobos con un cargamento de 7.700 toneladas de 
maíz. Lo salvaron. 

El vapor holandés «Vradenburg», naufragó el 19 de noviembre de 
1939, a una milla al Sud de la Isla de Lobos. Lo salvaron. 

El vapor español «Monte Igueldo», encalló en la costa de José 
Ignacio, el 15 de setiembre de 1 941 . Zafó. 

El vapor argentino «Río Segundo», en la Isla de La Coronilla el 10 
de Julio de 1942. Lo salvaron. 

El barco nacional «Clara Y» ex «María Madre», en «Las Delicias» 
el I 9 de Abril de 1944. Lo salvaron. 



168 


CARLOS SEIJO 


Siniestros Marítimos 


Como se ha visto y se verá, nos concretamos a formar únicamen- 
te la lista de las arribadas, salvatajes y naufragios, que hemos consegui- 
do recopilar, acontecidos en las costas e islas del que fuera desde un 
principio, el departamento de Maldonado. Es decir, entre Solís Grande y 
El Chuy. 

Extendernos en nuestra búsqueda hasta Montevideo y las costas 
del litoral, hubiera sido una árdua tarea. Y téngase presente este simple 
dato. Según el capitán Bayley, tan sólo en el Banco Inglés, desde 1880 a 
1895, tuvieron lugar cuarenta siniestros marítimos; y Sosa en los 20 
años que llevaba de Práctico Mayor al servicio de la Comandancia de 
Marina, había enumerado en 1894, treinta y cuatro vapores y más de 
cien buques de vela naufragados en costas y bancos. 

La lista que va a continuación podía haber resultado más comple- 
ta, a no haberse incinerado la principal fuente documental en 1921, el 
archivo de la Aduana de Montevideo y que fuera creada el 13 de Octu- 
bre de 1777, por Real Cédula. También con la destrucción del de Maldo- 
nado en 1 806, pasó otro tanto. 

Para ello, y los demás casos descritos, debimos recurrir a los da- 
tos aislados del Archivo General de la Nación, Juzgado L. Departamen- 
tal de Maldonado, su aduana, los diarios y periódicos de la Biblioteca 
Nacional. 


0 


1531 . - La armada portuguesa capitaneada por Martín Alfonso de 
Sousa arriba al arroyo Chuy, cuando sobreviene un temporal del Sur, 
seguido de un recio pampero, que echa a la costa la «San Miguel» y un 
bergantín. 

Arrebatando los botes de todas las naves, refugiáronse el «San 
Vicente» y la carabela en el puerto de La Paloma (Departamento de 
Rocha) después de haber perdido casi todas las anclas y amarras. De 
Sousa se salvó a nado con las tripulaciones del «San Miguel» y del ber- 



MALDONADO Y SU REGION 


- 169 


gantín, a excepción de siete hombres que perecieron. Recorriendo la 
playa en balsas en busca de los botes encontraron un bergantín de 
maderámen de cedro. . (Florencio Madero. Historia del puerto de Bue- 
nos Aires.) 

Continuando aquel su viaje, otra furiosa tempestad hizo que un 
navio mas naufragara entre Pan de Azúcar y el arroyo de Solís Grande. 

1 545. - Se llama la «laja del inglés», por haberse perdido un buque 
de esta nacionalidad a mediados del Siglo XVI en la isla de Maldonado. 

1 548. - Alonzo Riquelme de Guzmán partió en una carabela del 
puerto de La Asunción, llevando 60 soldados con destino a España, y 
bajando por sus jomadas, seguía en conserva un bergantín en que iba 
Hernando de Rivera. Salieron del río para penetrar en el ancho mar, y 
despedidos los unos de los otros, se fueron por la canal que va a salir al 
puerto de Maldonado, donde aquella noche les sobrévino una tan gran 
tormenta, que dió con la carabela en una encubierta laja, que está en la 
misma canal y que hoy llaman la «Laja del Inglés». Buque perdido en 
ella, pocos años há, que corría aquella costa. Por manera que la carabe- 
la, que estaba encallada sobre las peñas, se abrió por los costados y 
entraba tanta agua por ellos, que no podían agotar; no cesando en todo 
este tiempo la furiosa tormenta; y recelando todos la perdición que tan 
cercana tenían, acordaron desamparar el navio v salirse a tierra firme, al 
peligro y riesgo de venir todos a poder de los indios de aquella tierra, que 
son los charrúas, crueles y bárbaros. Y para poderlo hacer cortaron el 
mastelero mayor, y con tablas y maderas hicieron una gran balsa junta- 
mente con el batel, para que pudiesen atravesar aquel brazo y salir a 
tierra. 

Y cesando un poco la tormenta, tuvieron lugar de poderlo hacer y 
tomar la costa, adonde luego acudieron los indios que corren por toda 
ella; y haciendo un reparo entre el río y la barranca, se pudieron guare- 
cer de la furia de ellos. Y caminaron aquella noche por la costa arriba en 
busca del bergantín, dieron en unas lagunas, en que pasaron mucho 
trabajo para atravesarlas a nado. Y aquella misma noche sobrevino de 
la parte del Sud otra mayor tormenta que la pasada, que desencalló la 
carabela de donde estaba y dió con ella hecha pedazos en aquella cos- 
ta; con la cual esta misma noche vinieron a topar con gran espanto y 
admiración de todos. 

Y cerca del día prendieron dos indios pescadores, de quienes su- 
pieron como el bergantín estaba recogido en una caleta, dos leguas ade- 
lante; y por darle alcance, salió luego Francisco de Vergara con un com- 
pañero, para dar aviso de lo que pasaba: por manera que con esto fue 
Dios servido por tener embarcación en que volverse todos a la Asun- 



170 


CAKLQ5 SEIJO 


ción. (Pedro de Angelis). 

1573. - En el arrecife de la isla de Maldonado el navio de Dos. 

1 581 . - Pedro Sarmiento en su «Sumaria Relación», contaba que 
un buque inglés «se perdió entre la isla de Lobos y Tierra firme y esca- 
pándose en el batel, se fue la gente a tierra firme, y los indios los truxeron 
consigo; y dende a tiempo el capitán que se llamaba Juan Drac (herma- 
no del célebre corsario) natural de Plemud (Plymouth) y el piloto y otro 
huyeron en una canoa y se fueron río arriba de la Plata.» 

1680. - El 24 de febrero Jorge Suárez de Macedo había salido de 
la isla de Santa Catalina en una sumaca y navegando a la altura del cabo 
que llaman de Santa María, debido a un gran temporal, después de me- 
dia noche, aquella se fue sobre la costa haciéndose pedazos y salván- 
dose la gente milagrosamente. Al amanecer del día siguiente le trajeron 
noticia que cerca de allí se avistaba una canoa (embarcación grande de 
tres velas; la cual por su orden y la que le había dado por carta el gober- 
nador don Manuel Lobo, había sido despachada con anterioridad desde 
Santa Catalina. Después de haber llamado la gente de la citada canoa y 
haberles hablado y sacado algunos bastimentos y agua para sustento 
de los náufragos. 

Con lo cual les dió la orden de que haciendo buen tiempo, saliesen 
de la ensenada de dicho Cabo de Santa María y se fuesen costeando 
hasta la isla de Maldonado, donde se detuviesen a esperar a este decla- 
rante, y la demás gente que en compañía suya venía de a pie. 

Y que llegados que fueron a la citada isla hallaron allí la canoa 
pronta para seguir adelante, donde se embarcaron todos en ella, nave- 
gando durante todo un día; y experimentando los riesgos que la amena- 
zaban por su mucha carga, y no pudiéndola aguantar se arrimaron a 
tierra y desembarcaron de ella - este declarante y todas las demás per- 
sonas. Y ordenando a dicha canoa siguiese viaje en busca del dicho 
gobernador Lobo y - el declarante junto con los demás - se vinieron a pie 
costeando hasta que se encontraron algunos indios de las misiones que 
les hicieron ponerse en contacto con dos padres de la Compañía de 
Jesús que los condujo a la reducción del Yapeyú y de aquí enviados 
como prisioneros a Buenos Aires. (Carlos Correa Luna. Campaña del 
Brasil. 1931. 1. 1, pág. 184.) 


□ 



MALDONADO Y SU REGION 


171 


1733. - En la isla o playa de Maldonado el «Caballo Marino», bajel 
inglés, que al chocar con un escollo de debajo del agua, se abrió de un 
golpe con perdida de toda la gente y más de un millón y setecientos mil 
pesos, con que volvía de Buenos Aires, cuyo gobernador los ha confis- 
cado de fisco real; haciéndoles pescar al presente con la mayor diligen- 
cia posible; y se supone que sacará buena porción, porque dos días 
antes que llegásemos nosotros, volvía a Buenos Aires una barca carga- 
da con ochenta mil pesos que ya habían pescado. 

Cuando mucho tiempo después, Pernetty llegó de arribada a la 
mencionada bahía, el año 1 763, supo que la víspera habían extraído con 
la draga, dos mil cuatrocientas piastras (de a 8 reales) de un navio in- 
glés cargado de ellas. «Este se había ido a pique treinta años antes allí 
mismo, y los habitantes de la isla cercana, buscaban todavía el salvar 
parte de la carga.» 

(Según esta fecha, se trataba del «Caballo Marino»). 

1735. - El 31 de Enero «El Polonio», del comercio de Cádiz, que 
cargado de ricos efectos, con destino al Río de la Plata, se perdió com- 
pletamente en la mañana siguiente en la playa inmediata y recodo que 
hace la punta. Desde esta fecha se le llama Ensenada del Polonio. 

1753. - El 31 de Enero a 5 leguas distante de la punta de Castillos, 
en la ensenada inmediata al Cabo de Santa María, el navio de guerra 
«Nuestra Señora del Rosario Señor San José y las Animas». Había 
salido de Cádiz con destino a Buenos Aires conduciendo 31 6 tripulantes 
cuando dió contra un escollo en dicha costa a las 2 1/2 a. m., por una 
imprudencia del capitán, pues el tiempo era bonancible. 

Antes de varar se decidió aligerarlo arrojando al mar 5 cañones y 
cuanto se hallaba a la mano. Bajaron con los botes, dos cabos a tierra 
para que sirviesen de andariveles. 

Hallándose a la distancia de un tiro de fusil de la tierra firme, pudie- 
ron todos desembarcar, donde levantaron ranchos, galpones y tiendas 
de campaña para albergarse. Consiguieron extraer gran parte de la car- 
ga por mantenerse el navio entero, por espacio de 7 días; pero al si- 
guiente se partió en dos. 

Después, desde Castillos, todo cuanto habían salvado fue tras- 
portado a Montevideo por intermedio de 88 viajes de carreta, 45 de carro 
y una de lancha. El piloto 1 . Q por causa de los cargos del naufragio, que 
contra él resultaban, lo tuvieron preso en la ciudadela, de donde se fugó. 

1762. - En el acta del Cabildo del 1 1 de Junio se informa de haber 
naufragado en la isla que está en el puerto de Maldonado un navio portu- 
gués sin indicación de su nombre. 

1 765. - El 3 de Agosto, la fragata «San Rafael», en la playa al E del 



172 


CARLOS SE1JO 


puerto de Maldonado y de ahí que desde entonces le quedara este nom 
bre a aquella parte de la costa. 

1778. - El 6 de Setiembre la lancha a cargo de Antonio Algeziras, 
enviada desde Buenos Aires, llega al puerto de Maldonado, en el que se 
mantuvo fondeada hasta la noche del siguiente día ; pero continuando el 
temporal con la misma furia, fue desbaratada en la playa. 

1785. - El 19 de Enero, desde Buenos Aires, Francisco de Paula 
Sanz le ordenaba al ministro de hacienda de Montevideo que le prestara 
auxilios en dinero al Ministro de Real Hacienda de Maldonado para 
salvataje de la fragata "La Limeña» en el Rincón de Don Carlos. 

1785. - A principios de Abril varó en la playa de Solís el paquebot 
«La Soledad» que iba para Cádiz, y se dieron las órdenes para poner a 
salvo el cargamento de cueros que llevaba, pero la tenacidad de los 
tiempos contrarios y fuerte reventazón que ejerce el mar en aquel desti- 
no, apenas dió lugar a sacar la tercera parte. La jarcia, velas, palos y 
utensilios que pudieron salvarse, así como el maderámen que se hizo 
pedazos y salió a la playa. 

1787. - El 18 de Mayo el bergantín «Tragamar» de Malaga. Capi- 
tán Manuel Arrospide, sobre Maldonado. 

1789. - La fragata «Nuestra Señora del Buen Viaje», en las costas 
de Maldonado. 

1 790. «Se trata de extraer del fondo del mar un tesoro cuya im- 
portancia se eleva según algunos a seis millones. Las operaciones de 
extracción han de empezar frente a Maldonado. Esa suma fabulosa está 
contenida en el casco del navio español de guerra «Ganjes» que se fue 
a pique en este puerto hace cerca de un siglo.» 

(«El Ferrocarril». Montevideo, Junio de 1883.) 

1792. - El 13 de Octubre, los bergantines «Nuestra Señora del 
Pilar» y «Santa Rosalía», de Barcelona en Punta Negra. (Próximo al 
Puerto del inglés). 

1793. - El 28 de Enero, el bergantín «Explorador» procedente de 
Cádiz, de la Real Compañía Marítima, al E. del Cabo Santa María. 

1794. - El 22 de Abril, la fragata «Nuestra Señora de la Estrella», 
procedente de Barcelona, en la ensenada de Burgos inmediato a Maldo- 
nado. 

1 794 - El 7 de Julio, la fragata «La Liebre», Málaga, al E. de Maldo- 
nado, en la Playa San Rafael. 

1795 - La fragata «Gaditana» de Cádiz en la restinga de la isla de 
Lobos. 

1795 - El 12 de Agosto, el bergantín «San Miguel», de Santander, 
en la ensenada de Castillos. 



MALDONADO Y SU REGION 


173 


1797 - El 7 de Julio, la fragata «Reunión», de Bahía de todos los 
Santos, en Punta Negra, (próximo al Puerto del Inglés). 

1797 - El 28 de Julio, la sumaca portuguesa «Nuestra Señora de 
los Dolores», de Bahía de todos los Santos, en Punta Negra. 

1798 - El 14 de diciembre, la sumaca portuguesa «San Antonio», 
de Bahía de todos los Santos, presa hecha por la fragata francesa «El 
gran Bonaparte», en la isla del Pájaro Blanco. (Costas de Rocha). 

1799 - El bergantín «Victoria» en Maldonado. 

1800 - En el tercer cuarto del siglo, «El Monarca» hundido en la 
isla de Gorriti, y a cuyo bajo se le denominara después con el nombre de 
este buque. 

1 801 - El 1 9 de Mayo, el bergantín del rey nombrado «El Carmen y 
San Antonio», como a 4 leguas de la Guardia de Solís Grande. Desde 
Montevideo enviaron una canoa, para que con el auxilio de ella y el que 
pudiera prestar el vecindario, se acudiera al socorro de los náufragos. 

1801 - El 3 de Agosto, la sumaca «Santa Rita» alias (El Gallito) de 
Córcega, al N. de la isla del Palmar. (Rocha). 

1801 - El 21 de Octubre, la fragata «La Amalia», de Hamburgo, en 
la restinga de piedras de la ensenada de Castillos. 

1 801 . - El 1 2 de Diciembre, la sumaca «Bota Fogo» de la Isla Gran- 
de, presa hecha por la sumaca «Santa Ana» en Castillos. 

1 801 - El 1 4 de Diciembre, la sumaca «La Bizarra» de la Isla Gran- 
de, presa hecha por la sumaca «Santa Ana», en Maldonado. 

1801 - El 15 de Diciembre, la sumaca «Nuestra Señora 

del Carmen», de la Isla Grande, presa hecha por la sumaca «San- 
ta Ana», en José Ignacio. 

1801 - El 16 de Diciembre, la sumaca «Sinforosa», de la Isla Gran- 
de, presa hecha por la sumaca «Santa Ana», en Pan de Azúcar. 

1801 - El 16 de Diciembre, la sumaca «Nuestra Señora del Rosa- 
rio» de la Isla Grande, presa hecha por la sumaca «Santa Ana», en Pan 
de Azúcar. 

1805 - El 6 de Junio, la fragata inglesa «Duque de Clarens» de 
porte de 180 toneladas, de Liverpool, con patente real para la pesca de 
la ballena en los mares del S. y el corso contra españoles y franceses. 
Con cargamento de sal para los cueros de lobos y útiles para dos años 
de navegación. 

Cuarenta y siete hombres de tripulación, diez y seis cañones de 
hierro; siendo catorce del calibre de a doce y cuatro de a seis, treinta y 
dos fusiles, diez o doce pares de pistolas y los víveres. 

El capitán dijo haber estado en el puerto de las Islas Terceras, de 
donde se dirigió al Rio de la Plata y avistó las tierras altas de las costas 



174 


CARLOS SEIJO 


de Maldonado del 20 al 22 de Mayo. El día 5 del corriente estando fon- 
deado cerca de la isla de Lobos, por el tiempo fuerte y haberle faltado el 
cable, perdió la vela y esa misma noche fue a fondear en la costa de Pan 
de Azúcar donde naufragó al siguiente día por la tarde. 

El 7 por la mañana empezaron a bajar a tierra donde encontraron 
tropa española, que en dos vehículos los condujo a Maldonado, sin ha- 
ber hecho presa alguna, ni tampoco haberse batido con ninguna embar- 
cación. Las personas salvadas fueron 25 y una pereció ahogada, que 
era la única tripulación que en ese momento tenía la referida fragata. 

Los 21 restantes cuando estuvieron frente a Maldonado, se ha- 
bían embarcado en busca de cueros de lobos marinos a la isla del mis- 
mo nombre y sin haber sabido más de ellos. 

1 806 - El 30 de Enero, la fragata «Adelaida», de Lisboa en la costa 
o puerto de Maldonado. 

1806 - El 31 de Enero, la fragata «Joven Casimiro de Gijón», en 
las costas de Maldonado. 

1806 - El 17 de Abril, la fragata «Luisa», de Río de Janeiro en la 
costa de Maldonado. Conducía cierto número de negros bozales. 

1 806 - El navio inglés «Agamemnon», al N. de Gorriti, formando un 
banco en la extremidad de la isla, sobre el cual no hay más de 1 8 pies de 
agua. Allí se fueron aglomerando arenas y cascajo produciendo un fon- 
do muy duro. En este mismo sitio, llamado el Placer de los Chinos, con 4 
o 5 brazas de agua es donde naufragó debido a tan poca profundidad. 

1809 - El 23 de Abril el bergantín mercante inglés «Caledón», ha- 
bía salido de Montevideo con destino a Inglaterra. Navegaron sin ocu- 
rrencia alguna hasta el día siguiente a las 1 1 de la mañana; hallándose a 
4 millas distante al N. N. E. del Banco Inglés, encallaron. 

Zafaron, pero la mucha corriente que había lo abatieron sobre el S. 
E. cerca de la desembocadura del arroyo Solís Grande, donde varó to- 
talmente sin que hubiese esperanza de salvarlo, pues sobrevino el vien- 
to S.S.O. arreciando cada vez más. La gente se salvó en la lancha, 
alejándose del buque, donde tan solo quedaron el capitán y el piloto. 

Allí se mantuvieron hasta las 8 de la noche esperando por si flota- 
ra. 

Después en el bote, con mucho riesgo y trabajo pudieron desem- 
barcar en el rincón de Pan de Azúcar a las siete y media de la mañana 
del día siguiente 25. Y se encontraron con todos los demás compañeros 
en tierra a 3 leguas distantes de allí. 

1812 - El 31 de Agosto, el navio mercante «San Salvador» proce- 
dente de Cádiz, que traía para Montevideo el 2 ° batallón del Regimiento 
de Albuera, naufragó en la bahía de Maldonado. Sólo escaparon de aquel 



MALDOMADO Y SU REGION 


175 


desastre 1 1 6 personas, pereciendo casi toda la oficialdad y tropa del 
batallón expresado. Este consistía en 800 plazas de fusileros que ve- 
nían destinados a reforzar la guarnición. Su coronél Gerónimo Gallano 
se salvó junto con 100 hombres y además 30 pasajeros. 

Larrañaga y Guerra en sus Apuntes Históricos dicen que «pudo el 
navio haber entrado en el puerto con tiempo 

bonancible, dos días antes; pero la ineptitud del capitán y pilotos y 
las importunidades de los oficiales de tropa empeñados en llegar a Mon- 
tevideo sin necesidad de arribada, ocasionó tan lamentable y trascen- 
dental catástrofe. 

Cuando el «San Salvador» fondeó de la parte de afuera de la Pun- 
ta del Este, se utilizó la lancha de José Gestal para llevar al práctico y al 
capitán del puerto a bordo de dicho navio, y a cuyo costado permaneció 
dos días con su tripulación propia, no obstante el gran temporal que so- 
brevino y el riesgo consiguiente en que se halló de zozobrar. 

En el «Extracto del parte que el vigía de Maldonado» comunicara, 
del piloto que fué a bordo del navio, da los detalles completos de las 
causas que desde el primer momento determinaron la pérdida. 

Este interesante informe hállase publicado en el Suplemento a la 
«Gazeta de Montevideo», del martes 8 de Setiembre de 1812 (Colec- 
ción Grille). 

Después de 81 años, en Junio de 1893, Antonio Rebolledo yendo 
desde Maldonado a Punta del Este, a inmediaciones de los restos de la 
barca rusa, a la distancia de 250 varas del mar, y cerca del manantial 
designado con el nombre de La Pastora, descubrió cantidad de cráneos 
y mandíbulas. Estas pertenecían a 71 5 sepulturas y que en orden semi- 
circular aparecían en parte, sobre la arenosa superficie del terreno. 

Según datos, recogidos entonces, de vecinos antiguos, los restos 
humanos correspondían a la tripulación del navio de guerra español «San 
Salvador», naufragado en la bahía. 

1815 - La sumaca portuguesa « Americana Sandosa»fué apresa- 
da y hecha naufragar en Punta del Este por el corsario «Esperanza». 

1816 - El 18 de Abril, el bergantín portugués «Caña Verde» al en- 
trar en el puerto de Maldonado, eligió tan mal paraje para fondear, que 
debido a un temporal naufragó sobre una restinga de piedras en la Punta 
del Este. Se pudo salvar la tripulación. 

Ese día se mandó una partida de cívicos desde Maldonado, en 
clase de auxilio, y al mismo tiempo el Ayuntamiento recomendaba a todo 
buque que llegara al puerto, se le señalara el verdadero apostadero. 

181 9. En Agosto, la goleta francesa «Victoria» de Saint Malo. Su 
cargamento se componía de bretañas, lienzos y sedas y naufragó en la 



176 


CARLOS SEIJO 


costa de Rocha, partiéndose por la mitad. Su tripulación se salvó. 

1821 - El bergantín inglés «Clyde» en la playa de San Rafael. 

1823 - En Marzo, el bergantín «Galiano», en la playa de Maldona- 
do. 

1823 - En Junio, el bergantín « Blucher », inglés, costa de Maído- 

nado. 

1823 - El bergantín «Aguila de Río», costa de Maldonado. 

1824 - El 3 de Marzo, la sumaca «Concordia» encalló en la playa, 
a 6 millas al Este de Maldonado. 

1824 - En Abril, el bergantín «Aleluya», en la costa de Maldonado. 

1824 - En Julio, la sumaca «Santo Domingo» encalló, barra de 
Garzón. Se salvaron todos. 

1824 - En Octubre, el bergantín «Alianza», en la costa de Maldo- 
nado. 

1825. - El 24 de Junio a las 10 y 1/2 del día, la cañonera imperial 
llamada número nueve «Paqueta». Entre los náufragos venía un furriel 
llamado Antonio Cardozo de Silva que decía ser su comandante, y ha- 
ber salido el 28 de Abril de Río Janeiro, 1 0 cañoneras, una corbeta y tres 
bergantines de guerra. Que la cañonera de su mando nombrada, condu- 
cía una carroñada de a 24 y su tripulación componíase del comandante, 
1 piloto, 9 marineros y 2 soldados. Que no pudiendo acompañar a las 
demás embarcaciones se vio presado a arribar a Santa Catalina, de 
donde salió en dirección a Montevideo y que en el temporal de ese día 
tuvo lugar su naufragio. El Cabildo ordenó se les auxiliase, conservándo- 
los como prisioneros en una habitación del Cuartel, siendo después re- 
mitidos a San Carlos. (Parte de José Machado al General Lavalleja. Co- 
rrespondencia Militar del año 1825.E.M. del E.). 

1826 - El 14 de Marzo, el bergantín anglo-americano «Pizarra», de 
Nueva York, en la costa de Maldonado. 

1828 - En Mayo, el brick norteamericano «John London», en las 
costas de Maldonado. 

1 828 - En Junio, el buque corsario «Triunfo Argentino», en las cos- 
tas de Rocha. 

1 829 - El 3 de Febrero, un temporal echó a la playa 8 embarcacio- 
nes y 2 a pique en el puerto de Maldonado. (Se ignoran los nombres.) 

1832 - Naufragó un barco en la costa de Solís Grande. (Se ignora 
el nombre). 

1 833 - El 25 de Agosto, el bergantín «Prompt», inglés, de Liverpool, 
en la costa de Garzón. Conducía 200 barricas de harina, 100 fanegas de 
trigo y carga general. 

1833 - El bergantín «Evergreen», en Castillos. 



MALDOMADO Y SU REGION 


177 


1839 - El 12 de Diciembre, el bergantín español «Comercio», en el 
Rincón de San Carlos, al este de la barra, llamada de José Ignacio. Se 
salvaron todos. 

1840 - En Mayo, el bergantín español «Leónidas», en la playa de 
Balizas. 

1840 - El 27 de Mayo se perdieron en la costa de Pan de Azúcar, 
5 buques, entre ellos una fragata española, una barca francesa «La Rei- 
na Rosa». Perecieron 6 pasajeros. 

1840 - En Junio, el patacho brasileño «Leopoldina», en el 
Portezuelo. 

1840 - El 5 de Julio, la polacra sarda «Nuestra Señora de la Mise- 
ricordia», en la Boca Chica. Punta del Este. 

1840 - En Agosto, el bergantín brasileño «Carolina», en la playa 
San Rafael. 

1840 - El 18 de Diciembre, la barca inglesa «Gazelle», en Casti- 
llos. 

1842 - El 18 de Enero, el bergantín español «Victoria», de Mallor- 
ca, en el banco entre la Isla de Lobos y Cabo Santa María. 

Contaba el capitán que de noche vino un fuerte golpe de mar, que 
levantando el barco en alto, lo dejó caer sobre un banco de arena deján- 
dole inclinado sobre el costado de estribor. La mar durante una hora y 
media nos estuvo baldeando, pero el buque siempre se mantenía ente- 
ro. Desesperados ante una próxima muerte y figurándonos aislados, al 
amanecer vimos con sorpresa y asombro a tiro de pistola distante del 
bergantín, a un hombre a caballo; éste animándonos. Picamos el palo 
trinquete y sirviéndonos de puente con las vergas y masteleros, salta- 
mos a tierra poniéndonos todos a salvo, pues la costa era tan baja y 
arenosa que nada se veía más que el punto de nuestro naufragio. 

1842 - El 9 de Junio, el barco «Leopoldina Rosa», de Bayona, en 
las costas de Castillos. Se salvaron 72 v se ahogaron 236. 

1842 - El 26 de Agosto, una fragata inglesa en la Punta del Este. 

1 843 - El 25 de Junio, buques perdidos en el temporal en Maldona- 
do: Barca francesa «L ‘Aigrette», cuya tripulación incluso el capitán, pe- 
reció, con excepción de 3 individuos. Bergantín inglés «Concepción». 
Zumaca brasileña «Deolinda». Goleta sarda «Bella Angélica». Goleta 
«Nuestra Señora del Huerto». Goleta «María Luisa». Goleta «Tres ami- 
gos». Pailebot inglés «Cau». Lanchones: «León», «Pepita», «Emilia», 
«Avelina», «Cometa», «Forment», «Carolina», «Francisco» y «Juan». 
(Los cita Isidoro de María en los «Anales de la Defensa».). 

Respecto a la goleta antes nombrada «Nuestra Señora del Huer- 
to», según Rómulo F. Rossi, la imagen pintada al óleo de este mismo 



178 


CARLOS SEIJO 


título, «ocupaba lugar preferente en la cámara principal del barco.» 

Habiéndose salvado milagrosamente, los pasajeros y tripulantes 
en los botes de abordo, entre ellos figuraban dos genoveses apellidados 
Mantero, que más tarde se establecieron en Montevideo. 

Al haberse podido recuperar aquella pintura, dichos tripulantes, 
años después y cumpliendo su promesa, realizaron una ceremonia en la 
iglesia matriz. De ahí pasó a la de la Aguada, donde aún se exhibe.» 

1845 - A principios de Julio, el bergantín inglés «Catherina», en la 
costa del Chuy, perdiendo un solo hombre. 

1 845 - En Agosto, el bergantín inglés «Jonathan Fell», en El Polonio. 

1845 - En 26 de Agosto. La Barca inglesa «Seagull», en la playa 
San Rafael. 

1845 - El 30 de Octubre el bergantín francés «Auguste» en Casti- 
llos. Perecieron ahogados, el capitán su segundo y 2 marineros. 

1 845 - El 2 de Noviembre el bergantín norteamericano «Sea bird», 
en Punta Negra, costa de Maldonado. Perecieron seis. 

1848 - El barco inglés «Francton Filis» en Maldonado. 

1850 - El 21 de Febrero, el barco inglés «Achilles» con cargamen- 
to de sal, en la playa San Rafael. El capitán y tripulación se salvaron. 

1851 - El 5 de Julio. El bergantín inglés «John Peal». Cuarenta 
millas al Sur de Maldonado. 

1 852 - El 23 de Setiembre, la barca nacional «Flores». En la noche 
sufrió un temporal en el que perdió sus dos cadenas, yendo a encallar a 
inmediaciones de la batería denominada «La Pastora». Se salvó toda la 
tripulación. 

1859 - El 1 1 de Abril, el bergantín inglés «Minalto». En la costa de 
Garzón. 

1859 - En Julio, la polacra «Victoria». Barra de José Ignacio. 

1859 - El 30 de Julio. El buque brasileño «Vigilante». En el cabo 
Santa María. 

1861 - La polacra argentina «Giussepina» en el puerto de Maldo- 
nado. 

1862 - El 22 de Noviembre. El bergantín italiano «Apollo», en la isla 
de Lobos. 

1868 - «El bergantín goleta «San Juan de Escocia», ayer de ma- 
ñana con procedencia de Maldonado, fué portador de algunos pormeno- 
res sobre el acontecimiento acaecido a bordo de un buque inglés (se 
suponía el «Hosbornee House») que venía en viaje de la India, con un 
cargamento valioso. De los informes que hemos podido recoger, resulta 
que el buque inglés tuvo a su bordo una insurrección encabezada por 



MALDONADO Y SU REGION 


179 


algunos individuos de la tripulación, la que dió lugar a haber sido asesi- 
nado el capitán, su señora y varias personas del equipaje. 

Consumado por los revoltosos ese crimen bárbaro, se hicieron 
dueños del buque; el que lo han hecho navegar hasta conducirlo a la 
costa oriental; y una vez próximos a la Isla de la Paloma, (Rocha) ence- 
rraron en la cámara algunos pasajeros y en seguida abriéndole varios 
rumbos, echaron a pique el buque y los insurrectos ganaron la costa. 
Uno de estos, que se cree sea el piloto, pudo separarse de los demás, y 
dar parte a las autoridades de Rocha sobre lo ocurrido, que sin pérdida 
de tiempo fueron a darle casa. Lo que según parece ha logrado capturar- 
los.» («La Nación». Montevideo, Octubre 20 de 1868). 

1 864 - El 8 de Febrero. La fragata norteamericana «Oceand Stred», 
de Cardiff, con cargamento de carbón de piedra, en el Cabo Santa Ma- 
ría. No hubo víctimas y los tripulantes fueron trasportados a Maldonado 
en carretas. 

1 864 - El 10 de Julio. La barca brasileña «Tolerancia», a 3 millas al 
N. de Castillos. La tripulación se salvó. 

1 864 - En Setiembre. La barca noruega «T ree Broderen», en Cas- 
tillos. 

1864 - En Diciembre. La barca inglesa «Apolline», en la costa de la 
Isla de Lobos. Se salvaron todos. 

1864 - En Diciembre. La barca francesa «General Atalin», en la 
costa de la Isla de Lobos. Se salvaron todos. 

1 965 - El 5 de Diciembre. El vapor inglés «Hershel», frente al Cabo 
Santa María tocó sobre una roca, denominada «Cabo falso», haciéndo- 
se un rumbo. Un práctico los hacía entrar por la Boca Grande (Maldona- 
do) cuando empezó a hundirse. Se salvaron todos. 

1 867 - En Agosto. La goleta alemana «Anovarinna Eddo», se tum- 
bó en el puerto de Maldonado. 

1868 - En Febrero. La barca inglesa «Javet», cerca de la Isla de 
Lobos. 

1 868 - El 1 9 de Junio. Un bergantín en la costa de Pan de Azúcar. 

1 868 - El 7 de Julio. El bergantín holandés «Elisabeth», en las cos- 
tas de Maldonado. 

1 868 - El 1 6 de Julio. El pailebot nacional «No hay otro», en Punta 
del Este. Se salvaron 5 tripulantes. 

1868 - El 4 de Agosto. En la costa de Castillos apareció a pique 
una barca italiana con cargamento de carbón de piedra, sin gente a bor- 
do, sin bote alguno a su costado y sin el velámen. La tripulación debió 
salvarse en la costa inmediata. 

1 868 - El 1 9 de Agosto. La barca inglesa «Star of the West», sobre 



180 


CARLOS SEIJO 


la restinga de la Isla de Lobos. 

1 868 - El 4 de Setiembre. La barca italiana «Egitto», en La Pastora 
(puerto de Maldonado). El capitán la hizo embicar porque hallábase a 
punto de irse a pique. La tripulación se salvó. 

1868 - El 21 de Setiembre. La barca italiana «Giacomo», en José 
Ignacio. 

1868 - En Octubre. El barco francés «Amelie», en el Cabo Santa 
María. Hallándose un pailebot navegando por dicho cabo, fué forzado a 
refugiarse en el puerto de La Paloma; al entrar vió sobre la restinga de 
piedra de la isla, pedazos de un casco, vergas y un bote. En el cabo 
divisaron un foso en el cual habían enterrado gran número de cadáveres, 
y otro cuerpo que flotaba cerca de la orilla. Después de 9 o 10 días se 
supo de ello oficialmente. 

1869 - El 17 de Junio. El vapor italiano «Valparaíso», en La Palo- 
ma. Se salvaron todos. 

1869 - El 4 de Julio. El bergantín goleta alemán «Júnior», en la 
costa de Castillos. 

1869 - El 3 de Agosto. La barca inglesa «Syren», en la restinga de 
la Isla de Lobos. 

1 869 - El 1 3 de Agosto. El bergantín inglés «Mary», en la costa de 
Maldonado. 

1869 - El 8 de Setiembre. El bergantín brasileño «Marinho 3 a » Su- 
frió un golpe de mar a la altura de la Isla de Lobos que barrió la cubierta, 
llevándose parte de la obra muerta. 

1 869 - El 27 de Setiembre. La barca inglesa «Bessio Stanton», en 
el Polonio. Salváronse todos. 

1869 - El 14 de Octubre. La fragata inglesa «General Lee», se 
perdió a 1 20 millas al E. de la Isla de Lobos. Se salvaron 20, junto con el 
capitán. 

1869 - El 17 de Octubre. La fragata norteamericana «Marther 
Redout» en la costa de Garzón. 

1869 - El 18 de Diciembre. La barca belga «Providencia» a 40 
millas de Maldonado. 

1870 - El 1 1 de Enero. El bergantín alemán «Johan Paap», en la 
playa de Pan de Azúcar. Salvó la tripulación y parte de la carga. 

1870 - El 16 de Enero. La barca italiana «Valparaíso», entre las 
islas de La Paloma y de las Tunas. Salvé parte de la carga y 400 pasa- 
jeros. 

1870 - El 26 de Enero. La barca holandesa «Rival», en la Isla de La 
Paloma. Salvaron todos. 

1 870 - El 31 de Enero. El bergantín goleta inglés «Woodman» en la 



MALDONADO Y SU REGION 


181 


isla de Lobos. Salvó tripulación y carga. 

1870 - El 28 de Febrero. Bergantín español «Rosita», en la Isla de 
Lobos. Salvó tripulación. 

1870 - El 16 de Mayo. Un bergantín brasileño en la costa de José 
Ignacio. 

1870 - El 7 de Junio. La goleta inglesa «Kitten», en la costa de 
José Ignacio. Se salvaron todos. 

1870 - El 28 de Junio. La barca alemana «Bismarck», en la costa 
de José Ignacio. 

1870 - El 4 de Julio. El patacho alemán «Júnior», en la costa de 
Castillos. 

1870 - El 31 de Julio. La barca inglesa «Mouline», en Castillos 
chico. La tripulación se salvó. 

1870 - El 3 de Agosto. La barca inglesa «Syren», sobre unas pie- 
dras frente a la Isla de Lobos. El capitán y la tripulación fueron salvados 
por la cañonera inglesa «Beacon». 

1870 - El 27 de Setiembre. La barca inglesa «Bessie Stanton», en 
la Isla de La Paloma. 

1870 - El 25 de Noviembre. La polacra española «María Josefa», 
en la punta O. de la Isla Gorriti. Se salvaron todos. 

1871 - El bergantín holandés «Cosmopolita», en punta de Casti- 
llos. (21 de Abril). 

1871 - El 29 de Abril. La barca francesa «Mére de famille», en 
punta de Castillos. 

1871 - El 8 de Agosto. La goleta alemana «Hampiel» en la costa de 
Rocha. 

1871 - El 8 de Agosto. Un buque que hacía la pesca de lobos 
marinos, en la Laguna de los Padres. Murieron 6. 

1871 - El 19 de Setiembre. El cutter argentino «Garibaldi», en la 
Costa de Solís Grande. 

1871 - El 20 de Setiembre. La barca inglesa «Oberon», frente a 
Garzón. 

1872 - El 29 de Setiembre. La barca italiana «Rosina», chocó con 
un bergantín alemán, próximo a Maldonado y se fué a pique. El piloto y 8 
marineros se salvaron. 

1872 - El 4 de Octubre. La barca inglesa «Alcyone», en La Palo- 
ma. 

1872 - El 28 de Octubre. El vapor inglés «Tacora», en las Islas 
Palomitas cerca del Cabo Santa María. Después de zafar de los esco- 
llos se hizo varar sobre la arena, en dicho cabo. 

El día 29. Seiscientos pasajeros permanecieron sobre una isla de 



182 


CARLOS SEIJO 


arena, sin techo, servidos con las provisiones del buque. 

El día 30. Después de dos noches allí, la cañonera inglesa «Perk» 
recogió 17 personas. El día 31 los demás fueron también llevados a 
Montevideo. Murieron 1 1 solamente. 

1872 - El 4 de Noviembre. La barca inglesa «Isabela», en las pie- 
dras de la isla de La Paloma (a 10 cuadras del «Tacora»). De sus trece 
hombres uno solo se salvó. 

1 873 - En Julio. La goleta inglesa «Queen of Belgium», en la costa 
de Garzón. 

1873 - El 4 de Agosto. El bergantín inglés «Mystic», en la costa de 
Garzón. 

1873 - El 24 de Octubre. El barco inglés «Amoy», Isla de Lobos. 

1874 - El 20 de Febrero. La barca francesa «Courrier des Mers», 
sobre la playa de Castillos. Había salido de Burdeos con: 1 71 2 bordalesas 
vino, 1298 cajones Ídem, 3 barriles coñac, 960 cajones idem, 100 id. de 
Bitter, 100 id. de ajenjo, 14 ídem licores, 10 ídem frutas en almíbar, 100 
barricas azúcar en pilón, 50 fardos tapones, etc. Se salvaron 572 
bordalesas, 300 cajones, 1 16 id. coñac, 72 id. Bitter, 19 Id. de ajenjo, 9 
id. de frutas en conserva. 

1 874 - El 23 de Julio. El paquete brasileño «Corumbá». En la costa 
de Rocha Se salvaron. 

1874 - El 22 de Agosto. El vapor de la Real Compañía inglesa 
«Liffey». Punta de José Ignacio. Este buque se encontraba entero en el 
punto donde encalló llegaron de Montevideo 3 vapores, llevándose en 
uno a los pasajeros y los demás esperaban descargarlo. La mayor parte 
de la misma se transportó a la capital. 

El vapor «Fé» lo remolcó tres o cuatro lenguas, teniendo que cor- 
tar el calabrote por la imposibilidad que ofrecía su remolque. El buque 
volvió a perderse en la costa del Polonio. 

1874 - El 20 de Octubre. La barca francesa «Granville», de Cette, 
con carga de vinos. A las 1 1 de la mañana embicó en la costa del puerto 
de Maldonado, frente a la Batería del Medio. A las 5 de la tarde se deshi- 
zo completamente arrojando la carga a la costa en su mayor parte. 

1874 - El 30 de Noviembre. La barca rusa «Medora», embicó en el 
puerto de Maldonado. Después de considerada una pérdida total y a los 
12 días de continuos trabajos para el desaloje del cargamento de ceni- 
zas, se pudo ponerla a flote. Cuando el vapor «Uruguay» la remolcaba, 
resultó que empezaba a hacer agua y tuvo que llevarla a la costa, naufra- 
gando de nuevo. 

1 875 - El 1 9 de Enero. La barca francesa «Polidoro», en el Rincón 
de Garzón. 



MALDOnADO Y SU REGION 


183 


1876 - El 2 de Mayo. El vapor brasileño «Solís», en la costa de 
Pan de Azúcar. 

1876 - El 29 de Agosto. La barca sueca «Iris», en la Barra de 
Garzón. 

1876 - El 30 de Agosto. El bergantín brasileño «Santa Rita», en la 
Barra de Castillos 

1 876 - El 25 de Diciembre. El vapor alemán «Goethe», en la restinga 
de la Isla de Lobos. Encalló la noche de Navidad, con carga general; un 
pasajero se ahogó. 

1876 - El vapor alemán «Ibersehell», en la costa de Pan de Azú- 
car. 

1877 - El 27 de Marzo. La goleta española «Partollas», encallada 
en la restinga del bajo del E. (entre la Isla Gorriti y Punta del Este), de 
porte de 155 toneladas con cargamento de vino, sal, aceite, etc. 

Inmediatamente el pailebot griego «Grecia», levó anclas para auxi- 
liarlo. Las circunstancias del naufragio, ocurrido sin temporal, puso tan 
fuera de si al joven capitán, que en los primeros momentos se temió por 
su razón. Estando el cargamento compuesto por los ahorros del padre, 
también marino, se comprenderá la desesperación del hijo. 

Se salvó una parte de la carga, pero en la noche, el barco se deshizo 
completamente, perdiéndose con el casco lo demás. 

1 877 - El 22 de Agosto. La barca inglesa «Montaña», en las costas 
de Castillos, con 2.000 toneladas de carbón y 20 individuos de tripula- 
ción. 

1 877 - El vapor «Arimos» en Castillos. 

1878 - El 31 de Enero. El vapor inglés «Astarté», en el Polonio. 
Apenas sufrió el choque, quedó la proa sumergida y la popa descansan- 
do sobre las rocas durante unos diez minutos. Hallándose momentos 
después sobre el mismo puente el segundo piloto y tres marineros, este 
se desprendió y se deshizo con la fuerza del mar, quedando aquellos 
prendidos o agarrados de los pescantes de los botes y girando con ellos 
por la acción de las aguas. Al principio se intentó echar los botes al 
agua, pero esta operación se hizo con tan mala suerte que el primero de 
ellos (uno de los salva-vidas) fue deshecho en el acto, y el segundo que 
se había arriado y en el que se embarcaron; el mayordomo, el primer 
maquinista y tres marineros, se llenó de agua inmediatamente 
reventándose los cabos y yendo a estrellarse contra las rocas. 

El mayordomo y el primer maquinista llevaban puestos sus salva- 
vidas v estaban en actitud de echarse a nado, pero no se volvió a saber 
de ellos. Un instante más y caía el palo de proa, el que de ningún modo 



184 


CARLOS SEIJO 


pudo utilizarse cuando se produjo la catástrofe. 

Al palo de popa se habían subido 23 de aquellos infelices, incluso 
el capitán, permaneciendo allí hasta que el palo se rindió y con él caye- 
ron todos al mar. Envueltos en este número se hallaban también los dos 
náufragos que han sobrevivido, los que después de una terrible lucha 
con el elemento que trataba de tragarlos, llegaron a la Isla Polonio, pero 
por muchos rumbos opuestos, pasando un intervalo como de media hora 
para encontrarse y sin que ninguno de ellos hubiese abrigado la espe- 
ranza de dar con el otro. 

Estando ya en la isla salvos y unidos por la desgracia, el tercer 
maquinista divisó a otro de sus compañeros que pasaba a nado a cierta 
distancia de la isla, pero no consiguió llamar su atención porque se lo 
impidió el ruido del mar y del viento. Así permanecieron todo el día vier- 
nes en la isla, alentados con la esperanza de que algún socorro les ven- 
dría de la costa, adonde veían gente que a pie y a caballo la recorrían, 
haciendo señales, a las que ellos contestaban, pero sin resultado ningu- 
no favorable que pudiese mitigar su desgracia. 

Entonces construyeron una balsa con la que esperaban pudieran 
llegar a la costa, utilizando para el efecto, los cuarteles de las escotillas 
del «Astarté» y el corcho del bote salvavidas que se había deshecho, y 
cuyos restos habían llegado a la orilla de la isla, juntamente con una 
bolsa de ropa sucia del buque, la que fue utilizada como vela. Habiendo 
preparado este sencillo aparato de salvamento, trataron de reparar un 
tanto sus extenuadas fuerzas con algún alimento, que se redujo a la 
carne cruda de un pequeño lobo que mataron y carnearon con un débil 
cortaplumas. Así pasaron la noche del viernes y desesperanzados de 
recibir ningún auxilio, se resolvieron por último el sábado a medio día a 
echar al agua la balsa provista en todo de dos remos, una varilla de 
hierro que les sirvió de mástil para la bolsa transformada en vela, y un 
lobo para alimentarse en la travesía. 

Empezó aquella triste navegación bajo mil dolorosas peripecias: 
tumbándose una vez la balsa y volviendo a subirse a ella con gran traba- 
jo, llegaron hasta aproximarse a la costa por tres ocasiones, siendo des- 
pedidos otras tantas mar afuera, hasta que al fin, después de haber na- 
vegado durante más de treinta horas, arribaron casi exánimes de ham- 
bre, sed y fatiga al puerto de La Paloma, a donde fueron a recibirlos todo 
el personal del faro de Santa María y las autoridades de aquella costa. 

1878 - El 25 de Marzo. La barca inglesa «Modoc» tripulada por 
trece hombres. Dijo el capitán que ese día a las 8 de la noche vió el faro 
de José Ignacio, equivocándolo por el de Punta del Este. Que a las 9 y 
20 minutos encalló en la Isla de Lobos en la punta N. N. E., dando en una 



MALDONADO Y SU REGION 


185 


piedra, y a las 1 1 1/2 se llenó de agua y a las 9 de la mañana del día 26 
bajó a tierra en dicha isla mandando un bote con el piloto y cuatro mari- 
neros a dar a Maldonado, conocimiento del naufragio. Conducía carbón 
y se salvaron todos. 

1 878 - El 1 5 de Octubre. El vapor argentino « Alsina» en José Igna- 
cio. 

1878 - El 16 de Octubre. El vapor francés «Hoogly», de Burdeos, 
en uno de los islotes de el Polonio, a causa de la neblina. Había a bordo 
121 pasajeros y 123 tripulantes. 

1878 - La fragata inglesa «Montaño», en la costa de Castillos. 

1879 - El 16 de Octubre. La balandra «Pastora» en la playa del 
Portezuelo. 

1879 - El 17 de Noviembre. Un vapor francés», en el Polonio. 

1 880 - El 1 3 de Enero. El patacho paraguayo «Pancho», en el puerto 
de La Paloma. 

1880 - El 29 de Julio. La barca italiana «Delaida», en el Polonio. Se 
salvaron todos. 

1880 - El 29 de Julio. La ballenera argentina «Gral. Belgrano», al 
S.O. de Punta del Este. 

1880 - El 8 de Agosto. El bergantín italiano «Avulla Pellegrina», 
frente a la Angostura. 

1880 - El 13 de Setiembre. El bergantín inglés «Alina» en el rincón 
de los Piriz, cerca de La Barra. Venia con carga general. Se ahogó uno 
solo. 

1880 - El 14 de Setiembre. El bergantín italiano «Gardicke», en la 
costa de José Ignacio. 

1881 - El 13 de Mayo. La polacra española «Carmita», en la punta 
de la Isla Gorriti. 

1881 - En Octubre. El vapor inglés «Govino», en la Isla de Gorriti. 

1882 - En Abril. El bergantín inglés «Elna», en las costas de Ro- 
cha. 

1882 - El 28 de Mayo. La balandra nacional «Santiago», al S. de 
Gorriti. 

1 882 - El 25 de Agosto. La balandra italiana «María», en la barra de 
Castillos. 

1884 - El 25 de Febrero. El barco austríaco «Elpi», en la restinga 
de la Isla de Lobos. Lograron zafar y después se hundió en la canal. 

1884 - El 17 de Setiembre. El vapor inglés «Linword». en Punta del 

Este. 

1884 - El 30 de Setiembre. El vapor inglés «Gainford», en Casti- 


llos. 



186 


CARLOS SEIJO 


1885 - El 13 de Setiembre. El vapor alemán «Hermes», en Casti- 
llos Grande. 

1886 - El 13 de Mayo. El barco a vela, español, «Antonio López», 
en la restinga de Lobos. 

1886 - El 1 1 de Junio. El barco a vela argentino «D Juan»;en la 
Isla de Lobos. 

1887 - El 16 de Julio. El vapor «Río Jaguarao», en el bajo de la 
Punta del Este. 

1888 - En Junio. El patacho alemán «Alwine», en las costas de 
Rocha. 

1 888 - El 1 1 de Noviembre. La barca francesa «Noemi», próximo a 
la farola de José Ignacio. 

1888 - El 7 de Diciembre. La goleta argentina «Carlos», frente a 
Castillos Grande. 

1889 - En Junio. Una embarcación en el Polonio. Nadie se salvó. 

1889 - El 12 de Junio. El velero argentino «Joven León», en el 

Portezuelo. 

1889 - En Agosto. El «Georgina», sobre la costa en el puerto de 
Maldonado. La tripulación se trasladó en una embarcación a Punta del 
Este. 

1889 - En Diciembre. El vaporcito «Cóndor Andino», en la costa 
de Maldonado. Conducía desde el Brasil, 20 pasajeros y 1 0 hombres de 
tripulación, cuando al llegar cerca de la costa, que estaba solo a 5 millas, 
se desencadenó un fuerte temporal. El buque empezó a hacer agua, se 
apagaron los fuegos de la máquina por un golpe de mar y quedó a mer- 
ced de los elementos. Cuando ya estaba por hundirse y no había espe- 
ranza de salvación, vió un buque mercante a la distancia. Le hicieron 
señas, se aproximó y al poco rato de trasbordar a todos, se hundió. El 
buque salvador era la embarcación sueca «Hicklonius». 

1891 - El 16 de Marzo. El patacho alemán «Juana», en Castillos 
Grande. 

1891 - El 6 de Junio. La barca noruega «Etenvanger», en la costa 
de Castillos. 

1891 - El 1 , 9 de Octubre. El bergantín italiano «Antonio Padre», en 
la playa San Rafael. En la mañana de ese día el vapor «Viking», del 
cable submarino, observó un buque que pedía auxilio e inmediatamente 
se dirigió hacia él, y tomándolo a remolque hizo rumbo a la bahía de 
Maldonado. Infructuosos resultaron los esfuerzos hechos, porque des- 
pués de dos horas empleadas en remolcarlo se hundió completamente, 
no sin antes haber puesto a salvo la tripulación. Fue en el paraje distante 
2 millas al E. del faro. 



MALDOMADO Y SU REGION 


187 


1 891 - El 30 de Diciembre. El patacho argentino «Bien Venido», en 
la bahía de Maldonado. 

1 892 - En Mayo. El vapor inglés «Dolores», en el Polonio. Su tripu- 
lación la salvó el «Emperor». 

1892 - El 19 de Mayo. El acorazado brasileño «Solimoes» a las 9 
p. m. encalló en la Isla Rasa (Castillos). Habiendo ordenado su coman- 
dante arriar un bote para ir a tierra a avisar a los empleados de la farola 
del Polonio, que fueran a darles auxilio, se prestaron voluntarios, un enfer- 
mero y cuatro marineros, que declararon: que al haberse alejado unos 
200 metros del buque, oyeron una explosión que les pareció ser de las 
calderas, y el barco desapareció instantáneamente. Trataron de llegar a 
la costa, lo que consiguieron con mucha dificultad, salvándose. 

El «Solimoes» iba en viaje para Matto-Grosso. Sólo se salvaron 5 
individuos de los 123 de su tripulación». (Antonio D. L u s s i c h . 
Naufrágios Célebres). La familia del capitán Xavier de Castro, ofreció 
que gratificaría con 10.000 libras a la persona que encontrara el cadá- 
ver. 

1892 - El 22 de Mayo. La barca dinamarquesa «Keren», en Gar- 
zón. 

1892 - El 29 de Junio. El vapor paquete brasileño «Pelotas», del 
Lloyd Brasilero. Naufragó en el Polonio, salvándose tripulación y pasaje- 
ros en número de 1 30, excepto el capitán que se cree háyase suicidado. 

Refería el diario «El Siglo»: «Según parece, el Sr. Antonio Lussich, 
que fué en el «Emperor» al salvataje del «Pelotas», ha encontrado el 
punto en que se halla el casco del «Solimoes», bajo el agua. «Me trasla- 
dé a bordo del «Pelotas», y al contemplar aquel precioso buque, verda- 
dero palacio flotante, construido con todos los adelantos, del progreso 
moderno, con espléndidos salones sólo comparables a los del «Venus» 
y «Eolo», adornados con verdadero gusto artístico; confortables cama- 
rotes con cómodos sofáes y lujosas cortinas; magníficos baños de már- 
mol, amplia toldilla, luz eléctrica en todos los departamentos. .. Penetré 
en el camarote del malogrado comandante, que era un saloncito de cin- 
co metros cuadrados, amueblado con seriedad y gusto; colgaban de 
sus paredes algunos cuadritos de mérito, los que trasbordamos al 
«Emperor», así como todos los objetos que supusimos fueren de perte- 
nencia particular del Sr. Castro». 

1 892 - El 8 de Julio La torpedera argentina «Rosales» a 200 millas 
al E. del cabo Polonio. Uno de los buques de guerra que esa nación 
había enviado a España para asistir a la fiesta del Centenario de Améri- 
ca. 

El comandante del buque, oficiales y maquinista se salvaron lie- 



188 


CARLOS SEIJO 


gando a la costa, y sin que de los tripulantes, que se embarcaron en 
varias lanchas y una balsa, se tuviera noticia alguna. 

Este naufragio tuvo gran resonancia con motivo de los sucesos 
dramáticos que ocurrieron abordo. 

1892 - En Setiembre. El pailebot «Ahora vengo», en la costa de la 
bahía de Maldonado. 

1893 - El 23 de Enero. El vapor inglés «Muriel» en la restinga de la 
Isla de Lobos. 

El comandante de la cañonera «General Rivera», al verlo encalla- 
do en la parte E. de la citada isla, se dirigió allá desde el puerto de Maldo- 
nado. Hizo el salvataje de la tripulación, incluyendo el capitán, su espo- 
sa e hija, formando un total de 24 personas. Conducía un valioso carga- 
mento general, que se salvó casi todo. 

1893 - El 8 de Setiembre. La barca italiana «Teresa Madre», en la 
punta del arrecife del Chileno. (Puerto de Maldonado). Encontrándose a 
la altura de José Ignacio, notó que la barca hacía siete pulgadas de agua 
por hora y careciendo de elementos necesarios para desagotarla, deri- 
vó en popa y vino a embicar en la punta de dicho arrecife, donde se 
tumbó completamente. Había chocado con otro barco. 

1894 - El 30 de Enero. El vapor argentino «Mensajero», en Punta 
del Este, por la niebla. 

1895 - El 23 de Marzo. La barca austríaca «Pelasae», en Punta 
Piedra. Maldonado. 

1895 - El 24 de Mayo. El vapor español «Ciudad de Santander», 
en la restinga de la Isla de Lobos, debido a la niebla. Pertenecía a la flota 
del Marqués de Comillas. Catorce días de incesantes esfuerzos de la 
flotilla de Lussich hizo que se salvara la carga, 117 personas, sus equi- 
pajes y correspondencia. A bordo venía la virgen que está en el templo 
de Maldonado. 

1805 -En Diciembre. El cutter norteamericano «Spray», en la 
Coronilla. 

1895 - El 14 de Diciembre. El barco italiano «Risseti», en Castillos. 

1897 - El 23 de Mayo. La balandra nacional «Femandina», en la 
bahía de Maldonado. 

1898 - En Enero. El vapor «Júpiter», en Punta Colorada. (Pan de 
Azúcar). 

1898 - El barco "Prepotente» que hacía la carrera entre Montevi- 
deo, Maldonado y La Paloma, al entrar a ésta chocó y se fué a pique. 

1898 - El 7 de Mayo. La barca brasileña «Lince», en la bahía de 
Maldonado. 

1898 - El 15 de Junio. La barca italiana «Sirio», en la parte S. de la 



MALDONADO Y SU REGION 


189 


isla de Lobos. 

1898 - En Setiembre. La barca italiana. «Fortunato» en José Igna- 
cio. 

1898 - El 1. a de Diciembre. El vapor italiano «Montevideo», por 
niebla, restinga de Lobos. 

1899 - El buque norteamericano «Niágara», en la extremidad de la 
Punta del Este. 

1899 - El 28 de Febrero. El vapor inglés «Bellova», en la misma 
extremidad. Salváronse todos los pasajeros y tripulación. 

1890 - El 12 de Marzo. El vapor inglés «Red Car», en Punta del 
Este por niebla. 

1890 - El 21 de Octubre. El vapor inglés «Paraná», en la restinga 
de la Isla de Lobos. 

1890 - El 28 de Noviembre. El velero argentino «Joven Arturo», en 
el Puerto del Inglés. 

1902 - El 19 de Diciembre. El vapor inglés «Armonides», en el 
puerto de Maldonado. 

1904 - El 31 de Julio. El velero inglés «Louvina», en la restinga de 
Lobos. Niebla. 

1905 - El 4 de Junio. El vapor brasileño «Ouvidos», en Punta del 
Este. Niebla. 

1905 - El 17 de Agosto. La barca noruega «Baldar», en la restinga 
de Lobos. 

1906 - El 24 de Octubre. El vapor de guerra nacional «General 
Flores», en Punta del Este (Boca chica). Según Francisco P. Miranda, el 
«Flores» era un buque histórico y que prestaba servicios desde el año 
1873, habiéndose denominado primeramente «Fé», luego «15 de Ene- 
ro», por segunda vez «Fé» y desde 1886 «General Flores». Fué la es- 
cuela de dos generaciones de marinos. 

1907 - El 7 de Mayo. El vapor francés «Poiton», en Garzón. Nie- 
bla. 

1908 - El 4 de Julio. El vapor inglés «Manorairon», S.E. de la isla 
de Lobos. (No había sirena). 

1908 - El 27 de Diciembre. El velero italiano «Rekare», en Punta 
del Este, al S.O. del faro. Allí estuvo próximo a la costa y recién al día 
siguiente se pudo establecer una maroma y salvar sus tripulantes. 

1911 - El 5 de Febrero. El vapor griego «Proodos», fue embestido 
por el vapor «Colastine» argentino; yéndose aquel a pique a 12 millas de 
la Isla de Lobos. 

1911 - El 7 de Mayo. El vapor inglés «Barnby», en Manantiales 
(José Ignacio). 



190 


CARLOS SEIJO 


1911 - El vapor inglés «Bisleri», en la costa del Polonio. 

1911 - El 27 de Diciembre. La draga inglesa «Lauro Muller», en la 
playa San Rafael. 

1912 - El 22 de Abril. La goleta canadiense «William Bell», en Pun- 
ta del Este. 

1912 - En Mayo. El vapor argentino «Fortuna», en la costa del 

este. 

1915 - El 25 de Julio. El vapor inglés «Doldwell», al S.de la Isla de 
Lobos. 

1918 - El 25 de Diciembre. El vapor argentino «Río de la Plata», en 
Manantiales, (José Ignacio). 

1918 - El 17 de Julio. El vapor inglés «Jorkmoor», en Punta del 

Este. 

1919 - El vapor argentino «San Salvador», en la playa de Garzón. 
1919 - El 22 de Setiembre. La barca inglesa «Celina Goldman», 

entre Punta Ballena y Punta Negra. 

1 91 9 - El 23 de Setiembre. La barca noruega «Dorade», al N.O. de 
la Isla de Lobos. 

1921 - En Octubre. La chata a motor «San Miguel», se incendió a 
unas cuatro millas al O. de Maldonado, siendo remolcada hasta su puer- 
to. 

1921 - El 12 de Diciembre. El lugre norte-americano «Blue Peter», 
en la playa del Portezuelo. 

1921 - El vapor mejicano «Mercedes Ocampo», en las proximida- 
des de la Isla de Lobos. 

1 922 - El 1 5 de Febrero. La barca « Venizelos», se hundió cerca de 
la Boca Chica. Punta del Este. 

1923 - El 10 de Julio. El barco belga «Devonier», en la costa de 
José Ignacio. 

1923 - El barco brasileño «Cáceres», en las proximidades de Gar- 
zón. 

1928 - El 22 de Agosto. El vapor «Salvador», al S.E. de la Isla 
Gorriti. 

1929 - El 29 de Marzo. El vapor «Sheaf Dar», inglés, en Castillos. 
1932 - El 18 de Noviembre. El vapor griego «Marionga J. 

Goulandris», al O. del faro de Punta del Este. 



MALDONADO Y SU REGION 


191 


Región saludable 


La verdad es que la ciudad de San Fernando ha sido y continúa 
siendo una localidad muy sana, tanto que a los médicos poco provecho 
pecuniario les ha resultado, y hasta, hubo épocas en que no se contaba 
con ninguno de ellos. 

Desde San Carlos donde residiera el doctor Simón Estades - se 
trasladó allí, mas no permaneció mucho, pues pronto se dijo: «Estamos 
sin médicos y no es asunto de ahora. Hace ya varios meses que vivi- 
mos como se vive en los establecimientos rurales, donde es necesario 
acudir al curandero o galopar algunas leguas para poder conseguir una 
receta del médico». . . de la villa próxima. 

En 1874 no había boticario y se vuelve al año siguiente a expre- 
sar: «El doctor Teodosio Ranza viene a establecerse en Maldonado, si 
es que su población y la de la jurisdicción utiliza sus servicios profesio- 
nales». Y en seguida: «Estámos de felicitaciones y sin el temor que abri- 
gábamos antes, de ser abandonados por el doctor Ranza. Felicitacio- 
nes al público portan plausible nueva». 

Se pasó un tiempo más y el mismo periodista agregaba: 

«Que las cualidades que reunía el precitado señor, eran de carác- 
ter benéfico, y que si hubiese sido un médico interesado con la ambición 
de enriquecerse, él no residiría en aquella localidad». En 1888, una vez 
fallecido, precisábase enviar un propio a San Carlos en busca de su 
único facultativo el Doctor Caleya; «y decir, que todo podría remediarse 
con 55 $ mensuales que asigna el presupuesto policial, para que viniese 
diariamente ese mismo. Pensar que habría posibilidad de que se pre- 
sentase otro exclusivamente para Maldonado era hacer cálculos ale- 
gres.» 

Al fin fué solucionado el asunto, al ser nombrado aquel, quien acep- 
ta, pero con la obligación de ir una vez por semana. 

Vino a agravarse el caso, cuando en ese año se tuvo que cerrar la 
botica existente, «La Oriental»; y menos mal que después de haber trans- 
currido varios meses, informaban al público que se abriría otra de nue- 
vo. 

Entre tanto, el mismo doctor usando de la autorización que le acor- 
daba el reglamento de policía sanitaria, proveía con los remedios de su 
botiquín particular, a los enfermos que no podían o no tenían tiempo para 
hacerlos mandar a buscar a San Carlos. 

Elias L. Devincenzi publicaba en una de sus estadísticas anuales: 



192 


CARLOS SEIJO 


«El reducido número de defunciones ocurridas en el depto. de Maldona- 
do, durante ese mismo año y en los anteriores, dá una prueba acabada, 
de que el estado de su salubridad es inmejorable, debido sin duda a su 
situación topográfica y a la bondad de su clima.» 

El Consejo de Higiene se cansó de publicar avisos en los diarios 
de la capital para proveer el empleo que Caleya desempeñaba 
interinamente, ofreciendo 80 $ mensuales y nadie se presentaba. 

Entonces el jefe político dirigióse al gobierno, recordándole esa 
necesidad tan suprema, y al mismo tiempo solicitábale la autorización 
para poder aumentar la cuota hasta 100 $; mas no le fuó aceptado. 

Susurrábase que iría algún otro, y sin embargo ninguno aparecía. 

De ahí que ante ese dilema, el presidente Julio Herrera y Obes 
optara por solucionar el asunto haciendo aprobar la cantidad precitada. 

Y se repetía: «Después de una espera (de tres años) que ya esta- 
ba siendo insoportable, por fin podemos manifestarnos complacidos, pues 
ya contamos con un médico permanente a quien recurrir.» Era el Dr. 
Adolfo Pastor Miralles. 

Sin embargo, no tardóse mucho, en que se dijo que Urbin iba a 
cerrar la botica. 

Tal vez debió pertenecer a éste cierta expresión ocurrente. 

Cuando se le interrogaba respecto al estado sanitario de la pobla- 
ción fernandina, invariablemente respondía: 

«Mi amigo, de lo que podré asegurarle es que en Maldonado, con 
rarísimas excepciones, se goza de plétora de salud.» 

Cuando en 1906, el Dr. Labat, estando allí, determinara trasladar 
su residencia a San Carlos, se repite la misma crítica situación; y mien- 
tras no se conseguía reemplazante, iba tres veces por semana. 

El año 1913 Fénix, de «El siglo», escribía: «Maldonado va a tener 
una botica regenteada por el farmacéutico Parra. Era realmente inexpli- 
cable la carencia de este elemento. Ahora corresponde al vecindario 
asegurar la existencia del nuevo establecimiento.» 

Curiosa esta indicación, porque si se estaba bien de salud y no 
eran necesarias las medicinas, para qué irlas a comprar? 

En ese año el doctor M. Halty renuncia para trasladarse a San 
Carlos y le sustituye Manuel Cacheiro. 

En el periódico «El Combate» de Maldonado, Mayo 20 de 1 91 5 se 
leía lo siguiente: «El Sanatorio Maldonadense. Plétora de salud! y sin 
farmacia. Durante todo el mes de abril p. p. no se anotó una sola defun- 
ción en la Oficina de Registro Civil de la 1 • sección de Maldonado! Así 
nos lo asegura el correcto funcionario Juez de Paz. Y cuán pocos son 
los vegetarianos que conocemos en esta nuestra sección bendita, terror 



MALDOMADO Y SU REGION 


193 


de médicos, farmacéuticos y empresarios de pompas fúnebres!. . . Oh, 
tranquila y gloriosa Maldonado, donde el cementerio no abre sus puertas 
durante treinta días consecutivos, y el dulce sepulturero se muere de 
tedio! 

«El caso es histórico y ahora va en serio. No deja de ser desalen- 
tador para los que «viven con la muerte de otros», esto de que en una 
sección de más de cuatro mil habitantes, se pase un mes íntegro sin que 
a nadie se le ocurra emprender el viaje sin boleto de retorno. Así se 
explica que los médicos sean aves de paso en nuestra ciudad, y la far- 
macia — única que logramos tener - esté siempre con la puerta a medio 
cerrar... Y eso cuando no pasamos años sin un simple botiquín.» 

Habíase escrito el suelto anterior y el mismo cronista daba la noti- 
cia que el Sr. Parra había cerrado la botica y se marchaba con ella a 
Fray Bentos. En conocimiento del hecho, la Intendencia Municipal se 
dirigió por nota a la Asistencia Pública Nacional, y al Consejo Nacional 
de higiene, solicitando la autorización del caso para que pudiera abrirse 
una farmacia, teniendo a su frente a una persona idónea, pero sin título 
profesional. 

En eso se estaba cuando se da la grata noticia, que ya había far- 
macia, pues «acaba de abrirse la de Ramos. Se ha llenado así una sen- 
tida necesidad de la población, gracias a las gestiones de los Sres. In- 
tendente Municipal, Jefe Político y médico del servicio público.» 

Para corroborar la opinión, citada por Alvear durante su viaje por 
esta zona en 1 784, agregaremos además este otro detalle. 

No habiendo o escaseando los facultativos y las drogas, se dió el 
caso de haberse establecido una empresa de pompas fúnebres, y como 
era de imaginarse, no pudo subsistir. De ahí que se publicara en el año 
1 875, en forma de una permanente: «Daniel Fajardo se hace el honor de 
avisar al público en general y sus amigos en particular que desde esta 
fecha se encarga de la conducción de cadáveres al cementerio. Al efec- 
to cuenta con un carrito a propósito... (ciertamente de pértigo). 

En verdad que no habiendo enfermos y escaseando las defuncio- 
nes, el galeno no obtenía ganancias, y de ahí que ni empresas de pom- 
pas fúnebres existieran; tanto que el año 1 880, los Sres. Cáceres Hnos., 
vecinos de la villa de San Carlos, ofrecieron hacer ese servicio de ca- 
rros por igual precio. Para esto se estableció, hará cuatro años, una 
sucursal allí; pero cuando se trata de un entierro de importancia mandan 
la carroza de lujo. 

Ahora bien, Alvear al haberle atribuido las mismas condiciones te- 
rapéuticas a Maldonado Chico - San Carlos - en esta parte estuvo erra- 
do. 



194 


CARLOS SEIJO 


La prueba? El exceso de médicos en proporción a sus habitantes, 
ocho establecidos en esta localidad y sin contar los que van hasta tres 
veces por semana desde Montevideo; mientras que en la otra tan solo 
cuatro desde hace mucho. 

Quiere decir, que si los primeros pueden vivir con holgura, es por- 
que tiene que existir un mayor número de pacientes. 


Balnearios 


El Balneario primitivo de Maldonado, era donde se encuentra el 
muelle de hierro, hoy playa de «Las Delicias»; y cuenta Julián O. Miran- 
da: «Los baños de la playa eran frecuentados por las familias femandinas 
que se trasladaban en carretas... únicos vehículos capaces de transitar 
por entre médanos.» 

El año 1 883 José María Etalain había solicitado concesión de un 
terreno en esa costa para lo mismo, cuando aquel paraje hallábase de- 
sierto. 

Una de las muchas causas que contribuyeron a su esta- 
cionamiento, se hallaba en primer término la falta de comunicación fácil. 

Y reclamaba la J. E. A. la necesidad que sentía aquella localidad 
para su adelanto, el establecimiento de un camino que salvara los in- 
mensos arenales que separaban la ciudad, del puerto; es decir unos 
1 .300 metros. 

Estuvieron esperándole varias décadas, hasta verlo terminado en 
1 899, gracias a la implantación del molino harinero y fidelería de Cavallo 
Hnos., en esa costa. 

Cuatro años antes, estos mismos, habían construido grandes 
galpones para depósito y un muelle; así que poco a poco varias familias 
de la localidad fueron levantando casillas en sus inmediaciones, para 
servirles de albergue en la estación de los baños. 

Continuaron su labor más de tres lustros pero la firma Ameglio 
Hnos., entró a arrendarlos, contando desde el I. 9 de Marzo de 1915. 
(Fig. 36). 

Un poco más hacia el O. se hallaba otro muelle, el de Ambrosio 
Gómez, quien después de haberlo prolongado 25 metros, en 1888 un 
temporal, en parte lo destruyó. También el de Cavado Hnos. en 1904, le 



MALDONADO Y SU REGION 


195 



196 


CARLOS SE1JO 


pasó lo mismo; pero ha sido restaurado completamente. 

Una vez terminado el contrato del molino harinero, todo aquello 
quedó en completo abandono, por espacio de varios años, en forma de 
ruina; hasta que últimamente, la parte que quedaba en pie, fue aprove- 
chada por la municipalidad, para transformarla en un pequeño hotel. 

A la parte de la playa donde desagua la turbera, por haberse esta- 
blecido antiguamente otro molino, pero de agua, se le conocía con este 
nombre. Más tarde lo fue con el de. «Barrio Cavallo». 

Como el curso de aquel estorbara el tránsito en esa zona hoy de- 
nominada «Las Delicias», hicieron construir en 1910 un pequeño puen- 
te, y a su vez se utilizó para la carretera a Punta del Este. 

El año 1888, Julio Boeth se presentó proponiéndole a la J. E. A. de 
Maldonado, el establecimiento de un tranvía, que partiendo desde la pla- 
za principal fuera a concluir en el paraje (hoy «Las Delicias») ; donde 
estaba establecido el muelle de hierro de Ambrosio Gómez, dueño tam- 
bién de la Calera del Sauce. 

El referido tren se relacionaba con la construcción de un gran hotel 
destinado a alojar a los bañistas que fueran a veranear; y podían utilizar 
los vapores de la empresa pesquera recién instalada, que hacían diaria- 
mente sus viajes entre aquel puerto, Montevideo, Buenos Aires y vice- 
versa. 

El punto elegido por Boeth para levantarlo, era el terreno fiscal donde 
está ubicada la tradicional Torre del Vigía, y desde donde se disfrutaría 
del hermoso panorama del puerto. 

El hotel iba a ser en su mayor parte de madera, elegante, extenso, 
con salón de baile, de canto, de conversación, de esgrima, de juegos, de 
lectura, departamento de baños calientes y de lluvia, café, billares, pelu- 
quería y tambo. 

La suerte que no lo construyeron como se pensaba, en la proximi- 
dad de la torre. Bonita figura iba a hacer esta, frente al proyectado arma- 
toste; tal como resultó - pero en punto mayor con la catedral de Monte- 
video, frente a los rascacielos que se le avecindaron, haciéndole perder 
el carácter de monumentalidad. 

A fines del año siguiente hubo otro nuevo y grandioso proyecto, 
con el fin de beneficiar a los departamentos del Este. 

Así lo determinaba la «Sociedad Balnearia y Fomento de Maldona- 
do», que construiría en sus costas, un gran Hotel-Casino para propor- 
cionar a los bañistas y turistas, toda clase de diversiones y pasatiem- 
pos. 

Un pequeño teatro de verano y chalets bidependientes para fami- 
lias. Arreglo de las grutas de Punta Ballena y demás paseos. Reunir en 



MALDOMADO Y SU REGION 


197 


el Casino salones espaciosos, para bailes, conciertos, juegos, lectura, 
conversación, etc., y un café restaurant de primer orden. 

Establecer una línea de vapores que pusiera en comunicación 
Buenos Aires y Montevideo con el establecimiento y puerto de La Palo- 
ma. 

Transporte del pescado hasta Buenos Aires y Montevideo. Aper- 
tura de una avenida de 30 metros de ancho con cuatro hileras de arbo- 
les, que uniera la playa con la ciudad de Maldonado; y tranvías u otros 
medios de conducción para pasajeros y mercancías. 

Construcción de un establecimiento de sanidad, distante del bal- 
neario principal. Además figuraban otras importantes mejoras y proyec- 
tos que sería largo enumerar. 

El domicilio legal de la sociedad anónima, estaba en Montevideo. 

Su capital: tres millones de pesos oro, dividido en tres series de 
10.000 acciones cada una y de 100 $ cada acción. 

Un vecino de Montevideo, Isidoro Incháustegui, en 1900 pidió para 
fundar en esa costa un establecimiento balneario, que aunque relativa- 
mente modesto en su creación, una vez instalado, no cabía duda que 
tomaría mayor importancia. 

Quería se le facultara levantar al costado Oeste del muelle de hie- 
rro, conocido por el de Ambrosio Gómez - hoy desaparecido - dos cons- 
trucciones de madera, destinadas a los bañistas. 

Uno debía de componerse de doce casillas para las señoras y el 
otro igualmente para los hombres, ubicado a 190 m., más al Oeste. 

Le fue concedido, y aun subsiste la primera parte, sirviendo como 
vivienda veraniega. 

Honorio P. Luque, presidente de la Compañía de tierras, canales y 
colonias, representante de varios capitalistas argentinos y uruguayos, 
se proponía construir un gran establecimiento balneario en terrenos si- 
tuados sobre la costa de la Punta Ballena. 

Con este propósito Luque se presenta a nuestro gobierno, solici- 
tando la autorización correspondiente. 

Los planos habían sido levantados por ingenieros que habían ido 
comisionados por la empresa. 

Pensaban construir varias casas, chalets, un gran hotel y un fe- 
rrocarril local. 

El año 1 909, Agustín Vigliola solicita permiso para hacer un hotel 
en «Las Delicias». 

Fuera del proyecto de Incháustegui no se realizó ninguno más. 

De ahí que un periódico fernandino se lamentara: «El tiempo pasa 
y nada vemos que pueda demostrarnos sean un hecho los establecí- 



198 


CARLOS SE1JO 


mientos balnearios, que se proponen plantear en el puerto de esta ciu- 
dad. No tendrán la misma suerte que la pesquería y la salina? Espere- 
mos.» 

Y en verdad, el periodista no se hacía ilusiones, pues fracasaban 
siempre tan magnas empresas, destinadas a llevar el progreso y ade- 
lanto a aquella, entonces olvidada e importante zona. 

Respecto al balneario primitivo de Maldonado, al seguirse cedien- 
do nuevos permisos para construir casillas, se formó un pequeño pue- 
blo ribereño, donde afluían los bañistas. 

Se denominaba también, playa de «La Aguada» y en 1 905, de «Las 
Delicias»; pero en esa época alguien pidió oficialmente, que se le diese 
el de «Barrio Porvenir»; mas no se le atendió. 

En fin, el nombre que hoy lleva, se le atribuye a Braulio de Nava - 
redactor de «El Conciliador» desde 1887 al 1 904, en la ciudad fernandina 
- quien al decir de continuo que la permanencia en aquel paraje, era una 
verdadera delicia, tal título le ha quedado. 

El año 191 6 en un periódico de la localidad se leía: «Creemos que 
Maldonado puede atraer una numerosa población veraniega, si aprove- 
chando la espléndida playa, bautizada con el sugestivo título de "Las 
Delicias”, se levantara en sus inmediaciones, un regular hotel o en su 
defecto, pequeños «chalets», que serían fácilmente alquilados a los ba- 
ñistas.» 

Tales deseos, aunque tarde, se acaban de cumplir; pues hállanse 
allí ambas cosas, transformándose aquello como por encanto. 

Sobre el lado Sud, entre el camino carretero y la costa del mar 
habían sido construidos muchos pequeños edificios; pero se les hizo 
retirar en 1913. La luz eléctrica fue instalada en Enero de 1919. 


□ 


Cuando Francisco Piria fundó a su pueblo: Piriápolis, construyó 
en la costa un pequeño y rústico hotel, compuesto de maderámen, cu- 
bierto y forrado con chapas de hierro galvanizado, (fig. 37) para el servi- 
cio de su balneario. 


MALDONADO Y SU REGION 


199 


En cambio, en ese mismo sitio fue levantado el monumental «Ho- 
tel de los Argentinos», rodeado de innumerables y suntuosos chalets. 

Ernesto Villegas Suárez, recordando aquellos principios informa- 
ba lo siguiente: 

«Entrando por la senda colorada, entre labradoritas rojas y claras, 
que conducía de Pan de Azúcar a la costa del mar, Francisco Piria le- 
vantó su carpa y se entregó de lleno a una obra gigantesca, de mérito 
innegable. 

«Sus cuadrillas de peones fueron conquistando las arenas y las 
sierras, que escalaron para florestarlas, transformando los cerros mondos 
en pinares magníficos, en eucaliptales perfumados que se extienden hoy 
hasta la falda del Pan de Azúcar.»... 

Un diario montevideano con razón refería: «Una de las figuras de 



Fig. 37 Primer Hotel de Piriapolis 

mayor relieve en las gestas fecundas del trabajo, uno de los hombres de 
más preclara concepción ante la suerte de sus afanes, una de las volun- 
tades mejor organizadas puestas al servicio de empresas de verdadero 
aliento, era el señor Francisco Piria, creador absoluto de ese magnífico 
emporio de riqueza, de ese encantador refugio aristocrático que a buen 
título lleva la perduración de su nombre ilustre. (Fig.38). 

«Su memoria debe ser perennemente loada por la gratitud de sus 
connacionales». 

Pintos Márquez también confirmaba: Es el esfuerzo más grande 
realizado en el país por un solo hombre, para orgullo de todos. Es un 
mérito que nadie podrá disputarle a don Francisco Piria. 

Lo mismo acaba de expresar Angel María Cusano: 

«Piriápolis.. . fue la obra de la voluntad y la perseverancia de un 
hombre; de un hombre que encontró allí una serie de encantos naturales 



200 


CARLOS SEIJO 


y que, con un pujante dinamismo, creó en esa zona un balneario maravi- 
lloso.» 

Fue en 1 907 que Julio María Sosa presentó el proyecto autorizán- 
dole a Piria, la construcción y explotación de mi puerto en el paraje cono- 
cido por Puerto del Inglés (Depto. de Maldonado). 

Para eso se le concedió la introducción libre de derechos de todos 
los materiales y útiles necesarios. 

Después de 1 0 años volvía al estado, con el rescate de $ 200.000. 



Fig. 38 Francisco Piria. 

Es una ensenada que se halla al doblar la Punta Imán hacia el N. 
O., (Fig. 39), limitada por otra de piedras, llamada de Los Burros o de La 
Sierra; que demora de la primera al N. 22 s O. 

Su playa es limpia y se conoce con ese nombre, desde que los 
buques ingleses que hacían el tráfico exclusivo de negros en Buenos 
Aires, fondeaban en él a su retorno, a fin de cargar cueros vacunos; y 
para cuyo efecto tenían un pequeño muelle. 

Esta ensenadita ofrece abrigo a los vientos del primer cuadrante, 
y en su orilla que es de arena dura y fina, hay 5 m a 7 1/2 m. de agua. 

Según una descripción del año 1 91 0, Piriápolis entonces ocupaba 
4.700 cuadras, teniendo una legua de frente al mar, por legua y tercio de 
fondo; rodeada de cerros en forma de herradura. Con dos vastas playas 
interceptadas por dos altos cerros y una de ellas mide 30 cuadras linea- 
les y la otra 20. Allí se encuentran pórfidos negros como azabache. Ne- 
gros con manchas rojas y blancas. Rojos con manchas negras; verdes 
con manchas blancas, violáceas con manchas verdes; en fin se cono- 
cen más de 50 variedades a cual más bellas. 

Entre los balnearios de nuestras costas del Este, en el departa- 


MALDONADO Y SU REGION 


201 


mentó de Maldonado, contando desde Solís Grande están los siguien- 
tes: Solís, Bella Vista, Las Flores, La Verde, Buenos Aires, Piriápolis, 
Las Delicias, Punta del Este, La Barra, Santa Mónica, Manantiales y 
José Ignacio. 

En el departamento de Rocha: Garzón, Las Garzas, Solari, La 
Paloma, Costa Azul, Antoniópolis, La Paloma, San Antonio, Balizas, 
Atlántida, Aguas Dulces, Las Maravillas y La Coronilla. 





202 


CARLOS SEIJO 


Las Turberas 


El 19 de Junio de 1890 Joaquín F. Sánchez, solicitó la libre intro- 
ducción de los materiales necesarios para una línea férrea sistema 
Decauville, destinados al servicio de explotación de una mina de carbón 
turba en Maldonado; pero ignoramos el resultado que tuvo. 

Habiéndose pasado 7 años, aparece Silvestre Umerez, presen- 
tándose ante el Juzgado Nacional de Hacienda, con una nueva denun- 
cia para ratificar sus legítimos derechos sobre esa misma una de turba 
«San Fernando»; que había sido anteriormente descubierta y registrada 
por él. 

Comprendía una extensión de 1 80 hectáreas y se hallaba ubicada 
en la costa, a corta distancia de los niveles de Gómez y Cavado. 

Los trabajos en ella practicados la pusieron en condiciones de muy 
fácil explotación, dejando al descubierto una barranca de grandes ban- 
cos de turba, de más de doce metros de altura. 

Para llegar a este resultado, dedicóse desde el primer momento a 
fomentar el arbolado, con el objeto de impedir que las arenas voladoras 
cegasen las zanjas y pozos de los trabajos de extracción de aquella. 

Año tras año luchó con el formidable enemigo. Pero al fin triunfa y 
aparecen, en lo que antes era un desierto, corpulentos eucaliptos que 
ahogaron los vientos sirviendo de valía; no sólo protegiendo la turbera 
«San Fernando», sino a Maldonado. 

Umerez, por otra parte, además del mérito de ser el primer denun- 
ciante, tiene en su favor el asiduo empeño con que se había dedicado a 
infundir en el país y el extranjero, el conocimiento de ese combustible, 
cuyos efectos sólo él diera a conocer en la práctica, empleándolo con 
buen éxito en la calcinación de la piedra cal, tal como lo utilizara en un 
horno de su propiedad. 

En un plano de Maldonado del año 1 888, este aún figuraba. 

Según «El Conciliador» de Maldonado del año 1897, Umerez para 
completar su obra de propaganda en beneficio de esa riqueza nacional, 
hizo practicar análisis en la Universidad de Madrid; y también remitió a 
Londres muestras de todas las turbas y arcillas que constituían las ca- 
pas descubiertas, manteniéndose dispuesto siempre a comunicar a los 
que le solicitaran datos sobre la materia. 

Habiéndose desencadenado en 1 91 4 la gran guerra en Europa, el 
carbón y el «fuel-oil» escaseaban; así que al año siguiente fueron con- 
tratados los precitados yacimientos turberas -que Umerez tenía enton- 



MALDONADO Y SU REGION 


203 


ces en sociedad con Duré y Novoa - a la empresa representada por el 
ingeniero Duque. 

Se tiraron líneas de «Decauville» para el pasaje de las vagonetas, 
se construyeron grandes lavaderos de turba y se trajo una poderosa 
perforadora. 

Estuvieron tres ingenieros que formaban parte del sindicato ar- 
gentino y otro país. 

Montadas importantes maquinarias continuó la explotación, des- 
cubriéndose merced a una labor de un centenar de obreros, enormes 
bancos de ese mismo combustible. 

El buque argentino «Colomba» cargó 200 toneladas para Buenos 

Aires. 

La referida turba daba el siguiente resultado: calorías, 4.500; peso 
específico, de 900 a 1 .000; cenizas, de 20 a 28 por ciento; carbono, de 
45 a 50 por ciento. No tenía azufre y daba 350 metros cúbicos de gas 
por cada 1 .000 kilos. 

Ahora bien, en 1 917 la citada empresa debió haber pasado a otras 
manos por la llegada a Maldonado del ingeniero Bovet, que se decía 
estaba activando los preparativos para la nueva explotación de las 
turberas. 

Con ese motivo «La Mañana» de Montevideo daba cuenta «que la 
empresa del gas de Buenos Aires, previendo las serias dificultades con 
que tendría que luchar para poder atender al suministro de aquel, se 
resolvía a explotar el subsuelo de dicha región». 

Al hallarse - próximo a la bahía cerca del balneario de Punta del 
Este - grandes yacimientos de turba, se encontró que podrían dar alre- 
dedor de un millón de toneladas de combustible. 

Habiéndose hecho serios ensayos con 600 toneladas, que fueron 
trasportadas a la usina bonaerense, pudo constatarse que producía gas 
de excelente calidad, en virtud de lo cual decidióse hacer la explotación 
en gran escala. 

Por el momento, la empresa tenía la intención de llevar la cantidad 
de 6.000 toneladas mensuales. 

Según los experimentos ya hechos, su calidad era excelente, pues 
no segregaba ninguna clase de ácidos nocivos que perjudicarían, como 
sucede con el gas que se extrae del carbón de leña, los calentadores, 
cocinas, etc., que funcionan con él. 

La turba produce mucho más calorías que cualquier clase de leña; 
pero su aplicación en los grandes hornos industriales ofrece la dificultad 
de que, debido a que no tiene solidez, ni la consistencia de la hulla, el 



204 


CARLOS SE1JO 


tiraje de las altas chimeneas la absorbe y la arroja al exterior.» 

A principios del año 1918 la sociedad antes citada, desistió de su 
propósito, porque los capitalistas argentinos Marcelino y Rafael Herrera 
Vega figuraban vendiendo con todos sus materiales, la concesión que 
explotaban a un importante sindicato con capitales uruguayos, repre- 
sentado por León Muñoz, Isidoro Lestrade, Juan Barbadora y Luis Valls. 

Esta empresa se denominó: «Turberas Carboníferas de Maldona- 

do.» 

En fin, terminada la guerra el trabajo se paralizó, quedando aban- 
donado todo cuanto encerraba; hasta que tiempo después fue vendido 
su material. 


Laguna del Diario 


Tomó este nombre porque en su vecindad se depositaba «la 
caballada precisa a la mano para el más pronto servicio diario», y donde 
existían ranchos y corrales para las mudas. 

En el año 1810, Juan Mármol - que estuvo 5 años de mayordomo 
en la Estancia del Rey de Pan de Azúcar - al encontrarse cesante debi- 
do a la invasión inglesa, solicitó un terreno realengo y baldío de 60 cua- 
dras cuadradas en el versante E. de la Punta Ballena, entre el camino 
real y la costa del mar. Las autoridades femandinas estuvieron de acuerdo 
en concedérselo, «por considerar que era muy conveniente se hiciera 
en él, algún establecimiento para servir de custodia y reparo de los ca- 
ballos reyunos del diario de aquella plaza, que se pastoreaban en el rin- 
cón que forma la misma Punta de la Ballena.» (Así lo detalla un docu- 
mento de la Escribanía de G. y Hacienda. N ° 71 . Año 1 810). Era en este 
predio donde estaba situado el «Corral del Rey», hoy desaparecido y 
que figura en el plano de dicha localidad, la vez que se hubo obtenido la 
salida del dominio fiscal. 

En tiempos normales, la laguna tiene de extensión unos 3.000 mts. 
por 1 .000 de ancho y está separada del mar, unos 100. 

El buque holandés «El Mundo de Plata», durante su viaje en el año 
1 599, hallándose frente a la costa de Maldonado, se detuvo con inten- 
ción de hacer aprovisionamiento de agua. 

Una vez desembarcados, encuentran un arroyo de casi un cuarto 
de milla de largo y a un tiro de piedra de la costa. 

Transportado un bote, por tierra, hasta él para echar sus redes; 



MALDONADO Y SU REGION 


205 


pero solamente consiguieron cuatro pescados, por encontrarse un fon- 
do de lama que casi llegaba a llenar la red. 

Después, al ver nadar a unos cisnes pequeños, se apoderaron de 

dos. 

La tierra firme en que situábase el arroyo de agua dulce, era al N. 
O. de la isla (Gorriti) cerca de la cual estaban anclados. 

Como acaba de verse, en esa dirección tan solo se encuentra la 
laguna precitada, que los holandeses creyeron fuese un arroyo, por ha- 
llarse media desbordada. 

Esto sucede siempre en los períodos muy lluviosos. Por ejemplo 
en el temporal de Santa Rosa, en Setiembre de 1 876, la laguna se comu- 
nicó con el mar, produciéndose con la conjunción un estruendo seme- 
jante a un taponazo. 

En Agosto de 1 888 volvió a desbordarse, y la presión ejercida por 
la fuerza de las aguas, produjo el perforamiento del terreno arenoso que 
la separa de la costa; yendo a precipitarse en el mar con una fuerza 
extraordinaria. 

La barra llegó a presentar un canal de una profundidad de 1 0 me- 
tros en toda su extensión. Ultimamente se abrió de nuevo. 

En 1 854 hubo un proyecto de canalización de aquella, para formar 
un puerto en su interior para los buques de cabotaje, y de los de ultramar 
de regular calado, que lo permitiera su fondo. 

En 1 874 la J. E. A. del departamento se presenta haciendo la mis- 
ma propuesta, y explicando que ese refugio creado en la bahía sería de 
una necesidad incontestable, por su posición en la embocadura del Río 
de la Plata. 

Habiéndose pasado 1 6 años, hubo otro proyecto, y al que el Poder 
Ejecutivo puso el cúmplase a la ley, que le autorizaba para contratar con 
los Sres. Porrit, Walkes y Cía. la construcción y explotación de dos di- 
ques secos y una dársena. 

Esta debía tener 800 mts. de largo y 400 mts. de ancho, y unida a 
la bahía por medio de un canal de 50 mts. de ancho. 

Ambas profundidades, no menos de 32 pies ingleses en mareas 
bajas ordinarias. 

La entrada del canal se hallaría protegida por medio de un rompeo- 
las exterior de 1 . 200 mts. de largo, como mínimo, y la concesión duraría 
30 años. 

El estudio minucioso de aquel lugar había sido llevado a cabo con 
anterioridad, por técnicos; y se estimaba el costo de las obras en cuatro 
millones setecientos mil pesos. 

En fin, después de tantas propuestas y proyectos ninguno llegó a 
realizarse. 



206 


CARLOS SEIJO 


Faros 


El faro de José Ignacio en el departamento de Maldonado, está a 
26 metros y 10 c. sobre el nivel del piso. «Latitud 34® 50' 38"». «Longi- 
tud 54 9 39' 24".» 

Luz blanca y fija y su plano focal se encuentra a 32 metros sobre 
el nivel del mar. 

Su alcance luminoso, 14 millas. Es de tercer orden. 

El faro del cabo Santa María, en el departamento de Rocha, fue 
librado al servicio público el I 9 de Setiembre de 1874. 

Su característica es, la de destello blanco prolongado cada minu- 
to, y luz blanca fija en la corona superior. «Latitud 34 9 40' 01 "». «Longi- 
tud 54 9 09' 01"». 

Su alcance para los destellos, 20 millas y para la luz fija 10 millas. 
Su foco se encuentra a 41 m. 50 c. sobre el nivel del mar. Poder lumino- 
so en bujías Violle, 24.000, con petróleo incandescente. 

Al construirse en Mayo de 1872, se derrumbó su primera torre, 
estando ya bastante elevada; ocasionando la muerte a diez y siete ope- 
rarios, donde aún yacen sepultados cerca del faro. 

Reformado en 191 1 . (Del folleto «Rocha», 1931 .) 

El faro del Cabo Polonio está situado en el paraje denominado 
Castillos Grandes, en el departamento de Rocha. Tiene una altura de 26 
m. 7 c. sobre el nivel del terreno, y el foco de la luz se encuentra a 40 m. 
65 c. del nivel del mar. «Latitud 34.® 26' 0.6"». «Longitud 53® 48' 2 "». 

Su característica es, la de destellos blancos equidistantes cada 
doce segundos y su alcance luminoso 20 millas. Es de tercer orden. Fue 
puesto en servicio el 1® de Marzo de 1881. 

Frente al cabo Polonio se encuentra la «Isla Encantada», que Da- 
niel Granada describe así: «Los habitantes de la costa según Benjamín 
Sierra y Sierra, sobre todos los loberos, dan de este nombre una expli- 
cación supersticiosa. 

Dicen y principalmente el capataz Cruz, que hace más de medio 
siglo habita en esa isla un casal de palomas blancas. 

Y da el jefe de los loberos tal significación a este relato, que ha- 
biendo en cierta ocasión cazado una de las palomitas, la hizo soltar te- 
meroso de que la prisión o muerte de la avecilla fuese causa de alguna 
desgracia.» 



MALDONADO Y SU REGION 


207 


El tesoro 


En la margen Izquierda del arroyo de Maldonado, próxima a su 
desembocadura desagua una corriente de agua cristalina - semejante a 
la de «La Turbera» en «Las Delicias»- denominada manantial del tesoro. 

Su nombre proviene porque en verdad, algo de eso debe haber 
subsistido. 

Según una leyenda, un barco corsario viéndose perseguido pene- 
tró en el arroyo - esto sería tan solo durante una gran creciente - para 
poder ocultar sus caudales. 

«Se asegura... y más de un cronista se ha hecho eco de la ver- 
sión, que uno de los más famosos piratas, que en décima séptima cen- 
turia surcaban el océano, a la caza de presas, se vio obligado a una 
arribada forzosa al Río de la Plata, y que para salvarlo de las garras de 
sus perseguidores, enterró en los médanos de la costa de Maldonado, el 
valioso producto de sus presas marítimas. .. Como el pirata de la leyen- 
da murió a manos de sus encarnizados perseguidores, el tesoro quedó 
enterrado... no habiendo faltado en varias ocasiones, personas que se 
hayan dedicado a rastrear el tesoro del pirata.» (221) 

Ahora bien, el año 1 888 llegan desde Maldonado a aquel entonces 
paraje solitario, 4 extranjeros, cuyo pailebot dejaron andado en el puerto 
y pidieron autorización a la municipalidad local para buscar el tesoro. 

Se les concedió. Instálanse con su carpa próximo al precitado 
manantial, y con unos largos caladores de hierro de 2 y tres metros, se 
dedicaron a sondear través de las arenas. La autoridad de la sección 
hizo colocar una guardia para vigilarles de cerca, por si aparecía algo; y 
así se pasaron unos tres meses, después de los cuales, el pailebot ya 
no estaba más en el puerto. Había levantado anclas sin dar cuenta a la 
Capitanía de Punta del Este, como consta en los libros de la aduana. 

Seguramente debió haber sucedido que en uno de esos tanteos 
fuera localizado algo sólido en la orilla del médano. Por lo tanto debieron 
armar de nuevo la carpa sobre este mismo perímetro y ocultamente du- 
rante la noche, maniobrarían. 

El rastro tardío de la ubicación del tesoro apareció tres años des- 
pués, por casualidad; debido a las muchas lluvias y a una gran creciente 
del arroyo de Maldonado, cuyas aguas al retirarse desmoronaron la ba- 
rranca de arena removida, e hicieron ensanchar el desagüe del manan- 


(221) Julián O. Miranda. Maldonado Antiguo. 


208 


CARLOS SEIJO 


tial que viértese en aquel. Se trataba de una caldera o depósito cilindrico 
de hierro, de más de dos metros de largo por uno de diámetro, como los 
usados a bordo para el agua potable. Y junto a ella varias cajas de plomo 
estañado, abiertas y utilizadas para el envase de la galleta marina en los 
barcos de vela. 

Por hallarse en buen estado de conservación, el vecino del campo 
más próximo la llevó a su casa, donde enterrada de nuevo formó una 
cachimba. 

Esto sucedía el año 1 891 y es lo único que podemos atestiguar de 
visu respecto al titulado tesoro. 

Según un periódico de Maldonado, otro caso sucedió el año 1893 
en el campo entonces de la sucesión Martínez - arrendado por Sansinena 
- y hoy propiedad de la sucesión de Vicente Costa. 

Un individuo que se ocupaba de la labranza, halló lo que podría 
llamarse un tesoro escondido. Al penetrar el arado, levantó un surtidor 
de plata en número de trescientas y tantas piezas de las llamadas recor- 
tadas. 


Las batatas 

San Carlos tuvo fama por un producto culinario - así como 
Paysandú con el postre chajá - el de los rosquetes volados, que se ela- 
boraban en las principales casas de familia. 

Era la consabida golosina para poder convidar a las visitas en el 
momento de servírseles el mate. Este, con las nuevas costumbres, ha 
ido desapareciendo y así también aquellos. (222) 

Maldonado a su vez, obtuvo gran renombre por otra especialidad, 
pero vegetal, la de las batatas; (223) sobre todo las provenientes del 
Rincón del Diario. 

Según Ambrosio Miranda, fueron introducidas de Málaga por Fran- 
cisco Aguilar. 

Tal vez sería cuando en 1811 compró tierras, casándose en se- 
gundas nupcias con una Carolina, Catalina Píriz; y donde se dedicó al 
cultivo de su quinta «La Florida», célebre por la variedad de su excelente 
fruta. 

De las batatas hay dos variedades: la colorada y la blanca, que es 
la especialidad más apetecida. 

(222) Para no perderse la tradición, hace algún tiempo, nos dirigimos a una señora 
Carolina, más que octogenaria y maestra en ese sentido, y conseguimos la receta. 

(223) Ipomaca batatas. Lamark. Batata, voz americana. Su pulpa es tierna, harinosa, 
azucarada y aromática. En España se conoce con el nombre de batata de Málaga. 



MALDONADO Y SU REGION 


209 


Tiene la particularidad que al partírsele, su interior es de un color 
bien morado, y ya sea en dulce o asadas en el horno son exquisitas. 

Según Miranda, existía una quinta llamada de «las gallegas», fa- 
mosa porque en ella se cosechaban de éstas y cuya semilla se había 
perdido. 

Entre los muchos agricultores, el que llegó a consen/ar hasta los 
últimos tiempos una mayor clientela, fue un tal Ferreira, del citado Rin- 
cón y cuya familia veníase sucediendo desde un principio, en este culti- 
vo. 

Perduraron en la venta, así como otros, hasta que -como ha dicho 
- degenerando completamente, se desacreditó su fama. 

Al preguntarle a un paisano viejo de la localidad, a que se debería, 
me responde: «Mire, pa mi gusto la culpa la tienen los moniatos, (224) 
por haberse casado con las batatas. 

Y en verdad que su sospecha era bien razonable, pues debido a la 
importación de aquellos a nuestro país, al ser plantados los unos en 
proximidad de las otras terminaron por desarrollar un producto híbrido e 
insulso. 

Como una constatación, en una revista agrícola leimos: 

que era conveniente saber por ejemplo, que las sandías no deben 
ser plantadas en las proximidades de un cultivo de zapallos, melones o 
pepinos. 

Por lo tanto, podría asegurarse que por tal causa debió perder todo 
su mérito el precitado tubérculo, tan beneficioso para los agricultores de 
la comarca fernandina y tan apetecido por los gourmands. 

Buscando en una estadística del departamento de Maldonado de 
1878, solamente figuraban entre los productos cosechados, 300 fane- 
gas de batatas y que se habían plantado 149 cuadras cuadradas de 
estas mismas. 

Como en esa época no se conocían los boniatos, de ahí que no se 
hiciera mención de ellos en la lista publicada, y en que anotábanse las 
demás variedades de productos vegetales comestibles de toda índole. 

Haciendo indagaciones por intermedio de un antiguo agricultor 
femandino, vinimos a enteramos que Domingo Montañez, siendo teniente 
alcalde, había recibido de Montevideo, hará unos 60 años, varias bolsas 
de boniatos, con el encargo de hacer la propaganda para su cultivo. 

Al principio casi nadie se dedicó, pero cuando vieron el beneficio 
que reportaba, se hizo una gran demanda de ellos. 

(224) Solanum Commersonii. Es muy semejante a la batata, pero más rústica y más 
resistente a las influencias atmosféricas. Son muchas las especies que se cultivan en 
América y Europa. 




210 


CARLOS SE1JO 


Por consecuencia y lo repetimos, desde entonces debe haber 
empezado a alterarse la calidad especial del otro tubérculo antes citado. 


□ 


Ahora bien, las batatas que Aguilar hiciera venir de Málaga no eran 
verdaderamente oriundas de España, sino de la América Meridional. 

Su origen sud-americano ha sido confirmado por botánicos mo- 
dernos. (225). En el Perú su cultivo es antiquísimo, como se infiere de la 
existencia de vasos funerarios de térra - cotta, que representan la raíz; y 
la mención que hace el Inca Garcilaso de la Vega, quien la cita bajo el 
nombre quichua de «apichu». (226) 

Fueron halladas por Alvar Núñez Cabeza de Vaca, según su rela- 
to, cuando el año 1 541 , cruzara desde Santa Catalina a la Asunción. 
«En la ribera del cual (El Iguazú) está muy poblada (de Guaraníes) y es 
la más rica gente de toda aquella tierra y provincia, de labrar y criar... y 
tienen en el río gran pesquería y siembran y recogen mucho maíz, ba- 
tatas...». Agrega que en otras partes salían a recibirlos «cargados de 
ambos productos.» 

Beaumont en su viaje el año 1824 vio que en el mercado de Bue- 
nos Aires se encontraban en venta - sweet potatos - patatas dulces, y 
que «era un plato favorito entre los nativos, ya hervida o asada como 
nuestras papas. Tenían la forma de un pepino y eran blancas o colora- 
das; siendo las primeras las más chicas y más perfumadas.» 

En la Bolsa de Comercio de Montevideo, en el mes de Julio de 
1869, estuvo expuesta como una curiosidad, una batata dulce prove- 
niente de Santa Rosa (depto. del Salto). 

Su forma era casi esférica y pesaba 7 libras (poco más de tres 

kilos). 

Si esto les llamaba la atención, cual no sería su asombro si hubie- 
ran visto la que figuró en la Exposición Continental de Buenos Aires en 
1 882, enviada por la provincia de Corrientes! 

Era de la variedad colorada y pesaba nada menos que cuarenta y 


(225) N. J. Vivilow: Entre las plantas cultivadas más importantes introducidas en el 
viejo mundo, originarias del Sud América, está entre otras, la batata. 

(226) L. R. Parodi: Plantas sud-americanas cultivadas en la provincia de Jujuy. Revista 
G. A. E. A. Buenos Aires, t. IV, pág. 23. año 1932. 



MALDONADO Y SU REGION 


211 


tres libras (veinte kilos). 

La zona más privilegiada para su cultivo en el departamento de 
Maldonado y como se ha dicho antes, fue la del Rincón del Diario, entre 
la laguna de este mismo nombre y la Punta Ballena. 

Son «las mejores tierras. . . que existen en aquellos parajes; tie- 
rras negras, sueltas y muy fértiles, superiores a cualquiera de las que se 
encuentran en otros lugares de la comarca» donde Javier de Viana fun- 
dara a Maldonado la primera vez, y permaneciera apenas unos dos años 
antes de ser trasladada a su actual emplazamiento. (227) 

Habiéndose retirado la poca gente establecida, aquella extensión 
de campo le fue otorgada a Isidro García; pero las autoridades, segura- 
mente por la proximidad y comodidad que prestaba, la retuvieron para 
sí. 

En Febrero de 1815, Mateo Cruzado, nieto del precitado García, 
queriendo reivindicar sus derechos como heredero, se presenta ante el 
alcalde ordinario; y con todas las pruebas que expone, entra en pose- 
sión de lo solicitado. (228). 


(227) Atilio Cassinelli. Fundación de Maldonado. «La Mañana» Octubre 24 de 1926. 

(228) « El terreno llamado ahora Rincón del Diario, no fue en los principios de la 
fundación de Maldonado, más que un rincón desierto, y en semejante estado fue dado 
o señalado a mi finado abuelo para chácara... Ahora pues... la urgente disposición del 
lltre. Capt. Don Lázaro Mendinueta para depósito en dho. Rincón, fuese de agrado o 
por fuerza, la Cavallada precisa a la mano, para el más pronto servicio, entrar y salir 
con libertad, podrán influir en algo contra la propiedad y derecho q.e mi finado abuelo 
tuvo a este terreno?» 

Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 289, pág. 133. 



212 


CARLOS SEIJO 



MALDOMADO Y SU REGIOM 


213 


Antiguo Cabo Santa María - Punta del Este 

egún Schuller, Américo Vespucio en su primer viaje 
a la costa del Brasil (1 501 - 1 502) descubrió el Cabo 
de Santa María (Punta del Este). 

Los navegantes (229) que le siguieron fueron: Juan 
Díaz de Solis, el 2 de Febrero de 1516. Magallanes 
el 10 de Enero de 1520. Diego García (que acom- 
pañó a Solís en su primer viaje) en 1 526. Sebastián 
Gaboto el 21 de Febrero de 1527. Martin Alfonso de 
Souza el 1 4 de Octubre de 1 531 . Pedro de Mendoza, 
en 1536. Juan Ortíz de Zárate el 17 de Octubre de 
1572. Francisco Drake en 1578. Juan Drake en 
1581. Laurencio Bickeren 1599. 
n el mapa de Maillolo del 1527 figura aquella península con el 
re de: Cabo de Santa María do Bon Desio. En el de Roebel: Cabo 
del Buen Deseo y en el de Gaboto en 1 544: Santa María de Candelaria. 

Valdés de la Vanda y Fernández Camiña en 1 600, cuando del lado 
E. «en una punta que hace a la mar en tierra firme, saltaron en tierra. . . 
halláronla muy buena para dar todo lo que le sembraren y tiene muchas 
yerbas buenas, y buscaron asta la vanda del mar y no se halló rastros 
de cosa ninguna, salvo de venados.» Los indígenas al verlos, debieron 
retirarse. 

Solís al pasar, notó que ya desde este punto de la costa, bajas 
dunas se prolongaban hacia el S. O. 

Zabala en su informe elevado al virrey de Lima en 1730, también 

(229) «Si bien existen vagas referencias a viajes anteriores de armadas portuguesas, 
lo positivo es que nada adelantan ». Horacio Arredondo (h.). Maldonado y sus 
fortificaciones. 'Revista de la sociedad « Amigos de la Arqueología «. Montevideo, t. III, 
p. 217. 




214 


CARLOS SE1JO 


pudo persuadirse, que todo aquel terreno y en mucha distancia, era in- 
capaz de población alguna por las montañas de arena que estaba cu- 
bierto. 

El padre Lozano en fecha anterior, hizo recordar que hacía mucho 
más de medio siglo que, el tal cabo situado en 35 s había resultado ser 
bien célebre entre los cosmógrafos, por las controversias movidas con 
ardor grande entre las coronas de Castilla y Portugal. 

Según Groussac: desde principios del siglo XIX - y singularmente 
después de 1811, en cuya fecha la edición inglesa de «Colombia pri- 
ma», de Darcy Delarochette, vulgarizó los datos aceptados por este 
geógrafo - desaparecía por completo de los atlas y mapas de Sud Amé- 
rica, la designación de Punta del Este de Maldonado, como cabo de 
Santa María, aplicándose en lo sucesivo y sin divergencia a la punta de 
Rocha. 

La primera considérase como el límite setentrional de la emboca- 
dura del Río de la Plata y así lo han comprendido los geógrafos ingleses, 
puesto que en la carta de este río, publicada en 1 857 por el almirantaz- 
go, le dan por limites al N. la Punta del Este y al S. la Punta Rasa. 

Hasta 1824 ningún buque a vapor había surcado aquellas aguas. 

El primero fue uno venido de Inglaterra en Noviembre de ese año, 
denominado: «Vapor». 

En 1834 la barca norteamericana «Potomac» de 164 toneladas, 
procedente de Baltimore, con cargamento de harina, y en 1 840 se volvía 
a ver otro buque semejante, la barca francesa «Tonerre». 


□ 


Punta del Este es una lonja de tierra de más de 2 Kilómetros (Fig. 
40), y termina con un pequeño promontorio de 16 metros de altura; y en 
remotísimos tiempos debió de constituir una verdadera isla, al hallarse 
las aguas de la bahía en comunicación con la costa Sur. Sólo faltan para 
ello unos 445 metros de extensión. En este mismo perímetro arenoso, 
fue donde los brasileños - para atrincherarse - pudieron excavar una 
zanja que cruzaba en lo más angosto del terreno de playa a playa. Es 
decir en la parte que deberá terminar la formación rocosa de la supuesta 
costa en cuestión. 

«No es necesario ser gran geólogo para advertir que... era una 
pequeña isla como la de Gorriti y quedó unida a la tierra por las arelas 




fíg. 40 FumMltittn 190a 



216 


CARLOS SEIJO 


de los grandes médanos que traían los vientos.» (230) 

A este respecto existe un dato curioso, y es que en ninguna otra 
parte y solamente en el citado trayecto se encontraran descubiertas, 
extensiones de arena solidificada y bastante resistente. 

Tanto, que un constructor establecido en aquel paraje - Rafael Temi 
- extrajo una gran cantidad de ella. Tallada en forma de bloques rectan- 
gulares los empleaba para las paredes de las viviendas de poco costo. 

Pero la prueba más palmaria la tuvimos, cuando se hicieron los 
pozos para construir los pilares de hormigón del rascacielo, destinado al 
«Miguez Hotel», ubicado en el borde de la precitada planicie o garganta, 
donde debió existir la primitiva costa. 

En todos ellos y a la profundidad de casi cuatro metros apareció la 
roca granítica, (231) cubierta por grandes cantos rodados de variadas 
dimensiones. 

Según referencias de un antiguo vecino de Maldonado, Manuel 
Cuervo, toda la parte alta de la Península, estaba cubierta de reboledas 
de paja brava de penacho (232), cardales y numerosos arbustos de es- 
pina de la cruz. (233) 

Los mismos que Valdés de la Vanda, el año 1 600 también encon- 
trara en la Isla de Gorriti. 

Después de haber desaparecido tales malezas transformóse Punta 
del Este, en un vasto gramillar donde podía sustentarse numeroso ga- 
nado. 

El mismo Emir Arslan agregaba: «Su configuración parecida a la 
de una isla permite que el mar temple el aire e impida los cambios brus- 
cos de temperatura. Durante mi larga permanencia en Europa, he cono- 
cido casi todas las playas del viejo continente. Y bien, ninguna puede 
rivalizar con la Punta del Este, pues que en todas, la playa es una, mien- 
tras que en esta es variada.» 


□ 


(230) El emir Emin Arslan. Impresiones de Punta del Este. Jesús Cúbela. Playas 
Uruguayas. Montevideo, 1920 pág.14. 

(231) «Las Puntas del José Ignacio - entre la laguna del mismo nombre y la Laguna de 
Garzón - y del Este, están constituidas por roca granítica, mientras que en la Punta 
Ballena se termina el cordón cuarcítico del Abra de Perdomo. (Estudios geomorfológicos 
y geológicos por Kart Walter. Revista del Instituto Hist. y Geográfico del Uruguay. 
Montevideo, t.lll N s 1 1923. 

(232) Gynerium argentum. 

(233) Ceilletia cruciata. 


MALDONADO Y SU REGION 


217 


Los Indígenas 


n sitio privilegiado, como habitat de los indígenas, 
l debió de ser Punta del Este; por su temperatura 

fl I excepcional y hallarse en sus costas abundancia 

J 1 1^^^ de peces. 

C * I rv Allá por el año 1893 todavía existían varios gran- 
■ III des paraderos en la subida y en toda la ladera fren- 

jr I te a la Playa Mansa, así como también en las proxi- 
midades hoy ocupadas en su mayor parte, por los 
f pinares, en la ensenada de la bahía, 

feiendo contados los coleccionistas que llegaban a aquellas olvi- 
dadas y*-etesiertas zonas, como ser: Punta del Este, costas de la playa 
San Rafael, La Barra, Manantiales, etc.; pudimos reunir innumerables y 
variados ejemplares líticos, durante algunas décadas ; los que se hallan 
en nuestro museo Histórico Nacional. 


Gregorio Funes dice, que los charrúas vieron pasar por la primera 
vez, en 1 508, los veleros europeos y. . . en adelante tuvieron a la vista 
sin cesar, nuevas expediciones que se sucedían rápidamente. 

Según se detalla: «cuando Juan Díaz de Solís fondeó su nave en 
la Bahía que limitan Punta del Este y Punta Ballena, en 1516, las costas 
estaban habitadas por los indios Charrúas, agrupados en pequeñas tri- 
bus. De sus paraderos se hallaron vestigios inconfundibles. 

En la garganta de la Punta del Este, donde esta se une a los 
médanos y más precisamente en las proximidades de la casilla del ca- 
ble submarino, recogimos allá por el año 1 879, y tan sólo en dos horas 
de tarea, un centenar de piezas de piedra labrada por los aborígenes: 
morteros, boleadoras, puntas de flecha, mazas, pulidores, etc. 

Todo aquello y mucho más estaba diseminado sobre una superfi- 



218 


CARLOS SEIJO 


cié de tierra dura, negra y lisa, que antes había cubierto la arena y que 
en aquel día se hallaba completamente libre de ella, por efecto de los 
fuertes vientos del Sur... 

Poco tiempo después anduvo por allá varias veces... José H. 
Figueira (234), quien hizo un buen acopio... como asimismo otras perso- 
nas entendidas en materia de arqueología. 

Todo hace presumir que el paradero de Punta del Este es uno que 
acusa una permanencia más prolongada de las tribus». (235) 

Diego García en ese mismo punto no las vio: «En toda esta costa 
no parece Indio ni al rededor del Cabo, mas de luego ay adelante... una 
generación que se llama los Chaurrucies questos, no comen carne hu- 
mana, mantienense de pescado o caza de otra cosa no viven ...» (236) 

Cuando el barco del capitán Riquelme en viaje de la Asunción para 
España se perdió en la bahía de Maldonado, en 1 548, temían «al peligro 
y riesgo de venir todos a poder de los indios de aquella tierra, que son 
los charrúas crueles y bárbaros». Después «al tomar la costa, adonde 
luego acudieron los indios que corren por toda ella...» y más adelante 
agrega: «Y cerca del día prendieron dos indios pescadores». 

También Pedro Sarmiento cuenta, que un buque inglés en 1581, 
naufragó entre la Isla de Lobos y tierra firme; pero al bajar la gente «los 
indios los truxeron consigo, salvándose el capitán, el piloto y otro que 
huyeron en una canoa río arriba». 

Valdés de la Vanda en 1600 encontró que había «alrededor de la 
laguna (del Diario), poblaciones de indios y se vieron algunos y por eso 
volvieron a retirarse al batél y otro día apareció un indio junto a la playa, 
grande de cuerpo y por estar muy metido la tierra adentro no se habló 
con él». 

Siendo los indígenas aficionados a la pesca, la razón de la perma- 
nencia allí, era corroborada por Rui Díaz de Guzmán en 1612 «Este de 
Maldonado es buen puerto y tiene a tierra firme una laguna de mucha 
pesquería; corren toda esta los indios charrúas de aquella costa, que es 
gente muy dispuesta y crecida, la cual no se sustenta de otra cosa, sino 
de caza y pescado...». 

Esa abundancia de peces debía coincidir con las excesivas llu- 
vias y haberse colmado la laguna, haciéndola unir con el mar. 


(234) Nos contaba su hermano, que entonces al ser cargado a bordo, por los marine- 
ros, un pesado cajón, repleto de estos objetos, desde la escalera del muelle, se cayó 
al agua. C.S.. 

(235) Américo Pintos Márquez. «Maldonado» 1930. pág. 5 

(236) Carta de Diego García. Memoria de su viaje. 1526. 


MALDONADO Y SU REGION 


219 


Lo mismo sucede en la de José Ignacio, donde establecida la ca- 
nal penetran grandes cantidades, sobre todo de corbinas negras, en busca 
de los cangrejos que en ella pululan en cantidades asombrosas. 

Mas, llegado el momento en que cesa la correntada, que aprisio- 
nadas. Son las llamadas «bagualas», que pueden alcanzar el tamañio 
de 1 m. 30 cms. (Pogonias Chromis. Lineo). 

Entonces como el agua se vuelve salobre, aquéllas ambulan aton- 
tadas, nadando con la espina dorsal a la vista; y es cuando los pescado- 
res las pueden arponear o chucear con gran facilidad. Después las 
charquean secándolas al sol. 

¿Sería a las mismas que Azara se refería?: «En Santa Fé algunas 
personas hacían secar el pescado para venderlo en Buenos Aires, como 
bacalao; pero las curbinas que se hacían secar del lado de Maldonado 
eran mucho mejores.» 

No obstante, fuera de la circunstancia señalada por las excesivas 
lluvias, abundan allí pejerreyes, lisas, piabas, dentudos, etc. 

Transcurrido más de un siglo - como se vera - no llevaban el nom- 
bre de charrúas los ocupantes de aquella zona. 

En mi oficio (237) que el brigadier José da Silva Paes, el 2 de 
Febrero de 1 737 le dirige al general Gomes Freire de Andrade informan- 
do del arribo al puerto de Maldonado; entre otras cosas, le refiere, que al 
segundo día, encontrándose en la costa, se le acercaron dos peones 
castellanos, enviados por los caciques de los Minuanos, para decirle 
que deseaban comerciar con ellos y mantener relaciones amistosas. 

Como vinieran a caballo, aprovechando de esto, él con su criado 
Antonio Marti no penetraron como media legua hacia el interior - más ade- 
lante de! manantial de agua (La Turbera) y donde vio extensas campi- 
ñas como para la ganadería. Así como también la Punta del Este, que 
formaba una garganta y contenía admirables terrenos donde poderse 
acomodar más de 4.000 cazaes. 

Después de visitar todo minuciosamente les mandamos dar algún 
aguardiente (caña) y tabaco para tenerlos contentos; prometiéndonos 
que volverían con el cacique al dia siguiente. 

Pasaron dos, y al tercero, mientras hallábase su gente en tierra 
haciendo acopio de agua; no obstante estar escoltada por un piquete - 
de 20 dragones y la artillería del yate - vieron acercarse a unos 25 jine- 
tes. 

Desconfiando que pudiera aparecer un número mayor y los mo- 


(237) Inventarío dos Documentos relativos ao Brasil por Eduardo de Castro e 
Almeida.Río Janeiro. 1921. t. VIII, pág.333. 



220 


CARLOS SEIJO 


lestase, da la orden para que zarparan lanchas armadas con metralla^ 
tripuladas con 20 soldados más; y él también fue para dar las ordenes 
necesarias. 

Al acercarse a la costa vieron a dos jinetes junto al soldado de 
guardia, los que informaron hallarse el cacique en las inmediaciones, 
con deseos de hablarle. Se hizo venir toda su gente, provista con arcos 
y flechas, y aquél, en su idioma, explicó que el motivo de su presencia 
era para saber si se les acogería como amigos. 

Se aseguró que así él lo haría y lo mismo su tropa, pues deseábase 
conservar con ellos buenas relaciones, a fin de que les agenciaran al- 
gún ganado. En contracambio tendrían ropas y cuanto quisieren. 

Por consiguiente hizo traer de a bordo camisas para todos - la que 
nunca habían usado - aguardiente (caña), fariña, un recado para él caci- 
que (que le dijeron gobernaba 30 toldos), un traje calzado y pañuelos 
para el pescuezo. 

Al cacique, en su presencia lo ataviaron como a un rey de 
monilongo, y del que no se diferenciaba por su brutalidad. 

Todos se marcharon muy satisfechos, prometiendo que en caso 
de no conducir el ganado en píe, debido a ser descubiertos por los guar- 
dias, llevarían las reses carneadas. Por ese trabajo se les aseguró que 
serían bien pagos. 

Como no volvieran, desconfiando que se tratara de espías, cada 
vez que iba la gente a la costa, se la hacía acompañar por una buena 
escolta y lanchas armadas. Así, en caso de que aconteciera algo, ten- 
dría protección y dónde poderse embarcar. 

Doce años después el nombre de los charrúas no figuraba más en 
aquellas costas, y sí el de los minuanes; situados estos últimos entre el 
Atlántico y el Rió Negro. (238) 

Esto no sería de extrañar, pues como asegura Francisco Bauzá 
desde un principio ambas tribus habían sido muy unidas, siendo los 
minuanos «Tan pertinaces como los charrúas, con quienes - más tarde 
- concertaron las bases de la alianza que debía confundirles en un solo 
pueblo ... , y fueran conocidos en el futuro bajo una denominación». 

De ahí que siguiera subsistiendo únicamente la de los minuanes. 

0 


(238) Según un mapa de las Misiones de la Compañía de Jesús, del año 1 749, ya los 
daba como establecidos en aquellas regiones. 

Cartografía Jesuítica del Rio de la Plata, por el P. Guillermo Furlong Cárdiff. S. J. 
Buenos Aires. 1936. Mapa N e 32. 


MALDONADO Y SU REGION 


221 


Fuera de la variedad de objetos detallados, por Pintos Márquez, 
nunca tuvimos ocasión como él de hallar ninguna flecha en ese paraje. 

Unicamente las conseguimos de variados tipos en la meseta don- 
de después edificara su chalet Alonso Pérez, próximo al Bosque Munici- 
pal. 

Al ser habitada Punta del Este, durante tantas generaciones de 
indígenas, tenía que haber aparecido mayor número de ellas. 

Siendo el pedernal el complemento de toda arma de chispa, lo 
enviaban desde Europa. (239) Pero pensándolo bien, cada vez que el 
referido matetial escaseara, se podía subsanar perfectamente su falta, 
mediante una punta de flecha entera o partida. 

Otro gasto mayor de éstas lo habrían hecho las milicias de diver- 
sas naciones y particulares establecidos o de paso; quienes debiendo 
utilizar sus armas de fuego, o tener que encender el cigarro, se servirían 
para ello del yesquero, consistente en la extremidad de una guampa de 
vacuno o la cola de un tatú. (240) 

Hoy el progreso edilicio y las plantaciones, han hecho desapare- 
cer todos los espacios en que se podrían seguir encontrando objetos 
étnicos, y esto mismo tuvimos oportunidad de comprobarlo. 

Habiendo pasado varios años sin recorrer la rinconada de la Playa 
San Rafael, fuimos hasta ella. 

«El paradero que se halla próximo a la barra del arroyo Maldonado 
en su margen derecha, situado sobre un lecho de arcilla, medio cubierto 
por los médanos que lo flanquean.. .Un fuerte viento o una lluvia que pro- 
voque abundante arrastre de aguas, bastan para poner en descubierto 
hermosas piezas... como una protesta o una justificación ante la poste- 
ridad, de la tribu extinta... que talló y pulió la piedra y el hueso, amasó y 
dió forma a la arcilla... (241 ) 

Y en verdad, fué donde apareciera tiempo atrás el ejemplar de punta 
de flecha que José H. Figueira calificara: como «una magnífica pieza de 
semi-ópalo verde. Puede considerarse como una de las puntas de fle- 
cha más perfecta que se conocen». (242) 

También, al pie de sus más altas dunas, se había formado un pe- 


(239) Manifestaba José I. de la quintana en 1775, que entre los pertrechos... que 
faltaban para el uso de Maldonado y la isla, eran: « Piedras de chispa de fusil q. qs. 3. 
Id par a pistola q. qs. 3». En 1 793 se enviaban: « Dos cajones cartuchos, 1500 piedras 
de chispa de fusil y 500 de pistola» 

(240) Dasypus novemcintus. Linn. 

(241) Atilio Cassinelli. Maldonado en el Siglo XVIII. Revista Histórica. Montevideo, t 
XI. Año 1923. pág. 1242. 

(242) Siendo de pertenencia de Pedro Risso, se le pidió prestada, para exponerla 
¡unto con otros objetos indígenas en la Exposición Histórica Americana de Madrid en 
1892. v no le fue devuelta 



222 


CARLOS SEIJO 


queño valle donde aparecieron esparcidos y al descubierto, numerosos 
fragmentos de alfarería; (243) los que hállanse en nuestra colección, en 
el Museo H. Nacional. (Figura 41). 

Pues bien, volviendo a lo expresado antes, continuaremos con la 
visita a la rinconada de la barra del arroyo de Maldonado. 

Traspasando un alambrado, nos dirigimos derechamente hacia los 
paraderos aludidos y no pudimos reconocerlos, tal era el cambio experi- 
mentado. Todo cuanto divisábamos estaba cubierto por gramillares (244) 
y otras variedades de arbustos. 

¿La causa? Por la sencilla razón que dentro de aquella área hacía 
tiempo que ya no circulaba la hacienda vacuna, caballar ni ovina. 

Estas, además de extirpar la escasa vegetación antes existente, 



Figura 41: Alfarería del Rincón de San Rafael. 


destruían con sus cascos y pezuñas, las débiles raíces que la sustenta- 
ba. 

Por consiguiente, las arenas, pudiendo ser movilizadas por los vien- 
tos huracanados, solían dejar ciertas zonas de terreno firme al descu- 
bierto; y en otras, reunirlas para ir formando los médanos. 


(243) N° 1, Diámetro 24 1/2 c. Altura 17 c. N. 9 3, D. 19 1/2 A. 12 c. N s 4, D. 23 c. A, 8 c. 
N° 5, D. 23 c. A. 20 c. N 9 6, D. 17 c. A. 21 c. N 9 7, D. 24 1/2 c. A. 8 c. La del N 9 2, D. 22 1/ 
2 c. A. 14c., procede de la ensenada del puerto de Maldonado. 

(244) Stenotaphrum Amerícanum Sohrank. 





MALDONADO Y SU REGION 


223 


Alejandro Canstatt en 1 881 así informaba: «La vegetación que pre- 
senta el Rincón de San Rafael es, pobre en la mayor parte del terreno; 
pero también es preciso tener en cuenta el gran número de animales que 
pacen en él; a esto indudablemente se debe la pobreza de vegetación 
que se nota...», y tal cosa perduraba desde hacía más de dos siglos. 

Juan Arias de Saavedra, habiendo sido encargado de ir a recono- 
cer las costas de Maldonado, el año 1673, cuenta que «recorriendo la 
tierra firme... vieron Ganados Bacunos de que se infiere que la super 
abundancia del Ganado de aquella parte por lo mucho que ha multiplica- 
do lo ha extendido a los extremos y cercanía de la mar, de que se infiere 
que la tierra adentro avía mucho más...» 

Transcurrido otro siglo, el abad Pernetty también refiere: «La cos- 
ta de Maldonado se presenta, en toda su extensión, cubierta de dunas 
de arena... escasa es la vegetación que allí puede distinguirse; en cam- 
bio se ven grandes tropas de animales, prinsipalmente vacunos y caba- 
llares...». 

Veinte años más tarde, Santiago de Liniers en su exposición al 
rey, calculaba en más de 600.000 cabezas de aquel ganado, existente 
en las estancias comprendidas desde Maldonado a Pando. 


En cuanto a la indicación hecha por Arias de Saavedra, al encon- 
trar gran cantidad de haciendas en la cercanía del mar, tal vez ignorase 
la predilección que tienen por los pastos impregnados por los vientos 
salitrosos. 


0 


En Punta del Este, cuando se remueven las tierras o se hacen 
zanjeados en las calles, suelen aparecer algunos buenos y bien conser- 
vados ejemplares líticos de nuestros aborígenes. 

Lo mismo sucedió cuando se empezó a construir la aduana y el 
edificio del Instituto de Pesca. 

En el tiempo en que sólo habían unas pocas casas y se podía 
circular libremente, descubrimos algunos de ellos en el paradero de la 
Playa Mansa o El Plato. 

La primera vez que tuvimos noticia de haberse exhumado restos 
humanos, fué en la manzana 45, solar a.. 



224 


CARLOS SEIJO 


Buscando en la parte más alta de la referida playa, entre las are- 
nas removidas por las ruedas de los vehículos, apareció medio cráneo 
bastante completo (Fig. 42) y un maxilar. A breve distancia vimos aso- 
mar un parietal, que formaba parte del cráneo (Fig. 43), de un esqueleto 
incompleto, que yacía en forma desordenada. 

Haciendo excavar a su alrededor a poca profundidad se puso en 
descubierto otro esqueleto con las rodillas plegadas contra el pecho, 
recostado sobre su derecha y la cabeza hacia el poniente. 

Pero debido a su permanencia bajo la arena y la humedad, al po- 
nerse en contacto con el aire, se produjo en breves horas, una disgrega- 
ción de los tejidos esponjosos, quedando únicamente algunas de las 
partes más compactas. 

Su cráneo corresponde al de la Fig. 44, y uno de los húmeros 
denota la particularidad de poseer las inserciones del deltoide suma- 
mente exageradas, formando dos protuberancias en dicho hueso. 

En el solar , contiguo al de nuestras búsquedas, a un metro más o 
menos, bajo una capa de tierra no removida había sido exhumado un 
cráneo humano y al cual no dieron importancia. No obstante consegui- 
mos dar con una mitad de él (Fig. 45) que los golpes de pala no habían 
terminado de destruir. 

Debió de pertenecer a un individuo de más de 60 años de edad; 
pues tiene las suturas craneanas completamente osificadas. 

En su proximidad aparecieron otros restos y a muy poca profundi- 
dad, bajo la arena, bastantes destruidos, los de un niño de unos 8 a 9 
años de edad. 

Constaban de la parte craneana posterior, algunos de los huesos 
principales y los maxilares. Al observar éstos hallamos con extrañeza 
que todos los dientes de la primera dentición encontrábanse sumamente 
desgastados, talmente como se ve en los cráneos de los adultos; mien- 
tras que algunos de los que recién empezaban a despuntar, permanecían 
en perfecto estado. 

Un viajero norteamericano, cuando en 1929 visitó a los esquima- 
les de su país, (245) hacía notar que no era un caso raro el ver a una 
mujer anciana, con sus dientes gastados a la altura de las encías, debi 


(245) «The little girls come fo the big snow houses to play with theirs dolls, aud their 
mothers to gessip, sew, and soften their husban s boots and other elothing by ehewing 
on them. 

It is not an uncommon sight to see an oíd woman with her teeth worm down to the gums 
from ehewing upon seal and caríbou skins». 

«The Ciean and Honest Eskimos», by Donald A. Cadzow. Seientifie American U. S. 
February 1929. Vol. 140. N s 2, pág. 106. 


MALDOÍiADO Y SU REGION 


225 



226 


CARLOS SEDO 


do que a fuerza de masticar, sobaban las botas y otras prendas de sus 
maridos, hechas con pieles de foca y rengífero. 

Nuestros aborígenes debieron de llevar a cabo esa misma tarea, 
pues según Azara: «Algunos entre ellos se hacen pieles sobadas 
(souples) y mismo con las del yaguareté, una camiseta muy estrecha, 
sin cuello ni manga, que apenas les cubre las partes y esto no siempre». 
(246) 

Por el relato de los tripulantes del buque holandés «El Mundo de 
Plata», cuando estuvo en nuestras costas, aquellos «en verano andan 
del todo desnudos, pero en invierno se hacen un vestido con animales 
silvestres, cosiendo cinco o seis pieles juntas”. (247) 

De ahí que debe resultar por la misma causa enunciada, la expli- 
cación del desgaste que se observa en la dentadura de los cráneos 
indígenas exhumados. 

Y podían practicar muy fácilmente la precitada tarea, quienes como 
lo asegura Azara: «Los dientes nunca les duelen, ni se les caen natural- 
mente aún en la edad muy avanzada y siempre son blancos y bien pues- 
tos”. 


0 


Las características del cráneo (Fig. 43), son las siguientes: grue- 
so, suturas casi osificadas por completo, maxilar saliente y ángulo obli- 
cuo y dentadura fuertemente usurada. 

El de la Fig. 44, frente huyente, las suturas todas abiertas, arca- 
das supeciliares vigorosas, en la norma lateral las crestas zigomáticas 
muy exageradas, maxilar robusto con ramas largas y ángulo recto; den- 
tadura usurada, prominente y las apófisis mastoideas muy desarrolla- 
das. 

Estos restos humanos que acabamos de detallar aparecieron en 
cinco diferentes espacios, en los solares e, g, i, de la manzana 38. 

Muchos años después cuando se rebajó el nivel de la calle del 
lado O. de la manzana 2, aparecieron más, que no pudimos conseguir. 

Pero en la alta barranca producida por ese desmonte (solar K), 
descubrim os otro cráneo, (Fig. 46). 

(246) Félix de Azara. Descripción e historia del Paraguay y Rio de la Plata. Madrid. 
1847. t. II, pág. 153. 

(247) Corto y verídico relato de la desgraciada navegación de un buque de Am-sterdan, 
llamado el «Mundo de Plata», ocurrido desde 1598 hasta 1601. 



MALDOriADO Y SU REQIOn 


227 


Descansaba debajo de una capa superficial de 1 0 centímetros de 
arena voladora, y de un conglomerado conteniendo huesos de lobo ma- 
rino, detritus de conchillas (248) y tierra vegetal arenosa, bien negra, de 
medio metro de espesor. 

La misma estratificación se continuaba 70 centímetros más abajo, 
hasta llegar a la arcilla roja. 

Por consiguiente, con poca dificultad pudo ser retirada en la forma 
de un block. Al quitarle el humus que lo recubría, observamos su lamen- 
table estado y que había pertenecido a un niño de unos 8 a 9 años de 
edad, según lo demostraban algunos dientes que estaban por renovarse 
y quedaron visibles en sus alvéolos al destruirse la parte anterior de la 
bóveda palatina. 

Yendo al mismo paraje del hallazgo, notamos que en la concavi- 



Fig 46 Cráneo del collar. 


dad dejada, había un pequeño disco que nos llamó la atención por su 
forma regular y hallarse perforado en su mismo centro. 

Suponiendo fuera de hueso, resultó en cambio estar constituido 
por una fracción de valva de un molusco; y cuando empezamos a retirar 
del cráneo la tierra negra arenosa que en parte lo recubría, vimos apare- 
cer otro igual al anterior. 

Además, adheridos al* hueso, próximo al occipucio, había dos; y 
después, volviendo de nuevo in sitio, conseguimos ocho mas. 

El mayor mide 18 milímetros de diámetro, y el más Pequeño 13; 


(248) Ostra Spreta D Orb. 


228 


CARLOS SEIJO 


(Fig. 47) los que debieron formar parte de un collar. 

Haciendo excavaciones en 1930, en Misliopsuow -costa de 
California- fueron descubiertos restos de esqueletos indígenas, que con- 
tenían cuentas de collares del mismo material antes citado. 

Ahora bien, hace poco, con motivo de la construcción de un edifi- 
cio en la misma manzana, o sea en los solares K. 1 , se llevó a cabo el 
desmantelamiento total de la precitada barranca. 

Al ser extraída una superficie, compuesta de unos 2.000 metros 
cuadrados de tierra vegetal, se constató que ella había formado parte de 
un paradero y enterratorio indígena; tal fue el número de variedades de 
objetos líticos que aparecieron, confundidos entre huesos de lobo y 
conchillas, como ser, piedras de bola, rascadores, etc. De ellos conse- 
guimos algunos. 

Cuando anteriormente parte de esta loma tuvo que ser desmonta- 
da «para abrir una calle... fueron hallados huesos humanos que atesti- 
guaban la existencia de un cementerio indígena, así como gran cantidad 
de piezas» (249) 

Recordando que de allí procedía el cráneo con fragmentos de co- 



Fig. 47 El Collar 


(249) Homero Martínez Montero. 11 meses en el Este. Montevideo. 1931. pág. 64. 


MALDONADO Y SU REGION 


229 


llar, y que todo el extenso promontorio precitado iba a ser destruido bajo 
el pico y la azada de los obreros, en las horas que cesaba el trabajo, a 
menudo solíamos ir a escudriñar los continuos desmontes. 

Por suerte descubrimos otro nuevo cráneo con sus arcadas 
superciliares vigorosas y vanos huesos del fémur. En cuanto a la denta- 
dura.sólo le falta un molar. 

En las proximidades de la aduana de Punta del Este, hacia el lado 
O., sobre una superficie llana de rocas, cuando sobrevienen fuertes 
pamperadas, suelen aparecer piedras de bola arrojada por el mar. Esto 
sucede desde hace mucho tiempo y de ahí hemos retirado algunos bue- 
nos ejemplares. 

Los parajes en que aparecieron los restos, humanos, pueden ver- 
se según lo indicamos, en el plano, Fig. 49; y los paraderos en los espa- 
cios de las manzanas 2, 3, 4,28, 39 y 40. 

Sucedió el caso de hallarse habitando en Maldonado una persona 
-no era fernandina- que de tanto en tanto se presentaba ofreciendo obje- 
tos Uticos, que decía haberlos encontrado en aquellas costas. 

Surtió a varios aficionados de la localidad y sobre todo a muchos 
turistas de la Punta del Este durante varias estaciones veraniegas. 

En Montevideo no dejó coleccionista conocido sin Írselos a ofrece; 
y con buen resultado. 

Ahora bien; cuando nosotros los vimos la vez en que se iniciaran 
las ventas, simpre desconfiamos, porque durante varias décadas de 
búsqueda por las mismas costas, nunca tuvimos ocasión de hallar ejem- 
plares semejantes. Eran más bien como los procedentes del norte ar- 
gentino y del Perú. 

Al empezar el negocio, fue con piezas bien sencillas; para conti- 
nuar con otras mejores, conteniendo varias puntas o en forma de estre- 
lla. Al final, ya eran trozos de piedra arenisca en que figuraba esbozado 
rudimentariamente, un rostro humano. 

Un coleccionista de Montevideo fue dos veces hasta Maldonado 
en la creencia que el vendedor le indicaría el paraje donde se encontra- 
ban; pero nada pudo aclarar. 

La causa era bien sencilla, por tratarse de objetos falsificados. 

Más tarde se supo que unos extranjeros -allá por las inmediacio- 
nes de Villa Dolores- tenían un taller y se servían de la persona a que 
hemos hecho referencia, para hacerlas circular. El negocio debió serles 
muy lucrativo, al vender a buen precio aquello que hacían a base de 
portland o de cantos rodados de diferentes tamaños. 

El ex-director del Museo de Historia Natural, dió el alerta haciendo 
publicar un aviso en algunos diarios; y desde entonces cesó la fabrica- 



230 


CARLOS SEIJO 


ción. Desgraciadamente ello fue tarde, pues la plaza hallábase bien re- 
pleta. 


Fortificaciones de Punta del Este 



Desde 1679 los portugueses tuvieron idea de fundar una colonia 
en Punta del Este, pero posteriormente pensaron que sería mejor enría 
isla cercana. 

En 1 733 Domingo Petrarca le avisa al ministro José Patiño que, « 
después de haber concluido la fortificación de Montevideo se executara 
la que Su Magestad manda... y se fortificara... la punta de tierra de la 
parte del Este que es tierra firme para defender la entrada de la dicha 
ensenada... Y sirva como de presidio». (250) 

A pesar de las reiteradas recomendaciones no se dió cumplimiento 
a ninguna orden. 

El brigadier José de Silva Paes, en el año 1737, habiendo resuelto 
ir a: conocer el puerto de Maldonado, llega hasta él y al no hallar a nadie 
en seguida trata de bajar a tierra con el Maestre de Campo Andrés Ribeiro 
y algunos dragones como escolta. 

En Punta del Este se encuentra con un paraje apropiado para una 
buena fortificación; pero faltábale lo esencial, el agua, fagina y leña. 

De esta última, media legua a la redonda no la había para quemar; 
y todo ese espacio hasta aquella península era de arena suelta. 

Lucas Infante le participa en febrero de 1 765 a Cevallos, «que Juan 
Antonio Carvajo, alférez de artillería, había sido encargado de construir 


(250) Archivo General de Indias. Leg. 1 72. 




MALDONADO Y SU REGION 


231 


una batería con cuatro cañones de a 6”. (251) 

El mismo Infante al año siguiente le daba aviso a F. de Paula 
Bucareli que «La batería de Punta del Este está hecha al fin de que por la 
canal pueda entrar libremente con la franqueza que cada uno desea pues 
esta Batería lo yncomodará bastante; a esto se agrega, lo que la faborecen 
los fuegos de la Isla, pues parte de ellos ofenden también a qualquiera 
que piensa entrar por esta Canal...» (252) 

Según un informe de Miguel Febrer: en Punta del Este se encon- 
traban tres cañones de calibre 8, y uno de a 4 para aviso, en disposición 
de ponerse en batería. 

«Howell, en su calidad de director de las obras, en marzo (1775) 
pasó a trazar las baterías de Punta del Este: con tal motivo refiriéndose 
a la batería de la Pólvora decía que hallaba infructuoso seguir constru- 
yéndola por tener en «La Aguada» la denominada «San Pedro» que la 
suplía eficazmente». (253) 

Cermeño, posteriormente le anunciaba a su sucesor, que se daría 
principio a las detalladas «por la junta de generales para la tierra firme en 
la Punta del Este y «La Agua da»; pero estas no se construyeron». 

Después se creyó útil levantar otra para cañones de a 24, en for- 
ma de herradura cerrada. (254) 

A principios de 1780 la batería de Punta del Este ya estaba con- 
cluida. 

Joaquín del Pino en 1785 refiere que: «en la Punta del Este... se 
halla una guardia para visitar mañana y tarde la... ensenada y dar los 
mas puntuales avisos de cuanto acaeciese.» 

Ya desde tiempo antes subsistían, una en Montevideo y otra en 
Castillos, adonde iba un lanchón todos los meses a recorrer aquella costa 
y a relevarlas. 

En un plano de 1789 (255) figura esa misma y era la choza que 
Javier de Viana - en su viaje, al internarse por la canal (Boca Chica) - vio 
que sobresalía una casa blanca, algunas paredes arruinadas; y al bajar 
a tierra hallaron dos pozos donde podía hacerse una regular provisión 
de agua. 


(251) Ricardo R. Caillet-Bois. Obr. eit. pág. 333 

(252) Ibid. pág. 335. 

(253) Ibid. pág. 341. Cuando construyeron el chalet de Medina, apareció, y aún debe 
encontrarse bajo el piso de una de las piezas del fondo, según datos de uno de sus 
descendientes. 

(254) Archivo General de la Nación. Fondo ex-Archivo Museo Histórico Nacional. Mon- 
tevideo. Caja.. 2. 

(255) Museo Municipal de Montevideo. 



232 


CARLOS SEIJO 


Cuatro años más y el ingeniero Bernardo Lecocq se dirige el go- 
bernador A. Olaguer Feliú indicándole el presupuesto de las cinco vigías 
que le parecía fueran suficientes para guarnecer la costa del mar desde 
Montevideo hasta la Punta del Este... (256) 

Con motivo de la guerra contra Francia, estas fueron establecidas 
pero la Real Hacienda dejó de sostenerlas. 

Por último, debido a la escasez de tropa y terminación de la con- 
tienda, se retiraron por no precisarse, a excepción de la segunda. (257) 

Cuando en 1 803 se mandó hacer un recuento de todas las defen- 
sas de la bahía, de Maldonado, por peritos nombrados al efecto, informa- 
ban: «Una batería edificada de ladrillo y piedra situado en la Punta del 
Este que llaman, en este puerto, avaluada en 1284 pesos.» (258) 

A esta como a las demás, cuando sobrevino la invasión inglesa, 
les destruyeron sus explanadas, barbetas, merlones y quemaron las 
cureñas. 

El parapeto circular destinado a los cañones de a 24, antes men- 
cionado, así como uno de estos, existieron hasta ,el año 1913, en que se 
arrasó con todo, al empezarse los cimientos del Instituto de Pesca, hoy 
en ruinas. 

No hace mucho que en la explanada frente a la aduana, estaban 
cuatro cañones de diferentes tamaños, cuyas medidas eran las siguien- 
tes: 3m.55 cmts. de largo y 17 cmts. diámetro de la boca; 2 m. 4 cmts. de 
id. y 1 1 cmts. de id.; 2 m. 20 cmts. de id. y 1 1 cmts. de id.; 1 m. 15 cmts. 
de id. y 1 1 cmts. de idem. 

Al primero faltábale el cascabel y era el mismo que Fructuoso 
Machado citara en su parte a Lavalleja, con fecha 24 de julio de 1825, 
«de los cuatro cañones, uno puede servir, a pesar de estar clavado y sin 
el cascabel.» 

Cuando al año siguiente la escuadra imperial atacó a Maldonado, 
se transportó desde Punta del Este otro de ellos. Construida una cureña 
y no pudiendo desclavarlo se le abrió oído nuevo. Fue emplazado en la 
batería de « El Medio» y después llevado a la ciudad. 

La segunda pieza contiene en relieve el escudo de Portugal y pro- 
venía de Gorriti. La tercera había ocupado la batería que defendía la 
Boca Chica, en combinación con la situada en la costa opuesta; y la 
cuarta consiste en un mortero. Todas ellas, desde hace poco hállanse 
en la fortaleza de Santa Teresa. 


(256) Archivo Geineral de la Nación. Montevideo. Caja 196. 

(257) Auto de Antonio Salgueiro. Regidor de Maldonado. 

(258) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 780. Carp. 4, doc. 31. 


MALDONADO Y SU REGION 


233 


Otro pequeño cañón, de bronce, apareció debajo del agua, en la 
«Playa Honda» (próxima al «Hotel Biarritz»). 

En la misma zona, también arrojadas por un gran temporal, salie- 
ron a la costa en el 1 91 0, treinta y seis monedas de plata con la efigie de 
Juan VI, de los años 1818, 19 y 20; de 960 reis fuertes cada una. 


Pueblo «Ituzaingó» hoy Punta del Este 


En 1 820 le fue concedido a Francisco Aguilar en la Punta del Este, 
«un terreno de cuatro solares por la Ilustre Corporación de Montevideo». 

Más tarde en Agosto de 1 829, formando parte del Consejo de Mal- 
donado, durante el gobierno interino del brigadier general Rondeau, 
lanzábase la primera idea de fundar un pueblo en aquélla, y así le fue 
comunicado al ministro de gobierno. 

Recordábanle, que después de muchos años de ominoso yugo, 
una guerra de heroísmo, al haberlos conducido a la libertad e indepen- 
dencia, nada más propicio al Consejo de Administración del departa- 
mento, que levantar un monumento, para transmitir a la posteridad, la 
acción memorable que tuvo lugar en Ituzaingó y que decidió la suerte de 
los libres. 

Una ciudad fundada en la Punta del Este del puerto de Maldonado, 
con el nombre de «Ituzaingó», era el recuerdo mas glorioso que podía 
hacerse a los valientes defensores de la patria. 

El Consejo con tan digno objeto y con el beneplácito del Exmo. 
Gobierno Provisorio, había mandado formar el plano (259) que se acom- 
pañaba, en virtud de la superior aprobación. (260) 

A esta iniciativa, se responde, que por muy vehementes que sean 
los deseos del gobierno en querer transmitir a las generaciones futuras 
la memoria de un suceso tan glorioso, por el medio ideado por las auto- 
ridades de Maldonado, debido a las circunstancias en que se hallaba el 
erario, no le era posible realizarlos en toda su extensión. 

Por ello, defiriendo en un todo al proyecto del Consejo, se limitaba 
a permitirle tan solo, la concesión del terreno en el área demarcada para 
el nuevo pueblo de «Ituzaingó» y sobre la base de que los agraciados 
debían poblar inmediatamente con arreglo al plano. 


(259) No ha aparecido en el archivo de ese Ministerio. 

(260) Archivo General de la Nación. Montevdeo. Caja 790. 



234 


CARLOS SEDO 


En Octulbre de ese año, Aguilar, haciendo la debida propaganda, 
se dirige al Juez de Paz de San Carlos, transcribiéndole el oficio del 
Ministro de Gobierno y Guerra y del cual una parte acabamos de hacer 
referencia Lo enviaba para que se hiciera pública en esa villa, la venta 
de terrenos en el nuevo pueblo que debía formarse. 

Al año siguiente, al aproximarse la fecha del aniversario de la bata- 
lla de Ituzaingó y deseando festejarse en Maldonado tal iniciativa, Aguilar 
invita al general Rondeau, y éste le responde: «Me es de suma compla- 
cencia qe. en día tan célebre como lo es el 20 del presente por el acon- 
tecimiento tan glorioso de qe. hace referencia, y qe. en la capital también 
celebramos del mejor modo qe. permitan las escaseces de nuestro era- 
rio, se proceda a delinear la nueva ciudad decretada por el Govno, y 
bajo el nombre del lugar en qe. nuestras armas obtuvieron aquel impor- 
tante triunfo; y siéndome pues imposible hallarme personalmente en esa 
ciudad para aquel día ya por el corto tiempo qe. falta cuanto por las aten- 
ciones de qe., me veo rodeado, espero tendrá Vd. la bondad de admitirla 
comisión de representarme en la parte qe. a mi corresponde, seguro de 
qe. le será reconocido a este particular favor, su afmo. servidor. 

José Rondeau» (261) 

Aguilar en esa ocasión denunció nueve solares por intermedio de 
la autoridad de Maldonado, más dos cuadras de terrenos que se le con- 
cedieron para formar horno de ladrillos; como principal objeto para facili- 
tar la pronta población de aquel pueblo. 

Por lo que se verá, debía tratarse de simples denuncias, porque 
Felipe Alvarez Bengochea, seguramente no ignoraría que la Punta del 
Este había sido declarada pueblo con el nombre de «Ituzaingó», y for- 
mado su plano. 

No obstante, el 10 de Febrero de 1831 hace el pedido siguiente: 
«Que hallándose el terreno de la punta del Este baluto y conocido de 
propiedad pública; y deseando formar en dicho terreno mi establecimiento 
útil, he resuelto como lo hago, sin expresar su extensión... pero deben 
considerarse las denuncias que hubiere, antecedentes y la parte que el 
estado se reservase para el servicio del puerto. 

Por tanto a V. S. suplico se sirva darla por admitida y ordenar se 
libre el despacho competente para la justificación de valdío... y que re- 
sultando probado Se proceda a la mensura, posesión y demás que co- 
rresponde.» 

Después de la vista fiscal se admitió la denuncia y la Junta Econó- 


(261) Documento en posesión del autor. 



MALDONADO Y SU REGION 


235 


mica de Maldonado, al devolver la solicitud, el ministro Obes con fecha 
29 de Marzo de 1834 le pedía a ésta un informe previo. 

Se le responde «que en la Punta del Este no había mas población 
que las que conservaba el estado en el puerto desde hacia mucho tiem- 
po. Que creía impracticable por ese entonces la realización del pueblo 
de «Ituzaingó», y que en el terreno destinado para eso no había población 
ninguna.» 

El 23 de Julio, Obes resuelve que se pase oficio al Jefe Político del 
departamento a fin de anunciar por medio de carteles que pudieran llegar 
a noticia del público y a todos los individuos que hubiesen sido agracia- 
dos con terrenos de los adjudicados, cuando la fundación de dicha villa, 
debían proceder a tomar posesión de ellos en el término de cuarenta 
días. 

En caso de no verificarlo para obtener por compra sus respecti- 
vos solares, el gobierno procedería a la enajenación indicada por Felipe 
Alvarez Bengochea, u otra que le conviniere 

Habiendo hecho juramento tres vecinos, ante el juez, de que aquella 
área era baldía y pertenecía al Estado, se procedió a su deslinde y amo- 
jonamiento. En el mismo día quedabba notificado el comprador, quien 
nombraba por su parte al agrimensor Adriano Missings. (262) 

Probablemente a Alvarez Bengochea le fracasó la compra. 

De ahí que Aguilar, poco más de un mes después, se adelantara 
para pedir en nombré suyo, de Juan Formoso y Manuel Ildefonso Coello, 
que fuera practicada una nueva mensura por el agrimensor Julio Grossy, 
de la Punta del Este. (Fig. 48). Fueron deslindadas para el primero, una 
manzana cuadrada, otra media id. y un solar. Para el segundo, un sitio y 
para el tercero una cuadra cuadrada. A Felipe Alvarez Bengochea me- 
dia cuadra id., para un horno de ladrillos; más dos id. id., donde estable- 
cer una capilla. A un señor Susbiela también un solar. (263) 

Por lo que se deduce, Alvarez Bengochea se conformó con ser 
poseedor tan solo de dos cuadras y media, en vez de toda la península 
como pretendiera. Además, cuando se practicó el 4 de Setiembre la 
precitada mensura existían aún algunos terrenos denunciados por él 
anteriormente. 

Esta vez para que los poseedores de ellos pudieran obtener sus 
títulos de propiedad, debían ajustarse a los dictados de la ley. 

Aguilar, considerándose el más antiguo agraciado, pretendía se le 


(262) Juzgado i. Departamental de Maldonado. Exp. 21 N 9 576 Año 1832. 

(263) En el margen del dibujo está escrito «N B. No va en este Plano trazada la costa 
de la Punta del Este, por no habérmela mandado medir. Julio Grossy» 



236 


CARLOS SEIJO 


diera «el todo del terreno en enfiteusis; pero en el caso que el erario 
público juzgase enagenarlo en venta, ofrecía dos mil quinientos pesos 
por él, entregando quinientos al contado, mil a los doce meses y los 
restantes mil en dos años». 

Agregaba, que «en caso de ser admitidas cualesquiera de las dos 
propuestas hechas, y siendo su ánimo el de fomentar aquella población 
(dichosamente titulada Ituzaingó) por todos los medios que estaban a su 
alcance; franquearía hasta cincuenta solares de 25 varas de frente y 50 
de fondo a otros tantos individuos sin estipendio ni pensión alguna, con 
tal que fueran poblados en el término de dos años». 

A esta propuesta el fiscal general interino, responde que no se 
atrevía a dar la preferencia a una más bien que a la otra. (264) 


0 


Esto se tramitaba en el año 1834. Después ninguno de los solici- 
tantes debió ocuparse de este asunto, ya que, según Américo Pintos 
Márquez, «hasta 1843, la Punta del Este pertenecía al estado y fue en- 
tonces que Alejandro Lafone propuso la compra». 

Una de sus cláusulas, la 3 a , declaraba: «Con el objeto de fomentar 
la población y los adelantos y mejoras que ella trae consigo, los propo- 
nentes de acuerdo con el Superior Gobierno, y en el paraje que se con- 
sidere más útil y conveniente, delinearán los terrenos necesarios para 
formar un pueblo de ciento a ciento veinte manzanas; y cederán, y des- 
de ahora ceden a beneficio del Estado, y para que sean una propiedad 
de este, las dos terceras partes de cada una de las manzanas, reser- 
vándose para si, y siendo única propiedad exclusiva de los proponentes 
la tercera parte que queda de cada manzana, deducida las dos terceras 
partes que ceden a baneficio del Estado 

El Superior Gobierno no enagenará sino en fracciones, los dos 
tercios de manzana que en cada una de ellas le corresponde, y estos 
procuraran subdividirlos cuanto mas se pueda; prestará además, todo 
apoyo y protección a los adelantos y mejoras del pueblo proyectado». 
En la 4 a los proponentes daban «la suma de cuatro mil pesos pla- 


(264) Archivo G. de la Nación. Ministerio de Gobierno Montevideo, caja 860 



MALDONADO Y SU REGION 


237 


ta, de contado», por toda el área. 

Fue aceptado, pero al efectuarse la escrituración, Samuel Lafone, 
declaró por si y por su hermano Alejandro, lo siguiente: «Que de la terce- 
ra parte que de cada manzana les corresponda, ceden y dan en cesión 
perpétua, para siempre jamáis a beneficio de las escuelas públicas de 
Maldonado, una cuarta parte del área que debe corresponderles, y que 
esta cesión y donación voluntaria es y será bajo la precisa e invariable 
condición de que la cuarta parte del terreno que destinan a beneficio de 
las escuelas del departamento de Maldonado, no podrá por pretexto al- 
guno venderse, ni por ninguna autoridad, mientras tanto el valor mínimo 
de cada vara no sea el de un peso de ocho reales de plata; y que entre 
tanto no pueda venderse a este precio podrán arrendársele o dárseles a 
los referidos terrenos algún destino que pueda hacerlos productivos a 
favor del fomento y sostén de los establecimientos a que se han destina- 
do... reservándose el derecho de elegir en cada Manzana la cuarta parte 
que se designa al beneficio indicado». 

En 1853, Pedro Bustamante, diputado por aquel departamento, con 


>1 31 


Ll* M 



i 

A 

• 

i 


V « 

S 5 



* 1 

* f 

n 





1 i 

i - 1 

it -n 

! fi 




a [ ͣ =a 



i y : « i 


Fig. 48 Plano de Grossey 1834 


motivo de una de sus visitas, decía: «no obstante considerar que siendo 
Punta del Este, la más bella localidad del distrito, opinaba que si se esta- 
blecían en ella, uno o dos saladeros, muy provechoso sería para la ciu- 
dad próxima» 

Semejante idea debió habérsele sugerido, al recordar que los her- 
manos Lafone fundaron uno allí, y que después lo traspasaron a otros 




238 


CARLOS SEIJO 


pues un periódico de Maldonado de 1 873, informaba que José A. Ortega 
había solicitado una fracción de terreno de cuarenta varas de frente por 
el mismo número de fondo, situada en Punta del Este y lindando por el S. 
con el saladero abandonado, que había pertenecido a los Sres. Curbelo, 
Romeu y Cía., entonces propiedad de Formoso, Ortega y Fuentes. Area 
que le fue concedida. 

Al quedar abandonadas todas sus instalaciones «En el año 1875 
se veían todavía como restos de aquella opulencia, las chimeneas de la 
fábrica, algunas paredes del edificio central, trozos de un gran corral de 
palo a pique, unos tanques que sirvieron para depósito de cueros sala- 
dos, una caldera de hierro y otros vestigios de menor volumen». (265) 

Algo debió haber habido entre Lafone y el Fisco, pues en el año 
1880, a pedido de la Junta E. Administrativa de Maldonado, inició una 
acción de nulidad de la cesión que el Estado le había hecho de los terre- 
nos en Punta del Este. El pleito se llegó a transar dos años después. 

En ese Ínterin en que no existían más construcciones que el faro, 
la casa de las salinas, la casa de Starost y las casillas de los morenos 
Cátanos y los Roldanes, «El Siglo» de Montevideo, en Enero de 1883, 
publicaba lo siguiente: 

«Algún día cuando la locomotora cruce velozmente todo el territo- 
rio uruguayo, los bañistas porteños no se contentarán con sumergirse 
en las aguas de los Pocitos o la Playa Ramírez. 

Querrán tocar el océano, el océano con sus magníficas borrascas, 
con sus explendidas serenidades, sus olas siempre cambiantes y don- 
de sus aguas son siempre acres y salobres. 

Entonces el puerto de Maldonado será el punto de cita de la socie- 
dad elegante 

Y se dijo una gran verdad. Después de más de medio siglo aquel 
pronóstico vino a cumplirse al pie de la letra. 

Las locomotoras y los autos hoy cruzan velozmente por todas 
partes, los bañistas porteños al no contentarse con «Ramírez», 
«Pocitos», «Carrasco», «Piñápolis» y otros balnearios costaneros, acu- 
den con preferencia hacia las playas del puerto p. citado. 

Horacio Arredondo (h.), en 1 929. también presagiaba para Maldo- 
nado un magnífico porvenir: «Me refiero a su aspecto, éste sí que inigua- 
lado, de localidad balnearia sin disputa, sin la menor duda la mejor esta- 
ción del país, lo que vale decir del Plata. 

Con playas magníficas, con carretera y ferrocarril rápido a Monte- 


(265) Américo Pintos Márquez. Punta del Este. Montevideo. 1921. 

(266) Horacio Arredondo (h.). Obr. cit. t. III pág. 332. 



MALDONADO Y SU REGION 


239 


video, con un clima espléndido, con aguas marinas inmejorables, y con 
una topografía sin par plena de pinares y de lugares pintorescos...». 
(266) 

Cuenta Pintos Márquez, «que volviendo a la compra hecha por 



Lafone, cumplidos 30 años, se presentó solicitando del gobierno, la 
mensura y deslinde del terreno. Operación que practicó al fin en 1 889, el 
agrimensor Francisco Surroca y cuyo plano original hállase en el archi- 
vo de la Municipalidad de Maldonado. (Fig. 49) 

Los hermanos Lafone no estuvieron conformes con esta mensura, 


240 


CARLOS SEIJO 


así como tampoco con el sorteo de los solares que habrían de corres- 
ponderles de acuerdo con la cláusula 3 § del contrato de compra-venta 
referido. 

Hubo alrededor de estas disidencias, largas tramitaciones pasán- 
dose así los años sin que el Estado ni los hermanos Lafone pudieran 
definir sus derechos precisos de propietarios, circunstancia que dilató el 
progreso de Punta del Este, desde que nadie se aventuraba a edificar 
sobre terrenos cuya ubicación estaba en litigio. 

Fue allá por el año noventa y tantos que quedaron zanjadas todas 
las dificultades al respecto, comenzando desde entonces las operacio- 
nes de compra-venta que han permitido la diversificación de dueños y la 
fundación de un verdadero pueblo, con características de suntuosidad, 
de que se enorgullecen a justo título los hijos de Maldonado». (267.) 

La vez que se hubo terminado el plano, al darse a publicidad, salió 
acompañado de la «reclame» que va a continuación: «Plano del pueblo 
«Ituzaingó» en la Punta del Este, situado sobre el gran puerto de la ciu- 
dad de Maldonado. 

La localidad balnearia más importante en todo el Río de la Plata, 
por la excelencia de sus aguas y de sus baños por la comodidad de sus 
playas y la pureza de sus aires. 

Recomendada en los últimos años por los médicos más afamados 
de la República Oriental y Argentina, a los enfermos del estómago, a los 
anémicos y en general a las afecciones adquiridas en el ejercicio del 
trabajo. 

Cuenta esta preciosa localidad con medios económicos de loco- 
moción. Un vapor que hace el viaje directo de Montevideo a Maldonado, 
en siete horas de día o de noche, cobrando tan sólo cuatro pesos por 
pasaje. 

Viaje por tierra, de Montevideo, en un día, utilizando el ferrocarril a 
La Sierra, pasando por Maldonado, que dista solo seis Kilómetros de la 
Punta del Este y cuyo ferrocarril en un plazo cercano llegará al mismo 
pueblo. 

Grandes pesquerías que hacen la delicia de los viajeros por la 
variedad y abundancia de pescados. 

Venta de solares a precios moderados, fijados en tasación, previa 
denuncia de los que deseen adquirir ante la Junta E. Administrativa del 
departamento de Maldonado. Por datos y demás informes ocurrir a la 
oficina de dicha corporación. 

Nota. - Los solares regulares miden 16 m. 50 c. de frente por 49 m. 


(267) Améríco Pintos Márquez. Obr. eit. 



MALDONADO Y SU REGION 


241 


50 c. de fondo, y comprenden una superficie total de 816 m. 75 c. cua- 
drados». 

En ese tiempo Fructuoso Machado en nombre de una «Sociedad 
Balnearia y de Colonización», presenta también un importante proyecto, 
solicitando grandes extensiones de tierras fiscales al Este de Maldona- 
do. 

La empresa se obligaba en el término de tres años a llevar a la 
Punta del Este, quinientas familias de obreros y empleados traídos de 
Europa, que se utilizarían para trabajar en los establecimientos fabriles 
de la empresa. Construir quinientas casas para aquéllas, más dos edifi- 
cios para escuelas públicas con capacidad para 200 alumnos cada una. 
En el mismo término se establecería un tranvía desde la plaza principal 
de Punta del Este hasta Maldonado, con una alameda a cada lado de 
esa vía, en toda su extensión, y otras mejoras. Mas no llegó a realizarse 
tal proyecto. 

En 1906 una comisión de vecinos de Punta del Este, solicitaron la 
creación oficial del pueblo «Ituzaingó», lo que permitiría facilitar el desa- 
rrollo y progreso de la localidad; aparte de la importancia que le daría el 
establecimiento de un juzgado de paz, la comisaría y una escuela a la 
que pudieran concurrir más de 60 niños que se veían privados de ins- 
trucción, y la constitución de una junta auxiliar con elementos propios de 
allí. Todo ello contribuiría poderosamente a la gestión y defensa de los 
intereses y servicios municipales; y muy principalmente a atender la 
construcción de un camino carretero hasta Maldonado. 

Al año siguiente en mérito a las consideraciones aducidas en la 
exposición de motivos, se aconseja el prestar aprobación al proyecto de 
ley; pero en vez de llamarse «Ituzaingó» lo fuera «Punta del Este», por 
ser con él que dicha, localidad era más conocida. 

Así se cumplió. 

Orestes Araújo respecto a este nombramiento, dice «que por ra- 
zones históricas también, muy prudentes y muy fáciles de explicar, se le 
confirmó con el antiguo y poco apropiado que lleva». 

En verdad que sucedió -un año después de la memorable batalla- 
el caso siguiente: Queriendo festejarse en Montevideo, el primer aniver- 
sario del triunfo, fue anunciada una función teatral con ese objeto. Y el 
día antes se mandó suspender por el alcalde, alegando «que mientras 
subsistan tropas Brasileras en la Plaza, se zele con el mayor esmero en 
que no se dé motivo por parte de las autoridades de este País o sus 
dependientes, para herir de modo alguno los sentimientos nacionales de 
los súbditos del Imperio». (268) 



242 


CARLOS SEIJO 


Tal resolución se justificaba, ya que - el 27 de Agosto - es decir, 
seis meses después de la fecha conmemorativa, recién se firmaba la 
paz con el Brasil; pero habiendo transcurrido 78 años, las observacio- 
nes de la comisión de vecinos de Punta del Este, debieron haberse con- 
siderado fuera de lugar. 

Volviendo al detalle de la propaganda anexa al plano de Surroca, 
ella denunciaba algo bien cierto; es decir, que Punta del Este era la loca- 
lidad balnearia mas importante del Río de la Plata. 

Respecto a los viajes en vapor durante siete horas desde la Capi- 
tal y por tierra en un día, más adelante damos el detalle completo de 
algunos de los trastornos que solían acontecer. 

El ferrocarril prometido y que en un plazo cercano llegaría hasta el 
mismo pueblo, tardó la friolera de 41 años; esto es, el 1 Q de Enero de 
1930. 

La noticia de la variedad y abundancia de pescado puesto en ven- 
ta, era verdad, ya que entonces, siendo tan pocos los veraneantes, para 
todos alcanzaba. 

Ahora,, en cambio, en los tres primeros meses del año, lo consu- 
men en su mayor parte los hoteles de la localidad; y la demás gente - 
que no posea un yate - podrá pescárselo, yendo en embarcaciones des- 
tinadas para ese fin. Mediante una pequeña cuota, proporcionan apare- 
jos y carnadas. 

Los solares eran, sí, a precios módicos. A $ 30 los esquineros y a 
$ 25 los demás. 


0 


En cuanto a lo referente a la recomendación de los módicos era 
también cierto, puesto que se dió el caso de algunas curas allí y en el 
otro balneario de La Barra La primera, una joven norteamericana proce- 
dente de Buenos Aires, desahuciada (269). La segunda, una señora uru- 
guaya que teniendo que desembarcar apoyada sobre dos muletas, a su 
regreso no tuvo más necesidad de ellas. La tercera, una persona de 
nuestra relación, de bastante edad, habiéndole sobrevenido un ataque 


(268) Vease Apéndice N g 21. 

(269) Sus padres construyeron el chalet «Tipperaiy». Manzana 53, solar F. 



MALDONADO Y SU REGION 


243 


que le paralizara un brazo, recuperaba su vitalidad después de algunos 
baños de mar y permanecer algún tiempo en la costa. 

«Caras y Caretas» en 1907 escribía : «Aquel lindo rincón de las 
playas orientales fue un descubrimiento feliz, porque ningún otro puede 
superarlo como ubicación ideal para un gran balneario, a propósito para 
recuperar las fuerzas y las energías desgastadas por la vida febril de la 
ciudad. Testigo, entre otros muchos, nuestro compatriota el señor Julio 
Victorica (270) ha recuperado allí su salud comprometida». 

Y lo mismo aconteció con el Dr. Rodríguez del Busto, también ar- 
gentino. 

Esta condición terapéutica especial venía siendo proclamada desde 
mucho tiempo atrás, tal como la que hoy se le atribuye, por ejemplo a la 
zona de Malvín, donde los Dres. Lussich, Carrau y Rossello habían ins- 
talado un sanatorio, para la cura por el clima marítimo y la luz solar. 

Ya Alvear en 1 784, en la descripción de su viaje, cuando estuvo 
de visita en Maldonado, se expresaba de este modo: 

«En general, el país es de una suave temperatura y de aires puros 
y sanos... los dos Maldonado, la Concepción de Minas y para decirlo de 
una vez toda la costa septentrional del Río de la Plata, es lugar de con- 
valecencia para los enfermos de la Meridional y Buenos Aires». 

Martín de Moussy, médico y viajero francés, consideraba que sien- 
do el pampero eminentemente seco, resulta un vivificador por excelen- 
cia, y no es sin razón que se le atribuya como una de las principales 
causas de la extrema salubridad de la cuenca del Plata. 

Limpia completamente el cielo de todos los vapores que acumulan 
de tiempo en tiempo los vientos del norte y nordeste; seca con extrema 
rapidez a la tierra, que las neblinas y las lluvias de Otoño anegan a ve- 
ces con verdaderos diluvios y produce sobre la economía animal una 
sensación de bienestar, que es exactamente lo opuesto a la acción de- 
primente del viento norte. 

En verano, esta acción bienhechora refresca la atmósfera abrasa- 
da por el fuego de un sol casi vertical y en invierno seca y sanea el 
suelo. 

Sobre este mismo argumento, transcribiremos a continuación al- 
gunos párrafos de un artículo publicado por Luis Enrique Azaróla Gil, en 
«El Diario» de Montevideo (271): 

«Verifiqué... la realidad de un hecho que presentía: que las condi- 
ciones climáticas excepcionales de nuestra encantadora playa del Este 


(270) Fue autor de la obra: «Urquiza y Mitre», y secretario de Urquiza. 

(271) Setiembre 7 de 1939. 




244 


CARLOS SEIJO 


no solamente la consagran como una ideal estación estival - donde nun- 
ca se siente el calor sino que la revela también como la más clemente 
de las estaciones de invierno. Ella ofrece en efecto, generosamente, la 
dulzura de su atmósfera y la magnificencia de su cielo azul, en la época 
del año en que el resto de la cuenca del Plata sufre los rigores del frío y 
la humedad. 

Téngase en cuenta estas dos observaciones absolutamente veri- 
ficadas: la una, que el número de los días de sol es mucho más elevado 
en Punta del Este que en Montevideo y Buenos Aires; y la otra, que su 
temperatura media es, de Mayo a Setiembre, cuatro grados más alta 
que en la última de aquellas capitales. . . Desde luego, hay días en que 
se siente fuertemente la caricia del viento; pero es una caricia salina, 
yodada, sana, que vigoriza y no resfría. 

En cuanto a la influencia de Punta del Este sobre la salud sabe- 
mos todos que allí la recobran, gracias al aire y los baños de sol y de 
mar, muchos enfermos reputados incurables.... 

Las causas del exotismo invernal de Punta del Este, no han sido 
estudiadas todavía, pero sus excelentes efectos están a la vista. Tam- 
bién Biarritz, la célebre estación vasca, fue solamente playa de bañistas 
hasta que se publicó la «novedad» de que allí brillaba el sol durante todo 
el invierno. 

Y Biarritz se convirtió desde entonces en una estación concurrida 
en los meses fríos. Esperemos que suceda lo mismo con Punta del Este, 
sabiendo que mientras Montevideo y Buenos Aires - y con ellas la vasta 
faja de costa que se extiende a lo largo del Plata -, aparecen sumergidas 
bajo una niebla húmeda, la región que abarca nuestra bella playa y sus 
alrededores semeja una pequeña Niza - Niza desierta todavía, pero cu- 
yos valores naturales, utilizados y perfeccionados, la convertirán en el 
centro invernal y mundano preferido de los turistas. 

En realidad, durante el rigor del invierno, la temperatura es bien 
benigna, y personalmente pudimos constatar esa «novedad» citada por 
Azaróla Gil. 

Hallándonos en las inmediaciones de San Carlos en cierto día de 
Agosto, la noche antes sobrevino una helada tan grande, que hizo solidi- 
ficar hasta los pequeños charcos de agua. A la mañana siguiente, ha- 
biendo ido hasta Punta del Este, le preguntamos a Francisco Serra, en- 
cargado del faro, si allí no había pasado lo mismo. Y nos contesta que 
no, porque en aquel paraje nunca las había. Que esa madrugada tan 
sólo notó, a la distancia, que Maldonado blanqueaba completamente. 

Julio María Sosa opinaba: «No hay ninguna estación de verano 
que se parezca a Punta del Este, pues esta tiene la autonomía original 



MALDONADO Y SU REGION 


245 


de su posición geográfica, de su aire y de su sol.... 

Ofrece la particularidad única de una fresca brisa permanente, que 
permite vivir a pleno sol en las horas cenitales de la canícula. 

Salvo días excepcionales de perturbación atmosférica, no hace 

calor! 

Punta del Este no tiene rival, en el país y acaso en América. . . Y 
es ese su encanto, su privilegio, su prerrogativa inalienable y soberana, 
que le asegura para el porvenir, el título y el provecho de primera esta- 
ción balnearia de América». (272) 

Teodoro C. Kussrow opinaba también lo siguiente: «Conozco to- 
dos los balnearios principales del mundo... y puedo decir en conciencia, 
lo que significa Punta del Este como balneario, como sanatorio y como 
sitio de esparcimiento. 

Es una maravilla de la naturaleza». 

«Comparando (273) las temperaturas medias con algunas esta- 
ciones balnearias célebres, se tiene: 

Localidades Anual Medidas del mes más caluroso Medidas del mes más frío 


P. del Este 

16.2 

22.1 

10.1 

Canes 

16.3 

20.3 

12.3 

Niza 

16.4 

23.9 

8.4 

Arcaehon 

13.5 

21.1 

5.6 

Biarritz 

15.2 

19.1 

9.1 


Como acaba de verse, pues, Punta del Este disfruta de una tem- 
peratura que bien puede clasificarse de excepcional, dado que nada tie- 
ne que envidiar a la de las playas más famosas del mundo. 

Si a ese factor agregamos los que se relacionan con los otros 
elementos meteorológicos, se puede ver que tampoco, nada se opone a 
que sea clasificada como lugar de primer orden desde un punto de vista 
climatérico. 

La media de la humedad relativa de los meses calurosos, suele, 
en efecto, oscilar alrededor del 75 por ciento, en tanto que en Cannes es 
de 70, en Niza de 60, en Biarritz de 75 y en Arcachon de 75. 

La brisa marina es constante para días con velocidad de viento 
inferiores a 10 kilómetros horarios, lo cual unido a la frecuencia de los 
vientos del Este, procedentes del Atlántico, asegura un clima fresco, 

(272) Jesús Cúbela. Playas Uruguay as. Montevideo. 1920. pág. 50. 

(273) Elzear S. Giuffra. «Historia de la República O. del Uruguay ». Montevideo. 1935. 
pág. 371. 



246 


CARLOS SEIJO 


aún en los días más rigurosos del verano 


Acciones de armas en Punta del Este 

Cuando la toma de Maldonado en 1 81 1 por los patriotas y su aban- 
dono por los españoles, la oficialidad y los ejércitos del Rey con sus 
equipajes, se fueron reuniendo en Punta del Este, y por allí se embarca- 
ron. 

Al año siguiente también estuvo muy concurrida, con motivo del 
naufragio del «San Salvador», que traía de España el 2° batallón del 
Regimiento de Albuera, y donde pereció su mayor parte. 

Brito del Pino en su «Diario de la Guerra del Brasil», comunica que 
mientras los patriotas hallábanse en la campaña de Ituzaingó, el gobier- 
no brasileño de Montevideo, pensó en posesionarse de aquella penínsu- 
la y enseguida el barón de Vila Bella, presidente y gobernador de la pro- 
vincia, mandaba que se ocupara y construyera un fortín. Era de tierra y 
se conservaba aún en el año 1853. Cuando se terraplenó la calle Juan 
Gorlero, frente a la manzana 24, solar c, todavía se veía parte de su 
promontorio. 

Además, una zanja que cruzaba en lo más angosto del terreno de 
playa a playa, y cuyos extremos concluían en una pared de piedra que 
se internaba en el mar. 

Fue durante este período que los enemigos, al hacer sus Incursio- 
nes hasta la ciudad próxima, mataron a Ventura Alegre, que había ido a 
visitar a su familia. 

En cuanto regresó el coronel Leonardo Olivera con la guardia na- 
cional a aquel departamento, al establecerles un sitio, del que rara vez 
podían salir, limitábanse únicamente a guerrillar con frecuencia. 

Los brasileños tenían unos 250 hombres de guarnición. 

El ministro de guerra entonces, envía embarcados a aquel puerto 
el Batallón 4° compuesto de 230 hombres, desmontados y 100 de caba- 
llería, cuyo jefe era el coronel Thompson, a fin de que se incorporaran a 
la milicia al mando del coronel Olivera. 

Hubo un largo tiroteo, algunos cañonazos y granadas, disparadas 
por los enemigos desde el fortín. 

Los jefes antes citados, el coronel Manuel Correa, el teniente co- 
ronel Revillo y el capitán de ingenieros José M. Reyes, ocultándose en- 
tre los médanos, fueron a hacer un reconocimiento de las posiciones de 
los enemigos. 



MALDONADO Y SU REGION 


247 


Para eso se creyó conveniente que una guerrilla de 1 2 hombres 
bien montados, marchase a tirotearlos. 

Así lo hicieron durante tres horas, sin que los brasileños se atre- 
viesen a salir del zanjeado; pero enviando mucha bala rasa y granada. 

A las cuatro de la tarde se retira la guerrilla, y a la noche se vuel- 
ven otra vez a los médanos hasta cerca de los fosos para observar. 

Al otro día se da orden de marchar al campamento que ocupaba el 
coronel Olivera en la quinta de Aguilar. 

Se repartieron armas y municiones, y se cargaron dos carroñadas 
de a 24, pero fue preciso abandonarlas, por haberse quebrado las carre- 
tas que las llevaban. 

Ya obscuro se dirigieron con toda la fuerza a los médanos, y muy 
cerca del zanjeado pararon en el mayor silencio, sin ser sentidos, espe- 
rando a que se aproximase el día para emprender el ataque. 

Algunos guerrilleros tiroteaban por otro punto, como de costum- 
bre, para llamarles la atención, y los enemigos contestaban con uno u 
otro cañonazo. 

Ya estaba por amanecer, cuando una parte del batallón 4 g de mili- 
cia activa, contra la orden expresa que tenía, habiendo visto disparar 
algunos tiros de fusil del fortín, hizo una descarga, lo que reveló a los 
enemigos la inmediación de nuestras fuerzas. 

Al momento tiraron fuegos de iluminación, y nos descubrieron per- 
fectamente. 

A esto siguió un tiroteo fuertísimo y después continuado de metra- 
lla; teniendo por resultado la dispersión del batallón y quedando sólo la 
caballería, que dió las mayores pruebas de serenidad y bravura, al pie 
de las defensas. 

Por último, malogrado el golpe a causa de la poca disciplina del 
expresado batallón - se componía todo de gente de color - el general en 
jefe hizo retirar la caballería, la que durante su movimiento fue cañoneada 
a metralla y bala rasa del fortín y de la Isla de Gorriti. 

El enemigo al verse acosado, después de 9 días, evacuó aquel 
punto «con una precipitación poco esperada, abandonando dos cureñas 
de obuses, porción de tablazón, cantidad de tirantes, cal, ropa, fariña, 
dos pipas de caña, etc.». 

Por consecuencia en el mismo día se trató de demoler y destruir el 
fortín, zanjeados y demás. 

Entre los médanos que enfrentan el citado baluarte de Punta del 
Este, recogimos varios fragmentos de granadas, junto con dos mone- 
das de cobre de Juan VI, del 181 8-181 9, y otra de plata, de Carlos IV, de 



248 


CARLOS SEIJO 


1791. 

Leonardo Olivera al tener noticia que los brasileños habían dejado 
ocultos bajo la arena algunos cañones, fue en busca de ellos, hallando 
dos de a 8 y sus rodados completos. 

Estaban enterrados en el primer médano, frente al reducto del puer- 
to. 

Lo montaron, tirándolos a pie y a caballo hasta llevarlos a San 
Carlos. 

Una vez que los enemigos abandonaron la Punta del Este, pronto 
hizo lo mismo la guarnición de la isla, embarcándose para Montevideo. 

El general Flores después del contraste sufrido en 1 846, cuando 
fue a atacar a San Carlos, se atrincheró en Punta del Este. 

Durante la Guerra Grande, una expedición anglo - francesa des- 
embarca en aquella península con intención de atacar a Maldonado, pero 
poco después la mayoría de los soldados regresaron a sus buques. 

De ahí que al hacerse un reconocimiento sobre este mismo para- 
je, se vio embarcar apresuradamente, como a unos ,30 de los que ha- 
bían quedado todavía en tierra. 

Les arrebataron 800 caballos y 500 animales vacunos que se pre- 
paraban a cargar a bordo. 

Los anglo-franceses trataron de arrimarse con lanchas a la costad- 
pero ni éstas ni las fragatas que estaban inmediatas dispararon un solo 
tiro. 

La expedición por lo tanto se había malogrado. 

Vías de comunicación a Punta del Este 

Antiguamente el camino más transitado de los que conducían a 
Punta del Este, sobre todo por vehículos de carga, era el conocido por el 
nombre de La Lagunita. Aunque se precisaba atravesar el corazón del 
medanal, esa preferencia era aconsejada por los mismos carreros. 

Partía del lado Este de la ciudad, desembocando casi la mitad de 
la bahía, próximo al lugar donde estuvo mucho tiempo, un rústico muelle 
de madera denominado de Burgueño, utilizado para el embarque de la 
piedra cal, proveniente de su cantera, próxima a Pan de Azúcar. (274) 

Los vehículos que se destinaban, consistían en carretas tiradas 
por bueyes, las que generalmente llevaban hasta cinco y seis yuntas. 
(Fig. 50). 

Un viajero que en el mes de Agosto de 1878, llega a visitar a la 


(274) Desde 1866 al 1874 se habían embarcado 41.251 toneladas inglesas. 



MALDONADO Y SU REGION 


249 


ciudad fernandina, cuenta «Una hermosa mañana de otoño favoreció 
nuestro propósito. 

A las siete atravesábamos sus calles y entrábamos en los médanos 
de arena, que entre ella y la bahía se amontonan. Después de media 
hora de camino al paso de nuestros caballos, llegábamos al puerto». 

En el libro del faro, un turista escribía lo siguiente «Hace la friolera 
de 29 años que en la misma fecha de hoy - visitamos este faro - al que 
concurrimos desde Maldonado, en carreta tirada por bueyes después 
de peludear de lo lindo en los médanos intermedios. Febrero 6 de 1 825. 
Faustino Píriz». 

Para ir a la playa se pasaba por la calle Rocha - hoy Román Gue- 



Fig. 50 Una Carreta 


rra - para continuar entre las propiedades de Gómez y Burnett, donde al 
final, las arenas dificultaban el paso. Yendo por la calle Punta del Este - 
hoy José Dodera - existía ese mismo obstáculo. (275) 

Se utilizaba también, sobre todo para ir al baño de la playa, el que 
conducía al Cementerio Viejo. Paralelo y a corta distancia de este, 
contábase con otro más recto, denominado de «La Aguada» o de «La 
Turba», y destinado únicamente para los peatones, o a caballo y vehícu- 
los de pasajeros. 

Véase el relato de uno de los de la comitiva que formaban el séqui- 
to del general Santos, cuando este fue a colocar la piedra fundamental 
de la Aduana, el año 1 885. 

Regresaban desde Maldonado a la costa para embarcarse en la 
cañonera «General Rivera». «Los tres vehículos arrastrados por siete 
caballos cada uno, hacía necesario darles descanso cada treinta varas, 
amén de una considerable paliza de los conductores. La verdad sea 
dicha, que la arena era tan suelta y abundante, que las ruedas penetra- 
ban en lecho media vara comodámente. Era tan penosa la travesía que 


(275) Al presente hállanse establecidas vías de tránsito de hormigón. 



250 


CARLOS SEIJO 


uno se inclinaba a creer que, en dicha región cada cuadra medía 200 
metros. 

Algunos de los viajeros fastidiados de aquella agonía, descendie- 
ron de los carricoches, practicando como infantes la travesía». (276) 

En 1895, Cavallo Hnos. solicitaron permiso para construir gran- 
des galpones sobre esa costa; y posteriormente en 1 898 levantaron al 
lado, un gran edificio (277), para molino y fidelería a vapor. 

Por consiguiente, queriéndoseles proporcionar una fácil comuni- 
cación terrestre, se pavimento con piedra de cuña el antiguo camino de 
arena, en una extensión de 1300 metros. 

El mismo que después fuera recubierto con asfalto y hoy forma 
parte del carretero. 

Una vez establecido, era el que utilizaban todos para llegarse a 
Punta del Este. No obstante resultar mucho mayor la vuelta, en cambio 
beneficiaba a los vehículos con pa sajeros y a los jinetes, al poder tran- 
sitar mejor sobre la orilla del mar, donde al retirarse el oleaje, la arena 
quédase bastante afirmada. 

Las carretas con bueyes continuaban utilizando el de «La Lagunita» 
antes citado, que partía desde la calle 3 de Febrero esquina 1 9 de Abril. 

Como bien se sabe, los vacunos y los equinos que hayan sido 
criados entre terrenos arenosos, son los verdaderamente resistentes 
para el tiro y más aptos para cabalgar en las citadas zonas. En cambio, 
los de tierra adentro, extrañando la falta de firmeza del suelo, enseguida 
se cansan y «aplastan» 

De ahí que es probable se le ocurriese al vecino de Maldonado, 
Francisco Aguiar, emplear otra clase de cuadrúpedos. 

En el año 1839 le escribe a Gabriel Antonio Pereira: 

«Me llegaron los dromedarios. Son unos animales muy lindos y 
considero que será su introducción en el país, de gran utilidad» (278). 
Uno de estos todavía existía en 1860 en su quinta «La Florida». 

Antes, en 1834, alguien también había importado cuatro para pro- 
crear. Cargaban 40 arrobas más o menos; araban, trillaban, molían 
atahonas y llevaban arriba tres personas. 

Para ir a veranear a Punta del Este durante el período de atraso, 
sin carreteras ni puentes, se presentaban dos medios de comunicación, 
es decir; el marítimo y el terrestre. (279) 

(276) « Viaje del Teniente General Máximo Santos a Maldonado». Detalle intimo de un 
expedicionario. Montevideo 1855. Propiedad del autor. 

(277) Una parte del edificio en ruinas, acaba de ser transformado en Hotel Municipal. 

(278) Correspondencia de Gabriel A. Pereira. Archivo General de la Nación. Montevi- 
deo. t. II, pág. 140. 



MALDONADQ Y SU REGION 


251 


Si se utilizaba el primero, disponíase de los pequeños vapores de 
la empresa Lussich, establecida en 1896, entre el puerto de Montevideo 
y el de La Paloma, haciendo escala en Punta del Este. 

Cuando coincidían las salidas con tiempo bonancible, lo que era 
muy problemático, el viaje resultaba más llevadero; pero faltando la co- 
modidad a bordo, en cuanto soplaba algún viento y el mar se agitaba, 
todo el que no fuese marino tenía que resignarse a pasarlo mal, hasta 
llegar a su destino. 

Como la mayoría de los pasajeros ocupaban la parte de popa, se 
veían obligados hasta tanto sufrieran el mareo, a permanecer tendidos 
sobre los bancos. 

Cuando la travesía se llevaba a cabo con buen tiempo, se solían 
experimentar algunos otros inconvenientes. 

Hizo también el servicio de cargas y pasajeros, el vapor «Gene- 
ral Flores» entre la Capital y Maldonado, cuya tarifa era: $ 4 de I a , y $ 
3 de 3 a . 

No obstante ser de mayor tamaño que los anteriores, véase lo 
que un periódico femandino refería: «Las condiciones en que el citado 
vapor se encontraba en uno de sus viajes, eran lamentables. 

Sin espacio para contener el crecido número de pasajeros, pues 
eran 30, entre quienes se contaban no pocas señoras y señoritas, a 
causa de la carga de frutos del país, que obstruían no sólo la bodega, 
sino que en absoluto la cubierta, reducíalos al que la cámara les 
proporcionaba, insuficientes para albergarlos no con mediana comodi- 
dad -que eso sería demasiado pedir - pero tampoco de una manera 
rigurosamente soportable. 

El cuerambre que sobrepasaba las bordas del buque im- 
pregnaba con sus pútridas emanaciones la atmósfera de partículas 
pestilentes que provocaban nauseas. . . y que francamente le inspira- 
ban lástima las pobres familias, que aunque no largo tiempo (7 horas), 
se veían obligados a sufrir tan pocos agradables contratiempos». 

Al periodista fernandino, según su parecer, este término lo juzga- 
ba bastante breve! 

En uno de los viajes a Punta del Este, nos embarcamos en 
Montevideo con tiempo bonancible; pero poco después empezó a 
levantarse viento, que fue en aumento, tanto que el capitán no querien- 
do arriesgarse, optó por recurrir al abrigo de la isla de Flores y pernoc- 
tar allí. 

Como era de suponer, permanecimos completamente mareados 


(279) Hoy al menos se cuenta con un tercero, el aéreo. 



252 


CARLOS SEIJO 


y menos mal en una estrecha «cucheta» que más se 

parecía a un ataúd, y así durante largas horas de angustia espera- 
mos que pasara el vendabal. 

Por suerte al amanecer amainó y el vapor pudo llegar a su destino. 

Algún percance de mayores proporciones solía acontecer. Ya cerca 
de Maldonado y en la madrugada del 5 de agosto de 1896, se vieron en 
serios apuros los tripulantes y pasajeros que con procedencia de la ca- 
pital, iban en el queche «Variol», a consecuencia de un tremendo golpe 
de mar que arrebató de sobre cubierta varios objetos que conducía en 
calidad de carga, arrastrando a la vez la cocina y otros enseres sobre la 
parte de popa. 

Los vapores tenían su itinerario fijo, pero todo dependía del tiem- 
po. Debido a tal inconveniente, los viajeros se solían chasquear más de 
una vez; y sucedió el caso en Maldonado, que terminada la ceremonia 
nupcial, un distinguido joven fernandino, deseando ese mismo día tras- 
ladarse a la capital en viaje de bodas, se dirigieron al puerto a la hora 
señalada. 

Una numerosa concurrencia los acompañaba, y cuál no sería su 
contrariedad, cuando después de haber esperado algunas horas en el 
punto de embarque, se les comunica que el vapor no venía, por serle 
imposible salir del puerto de La Paloma, a causa del Sudeste que reina- 
ba. 


0 


Para ir también hasta Punta del Este podía optarse por el otro 
medio, el terrestre, a pesar de no existir carreteras ni puentes; - el tren 
de Pando se inauguró en 1877 - pero los casos eran más variados y no 
se terminarían de contar, como más adelante se vera. 

Desde un principio, el transporte utilizado por los particulares y 
mismo para la tropa, se hacía por intermedio de carretas. 

En 1 768, la gente del vecindario de Montevideo, se veía obligada a 
prestarlas aperadas, para conducir a las milicias - cada tres meses - 
con destino al destacamento de Maldonado. Se les pagaba seis pesos a 
los propietarios de aquéllas por cada viaje. Es decir, tres de ida y tres de 
vuelta, puesto que debían regresar cargadas con otros tantos de los 
individuos que se relevaban. 

La boyada era proporcionáda por el Estado, menos el servicio del 
carrero. 



MALDONADO Y SU REGION 


253 


En 1 780, cando tuvieron que trasladarse 1 28 personas de familias 
portuguesas desde Montevideo a Maldonado, para seguir viaje hasta 
Río Grande, se les destinó 16 carretas «del Rey». Es decir, a razón de 
una de éstas para cada ocho de aquéllas. La tarifa entonces establecida 
era: De Montevideo a Maldonado 1 2 p.s. De Maldonado hasta Santa 
Teresa 14 p.s. De Maldonado a Río Grande 42 p.s. Menos mal que en 
este caso pagaba el gobierno. 

Posteriormente las familias, viajaban llevando todo lo necesario en 
las carretas, en cuyo piso tendían colchones para servir de cama. Los 
hombres iban a caballo. En cada etapa, colocaban en el suelo, un cuero 
vacuno donde poder sentarse. 

Cuando el naturalista francés Saint Hilaire, el año 1 820, anduvo 
por Maldonado, cuenta que alquiló un carreta para ir hasta Montevideo, 
por el precio de tres pesos diarios y dos más por todo el viaje. 

Durante el trayecto, como hiciera mal tiempo, dejando el caballo 
se guareció dentro de aquélla, durmiendo profundamente. Una vez des- 
pierto, el carrero detuvo los bueyes y avisó haber llegado al sitio en que 
debía hacerse alto. 

No obstante, para librarse de estos trastornos, había quienes po- 
dían hacerlo, dándose el lujo de poseer medios de transporte para su 
uso personal; tal como Francisco Aguilar. 

Teniéndo que ir desde Maldonado a la capital y vice versa, véase 
la carta que su hijo le escribe: «Maldonado Oct. 26 de 1837. Mi querido 
padre. Mire Vd. q.e cuando vayan los caballos yo quiero ir hasta cerca 
de Montevideo, pues sentiré mucho el q.e pierdan o manquen algunos, 
después de tanto trabajo que me ha costado el cuidarlos, pues están 
como un reloj, y puede contar con 14 caballos para tirar la galera de Vd. 
y los dos de Emilia y los míos para cuartear. Su hijo que verlo desea. - 
Francisco José Aguilar». (280) 

A la verdad que debíanse utilizar muchos equinos, ya que su pa- 
dre entonces según dice Brito del Pino en su «Diario»: «Era el hombre 
de más corpulencia que he conocido». 

Se continuaba con el sistema de antaño y por consiguiente seis 
años mas tarde, «El Constitucional» publicaba: «Se venden 8 carretas 
nuevas hechas en el Paraguay de la mejor madera, que son lapacho y 
viraró, por el precio que ofrescan; están toldadas y quinchadas, sin que 
falte ningún apero para marchar, hasta coyundas; hay hasta cien bue- 
yes gordos y mansos, y se darán por el más ínfimo precio; el que se 
interese por algunos de los bueyes o carretas, véase con su dueño que 


(280) Archivo G. de la Nación. Montevideo. Papeles de Aguilar. 




254 


CARLOS SEIJO 


vive en la Barraca Norte - americana sita en la plaza de Cagancha don- 
de podrán ver las carretas que se hallan allí mismo y a su dueño que se 
hallará desde por la mañana hasta las 10 del día». 

T ranscurridos 1 0 años más, el 31 de agosto de 1 853, terminada la 
Guerra Grande, se reunieron en Maldonado sus vecinos, a invitación de 
Rafael Machado, con el objeto de proponer un proyecto para establecer 
una diligencia departamental, que hiciera el servicio de los tres pueblos. 

Siendo entonces Quintín Correa, jefe político y de policía, resultó 
electo por mayoría de votos y se nombró una comisión a fin de redactar- 
lo, compuesta por los Sres. Rafael Ant.o de la Fuente, Juan Manresa, 
Antonio Acuña, Francisco Calamet, José Pintos, Francisco José*Aguilar, 
Rafael Machado y Antonio Odizzio. 

La agencia general se establecería en San Carlos, que sería el 
punto de partida. El primero de sus artículos decía: 

«Los tres pueblos del departamento de Maldonado, San Carlos y 
Rocha, en unión y por mutuo consentimiento han acordadoja formación 
de una sociedad por acciones, para establecer una diligencia departa- 
mental». El valor de cada acción era de una onza de oro. 

Respecto a la correspondencia, ya desde mucho antes - el 20 de 
febrero de 1793 - la Real Administración de Correos de Buenos Aires, 
anunciaba que iba a ser establecido ese servicio en nuestro país. 

Fue Horacio Arredondo (h.) que publicó en la revista de los «Ami- 
gos de la Arqueología», el raro documento que tal cosa determinaba. 

Salía un correo semanalmente desde Montevideo hasta Santa 
Teresa, los martes a medio día, pasando por Maldonado y San Carlos. 

La tarifa entre estas dos localidades era de «medio real por la car- 
ta sencilla y doble. Un real por la triple, y real y medio por la onza de 
paquete». 

Después de 63 años, recién se pensó en aplicarle a las cartas, 
una estampilla. Se le daba el nombre de «diligencias», a las de la primera 
emisión. 

Llegó un tiempo en que se establecieron las «Mensajeras Qrienta- 
les», que esperaban, el día de salida, en la agencia situada en la calle 
Uruguay esquina Florida (lado 5. E.), atendida por un Sr. Pastoriza. 

A poca distancia - en esta última calle, casi esquina Mercedes - 
existía un gran barracón con piezas en sus fondos, donde alojábanse 
los conductores y sus vehículos. 

Hubo también en 1874 otro servicio de diligencias particulares, de 
Teodoro Fernández e hijo, para San Carlos y Maldonado. Salían desde 
la capital, calle 1 8 de Julio N s 2, los días 5, 1 5 y 25; y de regreso los 9, 1 9 
y 29. 



MALDONADO Y SU REGION 


255 


En verano, siendo buen tiempo se salía de Montevideo a las tres 
de la madrugada para llegar a eso de las siete de la tarde y seguir para 
Rocha al día siguiente. En invierno, generalmente para ir hasta San Car- 
los, se tardaban dos días, pero véase lo que decía un periódico de esta 
fecha: "La diligencia que debió llegar a ésta el 1 8, procedente de Rocha, 
recién llegó ayer 22 perdiendo su turno. La que debía llegar de Montevi- 
deo, tampoco llegará. . . Después de diez días de incomunicación con la 
capital, por la creciente de los arroyos, hoy llegará una de las 
«Mensageras Orientales». 


□ 


No obstante, he aquí el detalle de las diversas etapas y los gastos 
invertidos en un viaje de ida v vuelta desde la capital. 


«Ida 


30 de Marzo de 1 866. 



Boleto diligencia 

$5.00 


Almuerzo separado 

$0,60 

31 de Marzo 

Cenar, dormir en Solís Grande 

$1.00 

1 e de Abril 

Almuerzo en el Sauce 

$0,50 


Cenar y dormir en San Carlos 

$1.00 


Regreso 


5 de Abril. 

Boleto diligencia 

$4.00 


Almuerzo en San Carlos 

$0.50 


Cenar y dormir en el Sauce 

$1.00 

6 de Abril 

Almuerzo en Solís Grande 

$0.50 


Cenar y dormir en Pando 

$1.20 

7 de Abril 




Llegada a Montevideo a medio dia» 


El viajero el día 30, debió haber quedado en Pando, tal como al 



256 


CARLOS SEIJO 


regreso. 

La posada de Solís Grande, de que se trata, estaba situada en la 
margen izquierda del arroyo de ese mismo nombre y próximo al paso 
real. Su propietario Saturnino Ferreirés la estableció allí, junto con una 
pulpería. Eran éstas de lo más primitivo, consistiendo en un cuadrilátero 
- de paredes de terrón, techos de chapas de hierro galvanizado - y ce- 
rrado al fondo. Al frente una entrada, próxima a un corral y donde las 
diligencias hacían su parada. 

Al aparecer los pasajeros se adelantaban a recibirlos, Ferreirós y 
una empleada. Esta hacía pasar a las damas junto con los niños, a sus 
correspondientes habitaciones; y aquél también a los hombres y a los 
adolescentes. Al poco rato se veía aparecer a la primera, cargando la 
ropa blanca para tender los catres. 

Cuando el número de pasajeros era excesivo, se improvisaban 
camas sobre la mesa billar. La cena generalmente se componía de: una 
sopa, asado de oveja y un guisado de lo mismo; el postre: pasas de 
higo, nueces y avellanas. Una vez terminada, la gente se iba a acostar 
para poder madrugar, pues aún obscuro, el mayoral golpeaba en las 
puertas avisando que era hora de levantarse. Servido el desayuno de 
café (achicoria) y una galleta, en seguida cada uno se dirigía a ocupar 
su asiento en la diligencia, para marchar. 

Si todo ello producía molestias, en cambio durante el buen tiempo, 
compensaba la grata impresión experimentada, al poderse contemplar 
el hermoso espectáculo de la aparición de las barras del día, los celajes 
rosados de la aurora y por fin del disco solar. 

La posada y pulpería de El Sauce, antes citada, ocupaba en cam- 
bio, una buena casa de material, perteneciente a Santiago Moreno y donde 
se solía dar alojamiento. 

Con el transcurso del tiempo, la vía férrea fue progresando y al 
hacer abreviar las distancias, aquéllas no se utilizaron más. 

En una carta geográfica de las costas del Este, de procedencia 
inglesa, recordamos haber visto indicada, la de Solis Grande: Inn (posa- 
da) ; para que pudiera ser de utilidad a los viajeros. 

Era la parada obligatoria para éstos y todas las diligencias, a fin de 
poderse hacer - sobre todo en invierno - en dos etapas, la distancia 
entre Montevideo - San Carlos y vice versa. 

Las postas (Fig. 51) se escalonaban generalmente cada tres y 
media o cuatro leguas y los dueños del campo estaban obligados a tener 
reunidos en el corral, los caballos de la muda, para el día y hora señala- 
dos. Como tal cosa, por múltiples circunstancias, no era segura, sobre 
todo durante el invierno; sucedía que muchas veces le tocaba al 



MALDONADO Y SU REGION 


257 


cuarteador el cumplirla. 

Dejaba la cuarta y partía al galope en busca de los siete equnios 
correspondientes; mientras el mayoral iba desprendiendo y soltando los 
del vehículo bien, había que verlos en qué lastimoso estado de cansan- 
cio y curtidos por los latigazos, se encaminaban con paso lento hacia el 
campo! Pero lo que más los aniquilaba era cuando siendo de tardecita y 
al empezar las heladas, sus cuerpos sudorosos, al permanecer durante 
la noche sin secárseles el pelaje, se «pasmaban». 

En verdad que la caballada utilizada era la más ruin y de menos 
valor; y de ahí el título despreciativo que se le daba : «mancarrón sotreta 
de diligencia» 

Aquella inesperada demora qué mal efecto le causaba al pasajero, 



Fig. 51 Una Posta 

ansioso por llegar pronto a su destino! Sobre todo cuando veía perderse 
en lontananza, la silueta del cuarteador en busca de la tropilla. 

Por lo tanto, más de un viajero dejaba su asiento para emprender 
la marcha a pie, larga distancia, y por el mismo camino en que después 
se le recogería. 

El que no estuviera acostumbrado a estos trances, se veía obliga- 
do a experimentar ciertas impresiones desagradables. 

Por ejemplo, cuando en el rigor del invierno los pasos malos y 
fangosos, debido a las grandes lluvias, formaban una pequeña laguna, 
continuamente, al vadearlos se oía al conductor, gritarle con voz 
estentórea, al cuarteador: Tiráte bien a la derecha (o viceversa), porque 
a la izquierda es muy feo! 

Como se comprende, los individuos allí encerrados no se consi- 
deraban muy seguros, al pensar lo que podría suceder, equivocándose 
de rumbo. 

En la punta de la Laguna del Sauce, se encontraba una bajada tan 



258 


CARLOS SEIJO 


rápida y gredosa, que después de llover impresionaba el descender por 
ella. Máxime al hallarse la baca bien repleta, y se veía al mayoral 
tironeando con gran esfuerzo de las riendas, para sofrenar a los equinos 
y marchar lo más lentamente posible. Un resbalón de alguno de ellos y la 
volcada era segura. 

Un caso fatal, que ocasionó una tragedia, fue el que aconteció el 
17 de Octubre de 1882. La diligencia de Patrocinio Fernández conti- 
nuando su viaje hacia Rocha - al vadear el Paso de Bentos, próximo a 
San Carlos, fue arrastrada debido a la fuerte correntada del arroyo de 
ese mismo nombre. 

Por haberle arrebatado el caballo al cuarteador, hizo desviar a los 
demás, y de ahí al vehículo, que siguió el curso de las aguas unas dos 
cuadras. 

Se ahogaron el mayoral, el cuarteador, tres pasajeros y los siete 



Fig. 52 La Comercial del Este 

equinos. Un muchacho, peón de la diligencia, se salvó a nado, porque 
éstos, generalmente iban parados sobre el estribo y asidos de la porte- 
zuela; así que le fue fácil librarse del peligro. 

Una vez establecido el ferrocarril a Pando y posteriormente a «La 
Sierra» en 1 895, la travesía fue más llevadera y breve. 

Desde la última, «La Comercial del Este» estableció un servicio 
con itinerario, que encaminándose por la vía más directa hasta Maldona- 
do, iba a terminar en San Carlos. (Fig.52) 

Cruzaba las siete célebres zanjas, vertientes de Las Animas, y 
apartándose del camino nacional en la hoy estación «las Flores», 
rumbeaba hacia la costa, para internarse en la extensa avenida de pi- 
nos, que Piria recién empezara a formar entre los cerros de Pan de Azú- 
car y de Los Burros. 


MALDONADO Y SU REGION 


259 


Terminado este recorrido, la diligencia continuaba por un camino 
vecinal hasta el arroyuelo que forma la barra de la Laguna del Sauce o 
del Potrero; que es por donde desagua en el mar y lo cruza un puente de 
madera, construido el año 1 899. 

Una vez traspasado, presentábanse imponentes dunas de arena 
voladora, que se interponían. 

Fuera de los siete caballos reglamentarios de tiro, se agregaban 
otros más, pero antes de emprender la marcha, el mayoral solía pedirles 
tan sólo a los hombres, el favor de hacer a pie aquel trayecto excepcio- 
nal de la ruta. (Fig. 53). 

Menos mal, que no muy distante - poco más de medio kilómetro - 
se encontraba la playa del Portezuelo (281), donde hacia el lado Oeste 
aparecía el panorama de su pintoresca ensenada de 23 kilómetros de 
extensión. 

Siendo toda la costa, de piso más firme que la de Carrasco, se 
continuaba a veloz carrera a la vera del mar, para subir después lenta- 
mente hasta la cumbre del abra, y pasar por delante de la propiedad de 
Antonio L. Lussich, en Punta Ballena. 

En llegando a la ciudad de San Fernando, el turista, cansado del 



Figura 53: Cruzando los médanos. 

viaje, tenía todavía que ocuparse en contratar un carricoche para que lo 
transportase al balneario de Punta del Este. 

Estas travesías solían presentar también sus inconvenientes y de 
los que recordaremos algunos de ellos. 

Yendo para Montevideo, nos hallábamos instalados en el interior 
de la diligencia, cuando oímos que en el pescante discutían en alta voz, 
y a menudo daban golpes contra una de las ventanillas. 

Al llegar a la primera muda de caballos, le preguntamos al mayoral 
si era debido a algún ebrio, y nos contesta: 


(281) Puertezuelo fue su verdadero nombre y así lo Intitulaba Oyan/ide. 




260 


CARLOS SEIJO 


"No, es un loco que lo llevan para el manicomio; pero no se alar- 
men, va enchalecado». 

En el mes de Diciembre de 1885 un pasajero contaba «que des- 
pués de salir de Pan de Azúcar a las 4 de la tarde, al llegar al abra del 
Mallorquino de los Ceibos, la diligencia se quedó metida en un pantano 
(peludo) ; donde trabajaron con todos los medios imaginables hasta las 
12 de la noche llegando a San Carlos a las 2 1/2 de la madrugada». 

Y menos mal que les participaba a los suyos «qué había llegado 
con toda felicidad»! (Fig. 54). 

Eran temibles esas zanjas tributarias de la laguna de El Sauce, las 



Fig. 54 Un Peludo 

que se tenían que vadear por fuerza, siendo la vía de tránsito utilizada 
desde tiempo inmemorial y ser la más breve. 

Se abandonó en cuanto el carretero, pasando por el abra de 
Perdomo, fué terminado. 

En otra cruzada empieza a llover y al cerrarse la noche, una de 
aquéllas - como suele decirse, en que no se veían ni las manos - el 
infeliz cuarteador para descubrir la verdadera ruta, tan sólo contaba con 
el resplandor del incesante relampagueo. 

Por consecuencia, seguíamos lentamente, cuando hete aquí la 
diligencia se detiene de golpe, dejándonos en nuestro asiento en una 
desequilibrada posición. Visto el peligro, nos descolgamos a tientas por 
la portezuela, mientras el mayoral alumbrándose con algunos fósforos, 
trataba de cerciorarse de la posición en que se encontraban las ruedas, 
y saber en qué dirección debía hacerse la recuarteada para evitar el 


MALDONADO Y SU REGION 


261 


vuelco del armatoste. 

Así se hizo, y con tal acierto, que logramos salir del apuro. 

En otro viaje íbamos para San Carlos, y entre los demás pasaje- 
ros había una señora con un niño de unos seis años de edad. Como 
permaneciese todo el tiempo acurrucado y somnoliento al lado de ella, le 
preguntamos la causa y nos responde: «Debe de estar con una gran 
fiebre». 

Pues bien, se trataba nada menos que de los síntomas de la virue- 
la negra, y de la cual falleciera poco después en la precitada localidad, 
haciendo desarrollar una terrible epidemia. 

Delante de cada puerta de casa variolosa, recordamos que se veía 
clavada en el cordón de la vereda una banderita amarilla. 

Para terminar con estos episodios, a pesar de estar uno acostum- 
brado a ellos, por la frecuencia de esas cruzadas, el que va a continua- 
ción es el que no ha podido borrarse de nuestra memoria. 

La diligencia estaba por llegar a la estación «La Sierra» cuando el 
mayoral nota que uno de sus siete equinos, el del costado derecho, iba 
lerdeando. 

Siendo hombre ágil, desde el pescante y apoyando un pie en el 
travesaño donde se sujetaban los tiros, empieza con encarnizamiento a 
aplicarle fuertes y repetidos latigazos. 

Dada su obstinación y hallándonos a su lado, en señal de protesta 
le recriminamos su cruel ensañamiento. 

Terminada esta escena y ya en marcha, sintióse como un crujido 
sordo, semejante a cuando se quiebra en dos una caña hueca. 

¿Qué había sucedido? Acababa de partírsele una tibia al vapulea- 
do animal. 

Detenido el vehículo, le quitaron los arreos, y el pobre inválido fue 
dejado en libertad en medio del camino, donde sudoroso y temblando, se 
sostenía sobre tres patas. En ese momento, acertando a pasar dos pai- 
sanos a caballo, al ser vistos por nuestro mayoral, éste les grita: ahí les 
queda ese mancarrón, pueden despenarlo y llevarse el cuero para Vds. 

He aquí en resumen algunos de los variados peligros y molestias 
a que se exponían entonces los turistas o veraneantes que desearen 
allegarse hasta aquella privilegiada península. 


□ 



262 


CARLOS SEIJO 


En 1 907, cuando Punta del Este empezaba a ser más conocida y 
tener mayor número de visitantes, uno de los vapores de Mianovich ha- 
ciendo escala en Montevideo iba los sábados en cinco horas, para re- 
gresar a la tarde del día siguiente. 

La llegada del ferrocarril a Maldonado, (282) habilitado al servicio 
del público el 15 de diciembre de 1910, y a la Punta del Este el 1. a de 
enero de 1 930, el camino carretero desde Montevideo a esta localidad y 
sobre todo el progreso alcanzado por la fuerza motriz, (283) fueron faci- 
litando el fomento y adelanto de aquella importante zona y demás bal- 
nearios. 

El primer tramo de camino costanero que se construyó - de unos 
cuatro kilómetros de extensión - quedaba librado al tránsito en 1910. 

Lo fue con el importe de la venta de solares de Punta del Este, y 
después el segundo se terminó en 1 91 1 . 

En seguida se practicaron en algunas calles de la península, obras 
de pavimentación. 

En ese año empieza a circular un ómnibus automóvil para 18 per- 
sonas, con ruedas de goma macizas, para hacer el servicio durante el 
período de los baños, entre San Carlos, Maldonado, Barrio Cavallo, (hoy 
«Las Delicias») y Punta del Este. Era de la empresa «Progreso del Este», 
de Angel Rubio, Eladio González y Rafael de la Fuente. 

Pasados dos años se establece una empresa de carruajes, de 
Costa Hnos. 

En diciembre de 1914, a los dos automóviles de Nicasio de los 
Santos, que trabajaban permanentemente, se agregaron dos grandes 
autobuses de la empresa Ugarte, de Minas, y que el año anterior habían 
funcionado en la línea Maldonado - Punta del Este y vice - versa. 

Al mismo tiempo José Montañez, haciendo el mismo recorrido, puso 
dos automóviles más, y Alfredo Monformoso otro autobús. 


(282) El ferrocarril hasta Pando se inauguró a mediados de 1877. El estado 
inició la construcción desde la estación Olmos - del F. C. C. - de una línea que debía 
terminar en Maldonado; pero al finalizar 1891 se interrumpieron los trabajos, para ser 
reanudados en 1894. Al siguiente, llegó a la estación «La Sierra» donde quedó deteni- 
do 15 años. 

(283) En 1905 «Los diputados Gabriel Terra, Juan F. Canessa, Julio María 
Sosa, Santiago Rivas y Víctor Soudriers presentaron a la Secretaria de la Cámara, de 
que formaban parte, un proyecto de ley relacionado con la importación de automóvi- 
les. 

Los autores del proyecto se proponían fomentar el empleo de estos en el país». 
«El Combate». Maldonado. Junio 4 de 1905. 

Era en el tiempo que se hiciera tan popularla zarzuela en la que se cantaba: «El 
automóvil mamá, es una cosa, maravillosa...». 



MALDOMADO Y SU REGION 


263 


En épocas anteriores, una empresa muy importante, fue la que 
debió de haberse llevado a cabo. Un ferrocarril que partiendo de Punta 
del Este llegaría a Cebollatí. 

Así lo aseguraba un periódico: «Sépase, ya están en viage los 
durmientes, rieles, y vagones para las seis primeras millas”. 

De manera, que el 1 2 de abril de 1 875 tuvo lugar la inauguración, y 
la población fernandina acudió en crecido número. «A las 2 de la tarde 
la banda de música, con un piquete de guardias civiles, se dirigieron al 
punto en que se hallaban los preparativos y donde se había levantado 
una carpa extensa como un salón. 

El padrino era el jefe político Frano.o M. Acosta, a quien el ingenie- 
ro Jurgensen presentándole una pala, procedía a la ceremonia. 

Verificada ésta, se hicieron descargas, y al tocarse el Himno Na- 
cional izaron las banderas oriental y norteamericana. 

Terminados los discursos, en seguida se firma el acta, y a las 4 
los concurrentes se sentaban en un banquete». 

A la verdad que se vieron obligados a improvisar el salón, ya que 
en ese tiempo, la comitiva oficial no tenía donde albergarse. Tan sólo 
existía el faro y algunas chozas. 

Terminada la fiesta y pasado el entusiasmo, todo quedó en pro- 
yecto. 

No obstante, cuatro años más tarde solicitaron una prorroga; pero 
por haberse corrido más tiempo del plazo estipulado, caducó la conce- 
sión. 

En 1 892 Enrique Burnett, gestionaba la construcción de una vía 
férrea de trocha angosta, por la costa, entre Maldonado y Punta del Este. 

Posteriormente un sindicato argentino estuvo en trámite de estu- 
diar la construcción de una línea de tranvías, con igual destino, pero 
llevándolo hasta San Carlos. 

La empresa iba a establecer también un gran establecimiento bal- 
neario en Punta del Este. 

En 1912 los representantes por el departamento de Maldonado, 
pidieron en las Cámaras, que el P. E. le diera autorización a un delegado 
técnico, del personal del Ministerio de Obras Públicas, para que proyec- 
tase e hiciese ejecutar una rambla costanera de 15 metros de ancho 
como mínimo, en la Estación Balnearia de Punta del Este. Que partiendo 
del edificio de la aduana, emplmese con el camino carretero que le daba 
acceso, dentro de su planta urbana. 

Nada se hizo. 

Transcurridos dos años vuelve el diputado Julio M. Sosa, por si 
tenía más suerte, a presentar un «memorándum», en el que encarecía 



264 


CARLOS SEIJO 


que una de mis primeras obras, necesarias, era la construcción de una 
rambla. 

El arquitecto Prevettoni presenta los planos, que fueron publica- 
dos. 

Cálculos inútiles, pues este proyecto tuvo el mismo fin que el ante- 
rior. 

El 30 de enero de 1916 se inaugura allá la luz eléctrica, por medio 
de una usina provisoria instalada en «La Pastora», para atender al servi- 
cio, tan sólo durante la estación veraniega. 

Cuando se construye la de Maldonado, entonces genera energía 
destinada a ambas y a San Carlos. 

En 1 920 se llama a licitación para la pavimentación en aquella pe- 
nínsula y se hace gran parte de la existente. 

La de hormigón es moderna, así como las obras de saneamiento. 


Pedro Risso 


Pedro Risso, sabiendo que en el arroyo de Maldonado penetraban 
continuamente las toninas (Delfín. Delphinus Brainvillei), quiso dedicar- 
se a la pesca de ellas, con intención de extraerles el aceite; y en seguida 
instalaba una casilla en la margen derecha, muy próximo a la barra. 

Cuenta un viajero que: «A la altura del cabo de Santa María (depto. 
de Rocha) encontraron grandes cardúmenes de toninas alrededor del 
barco y cuando estaban intentando de arponear algunas, vieron a consi- 
derable distancia un objeto que al pronto creyeron fuera un buque; pero 
subiendo al palo mayor para observar mejor, descubrieron que era un 
pez que lanzaba agua hacia arriba en la misma forma que lo hacen las 
ballenas. 

Tuvieron después el mismo espectáculo en muchas pates y supu- 
sieron que fueran una especie de las mismas. 

Darwin al llegar a la embocadura del Río de la Plata, se encontró 
con una cantidad considerable de delfines, como varios millares. 

El mar entero parecía surcado por ellos, y ofrecían el espectáculo 
más extraordinario, cuando centenares se adelantaban hacia el barco 
dando saltos. Risso creyó poder apresarlas por medio de un gran 
trasmallo, tendido de una orilla a la otra; pero siendo tan fuerte la 



MALDOMADO Y SU REGION 


265 


correntada, hizo desbaratar sus planes. Decepcionado al ver que solo 
consiguiera capturar a una sola tonina, desistiendo de su intento, se diri- 
ge a Punta del Este cuando contaba con muy escasos habitantes. 

La vez que Julio Boeth hubo fundado allí la «Sociedad de Pesque- 
ría» en 1888, entra a formar parte como gerente, hasta que dos años 
más tarde el Gobierno le prohíbe a la empresa que continuara, debido a 
la protesta de los arrendatarios de la matanza de focas. 

De modo, que por cobro de sus honorarios, Risso se queda con 
las instalaciones, etc. (Fig. 54). Fuera de dos piezas del frente de piedra, 
las demás eran de terrón y todas cubiertas con chapas de hierro 
galvanizado. 

Desde ese día comienzan sus actividades como fabricante de 
conservas de pescado, siendo el escabeche de sargos y mejillones su 
especialidad: al mismo tiempo alojaba algupensionistas. 

Cuando se hace cargo del establecimiento, consistía en terreno 
de 50 metros de frente por 100 de fondo - manzana 55, solares d, e, f -, 
y más tarde adquiere el otro contiguo, c. 

En el centro del cuadrilátero construye más tarde un gran galpón 
para comedor y además una buena cocina. 

Así se inicia el servicio de la pensión familiar, para los que durante 
el verano no dejaban de concurrir a Punta del Este, a esta modesta e 
improvisada casa de huéspedes. (Fig.55) 

Un turista en 1893 al llegar, se encuentra con espaciosas cons- 
trucciones para dar cómodo albergue a numerosas personas; y que lo 
trataban a uno a cuerpo de rey, lo decían cuantos habían tenido ocasión 
de comprobarlo. 

Cuenta Villegas Suárez, que en 1896 antes de haber adquirido 
Antonio L. Lussich, la propiedad de Punta Ballena, en una de sus giras 
marítimas, condujo a varios periodistas a visitar aquellas costas. «Des- 
pués de Varias horas de lento navegar llegaron a Punta del Este, cuyos 
encantos naturales ya eran conocidos, a pesar de que ni el ferrocarril ni 
los caminos lo lucieran accesible al turismo, entonces incipiente. 

Aún estaba desierta la que es hoy una de las localidades veranie- 
gas más concurridas del Río de la plata. 

Allí se encontraba Pedro Risso, alma mater del lugar, quien les 
brindó hospedaje ...» 

Américo Pintos Márquez, a este respecto relata lo siguiente: 

«Hijo de un comerciante de Montevideo, fué el primer uruguayo y 
entusiasta propagandista por la Punta del Este y el verdadero «pionner» 
que hiciese conocer a los turistas aquel paraje, que a pesar de hallarse 
medio desierto instaló su modestísimo hotel donde se disfrutaba de una 



266 


CARLOS SEIJO 


vida patriarcal y de muy buena comida. 

Hombre honrado y laborioso, a no ser por las adversidades del 
destino, habría llegado a poseer una buena fortuna. (Fig. 56). 

La transformación de aquel lugar, data desde el día en que se pu- 
dieron realizar operaciones de terrenos, finiquitadas ya todas las dife- 



Fig. 55 Hotel de Risso 



Fig. 56 Pedro Risso 

rendas entre los sucesores de los hermanos Lafone y el Estado. Pero 
injustos seríamos al tomar ese punto de arranque del surgimiento de 





MALDONADO Y SU REGION 


267 


Punta del Este, si no estampáramos el nombre de quien tuvo tanta in- 
fluencia en la prosperidad y desarrollo de aquel balneario. 

Fue Pedro Risso el progenitor de todo aquello, por una de las ve- 
leidades del destino, si se quiere; pero sin que nadie pueda arrebatarle 
ese título. 

Hombre de humilde condición, trabajador, lleno de méritos, llegó 
allí buscando campo para sus actividades. . . La fama de buena cocina 
atrajo clientela, no sólo de Montevideo, sino también de Buenos Aires. 

Cada pasajero que llegaba era un enamorado del lugar. Risso se 
encargaba de informar a todos lo fácil que era conseguir terrenos a bajo 
precio, y desde entonces inicio se una concurrencia de veraneantes». 
(Fig 57). 

Mucho antes de instalarse, por los años 1 874 al 1 879 ya iban des- 
de Maldonado a veranear las familias de Ramiro de las Carreras, Do- 
mingo Márquez, Carlos Julio de la Fuente, Lauro Pintos, Ruperto 
Fernández, Juan Booth, etc. y también de San Carlos, la de Ignacio 
Lavagna, ocupando invariablemente las pocas viviendas disponibles. 

Volviendo al hotel de Risso, sus primeros huéspedes desde 1895 
a 1901 fueron el Padre Puig, Dr. Francisco Durá, T. Kussrow, presbítero 
Dr. Lorenzo A. Pons (gran aficionado a la pesca, especialmente de los 
mariscos que él sabía preparar como ninguno). Vicente Ortega y Sra., 
así como el escribano Barbieri, se trasladaban todos los años desde 
Buenos Aires, y el Dr. de Leye desde Santa Fe. 

De Montevideo además: Alfredo G. Sóñora, Dr. Elbio Fernández, 
Dr. Julián Saráchaga, Dr. Dionisio Ramos Suárez, Dr. Zorrilla de San 
Martín, Carlos Burmester y familia, Dr. Carlos María de Pena y familia, 
Dr. Federico Escalada y familia, arquitecto Sampognaro Bofill, Dr. Luis 
Piñeiro del Campo y familia, Dr. Juan Pedro Castro y familia, Dr. Pedro 
Figari y familia, Dr. Leoncio Correa y Sra., Dr. Llovet, Dr. Quíntela, Dr. 
Blas Vidal, Dr. José Salgado, Sosa Pons, Dr. Juan Fleurquin, Baeza y 
familia, Braga y familia, Alberto Gómez Folie y familia, etc., etc. 

Aquí es justo que recordemos el puesto destacado que ocupó tam- 
bién, Emilio Pitot, siendo después de Risso, uno de los más entusiastas 
propagandistas de Punta del Este. 

En 1919 era presidente de la comisión «Pro Fomento de Turismo 
en el departamento de Maldonado». 

En esa época le dirigieron una nota al presidente del Consejo Na- 
cional, relacionada con ciertas deficiencias que conspiraban contra el 
progreso de aquella localidad. 

1 g ) Deficiencias en el servicio de aguas corrientes. 2 9 ) 
Pavimentación arbitraria, inadecuada, comprometedora del embellecí- 



268 


CARLOS SEIJO 


miento futuro del balneario. 3 9 ) Posible ¡nterrup ción del tráfico entre Mal- 
donado y Punta del Este por falta de reparaciones del camino, y también 
porque no se contrarrestaba la invasión de las arenas que lo cubrían en 
muchas partes. 

Para las obras de mejoramiento, la comisión consideraba indis- 
pensable $ 6.000 para ampliaciones, en el punto de captación del agua,, 
y para construcción de un nuevo depósito y arreglo de las cañerías; $ 
12.000 para composturas de la carretera y construcción de un nuevo 
camino para automóviles pasando por el Bosque Municipal; y $ 2.000 
con destino a reparaciones de la rambla e imprevistos. 

En suma $ 20.000. 

Juan Serra, su hijo Francisco y Antonio L. Mrak fueron también 
otros constantes propagandistas de tan pintoresca península. 

Risso con su señora y colaboradora, permanecieron atendiendo 
el hotel hasta el año 1917, en que pasó a manos de otro propietario. 

En Febrero de 1 936 aquél fallecía en Maldonado. 



Primeros chalets 


Cuando Pedro Risso estaba instalado con su modesto hotel en 
Punta del Este, se hospedaba en él durante el verano de 1900, un uru- 
guayo residente en la Argentina. (284). 

Estimulado por aquél, hace la adquisición de dos solares, donde 


MALDOMADO Y SU REGION 


269 


construye para su residencia veraniega, el primer chalet que entonces 
existiera. (285). (Fig. 58). 

Ahora bien, de aquí para adelante explicaremos como debido al 
encadenamiento de voluntades diversas, impulsadas por la propaganda 
de Risso y continuada por su ex-huésped - se empezara a iniciar el 
fomento edilicio de tan hermoso paraje, hasta entonces despoblado y 
poco conocido. 

Al año siguiente, encontrándose este último allí y sabiendo que un 
amigo suyo (286), estaba con su familia tomando los baños de mar en el 
Rincón de los Píriz -hoy balneario de «La Barra» (287)-, se presenta de 
visita con su señora. Iban a aconsejarles que abandonasen tan solitaria 
y desierta playa y fuesen a poblarse donde ellos estaban. Se les agrade- 
ce la buena idea y obtenido el terreno en 1902 (288), se empieza en 
seguida la obra (289). (Fig. 59). 

De aquí arranca la iniciación edilicia. 

Ahora, volviendo al tiempo cuando se sortearon los solares en la 
J. E. A. de Maldonado, por hallarse en desacuerdo los hermanos Lafone, 
en esa parte, se tuvo que esperar la terminación del litigio, para poder 
hacer la venta. 

En consecuencia, recién se solicitaba el primero de ellos en 1895 
y al año siguiente otro. En 1897 no hubo interesados y en cambio en 


(284) Vicente Ortega. 

(285) Solares g, h, manzana 55. Después pasó a propiedad del Dr. Avelino Gutiérrez, 
donde aun puede verse una parte, empotrada dentro del mismo edificio ocupado hoy 
por el « Hotel Elite». En la figura 55 se destaca la planta alta, detrás del hotel de Risso. 

(286) José Ramón Seijo. 

(287) Fue ¡a primer vivienda que éste levantara el año 1882. 

(288) Manzana 44, solares e, g. 

(289) Una vez terminada, un hijo político de Seijo, León Caubarrére, francés, denun- 
cia el solar contiguo donde también edifica. 

Por hallarse muy relacionado con un compatriota suyo, Beltrán Hardoy, lo induce para 
que hiciese otro tanto; y habiendo aceptado, se establece en la misma manzana. 
Fueron ellos los cuatro primeros. Desde este instante una nueva coincidencia vino a 
contribuir al fomento de Punta del Este. Ella fue, que Hardoy, al estrenar su chalet, 
acompañábalo su concuñado Camilo Guaní. Ahora bien, siendo el director de la 
sociedad «La Bola de Nieve» establecida en Buenos Aires, como hombre práctico, 
dióse cuenta de la importancia y gran porvenir de aquella localidad. 

A su regreso a la Argentina empieza a hacer propaganda, y al formarse la sociedad 
«Balneario de Punta del Este», con capitales argentinos, se comienza la construcción 
del Biarntz Hotel, una rambla y algunos pequeños chalets destinados a la venta. 

En ese intervalo empezaban a edificar, el comodoro argentino Guillermo G.Nunes, Dr. 
Carlos María de Pena, Teodoro Kusrow, Dr. Ramón Leiguarda, Jorge Morríson, Dr. 
Enrique Llovet, Carlos Burmester, Bernardo Riet Correa, Dr. Avelino Gutiérrez, Fayet, 
Joaquín García, Bredius, Teodoro Keppel, Ana B. de Mayer y otros. 




270 


CARLOS SEIJO 


1 898, seis. En 1 899, dos. En 1 900, tres. Desde 1 901 se inicia un peque- 
ño aumento, doce. En 1902, veintiuno. En 1903, catorce. 

En 1 904 debido a los acontecimientos políticos no se presentaron 
más que tres denunciantes; pero habiéndose terminado la contienda y 
coincidiendo con la precitada propaganda, en 1905 se produjo como un 
«rush» al asalto de solares. 

Así fue; solicitáronse de golpe 177. Tal entusiasmo se detuvo ya 




Fig. 59 Segundo chalet 

que un año después, se despacharon veinticinco solamente. 

Sobre este particular dejaremos de dar mayores detalles respecto 
a las subsiguientes denuncias. 


MALDONADO Y SU REGION 

l 


271 


Entonces «Caras y Caretas» de Buenos Aires escribía: 

«Ideal! - Es el calificativo que aplicaron a Punta del Este, los caba- 
lleros excursionistas que... visitaron aquel hermoso paraje de la costa 
atlántica del Uruguay. 

Era una comitiva compuesta en su mayor parte por hombres de 
negocios, de esos de vista clara y fino olfato para aquilatar con acierto 
en toda empresa. 

Se trataba del primer viaje del vapor «Golondrina» procedente de 
la Argentina, haciendo escala en Montevideo. 

Asociado a «La Bola de Nieve», llega también el doctor en medici- 
na, Ramón Leiguarda, quien contribuye igualmente a dar un gran impul- 
so a todo aquello. 

En 1 91 6 el vapor «Montevideo», de la empresa porteña Mianovich, 
fue expresamente con los socios del club «Excursionistas Argentinos», 
interesados en conocer dicho paraje. Bajaron cincuenta y tantos, entre 
los varios periodistas. 


□ 


En el año 1 905 traspasada la plazoleta hoy Julio María Sosa de- 
lante del hotel de Risso, presentábase hacia el lado E. una vasta y verde 
campiña, semejante más bien a un potrero de estancia, tanto era el nú- 
mero de ganado vacuno y caballar, que se veía pastando. (290) 

El programa de la mañana para los bañistas masculinos, era el de 
concurrir a la Playa Mansa o de El Plato, y por ser tan escasos los 
veraneantes tenían de sobra las damas con la llamada «Pileta», situada 
en la costa opuesta, La Brava.. .(Fig. 60). 

Estando prohibido el baño en común, un tablero en su frente, avi- 
saba que era tan sólo «para las damas», y si no cuatro pesos de multa. 

Todavía perduraban las costumbres de antaño, tal como lo infor- 
mara un periódico de Maldonado: «Se nos dice que los hijos de Adan 
invaden el lugar destinado para bañarse las hijas de Eva. 

Bueno seria marcar nuevamente sus respectivas posesiones y 
poner una guardia como se hace en la capital». 

Eso sucedía, naturalmente, cuando el bello sexo usaba pollera lar- 


(290) Poco tiempo antes Miguel Sagristá solicitaba se hicieran cumplir las ordenanzas 
que prohibían el pastoreo de ganados en los caminos públicos y en Punta del Este. 




272 


CARLOS SEIJO 


ga, desconocía el uso del mameluco y el piyama, la costumbre de cru- 
zar las extremidades inferiores en público, montar a caballo como los 
hombres, pintarse el rostro, pasear sin medias y tomar el coktail. 

Así que, no pudiendo la juventud durante las horas del baño, esta- 
blecer sociabilidad, ni «flirt» alguno, dentro o fuera del agua, cada cual 
concurría a su sección para regresar a su albergue. 

Posteriormente, cuando ya estaba establecido el baño en común, 



Fig. 60 Baño de la Pileta 

en la playa de «El Plato», los hoteles «Biarritz», «España» y «British 
House» construyeron casillas para los bañistas; pero se las hicieron 
demoler. (Fig. 61). 

De tarde solía hacerse un paseo, partiendo el pequeño grupo des- 
de la plazoleta antes citada; y como todo era un campo abierto, general- 
mente se rumbeaba en dirección a la playa del cable submarino - cuya 
casilla hállase instalada en la manzana 28, solar d - para regresar des- 
pués de permanecer un rato, descansando en la costa, o juntando pe- 
queños caracoles de ciertas variedades raras. (291). 

Para los hombres, sus pasatiempos en los días de bonanza, con- 
sistían a veces, en ir a cazar conejos (292), a la Isla de Gorriti, donde 
abundaban. Restos de cuando fue arrendada en 1889 por la sociedad 
pesquera de Boeth, y en la que formó un inmenso criadero con un pues- 
to de vigilancia para impedir la entrada de los cazadores. 

Y si no, iban aquéllos a pescar al aparejo desde alguna embarca- 
ción, generalmente a la Boca Chica, y en un paraje especial donde se 


(291) Terebra patagónica. D’Orb. y Anachis sertuaria. D 'Orb. 

(292) Según un viajero, en 1863; «Gorriti era la mansión predilecta de los conejos». 
Todos eran de pelaje gris. 




BALDONADO Y SU REGION 


273 


iba a la fija, denominado «El pozo de la Vieja». (293) 

Después de la cena, no poseyendo el hotel de Risso, billares ni 
piano, se improvisaban loterías de cartones, y en las noches serenas, la 
tertulia se solía hacer sentándose en el palito (294), pues bancos al aire 
libre no existían. 

También se formaban grupos, que, a la luz de la luna, permane- 
cían sobre la arena de la cercana Playa Brava, pues hasta entonces las 
jóvenes no salían solas, e iban a todas partes acompañadas por sus 
mamás o una, «chaperón». 

Más tarde se construyó en el frente del hotel, sobre palos de bu- 



Fig. 61 Casillas en la Playa del Plato 

que, una techumbre con paja, para comodidad de sus huéspedes, don- 
de a veces jugaban a las prendas, a las damas, al dominó, al sapo, etc.; 
por no haber música, nunca se bailaba. 

Una de las distracciones era la de concurrir los sábados, al mue- 
lle, para presenciar el desembarco de los turistas a la llegada del vapor 
«Golondrina» de Buenos Aires, haciendo escala en Montevideo. 

Sin caminos de fácil comunicación y sin calles, cuanto veraneante 
llegaba en esa época primitiva, se veía obligado a permanecer en un 


(293) Su nombre derivaba, porque teníase que poner de mira la vivienda de la ancia- 
na, viuda de un Roldán, situada al norte de la plazoleta hoy Julio María Sosa - con la 
punta S. de la Isla de Gorriti. En su mismo centro situábase el célebre pesquero. 

Una vez desaparecida la casucha, no sabemos cómo se las habrán arreglado los 
interesados. 

(294) Irónicamente se le llamaba así, pues consistía en un gran mástil de buque que 
estaba tendido delante del cerco de alambre del hotel. 



274 


CARLOS SEIJO 


verdadero aislamiento y llevar una vida tranquila, contemplativa y sin 
desgaste físico. 

Con este régimen y la alimentación opípara proporcionada por 
Risso, hacía por consiguiente la delicia a sus huéspedes, que regresa- 
ban a sus lares con acopio de tejido adiposo; mismo las jóvenes no se 
preocupaban aún del mantenimiento de la línea. 

Siendo Ortega y su señora, católicos fervientes, todos los domin- 
gos en su chalet -mientras no se habilitó la capilla - en un improvisado 
altar, hacían oficiar la misa por un sacerdote de Maldonado, para todo el 
que desease concurrir. 

Cuando tuvo lugar la colocación de la piedra fundamental, fue nom- 
brada madrina, Manuela Díaz de Pena, y padrino Vicente Ortega. (Fig. 
62 ). 

Además, fue en casa de aquéllos donde tuvo lugar la primera re- 



Fig. 62 Bendición de la Piedra 

unión de carácter verdaderamente social, y que resultó muy brillante. 

Aún recordamos algunos de los números de su programa: 
Romanzas cantadas por una conocida señorita de Montevideo. Cancio- 
nes napolitanas por un joven argentino. Recital por un uruguayo, y va- 
rias piezas de concierto a dos y a cuatro manos ejecutadas en el piano, 
por otras damas. 

Una manifestación artística de tal índole, era algo desconocido e 
inesperado hasta esa fecha. 

El nombre de la Señora Amparo P. de Ortega estuvo también es- 
trechamente ligado a todas las obras de beneficencia, escolar y pública, 
allí realizadas. 


MALDONADO Y SU REGION 


275 


En fin, el desarrollo de Punta del Este fue tan lento que se necesi- 
taron cerca de 40 años para ser lo que es hoy, y en el que se ha iniciado 
un progreso rápido y asombroso. Según cálculos, el verano pasado 
(1944), llegó a tener unos 33.000 habitantes. 

En 1 938 se establecieron las obras de saneamiento. Al año si- 
guiente se instaló una clínica de primeros auxilios en la Prefectura del 
Puerto, y de una ambulancia. Actualmente se cuenta con un servicio de 
vigilancia de las playas durante el período veraniego, con expertos ba- 
ñeros, utilizados como salvavidas, en la Playa Brava. Para este mismo 
fin, se han construido siete balsas de 3 metros de largo por dos de an- 
cho, para tener entre «Marconi» y «Las Delicias», con su correspondiente 
botiquín de emergencia. 

Veamos ahora el enorme contraste experimentado en las cos- 
tumbres de la época presente, en comparación con las del período de 
atraso, cuando aún desconocíase la vida y el encanto de las playas. 

En el diario «La Nación» de Montevideo, fecha 10 de Febrero de 
1863, se hacía la reclame siguiente: «La República Oriental prospera. 
Entre las obras que más ha llamado la atención, es la de los baños del 
Sr. Bastos. 

Propietario de esos baños, futura joya del pueblo oriental, casi desde 
su arribo a nuestras playas, palpó la necesidad latente de un estableci- 
miento donde a la vez que se evitasen los innumerables escándalos que 
desgraciadamente son harto frecuentes en la estación de los baños, se 
proporcionasen a las familias comodidades y seguridad. Desde ya da- 
mos por ello albricias a las señoras que son las que más deben disfru- 
tarlos» 

El mismo diario participaba: «Baños de mar para los hombres. 
Tengo el gusto de anunciar que he preparado el baño de los hombres en 
la calle Misiones, junto al templo de los ingleses, a dos vintenes por 
persona. 

Y en otro suelto «Este señor está haciendo un servicio a la pobla- 
ción de la capital, que se prueba por la afluencia de personas que concu- 
rren a sus baños. 

Sobre todo las señoras que no se bañaban en la mar por la caren- 
cia que había de un sitio bastante recatado, al par que cómodo. 

Hemos visto con verdadera satisfacción que la Junta E. Ad. ha 
prolongado la calle Misiones al Sur, y se propone levantar un pretil a fin 
de evitar que algún indiscreto pueda ver a las señoras que se bañen en 
el precitado baño». 

Después - además de esto - muchas personas concurrían a to- 
marlos en el puerto. Los muelles de las barracas, contenían en su mis- 



276 


CARLOS SEIJO 


mo centro, una escalera que daba acceso a un pequeño compartimento 
- en forma de jaula - donde uno se podía sentar y desvestir. 

Bajando otro poco más se penetraba en el agua por entre el made- 
ramen del muelle. Esta prerrogativa tan sólo era concedida por interme- 
dio de los propietarios de las barra cas. 

Pasóse un lustro más para que en otro diario se leyera «La empre- 
sa del tranvía del Buceo inaugurará el I 9 de Enero de 1879, un ramal 
hasta Los Pocitos, cuyo pintoresco punto es inmejorable para los ba- 
ños, sin peligro, con piso de arena y agua constantemente limpia. Como 
es natural no faltarán especuladores que proporcionen todo género de 
comodidades a los bañistas». 

El edificio del balneario se inauguró el 3 de Diciembre de 1882. 


Hoteles en Punta del Este 


Como se ha dicho, Pedro Rísso fue quien estableciera allí el pri- 
mer hotel que perduró hasta el año 1916; fecha en que al pasar a otro 
propietario se denominó «Hotel Central», y hoy «Palace Hotel». 

En 1907 empezaron a levantar el «Hotel Biarritz». Pertenecía a Ja 
sociedad «Balneario Punta del Este», siendo gerente Camilo Guani, di- 
rector local en Montevideo, Antonio D. Lussich, director técnico, el arqui- 
tecto C. E. MedhurstThomas, síndico Leopoldo Pérez, síndico suplente 
Dr. J. M. Henriquez, suplentes Teodoro Ubbelode y Monteith Drysdale. 

I Capital $ 400.000 oro, dividido en 40.000 acciones de $ 1 0. 
í La sociedad poseía 200.000 varas de terrenos divididos en sola- 
I res de 1 .000 varas cuadradas y chalets de material. 

I Para eso Manuel Mendoza Garibay solicitó exoneración de los 
1 derechos de aduana para los artículos destinados a su instalación. 

La empresa aunque solamente edificara una parte, ella fue habili- 

\ tada. 

La Intendencia Municipal de Maldonado proyectaba en 1914 su 
\ municipalización, es decir invirtiendo hasta la suma de $ 100.000 en com- 
pra particular o expropiación del edificio, mobiliario, útiles y enseres, usina 
eléctrica, casillas para baños, molino y tanque surtidor para agua, con 
su correspondiente parcela; así como también el número de 16 solares 
de las manzanas 22 y 23; con el fin de establecer un hotel - casino y que 
siempre sería propiedad municipal. 

El Banco de la República haría el préstamo, pero esto no pudo 



MALDOIiADO Y SU REGION 


277 


realizarse. 

Tres años después, Luis Crodara y otros asociados compraron 
todo ello en Buenos Aires en remate judicial por la suma de 429.000 
pesos argentinos. 

Ampliaron el edificio y esa misma temporada empezó a funcionar 
el casino. 

Posteriormente pasó a la empresa «La Financiera Argentina», y al 
presente a la del «Hotel Nogaró». 

En 1910 Emilio Pitot funda el «British House», y enseguida el labo- 
rioso comerciante Joaquín García inaugura el 8 de Diciembre de 1 91 1 el 
«Hotel España»; siendo su gerente general, José Miguez. 

Después se abrieron el «Hotel Elite», de los hermanos Sader, el 
«Hotel de las Familias» y por último: «Miguez Hotel» «Hotel Nogaró», 
«El Médano», el «San Marcos», y otros. 

Antonio J. Mrak 

«Mrak, a la par de Pedro Risso, puede considerarse como otro de 
los gestores de Punta del Este. 

A su esfuerzo y sacrificio se le deben todos los primeros servicios 
públicos que tuvo el entonces pueblo de pescadores. 

Así fue como Mrak instalara estación semafórica, escuela pública, 
servicio telegráfico y correo, sin más remuneración que el deseo de ha- 
cer bien, a pesar de su precaria situación. 

Antonio J. Mrak nació el 28 de Diciembre de 1849, a bordo del 
velero «Santos», propiedad de su padre, en el cual viajaba con su familia 
de Rio de Janeiro a Montevideo. (Fig.63). 

Su primera ocupación en Punta del Este, fue en la Capitanía, a 
órdenes del coronel Alfredo Costa. 

Este lo distinguió al haber notado en él, deseos de perfeccionar su 
práctica marinera. 

Fue así como obtuvo el título de práctico lemán, ejerciendo su nue- 
va profesión durante dos años entre Montevideo y Buenos Aires. 

Siempre había abrigado la idea de instalar una estación semafórica 
en Punta del Este, la que se vió estimulada por los capitanes de los 
barcos, que su ocupación le daba oportunidad de tratar. 

En el año 1883, Mrak funda la estación de señales que tantas ve- 
ces salvó de naufragar a los navegantes. 

Ya estaba probado que dicho semáforo prestaba sus servicios, 
mas no le reportaba lo necesario para el sostenimiento de este; a pesar 



278 


CARLOS SEIJO 


de que el personal lo componía su familia, quiso nacionalizarle y su ges- 
tión fue denegada. 

Esto no hizo desfallecer al luchador ni a su admirable esposa, 
Matilde Rivero, que con sus hijas lo acompañaban en su obra. 

Pero ¿ cómo continuar si su instalación era tan deficiente ? 

Se dirigió al comercio y agentes marítimos, esta vez con más éxi- 
to, pues aceptaron su servicio para avisarles la pasada por este puerto, 
de sus barcos, y comunicarles sus órdenes. 

Por ello le abonaban $ 2.00, quedándole $ 1 .00 libre, después de 
pagar el telegrama. No obstante, seguía en precaria situación. 

El asta era muy chica y siendo las banderas de tela inapropiada, 
se rompían fácilmente. 

En 1 888 el mar arroja a la isla de Gorriti un mástil de 20 metros de 



largo. 

Pertenecía al general Burgueño, quien se lo regala a Mrak, y de 
ahí que el 25 de Mayo del mismo año fuera con aquél, inagurado un 
mejor servicio semafórico. 

Es entonces cuando empieza de lleno su dignificante obra. Ges- 
tiona. y obtiene la instalación de una modesta estación de telégrafo y 
correo; pero como producía muy poco y no se le asignaba sueldo, con- 
tinúa él y su familia, atendiendo a los dos servicios gratuitamente. 


MALDONADO Y SU REGION 


279 


Efectuaba las funciones de telegrafista, su hija Filomena M. de 
Ferragut y su nieto Bartolomé Ferragut, que ayudaba a su abuelo. 

Todo ello inicióse el 22 de Diciembre de 1905. 

Anteriormente a esta fecha y en virtud de la cantidad de niños que 
no recibían la instrucción necesaria por falta de escuela, atendía tam- 
bién con los suyos, la instrucción de no menos de 20 de ellos. 

Gestiona y obtiene del Municipio de Maldonado la creación de la 
autoridad municipal, y que presidiéndola realiza en ella obra benéfica. 

Mrak falleció el 13 de Junio de 1914, quedando su familia a cargo 
del semáforo, la que continuó prestando atención a esta oficina, hasta 
que el I 9 de Abril de 1915 se nacionaliza el servicio en Punta del Este. 

Este es el mejor exponente de la obra inteligente, noble y humani- 
taria de Antonio J. Mrak». 

(Los precedentes párrafos pertenecen a la biografía de éste, es- 
crita por Plácido F. Costa). 

Volviendo al año 1881 , desde el 5 de Diciembre, quedaba a dispo- 
sición del público, el servicio telegráfico entre Montevideo y Punta del 
Este. 

Como la compañía no tenía obligación de sostener la oficina en 
este último punto, el Gobierno, al darle una pequeña subvención a la 
empresa, consintió en establecerla allí y en Maldonado. Con ese motivo 
tuvo lugar una fiesta. 

Los concurrentes fueron invitados por el jefe político y el presiden- 
te de la J. E. A., a un modesto almuerzo campestre preparado en el 
edificio del faro. 

En los brindis, dijo Ismael L. Formoso, que el establecimiento de la 
comunicación telegráfica se debía en primer lugar al Gobierno y princi- 
palmente a su Ministro de la Guerra, que había acogido con interés y 
calor la gestión del presidente de la Junta; y también a Booth y al gerente 
de la compañía que coadyuvaron a la gestión de aquél. 

La oficina telegráfica «Marconi», instalada cerca de Punta del Este 
- en la parcela 12, sobre el carretero - y que funcionara un tiempo con 
regularidad, tuvo que ser clausurada, por haberse nacionalizado en 1 91 1 . 

De ahí que entrara el servicio de Mrak a recuperar sus fueros, si 
bien con las limitaciones que el sistema «Telefonique», le imponía. 

Según Julián O. Miranda, Marconi había proyectado instalar en 
Punta del Este una gran estación inalámbrica, que por su importancia 
iba a ser la primera que habría habido en el Atlántico sud. 

En Julio de 1888 fue establecida una línea telefónica entre Punta 
del Este y Maldonado, haciéndose una combinación desde esta ciudad 
por intermedio del Telégrafo Oriental, que recibía los despachos del se- 



280 


CARLOS SE1JO 


máforo. 

Hoy día, este continúa atendido por el nieto de Mrak, antes citado. 

El nuevo edificio lo construyeron el año 1 934. 

En Punta del Este está también la oficina del cable submarino, 
manzana 28, solar d, que se inauguró el 25 de Agosto de 1873. Es decir, 
el local; ya que dos años después recien quedaba expedida la comuni- 
cación telegráfica hasta Europa. Antes llegaba tan sólo hasta Río de 
Janeiro, y su jefe fundador fue Alberto Murissich. 

La empresa al solicitar y obtener gratuitamente de la Comisión E. 
Adm. de Maldonado, una manzana de terreno, fue con la condición ex- 
presa de establecer en ella sus oficinas para servicio del público; pero 
habiéndose transcurrido tres años más sin dar cumplimiento a ello, se 
exigió la devolución. 


Primera escuela en Punta del Este 


La primera escuela fundada en el departamento de Maldonado por 
la Liga Patriótica de Enseñanza, fue la que se inauguró en el mes de 
Abril de 1 896 en Punta del Este, siendo su primera maestra Matilde Rivera 
de Mrak. 

El 1 . e de Junio se instala por iniciativa del Jefe Político coronel 
Melchor R. Maurente y sostenida exclusivamente por éste, proveyéndola 
hasta con los útiles necesarios; pues los vecinos, pobres en su inmensa 
mayoría, apenas podían concurrir con una suma insignificante para ayu- 
dar el pago del sueldo de la maestra. La casa tenía espacio sólo para 20 
alumnos. 

Nueve años después, visto su aumento - eran más o menos unos 
60 - se empieza a constituir una comisión de vecinos «Pro - escuela 
Punta del Este». 

Por consiguiente, el 16 de Febrero de 1907 se lleva a cabo una 
función en el hotel de Risso, quien lo cede a la comisión de damas, a 
beneficio de la escuela pública a fundarse; fiesta que fue todo un éxito. 

Se habían recolectado alrededor de $ 300, divididos en esta for- 
ma: $ 1 30 del producto de la función del ilusionista A. de María, y $ 1 50 
de un cuadro del pintor Milo Beretta, que se puso en rifa. 

Para el local de dicho establecimiento, al quedar fijado, se entregó 
como anticipo, un año de alquiler; y se dispuso de un día de la semana, 



MALDONADO Y SU REGION 


28 1 


para la confección de ropas para los alumnos que ingresaran. 

La comisión patrocinadora estaba compuesta por Manuela Díaz 
de Pena, presidenta. María Cibils de Gómez Folie, vice presidenta. Do- 
lores Muñoz de Arteaga, secretaria. Sofia Blixen de Suárez, pro - secre- 
taria. Isabel C. Hordoy, tesorera. Ana Burmester de Mayer, pro - tesore- 
ra. 


La Aduana 


Según José Gestal, en 181 1 siendo arrendatario de la Isla de Lo- 
bos, en Punta del Este ya existían galpones de aduana. (295). 

Durante la ocupación portuguesa empezada en el año 1817, se 
hicieron las obras para establecerla en la Isla de Gorriti, siendo su co- 
mandante el coronel José Pedro de Meló; y donde tenía un piquete de 28 
soldados. El receptor era Juan José Bianchi. Además fue instalado un 
hospital, llamado de «Misericordia», atendido por el cirujano español José 
Benito Pereyra. 

Al año siguiente, la administración hallándose en la isla, según 
detalla Mario Falcao Espalter- en «La Vigía Lecor» - «ni podía intervenir 
en las cargas y descargas, ni fiscalizar las introducciones y exportacio- 
nes con la escrupulosidad debida; y deseando evitar los fraudes del 
Cabildo de Montevideo, logró que Lecor dictara resolución mandando 
que desde el 10 de Octubre se considerase a Maldonado solamente 
como puerto de arribadas, quedando sin efecto la habilitación temporaria, 
de que había gozado para hacer el comercio libre. 

Con esta resolución lapidaria... quedaba suprimido el Ministerio de 
Hacienda de Maldonado y la administración de la aduana en Gorriti, de- 
jándose en ella un subalterno para el simple reconocimiento de los des- 
pachos». 

En 1821 , el Cabildo de Maldonado al solicitar que su puerto fuera 
franco de nuevo, tal como lo había sido en 1 81 0, el Barón de la Laguna y 
su ministro Herrera, diéronle su aprobación; pero corriendo por cuenta 
de aquel, la construcción de un edificio necesario para el establecimien- 
to de la aduana. 

Se pidió un presupuesto de gastos generales ceñidos a una es- 


(295) Solicitaba «4 fanegas de cal para reparar los techos de los almacenes del Rey 
en la Punta del Este; y puertas y ventanas con sus herrages correspondientes para los 
almacenes. Diciembre 5 de 1812». 



282 


CARLOS SEIJO 


tricta economía, de todas las reparticiones, y vino a resultar que esta 
debía ser instalada después de algunas reformas, en el edificio del Mi- 
nisterio, por considerarse inútil y perjudicial el ubicarla en la Punta del 
Este, donde se facilitaría más el contrabando. 

A fin de evitarlo, Francisco Aguilar presenta como una garantía, 
«un dictamen proponiendo la figuración de doce honorables personas 
que tuvieran el privilegio de formar el gremio», con una pensión cada una 
de 1 00 pesos anuales. Estos fondos se recogerían cuatrimestralmente 
para ser empleados en mejoras del puerto, establecimiento de una es- 
cuela pública y Casa Consistorial. Estos proyectos no llegaron a reali- 
zarse. 

Tres años más tarde se nombra a Manuel Brun, con el cargo inte- 
rino del Ministerio de Hacienda y Aduana. 

Con fecha 31 de Julio de 1856 se decreta el cese de la capitanía. 

El jefe político quedaba encargado de que en caso de que se ne- 
cesitase el tener que pasar visita a los buques, se verificase por uno de 
sus comisarios, si no se contaba con receptor alguno. 

Un año después, Gobierno, atendiendo las reclamaciones de los 
habitantes del litoral del Río de la Plata y del Uruguay, a cuyas receptorías 
principales se les suspende la facultad de despachar los artículos que 
importaban, dispone que se les permitiera a las de Maldonado y otras, 
para darle salida a los efectos que se introdujesen por ellas, con estricta 
sujeción a las disposiciones de nuestras leyes de aduana. 

En Marzo I 9 de 1870 nuevamente se decreta, que se habilitase el 
depósito en la misma para las mercaderías que saliesen de la de Monte- 
video, con el aforo respectivo. 

Esta concesión debía empezar a tener efecto tan luego cuando se 
contara con un local utilizable y que reuniera condiciones de solidez, 
seguridad y demás, correspondientes al objeto a que se destinaba. 

La J. E. A. de Maldonado formula un proyecto de ley, pidiendo que 
terminado el contrato con el general Francisco M. Acosta, se le faculte 
para efectuar la faena de lobos marinos por si misma, a partir de ese 
último año. Los beneficios se destinarían en su totalidad a la construc- 
ción de depósitos de aduana y muelles en el puerto. No se pudo con- 
seguir nada, pues la concesión le fue prorrogada a aquél. 

En Enero 1 6 de 1 875, el Gobierno dispone que se levante un plano 
y el confeccionamiento de un presupuesto para la construcción de la 
Aduana. 

Esto fue cumplido en el mes de Mayo siguiente, mediante el pago 
de $ 200 por el ingeniero Jurgensen, con todos los requisitos indispen- 
sables, así como los sondajes convenientes, a fin de utilizar el punto 



MALDOMADO Y SU REGION 


283 


más aparente de la bahía, que era el de la Playa Honda. El asunto debió 
haber quedado detenido, porque en 1882, figura la J. E. A. del depart 
amento; solicitando de las Cámaras, se le asignara la suma necesaria 
para dar comienzo a la referida obra. 

A este respecto, dice Mariano Cortés Arteaga (296): 

«El pueblo de Maldonado inició gestiones ante los Poderes Públi- 
cos A raíz de la petición popular..., para la creación de una aduana y 
muelles en su puerto se dictó la ley de 26 de Mayo de 1 884. 

Por ella se disponía la construcción de depósitos de aduana y 
muelles en el puerto de Maldonado con arreglo a planos presentados por 
la «Dirección de Obras Públicas». Habiendo transcurrido aproximada- 
mente un año sin que se iniciaran los trabajos proyectados, y como esto 
ocasionaba a Maldonado inmensos perjuicios, interpretando los deseos 
de este pueblo y de todo el departamento, «La Comisión Popular» creyó 
necesario nombrar una «Comisión Delegada» que se presentara al Go- 
bierno para hacerle conocer las circunstancias por que atravesaba la 
capital del Departamento, a la vez que solicitara de ésta la reglamenta- 
ción de la mencionada ley. 

Esta «Comisión Delegada» integrada por cuatro responsables 
vecinos de la localidad (297), se trasladó a Montevideo en la segunda 
quincena del mes de Abril de 1 885, siendo portadora de una carta de 
presentación del Jefe Político, y una exposición de la «Comisión Popu- 
lar» de Maldonado...». 

Pasados algunos días apareció en el Diario Oficial, y reproducido 
por la mayoría de los diarios de la Capital, el llamamiento a licitación 
«para la construcción de los depósitos de aduana y muelles en el Puerto 
de Maldonado, con sujeción a los planos levantados por la Dirección de 
Obras Públicas, y el pliego de condiciones sobre materiales, etc. Estaba 
comprendida también en aquel llamamiento la construcción del camino a 
Punta del Este a que se refería el artículo I 9 de la ley respectiva». 

Recién el 29 de Mayo se sancionó llamando a propuestas para la 
construcción del edificio, muelles y camino carretero. 

Entre las que se presentaron, fue aceptada la de Jaime Mayol, por 
considerarse la más ventajosa. 


□ 


(296) Mariano Cortés Arteaga. Suplemento de «El Día». Montevideo. N B 582. 

(297) Sandalio Ximenez, presidente. Silverio Acosta, Vice - presidente. Silvestre Umerez. 
Manuel Z. Delgado. José Rebolledo. Saturnino Pintos. Elias L. Devicenzi. Antolin 
Burgueño. Jaime Sagristá. y Juan S. Viera, secretario. 


284 


CARLOS SEIJO 


Con motivo que el Presidente iría a colocar la piedra fundamental 
de la Aduana, se prepararon grandes fiestas. 

«Dos veces se anuncia la llegada y las dos amanece lloviendo, 
cuando al fin el 21 de Noviembre de 1885, aunque también llovía, se 
presentaron en el puerto las naves de guerra, llegando Santos (298) a 
Punta del Este en la «General Rivera», escoltado por la «General Artigas» 
y el vapor nacional «Fé». 

Después de haberse servido el «lunch» donde no escasearon los 
brindis, la comitiva pasaba a ocupar un improvisado kiosco, y al finalizar 
el Presidente su discurso de apertura inaugural, se desencadena una 
gran tormenta que viene a perturbar la fiesta. (Fi g. 64). 



Fig. 64 Discurso inaugural 

Como era de imaginarse, concurrieron a aquella ceremonia cente- 
nares de vecinos de toda la comarca, pero el inesperado estrépito de 
una exhalación eléctrica, al motivar el pánico entre la caballada próxima, 
ésta se desbandó rápidamente. Tres se arrojaron al mar ahogándose y 
la mayor parte se internó entre los médanos de la costa; así que un gran 
número de jinetes quedó de a pie. 

Al continuar los aguaceros, mucha gente se vió obligada a invadir 
el kiosco sin distinción de rangos. 


( 298 ) « Completando su sencilla indumentaria de viaje, llevaba un sombrero de pana- 
má adornado con una cinta punzó». Del folleto citado: Viaje del Teniente General 
Máximo Santos a Maldonado. 


MALDONADO Y SU REGION 


285 


Terminada la ceremonia oficial, el grán problema era poder trasla- 
darse hasta la ciudad vecina. 

Vehículos - Brecks - solamente se habían podido obtener tres, 
para el transporte total de la comitiva. 

No había tiempo que perder. Diluviaba y en el más sólido de aque- 
llos acomodóse S. E. y Ministros, incluso Granada, los coroneles Belen 
y Belinzon. 

Como se ha dicho, al dispersarse la caballada, muchos infantes 
tuvieron que regresar a bordo de las cañoneras para trasladarse a Mal- 
donado, lamentando muchos de ellos la pérdida de sus aperos. 

De ahí que la "General Rivera” fuese invadida por una multitud 
heterogénea de paisanos, soldados con distintos uniformes, músicos y 
particulares en confuso desorden, causando por la mojadura, y cada 
cual buscando refugio bajo toldos, bodega y demás reparticiones de la 
obra muerta. 

Estaban alrededor de la máquina, soldados escurriendo sus casa- 
cas al calor sofocante de la caldera; tambores secando sus parches e 
instrumentos de música destilando agua; y en medio de aquella baraún- 
da, mientras un «repórter» secando su «cilindro» junto a la máquina, 
púsose la hélice en movimiento. 

En Maldonado, el general Santos fue muy agasajado y se le ofre- 
ció un banquete de sesenta cubiertos. 

Antes de partir de regreso a la capital, al poner el pie en la «Gene- 
ral Rivera», que se encontraba amarrada con un largo cabo a una extre- 
midad del muelle de hierro, fue saludado por una salva de 21 cañonazos. 
Y mientras la multitud agitaba pañuelos y sombreros, leváronse las an- 
clas». (299) 

Algunos meses antes de la visita de aquél, la ciudad de San Fer- 
nando, queriendo hacer justicia a su benefactor, le presentó su testimo- 
nio de gratitud. 

Tanto que «La Nación» de Montevideo participaba, «que el entu- 
siasmo había sido inmenso, llegándose a proclamar al Sr. Presidente, 
protector de Maldonado, y mocionándose también para que fuese consi- 
derado hijo adoptivo del mismo. Fue aceptado por unanimidad y todo en 
medio de interminables vivas a su persona. 

En la Jefatura, visto el retrato del joven magistrado, renováronse 
los vivas, pues el pueblo estando satisfecho confiaba en su protector». 

Ahora agregaremos nosotros: «Sic transit gloria mundis.» 

Y bien pronto, porque apenas pasados dos años, la asamblea de- 


(299) Párrafos sobre la colocación de la piedra fundamental, Obr. cit. 



286 


CARLOS SEIJO 


cretaba su destierro, y como se esperara por momentos su regreso de 
Europa, se dispuso que los buques de la escuadrilla, detuvieran al vapor 
italiano «Mateo Bruzzo» en que venía». 


□ 


Se explica que Santos tuviera simpatía por la ciudad de Maldona- 
do debido al hallarse destacado en ella a principios de 1 872, siendo ma- 
yor y comandante del batallón Sosa. 

Otro recuerdo más halagüeño debió ligarlo, y era el de haber trans- 
currido en la ciudad fernandina, el primer mes de su luna de miel, tal 
como así lo consignan las lineas que van a continuación. 

Cuenta Fermín Landa (300) maestro de escuela: «Tomé posesión 
de una nueva casa y a los pocos días de estar en ella, me fue a visitar el 
mayor don Máximo Santos. Le mostré las habitaciones todas del edificio 
y deteniéndose en una, me dijo: - Hay muchas piezas, no podría Vd. 
cederme ésta y la cocina ? - Sí, señor, - le contesté - y él agregó: -Por 
que pienso ir a Montevideo a contraer enlace (301 ) y volver con mi espo- 
sa, para pasar aquí un par de meses. - Muy bien, cuando Vd. vuelva la 
encontrará arreglada convenientemente. 

Yo tenía en aquel tiempo en Maldonado, un habilitado con posada 
en la plaza y de allí saqué lo mejor de todo para arreglar el cuarto, como 
le había prometido. 

Fuése a Montevideo y volvió, viviendo tranquilamente y hasta libre 
del bullicio que suele producir una escuela por haberla hecho mantener 
con el mayor silencio posible durante dos días. 

El mayor Santos estuvo muy correcto conmigo y después de un 

(300) Pertenecen a la auto-biografía inédita de Fermín Landa español. Vino a este país 
en 1855. Su vida profesional fue de 20 años, principiada en el Colegio Nacional de la 
Unión, seguida en el Rosario Oriental, Colonia, Salto, Concepción del Uruguay, 
Gualeguaychú, Colegio de los Escolapios. Nacional de don Carlos de la Vega, Univer- 
sidad, Canelones, Migues, Maldonado , y terminada en Florida 

El manuscrito nos fue facilitado por el P. Guillermo Furlong Cárdiff. S.J. 

(301) Máximo de los Santos, soltero, militar, hijo de Joaquín Santos y de María Aldina 
Barbosa. 

Teresa Mascaré, hija de Pedro Mascaré y de Gumersinda Sosa. Contrajeron matrimo- 
nio en la Parroquia de San Agustín, en la villa de la Unión, el 3 de julio de- 1872. El Cura 
Manuel Madruga. 




MALDONADO Y SU REGION 


287 


mes y días regresó a la capital, manifestándome su agradecimiento con 
una despedida cariñosa. 

Pasado algún tiempo de estos sucesos, nos encontramos en Mon- 
tevideo y me reiteró su reconocimiento por las atenciones que yo le ha- 
bía dispensado. 

Más tarde nos volvimos a encontrar en la calle 18 de Julio, y se 
paró con los dos ayudantes que llevaba, para saludarme. 

Entonces ya era Ministro de la Guerra. Nos hablamos y al despe- 
dirnos me dijo: - Deseo servirlo, señor Lauda; ocúpeme con franqueza». 

Santos fue siempre consecuente con sus amistades, tanto que en 
su estada en Maldonado, habiendo mantenido estrecha camaradería con 
Honorio Fajardo, entonces Jefe Político y de policía del departamento, 
1869 - 1875, éste lo nombró padrino de uno de sus hijos. Poco después 
aquél lo obsequiaba con la cesión por diez años, de los derechos para la 
matanza de lobos, en comandita con otros de sus amigos. 

Como hemos informado antes, después de haberse colocado la 
piedra fundamental de la Aduana, «cuando Santos se hallaba ya a bordo 
en el puerto junto a todo su séquito, pronto para marcharse de regreso a 
la capital, alguien le recuerda su olvido al no despedirse del coronel 
Jiménez, ni del senado» Honorio Fajardo. (302) Mas ya era tarde, pues 
habían soltado la amarra. 

- No veo dificultad ninguna - dice el general, e inmediatamente sal- 
ta a un bote dirigiéndose a la playa, donde las autoridades y numerosos 
amigos se habían agrupado. 

Embicada la falúa a tres metros de la costa y encaramándose so- 
bre las espaldas de un rollizo marinero, éste lo deposita en tierra. 

En ese momento, desde a bordo se percibieron claramente los 
vivas a Santos lanzados por el pueblo». . . (303) 

De aquí se comprende, cómo por el afán de cumplir un acto de 
cortesía frente a sus amigos - aunque investido del rango presidencial - 
no titubeara en hacerse ver en tan grotesca y ridicula postura. 

Sobre este particular citaremos el caso detallado por Fernández 
Saldaña en el Suplemento de «El Día» - N s 619 -: 

«Sucedió... que al contrario de lo que es regla, Santos, res- 
plandeciente de los entorchados, dueño de los destinos del país. . . no 
olvidó al italiano panadero (Angel Firpi), que acaso había matado el ham- 
bre a Santos, oficial subalterno, y antes al contrario, dispensándole su 
alta protección, lo favoreció con magníficas gangas...» 

Santos era muy rumboso con sus ahijados, pues a cada uno le 


(302) La vez que éste llegó a fallecer, Santos le hizo inhumar en su sepulcro. 



288 


CARLOS SEIJO 


regalaba un ajuar completo y de valor. 

Para este fin, una de nuestras principales tiendas, al recibir la or- 
den, debía remitirlo como de costumbre a casa del beneficiado, siendo 
su costo de $ 500.00. 


□ 


Volviendo a la propuesta presentada por Mayol, sólo se construyó 
la Aduana, y el muelle, (Fig. 65), desistiéndose tácitamente del camino 
carretero , por los dispendiosos gastos que su obra demandaría y ser 
exigua la suma que se le asignaba. 

Fue entonces cuando los Sres. Carrick y Roídos solicitaron la con- 
cesión para construir un ramal de ferrocarril que iba de Punta del Este a 
San Carlos pasando por Maldonado; y cuyos capitales necesarios se 
proponían levantarlos en la plaza de Londres. 

Debiendo ser el verdadero complemento de la Aduana, la Direc- 
ción de obras Públicas, apoya esa misma idea; pero este ramal no tenía 
nada que ver con el propuesto por Oldman, que era de Maldonado a 
Punta del Este solamente. 

La Aduana en 1 887, es decir, a los dos años de la colocación de la 
piedra fundamental, quedaba terminada. 

Y en seguida empezaron las críticas, ya que en un periódico de la 
localidad, se leía : «Tenemos una bonita aduana, pero ella no presta 
ningún servicio al comercio y sí perjuicio al Estado, pues se encuentra 
poco menos que abandonada; y esto se evitaría, si se cumpliese con 
todas sus partes la ley de Mayo, que establece la construcción de un 
camino desde Punta del Este a Maldonado». 

Otro diario, pero de Montevideo, también decía : «La aduana en 
aquella soledad, recuerda a un bello oasis en medio del desierto. 

Todos están contestes en que se ha empezado por donde debía 
acabarse: primero se hubiera hecho el camino hasta la ciudad y des- 
pués la Aduana ; de otro modo es un lindo edificio inútil». 

Sobre todo, que para conducir las mercaderías que se recibían del 
exterior, se irrogaban al comercio, gastos de consideración, lo mismo 
que para la exportación de los productos del suelo , perjudicando a los 
intereses del consumidor y del productor por la falta de viabilidad. 

Cuando Cavallo Hnos. en 1 895 construyeron en el puerto, galpones 


(303) Del mismo folleto antes citado. 



MALDONADO Y SU REGION 


289 


y un muelle, solicitaron su habilitación para las operaciones de descarga 
de toda clase de mercaderías de removido, pero solase les permitió las 
franquicias para los artículos de barraca. 

El muelle de Punta del Este por donde únicamente se permitía en- 
tonces el desembarque de las mercaderías generales, distando siete 
kilómetros de Maldonado, en ese trayecto no había un solo metro de 
tierra firme. Todo él era de arena finísima, voladora, que arremolinaba en 
médanos inmensos. Por un viaje de carreta no se cobraba menos de 
dos pesos y la carga máxima que se podía transportar era de 1 .200 a 
1 .500 kilos. Aventajábale en todo el muelle precitado, distante dos kiló- 
metros apenas de la plaza principal de la Ciudad, que se recorría por el 
camino carretero de cuña que la Junta acababa de construir. El flete de 
una carreta por este camino, era de cincuenta centésimos a lo sumo y 
se aceptaba la carga máxima de 2.000 kilos. 

El otro carretero recién se lleva a cabo en 1911 y el ferrocarril en 
1930. , 


Los perjuicios para el Estado empezaron pronto, ya que en 1893, 
se llamaba a licitación para arreglar el deteriorado muelle, cuyos pilotes 
de sostén, tenían perforado su maderamen, por el molusco llamado taredo 
o taladro de mar. (304) 

Así que se tuvo que reemplazarlos de nuevo, por otros forrados 
con láminas de cobre, en la parte bañada por el agua. 

¿ Cómo fue que al constructor no se le puso al corriente de este 
detalle ? 

Es decir, que mismo todo barco de madera que anclara allí dete- 
niéndose algún tiempo sin tener defensa, hállase expuesto a sufrir ese 
irreparable perjuicio. 



Fig. 65 La Aduana 1906 


290 


CARLOS SEIJO 


Lo mismo aseguraba el comandante de ingenieros de la plaza de 
Montevideo Lecoq, en contestación a un oficio de 1795, que «el puerto 
de Maldonado no estaba exento de sus defectos por la broma, la que 
sería más abundante si no fuese la fuerte corriente que hay en la canal 
de entre la punta O. e Isla de Gorriti; que no la deja apoderarse de los 
barcos, pero si llegase a cegarse, los que no estuviesen forrados en 
cobre, diesen de quilla cada quince días a ejemplo de los de la Abana 
para darles sebo y que pudieran permanecer sin una considerable rui- 
na». 

Desde que se construyó la Aduana, con motivo de la prolongación 
del rompeolas, han continuado estrechando la Boca Chica. Conocién- 
dose el dato del ingeniero Lecoq, deberíase desde ya, no olvidarle. No 
sea que por facilitar mayores facilidades a las embarcaciones menores, 
un buen día se encuentren que las correntadas detenidas no arrastren al 
temido molusco. 

En 1 937 se hizo el dragado de la zona portuaria, llevando las cos- 
tas al valor de 3.50; y cuenta con 30 amarrazones. 

Ultimamente una parte del edificio se habilitó para servicio de mer- 
cado. 


Excursionistas 


¡Qué tiempos aquéllos! Ahora se darán cuenta cómo tenía que 
arreglárselas todo turista por mas acaudalado que fuera y deseare dar- 
se el gustp de hacer un paseo, que hoy se lleva a cabo en 20 minutos, 
con toda comodidad, y entonces duraba más de dos horas, con varia- 
das molestias. 

Es decir, cuando no existían carreteras y Sólo se contaba con la 
tracción a sangre. 

Un matrimonio uruguayo que se alojaba el año 1902, en el único 
hotel existente en Punta del Este, el de Risso, se dispuso a hacerle una 
visita a un pariente, veraneante en «La Barra». 


(304) Estos moluscos se ponen en contacto con las maderas, por medio del oleaje o 
yendo a la deriva, alojándose en su superficie o en sus grietas; y en seguida empiezan 
a devorar las fibras más blandas, para dejar las más sólidas. 

«Popular Mechanics». U. S. Feb. 1923. 

Produce a veces daños verdaderamente imponentes: por esto Linneo los definió como 
«calamitas naviun». Se usa para preservar el maderamen sales tóxicas de cobre, de 
plomo, de zinc y de hierro. 



MALDOriADO Y SU REGION 


291 


En un «breck» llegaron hasta la orilla de la desembocadura del 
arroyo de Maldonado. 

Pusieron pie a tierra y por medio de un bote se les pasó al otro 
lado, donde los esperaba de antemano, un pequeño vehículo y un petizo 
ensillado. 

El primero destinado a la señora y el segundo al esposo, pues 
desde allí hasta la casa, había que recorrer cerca de un kilómetro por la 
orilla del mar. 

Para más constancia vease el momento en que la pareja (Fig. 66), 
se va a poner en marcha, de regreso, para tomar de nuevo el «breck» 
que había quedado esperándolos. 

Después necesitábase llegar hasta Maldonado, bajar a la costa - 
hoy playa de «Las Delicias» - y continuar por ella hasta Punta del Este, 
tal como se había hecho a la ida. 

Total un recorrido de unos 23 kilómetros que hoy por el carretero 
al bosque Municipal y el puente de La Barra, se hace en poco rato. 



Salinas 

De María refiere que Francisco Aguilar tuvo salinas; pero de éstas 
no indica el lugar ni la fecha. 

Luis Burmester, norteamericano, arribó al puerto de Maldonado, el 
año 1 836, que era el de recalada de casi todos los barcos que arribaban 
al Río de la Plata. En éste trasbordaban las mercaderías consignadas a 



292 


CARLOS SEIJO 


la Argentina, Chile, Perú y Bolivia, en barcos que traían los productos de 
estos países para exportar a Europa y Norte América. 

La importancia de este puerto era tal, que las casas importadoras 
y exportadoras más importantes, de Montevideo, Buenos Aires, Chile y 
Perú, tenían sus consignatarios para recibir y entregar las cargas de 
recalada que se recibían del exterior. 

Desde el año 1 836 Burmester había iniciado estudios y observa- 
ciones sobre las variedades de peces en esa costa, la vida de los lobos 
en la isla de este nombre y la composición de las aguas del mar, que a 
su juicio se prestaban para la explotación de una salina destinada a abas- 
tecer de sal a los saladeros de Montevideo. Así comprobó que las aguas 
del Atlántico, sobre la Punta del Este, tenían las propiedades necesarias 
para su explotación; y que sobre el extremo nordeste se podían cons- 
truir con gran economía, las piletas para la evaporación del agua. 

En el año 1 855 se hicieron varias experiencias, sometiéndose la 
sal concentrada al examen de una comisión oficial, que nombró el go- 
bierno; declarando que «era excelente el resultado de los análisis de la 
sal, elaborada por el Sr. Burmester». 

Entonces solicita el terreno necesario para ello , indicando el de 
aquella península, que se decía era propiedad particular de Samuel 
Lafone. 

«Alegaba, que ésta, al ser considerada parte del egido y hallarse 
comprendida en la prohibición de las enagenaciones, los vecinos de 
Maldonado la reclamaban resueltos, porcontárdesde ya, con el apoyo 
de la administración de ese tiempo. 

Que si habíase vendido a dicha persona, allá por el 1843, el terre- 
no antes citado por 4.500 pesos bajo la condición de delinear un pueblo 
y ceder al gobierno las dos terceras partes de cada manzana, aquél no 
había cumplido su contrato. 

De modo que, teniendo el gobierno terreno en el punto indicado, y 
era tan poca, la superficie que se necesitaba para plantear su nueva 
industria, pedía se le concediera por el tiempo que durase la fabricación 
de la sal, diez cuadras cuadradas; precisamente la punta que está al S. 
O. cuyo terreno nada servía fuera, que para su invento. 

La solicitud de Burmester fue aceptada, así como la suma de 400 
pesos anuales pagaderos a fin de cada año; pero en cambio se le con- 
cedieron tan sólo cuatro cuadras». (Escribanía de G. y Hacienda de 
Montevideo. Año 1855. N. Q 3). 

Inmediatamente Burmester formó una sociedad anónima para la 
fabricación de sal, bajo su dirección, aprobándose los planos y presu- 
puestos que sometió a consideración de los accionistas y quedando 



MALDONADO Y SU REQIOn 


293 


constituida por contrato social celebrado el 13 de agosto de 1855. Se 
emitieron 300 acciones de 1 1 2 patacones cada una, fijándose el capital 
en 36.000, suscritas por los capitalistas y comerciantes de Montevideo. 

En setiembre de 1 856 se inicia la fabricación. Al año siguiente ig- 
noramos por qué causas Lafone figura celebrando otro contrato con el 
gobierno, por el cual se obligaba a continuar con las salinas durante diez 
años y de un saladero que se instalaría en ese mismo paraje, para faenar 
especialmente los ganados de Maldonado, Rocha y Minas. En cambio, 
se le hizo cesión de todos los terrenos que comprendía Punta del Este 
para ambas cosas y el pastoreo de los ganados. 

En marzo de 1 859 en «La Nación» de Montevideo figiuraba el avi- 
so siguiente: «El Directorio de las Salinas de la Punta del Este de Maldo- 
nado, invita a los Sres. accionistas a una reunión general, que tendrá 
lugar el 24 del corriente a la una de la tarde en el Club Extrangero». De 
aquí se ve que los negocios empezaban a andar mal. 



Fig. 67 La Salinas 

Tres años más tarde, Lafone se encuentra que en esa época la 
mayor parte de los ganados de los departamentos vecinos, se encami- 
naban hacia Montevideo, donde se habían instalado varios saladeros 
que competían en precio. 

Por otra parte los fletes de la sal de Cádiz habían bajado conside- 
rablemente y no había ganancia para la explotación de la salina. 

Así que a los seis años se tuvo que abandonar todo aquello. 

Hasta hace poco podía verse parte de esta última (figura 67) en la 
manzana 81 y que fuera destruida para ser subdividida en solares para 
la venta. 

Pintos Márquez refería «que consistían las construcciones, en 
grandes piletas, con derivaciones de unas a otras para facilitar la co- 





294 


CARLOS SEIJO 


mente del agua del mar y con ella la evaporación. 

Experiencias posteriores han demostrado que el sistema no pudo 
dar resultados satisfactorios, a lo menos para sentar una industria pro- 
ductiva. 

Parece ser que el aire es allá - Punta del Este - demasiado húme- 
do, obstáculo para una evaporación a breve término, como se requeri- 
ría”. 

En 1871 se solicita el establecimiento de otra salina y tres años 
más tarde se le autoriza para lo mismo a Luis Revuelta, para ser instala- 
da sobre la costa del Océano, entre Sauta Teresa y el Chuy. 

En 1879, un empresario francés, Carlos Martín, pretendía la pro- 
piedad exclusiva para ocupar a su favor la precitada península, así como 
el derecho de expropiar los terrenos que le conviniesen para establecer 
sus salinas. 

Naturalmente, tal cosa le fue concedida, pero en cambio se le per- 
mitía a mayor distancia; cuando menos a una media legua de allí. 

Otra empresa muy importante practicó en 1887, nuevos estudios 
en la margen derecha del arroyo de Maldonado, próximo a su desembo- 
cadura. 

Vino un ingeniero enviado por el gobierno, para el trazado y amojo- 
namiento y se hizo cargo de los estudios de terraplenes, etc., y que lo 
era Alejandro Ferraresco, comisionado por la empresa. 

Empezaron con la construcción de una zanja de cinco kilómetros 
aproximadamente para demarcar los límites. 

Siguiéronse las demás obras; pero por haber corrido mal la esta- 
ción de verano, no fue posible llevar a término el experimento proyecta- 
do, quedando los trabajos realizados en 700 metros cuadrados, forman- 
do terraplén con los compartimientos necesarios para, la cristalización. 

El presupuesto era de un millón de pesos, dentro del cual se 
construirian grandes edificios para Directorio, peones, etc., la canaliza- 
ción del arroyo de Maldonado hasta su desagüe en el mar, y se utiliza- 
rían para el embarque, barcos menores.. 

La extensión que abarcase el establecimiento, iba a ser cruzada 
por una vía férrea que transportaría la sal de las canchas a los depósitos 
y al embarcadero. Se calculaba que se obtendría anualmente de 500 a 
600 fanegas como para abastecer al Paraguay, Argentina y Uruguay 

En fin, ya se habían invertido inútilmente en los trabajos prepara- 
torios, unos veinte mil pesos, cuando se tuvo que desistir de llevar a 
término tan grande empresa. 

(En el archivo de la Cámara puede verse el plano, bien detallado, 



MALDONADO Y SU REGION 


295 


siendo su ubicación próxima a la isla de la Tuna). 

Otra solicitud presentaron Alejandro Sardenois y Víctor Frade para 
otras salinas, sobre una superficie de 5.000 hectáreas y por un período 
de 40 años; donde hoy hállase el balneario «La. Barra», al E. de la des- 
embocadura del arroyo Maldonado. Como fueran a quedar en un terreno 
de propiedad particular, se hizo inaceptable la negociación. 

Esos empresarios no se daban cuenta que en las inmediaciones 
de aquella parte de la costa, al desembocar un arroyo caudaloso, el agua 
marina debía de perder gran parte de su salinidad 

Esto seguramente tiene que suceder, máxime cuando sopla, el 
viento N. y empieza la bajamar. 

Por ultimo, el año 1 891 , llega hasta. Maldonado, el ingeniero Pedro 
Andreatti, en compañía de varios agrimensores y empleados, con el 
objeto de hacer estudios técnicos en la costa del departamento, con ese 
mismo fin. 

La comisión científica era enviada por un sindicato europeo, sien- 
do su representante en Montevideo, Pedro Rius. 

Ya con auticipación le habían sido remitidas, para someter el líqui- 
do, al examen químico de Arechavaleta, varias botellas conteniendo agua 
de las costas del Rincón de San Rafael; y conocer hasta que punto 
podía ser utilizable, para incontinente formar las salinas. 

Es incomprensible como se arriesgaban tantos capitales. Y así lo 
atestiguaba S. Umerez, quien dijo, que «el procedimiento tan bueno y 
económico utilizado en Cádiz, lo conceptuaba impracticable en absoluto 
en las costas de Maldonado. 

Porque había que tener muy en cuenta, que estas se hallaban 
orientadas hacia los vientos S., S. E. y E, que son muy húmedos por lo 
regular, aún en los días de verano, por venir siempre cargados de los 
vapores acuosos que arrastran del océano. 

Revelaba no poco ignorancia de las condiciones de tal industria, el 
que sin tomar para nada en cuenta la naturaleza del clima, se lanzaban a 
semejante empresa, opinando sin duda, que aquí se podía, sacar la sal 
del mar, sencillamente porque tenía tanta y tan buena como en el de 
Cádiz. 

Pero era preciso advertir, que mientras en esa provincia pasaban 
veranos enteros sin llover una gota en tres meses, a lo cual contribuían 
los vientos reinantes del S. que allí son secos y cálidos, en nuestro cli- 
ma llueve con frecuencia y aún sin eso suele haber días en que la at- 
mósfera llega a saturarse de tal cantidad de vapor, que hasta las lavande- 
ras lo notan en sus tenderos de ropa, que no se les seca por más que la 
extiendan al sol; mientras no se modifique el estado del aire». 



296 


CARLOS SEIJO 


El 6 de Febrero de 1942, Hugo de Hormaeche, acompañando los 
planos correspondientes, se presentó solicitando el privilegio por nueve 
años para la «Explotación de las aguas de mar de nuestra costa, atlán- 
tica, para la obtención de sus sales». Debiendo invertir un capital inicial 
de $ 200.000, tal que le permita una producción efectiva de 1 0.000 tone- 
ladas anuales. Privilegio que le fué concedido, con el plazo de tres años 
para el planteamiento de dicha empresa en el país. 

Según «La Tribuna Popular» de fecha 29 de Noviembre, publicaba 
un reportaje a Herrera Mac Clean, de que estaba por firmarse un contra- 
to con ingenieros norteamericanos que dirigirán la construcción de la 
primera salinera del Uruguay» en nuestro país. La primera, no. 


Tembladerales 


Una tarde en que la aficción por los objetos étnicos nos hiciera 
salir junto con un compañero, para ir en busca de ellos, determinamos 
recorrer varios pequeños paraderos situados entre los médanos frente 
a la Playa San Rafael. 

El día anterior habiendo llovido abundantemente, encontramos las 
arenas bien saturadas por las aguas. 

Se caminaba a paso lento, cuando nuestra cabalgadura, detenién- 
dose de golpe, empieza a hundirse, tanto que instintivamente encogi- 
mos las piernas; pero al encontrarnos tan cerca del suelo, desliándo- 
nos de la montura y gateando, nos escabullimos con rapidez. 

El animal después de ensayar varias veces por incorporarse, como 
no lo consiguiera, quedóse inmovilizado. 

Por suerte que el tembladeral era poco profundo y angosto, y al 
quedar las riendas destendidas, pudimos allegamos basta su extremi- 
dad y a fuerza de tironear, el equino consiguió a duras penas incorporar- 
se, hasta zafar. 

Nuestro compañero que venía detrás, al hacerse a un lado, su 
caballo se hundió mucho menos, y apurándolo con el rebenque le hizo 
salir del atolladero. 

Estos sumideros se forman generalmente, cuando por acaso, en- 
tre los médanos se encuentran hondonadas en el terreno firme en forma 
de cráter, y es cuando las excesivas lluvias, arrastrando las arenas, 
suelen colmarlas. 



MALDONADO Y SU REGION 


297 


Por consiguiente, permanecen en un estado semilíquido, hasta tanto 
las aguas no llegan a ser absorbidas por el sub -suelo. 

En uno de estos, pero de muy vastas proporciones, sobre el arro- 
yo Solís, perecieron dos veraneantes de un conocido balneano de nues- 
tras costas del Este, hace pocos años. 

«Ciertos tembladerales tienen la fluidez del agua, y cualquier obje- 
to que se eche es absorbido en seguida. 

Otros, que no son tal vez los menos peligrosos, presentan al con- 
trario, una cierta densidad, pero si uno confía de su resistencia relativa y 
sigue más adelante, está perdido. 

Aspirando lentamente a su víctima -si es un peatón- las rodillas, 
las caderas y el busto desaparecen sucesivamente. 

La arena alcanza las axilas y si en ese momento se tuviese la 
presencia de espíritu de extender ambos brazos en cruz, se asegura 
que lograría detenerseel sepultamiento. 

Pero el espanto al paralizar o incitar a hacer contorsiones, empeo- 
ra la situación. 

En realidad, no hay más que un medio de salvarse y que es nece- 
sario ponerlo en práctica desde un principio. Echarse boca abajo para 
repartir el peso del cuerpo sobre una. superficie mayor, y de arrastrarse 
lentamente hasta, encontrar una parte más firme». 

Tales percances no les acontecen a las personas ni a los anima- 
les, vacunos o caballares, que han vivido en esas zonas pues saben 
unos por experiencia y otros por instinto, distinguirles y esquivarles. 

De ahí que nuestros equinos, siendo de tierra adentro, se queda- 
ron tan resabiados, que mismo a lo largo de la llanura de la playa toda 
bien firme, cada vez que se tenía que galopar, en cuanto se apercibían 
de algo que a ellos les parecía sospechoso, daban la espantada con tal 
rapidez, que hacía peligrar de continuo nuestra estabilidad sobre la mon- 
tura. 


El agua en Punta del Este 

En los primeros tiempos, en Punta del Este, había que abastecer- 
se de un manantial en forma de cisterna, existente sobre la Playa Man- 
sa, próximo a la desembocadura de la calle N e 8, bastando para el con- 
sumo de sus pocos habitantes. 

Al ser edificado el faro, construyeron un aljibe, y otro tanto se hizo 
después en la Aduana. 

Al producirse la seca que azotó al país en 1 892 - durante el gobier- 
no de Julio Herrera - los vecinos se vieron obligados a ir hasta Maldona 



298 


CARLOS SEIJO 


do, para llevarse el agua en pipas y damajuanas. 

Habia en Punta del Este, en algunos manantiales, cierta cantidad; 
pero tan salobre que se hacía imposible utilizarla. 

Los primeros propietarios de chalets tuvieron también que hacer 
construir aljbes. 

Recien en 1910 se llevó el agua del manantial «La Pastora», a un 
tanque de hierro galvanizado situado en la plaza mayor. 

Necesitándose más cantidad, en el año 1 928 se hizo la ampliación 
de aquella, prolongándose su canal y estableciéndose cañerías para el 
servicio público. 

Posteriormente se abrió un pozo artesiano y se levantó un nuevo 
tanque de cemento armado, que ha venido a sustituir al anterior. 

Al presente se ha instalado una nueva Usina de Aguas, en la zona 
conocida por «Marconi». 


Faro de Punta del Este 


Dos años antes de construir Tomás Libarona, el faro de Punta del 
Este, había presentado al Gobierno de Venancio Flores, el 9 de Abril de 
1 855, los planos para el establecimiento de tres de ellos y una balsa de 
salvamento en el Banco Ingles; y proponía al mismo tiempo en vez de 
dos faros en el puerto de Maldonado, uno solamente en la Isla de Lobos. 

Al mes siguiente, en virtud de no haberse considarado su propues- 
ta, el por sí y a nombre de una sociedad presenta otra con modificacio- 
nes y esperando que la H. Camara se sirviera tomarla en consideración. 

En ese Ínterin, Juan Baratta hace también su propuesta; La peti- 
ción del primero se reducía a suprimir la contrucción de farolas en Punta 
del Este y Punta Ballena para colocar otras dos en el S. de la Isla de 
Lobos. 

Una más alta que la otra y de distinto color, para evitar todo enga- 
ño, y prometiendo levantar un faro en la misma isla, cuando ella quedase 
libre del gravamen que la afectaba, o citando el Gobierno lo juzgase con- 
veniente u oportuno. 

La petición del segundo, demostraba que la farola que se pensaba 
establecer en Punta del Este, lejos de favorecer la seguridad de la nave- 
gación, servirla para convertir en un terrible escollo, la Isla de Lobos; y 
que se prfiriera en vez la colocación en el Banco Inglés, en razón de 
haber sido el primero en proyectarla. 

La Comisión de Hacienda opta por la propuesta que hacía Libarona 



MALDONADO Y SU REGION 


299 


a nombre de una sociedad, por ser más ventajosa que la de Baratía. 

Lo colocación de un pontón de 225 a 250 toneladas, al S. de la Isla 
de Lobos, no sólo alumbraría este escollo, sino que serviría para marcar 
la proximidad de la costa firme; y vniéndose por este medio a conseguir 
dobles ventajas con el beneficio de un faro en Punta del Este. 

Ambos proyectos quedaron en la nada, y dos años más tarde, el 
mismo Libarona empezaba a construir la referida farola, y «entregada al 
servicio de la navegación el 17de Noviembre de 1800». (Fig. 68). 

Antes de ser inaugurada, Francisco Acuñá de Figueroa escribía: 

«En la Punta del Este hoy se levanta 

Esa torre magnifica y gigante, 

Que en lejana distancia al navegante 

Es un faro de guía y salvación.» 

Américo Pintos Marques en «El Cincuentenario» de «El Siglo», da 
los detalles signientes: 

«Su torre es de piedra, tiene la forma de un cono truncado y una 
elevación de 24 m. 90 e. sobre el nivel del terreno 

Es un faro de segundo orden, servido por un dióptrico «Fresnel», 
cuya característica es la siguiente: Luz blanca fija con ocultaciones, vi- 
sible 90 segundos. Eclipse 25 idem. 

La luz se vé en toda su intensidad durante 40 segundos, siendo su 
alcance luminoso de quince millas con atmósfera de transparencia me- 
dia. 

El plano focal se encuentra colocado a 40 metros de elevación 
sobre la pleamar. 

Su posición geográfica es la siguiente: 

Latitud S. 34 e 58’ 15” 

Longitud O. 54 e 56’ 57” 

Este faro pasó a ser propiedad del Estado en 1 7 de Noviembre de 
1880 por haber caducado el plazo de la concesión. 

En un principio la luz fue fija» 

En Diciembre de 1882 se le varió para evitar que se confundiese 
con la de José Ignacio, y al año siguiente empezaba a funcionar la pan- 
talla que se colocó. 

Antiguamente desde ambos lados del faro continuaba hasta llegar 
al mar, un cerco de piedra, formando un pequeño potrero, donde se tenía 



300 


CARLOS SEIJO 


una majada de ovejas y algunas vacas lecheras para utilidad del farero y 
su familia. 

El 6 de febrero de 1 889 el edificio empezó a correr por cuenta de la 
Dirección de Faros, y en él entra a prestar servicio Juan Serra., de na- 
cionalidad española. 

Su hijo Francisco Serra continúa, hasta su fallecimiento en 1940. 



Fig 68 Faro de Purta del Este. 

El 5 de Junio de 1901 , los patos silvestres durante su vuelo noc- 
turno emigratorio, rompieron dos cristales de la linterna, haciendo nece- 
sario el cubrirla con tejido de alambre. 

El libro de los visitantes arranca desde el 1905, cuando recién 
empezaba a concurrir a Punta del Este un número muy reducido de ve- 
raneantes. 

Publicaremos algunos de sus apuntes intercalados entre los milla- 
res de firmas, que durante muchos años se fueron agregando 

«Que este faro no sea para los buques lo que la luz para las mari- 
posas. Dic. 27 de 1906. 

Ernesto Frias 

Esperamos que la luz del faro de Punta del Este alumbre en bre- 
ves años laj^rimer ciudad balnearia de la América del Sud. Marzo 29 de 
1907. 


Emilio Guani 



MALDOMADO Y SU REGION 


30 1 


Aunque el subir cueste caro 
Me gusta subir a un faro, 
por ver, con dolor profundo 
que sea el hombrte tan avaro, 
siendo tan chiquito el mundo 

Mayo 1 8 de 1 909. 

Leoncio Lasso de la Vega 

Como águila cansada después de un largo vuelo de 62 años, he 
posado en la altura de este oásis aéreo, con el cuerpo y el alma, todas 
las penas de mi vida angustiada, enalteciéndome en el sublime y encan- 
tador panorama de este pedazo de paraíso caído del cielo y que se ape- 
la Punta del Este. 

Al Sr. Serra, escrupuloso guardián de esta joya mis agradecimien- 
tos. - Enero 31 de 191 1 . 


L. Castiglione 

Hace 16 años, desde este faro, vi el desierto inmenso 
del mar y percibí casi un desierto en la tierra que circunda esta 
eminencia. 

Hoy he vuelto a subir, la visión del mar es la misma, la de la tierra... 
la de la tierra me hace pensar en la grandeza futura de mi patria. - Mayo 
24 de 1912 


José A. Cabrera 

Punta del Este es la nariz bonita de la República O. del Uruguay. 

Torres Cladera ». 

En 1934 se derribaron los antiguos edificios anexos al faro y se 
construyó el que hoy figura 


Cancha de golf 


Hallase situada en el paraje denominado Rincón de San Rafael, 
frente a la costa E. y lindante con el bosque del Parque Municipal 

Fué inagurada el 22 de Enero de 1 928 y con ese motivo el «Diario 
del Plata», escribía: «La situación del campo es sin igual por su belleza; 



302 


CARLOS SEIJO 


y las condiciones que lo elevan en categoría sobre todos sus similares 
sudamericanos, consisten en la acentuada ondulación del terreno indis- 
pensable por la naturaleza del juego y en la abundancia de exelen-te 
agua potable. A todo lo cual se agrega, su proximidad a playas que se- 
rán los balnearios propios del club futuro, 

Las 63 hectáreas 831 3 cmts de terreno, incluidas 1 2 hectáreas de 
bosque de pinos y eucaliptos que la rodean, fueron compradas por los 
señores C. José Willement y Ernesto Van Peborgh, de su propio pecu- 
lio, levantando el plano el agrimensor Don Carlos Burmester. 

Por su parte, el experto golfista señor Alex Philp hizo el trazado de 
la cancha. El prospecto de ésta incluye 18 hoyos 

Sólo el rozamiento del campo insume decenas de millares de pe- 
sos. 

Se ha perforado un pozo de 35 metros de profundidad, que surte 
un agua purísima y cristalina 

Cada hoyo está provisto de cañería para riego y lavaje de los pro- 
yectiles. 

Este simple detalle cuesta $ 3.000, y hay $ 20.000 en lo demás. 

Los hoyos están técnicamente dispuestos, de modo que las tra- 
yectorias no se crucen y que las ondulaciones del termo, oculten a los 
jugadores unos de otros. 

Hizo la obra la Empresa Rossinelli y Cía. Los estudios previos - 
fueron del ingeniero Buceta, de la Dirección Técnica del C.D. de Maído- 
nado. El presupuesto fue de $ 45.000 financiados por el Consejo. 

Tres kilómetros de camino de macadam conducen en vía directa 
ala cancha de golf». 


D 



MALDONADO Y SU REGION 


303 


Isla de Gorriti 




Isla de Maldonado hoy Gorriti, tiene de N. a S. 1777 
tu I metros. El ancho de la punta N., 674. El centro, 340, y 
J i I la punta S. 41 5 Totyal 21 Hs. 7532 ms. 
g\ I (í Dista de la Punta del Este 2 Km y de la de la Ballena 8. 
[I I >J La primera forma la Boca Chica y la segunda La Gran- 
IJJ ] de (Fig. 69) 

^ — , Fue visitada por Solis la vez que «siguiendo por la costa 

vieron una saliente de arena como una isla rasa al Sur. 
Por Diego García, quien en 1526, encuentra que dentro del Cabo 
mta María (Punta del Este ), existe una isla que se llama de las 
PalmasTy por Sebastian Gaboto en el año siguiente. 

Por Martín Alfonso de Souza en 1531 «que le dió también el mis- 
mo nombre yu donde estuvieron ocho días, esperando uno de los ber- 
gantines que le habían agregado a la expedición en Río de Janeiro... 
Como no llegaste contionuaron viaje, dejando una carta atada em el bra- 
zo de una cruz, que levantaron en la isla para avisarles a los del bergan- 
tín el rumbo que tomaban» (305) 

Muy poco después que el insigne Juan de Garay fundara Buenos 
Sires D. Felipe II sugería el establecimiento de una población en la isla 
de Maldonado, hoy Gorriti. Esa idea fue adoptada en el año 1 600 por el 
gobernador de Buenos Aires, D. Diego Valdés de la Banda, aplicándola 


(305) Horacio Arredondo (h) Maldonado y sus fortificaciones Rev. de la Soc. Amigos 
de la Arqueologa T. III «Diario de Navegacao de Pero Lopes de Souza de 1530 a 
1532» 

(306) Luis E. Azaróla Gil Crónicas y linajes de la Gobernación del Plata. Buenos aires 
1927 pág. 10 




304 


CARLOS SEIJO 


a su gigantesco plan de navegación directa del Plata a la metrópoli y la 
conversión de Buenos Aires en la urbe comercial de Sud América». (306) 

El cambio de nombre por Gorriti, según Groussac debe haberse 
producido entre 1740 a 1800. 

En verdad, el capitán Gorriti fue el último comandante de la plaza, 
desempeñando en 1751 el gobierno provisorio hasta la llegada de Viana. 

Cuando en 1599 el buque holandés «El Mundo de Plata», al nece- 
sitar proveerse de agua, penetra en la bahía de Maldonado, ancla en la 
Boca Grande y como la isla estuviera tan solo a la distancia de cerca, de 
200 metros, bajaron a ella y encontraron en abundancia la que necesita- 
ban. 

Al tener viento del E. en seguida pusieron todo en orden y se pre- 
pararon para zarpar. 

Sin embargo, antes escribieron una carta para el almirante 
Laurencius Bieker, dándole noticias de ello y ocultaron el aviso en una 
carga de mosquete, embadurnada de cera que colgaron de una cruz de 
madera, plantada en el suelo, y después se alejaron. 

Pasados algunos meses de esta estancia en la isla, y de la acci- 
dentada escala ocurrida en el puerto de Buenos Aires, alarmó al gober- 
nador Valdés, pues España estaba en guerra con Holanda. 

Comenzó por despachar una carabela armada con fines de 
exploración y examen, cuyos resultados satisfactorios fueron expues- 
tos detalladamente al soberano, que lo era ya Don Felipe III por muerte 
de su padre». (307) 

En dicha exposición se expresaba, que el 12 de Marzo Francisco 
Fernández, con 20 mosqueteros y arcabuceros, había salido en la cara- 
bela «Sanvento» con su piloto Antonio Fernández Camiña, para recono- 
cer la isla de Maldonado. 

Llegaron al puerto, pero por hacer mal tiempo no bajaron a tierra, a 
pesar de tener aquella muy buen desembarcadero 

Al día. siguiente la visitaron, no obstante el mucho trabajo experi- 
mentado, debido a estar «cercada toda a la Redonda des Pinos, de mu- 
chas suertes por donde no se puede atravesar Sino con mucho traba- 
jo». (308) 

En unas peñas del lado E. encontraron una cruz y en un brazo de 


(307) Luis E. Azaróla Gil. Obr. cit. pág. 1 1. 

(308) Debió ser la Espina de la Cruz Colletia cruciata Gilí que siempre ha abundado 
todo a lo largo de las costas del Este y forma un macizo impenetrable. La otra variedad 
podría resultar la Tala rastrera. 

Juan Miguel Arpide en una visita posterior encontró que eran «unos arbollllos bajos ». 



MALDONADO Y SU REGION 


305 


i 


tu 


JOj 
A - 




u$ 


n ( ' 

4 i Pui Bntoi 

V i \ 


• 


A 

4Í 




\ v f - 

p '-v >ó;\: 

i* "sí* U \ 

r v > * 


h i.U 


ru 

* 


JDa 

* 


I 

V 

«4 V» 
«* 


\ ‘ 4 # a j / 1 a lí 

I ' \.£ V__ jXsl*^ - 



f u * 

U f 

A > 

4 , ^ 

t 

5/ « 

f ’ i 

| 

! 

-V ' ,, 

•4 

4¿' 

f. 4 ? 

i 

i 


j) IUU rtu#f/* 


\ u> ;> 

i * 

i 1. 

C' 

44 

4a 

4 



a;. 

4 




/?• 


I <JU 

JSs 

1 * 

A 

v~\ 


^ ^ 1»* 


. S4 

«f 

| 4/# ) 

1 - J 

* 


Fig. 69 Isla de Gorriti 



306 


CARLOS SEIJO 


ella un cartucho de mosquete con una cédula adentro en idioma flamen- 
co. 

Era la que habían colocado los holandeses avisando a los demás 
compañeros haber llegado con salud. 

Andando mús adelante dieron con una piedra que pesaría tres quin- 
tales más o menos, con un escudo grande figurando las armas de Portu- 
gal y encima otro pequeño atravesado por una cruz, que lo dividía en 
cuatro partes. 

Estos, se supone, fueran los que colocara durante su expedición, 
Martín Alfonso de Souza. 

Del lado S. O. hallaron un manantial pequeño, de agua dulce, que 
brotaba de entre las piedras; y por ser el monte muy fuerte y no llevar lo 
necesario para abrirse camino, no pudieron penetrar en la isla, debido a 
los macizos de espinos antes citados. 

Volvieron al otro día y entonces hicieron del modo que pudiérase 
circular por ella. 

Había mucha arboleda pero no muy grande, solamente como para 
quemar; muchas palmeras que daban fruto comestible muy agradable... 
(309) 

Además muchas yerbas como las de España, es decir: apio, 
doradilla, abenca, que suponían fuera mastranto, philipodio, rosmarino, 
mejorana y otras. (310) 

Encontraron que la isla era utilizable para ser fortificada y tener 
mayor seguridad levantando en ambas extremidades de la bahía dos 
defensas más. (Hoy Punta, del Este y Punta. Ballena.). 

«Valdés de la Banda concibió entonces un proyecto grande y audáz, 
que... ningún historiador señala ni comenta: al volcar las exportaciones 
del Pacífico hacia. Buenos por vía Tucumán; transportarlas de Buenos 
Aires a la isla de Maldonado en embarcaciones pequeñas, y expedirías 
desde allí a la metrópoli en galeones transatlánticos. 

Al efecto propuso al rey Felipe III fortificar la isla y fundar una ciu- 
dad en la tierra firme, hacia su frente. 

Era la anticipación al sueño de Felipe V, que vió en la costa de 
Maldonado el punto incomparable de ubicación de una urbe. 

Pero el proyecto de Valdés convertía indudablemente a Buenos 
Aires en la metrópoli comercial de América». (311) 

También Fray Juan de Espinosa en el año de 1603 le formulaba 

(309) La palma butiá. Butiá capitata (mart.). Becc. 

(310) Según Beaumont, durante su viaje en 1842: «La isla de Gorriti...es conocida por 
la vegetación de los tallos de regaliza». 

(311) Luis E. Azaróla Gil Obr. cit. pág. 12. 



MALDONADO Y SU REGION 


307 


una demanda al rey haciéndole comprender la conveniencia que habría 
para el intercambio comercial de los países vecinos al Plata, fundando 
un pueblo y un fuerte en la isla de Maldonado. 

Hallándose en Buenos Aires el maestre de campo Antonio de Vera 
Mujica, dijo que su sentir y parecer» era que luego y ante todo se ocupa- 
ra la isla... y la tierra firme de sus alrededores, por ser ellas de Su Majes- 
tad y Corona de Castilla. 

Por cuya razón el gobernador Hernandarias había echado en 
dicha isla, cabras y en la tierra firme allí inmediata, ganado vacuno, que 
según noticias, se había multiplicado muchísimo. 

Además aconsejaba que aunque fuera con pocas fuerzas, era 
conveniencia que se hiciese lo posible para continuar en ella. 

Así, en caso que los portugueses llegasen a ese puerto, lo halla- 
rían ocupado y con una población. 

Todo lo cual debía de llevarse a efecto con toda brevedad. (312) 

Esto acontecía en 6 de abril de 1 673. 

A los pocos das, José Martínez Salazar, capitán general de las 
provincias del Río de la Plata, habiendo tenido noticia de las intenciones 
de aquellos, comisiono al capitán Juan Miguel de Arpide para, que se 
embarcara con oficiales y soldados y fueran a dar fondo en dicha ense- 
nada, sondearan sus entradas, pasaran a la isla, reconocieran su tama- 
ño y si podía fortificarse, de modo que la artillería diera su utilidad. 

También se le recomendaba buscaran si en ella se encontraba 
agua dulce, leña y piedra para hacer cal y edificios 

Asi como debía poner una cruz, un padrón con las armas reales y 
un rollo con su argolla en señal de posesión real. 

En el término de dos semanas, Arpide pudo cumplir con su come- 
tido. 

Desembarcando en la isla junto con sus oficiales y doce soldados, 
al observar que no existía ninguna gente, ni seña de haberla habido 
eligieron entre todos el paraje donde fijar el escudo de armas reales. Es 
decir, un mogote (montículo) que mira al N. frente al amarradero más 
seguro y en cuya prominencia mandó abrir tres pozos. 

Entonces, levantando la vara de la Real Justicia, toma pocesión 
corporal «Jure Domini bel quasi», en nombre del Rey Don Carlos II. 

En señal y demostración de este acto hace colocar en el lado de- 
recho de los tres pozos, el escudo; en el del medio una cruz con su 
peana; en el de la izquierda, un rollo con su cadena y argolla ; y sacando 


(312) Carlos Correa Luna. Campaña del Brasil Arch. G. de la Nación, Vol. 1, p. 46, 
Buenos Aires 1931 




308 


CARLOS SEIJO 


la espada manda a los presentes se saliesen de la isla, sin que nadie se 
atreviera a volver a ella sin permiso de Su Majestad. 

Termiiiada esta ceremonia, al día siguiente, a bordo, celebró misa 
Fray Diego Ruiz y fueron entonces a reconocerla. 

Hallaron ser toda ella de arena asi en su interior como en las pla- 
yas, y parecer estéril para producir frutos. Que estaba provista de bue- 
na cantidad de leña., consistente en unos arbolillos bajos; de muy esca- 
sa agua, al parecer llovediza. Con esta podía remediarse una embarca- 
ción, porque son unas lagunitas que están a la vera del mar en la parte 
del noroeste. 

En cuanto a la piedra cal no se encontró, y sí unas lajas que eran 
utilizables para edificios y de las cuales hizo cargar cinco lanchadas 
como lastre. 

Aseguraba que no podría fortificarse por la poca firmeza del Piso y 
ser de arena. 

No hallaron ningún animal útil ni nocivo y sólo algunas aves co- 
mestibles, como ser palomas torcazas, patos de diferentes especies, y 
de otras menores gran cantidad. 

Antes de embarcarse sembraron algunos carozos de durazno y 
melocotón. 

Sondearon la canal del S. E. hallando cuatro brazas y media, y la. 
del N. O. hasta ocho o nueve. 

El 3 de Mayo desembarcan en tierra firme y se internan en direc- 
ción al N. para darse cuenta de lo que había. 

El 13 de Junio, Salazar vuelve a avisar, que de nuevo se tenían 
noticias que los portugueses se aprestaban a poblar la precitada isla, y 
que por lo tanto debíase ocupar para ser fortificada. 

Que era necesarísimo y conveniente el puerto para los galeones y 
navios de la Armada. Y en caso que se determinase hacer alguna forta- 
leza, la guarnición y la mayor parte de los medios, tenían que venir de 
España, porque de estas tierras no habia mucho con que contar. 

Se necesitarían cuatro embarcaciones del tipo de lanchones o bar- 
cos largos con sus cubiertas planas. 

Dos permanecerían en Maldonado y las otras dos en Buenos Ai- 
res, para de ese modo, yendo y viniendo, amunicionaran y socorrieran 
con todo lo necesario a la gente que allí permaneciese. (313) 

Transcurridos cinco años, en 1678, el nuevo gobernador de Bue- 
nos Aires, Andrés de Robles, en diferentes cartas, expresaba que se- 
gún noticias fidedignas de Río de Janeiro, ya se tenían órdenes para 
que se poblaran las islas de Maldonado y la tierra firme. 



MALDONADO Y SU REGION 


309 


Sabido esto, se le encarga a su vez, como lo había hecho anterior- 
mente Juan Miguel de Arpide, para que informara respecto al paraje en 
que se hallaba la isla, su dimensión, lo que producía, y si era bastante 
para mantener a la gente en caso de poblaría. 

Y si convenía, qué clase de fortificación, en qué sitio y cuánta guar- 
nición se necesitaría. 

El 20 de Junio aquél manda su informe a España, pero completa- 
mente desfavorable, diciendo que la isla no servía ni para establecerse 
en ella; ni en la tierra firme por la calidad del terreno, falta de agua, leña, 
materiales para las fortificaciones y ser todos arenales infructíferos. (314) 

Con estos detalles quedaba conforme la Junta, pero el gobernador 
debía dar cuenta de cualquier novedad, por si intentasen los Portugue- 
ses u Holandeses, ocupar la isla. 

Andrés de Robles refería en ese entonces, que a la ciudad de 
Santa Fe habían bajado unas balsas de las reducciones que la Compa- 
ñía de Jesús tenía a su cargo, sobre, el Paraná y el Uruguay. 

Por los indios que las tripulaban, se tuvo conociminto que habían 
recorrido junto con un religioso llamado Jacinto Márquez, el puerto, la 
isla de Maldonado y sus costas circunvecinas. 

Por lo tanto, al saberse desde España se avisó de que era con- 
veniente averiguar la causa y motivos que tuviera ese religioso o quien 
le enviara a recenocer aquellos lugares. La respuesta fue dada por el 
mismo provincial de la Compañía, que: «por los recelos que tuvieron de 
que los portugueses del Brasil querían invadir dichas doctrinas, fueron 
para su defensa tres religiosos acompañados de tres trogos de indios, 
por las partes donde en otras ocaciones habían sido acometidas, con 
orden que llegasen asta el mar para dar cuenta de ello». (31 5) 


□ 


Como acaba de verse, el gobernador de Buenos Aires había teni- 
do «noticias fidedignas» que se iba a realizar el plan primeramente cita- 
do, pues al año siguiente se pusieron en viaje, siete embarcaciones pro- 
cedentes de Santa Catalina, y tripuladas por unos 300 individuos, entre 

(313) Obr. cit. pág. 30. 

(314) Obr. cit. Archivo General de Indias, Sevilla. Secretaría del Perú. Secular Audien- 
cia de Charcas. 76-2-21. 

(315) Archivo Beneral de la Nación. Buenos Aires Sala VI XII Legajo de Reales 
Cédulas N 9 2 


310 


CARLOS SEIJO 


portugueses e indios, conduciendo herreros, carpinteros, armas de fue- 
go, tapiales, palas y otras herramientas para poderse poblar en la isla de 
Maldonado o en Montevideo. 

Mas, debido a los muchos temporales se vieron obligados a desis- 
tir de su empresa y regresar a Santos con la pérdida de una sumaca. 

En esa época el abad Maserati le comunicaba al Consejo de In- 
dias que si éstos tal cosa pretendían, era por creer que aquélla estaba 
dentro de los límites de su demarcación en el Río de la Plata. 

Así que, José de Garro, capitán general de dichas provincias manda 
al alférez Manuel ojeda a reconocer las costas del Norte y del Este. 

A su regreso contaba que se había hecho a la vela en el barco de 
Su Majesla el Rey y al llegar a Montevideo y su ensenada sin hallar 
rastro de gente, ni de eembarcación alguna, pasó adelante. 

En su ruta por la costa se detuvo en la isla de Maldonado y bajaron 
a tierra, pero el rollo y las armas de Su Magestad que habían sido talla- 
das en un tablón de «ttaxiva», no estaban. 

Quedaba tan solo la cruz alta de madera que se pusiera junto con 
lo demás. 

Todo lo cual hacía tiempo que fuera colocado por orden de José 
Miguel de Zalazar. 

Se detuvo en ella tres días y el primero de su llegada avistó a un 
buque que fue a anclar en su cercanía para alejarse al siguiente. 

En su recorrida, tanto de ida como de vuelta, fuera de esta embar- 
cación - que se supo después había naufragado, en la costa, a ocho 
leguas distante de Buenos Aires - nada mas encontró. (316) 

El padre Diego Altamirano, procurador general de la Compañía de 
las Provincias del Río de la Plata , el año 1683 preconizaba que para 
evitar la intromisión de los portugue ses, fuera conveniente formar una 
ciudad en la isla de Maldonado... con buen puerto, ganado vacuno, tie- 
rras fértiles, muy fácil de fortificar, y llevándose algunas familias de Ca- 
narias, Galicia o Nápoles. (317) (La referencia del ganado y tierras férti- 
les debió ser en la parte correspondiente a la costa firme). 

Siete años más tarde, una Minuta de la Real Cédula al Gobernador 
del Río de la Plata le participa que se habían recibido noticias de que los 
portugueses querían poblar la precitada isla, pero no lo realizaron. 

El 3 de Febrero de 1 846 desembarca en Maldonado un vapor de 
guerra francés, una fuerza de infantería y artillería del gobierno. 

Posesiónanse de los alrededores y ordenan que todas las familias 
se retiren a la ciudad, obligándolas en seguida a refugiarse en la Isla de 

(316) Carlos Correa Luna. Obr. cit. pág. 92. 

(317) Ibid. pág. 363. 




MALDONADO Y SU REGIOM 


311 


Gorriti, donde estuvieron algún tiempo pasando grandes penurias. 

Después fueron embarcadas en numero de 277 personas en la 
polacra «Trinidad», con destino al Carmelo, con intención de aumentar 
su población, pero naufragaron en la restinga de San Gabriel, en la Colo- 
nia , y sin poder regresar a sus lares hasta no terminar la guerra. 

En 1858 el gobierno inglés intentó el arrendamiento de la isla. 

El año 1 869 muchos habitantes de Maldonado fueron espectadores 
de una corrida de toros, con la particularidad de que fué dada en la Isla 
Gorriti. 

Efectuóse en uno de los corralones y los lidiadores eran tripulan- 
tes de las dos fragatas españolas estacionadas en aquel puerto. 

Numeroso público de la precitada ciudad, así como muchísimos 
marinos españoles presenciaron la función tauromáquica. 

En 1873 se tuvo idea de construir un lazareto internacional en el 
Uruguay, alegando que el de ja Isla de Flores era insuficiente por más de 
un motivo. 

Ya se habían hecho muchos proyectos, pero se vino a reconocer 
que la de Gorriti era la más adecuada para un establecimiento semejan- 
te. 

El ingeniero Casanova se proponía llevarlo a cabo pero su resolu- 
ción sólo dependía del gobierno, quien al no demostrar mucho apuro, se 
terminó por no hablar más del asunto 

Habiéndose producido casos de cólera en Europa a principios del 
año 1885, se hizo construir provisoriamente en la Isla un hospital para 
cuarentenarios de ultramar. 

Terminada la epidemia, los vapores estacionados en cuarentena, 
levantaron ancla para ir a recoger a sus correspondientes pasajeros. 

Y cuéntase que «fué indescriptible la algazara producida por aquella 
turba de dos mil y Pico de personas, al comunicársele la orden de em- 
barco». 

En 1 888 Boeth proyectó un muelle en el paraje denominado Puerto 
del Cajón. 

Seis años más tarde se incendia la isla, y la oscuridad de la noche 
y el recio ventarrón que soplaba, aumentaron considerablemente el efecto 
que producían las imnensas llamaradas. 

De dónde provino la causa del incendio, nunca se supo Este duró 
cerca de 48 horas. 

Las víctimas fueron innumerables conejos, únicos habitantes que 
poblaban ese pedazo de tierra. 

En 1 892 se tuvo de nuevo la intención de trasladar el lazareto de la 
ida de flores -donde estaba desde el año 1868- a la isla de Gorriti. 



312 


CARLOS SEIJO 


La prensa de la Capital se preocupó de semejante presente grie- 
go, con el se pretendía obsequiar a los fernandinos. 

El proyecto tuvo gran oposición por parte, especialmente, del re- 
presentante de aquel departamento, quien velando por la salud e intere- 
ses de sus habitantes y teniendo en cuenta la proximidad entre la isla y 
la costa, comprendía que un lazareto sucio en ese punto, era un verda- 
dero peligro y una constante amenaza. 

Si se producían por desgracia casos de cólera, desde la isla podía 
pasar el contagio a la ciudad vecina. 

Ahora bien, merece que sea recordado el nombre de aquel -Elias 
L. Devicenzi- por haber impedido que se consumara semejante herejía; 
y solbre todo el descrédito que le hubiera reportado a los balnearios de 
Punta del Este y «Las Delicias» anulándolos completamente. 

El mismo año, el práctico mayor Manuel Sosa y dos ¡ingenieros 
estuvieron ocupándose en hacer detenidos estudios sobre los parajes 
más apropiados para el establecimiento de muelles y construcción de 
grandes galpones destinados al tráfico y depósitos de carbón de piedra 
en la isla. 

Esta, pocos meses después le fue cedida por el Superior Gobier- 
no a Joaquín Machado, en representación de una fuerte casa de Bue- 
nos Aires, por el término de dos años, mediante la suma de 400 pesos 
anuales para establecer también, depósitos similares; pero se debían 
practicar en ella, obras que valieran 200.000 pesos. El fin era poder pro- 
veer a los buques de ultramar que hicieran escala en Maldonado. 

En este tiempo, un periódico fernandino, daba cuenta que en la isla 
existían canteras de granito que habían suministrado rica, piedras y se 
hallaban en principio de explotación, pudiendo seguir proveyendo canti- 
dades de esta loza, blanca, mate y rosada - sin temor que llegasen a 
agotarse - por espacio de una prolongada serie de años 

Como se hallara en construcción la iglesia de Maldonado, que fue 
terminada en 1895, tal vez sería de allí que extrajeronel expresado ma- 
terial 

Edmundo Wilson, inglés, trató de gestionar ante el intendente; la 
instalación en la Isla de Gorriti de una cancha de golf. La concesión seria 
por lo menos de diez años, pero no le fue aceptado. 



MALDONADO Y SU REGION 


313 


Fortificaciones en Gorriti 


El gobernador de Buenos Aires en 1987 ordena que si los 
portugeses intentasen poblarse o fortificarse en la isla, antes de recurrir 
a la fuerza, se hicieran las debidas protestas, desde que todavía estaba 
pendiente el litigio en Roma sobre estas dependencias. Si no fuera asi 
debería oponérseles la fuerza. (31 8) 

Gabriel de Aldunate y Rada, en su informe al rey, de fecha 22 de 
octubre de 1695 aconsejaba se fundara una ciudad allí. En 1701 los 
portugueses ya proyectaban hacer «hum forte na ilha de Maldonado». 
(319) 

En 1720, según el Memorial de José García Inclan, pedía que no 
poblara el paraje llamado de Montevideo, en el Río de la Plata y se forti- 
ficara la isla de Maldonado, antes que lo hicieran otros 

Transcurrido largo tiempo y persistiendo con la misma idea, el 
brigiadier José de Silva Paes en el año 1 737 llegó hasta este puerto, 
donde desembarcó con intención de establecerse en él; pero se encuentra 
que faltaba lo esencial, el agua, fagina, leña, habiendo grandes extensio- 
nes de arena suelta. (320) Siempre ante el temor de los enemigos, 
Ceballos en 1762 consideraba también necesario, hacer en la isla algu- 
na fortaleza, no obstante poseer ya «4 baterías y 22 cañones. La pri- 
mera, San Carlos, contaba con seis. La segunda, San Pedro, con cinco. 
La tercera, San José, con siete, y la cuarta, Santiago, con cuatro». 

En un oficio de José Nieto dirigido desde Maldonado a aquél en 
Enero del año siguiente, le manifiesta: «las fuerzas de la isla, sus bate- 
rías y puestos que habían de ocupar las tropas que la guarnecían en 
caso de ser atacadas por los enemigos. Eran cuatro oficiales, seis sar- 
gentos, ciento y cinco infantes, cuarenta y cinco dragones y ciento cua- 
tro artilleros». (321) 

Así que poco a poco se fueron remitiendo a la isla, auxilios consis- 
tentes en paja, «Leña y Varazón», para poder construir los ranchos en 
donde se alojaría la tropa. 

Algunos de los jefes que conocían la isla la consideraban incon- 
quistable, juicio aventurado, como se demostrara años después. 

(318) Adq. Falcao Espalter. Archivo G. de la Nación Montevideo. Caja 1. carp. 1, Doc. 1 

(319) Archivo de Marinha e Ultramar de Lisboa. Papeleta de Castro o Almeida. t.VI. 

(320) Inventario dos documentos relativos ao Brasil por Eduardo de Castro e Almeida. 
Rio Janeiro. 1921. t. VIII, pág.333. 

(321) Ricardo R. Caillet Bois Obr, cit. pag. 327. 



314 


CARLOS SE1JO 


El 20 de febrero hicieron bajar de aquélla a Maldonado y a las or- 
denes de Molina, sesenta y tres infantes y dragones. 

En cuanto a las construcciones militares, el 3 de junio, A. Pasqual 
le escribía al mismo Ceballos desde la isla, comunicándole que la bate- 
ría que había ordenado construir, tenía colocada la artillería y sólo faitaba 
«para concluirla acavar el Glacis”. (322) 

Tres años más tarde la defensa se componía de las siguientes 
construcciones militares: 


Isla 


Batería Grande 
Batería del Noreste 

Batería del Sur 

Batería del Sudeste 


{ 

f 

i 

{ 


3 cañones de a 1 6 
3 cañones de a 1 2 

4cañones de a 3 

1 cañones de a 1 6 
1 cañones de a 12 
5 cañones de a 6 

5 cañones de a 4 


En lo relativo a la batería de seis cañones de grueso calibre exis- 
tentes, Lucas Infante estaba dispuesto a defenderla hasta donde fuese 
posible; luego para el caso de no poder continuar la lucha, mandó hacer 
«unas grandes oyas, en donde enterrarlos las q.e quedarán de manera 
q.e no se conosca, las aguadas las haré cegar pegando fuego al monte 
deribando la Casa de la polbora, quemando los ranchos...». (323) 

«La batería de San Estebán, bautizada por el nuevo Comandante, 
operación que repitió con las restantes porque nadie conocía sus nom- 
bres, estaba «semi enterrada en la Arena, por tener inútil su explanada. 
Assi mismo otra Batería de cuatro cañoncillos del calibre de a 3, sin 
proporción que pueden substituir a los de montaña, montados en Cureñas 
de marina, he hallado enterrados hasta la superficie superior de sus rue- 
das, q.e me dicen tienen debajo su explanada de Tablones, los que he 
hecho desenterrar y puesto en aptitud de reconocimiento. 

Finalmente sobre este particular, todos los cañones de esta Isla 
necesitan de reconocimiento y sus explanadas hacerse nuevas, excep- 
to una que puede componerse con los sanos fragmentos de las otras... «. 
(324) 


(322) Ibid. pág. 332. 

(323) Ibid. pag. 334. 



MALDONADO Y SU REGION 


315 


"Las Barracas que ai en dha. Isla, se hallan en peor estado, y el 
miserable soldado del destacamento, que le corresponde ir a 
Guarnecerla, no tiene donde poder reposar con sosiego, singularmente 
en tiempo de lluvia, respecto de que las siete que ai, inclusa la del ofiz.l 
se llueven todas por estar sus techos quasi desmantelados.. 

La única construcción pasable era el pequeño almacén de pólvo- 
ra, construido con piedras y tejas. Respecto de tres de los manantiales, 
era de opinión que debían profundizarse y reparar sus frentes a fin de 
evitar que el agua salada pudiese llegar hasta ellos. El otro, existente en 
la pequeña excavación llamada el Pozo, a un tiro de fusil de la margen 
del río, necesitaba igualmente reparaciones». (325) 

Puede verse la ubicación de estas tres baterías, de las «barra- 
cas» y el almacén de pólvora, en el plano de la isla del año 1769, exis- 
tente en el Museo Municipal de Montevideo. 

«El Estado de la artillería en 1770 era el siguiente: 


Batería de 
San Carlos 


( Cañones de a diez y seis: montados 3 




Cañones de a doce : montados 1 
Cañones : desmontados 2 


{ Cañones de a diez y seis: montados 1 
Cañones de a doce : montados 1 
Cañones de a seis : montados 3 
Cañones : desmontados 1 
Cañones de a tres : desmontados 1 


Batería de 
San Francisco 


J Cañones de a cuatro : montados 4 
Cañones de a tres: montados 1 


Al considerarse el plan de operaciones en caso de producirse un 
rompimiento con Portugal, el 21 de febrero de 1771, la mayoría de los 
consultados estuvo en contra del mantenimiento de fortificaciones en la 
isla. 

Joaquín del Pino, hacia el año 1774, ordenó la cesación de las 
tareas. 

El 10 de enero del año siguiente, J. B. Howell le participaba a Vértiz, 

(324) Ibid. pag. 335. 

(325) ibid. pág. 336. 


316 


CARLOS SEIJO 


haber reconocido en compañía de J.l. de la Quintana, las explanadas 
construidas en la isla, durante su ausencia. Las halló dice, «con la soli- 
dez y prolix.d q.e deseava p.a resistir un continuo fuego». (326) 

El 29 de ese mismo mes de la Quintana entrega el mando al coro- 
nel Miguel Febrer. En la relación que remitiera entonces, respecto a la 
artillería apta a ponerse en batería, daba el siguiente detalle 

En la de «San Juan», 3 cañones de calibre 16 y 3 de a 12. En la de 
«Las Animas», 4 de a 3. En la de «San Francisco», 1 de a 16, 1 de a 12, 
4 de a 6 y 1 de a 3. En la de «San José”, 4 de a 4 y a más «pa aviso» 1 
de 4. Total 22 cañones. (327) 

Dos años después, en 1777, al ser nombrado Ceballos virrey de 
Buenos Aires, manda restaurar las primitivas fortificaciones y construir 
otras nuevas allí. 

Miguel Moreno desde Maldonado, en el mes de Julio, le participa- 
ba el haber llegado el marqués de casa Cagigal con la brigada de Galicia, 
a quien le mostrara el plano de la isla de Gorriti que tenía levantado, con 
indicación de las cuatro baterías que existían anteriormente y se halla- 
ban arruinadas. 

Estas se habían colocado justamente para la defensa de aquellas 
playas, donde podría desembarcarse; pero le parecía, que las nuevas 
que iban a ser construidas sería mejor fuesen para artillería gruesa. 

Así, de ese modo, con las que existían en tierra firme, se podían 
cruzar mejor los fuegos. (328) 

Ceballos acusa recibo del plano que se le enviara, «en el qual es- 
tán denotadas las baterías, que antes huvo en la Isla de ese Puerto. 

Por este Informe solo, y hasta reconocer el Terreno de la Isla y 
sus Playas, no puedo yo resolver cosa alg.a con fundamento. Pero sa- 
biendo V.S. ya el objeto con que se deben construir las nuevas Baterías, 
resolverá como que tiene las cosas presentes, donde se deven situar 
los cañones, q.e a cargo del Cap.n de Artilla. Dn. Joaquín Primo, se han 
embiado para defensa de la Isla, de la qual depende la del Puerto». Y 
además, que «en cuanto llegase -que sería en breve- se dispondría de 
la cantidad de tropa para instalarla en ella». (329) 

Aquél, cuatro meses después, envía a La Colonia, un Comisionado 
para recoger y conducir los materiales destinados a las obras que se 
llevaban a cabo en la isla ; pero por haberse enfermado y no encontrarse 

(326) Ibid. pág 341. 

(327) Véase Apéndice N 9 8. 

(328) Adq. Falcao Espalter. Archivo General de la Nación. Montevideo Caja 1 carp. 18 
doc. A. 

(329) Ibid. Caja 1. carp. 18 doc. B 


MALDONADO Y SU REGION 


317 


embarcaciones no se pudieron cargar tales maderas. 

No pasaron muchos días cuando se recibe la noticia de su embar- 
que «para el cuartel de la Isla de Maído»; a saber: 

«Tirantes de 8 vars. de largo y entre ellos ay seis de dies y de 
onze baras... 40. Tirantes de seis y siete baras de largo para piernas 
dcellave... 84. Quarenta y sinco Piezas de madera para soleras de 
docientas baras. Costaneras.... 250. 

Es todo lo que ha cargado dha. Lancha por no caber mas en su 
Buque». (330) 


□ 


Oyarvide, en su Diario de ese año, informa que Ceballos dispuso 
también que fueran construidos cómodos cuarteles y baterías; pero en 
cuanto se marchó para España, no se hizo más que el cuartel. 



Fig. 70 Cañón en la Isla 


Al año siguiente, en 1778, Pedro Martín Cermeño (331) recibe or- 
den de Juan José de Vértiz, para que reconociera la isla y la parte de 
tierra firme, a fin de que diera su parecer, «en orden a las obras de forti- 
ficación que en una y otra parte deben construirse para su defensa». 
(Fig. 70). 


(330) Ibid. Caja 35. doc. F 

(331) Archivo General de la Nación. Buenos Aires Cermeño era comandante del cuer- 
po de ingenieros y estuvo nueve meses en Maldonado. 


318 


CARLOS SEIJO 


Recibido el aviso se traslada a la primera, y examinándola detalla- 
damente, encuentra «cinco baterías al abrigo de un, simple parapeto a 
barbeta, formado de faginas, en parte consumido por el tiempo. Que ha- 
bía también una cuadra o crujida de 132 varas de largo y siete de an- 
cho... y la que podían acogerse 200 hombres, para acudir a las urgen- 
cias de aquel Puerto, siempre que fuese necesario 

Y agrega: «Debiendo fortificarse como S. M. lo ha resuelto, entien- 
do que ha de ser con relación a impedir que en el Puerto se abrigue una 
escuadra y expedición enemiga, o con solo el objeto de proteger, en 
tiempo de Guerra nuestros buques anclados o que perseguidos se refu- 
gien al abrigo del cañón». (Fig. 71). 

Además explicaba él modo como podrían hacerse las fortificaciones 
y todo lo correspondiente para la defensa; y que para ello se necesita- 
rían «muchos años y crecidos caudales» 

A mediados de Marzo se le comunica al virrey Vértiz que debía 
convocar una junta compuesta de los oficiales, generales y particulares 
que se hallasen en la plaza de Montevideo y dieran también su dicta- 
men, respecto a lo quepodría llevarse a cabo en la isla. Aquélla estimó 
conveniente fortificarla támbién las costas adyacentes, para colocar al 
puerto de Maldonado en estado de defensa. 

El virrey en una extensa Memoria, entre otros asuntos decía que 
la construcción del polvorín estaba por terminarse. (El mismo, que parte 
de él aun subsiste). Y que visto y considerando, habiéndose hecho los 
cálculos de todas las obras proyectadas, su costo llegaría a más de 
seiscientos mil pesos, y no obstante ser bastante reducido, no bajaría 
de un millón. 

De ahí que S. M., vistas las razones aducidas, suspendió la fortifi- 
cación hasta nueva orden; y que únicamente construyeran una batería 
con tierra y fagina. 

Poco después Vértiz se dirige al gobernador de Montevideo a fin 
de que hiciera suspender la fortificación de la isla hasta nueva orden, y 
en cambio pusiera toda su dedicación en la de aquella plaza. 

Mas, para mayor seguridad de «la defensa de estas provincias y 
proteger su comercio con la prontitud que exigen las críticas circunstan- 
cias del día, quiere S. M. que se levanten en ella las obras provisionales 
de tierra y fagina que se juzguen oportunas para ponerla libre a todo 
insulto». 

Y recomendaba, que si pareciese conveniente para la protección 
de nuestra navegación, se formase una batería de la misma especie en 
Maldonado del tamaño y figura que fuera más adaptable a las circuns- 
tancias locales. (332) 



MALDONADO Y SU REGION 


319 


«Como la costa hasta Castillos, presentaba lugares fáciles de abor- 
dar por el enemigo, ordenó también Vertíz, que en las alturas más eleva- 
das «se situasen «guardias de vigía» (en la falda del monte de Pan de 
Azúcar, en el puesto situado entre Garzón y la estancia de J. Ignacio, 
etc.)». (333) 

El capitán del real cuerpo de artillería D. Joaquín Primo de Rivera 
había empezado en ese mismo tiempo a dirigir las baterías proyectadas, 
y habiéndoles suplido a varios operarios que trabajaban en ellas, la suma 
de 328 Ps. y 1 rl. de moneda corriente; por orden superior se le mandó 
«entregar... la expresada cantidad». 



Fig. 71 Cañón en la Isla 

Poco antes, Rafael Pérez, «nombrado pagador e Interventor de 
dichas obras», había recibido «ocho mil pesos fuertes, con destino a la. 
continuación de ellas». (334) 

El virrey el 21 de Noviembre de 1793, habiendo pensado que se 
construyesen en Gorriti dos baterías de cuatro cañones de a veinte y 
cuatro, resuelve después que sólo se verifique solamente una en la pun- 
ta del O., para cubrir la entrada de la Boca Grande, con arreglo y perfil 
formado por el ingeniero Bernardo Lecocq. Al mismo tiempo se remitía el 
cálculo del costo que importaba, «dos mil noventa y nueve p.s y siete 
r.s; cuya cantidad debía entregar el ministro de real hacienda de Maído- 
nado». 

Además, desde el parque de Artillería se enviasen las maderas 

(332) Adq. Falcao Espalter. Ibid. Caja 1. cap. 7, doc. 10. 

(333) Ricardo R. Caiiiet.-Bois. Obr; cit. pág. 343. 

(334) Archivo General de la Nación. Montevideo Caja 85. 



320 


CARLOS SEIJO 


para su explanadas, ya «labradas, aparejadas y numeradas, a fin de 
evitar los crecidos jornales de los carpinteros (335) 

Debe haber sido cuando el precitado arquitecto, presentara el pro- 
yecto de las baterías, una para Gorriti y otras con barbeta para Punta del 
Este y La Aguada cuyos planos fueron publicados por Horacio Arredondo 
(336) 

Así como otro de Martínez de Cáceres con merlones para ocho 
cañones, destinada al puerto de Maldonado. 

En esta misma fecha Olaguer Feliú le escribe a Sostoa y le previe- 
ne que el virrey «teniendo resuelto la construcción de un cuartel para la 
Guarnición de la Batería de la Isla de Gorriti, y ascendiendo el cálculo 
de su costo a quinientos treinta pesos, uno y medio r.s prevengo a V. S. 
disponga se remita esta cantidad de essa Tesorería al ministro de R.l. 
de Hacienda de Maldonado (337) 

En ese entonces, cuando «Cevallos envió desde la Colonia, 1 5.500 
tejas para la obra de la iglesia de San Carlos, al no ser utilizadas, las 
canjearon en Maldonado por 33.000 ladrillos, a razón de 10 p.s. el mi- 
llar». (338) 

Las primeras fueron empleadas en el cuartel de la isla de Gorriti. 

Francisco del Pino, habiéndose hecho cargo de la isla, el 1 S de 
Julio de 1797, al darse cuenta de la falta de defensa se lo participa al 
marqués de Sobremonte, quien le dirige después «una representación a 
Juan Antonio Sancho, comandante de Maldonado, especificando el es- 
tado de aquella y las providencias que juzgaba aparentes para mejorar- 
lo». Mas no obtuvo respuesta. 

Habiendo ¡do el virrey al año siguiente a la citada localidad y a la 
isla, en tal ocasión fué comisionado expresamente para que formara un 
plano completo de la defensa de ambas. 

Una vez verificado esto, le manda, aviso al Comandante del Real 
Cuerpo de Artillería para que contribuya a la ejecución de las obras, y 
cuya petición vino a resultar como la anterior. Y eso que le patentizaba 
en pocas palabras el estado de la isla, pues cuando hubo entrado a 
hacerse cargo de ella, halló nueve cañones de a 24 montados. Entre 
ellos ocho empleados en dos baterías, y que dada la manera en que 
esaban situadas no podían evitar la entrada de barcos por la playa del 
norte. 


(335) Archivo G. Administrativo. Archivo G. de la Nación. Montevideo. Caja 199. carp.7. 

(336) Revista de la sociedad « Amigos de la Arqueología». Obr. cit.t.lll págs. 418 y 424. 

(337) Archivo G. Administrativo. Ibid. Caja 199. carp. 7. 

(338) Amenedo de Montenegro. Libro parroquial de la iglesia de San Carlos. 



MALDOMADO Y SU REGION 


321 


Disponía también de 38 artilleros, pero que era necesario tener 
tropa competente para estos servicios. Además, antes de pasar allí, se 
debía primero proporcionarle alojamiento, del que se carecía absoluta- 
mente. 

A menos que se techara «un almacén de la Compañía Marítima» 
que hacía más de un año hallábase en ese estado. 

Del Pino agregaba, que ademas era «indispensable variar la 
colocación de las dos (baterías) o por lo menos la de una, y construir a 
todas sus correspondientes repuestos para la tropa ; de que carecían y 
mejorar y componer al mismo tiempo el almacén de pólvora». (339) 
Continuando el estado de abandono en que se tenía la isla, siem- 
pre se temió que llegara a ser atacada. 

Así que, dos años después, el Marqués de Sobremonte, al tener 
referencias que dos fragatas de guerra inglesas, desde el Janeiro se 
dirigían al puerto de Maldonado, le previno a Manuel Gutiérrez que toma- 
ra precauciones por si acaso, y reforzara la guarnición de Gorriti, con un 
«destacamento de milicias». (340) 

Y así se hizo según el dato siguiente: 

Sargs. Tambs. Cabos Solds. 
«Del cuerpo de artillería 1 1 14 16 

Del de infantería agregado a ella 1 17 18 

Blandengues de guarnición 1 11 28 40 


74»(341) 

Cuando la toma de Maldonado por los ingleses, arrasaron las cua- 
tro baterías allí existentes. 


□ 


Durante la dominación portuguesa, siendo a fines del año 1 81 7, el 
teniente coronel graduado José Pedro Meló, comandante de la isla, hizo 
hacer algunas obras: «A Denis Baptista, por madera para el cuartel. A 

(339) Archivo General de la Nación , Montevideo . Caja 229. carp. 7, Doc 15. 

(340) Ibid. Caja 237. Carp. 6 doc. 24. 

(341) Ibid. Caja 248. Carp. 8, doc. 7. 



322 


CARLOS SEIJO 


Carlos Pascual por herramientas. A Francisco Valdez por 25 fanegas 
de cal. A Enrique Seber por 15 id. id.. Total 106 pesos». 

Con el referido jefe estaban un sargento, dos cabos, un corneta, 
dos artífices y 22 soldados. 

A principios del año siguiente ya funcionaba un hospital llamado de 
la Misericordia, bajo la dirección del cirujano español José Benito Pereyra, 
con el sueldo de 30 pesos mensuales; pero debido a encontrarse mal de 
salud, pidió su dimisión. 

A fines de ese mismo año, a Juan J. Bianchi que ejercía la 
superintendencia de la isla, con motivo de haber cesado la habilitación 
del puerto, le fue suprimido el puesto. 

Juan Paulino Pimienta, residiendo en Maldonado, se apersonó al 
Cabildo para informarle, que estando en la isla los enemigos, permitíase 
franquearles auxilio de subsistencia al destacamento agresor, y que con- 
sideraba no debía seguirse así. 

Por proteger al comercio había detenido el cumplimiento de la or- 
den superior para evitar los perjuicios que creía podrían originarse, no a 
las armas de la patria, y si a los vecinos y comerciantes, pero que le era 
indispensable ponerla en ejecución a fin de impedir tales abastecimien- 
tos. 

Según Elias L. Devicenzi, en sus apuntes sobre el departamento 
de Maldonado «los brasileños al instalarse en Gorriti, restauraron algu- 
nas baterías y cuarteles levantados en 1777. 

Que a principios del siglo XIX contenía cuatro baterías que monta- 
ban veinte piezas y protegían el fondeadero, existiendo en su centro un 
gran almacén denominado «Casa de la Compañía». Además, conside- 
raba que la isla por su situación sería aparente para dépósito internacio- 
nal de carbón o para la construcción de una cárcel penitenciaría». 

En Agosto 22 de 1 825 al marcharse aquéllos después del ataque 
por Leonardo Olivera; José Machado le avisaba al brigadier general 
Lavalleja, que los enemigos habían dejado, cinco piezas de a 24 que se 
hallaban entonces debajo del agua; y en los días de bajante se veían. 

Consideraba estuvieran clavadas, pues ya lo estaban antes que 
las sacasen de las baterías. No encontró más que unas seis piezas de 
dieciocho y doce enteramente inútiles por su estado, y una boca de 
metralla redonda. También le remitía un cañoncito de a 3, una carroñada, 
unas pocas balas de 3 y 4, alguna metralla redonda y cuadrada. 

El 1 5 de Noviembre de 1 826, el bergantín «Rio de la Plata», brasi- 
leño, al mando del teniente 1 9 José Lamego, atacó a la Isla de Gorriti por 
el lado N. O., y a los pocos días el enemigo la ocupaba sin el menor 
obstáculo». 



MALDONADO Y SU REGION 


323 


Por lo tanto a mediados del año siguiente desde Montevideo 
enviaban por vía marítima, todo lo necesario para el mantenimiento de 
aquella fuerza, como ser: azúcar, tabaco, aguardiente, fariña, vino, arroz 
y ginebra. 

En esa fecha, Maldonado hallábase ya guarnecida por las tropas 
imperiales; cuyas guerrillas llegaban hasta San Carlos. 

También habíanse apropiado de cantidad de caballos y ganado 
vacuno para ser remitido a la isla. A principios de 1 828, en un bergantín, 
llegaban 18 pasajeros y 35 bueyes en pie. En otro viaje fueron 15 de los 
primeros y 59 de los segundos. 

Tanfq animal vacuno era destinado al abastecimiento de la tropa, 
por hallarse sitiados por los patriotas. 

Al mismo tiempo arribaba allí, el naturalista D ‘Orbigny, cuando 
casualmente hacía pocos días del desembarco a que hacemos referen- 
cia. 

Tenía, según éste informaba, dos fragatas de línea y tres goletas, 
encargadas de proteger la construcción de un fortín que elevaban en 
Gorriti y de la que se habían apoderado rechazando unos pocos solda- 
dos patriotas, no disciplinados, encargados de conservarla y defender- 
la. 

El juez ordinario del departamento de Maldonado, el 2 de Agosto 
de 1828, recibía desde el Manga la nota que va a continuación: 

«El infrascripto comte. Gral. de Armas, de la Prova. participa a Vd. 
qe. hoy ha salido de la Plaza un comboy condnduciendo el Bat.on de 
Cazadores del Emperador, y otro cuerpo mas, con destino a la Isla de 
Gorriti, y aun se asegura qe. va a fortificar la punta del Este. Por lo qe. 
espera qe. se tomarán en el dpto. todas las medidas conducentes pa. 
qe. en tal caso los Enemigos no se proporcionen recurso alguno, dando 
inmediatamente parte a este Comdo. Gral. de cuanto ocurra. 

El qe. suscribe saluda a V. con la mas distinguida consideración. 

Manuel Oribe» (342) 

Por fin poco después, el Consejo de Administración de Justicia, le 
avisaba al gobierno de la provincia, que la escuadra brasilera se hallaba 
fondeada en el puerto, compuesta de tres fragatas, y siete, entre ber- 
gantines y otros buques menores. 

Al desembarcar el almirante Norton y muchos oficiales, expresa- 
ron que su objeto era el de llevar la guarnición de la isla y demás útiles de 
guerra, en cumplimiento del art. 1 5 del tratado de Convención Preliminar 
de Paz entre las repúblicas Argentina y el Brasil, de fecha 20 de Octubre 



324 


CARLOS SEIJO 


del 828. 

Al comenzar a retirarse las tropas se le comunicó al comandante 
militar de Maldonado para que se hiciera cargo de ella y de las existen- 
cias que hubiere. (343) 

Habiéndose dado orden de que los presos que existían en la cár- 
cel o crujida del cuartel de Maldonado, los pasara a esa misma isla, 
respondía que por falta de recursos no se pudo efectuar, pero que en 
breve daría cumplimiento a ello. 

En Gorriti, el año 1782, estuvo desterrado, Juan Antonio de Haedo, 
que según Bauza hallábase investido en el cargo principal de alcalde de 
primer voto del Cabildo de Montevideo, cuando por motivo de las arbitra- 
riedades del gobernador del Pino y los ímpetus vengativos del virrey 
Vértiz, este daba orden que fuera aprehendido y conducido a aquel des- 
tino. 

Demostrada su inculpabilidad se le repuso en su cargo. 

Los desterrados de la harca «Puig», también estuvieron en la isla 
antes de zarpar para La Habana. 

Uno de ellos hizo la descripción siguiente: «Llegamos a Maldona- 
do el 1 9 de Marzo de 1 875. A eso de las 8 de la mañana se nos trasbordó 
al vaporcito «Fe», que debía conducirnos a la isla, y a las ocho y media 
o nueve estábamos en tierra. El coronel Courtin nos había dicho que una 
vez en la isla, estaríamos en completa libertad, podríamos pasearla y 
bañarnos, que nos llevarían velas y palos para que armásemos una car- 
pa, carne, pan, agua y leña para que comiésemos. 

Una vez en tierra, por instrucciones del comandante Alfredo 
Vázquez, se nos colocó en un pequeño círculo rodeados de centinelas 
y de allí no podíamos separarnos, sino uno a uno, y después de haber 
impetrado licencia del oficial de guardia. Para colmo de desdichas no 
vinieron los palos para armar la carpa, ni el agua, ni la leña, y hasta las 
dos de la tarde lo pasamos a pie firme o tirados sobre el pasto, bajo los 
rayos de un sol abrasador y bastante aguijoneados por la sed y el apeti- 
to. 

A las 2 de la tarde vino el agua. A fuerza de ingenio del coronel 
Flores, levantamos la carpa con el auxilio de algunas baquetas de fusil, 
y a las 3 devoramos un riquísimo asado de carne fresca, no sin antes 
habernos dado uno a uno y bajo centinela de vista, un baño tan conforta- 
ble como higiénico, después de cuatro días a que habíamos estado so- 
metidos en la imponderable bodega de la imponderable barca «Puig». El 


(342) Juzgado L. Departamental de Maldonado N s 459. L.C. Año 1828 

(343) Boletín Histórico, Montevideo N s 19 Año 1937. 



MALDONADO Y SU REGION 


325 


baño y el asado nos hicieron desarrugar el ceño y volver a nuestra re- 
signada jovialidad. 

Traíamos una caja de juego que con una oportuna previsión me 
había mandado Máximo Alvarez, y se armaron como por encanto varios 
partidos de malilla, de ajedrez y de dominó. 

El sol había entretanto templado sus rayos, nos favorecía una fres- 
ca brisa del Sud y el resto de la tarde fué agradabilísimo. 

Nos habíamos resignado de mil amores a pasar en aquella isla 
estéril y solitaria los setenta u ochenta días en que podía calcularse 
nuestro viaje a La Habana en la barca "Puig”. 

A las 5 1/2 o 6, se dió señal de reembarcar: vinieron los botes a 
tomarnos, subimos al vaporcito, y este nos trasladó a la barca que mirá- 
bamos con horror a causa de la maldita bodega. 

Al día siguiente no hubo paseo a la isla... El día 2 lo pasamos, 
pues, tranquilamente en el puerto... El 3 por la mañana, se nos llevó 
nuevamente a la isla, directamente desde nuestro buque... 

Esta vez todo fué previsto a tiempo; se armó una buena carpa, 
hubo carne, agua, vino y dulce oportunamente; libertad para pasear la 
isla y bañarnos, y la verdad es que pasamos un buen día, ya leyendo, ya 
conversando, ya jugando a los diversos juegos de que disponíamos... 

El día 4, la barca «Puig» se hacía a la vela en el puerto de Maído- 
nado». (344) 


Toma de Gorríti 


«En cuanto los ingleses tomaron a Buenos Aires el 2 de Julio de 
1806, el virrey, calculando que la isla no se podría defender por su falta 
de tropa, le encomendaba al gobernador de Montevideo, que hiciese 
desmontar los cañones, y que la gente que la ocupaba se retirase a 
tierra firme. 

Sobrevenida la reconquista, se volvía a recomendar que se mon- 
tasen de nuevo y pasaran 100 hombres para guarnecería. 

Fueron a éstos, que aquéllos atacaron cuando la toma de Maído- 

nado. 

Este pequeño destacamento, estaba al mando del capitán de in- 
fantería Agustín Leyes, el teniente Rudecindo de Silva y el alférez de 


(344) «La deportación a La Habana en la barca «Puig». Buenos Aires. 1875. 




326 


CAKLOS SEIJO 


Buenos Aires, Zelada. 

Se sostuvieron tres días, e imposibilitados de evacuarla por falta 
de buques, por el honor de las armas, su jefe se vió precisado a mandar 
hacer algún fuego al enemigo, pues poseía 4 piezas de artillería. 

El comandante inglés, después del asalto de la ciudad, pasaba el 
siguiente parlamento: « Navio Diadema de S. M. B. Río de la Plata, 30 
de Octubre de 1806. Señor. Las fuerzas de S. M. B. se hallan en pose- 
sión de Maldonado, y en esta virtud, como el general está sobre la orilla 
del mar, da plazo para rendirse la isla de Gorriti. 

Cualesquiera oposición que se haga a las fuerzas que están aho- 
ra en su bahía, es inútil; y así el general que propone la rendición, remite 
un oficial que es mandado para izar la bandera de S. M. B. en ese fuerte, 
y espera que será mediante la conocida generosidad de la Nación Britá- 
nica; nos manda dar una seria respuesta, para evitar las consecuencias 
de un asalto que sentiría en extremo y se os ofrece un camino ventajo- 
so, para ser del numero. 

Home Popham Jefe de la Escuadra. Comte. en Jefe de las fuer- 
zas Navales de S. M. B.». 

Leyes, más advertido que temeroso, no obstante la escaséz que 
de todos renglones padecía, contesta en estos términos, acompañán- 
dole un detalle de los pactos bajo los cuales se rendiría: «Recibí el oficio 
de V.S. en que me intima a que me rinda respecto a tener V.S. la tierra 
por suya, y para evitar derrame de sangre: no teniendo motivos para 
entregarmé a discreción por no carecer de nada, sería poco honor para 
las armas españolas, por lo que remito a V.S. las capitulaciones para si 
tiene a buen aprobarlas. Dios gue a V.S. ms. as. 

Isla de Gorriti. Octubre 30 de 1806 

Agustín de Leyes 

1 e La guarnición saldrá de la isla con todos los honores militares, 
conservando los oficiales, sargentos y soldados sus armas y espadas. 

2 9 La guarnición se conducirá a Montevideo en buques de la Gran 
Bretaña y no tomarán las armas hasta que sean canjeados. 

3 9 Embarcarán sus equipajes toda la guarnición. 

4 9 La guarnición no será molestada de ningún modo.. 

5 9 Se manifestará con realidad lo que quede de artillería y municio- 
nes. 

6 9 Concedido todo esto no entrará nadie en la isla hasta que esté 
evacuada, excepto las personas destinadas a tomar posesión de dicha 
Isla de Gorriti. 



MALDOMADO Y SU REGION 


327 


30 de Oct. de 1 806. 

Agustín de Leyes». 

El enemigo, reconociendo las necesidades de este jefe, debido a 
su perfecta incomunicación con la tierra, no quiso aceptar el pacto. 

Leyes, hallándose sin víveres y sin salvación alguna, se vió forza- 
do a levantar bandera de parlamento y rendirse(345). 

Saquearon el cuartel, las puertas, ventanas, tablado y toda la arti- 
llería fue inutilizada. 

Después del asalto, según la «Exposición de los vecinos de Mal- 
donado», los prisioneros que componían la guarnición de la Isla de Gorriti, 
fueron confinados en la desierta Isla de Lobos... y de donde se hubieran 
escapado todos con mucho riesgo de su vida, como lo hicieron 37 de 
ellos en dos botes de cuero. 

También Pérez Castellano refiere, que una vez llevados a aquel 
lugar, al ser mantenidos con sólo una ración de fariña, urdieron unos 
botecillos de los cueros que les dieron para abarracarse, y en ellos se 
encomendaron a la mar con inminente peligro de perecer para llegar a la 
costa. 

Entre tanto, los ingleses, al ir a llevarles su miserable ración, que 
era cada 15 días, en cuanto se dieron cuenta que algunos de los prisio- 
neros habían huido, retiraron a los que quedaban y los encerraron en el 
«Lancaster», navio que hacia mucha agua, y en donde les harían ganar 
bien la fariña con el duro trabajo de la bomba. (346) 

El sistema de navegación que se acaba de expresar, siempre nos 
pareció algo inverosímil, sobre todo por el hecho de tripular -más o me- 
nos unas 1 8 personas- cada una de aquellas frágiles embarcaciones. 

Lo que se conocía por el nombre de «pelota» en esa época, y que 
era utilizada para vadear los ríos y arroyos caudalosos, era tan solo 
personal, y si por acaso teníase que permanecer mucho en el agua, 
peligraba su estabilidad, debido al ablandamiento del cuero. 

Si en cambio los botes fueron de mayor dimensión, comprendiendo 
varias pieles juntas -que no sería posible calafatear- el mismo peligro 
subsistiría, máxime debiéndose recorrer varios kilómetros para llegar 
hasta la costa opuesta, y donde las corrientes son tan fuertes. 

Ahora bien, mi duda a este respecto parecería confirmarla el dato 
que vamos a relatar, es decir, que la salvación de los 37 fugitivos se hizo 


(345) Santiago Sainz de la Maza. 

(346) Guerra de 1806 en el Rio de la Plata 



328 


CARLOS SE1JO 


de otra manera. 

El 21 de Junio de 1808 se presentó José Braña, vecino y comer- 
ciante de la ciudad de San Fernando, haciendo la declaración y petición 
siguiente: «Que de resultas de la invasión y en él saqueo que los ingle- 
ses hicieron, ha quedado reducido a unos muy limitados intereses, y sin 
embargo, con mi bote (347) que me quedó por la feliz casualidad de 
hallarme en Castillos al tiempo de la invasión, en una faena de cueros de 
lobos (348) pude demostrar mis deseos de servir al rey, siendo útil a mis 
compatriotas que habían tenido la desgracia de ser prisioneros, a los 
que socorrí casi diariámente con pan y carne, que he costeado de mis 
escasos fondos. 

Hice otros servicios a Su Magestad y que por orden de los coman- 
dantes de aquel puerto (Maldonado) pasé a parlamentar con el enemigo 
cuando me lo ordenaron y reconocer la isla Gorriti. Se digne conceder- 
me permiso para que exclusivamente por el término de dos años, pueda 
pasar a la Isla de Lobos a faenar grasa y aceite de lobo». (349) 

Como acaba de verse, los «compatriotas» prisioneros que Braña 
socorrió personalmente por medio de su embarcación, debieron ser se- 
guramente los confinados en la citada isla. 

Bien pudo haber empezado a transpórtales de a pocos, dada la 
escasa capacidad de su «bote», cuando los ingleses se apercibieron de 
ello. 

Braña, seguramente no iba a solicitar una concesión de tan 
remuneradora importancia, por solo parlamentar con el enemigo y haber 
ido a reconocer la Isla de Gorriti. 

Por lo tanto, es de suponer que lo hiciera por considerar que bien 
se lo merecía, en mérito a la liberación de los 37 españoles cautivos. 

En 1811, José Braña inauguraba en Maldonado, con el cargo de 
Regidor Alférez Real y Fiel Ejecutor. 

Los ingleses, terminada la toma de Montevideo, echaron a tierra 
firme a los 62 restantes, pero bajo juramento de no volver a tomar las 
armas. 

Cuando Gorriti quedó desguarnecida en 1813, estuvo empleado 
«a cuenta de sus sueldos vencidos», Carlos Revilía, miliciano de Maldo- 
nado. 

De allí proceden el distintivo de bronce en forma de estrella (Fig. 
72), y que tiene por lema: Per Mare et Terram; y en el centro el monogra- 

(347) Debió ser otra clase de embarcación, porque en un simple bote no era posible 
aventurarse a navegar por tan temibles costas. 

(348) Se le había concedido para la matanza, solamente las islas de Castillos. 

(349) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Año 1814. N B 89, p. 5. 


MALDOnADO Y SU REGION 


329 


ma G. R., que podrían significar el "Glasgow Regiment», cuando la inva- 
sión iniglesa o el de Granaderos del Rey, de 74 mm. de diámetro. 

Y también un escudo del mismo metal, del ejército argentino, y que 
aún conserva rastros de haber sido dorado, de 57 mm. de alto. (Fig. 73) 
Ambos objetos hállanse en el Museo H. Nacional. 



Venta de Gorriti 

A mediados del año 1 843 se presenta Samuel Lafone, comisionado 
por su hermano Alejandro R. Lafone, para comprar la Isla de Gorriti bajo 
ciertas condiciones. 

1 9 Ofrecía por toda ella, y a condición que el Superior; Gobierno se 
la enagenara a perpetuidad y para siempre jamás, para él, sus herede- 
ros y sucesores, por la cantidad de mil quinientos pesos plata, al conta- 
do. 

2 1 2 * * S El proponente convenía y consentía desde ese momento, en 
que siempre que el Superior Gobierno considerase necesario o conve- 
niente establecer en la isla alguna batería y formar en ella los cuarteles 
que fueren precisos para la tropa que habría de servirla y defenderla, 

pudiendo libremente hacerlo sin más trámite que dar aviso de ello 
previamente al interesado. 

Esta era la única servidumbre que el Superior Gobierno podría 

imponerle al comprador al efectuar la venta, y además ser hecha libre de 



330 


CARLOS SEIJO 


todo gravamen y censo. 

Se pedía por consecuencia, fuera aprobada dicha propuesta. 

El Gobierno de la Defensa aceptó en seguida la negociación tal 
como puede verse en la Escribanía de Gobierno y Hacienda. Año 1843, 
doc. N 9 34 


« Montevideo , Junio 13 de 1943. 

Apruébase ¡a propuesta en todas sus partes, gírese la orden para 
que se reciba la cantidad metálica en tesorería, y prévia constancia de 
ello y toma de razón en las oficinas respectivas y transcripción al Minis- 
terio de Gobierno a sus efectos, escriturarse como corresponde. 

Suarez Muñoz 

Recibí los mil quinientos pesos plata de cuya cantidad se ha for- 
mado cargo en esta fecha, según lo comprueba el escribano de dha. en 
f 1943 


Montevideo, Junio 23 de 1843. 

Ambrosio Mitre 

El Superior Gobierno en su respectivo protocolo y por ante mí otorgó 
en esta fecha escritura de propiedad de la Isla de Gorriti a favor de Don 
Alejandro y Don Samuel Lafone, y este al aceptarla declaró haber hecho 
la compra en sociedad con Sir George Sartonius Kingth en iguales par- 
tes. 

Lo que anoto. 


Ximeno». 


En 1 858 Samuel Lafone fue citado a juicio de conciliación para 
ponérsele demanda en forma y ante juez competente, porla isla, ya que 
perteneciendo al Estado, y de cuyo dominio no había salido jamás, aquél 
pretendía apropiársela en virtud de una escritura otorgada bajo el impe- 
rio de una situación excepcional, y por la insignificante suma de mil qui- 
nientos pesos; que era patente la nulidad de dicho título, ora por la inca- 



MALDONADO Y SU REGION 


331 


pacidad del otorgante para enajenar los bienes raíces de la Nación, ora 
por la omisión de todas las formas establecidas por derecho para tales 
casos. 

Habiéndose pasado ocho meses sin que el demandante contesta- 
ra a la citación que acaba de verse, fue acusado de rebeldía y se pidió al 
juzgado se sirviese ordenar le sacaran los autos en el estado que tuvieren. 

Tres años antes de reivindicarse Gorriti a la sucesión Lafone, su 
socio Georges Sartonius, le dirigió al coronel Latorre, entonces gober- 
nador provisorio, un extenso informe, solicitándole sus buenos oficios 
respecto a este asynte, y explicando las causas que lo indujeron a aso- 
ciarse con aquér. 

Y entre otras muchas cosas dijo: que después de haber reflexio- 
nado sobre las ventajas y la futura importancia de Gorriti, había sido él 
quien el año 1 843 le sugiriese a Samuel Lafone, comprarla entre los dos. 

Que si las circunstancias políticas no le habían permitido realizar 
sus planes durante su vida, les dejaba los derechos a sus hijos. 

Para terminar, agregaba: «Ahora, Coronel, dejo a vuestros senti- 
mientos como entre soldado y marino, guiados ambos por honorables y 
elevados móviles, la manera de cómo arreglar esta cuestión, según su 
justo, propio y buen mérito. 


Almirante de la flota Naval Británica» 

Seguramente, Latorre, no habiéndose preocupado del asunto, en 
cuanto subió a la presidencia de la República el Dr. Francisco A. Vidal 
hizo de modo que Gorriti fuera reivindicada. 

El pleito pendiente entre el Fisco y la sucesión Lafone fue muy 
largo, tanto que después de 22 años, la isla recién pudo ser propiedad 
del Estado. 

Los dos fundamentos de cosa pública y no fiscal, eran discutibles 
en la época en que el litigio se iniciara, dada la misma legislación que 
regía, y principalmente las disposiciones especiales que habían sido dic- 
tadas con motivo de las necesidades de la guerra. 

De ahí, sin duda, el año 1 861 el pleito quedó paralizado por falta de 
gestión del actor. 

En 1877, John Munro y G. Lafone Quevedo pidieron permiso para 
practicar trabajos de mensura en la isla y agregando los planos de las 
construcciones que se proponían efectuar allí. 

Para terminar de una vez, las Cámaras sancionaron el siguiente 
proyecto de ley, para la expropiación a Lafone: 



332 


CARLOS SE1JO 


«Art. 1) Autorizase al P. E. para reivindicar por medios pecuniarios 
(1 .000 £ a cada uno de los condueños) y a la mayor brevedad, el domi- 
nio absoluto de la Nación, sobre las islas de Gorriti y San Gabriel. 

Montevideo, Febrero 19 de 1880. 

Francisco Bauzá». 


Y por lo tanto se mandó tener por resolución que... 

«debe darse por terminado el asunto, mandando archivar el expe- 
diente... 


Marzo 13 de 1880. 


Alfredo Vázquez Acevedo». 


Intrusos en Gorriti 


El 20 de Enero de 1829, el Consejo de Maldonado participaba al 
Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores, que después de fondear 
en el puerto, la fragata «Aventure», de S. M. B., había tomado en segui- 
da posesión de la Isla de Gorriti, plantando en ella tiendas de campaña y 
reparando edificios para ocuparlos. Estas eran las ruinas que dejaron 
las tropas brasileñas cuando evacuaron la isla. 

El Consejo, al tener conocimiento de tal actitud, resolvió conside- 
rarla como un ataque a nuestra soberanía. 

Sin embargo, deseando evitar diferencias, le recomendó al vecino 
Francisco Aguilar, le hiciese entender al comandante de la fraragata que 
perteneciendo la isla al Estado Oriental, no podía ser ocupada, sin espe- 
cial permiso de las autoridades. 

Para que no volviesen a suceder casos semejantes, el Consejo 
juzgaba muy necesario el establecer en ella un pequeño destacamento, 
a fin de que el pabellón del Estado, al ser enarbolado impusiera a los 
extranjeros que arribasen. 

Si así pensaban, era porque muy en breve se hallaría en él el Na- 
vio «Ganges», de S. M. B., y que tal vez iba a hacer de la isla el mismo 
uso que la fragata «Aventure». Por consiguiente, debiendo permanecer 
dos o tres meses, según anuncios positivos, quizá al retirarse, no era de 
extrañar la sustituyese otra de la misma nación, y podría ser ocupada 



MALDOMADO Y SU REGION 


333 


alternativamente, si no se oponía a ello un destacamento militar. 

El comandante respondía informando que el motivo de aquella ocu- 
pación era con el deseo de poder hacer observaciones astronómicas, a 
las cuales diera principio con su visita anterior a ese puerto, en Octubre 
del año 1826, y que no pudo proseguir por hallarse la isla ocupada por 
las tropas brasileñas. 

La vivienda elegida consistía en un observatorio construido con 
tablas, y dos carpas para evitar la intemperie. 

Que al oficial portador del oficio, se le había hecho ver eso mismo 
y lamentaba lo ocurrido por no dar previo aviso a la autoridad, lo cual era 
debido a que anteriormente, también levantara carpas, sin que nadie le 
preguntase su objeto. 

La fragata «Aventure», al haliarse empleada en un viaje de descu- 
brimientos, el objeto de su visita era para facilitar algunas observacio- 
nes: astronómicas en la isla, tomar algunos víveres, refrescar su tripula- 
ción y comunicarse con la ciudad de Maldonado. 

Por lo tanto, pedía «que si existía algún motivo que impidiese se- 
guir sus estudios, inmediatamente se reembarcaría con los instrumen- 
tos... y firmaba: Felipe King. 

Al tener el visto bueno del gobierno, el Consejo le responde, que 
siendo su permanencia allí por el corto tiempo expresado y deseando 
que la comisión científica que le estaba encomendada no sufriera más 
interrupción, podía continuar hasta nueva orden. 

En Mayo de 1 833, el comandante del barco de guerra «Beagle» de 
S. M. B. había solicitado permiso del jefe político de Maldonado para 
desembarcar en la Isla Gorriti, Comestibles, jarcias, botes y poder 
refaccionar la escuna «Unicom». 

Se accede a su propuesta y en consecuencia el comandante pa- 
saba a ocuparla. Pero vino a suceder que cerca de cinco meses des- 
pués, entrando de arribada al puerto dos buques procedentes de Génova, 
cuyos capitanes antes que se pasase la visita de sanidad, se dirigieron 
a la isla, porque dijeron haber visto a su entrada enarbolada en ella el 
pabellón británico; y también ratificaba aquella indicación, el capitán del 
bergantín francés «Fhaeton», quien aseguró haberlo visto en ese mismo 
día. 

Este incidente dió mérito para que se pidiesen explicaciones so- 
bre el motivo de haberlo enarbolado en un punto de la República. 

A lo que contestaron ser un error de concepto, pues no era así, 
sino una señal de inteligencia con el ciudadano Francisco Aguilar, resi- 
dente en Maldonado y eucargado de proveer de víveres a la gente de la 
isla. 



334 


CARLOS SEIJO 


No obstante, los capitanes de los tres buques expresados se rati- 
ficaron en sus afirmaciones. 

En tanto el jefe del «Beagle» ya había hecho de firme una casa de 
madera, en donde habitaba, y refaccionado algunos edificios antiguos 
que estaban sirviendo de alojamiento para los demás oficiales, tripula- 
ción, tropa y marinería. 

Entre ellos estaba el joven naturalista Darwin, que mas tarde tuvo 
fama mundial. 

En su breve estada en la isla hizo observaciones meteoroógicas, 
pero en su obra o en las publicaciones de otros autores contemporáneos, 
no existen datos a este respecto. (Tal expresaba «El Universal», de 
Montevideo, el año 1833). 

Y en verdad que aquél, al detallar tan sucintamente cuantos por- 
menores se le presentaban, no hiciese referencia a tan importantes es- 
tudios. 

Habiéndose pasado varios meses del período para refaccionar la 
escuna «Unicom» y hallándose terminado este trabajo, se le dió aviso 
de desalojo. 

Esto acontecía durante la presidencia deí general Fructuoso Rive- 
ra. 

Otro caso algo semejante, casi se vuelve a repetir después de 
transcurridos 27 años, siendo presidente Prudencio P. Berro; pero ello 
quedó en seguida solucionado. 


Plantaciones en Gorriti 


Durante la intendencia de Manuel Gorlero en 1 909, Agustín Dó 
hizo en la isla, la plantación de 1 .500 árboles, y en 1 91 4 y 1 91 5, la misma 
administración 4.000 pinos y 1 .500 estacas de tamarix. 

Los primeros fueron distribuidos en cinco lugares distinos, a fin de 
probar la fuerza de los vientos y las condiciones del terreno. Los segun- 
dos formando un ángulo que ocupaba una extensión de cuatro hectá- 
reas. 

En ese año se iba a armar una cómoda casilla para habitación de 
los dos peones gratuitos y permanentes que tenía allí la intendencia. 

En 1992, bajo la dirección del agrónomo Sr. Gustavo, se hicieron 
nuevas plantaciones; y en 1928, el coronel Vázquez Ledesma siguió 
plantando en las tres cuartas partes de la misma isla. 

Más tarde se llevaron a cabo importantes mejoras. 



MALDOMADO Y SU REGION 


335 


La Comisión Natural de Turismo, proyecta construir en la Isla un 
cómodo parador, que sería utilizado durante la estación veraniega por 
los turistas aficionados a la pesca. 

No hace mucho, en una revista, hemos visto publicada una foto de 
cierta parte de la isla, con un camouflaje modernista, pero que no condice 
con la realidad; pues en ella debió perdurar el mismo aspecto, tal como 
la conoció Solís y los primeros navegantes. La Isla de las Palmas. 

Naturalmente que para conseguir ese fin, se necesitará transcurrir 
un centenar de años, y empezando a plantarlas desde ahora. 

Deberíase poner al descubierto las primeras baterías que Ceballos 
hizo construir en 1762, y así progresivamente todas las demás. 

Extraer de la costa los cuatro cañones que aparecen durante las 
mareas bajas. Indicar el emplazamiento de las cachimbas. El del gran 
cuartel destinado a la guarnición. El Hospital de la Misericordia y el Ce- 
menterio de los Ingleses. Además, poner también en descubierto los 
cimientos del gran edificio de la Compañía Marítima y sus anexos, tal 
como publicamos. 


Cementerio en Gorriti 


Cuando Arpide en 1673 fue a reconocer la isla, encontró una cruz 
con un letrero en lengua holandesa, lo cual traducido al castellano, de- 
cía: «aquí está enterrado henrrique bartholomé de Vesteruschi malogra- 
do en tres de Octubre año de mil y seiscientos y setenta»; y junto a la 
cruz había otra pequeña con un Santo Cristo de plomo. 

Según De María existían además, «lápidas, y algunas tenían ins- 
cripciones en inglés; en el mismo sitio que sirviera de cementerio de la 
guarnición, cuando en 1806 se asaltara a Maldonado». 

Fueron sepultados también: W. R. Johnston, del bnque inglés 
«Doris» en 1806. T. H. Reynolds de otro barco inglés, el «Narcisus», en 
1867. Un niarinero de la corbeta italiana «Caracciolo», en 1872. 

Frente a la Laguna del Diario encontraron un cadáver a flor de la 
arena en 1874, que por su traje era el de un marino inglés. 

La circunstancia de tener una cruz tosca enterrada en su cabece- 
ra indicaba que había fallecido a bordo de alguna embarcación y bajado 
a la costa para ser sepultado. Las autoridades locales lo llevaron a la isla 
para volverle a enterrar. 

C. Mills, inglés, sastre de profesión, que habiendo muerto en Mal- 



336 


CARLOS SEIJO 


donado en 1 875, le fue negada por la curia la inhumación en el cemente- 
rio de la localidad, por no profesar la religión católica. 

Había una cruz de hierro con la inscripción siguiente: N. Cumeriano, 
falleció el 1 2 de Agosto de 1 881 . 

Un marinero del buque norteamericano «Lancaster», en 1886. 

Wm. Ardeson, inglés, en 1887. Olaf Johnson, John Worth, Cox 
Wain y otro marinero del buque norteamericano «Pensacola» en 1890. 

Patricio Nooman, irlandés y del barco de la misma nacionalidad, el 
«Essex». 

El 31 de Julio de ese año, sobrevino un conflicto surgido a causa 
de haber dado la Municipalidad de Maldonado, su asentimiento para que 
se enterrara en aquella isla, el cadáver del súbdito norteamericano que 
acabamos de nombrar. 

Portal motivo el Ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Herre- 
ro y Espinosa, le dirigía al de Gobierno, la nota siguiente: 

«Señor Ministro. Tengo el honor de adjuntar a V. E. copias de las 
dos notas del señor ministro norteamericano y de este al cónsul de esa 
nación referente a la compra de un terreno en la Isla de Gorriti, para 
enterrar los cadáveres de los marinos norteamericanos. Por la contes- 
tación de este Ministerio verá Ud. que el gobierno no solo se niega a lo 
soilcitado por la Legación Americana, sino que dispone que el Ministerio 
al digno cargo de V. E. ordena a la Junta Económico Admva. de Maldo- 
nado la traslación de los restos de aquellos marinos al cementerio de la 
localidad, en cuyo paraje puede donarse o venderse el terreno necesa- 
rio al objeto, bien entendido que el contrato deberá sujetarse en un todo 
a las disposiciones del derecho civil, con absoluta prescindencia de cual- 
quier fundamento del derecho internacional». 

Así se cumplió, dándose el improrrogable plazo de noventa días 
para proceder a la exhumación de los cadáveres, su traslado al cemen- 
terio, y los restos que quedasen abandonados, fueran conducidos y de- 
positados en el osario general. 

La J. E. A., respondiendo a esta enérgica nota del ministro Bauzá, 
expresaba que había sido mal informado, pues al haberse inhumado a 
uno de los marinos de la escuadra norteamericana, esta únicamente 
solicitó se le permitiese construir un enverjado de hierro de 25 pies de 
ancho por 58 de largo; con el objeto de resguardar las sepulturas del 
último citado y demás súbditos. 

Una vez concedido el permiso, fue establecido en términos muy 
expresos que ello no importaba otorgar a la expresada escuadra, ningún 
derecho sobre la posesión ni dominio al terreno que cercase. 

Que todo ello, no era más que una consecuencia de lo que estaba 



MALDONADO Y SU REGION 


337 


sucediendo, puesto que desde tiempo muy antiguó, se toleraba; y si no 
debió concederse la construcción del enverjado en las condiciones ex- 
presadas, no podía menos de ser más irregular y grave, el hecho de que 
se le diese sepultura a los fallecidos de las tripulaciones de los buques 
de guerra de estación en el puerto, lo que acaecía con mucha frecuen- 
cia. 

Que era de pública notoriedad en el año 1866, la existencia en la 
isla de Gorriti, de una pared de piedras sueltas que encerraba un espa- 
cio de terreno como de veinticinco varas cuadradas, al que se había 
dado en llamar siempre el «Cementerio de los ingleses 

Y encontrábanse también en él otros muchos vestigios de sepul- 
turas. Que la Junta no había autorizado los enterramientos de que se 
había hecho mención, y además podía afirmar, que en muchos de los 
casos relacionados, tampoco habían sido llenadas las formalidades le- 
gales en el registro civil. 

El acto de dar sepultura a los cadáveres de los marineros de los 
buques «Lancaster», «Pensacola» y «Essex», según era de pública 
notoriedad, habían tenido lugar con todas las formalidades militares, ba- 
jando a tierra fuerzas armadas para hacer las descargas de ordenanza. 

Todos estos hechos, por haber sido publicados, debieron ser co- 
nocidos por quien correspondía. 

En fin, la municipalidad declaraba estar de completo acuerdo en 
que no debía, tolerarse a las tripulaciones de los buques de guerra de 
estación allí, de sepultar en la isla sus cadáveres, y sí en el cementerio 
de la ciudad. 

Antes de cumplirse los tres meses de plazo, la corbeta de guerra 
«Essex», demoraba lo necesano para llevarse los restos de un marine- 
ro, con destino a su país. 

Y otra corbeta, «Yantic», ambas norteamericanas, los condujo en 
cambio a la necrópolis de Maldonado. El buque de guerra «Sebastián 
Veniero», italiano, vino también para retirar los de unos de sus súbditos 
y depositarlos allí. 

A propósito de este antiguo cementerio, en Junio 19 de 1828 se 
presentó el presupuesto para su construcción de 50 varas cuadradas, 
en la suma de 1 .1 89 Ps. 

Recién el 22 de Octubre de 1 835 fué bendecido. 

Hallábase a poca distancia de la Torre del Vigía del lado Oeste del 
camino que conduce hoy a Las Delicias», y demolido el año 1898. 

Como se tuviera la ocurrencia de instalarlo próximo a la costa y a 
los médanos, las arenas concluyeron por invadirlo y saltando el cercado 
cubrían las tumbas. Así se vieron obligados a construir otro, (el tercero) 



338 


CARLOS SEIJO 


de gran extensión, pero bacia el lado noroeste de la ciudad. - 

Puede verse en él un panteón donde figuran algunas lápidas y 
grandes cruces de mármol, con los nombres de varios marinos y cuyos 
restos procedían de la isla. 

Ahora bien; eran aquellos tiempos en que a los tripulantes de los 
buques de guerra extranjeros surtos en la bahía de Maldonado, solici- 
tando el permiso de la Capitanía, se les permitía desembarcar en la Isla 
de Gorriti, entregarse libremente a la caza de conejos donde abunda- 
ban, y además hacer ejercicios de fuego. 

Cuenta H. Martínez Montero en su libro: «11 meses en el Este», 
que: «al fenecer el Siglo XIX, la cañonera británica «Ready», practicaba 
ejercicios de bala y bomba sobre la isla y sus baterías, desde las 9 de la 
mañana hasta la 1 de la tarde». 

En Setiembre de 1894 estuvo la escuadra argentina así, durante 
15 días. 

En verdad, que si nadie protestaba ante la destrucción de las rui- 
nas de la época colonial, tomándolas por blancos, en cambio la bajada 
de aquéllos a tierra firme -según referencias de los comerciantes, sobre 
todo los de bebidas- les era muy beneficiosa; y también a la paisanada 
que les alquilaba caballos provistos con sus aperos. 

De ahí que de continuo veíanse llegar caravanas de marineros, 
mismo hasta San Carlos, tambaleándose sobre sus maltrechas cabal- 
gaduras y siempre a galope tendido, como unos desorbitados. 

El 23 de Agosto de 1 895, recién se dictó una resolución, prohibien- 
do a los buques de guerra de cualquier nacionalidad, hacer ejercicios de 
fuego dentro de aguas jurisdiccionales. 


Bichos Colorados 


Los bichos colorados eran otra especialidad de la Isla de Gorriti. 

Cuando sus visitantes solían ir a recorrerla, no se esperaban las 
contrariedades que irían a experimentar debido a tales parásitos. 

Estos, llamados: Leptus autumnalis, es un pequeño arácnido, que 
no es visible sino con la ayuda de una buena lupa. Generalmente su 
color es de un rojo ladrillo oscuro y de ahí su nombre. 

Habita sobre los tallos de las gramíneas, bajo los montones de 
hojas secas, etc., etc.; donde espera el momento de treparse a los ani- 
males domésticos y a la gente. Se sube por las piernas, insinúase errla 



MALDONADO Y SU REGION 


339 


piel, en la raíz del vello, causando comezones insoportables; y si el ata- 
cado llega a rascarse, se intensifica su malestar. 

Como se encontrara casi toda la superficie de la isla invadida por 
una variedad de acelgas silvestres -tal vez provenientes r'*' las cultiva- 
das allí en época anterior- era en ellas donde se albergaban. 

Hoy, aunque la isla está poblada y con caminos, debe suceder lo 
mismo, pues también en Punta del Este, especialmente en el mes de 
Enero, todo el que camine sobre el césped o se ponga en contacto con 
el ramaje de los tamarix, tiene para entretenerse unos cuantos días. 

Con razón ya en esta última localidad pueden verse algunos 
affiches con avisos, recomendando un antídoto especial. 

Por experiencia propia, nos parecería que los bichos colorados de 
las costas del mar, fueran más pruriginosos que los de tierra adentro. 

«Cuando una persona va caminando sobre las hierbas no se es- 
capa sin algunos pero de ellos no se apercibe sino al día siguiente, - 
cuando los insectos se introducen bajo la piel, produciendo una molesta 
picazón». Así contaba un viajero. 



340 


CARLOS SEIJO 



MALDONADO Y SU REGION 


. 341 


Isla de Lobos 


<^a 


isla, según Elias L. Devincenzi, tiene: «Su centro en 
fj I 30.1 .18» de latitud y se encuentra tendida de N. a S., 
II I ¿ teniendo una extensión de 1207 metros de largo por 
C\ I \ 816 de ancho (Fig. 74). 

i I I y De su extremidad S. E. se destacan unos pedruscos 
la 408metros de distancia, que forman un arrecife de 
~ 81 6 metros de longitud, tendido del E. al O., y del que 

asoman varios peñascos. 

Está por la parte oriental, y deja un canal de 612 metros de ampli- 
tud cbajondo mínimo de cinco metros de conchuela. 

La isla dista ocho kilómetros y medio de Punta del Este. Es árida, 
escabrosa y tiene 26 metros de altura, pudiendo descubrirse desde 12a 
15 millas de distancia. 

Existen varios manantiales de agua potable, pasto, tunas 
calagualas y cañaverales, destilando de la techumbre de Qjp,sus grutas 
agua permánente». Solamente en el centro hay tierra vegetal muy fértil. 

Las rocas presentan una particularidad, la de ser en su mayoría 
redondeadas y aplanadas. 

Para poder desembarcar es necesario que no soplen los vientos 
del E. o del O., pues los escollos que rodean la orilla dificultan el acerca- 
miento a ella, excepto en una reducida playa al N. donde pueden atracar 
barcos de poco calado. A esta isla le dieron al principio, varios nombres. 

Solís en su travesía en 1512 la denominó «Isla de San Sebastián 
de Cádiz». Desde 1 526 ya se le conocía por el de la «Isla de los Pargos», 
y en 1573 por el «De las Corbinas». 

Martín Barco de Centenera, al llegar al Río de la Plata, dijo en su 



342 


CARLOS SEIJO 


canto II: 

Passadas estas islas de Castillos, 

Adelante están dos algo mayores, 

De los lobos se dicen, que tobillos 
Como bezerros ay poco menores... 

El P. Guevara también sabía que la llamaban de los lobos y se 
encontró con «manadas de ciento, doscientos y trescientos». 

En el relato de su viaje, el buque holandés «Mundo de Plata», re- 
fiere que el 17 de Junio de 1599 continuaron su ruta.. 

El 21 anclaron hacia la tarde a más de dos leguas de distancia de 
la costa y pudieron avistar desde la copa, la Isla de Lobos, que se hallaba 
a cuatro leguas por el S. O. 

El 22 de mañana, emprendieron la marcha y después de navegar, 
otras cuatro más, tuvieron que parar nuevamente por la calma, sobrre 
1 5 brazas de buen fondo, a media legua del cabo de Santa María (Punta 
del Este) y a una de la referida isla. 

Al hallarse anclados en este punto, oyeron un gran barullo. 
Fueron pues, en canoa a reconocer la causa, por si se encontraba 
allí alguna gente, pero al acerearse, vieron gran cantidad de focas que 
se precipitaron sobre ellos con furia, como leoes mugidores. Y también 
se erguían en sus dos patas traseras como osos. 

El Padre Lozano en 1717 daba cuenta que «a la vista de Maldona- 
do, más hacia el mar queda la isla de lobos... totalmente despoblada sino 
de multitud de lobos marinos que le dieron el nombre, porque se vieron 
discurrir manadas numerosas por su playa>0 

Diego de Alvear en su Diario consigna, que «La Isla de Lobos, 
llamada así por la copia de ellos de que suele estar cubierta, demora al 
Sud 48 e Este, distante seis millas del nuevo cabo de Santa María. (Pun- 
ta del Este). * 

Por el canal que forma con la costa de 1 5 brazas de fondo, pueden 
entrar los navios francamente. 

Esta derrota tuvieron que abandonarla los españoles y seguir por 
la del canal del Sur, para evitar que los cruceros ingleses, que en tiempo 
de la guerra se habían establecido sobre el cabo de Santa María (Punta 
del Este) Lobos y Maldonado, apresando casi todos los buques que en- 
traban y salían del río por la costa del Norte. 

El abad Pernetty, el Padre Cattáneo, Torres y otros hacen la mis- 
ma observación referente a la lobada. 

Posteriormente, cuando Darwin llega el tiempo se descompone y 



MALDONADO Y SU REQIOM 


343 



Fig. 74 Isla de Lobos 




344 


CARLOS SEIJO 


siendo una noche muy oscura, fueron rodeados por gran cantidad de 
focas y de pingüinos que hacían un ruido tan extraño, que el oficial de 
guardia creyó que provenia de los balidos del ganado vacuno de la cos- 
ta. 


0 


Siempre con la buena intención de beneficiar a Maldonado, se dic- 
taron varios proyectos de decretos consecutivos, en diferentes perío- 
dos, pero los interesados del pingüe negocio de la matanza de focas, se 
arreglaban de modo que algunos de aquéllos no llegaran a sancionarse 
y otros burlaran la ley. 

El primero, de fecha 22 de Julio de 1 854, expresaba «Siempre que 
desde el 1 e de Enero de 1 855, estén disponibles los productos de la Isla 
de Lobos y sus adyacentes, se destinarán $ 5.000 anuales para la con- 
tinuación y conclusión del templo de la ciudad. 

La misma cantidad quedará afectada a las mejoras públicas de 
dicho departamento». 

Esta ley fue sancionada, mas, se hizo de modo que los productos 
no lo estuviesen. 

En esta fecha tenían el privilegio Mamuel y Alejandro Lafone, has- 
ta 1 865 y con opción a un año más. 

El segundo proyecto, del 1 4 de Julio de 1 857, era más amplio que 
el anterior y decía: «Los cueros de lobo que se beneficien en la república 
pagarán a su exportación dos reales cada uno. 

Cada arroba de aceite, cuatro centéstmos y el producto que 
resultare de ese impuesto se entregará a la J. E. A. de Maldonado para 
conclusión de su templo». - 

El tercero, del 28 de Junio de 1858: «El producto del impuesto 
sobre cueros y aceite de lobo creado por la ley de 14 de Julio de 1857, 
será aplicado por mitad a la terminación del templo de Maldonado, y a la 
construcción de un templo en Rocha, hasta tanto que se integre la suma 
de diez mil pesos que se destinan a la obra del último 

El cuarto, del 15 de Julio de 1862: «De los fondos recaudados y a 
recaudar del impuesto sobre cueros y aceite de lobos, creado por la ley 
de 1 4 de Julio de 1 857, se destinarán a la reconstrucción y mejora en los 
edificios para cárceles, escuelas y demás oficinas públicas en los pue- 



MALDONADO Y SU REGION 


345 


blos, Rocha, San Carlos y Maldonado, diez mil pesos por partes igua- 
les». 

La Junta de aquella época disfrutaba desde 1861, los beneficios 
que alcanzaban ya a $ 8.352,16 c., suma que se hallaba depositada en 
una casa de crédito. Pero estando en esa época envuelto el país en 
guerra civil, la autoridad de partamental exigió giros sobre la casa ban- 
cada para atender a los gastos de aquélla, y la municipalidad la perdió 
sin efectuar ninguna obra, y hasta el año 1879, aun no había sido reinte- 
grada. 

Después de la ley del 54 que adjudicaba el derecho de arrenda- 
miento de las islas de lobos a la precitada Junta, no se dió cumplimiento 
a ella, porque contratos clandestinos adjudicaron entonces - después 
en 1865 y luego en 1875 - ese privilegio a particulares, a manera de 
derechos hereditarios, arrebatando al departamento una renta con la cual 
hubiera podido dar cima, no sólo a las obras a que aquélla se había 
destinado, sino también a estar habilitada la municipalidad para atender 
a los gastos de la administración con recursos propios, sin necesidad 
de acudir a cada momento al poder central en demanda de fondos para 
los presupuestos escolares y demás gastos. 

La misma J. E. A. se determinó por lo tanto a formular un proyecto 
de ley, pidiendo que vencido el contrato citado se la facultara para reno- 
var o efectuar la faena por si misma, a partir de ese último año. 

Los beneficios se destinarían en su totalidad a la construcción de 
depósitos de aduana y muelles en el puerto. 

Esperaron en vano, porque al general Francisco M. Acosta, que la 
tenía desde 1 866 a 1 875, se le prorrogó la concesión por otros diez años 
más. 

El representante por Rocha, Dr. Marcelino Izcua Barbat, en 1 888 
presenta un proyecto en el que debían destinarse las tres cuartas partes 
del producto total de la pesca de anfibios, a la construcción de cinco 
edificios para escuelas públicas en aquel departamento y a la conserva- 
ción y mejoras de los caminos del mismo. 

Se le dice que hallábase afectada la renta, por ley especial, para la 
iglesia de Maldonado. 

Posteriormente se ocuparon varios representantes, de otro pro- 
yecto, en que además pidieron la derogación de las leyes de Julio de 
1 857 y 1 9 de Julio de 1 858, que hemos descrito. 

La Comisión de Fomento de la Cámara en seguida volvía a ocu- 
parse de este mismo asunto, apoyando el proyecto presentado por el 
Dr. Izcua Barbat en la anterior legislatura y pidiendo también la deroga- 
ción de la de 22 de Julio de 1 854 y las dos últimas citadas. 



346 


CARLOS SEIJO 


Todo fue inútil, pues nada se pudo conseguir. 

Se volvió a insistir solicitando que una vez terminado el contrato 
de arrendamiento celebrado en 8 de Marzo de 1 883 por el General San- 
tos a sus amigos, la explotación de todas las islas de lobos quedase 
durante ocho años a cargo de las Juntas Económico - Administrativas 
de Maldonado y Rocha. 

La respuesta fue adjudicándola a Jacobo Tirelli, quien a su vez 
cedió sus derechos a Américo Beisso, Leoncio Gandós y Emilio Avegno. 

Menos mal, que con fecha 6 de Junio de 1895, la Cámara sancio- 
naba con notable mayoría el proyecto de licitación de pesca de amfi 
bios, asignando del producto anual, 70 % al Poder Ejecutivo, 15 % a 
Maldonado y 15 % a Rocha. Además el impuesto municipal sobre pieles 
y aceite que se aplicarían a construir caminos y obras públicas. 

Cuando en 1 929 el gobierno deja la administración por cuenta pro- 
pia de la faena de focas, se le da en arriendo hasta el año 1 937 a Alberto 
A. Colombo. 

Ahora bien, al establecerse el contrato de $ 46.300, la empresa 
concesional quedaba obligada a pagar un impuesto municipal por cada 
cuero y otro por cada diez kilogramos de aceite, impuestos que les co- 
rrespondían por partes iguales a las municipalidades de Maldonado y 
Rocha. 

De los beneficios que obtenía el Estado se repartían: 50 % para II 
Asistencia Pública y 25 % para cada una de estas dos últimas ciudades. 


0 


Cuando tuvo lugar el contrato de concesión otorgado por el gene- 
ral Santos, sin licitación y por diez años, a sus amigos, Amaro Carve, 
Máximo Tajes, Manuel Pagóla, Honorio P. Fajardo, Ruperto Fernández, 
Esteban Martínez, Valentín Martínez, Francisco L. Barreto, Salvador Ta- 
jes, Joaquín Santos y Joaquín Mascará, se le censuró duramente. Así 
lo asevera Américo Pintos Márquez: 

«Es fama que todos los concesionarios juntos no pagaron más de 
$ 10.000 anuales, se enrriquecieron en el negocio. 

Confirmarían la videncia popular, los datos que anotamos en se- 
guida tomados de las cuentas que rendía el señor Guillermo Lafone y 
Quevedo, en su carácter de socio cesionario y administrador de la em- 



MALDONADO Y SU REGION 


347 


presa que emanó del contrato obtenido por Don Amaro Carve. 

Según ellos, la explitación de las islas en los años 1880 a 1893, 
produjo como resultado líquido $ 428.736.98 c. o sean término medio 
$53,600 anuales mientras el estado solo percibía 7.000 por concepto de 
arrendamiento y 3 a 4.000 mas que cobraba la Junta de Maldonado, a 
título de impuesto municipal». 

A raíz de esta concesión, se criticaba el sistema en que se hacía 
aquella faena, por ser el mismo desde el año 1 854 y no haber progresa- 
do. 

Porque a las empresas particulares que tenían a su cargo su ex- 
plotación, se les importaba un bledo el mejorar esa industria. Lo que les 
convenía era sacar el mayor producto con tal de obtener una mayor 
suma y cuerear todo lo que podían mientras durase el arrendamiento. 

Al tener que matar a garrotazos a los animales, de tal manera caían 
chicos y grandes, machos y hembras, y los que escapaban no volvían a 
aparecer por mucho tiempo, yéndose a otras partes. 

Por lo tanto, resultaba que la reproducción disminuía año tras año, 
y que de 20.000 lobos que se faenahan tan sólo en la isla principal en 
1854, transcurridos 34 años apenas aparecieron 15.000 entre todas las 
islas. 

Se aconsejaba el sistema que tenían en el Cabo de Buena Espe- 
ranza, donde esta explotación estaba sujeta a ciertos procedimientos 
que hacían aumentar la producción. 

Allí se pescaba de manera tal, que las hembras volvían nueva- 
mente al mar para servir a la reproducción, y lo mismo sucedía con los 
chicos, los que no se mataban. 

De ahí que en ese entonces un periódico fernandino publicara el 
artículo siguiente: «Haciendo uso de los numerosos datos que tenemos 
en nuestro poder demostraremos una vez mas que ninguno de los go- 
biernos que ha tenido el país se ha dado cuenta de la importancia de 
esas islas, verdaderos tesoros, que pudiendo haber sido percibidos por 
el estado, han sido explotados por particulares, que sin méritos de nin- 
guna especie y con infracción de disposiciones vigentes, gozaron de 
esas prebendas formando fortunas galopantes, compuestas de los di- 
neros que debió recibir el tesoro público para emplearlos en puentes, en 
ferrocarriles, en escuelas, establecimientos de beneficencia y en otras 
obras de utilidad pública, no tan sólo para el departamento de Maldonado, 
que tenía principal derecho a ellas, sino tambié para toda la república». 

En el año 1889 Elias Devincenzi, observaba que los arrendatarios 
de dichas islas hacían salar las pieles y las enviaban a Inglaterra, donde 



348 


CARLOS SE1JO 


preparadas de una manera especial,, eran vendidas a subidos precios. 

Ninguna de ellas, por pequeña que fuera, era colocada en el mer- 
cado de Londres a menos de una libra esterlina y que se les regalaba 
por menos de noventa centésimos cada una. 

Cuando figuraron esos productos nacionales en el pabellón uru- 
guayo en la Exposición de París remitidos por Guillerino Lafone Quevedo, 
se les adjudicó medalla de oro. 

Véase ahora un detalle del resultado que se obtenía de ello. 

Según un extenso informe de la J. E. A. de Maldonado en esa 
época, decía que con datos que se tenían a la vista, el promedio de 
pieles de lobo extraídas no bajaban de 15.000, que se vendían por em- 
presas que no se daban idea de su valor, a una casa introductora de 
Montevideo, al precio de una libra esterlina cada una, al barrer, lo que 
producía un rendimiento anual de $ 70.500. 

Que posteriormente se vino a averiguar, que remitidas las pieles a 
Londres, y clasificadas en vamos grupos, se obtenían en los remates al 
precio de una a cinco libras por cada piel. 

No era pues aventurado suponer que el promedio del precio de 
venta de cada una fuera de dos libras esterlinas, con el mayor funda- 
mento de que una casa de comercio de Montevideo vendía pieles de la 
misma especie, curtidas, al precio de $ 20 a $ 35 cada una. 

En una remesa que se hizo a Estados Unidos se obtuvo el precio 
de $ 1 8 por cada piel, término medio. 

Sucedió un caso raro, pues, llegado el año 1930, no había quien 
pagara ni $ 5. Los cueros finos de la faena anterior, aún estaban deposi- 
tados en el Instituto de Pesca, sin haberse podido colocar, por ausencia 
de interesados. 

Los cueros ordinarios los compraba en su mayor parte, la Inten- 
dencia General del Ejército y la Armada, con los que fabricaba botines y 
correajes de primer orden. 

En cambio, cinco años mas tarde, la faena daba un resultado ex- 
traordinario, recordando las épocas lejanas. 

A pesar de algunas restricciones, se consigue cazar 10.761 lo- 
bos, y al siguiente 14.396. 

El año 1923, Alfredo Vigliola, presentó un proyecto de ley y expo- 
sición de motivos, relativos a la industrialización de lobos. 

Decía en uno de sus párrafos: «Así... surge la iniciativa del señor 
Director de Avalúos, agrimensor don Agustín Sapello, de dar industriali- 
zación a la producción lobera, y con la cooperación técnica del reputado 
químico señor Florencio Demichen, iniciarse los estudios y ensayos del 



MALDONADO Y SU REGION 


349 


caso, y que han dado los más auspiciosos resultados. 

Esos estudios se han referido al aprovechamiento del aceite de 
lobos, con el que se pueden elaborar emulsiones de la fórmula Scott y 
Marfán; ensayos que han obtenido informes muy favorables de institu- 
ciones y médicos, a quienes se sometieron y de los que extractamos los 
siguientes juicios: 

De la carne de lobos que antes se tiraba al mar en una cantidad 
aproximada a un millón de kilos, el químico Demichen, con fórmulas per- 
fectamente bien estudiadas, ha podido elaborar las siguientes pastas 
jabonosas, de uso corriente y que tienen valor elevado en plaza: 

Jabones medicinales para distintas enfermedades cutáneas. De 
creolina, desinfectantes, potásico para medicina veterinaria y 
arboricultúrica, sarnífugos, garrapaticidas, líquidos para hospitales, sim- 
ples y antisépticos, para toilet, perfumados, de glicerina, líquidos para la 
caspa y la higiene dentífrica. Glicerina, oleína, estearina, gelatina, colas 
para la industria, pomadas para metales, betunes para calzados, lustres 
para muebles, cera para muebles, jabón para obreros mecánicos, ceras 
para pisos, jabón para utensilios de cocina, velas, pasta para correas, 
brillantinas para curar heridas, quemaduras, etc., aceite para aviación, 
lubricantes para vehículos, aceites para máquinas en general, aceites 
secantes para pinturas, aprovechamiento del marfil, dientes y huesos 
para hacer botones, peines, boquillas, mangos, pulseras. Apro- 
vechamiento de bigotes y cerdas para cepillos y escobillones. Además, 
curtiembres de pieles, distintos tipos de badanas, cha roles, etc.». 

Los intestinos se utilizan para la fabricación del catgut, como tam- 
bién para cuerdas de violín y guitarra, raquetas de tenis, etc. 

Homero Martínez Montero, en su obra antes citada, relata que tam- 
bién «el doctor Alberto Mañé había efectuado y proseguía una serie de 
estudios para el aprovechamiento terapéutico de ciertos productos del 
lobo marino». 

El Laboratorio Agronómico de Montevideo, habiendo analizado los 
huesos de lobos, informó que tenían una composición semejante a los 
de otros animales, con 24 Vz de anhídrido fosfórico, pudiendo prepararse 
por consiguiente, en forma de harinas, cenizas, superfosfatos, etc., para 
ser empleados como abono, por su riqueza en fósforo. 

También el capitán de corbeta Oscar Tagle, hizo un estudio com- 
pleto sobre la industria lobera del país, pero ninguno de estos importan- 
tes proyectos fueron llevados a la práctica. 



350 


CARLOS SEIJO 


Las Focas 


Del folleto: «Focas de la República O. del Uruguay», publicado en 
Granada, por el Dr. José del Peso Blanco, hemos extractado los párra- 
fos que van a continuación: 

«Los focas del Uruguay constan de dos especies: el león (otaria 
byronia Blainv), y el oso marino (aretocephalus australes, Zimm.) perte- 
necientes ambos a la familia de los Otarios, que es una de las tres en 
que se han dividido los Pinípedos. 

Al primero llaman «Lobo Peluca», y a la hembra «Baya». El segun- 
do es conocido con los nombres de «Lobo fino» o «de dos pelos». 

El tamaño ordinario de los primeros oscila entre 2 metros 20 cms., 
a 2 m. 50 cms., viéndose alguinos de mayor longitud. Esta es la especie 
que mas abunda en la isla, y durante el verano ocupan casi toda su 
orilla, exceptuando la parte Sur. (Fig. 75) El oso marino es de menor 



Fig. 75 Lobo peluca 


tamaño y volumen. Tienen dos clases de pelo: uno largo, cerdoso, que 
cubre a otro corto, apretado, de color castaño claro, tan suave al tacto 
como el terciopelo, y es el que da valor y mérito a estas pieles, pues, 
preparadas convenientemente, se utilizan para abrigos de gran lujo, siendo 
preferidas las de los pequeños de dos años. 

Son muy huraños, y para salir a tierra, prefieren los lugares menos 
frecuentados por el hombre, de ahí que abundan más en algunas de las 
otras islas o islotes solitarios. 

En la de Lobos ocupan la parte Sur, por ser la más apartada y a 


MALDONADO Y SU REGION 


351 


donde está absolutamente prohibido llegar(fig. 76). 

De ahí que más de 50 años viviera allí Manuel Rocha, hombre de 
color, encargado de la isla, que permitía solamente circularen el peque- 
ño radio ocupado por los pelucas y las bayas, que son de poco valor. 

Cuando se va hacia la isla, a medida que la embarcación se aproxi- 
ma, óyese el mugido de los pelucas vigilantes, que ocupan las la piedras 
altas de la costa; se les ve levantar la cabeza dirigiendo hacia arriba el 
hocico y dan la voz de alarma a los que duermen sobre las piedras y la 
arena. Al punto se despiertan* y levantando sus pesados cuerpos, 
apoyándose sobre las extremidades anteriores, miran asustados hacia 



el sitio donde observan algo extraño y empiezan a dar gritos. A cierta 
distancia, hacen el efecto como si estuviera cerca algún rebaño de va- 
cas y ovejas, pues el de aquéllos se parece al de los toros, y el de las 
bayas y pequeños, a balidos de ovejas y corderos. 

Varias se arrojan al mar y nadando con el cuello y la cabeza afue- 
ra, se dirigen hacia la embarcación y aproximándose hasta poca distan- 
cia de ella, la siguen un trecho, se sumergen y aparecen de nuevo. 

Tienen un olfato muy fino y oído excelente, sobre todo el primero, 
ya que dormidos y de lejos notan la llegada del hombre y corriendo se 
dirigen al mar, siendo indispensable para poder aproximarse a ellos, sin 
que se aperciban, marchar contra el viento. 

La nariz y el oído externo están provistos de músculos, que al 
contraerse cierran estas aberturas e impiden la entrada del agua cuando 


352 


CARLOS SEIJO 


se sumergen en ella. 

Una valla de alambre incomunica y separa el faro y vivienda de los 
nuevos empleados, del resto de la isla, para impedir que la presencia de 
estos molesten y alejen las focas. 

Solo una vez por semana llega un pequeño «cutter», portador de 
víveres, y aún a veces, cuando reinan los furiosos temporales produci- 
dos por los vientos S. y S. E., pasan quince y veinte días sin recibir 
socorros. 

La caza empieza el. I 2 de Junio y termina a mediados de Octu- 
bre». 

(Esta misma reglamentación que establecía el período de la faena, 
fue propuesta por José Arechavaleta en un álbum que compuso para la 
Exposición Continental de Buenos Aires, en 1882, y también el doctor 
Federico Acosta y Lara, en un estudio publicado en la Revista Universi- 
taria, en 1 884. Sólo en el tiempo que Francisco Aguilar tuvo las islas, 
duraba hasta Setiembre). 

"A los hombres dedicados a cazarlos les llaman loberos, son prác- 
ticos, valientes y arriesgados. Para no caerse al saltar y correr sobre las 
piedras, persiguiendo a las focas, usan muchos un calzado especial, 
hecho a fin de no resbalar - son unos escarpines de lana de oveja criolla, 
formando un tejido muy grueso que hacen se adhieran a la peña limosa 
-, y además, aquellos van provistos de un fuerte y grueso palo, con el 
que se defienden y atacan. Todos están a las ordenes de un capataz. 

Esperan la llegada de los fuertes temporales del S. y S.E., en que 
las focas, huyendo del frío, y castigadas por el fuerte oleaje, buscan 
descanso en tierra. 

Cuando ya han salido muchas y no ven posibilidad en esos días 
de que el número aumente, se prepara el ataque. 

Divididos en dos o más grupos, y guiado cada uno por el lobero 
más ágil y entendido, a quien llaman «puntero», por ser el que va adelan- 
te, se dirigen unos tras otros hacia el sitio señalado por el capataz, mar- 
chando despacio y sigilosamente, con el cuerpo encorvado o casi arras- 
trándose, procurando ocultarse entre los accidentes del terreno para no 
ser vistos, y yendo siempre en dirección contraria al viento, avanzan 
hasta que consiguen colocarse entre las focas y el mar. 

Hay ocasiones en que ante el temor de inevitable fuga, salen en 
veloz carrera para cerrar pronto una brecha próxima al mar, sin reparar 
en el peligro de fácil caída al saltar por resbaladizas piedras o al descen- 
der por alguna barranca. 

Por demasiadas precauciones que se tomen para dar estas bati. 



MALDOMADO Y SU REGION 


353 


das, resulta siempre difícil evitar y contener la fuga de muchas, calcu- 
lándose que en cada una de ellas se escapan las dos terceras partes. 

Las restantes, después de inútil resistencia y lo imposible de la 
retirada, pronto se entregan; acosadas y rodeadas mas de cerca por los 
hombres, déjanse arrear (Fig. 77) como si fueran ovejas, hacia un corral 
a propósito que hay en la isla. En él las encierran, permaneciendo dos, o 
tres, o cuatro días, hasta que aumentando el número por la llegada de 
otras nuevas, cazadas después, las sacan en grupos de quince o veinte 
(Fig. 78), y las llevan a otro paraje de la isla, próximo al saladero, donde 
de un certero y brutal garrotazo dado en la cabeza, quedan fuera de 
combate. (Fig.79) 

En seguida proceden a sacarles la piel, operación que ejecutan 
con extraordinaria rapidez y maestría. Con objeto de lavarlas, son su- 
mergidas en el mar, de donde después de varias horas las sacan y lle- 
van al saladero. 

Los cadáveres los descuartizan y echan en grandes calderas para 
extraerles la grasa, sirviendo de combustible sus mismos huesos; y los 
despojos son arrojados al mar”. 

Elias L. Devincenzi cuenta, que según las observaciones hechas 
durante la práctica de sesenta años: I 9 Que las focas de un pelo empie- 
zan la parición desde el 1 0 de Enero hasta fin de Febrero; 2 - Las de dos 
pelos desde el 10 de Noviembre hasta fines de Diciembre; 3 9 No paren 
sino un lobezno de cada vez, (desde el año 1813 sólo en 1866 se había 
encontrado una loba con mellizos), y 4 9 El lobo huye inmediatamente 
que se apercibe que en el lugar que pisa se ha muerto uno de su espe- 
cie. 

Es por esta razón que al parar un rodeo para conducirlo al lugar 
donde debe beneficiarse, los loberos no pueden matar a ninguna foca, 
(prefiriendo que se escabulla, so pena de tener que cargar con ella hasta 
el lugar de la faena en castigo de su culpa). 

Los lobos que se escapan - y son innumerables -, no lo consignen 
sin llevar muchos golpes sobre las piedras desde donde se arrojan o 
despeñan, después de haber sido pisoteados por la lobada, lo que im- 
porta decir, que se arrojan al agua magullados. 

Como la preñez en el mes de Octubre está muy adelantada, resul- 
ta que la loba malpare, y por esta razón merma la especie. 

Por el contrario, en el mes de Setiembre no hay este peligro, está 
liviana y los golpes no le perjudican. 

Oscar Tagle hacía observar que «es de creencia general que los 
lobos finos son más insociables y, por lo tanto buscan las partes solita- 
rias; pero es un error, y sólo se debe a que entre estos animales, como 



354 


CARLOS SEIJO 




Fig. 78 Conduciéndolas al matadero 



Fig. 76 La Matanza 


MALDOMADO Y SU REGION 


355 


rias; pero es un error, y sólo se debe a que entre estos animales, como 
en todas las demás especies, prima el derecho del fuerte, y está repre- 
sentado en este caso, por la clase ordinaria, la cual elige la parte Norte 
por la mayor abundancia de peces que en él se encuentran». 

Faena de Lobos 

La primer matanza que se menciona, fue cuando muerto Solís, 
sus compañeros trataron de regresar a España, y al salir del río, «si- 
guieron aguas abajo hasta detenerse en la proximidad de las Islas de 
Lobos, que dejaban ya descubiertas a la ida, donde lograra cazar 66 de 
estos anfibios, cuyas pieles embarcaron para llevarlas a España, y cuya 
carne hecha tasajo, debía servirles de provisiones para el viaje». 

Exactamente lo mismo pasó con la expedición de Gaboto, algu- 
nos años más tarde. «Se acordó, por la gran necesidad de hambre que 
la gente padecía, quel contador Montoya, con obra de treinta personas y 
dos bergantines, fuese a la dicha isla de lobos a facer carne para la 
gente del armada»... (350) 

En 1578 la tripulación del barco de Drake «mató diversas focas 
que salían a las rocas en gran abundancia. Son buena carne y era para 
nosotros una comida aceptable por el instante ysatisfactorio suplemento 
de provisión para el futuro». 

Los holandeses, al llegar a la isla el año 1599, se asustaron al 
verse acosados por la lobada, pero recobrando valor; tiraron tranquila- 
mente en el montón, de suerte que cayeron muertos cuatro o cinco. Viendo 
que los demás se ponían en fuga, corrieron detrás de ellos hiriéndolos a 
diestra y siniestra con sus sables y espadas. Así, que al voltear a va- 
rios, fleváronse al buque nueve de los más pequeños, que luego se los 
comieron. 

Mataron también algunos otros pero eran del tamaño de un cerdo 
grande (Peluca). 

El Padre Cattáneo, en su viaje, relata que «al pasar alguna nave 
iban en tropel a su encuentro y muchos de ellos se aferraban con las 
garras en ella. 

Después, alzando la cabeza, miraban a la gente, rechinando los 
dientes como los monos y sumerjianse de nuevo en el agua... hasta 
retirarse a la isla o a las costas vecinas, donde los paisanos los caza- 
ban por la piel que tenía muchos usos y un pelo bellísimo...». 

(350) Toríbio Medina. Juan Díaz de Solis Santiago de Chile, 1897 pag. 289 

(351) Hispano V. Pérez Fontana. Informe de la Industria Lobera Montevideo 1943 
pag. 9 



356 


CARLOS SEIJO 


do se fundó a Maldonado. 

De ahí, que poco después, en 1759 se pidiera desde Montevideo 
«deterninada cantidad de aceite de lobo... de la Isla del mismo nombre, 
para pintar las puertas de la ciudad». (351). 

Manuel Esteban de Alsina, del comercio de San Sebastián, al año 
siguiente, tal vez por haber tenido conocimiento de la abundancia de 
ellas, tuvo la «pretensión, de que se le conceda la pesca de lobos mari- 
nos en las Islas llamadas de Lobos y flores. 

En 1774, la Marina de Montevideo, necesitando aceite y grasa de 
lobo para sus maquinarias, por intermedio del Capitán General, pide que 
traten de acopiar por cuenta del Rey y con brevedad, diez barriles. Pero 
resulta que los vecinos únicamente pudieron hacerse de seis de ellos, 
los que en seguida fueron transportados por carreta a su destino. 

En cuanto a los restantes, quedaron de despacharlos con aviso a 
su costo. (352) 

Oyarvide, en su diario, asegura que desde 1 782 se habían empe- 
zado las matanzas de esos anfibios, llevándose a vender anualmente 
2.000 pieles a Montevideo, a 1 31/2 reales, y de 4 a 6 pesos cada barril 
de aceite. 

Con ello continuábase la explotación por cuenta del Estado. 

Creado el Cabildo de la ciudad de Maldonado, en Abril de 1 786, se 
dirige al Rey, solicitando «el usufructo de la pesca de lobos marinos, a 
objeto de obtener un terreno para propios, con sus beneficios. En virtud 
de hallarse vacante y haber sido usufructuado por el recindario, desde la 
época de su fundación». (353) 

En la misma nota se declaraba que siendo esta renta municipal, 
debería respetarse su tradición, pasándola al Cabildo de Maldonado y 
no a Rentas Generales. 

Recibieron respuesta, pero referente a este punto no se hacía 
mención alguna. En cambio se preguntaba cual otro impuesto podría ser 
aplicado a la población para solventar la compra. 

Y volvieron a declarar que se hallaban sin casa, ni cárcel, viéndo- 
se precisados a mendigar el favor de los comandantes militares para 
atender el importe de los alquileres de la casa, gastos de escritorio y 
todo lo demás, por no molestar al vecindario, tal como se había practica- 
do hasta entonces. 

Además, que el maestro de primeras letras se sostenía casi a ex- 
pensas del Ministro de Real Hacienda y del cura vicario; que existían 


(352) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 37 carp. 9 doc.66 

(353) Ibd. Libre? 269, pág. 176. 



MALDONADO Y SU REGION 


357 


pensas del Ministro de Real Hacienda y del cura vicario; que existían 
varios vecinos enfermos, sumamente pobres, que por no haber hospital, 
se hallaban desamparados y también la iglesia sufría fatales calamida- 
des, por su edificio de ninguna existencia. 

Por lo tanto, reiteraban su instancia, visto que se aproximaba la 
estación oportuna para la referida pesca y era necesario disponer de 
tiempo para aprontarse en hacer los preparativos. (354) 

No siendo atendidos los cabildantes en sus justas reclamaciones, 
en Setiembre 18 de 1788 optan por dirigirse esta vez al marqués de 
Loreto, con intención de adelantarse, pues tenían noticia de haberse pre- 
sentado en ese Ínterin Don Miguel Urrutia, queriendo se le arrendara la 
faena de cueros de lobos en la isla. 

Al continuar la explotación por cuenta del rey, ambas solicitudes 
no debieron de ser atendidas, ya que en Marzo del mismo año, Rafael 
Pérez del Puerto, desde Maldonado le escribe a Sostoa, informándole 
que iba para Montevideo el capataz de la isla, Bernardo Guerra, en bus- 
ca de un tacho para la faena, pues el existente no servía. «Por lo tanto, 
se estimaba compróse uno adecuado». (355) 

Terminado el período de matanza anual, desde Montevideo piden 
que se manden los cueros pertenecientes a la Real Hacienda, por las 
carretas del rey y acondicionados, en doscientos cincuenta atados o 
fardos, y también los 1 1 6 barriles de aceite de lobo. 

Al recibirlos, con fecha 26 de Marzo de 1 789, responden «Cuatro 
(bultos) están enteramente inútiles y no tienen precio alguno, veinte y 
ocho por estar alguna cosa mojados, los tasaron a dos y medio reales 
cada cuero, por esa razón importan los seis mil doscientos noventa y 
seis, la cantidad de mil nuebe cientos setenta y cinco pesos y seis rea- 
les corrientes». (356) 

De ese mismo lote, en el primer remate no hubo ofertas, y en el 
segundo no se acepta la de 1/2 real por cuero, y recien en el mes de 
Junio, en el tercero, se dieron por las dos terceras partes de la tasación, 
es decir a $ 1 .310 y 4 reales, a pagar en el plazo de un año. 

De la venta citada, el virrey se dirige a Miguel de Texada, al año 
siguiente, participándole que quedaba enterado por su carta, del estado 
en que se hallaba el remate de la faena anterior, y le previene que luego 
de cobrado el importe, dispusiera que el Ministerio de Real Hacienda 
remitiese al de Maldonado los documentos que lo acreditaba. . (.357) 


(354) Ibid. Libro 269, pág. 186. 

(355) Ibid. Caja 163, carp. 8, doc. 94. 

(356) Ibid. Libro 269, pág. 1 76. 



358 


CARLOS SEIJO 


No obstante, habiendo transcurrido otro año más, con el deseo de 
contribuir a sufragar los gastos que demandaba la construcción de la 
Iglesia Matriz de Montevideo, se establecieron algunos impuestos a la 
introducción de cueros de los procedentes de Maldonado. 

Los cabildantes fernandinos, al saberlo, protestaron enérgica- 
mente, solicitando el cese de tal percepción y que no se dispusiese de 
las sumas recaudadas. 

Los mismos, en este período, al aprovechar la circunstancia del 
envío de un nuevo informe, terminaban renovando la petición de cos- 
tumbre y exponiendo sus necesidades para que el subsidio de renta 
citado se destinara para los y la construcción o fábrica de aquella pobre 
y primitiva iglesia, mientras no se consiguiera alguna otra propia de los 
diezmos. 

Hacían también constar en que pie hallábase el Cabildo a causa 
de la pobreza reinante y adjuntaban « una lista de sus gastos ». (358) 

Entre tanto se establecía la Compañía Marítima (359) en Punta 
Ballena, siendo su director don Felipe Cabañas, que la regenteara du- 
rante mucho tiempo. 

Según Isidoro de María, ésta había enviado a España 17.561 pie- 
les de lobo; 3.605 pipas de grasa de los mismos y de ballena, así como 
200 de sus barbas. 

Nicolás de Arredondo, un lustro después, deseando cerciorarse a 
cuanto ascendería un año con otro, el producto de la Isla de Lobos, so- 
licita un informe. 

Y al poco tiempo el Cabildo responde: «que según la experiencia, 
se podía calcular en $ 900, porque después de haberse establecido la 
Real Compañía Marítima, en Puerto Deseado, y faenar también en aquella 
isla, debido a la gran cantidad de cueros que extraían, habían hecho 
rebajar su valor. 

De ahí que fuera imposible graduar con mediana certeza su pro- 


(357) Ibid. Caja 1 76, carp. 6, doc. 67. 

(358) «Para la fiesta del Sto. Patrón 

$80 

Para la de Corpus 

$50 

Para las misas solemnes 

$60 

Para oblea, tinta y papel 

$50 

Para el fiel de fechos que 
también hace de amanuense 

$80 

Para el maestro de primeras letras 

$150 

Ihid. Libro 269. pág. 195. 

(359) Véase el articulo aparte. 

$ 470 .» 



MALDONADO Y SU REGION 


359 


ducto, y en un ramo tan sujeto a la variedad y contingencia... 

Máxime cuando en ese entonces la expresada costa Patagónica 
estaba produciendo porciones abultadas, tales como no habíanse visto 
anteriormente». (360) 

Estos abundaban también en la Isla de Flores. 

Cuando Montevideo se hallaba bajo la dominación inglesa, un suelto 
publicado en la «Estrella del Sur» (361 ), relata que «Isaac Griffin, piloto y 
maestre de la fragata «Lancaster», procedente de Liverpool, junto con 
varios hombres, salieron en una de las lanchas del barco, en dirección a 
la citada isla, con el designio de cazar lobos para aprovechar el aceite y 
los cueros. Bajaron a tierra los segundos, mientras el piloto y un grumete 
quedaron a bordo, pero habiendo sobrevenido un temporal, hizo zozo- 
brar la embarcación, y se ahogaron los dos. 

Al día siguiente, temiéndose alguna desgracia, mandaron un bu- 
que, a fin de informarse, y sólo regresó con los demás hombres, quienes 
dieron la noticia de lo sucedido». 

La «Lancaster» estaba estacionada en el puerto desde hacía cua- 
tro meses. Como los cuerpos no aparecieron, el articulista del periódico 
agregaba ingenuamente: «Sin duda han sido devorados por los lobos 
marinos, pues estas feroces bestias se juntaron con abundancia alrede- 
dor del lugar de aquella fatalidad, y continuaron hasta mucho después 
con sus rugidos espantosos. 

Esta misma creencia de que devorasen a la gente la sustentaba 
también José Garibaldi: «Antes de llegar la «Mazzini» a las Barrancas 
de San Gregorio, un espectáculo nuevo para mi fue la aparición de can- 
tidad de lobos marinos, que sin preocuparse de la tempestad, rodeaban 
al barco por todos lados. Sus oscuras cabezas... y un cierto aspecto 
amenazante, era asunto poco tranquilizador. Y fue un verdadero caso 
extraordinario el poder salir de aquel laberinto sin tocarlos». 

Habiendo sobrevenido el combate con las fuerzas del gobierno de 
Montevideo Garibaldi quedaba mal herido, sobre cubierta. 

En tales momentos - suponiendo fuera arrojado al agua fue 
cuando pensó: «Mi cadáver habría hartado algunos lobos marinos o al- 
gún yacaré del inmenso Plata». 

A principios de 1 806, meses antes de tener lugar la invasión ingle- 
sa, se le había concedido a José Braña, tan solo las islas de Castillos 
para cazar lobos marinos. 

Una vez terminada la contienda se presenta en este mismo tiem- 
po, pidiendo como gracia especial el poder faena en la isla de ese nom- 

(360) Archivo General de la Nación. Montevideo. Libro 269, pág. 193. 

(361) «Estrella del Sur». Montevideo. 27 de junio de 1807. 




360 


CARLOS SEIJO 


bre, por el término de dos años. 

Agregaba, que al no ser perjudicados los reales intereses, por 
haber cesado la matanza que se hacía allí por cuenta de «Su Majestad, 
se comprometía a cumplir la precisa corndición de especificarle al cura 
párroco, todos los gastos que se hiciesen durante la faena y todas las 
utilidades que de ella se reportarían. 

Se obligaba también a entregarle al mismo, la mitad líquida de las 
ganancias, para que socorriera a las familias indigentes de resultas de la 
invasión extranjera, y la otra mitadpara él. (362) 

Al día siguiente de haber presentado José Braña su solicitud, lo 
hace también Juan Manuel Fernández (363), vecino de la ciudad de Mal- 
donado, Regidor, Alférez Real y entonces Alcalde ordinario, quien se- 
gún los testimonios que acompañaba haciendo valer sus cargos y su 
comportación, en las críticas y tristes circunstancias que le tocó sopor- 
tar a aquel puérto y población cuando el ataque y toma por los ingleses. 

Bajo los sentimientos de humanidad, dada la escasez del real era- 
rio, no había reparado en hacer crecidos desembolsos para el sostén y 
manutención de las tropas, tanto veteranas como provinciales de aque- 
lla guarnición; supliéndolas con la suma de tres mil ochocientos pesos; 
pero en la creencia de que le sería reintegrada. 

Asimismo, que había recibido muchos perjuicios con motivo de 
tener que socorrer a las familias refugiadas en su propiedad, para verse 
libres de los insultos de la tropa. 

Le quitaron como presa de guerra, una lancha surta en el puerto, 
no obstante los servicios prestados al general inglés con intención de 
ganarle la voluntad, no tanto por él, sino por el gran número de familias 
que tenía bajo su custodia. 

Que después de marcharse los invasores, les prestó al coman- 
dante y al ministro de real hacienda, esa misma embarcación sin interés 
ninguno, para que pudiesen allegarse hasta la isla de Gorriti a fin de 
reconocer algunos pertrechos de guerra dejados por los enemigos. 

Por consecuencia, solicitaba como gracia, se le concediera en 
cambio la matanza de lobos por el término de dos años. 

Estos pedidos de Braña y de Fernández no fueron aceptados, pues 
el virrey envió un informe comunicando, que el Estado debía continuar 
explotándola, para poder conseguir algunos beneficios. 

Recomendaba, que haciéndose la pesca o faena de cuero y acei- 


(362) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N° 129. Año 1811, pág. 1. 

(363) Fue uno de los firmantes de la «Exposición de los vecinos de Maldonado al 
Cabildo de Montevideo» sobre el asalto de la ciudad. 



MALDONADO Y SU REGION 


361 


te de lobos por cuenta de la real hacienda, se aplicase la tercera parte de 
su producto líquido para solventar deudas de la Real Compañía Maríti- 
ma; y las dos restantes para la obra de la iglesia que allí se estaba cons- 
truyendo, a cuenta de la parte perteneciente al rey. 

De este informe se había dado cuenta con anterioridad en oficio de 
8 de Mayo de 1804, y en virtud del cual empezaron la matanza; pero no 
pudo continuarse a causa del estado de guerra con Inglaterra, y no ser 
prudente el exponerse a que los faeneros y sus utensilios cayeran en 
poder del enemigo. 

Los arrendatarios de tan codiciada empresa en sus primeros tiem- 
pos experimentaron serios contrastes, tales como los que en adelante 
se verán. 

No obstante se dispuso que si cesaban las hostilidades y riesgos 
que impedían explotar la isla, podría concidersela a cualesquiera de los 
dos solicitantes nombrados; pero bajo condición que después de dedu- 
cidos los gastos «se debían dividir las ganancias en tres y media partes. 

Una para los concesionarios, otra para la obra de la iglesia, que, 
era de urgente necesidad en aquel pueblo, y otra para las familias po- 
bres; y la media restante para las atenciones resultivas de dicha Real 
Compañía». (364) 

Ambos peticionantes, Braña y Fernández, determinaron asociar- 
se y presentáronse de nuevo el 5 de Julio de 1808. 

Mas, al pretender mayores ganancias y no serles concedidas, 1 8 
días después optaron por firmar el contrato. 

Habiendo éstos cumplido el primer año con todas las cláusulas, 
sucede que antes de ternimarse el segundo y último, (365) y cuando aún 
se estaba matando, ya en Montevideo v Maldonado se hallaban clava- 
dos los avisos para hacer público remate, los días 17, 18 y 19 de Mayo, 
para el arrendamiento de la isla por el término de tres años. 

Pero esta formalidad no se lleva a cabo. Desaparecen los carteles 
y cuando el público aguardaba la subasta, fue suspendida. 

Era que según una resolución del gobernador de Montevideo, Joa- 
quín de Soria, se debía entregar la isla por gracia especial, en beneficio 
de Antonio de la Fuente. Viana lo reputaba por un ciudadano de sinqular 
mérito. 

Braña y Fernández protestaron en vano. 

De la Fuente, cumpliendo la real orden anteriormente citada de 
Mayo 8 de 1804 - entrega en el primer plazo a beneficio de la iglesia de 

(364) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N s 129. Año 181 1, pág. 7. 

(365) El resultado de los dos años fue: 10,085 cueros de lobo, $ 5,672’65. 45 pipas de 
aceite, $ 2,808’25. Gastos $ 2,789. Liquido $5,691. 



362 


CARLOS SE1JO 


Maldonado, dos partes de los productos; y el segundo también. 

Se estaba en este cuando se quiso despojarlo de la conceción, y 
de ahí que Diego Novoa saliera prometiendo que en cuanto se rematara 
ofrecería $ 4.000 anuales, arrendándola durante seis años. 

A pesar de tales manifestaciones no logra el fin deseado. E 14 de 
Febrero de 1 81 1 , De la Fuente se adelanta explicando que las utilidades 
que le correspondían eran pequeñas, pues todo lo demás quedaba a 
beneficio de las Casas Capitulares, construcción de la iglesia y gastos 
de la extinguida Real Compañía Marítima. 

Así que, se había visto obligado a presentarse por tener noticia 
que se pretendía sacar a pública subasta, antes del tiempo, el asiento de 
la Isla de Lobos; y que si no lo escuchaban haría una reclamación para 
ser indemnizado. (366) 

No hubo tal necesidad, pues el 8 de Abril, termnado el plazo del 
arrendamiento, recién entonces se fijaron los avisos para su remate, en 
San Carlos y Rocha. 

En vez, pasados 1 2 días lo fue en Montevideo, con la condición de 
ser por tres años y pagaderos cada seis meses. 


□ 


Se presenta José Gestal ofreciendo tres mil pesos, y su competi- 
dor Manuel Bustamante, tres mil Cincuenta; y así se fue pujando hasta 
que Juan Manuel Fernández ofrece 3.475. 

Entonces el rematador - al que se le llamaba pregonero - agrega: 
«Pues no hay quien pague ni quien dé mas que 8.475 por el beneficio de 
pieles y grasa de lobos de esta almoneda; a la una: a las dos: a las tres. 
Que buena, que buena, que buena y verdadera pró le haga al rematador 
que lo es Don Juan Manuel Fernández, quien enterado del re-mate lo 
acepta». 

No obstante vencidos varios meses, desiste de ello, y el 8 de Di- 
ciembre de ese año -1811- se vuelven a poner nuevamente avisos y 
esta vez con la condición de quedarse con los utensilios que había em- 
pleado de la Fuente. 

La subasta se repite durante nueve días y en la que Diego Novoa 


(366) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N e 129. Año 1811. 



MALDONADO Y SU REGION 


363 


ratifica la postura anteriormente propuesta; es decir la de $ 4.000 anua- 
les; pero Gestal habiendo ofrecido 4.010 le quedó. 

Según un expediente del Juzgado Letrado de Maldonado de 1 81 3 
parecería que ambos se hubieran asociado; pues se trataba de la co- 
branza de $ 324 de la galleta que Juan Machado le fiara a Novoa «para 
los operarios de la faena de la Isla de Lobos, el año pasado de 1 812». 

Este le había prometido « pagarle con el primer dinero que saca- 
ra», pero « se ofreció la emigración de los Europeos a la Plaza, por 
Setiembre de dicho año, entre quienes marchó con su cosecha» de lo- 
bos. 

Concluido el sitio vuelve aquél, y Machado para cobrarse, tuvo 
que recurrir a las vías judiciales. (367) 

No habíase terminado un aíio de la contrata, cuando Gestal se 
dirige desde Montevideo, al Capitán General, el 30 de Octubre de 1812, 
describiéndole los perjuicios experimentados debido a la toma de Maldo- 
nado por los patriotas y su abandono por los españoles. 

Sucede que sólo fueran beneficiados 6.000 cueros en al faena de 
la temporada del primer año, la que en vez debió de haber producido el 
14 a 1 5 mil; y de los otros no se sabía aún si se conseguiría recoger 700 
salados, pues la gente de la dotación de la lancha, al dispersarse era de 
suponer que la pérdida de aquellos, fuera total. 

Teniendo en la isla gran cantidad de sal, a esa hora la consideraba 
inservible; más 1 00 barriles de aceite de lobo y 1 2 toneladas de grasa en 
rama, que estaban a la inclemencia. 

También permanecían allí abandonados, porción de útiles de to- 
das clases que se los robaría cualquier embarcación de las que solían 
fondear en sus inmediaciones. 

Añadía Gestal que todo o la mayor parte pudo ser transportado de 
Punta del Este, si cuando la pérdida del navio « San Salvador », ocurrido 
el 31 de agosto de ese año, el gobierno de Maldonado se hubiera reteni- 
do su lancha para atender tan urgentes necesidades. 

Poco después, habiendo sido abandonada la ciudad y su puerto, 
aún en los días siguientes a dicha catástrofe, fueron continuos los per- 
juicios que en la Punta del Este padecieron sus haberes a causa de la 
reunión de gentes y de tropas que atrajo el naufragio, sin ser posible 
evitar el que para las hogueras y demás fogones, en tan rígidos días y a 
las necesarias corridas, echasen mano indistintamente de los barriles y 
demás envases que para su faena tenía allí preparados. 

El mismo fin tuvo la duelería labrada y pronta para ser utilizada, así 


(367) Juzgado L. Departamental de Maldonado. Exp. N e 147. L M. 



364 


CARLOS SEIJO 


eomo se tenía la certeza de la pérdida de 35 pipas de aceite de lobo, 
enterradas en aquella ponínsula y el temor que corriese igual suerte a su 
lancha abandonada y varada en la isla de Gorriti. 

Con la misma había dado principio a la faena y aprovisionado a 
sus operarios, pues no existía en toda la bahías más que su embarca- 
ción. 

No obstante esto, el gobierno local, la utilizaba cada vez que se 
necesitaba hacer la visita de los buques que arribaban. 

Estuvo destinada también a pasar ganado vacuno a lia isla de 
Goriiti, hasta que el gobierno envió un lanchón, cuyo apresto fue de $ 
500. 

Aún así y todo, por su pesadez igualmente utilizaron la suya, para 
hacer el embarque de los equipajes de la oficialidad y gentes que se 
reunieron en la Puiata del Este, al tiempo de la evacuación de Maldona- 
do y al barqueo de los efectos del rey y particulares. 

Por lo tanto, que por los expresados servicios jamás se había re- 
cibido la menor gratificación ni premio. (368). 

En fin, Gestal terminaba su queja relatando « los muchos otros 
quebrantos sufridos y la perdida de 4.063 ps. 3 rls.» (369) 

Entonces el capitán general hace comparecer el 23 de Noviembre 
a Felipe Cabañas, que había sido director de la Compañía Marítima de la 
pesca de lobos y ballenas, quien declara que la matanza en la isla se 
comanzaba todos los años a primcipios de Mayo para terminar a últimos 
de Octubre; constándole al declarante haberla dirigido durante mucho 
tiempo, se tuvo que abandonar la isla mes y medio antes de terminarse 
la temporada, y en la época precisa de los temporales del equinoccio, 
que es cuando concurren los lobos machos. 

Comparece también Antonio Acosta y Lara, declarando que por 
no haber más embarcación, se había echado mano de ella. 

Así que, considerándose todo bien razonable, en los primeros 
meses del año siguiente, la Real Caja le entregaba a Gestal, 2.673 pe- 
sos como una indemnización. (370) 


□ 


(368) Escribanía de Gobierno y Hacienda, Montevideo N 9 120. Año 1811, pág. 50. 

(369) Véase Apéndice N B 20. 

(370) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N e 129. Año 1811. 



MALDOHADO Y SU KEGION 


365 


Hallándose ocupada la Banda Oriental por los portugueses y ha- 
biendo el Gobernador Intendente de la Provincia, solicitado datos sobre 
el arrendamiento de lobos, Jacinto Figueroa desde la capital, el 19 de 
Abril de 1817 dábale los informes que van a continnacion. 

Estos le fueron facilitados por Juan José Bianqui que se encontra- 
ba hallá y había sido ministro de Hacienda de Maldonado; así que aquél 
pudo evacuar con mejores conocimientos, el informe solicitado. 

Es decir, que en Abril de 1 81 6 había sido rematada la matanza por 
Diego Novoa en la isla principal por el término de tres años, en la canti- 
dad de 3.700 ps. cada uno, pagaderos éstos por semestres y la oligación 
de favorecer a la iglesia. 

Al oblar éste el importe de la primera cuota, de 1 . 479 pesos, y al 
hallarse vencida la segunda, no pudo exigírsele el pago por encontrarse 
viviendo en país que ocupaban los orientales. 

Como no se tenía que hacer reparticiones, Bianqui sugiere la idea 
de rematarse por otros tres años o ponerla por administración, pero de- 
biendo en ambos casos cuidar el comandante militar de la isla de Gorriti 
- a falta del ministro de hacienda - la reglamentación de las faenas. (371) 

Así se hace, y como se acostumbraba en aquellos tiempos para 
dar principio a la almoneda, «puesta mesa, sillas y recado de escribir, 
manda su señoria avivar la voz del pardo Jacinto Ferrón, que hacía ofi- 
cio de pregonero, quien en las, claras e inteligibles voces dice: Hagan 
postura al beneficio de pieles y grasa de lobos que se fabrican en la isla 
de ese nombre, bajo el tiempo y condiciones que están a la vista, y se ha 
de rematar a las 5 1/4 de la presente tarde, según el reloj que está enci- 
ma de la mesa, en quien más favor hiciese a la real hacienda, dando 
finanzas a satisfacción del señor ministro de ella». 

Esto se repetía hasta la puesta del sol y no compareciendo nadie 
a hacer postura, se mandaba suspender. 

En uno de esos días, el 20 de Junio de 1817, el pregón después de 
haber repetido la misma cosa varias veces, llega José Denis Batista y 
ofrece 3.700 pesos por cada uno de los tres años. 

Habiéndose admitido su postura, se estuvo pregonando varias 
ocasiones, mas como ya fuese la hora señalada y no compareciese otra 
persona que la mejorase, se ordena que dados los debidos apercibi- 
mientos, se le adjudicase el remate. 

Como se ha dicho y se verá en adelante, los arrendatarios, ya 
fuera por una causa o por otra, tuvieron que soportar muchas contrarie- 


(371) Ibid. año 1817. N g 13. 



366 


CARLOS SEIJO 


dades y quebrantos al ocuparse de esa empresa. 

Según lo contratado, Denis Batista al tomar posesión de la isla 
para operar, se encuentra con la novedad que estaba llena de osamentas. 

Otros habían pasado por allí destruyendo la lobada, en términos 
que hacía inverificable el buen éxito de la matanza y la imposibilidad de 
poder cumplir con lo pactado. 

No obstante tal contraste, hizo los mayores esfuerzos para obte- 
ner algún resultado, mas perdió todas sus esperanzas. 

De ahí que se presentara haciendo una reclamación y expresando 
que al hacer el remate era con el concepto que la isla estaba virgen, 
capaz de poderse lucrar con ella Que en cambio la encontró enteramen- 
te destrozada por haber llegado, una fragata, su capitán Mister Chaset y 
otros pescadores de ballenas. 

Adjuntando varios certificados hace constar que apenas labia po- 
dido conseguir 1 .020 lobos, de los que se sacaron cinco pipas de aceite, 
cuyo producto no alcanzó ni aún para el jornal de los peones. 

Por consecuencia, pedía la exoneración del pago correspondiente 
al primer tercio, y que el tiempo de su contrata debia empezar a contaras 
desde la temporada que iba a seguirse. 

En apoyo de su tesis hace declarar al capataz de la isla, Francis- 
co Ayola, ante la autoridad en ese entonces, residente en la isla de Gorriti, 
quien dijo que los lobos estaban tan acosados que era muy dificultoso 
poder formar un rodeo regular; y por las espantadas no admitían el me- 
nor ruido. Que a su llegada, la isla y sus orillas contenían osamentas, y 
que le parecía de necesidad se dejan descansar a la lobada y no tocarla 
durante un año para que volviera a producir lo de costumbre. 

Ello fue en Noviembre de 1818, pero a esta demanda el Barón de 
la Laguna en junio 1 6 del año siguiente responde, «Auto y Vista: decláre- 
se que no ha lugar a la nulidad del remate, más usando de equidad Sin 
embargo de la ineficacia de las excepciones alegadas, condónase al 
reclamante rematador; la tercera parte de las cantidades que debe satis- 
facer en virtud del contrato». 

Denis Batista, habiéndose negado a oblar los 3.700 pesos que 
representaba la expresada liquidación, se procedió al embargo de «sus 
sueldos y de todas las existencias y productos de la pesca de lobos», 
que tenía en su poder o en la isla». (372) 

El Exmo. Cabildo de Montevideo resuelve, por haberse terminado 
la concesión del contrato establecido con aquel, que se vuelva a poner 
en remate, para que su producto se destinara a beneficio de la Casa de 


(372) Ibid. N 9 122 Año 1820. 




MALDONADO Y SU REGION 


367 


Expósitos. 

El 19 de Marzo de 1820 empezaron a pregonar durante 30 días 
consecutivos hasta el 1 7 de Junio, en la puerta del Fuerte, y además en 
los días 6,7 y 8 del siguiente mes de Julio. 

Por fin le fue adjudicada a Francisco Aguilar, por el término de 12 
años, quien toma posesión de las islas. 

El 28 de Junio de 1 822 a su vez el Cabildo de Maldonado, acos- 
tumbrado a recibir su gente correspondiente, se dirige al Barón de la 
Laguna pidiéndole se le conceda algún beneficio. 

A esto responde en seguida, expresando que desde esa fecha le 
quedarían a la Casa Capitular, las islas de Castillos y Flores y que el 
producto de la de Lobos hacía ya mucho se aplicaba a los gastos del 
Hospital de Caridad, sin cuyo auxilio no podría sostenerse (373) 

Aguilar, poco después, al empezar a experimentar nuevos y gran- 
des perjuicios, presentaba su reclamación al gobierno, quien dirigióse al 
entonces cónsul Ingles en Montevideo, Tomas Samuel Hood. 

Este en su nota de respuesta dice, que hallábase informado que 
la goleta «»Sisters» y el cutter «Dove», habían sido detenidos para res- 
ponder a una reclamación hecha, por haber bajado a tierra y faenado 
lobos en una isla de las costas de esta provincia sin autorización del 
gobierno. 

Añadía, que ellos ignoraban que las islas del lado N. del Cabo de 
Santa María, estuviese bajo restricciones, y al mismo tiempo adjuntaba 
el detalle de los artículos VI y Vil de la Convención entre la Gran Bretaña 
y España en San Lorenzo el Real, el 28 de Octubre de 1790, la que 
nunca había sido revocada. 

Terminaba explicando que al no haber habido razones para supo- 
ner que ellos obraran de mala fe, sugería la idea de que no se diera 
mayor importancia al asunto, a fin de no tenerse que dirigir ante el go- 
bierno de Su Majestad Británica. 

Además de los barcos citados, la goleta inglesa «Exquisite», en 
compañía del bergantín «Magnet», obligaron con sus botes armados, a 
que los de propiedad de Aguilar saliesen de la isla. 

Y al quedarse dueños de los establecimientos por todo el tiempo 
que les dio la gana, dejaron la isla escabroseada, después de haber 
muerto, a tiros, los que pudieron. 

La conducta hostil y repetida de éstos y otros buques loberos que 
miraron con desprecio sus reclamaciones presentadas en diferentes 
épocas, con la esperanza de que se contuviesen, lo obligaron entonces 


(373) Archivo General de la Nación. Montevideo Libro 292, pág. 121. 




368 


CARLOS SEIJO 


a hacer pública su protesta por la prensa, durante cuatro días, pues 
aquello ya degeneraba en piratería. 

Aguilar, al darse cuenta que nada se hacía en su favor y continua- 
ban perjudicándolo en sus intereses, optó por rescindir la contrata. 

En un oficio del 2 de Enero de 1 824 se transmitía lo resuelto por el 
Barón de la Laguna para que se informara si estaba o no concluida, 
porque «ni había sido celebrada ante el ayuntamiento, ni teníase el me- 
nor conocimiento de ella». (374) 

El Cabildo de Maldonado, dándose cuenta del ofrecimiento hecho 
anteriormente por aquél, recordábale que habiéndose fijado allí y en la 
capital edictos anunciando al público los días en que se remataría la isla 
de Lobos y sus adyacentes, le suplicaba que a estas últimas se dignara 
excluirlas de la anunciada rematación, haciéndolo por separado. De esa 
manera la corporación citada podría contar con el recurso que resulta- 
se; mas, no se atendió tal pedido. 

Al mismo tiempo, según un documento comprobatorio, Aguilar 
hallábase asociado con Diego Novoa, pues éste se presenta al Escri- 
bano de la Cámara y Superior Gobierno, con una solicitud para que se 
suspenda el remate, por estar pendiente la decisión del recurso que 
se le entablara al Estado el 2 de Octubre del año anterior, solicitando la 
prórroga de un año, en compensación de los graves quebrantos que 
habían sufrido, por las matanzas fraudulentas que tuvieron lugar durante 
dos años consecutivos. Y si no se aceptaba la indicada solicitud harían 
«en su consecuencia por mí y mi socio las mas solemnes y debidas 
protestas por los perjuicios» que se les ocasionaría. (375) 

Al ver Aguilar que el remate no se suspendía, el I 2 de Abril de ese 
mismo año opta por hacerlo de nuevo; pero con la expresa condición 
que el gobierno debía prestarle auxilio toda vez que algún buque o per- 
sona le perjudicase en su faena. 

Esta protección dura poco, pues dos años mas tarde, por decreto 
del gobierno cesa el compromiso, alegando que el suplicante «usara en 
la ciudad de Buenos Aires, de los medios que creyese más oportunos 
para lograr las indemnizaciones a que tenía derecho». 

Aquél, con tal resolución se conforma; no obstante su asociado se 
quejaba por haber sido apresada la lancha que tenían en Punta del Este, 
por las fuerzas enemigas, de dos buques de guerra arribados a este 
puerto. 

Todo ello por coincidir la llegada de la Isla de Lobos, de seis indivi- 


(374) Juzgado L. Departamental de Maldonado. Exp. N 9 318. L. C. año 1824. 

(375) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N 9 275 Año 1824. 



MALDONADO Y SU REGION 


369 


dúos empleados en la faena, con el objeto de llevar víveres para poder 
continuar el trabajo; pero que debido al mal tiempo, no pudiendo regre- 
sar, las ocho personas que se hallaban en la isla, perecerían por la falta 
de manutención. Así que suplicaba en nombre de ambos socios, en aten- 
ción a aquellos infelices, las autoridades se sirvieran hacer bajo la señal 
de parlamento, una reclamación a las fuerzas enemigas del puerto, para 
la entrega de la mencionada laucha. 

No era sólo esto. Se volvía a las andadas, ya que el 12 de No- 
viembre de 1 829 pedían por intermedio del agente diplomático de la Ar- 
gentina, se reclamara sobre el hecho que el bergantín «Dard», había 
sido encontrado faenando lobos en los parajes que eran exclusivamente 
de ellos. 

El mismo barco, dos meses antes habiendo llegado a la Coronilla, 
echó balleneras con gente al islote principal y se pusieron a faenar. 

Los hombres de Aguilar fueron con la lancha a la isla con el fin de 
conducir a tierra algunos útiles que existían en ella mas al verificarlo 
sufrieron un vivo fuego de fusilería del bergantín. 

Los faeneros, al ver que tenia mucha gente armada, y aunque sin 
bandera, calcularon que fuese de nacionalidad inglesa y no se equivo- 
caron. 

El desastre continuaba. Al año siguiente, otro bergantín inglés an- 
teriormente citado, «Florida», era apresado en Castillos por el coman- 
dante Fournier de la República Argentina. 

En 1831, el propio capitán Stantings comandando el bergantín 
«Magnet» faena en ambas islas, dejando en ellas -debido al mal tiempo- 
dos balleneras armadas, las que de regreso toman víveres de un barco 
brasileño fondeado en el puerto de Maldonado, y se dirigen a Buenos 
Aires con considerable número de pieles, donde las vendieron a cuenta 
de los armadores de Londres, Sres. Benett. 

Y para terminar en su exposición, Francisco Aguiar volvía a repe- 
tir que el Estado por su propia dignidad estaba obligado a prestar la ma- 
yor atención a todo ello. (376) 

El resultado fue que el ministro Santiago Vázquez diera un decreto 
haciéndoles saber a los cónsules extranjeros, el abuso indicado, y és- 
tos respondieron prometiendo el enviar las indicadas reclamaciones a 


□ 


(376) « El Investigador». Montevideo Año 1833 N° 42. 


370 


CARLOS SEIJO 


sus respectivos países. 

Contaba Alcides D ‘Orbigny que hallándose en Maldonado en No- 
viembre de 1826, le hicieron ver «mas de diez mil pieles de lobos mari- 
nos almacenados desde hacía dos años, por falta de salida». 

Estos pertenecían a Aguilar. 

En Junio 26 de 1820 se presenta Adriano Mynsen, en nombre de 
una importante., sociedad holandesa, solicitando poder extender su co- 
mercio con la América del Sud, para hacer la pesca de ballenas y focas. 
Al mismo tiempo traerían familias para cultivar las tierras cercanas a uno 
de los puertos del Estado Oriental que se le indican. 

Como la concesión había sido ya adjudicada, no se atendió tal 
solicitud. 

Cuando faltaba apenas un año para terminarse el contrato esta- 
blecido desde 1 820 a 1 832, Aguilar, con fecha 22 de Noviembre de 1 831 , 
se adelanta para presentar una nueva propuesta, solicitando una prórro- 
ga por diez años mas. 

Para poderla conseguir, recurre a la estratagema establecida en 
una de sus cláusulas, la 1 1 9 : «El arrendatario adelantará al Gobierno a 
cuenta de la cantidad de ocho mil pesos anuales de arrendamiento... la 
de treinta mil de dicha moneda»; y detallaba la forma como se debía 
entregar. 

Además en la nota que adjuntaba, decía : «Que atendiendo a la 
penuria bien conocida del Erario y a los pocos medios que el Gobierno 
posee para mejorarlas, ha meditado cuanto importaría a la causa pública 
un recurso que le representara un ingreso de consideración... hoy tan 
difícil de alcanzar». 

Conviene señalar que ya se había decretado se sacara a remate 
la matanza de focas en el mes de Junio inmediato, y de ahí tal vez Aguilar 
se anticipara a hacer su propuesta. 

En qué apuros se vería la hacienda pública, cuando en seguida, el 
ministro Santiago Vázquez, contestaba: «Vista al Fiscal general, reco- 
mendándole la brevedad en el Despacho y previniéndole que en la ur- 
gente necesidad de revocar la disposición anterior de sacar a remate la 
pesca de Lobos, se han hecho al Gobierno varias indicaciones por Ca- 
sas Comerciantes; pero ninguna hasta hoy mas favorable que la pre- 
sente». 

Al día siguiente no más, fue aceptada y se pedía que la Escribanía 
de Hacienda extendiera la escritura correspondiente, y firmaban: Rivera 

y Vázquez. (377) 

(377) Escribanía de Hacienda y Gobierno Montevideo. N 9 127. Año 1831. 



MALDONADO Y SU REGION 


371 


Aunque la prensa y sobre todo Manuel Cabral, interesado en re- 
matarla, protestaran públicamente, haciendo ver que su oferta era de 
16.000 pesos, el duplo de la otra, nada con sonsiguieron. 

Del lado de la legalidad quedó en mal punto de vista la conducta 
del gobierno, por faltar a todas las formalidades establecidas. 

Al sucederse el cambio de presidente, por un decreto de fecha 29 
de Setiembre de 1836 declarábase nulo el contrato de arrendamiento 
antes citado, por considerársele contrario a la ley de 1 3 de Julio de 1 834, 
en cuanto a la duración, modo y forma en que se hubo verificado. 

Aguiar, al protestar, alegá que eran incalculables los perjuicios que 
le causaba ese decreto, pero al final se vio obligado a solucionar el asunto, 
tal como puede verse a continuación: 

«Montevideo Noviembre 9 de 1836. 

Considerada la nueva propuesta que hace Don Franco Aguiiar para 
subsanar la lesión enorme que se ha inferido al Fisco en el contrato que 
celebró en 24 de Noviembre de 1331 , con la administración de aquella 
época para obtener el privilegio de la faena de Lobos... y reconsiderando 
que se anula el referido contrato en virtud de aquella sesión y de varios 
defectos sustanciales de que adoleció desde su origen... y avalorando 
la cantidad de setenta y dos mil pesos que ofrece don Fran.co Aguiiar 
equivalente al perjuicio inferido al Fisco, que el mismo proponente reco- 
noce, desde luego que ofrece una suma para subsanarlo.. . (el gobierno) 
por el presente año, admitiendo los setenta y dos mil pesos por los seis 
años que faltan para su terminación del contrato, el cual se llevará a 
escritura pública, obligándose en ella el suplicante a verificar el pago de 
doce mil pesos... anunciándose en consecuencia por medio de los dia- 
rios de esta capital, que queda revocado y sin efecto alguno el aviso 
oficial de 29 de Set. inserto en ellos llamando a licitaciones al nuevo 
remate de este ramo. 


Oribe. (378) 

A fines de este mismo año Aguiiar se presenta al Superior Gobier- 
no para solucionar algo referente a las focas 

Como las de un pelo perseguían y destruían las de dos, únicas 
que en los mercados tenían valor; al concurrir las primeras con abun- 
dancia se ahuyentaban casi totalmente las segundas. 

De modo que para conservar las unas era preciso perseguir las 
otras y de ahí que se diera un premio por cada piel a los faeneros. Pero 


(378) Ibid. N e 127. Año 1831. 




372 


CARLOS SEIJO 


como se necesitara destinar para ello, alguno o algunos meses de tiem- 
po de la veda para destruir los dañinos, se solicitaba la venia para la 
matanza de los lobos de un pelo en los meses de Diciembre y Enero. Lo 
cual le fue concedido. 

Habiendo fallecido Aguilar dos años antes de la terminación del 
contrato, el encargado de la testamentaría, Alejandro Alvarez, a fines del 
1842 se arreglaba con los Sres. Zimmerman Frazier y Cía., quienes de- 
bían «satisfacer por cada piel de dos pelos y de recibo, incluso las de 
cachorro, la cantidad de doce reales de plata corriente. 

Susviela y Cía., el 1 0 de Mayo de 1 842, al traspasarle el contrato a 
los hermanos Lafone, éstos, deseando extenderlo por un período más 
largo, transcurrido un breve plazo, proponen al gobierno que si se acep- 
taba por diez años, abonarían con anticipación, los cien mil pesos co- 
rrespondientes; es decir, abazón de los 10.000 Ps. anuales. 15.000 pe- 
sos plata al contado y los 85.000 pesos restantes en documentos contra 
la aduana. 

En Marzo 30 del año siguiente, el gobierno acepta la propuesta en 
todas sus partes, y un día después Ambrosio Mitre firma el recibo de los 
15.000 pesos plata. (379) 

Por el resumen cronológico que irá más adelante, podrá verse 
quienes continuaron siendo los usufructuados hasta el presente. 

Recién se habían cumplido tres meses del sitio de Montevideo por 
el ejército del general Oribe, cuando casi acontece un «casus belli» en- 
tre su gobierno establecido en el Cerrito y el de Inglaterra. 

Fue por haber llegado al puerto de Maldonado un buque de guerra 
inglés, conduciendo a su bordo al súbdito norteamericano Ricardo Usher; 
representante de la casa Samuel Lafone y como tal, comisionado para 
dirigir la faena de lobos en la isla de este nombre. 

Al siguiente día se presenta a notificar al alcalde ordinario, que 
tenía orden expresa para embarcar 10.000 cueros de lobos, como asi- 
mismo otra parte de cueros vacunos, partenecientes todos al precitado 
Lafone. 

Habiéndosele contestado que no era posible permitirlo en virtud de 
estar el puerto cerrado por disposición superior; amenazó con un des- 
embarque de fuersas británicas para llevar a efecto el traslado de aque- 
llos productos 

Aseguraba además, que si el bergantín de guerra «General 
Echagüe», allí existente, hiciese oposición, siendo tan endeble, lo echa- 
ría a pique. 


(379) Ibid. N g 23. Año 1842. 



MALDOriADO Y SU REGION 


373 


Como a su comandante no le fuera posible resistirse, ni contar con 
otros auxilios, marchóse para informar al Cuartel General de cuanto ha- 
bía ocurrido «en cumplimiento de su deber». (380) 

Usher seguramente antes de zarpar para Maldonado no habría 
tenido conocimiento de la clausura del puerto y de allí tal vez sus ame- 
nazas. 

Posteriormente, durante el período en que Santos les concediera 
a sus amigos, el usufructo de la matanza de focas entre 1886 y 1895, 
según un periódico de Maldonado, el comandante del crucero inglés 
«Barracouta», al efectuar con otros tripulantes del mismo buque, el des- 
embarco en la Isla de Lobos, se entretuvieron en darles caza. 

Por consiguiente so colocaron en un terreno delicadísimo. 

Los disparos de armas de fuego vinieron a malograr los trabajos 
preliminares en los cuales cifraba la empresa el principal éxito utilitario, y 
esto dio lugar a una reclamación en forma presentada ante las autorida- 
des respectivas. 

El pretexto que adujo el comandante del buque, fue de que ignora- 
ba la prohibición de desembarco allí. 


Períodos de Explotación 

1774 a 1781 - Se hizo matansa por cuenta del rey. 

1782 a 1791 - Se continuó a beneficio del mismo. 

1792 a Octubre de 1806 - La Compañía Marítima. 

1806 -Enero a Octubre - José Braña. Las islas de Castillos sola- 
mente. 

1807 - Por cuenta del Rey. 

1808 a 1809 - José Braña y Juan M. Fernández. 

1810 a Abril 8 de 181 1 - Antonio de la Fuente. 

1811 - Juan M. Fernández, desde Abril 20 al 3 de diciembre del 
mismo, $ 3.475 anuales. 

181 1 - José Gestal - Desde el 12 de Diciembre de ese año. 

1812 - 1813-1814- 1815 - Al mismo. $ 4.010 anuales. 

1816 - Diego Novoa, $ 3.700 anuales. .La ida principal solamente. 

1817 - 1818 - 1819 - 1820 - José Denis Batista. Desde el 20 de 
Junio de 1817 al 28 de Abril de 1820. $ 3.700 anuales. 

1 820 a 1 832 - Francisco Aguilar. $ 900,. 1 .000 y 2.200 anuales su- 


(380) «El Defensor de la Independencia Americana». Enero 4 de 1844 



374 


CARLOS SEIJO 


cesivamente. 

1832 a 1842 - Al mismo por 10 años $ 8.000 anuales. El 29 de 
Setiembre de 1836 anula el contrato, pero el 10 de Noviembre siguiente 
continúa de nuevo, a rasón de $ 72.000 por los seis años restantes. 

1842 a 1847 - Juan Susviela y Francisco Antonio Vidal, cedida por 
éstos a Samuel Lafone y Alejandro Lafone. Contrato de 24 de Setiembre 
de 1843 por cinco años. $ 10.000 anuales. 

Federico Suarez, durante la Guerra Grande, obtuvo del gobierno 
del general Oribe, establecido en el Cerrito, la concesión de las islas de 
Castillos solamente. 

1847 a 1855 - Samuel y Alejandro Lafone. $ 10.000 anuales, por 
ocho años. 

1855 a 1865 - Samuel Lafone. Contrato por 10 años, continuado 
por un año más. $ 10.000 anuales. 

1 865 a 1 875 - General Francisco M. Acosta y coronel Manuel Aguiar. 
Escritura de 8 de Julio de 1 865 por cinco años, que se prolongaron has- 
ta diez. $ 5.000 anuales. 

1875 a 1885 - General Francisco M. Acosta, de quien fueron so- 
cios sus hijos Norberto y Francisco, y el coronel Angel Casalla, contrato 
de 20 de Marzo de 1875, por diez años. $ 6.000 anuales. 

1885 a 1895 - Amaro Can/e y otros. Contrato de 8 de marzo de 
1883 por diez años. $ 7.000 anuales e impuesto municipal. 

1 895 a 1 903 - Jacobo Tirelli, quien cedió en seguida sus derechos 
a Américo Beisso, Leoncio Gandós y Emilio Avegno. Contrato de 1 3 de 
setiembre de 1 895, por ocho años, ampliado por escritura de fecha 28 
del mismo mes, en cuanto a la seguridad de que no se construiría el faro 
proyectado para la Isla de Lobos. $ 32.000 anuales e impuesto muni- 
cipal. 

1903 a 191 1 - M. Rodríguez Castromán, quien cedió sus derechos 
a The Uruguay Lobos Fishing Company. Contrato de 14 de Octubre de 
1903, por ocho años y rescindido a los cinco de explotación. $ 46.000 
anuales e impuesto municipal. 

-Después de haber estado en manos de particulares durante 103 
años pasó a cargo del Estado, que la admimstró hasta 1929. 

1 930 - 1 931 - No hubo faena. 

1932 - Senatore por un año $ 729,95 

1933 - Colombo por un año $ 3.939. 

1934 - Colombo por un año $ 6.016,15 

1 935 - Colombo por un año $ 8.053,85 

1 936 - Colombo por un año $1 3.573 



MALDOMADO Y SU REGION 


375 


1937 - Colombo por un año $ 1 1 .141 ,35 

1 938 - No hubo faena. 

1 939 - No hubo faena. 

1 940 - Senatore por un año $ 3.299. 

1 941 - Senatore por un año $ 6.276,58 

1942 - Lagomarsino y Ramírez por un año $ 3.699,70. 

1 943 - Vatteone y Cía. por un año sacrificó 3,076 lobos finos y 741 
comunes, abonando $ 2.30 por los primeros y $ 1 .63 por los segundos. 

1 944 . Pasó a manos de la firma Coates - Lagomarsino Ltda. sa- 
crificando 3,105 lobos finos y 1,216 lobos comunes, abonando $ 3.15 
por los primeros y $ 1 .53 por los segundos. 

1 945 - Los mismos arrendatarios. 

Lista de Productos 

1 873 - 8.1 90 pieles, 1 .600 arrobas de aceite. 

1874 - 9.449 pieles, 1 .075 1/2 arrobas de aceite. 

1 875 - 9.204 pieles, 1 .51 7 arrobas de aceite. 

1 876 - 1 1 .353 pieles, 1 .738 arrobas de aceite. 

1 877 - 13.066 pieles, 1 .767 arrobas de aceite. 

1878 - 14.493 pieles, 1 .71 1 arrobas de aceite. 

1879 - 14.093 pieles, 1 .928 arrobas de aceite. 

1880 - 16.382 pieles, 2.006 arrobas de aceite. 

1881 - 14.473 pieles, 1 .498 arrobas de aceite. 

1882 - 13.595 pieles, 1 .572 arrobas de aceite. 

1883 - 12.843 pieles, 1 .303 arrobas de aceite. 

1884 - 14.872 pieles, 1 .672 arrobas de aceite. 

1 885 - 12.24’7 pieles, 1 .239 arrobas de aceite. 

1 886 - 1 7.072 pieles, 2.720 arrobas de aceite. 

1887 - 17.788 pieles, 4.673 1/3 arrobas de aceite. 

1888 - 21 .150 pieles, 5.537 arrobas de aceite. 

1 889 - 1 5.700 pieles, 4.300 arrobas de aceite. 

1890 - 20.150 pieles, 3.747 arrobas de aceite. 

1891 - 13.871 pieles, 2.547 arrobas de aceite. 

1892 - 15.870 pieles, 2.521 arrobas de aceite. 

1 893 - 1 7.779 pieles, 3,493 arrpbas de aceite. 

1 894 - 20.763 pieles, 4.066 arrobas de aceite. 

1 895 - 1 7.421 pieles, 3.496 arrobas de aceite. 

1896 - 23.639 pieles, 49.083 arrobas de aceite. 

1 897 - 1 9.234 pieles, 53.254 arrobas de aceite. 



376 


CARLOS SEIJO 


1 898 - 1 7.686 pieles, 51 .260 arrobas de aceite. 

1899 - 17.135 pieles, 42,900 arrobas de aceite. 

1 900 - 1 8.828 pieles, 49.550 arrobas de aceite. 

1901 - 16.238 pieles, 43.310 arrobas de aceite. 

1902 - 21 .253 pieles, 49.120 arrobas de aceite. 

1903 - 13.828 pieles, 24.460 arrobas de aceite. 

1904 - 10.879 pieles, 29.888 arrobas de aceite. 

1 905 - 5.633 pieles, 21.710 arrobas de aceite. 

1 906 - 1 2.083 pieles, 43.560 arrobas de aceite. 

1907 - 10.492 pieles, 52.470 arrobas de aceite. 

1908 - 6.659 pieles, 33.810 arrobas de aceite. (Hasta esta fecha 
fue explotación particular. 

1909 - No hubo faena. 

1910 - 7.853 pieles, 33.209 kilos de aceite. 

191 1 - 7.222 pieles, 34.137 kilos de aceite. 

1912 - 9.545 pieles, 38.100 kilos de aceite. 

1 91 3 - No hubo faena. 

1914 - 6,363 pieles, 28.255 kilos de aceite. 

1 91 5 - No hubo faena. 

1916 - 6,985 pieles, 17,777 kilos de aceite. 

1 91 7 - No hubo faena. 

1 91 8 - No hubo faena. 

1 91 9 - 5.454 pieles, 30.61 9 kilos de aceite. 

1920 - 7.657 pieles, 23.134 kilos de aceite. 

1921 - 5.103 pieles, 30.872 kilos de aceite. 

1922 - 6.085 pieles, 21 .508 kilos de aceite. 

1923/25 - 14.902 pieles, 53.892 kilos de aceite. 

1926 - 10.1 16 pieles, 32.504 kilos de aceite. 

1927 - 9.234 pieles, 28.350 kilos de aceite. 

1928 - 6.031 pieles, 19.743 kilos de aceite. 

1 929 - 6.629 pieles, 22.600 kilos de aceite. (Hasta este año estuvo 
administrado por el Gobierno.) 

1 930 - No hubo faena. 

1931 - No hubo faena. 

1932 - 1.123 pieles, 5.040 kilos de aceite. Se mataron solo lobos 
ordinarios. 

1933 - 6.587 pieles, 33.666 kilos de aceite. Se mataron solo lobos 
ordinarios. 

1934 - 6.587 pieles, 23.800 kilos de aceite. 

1935 - 10.771 pieles, 27.000 kilos de aceite. 

1936 - 14.896 pieles, 45.000 kilos de aceite. 



MALDOriADO Y SU REGION 


377 


1937 - 8.729 pieles, 5.000 kilos de aceite. 

1 938 - No hubo faena. 

1 939 - No hubo faena. 

1940 - 6.238 pieles, 1 .000 kilos de aceite. 

1941 -11 ,265 pieles, 3.578 kilos de aceite. 

1942 - 5.729 pieles, 2.005 kilos de aceite. 

1 943 . 4.447 pieles, unas 1 0 toneladas de aceite. 

1944 . 4.321 pieles, unas 10 toneladas de aceite. 

(Los datos de la explotación por los concesionarios desde 1 932 a 
1942 y de las faenas loberas desde 1910 en adelante, son del «Informe 
sobre la industria lobera» de Hispano V. Pérez Fontana. Montevideo. 
1943). 


Primer Faro de la Isla de Lobo. 

Liniers, dándose cuenta del peligro de esas costas, aconsejaba 
en 1 790 la construcción de torres o átalayas. 

Una en la isla de Lobos, que correspondería con otra de la Isla de 
Gorriti y así sucesivamente en varios sitios costeros, con las que por 
medio de series de bandera, de día, y de cohetes de noche, se podía 
con la mayor aceleleración, tener aviso de las novedades que ocurrie- 
ran en el mar en tiempo de guerra. 

Después de más de medio siglo, durante la breve presidencia de 
Juan Francisco Giró, el gobierno determina la construcción de un faro 
para que sirva de guía a los navegantes de ultramar y eviten los esco- 
llos de la entrada del Río de la Plata. 

Cuando en el mes de Enero de 1853, Pedro Bustamante en su 
visita como representante por el departamento de Maldonado, estuvo 
tratando de estudiar sus necesidades y los medios de remediarlas, en- 
tre otras cosas expresaba que « mucho convendría establecer en la Isla 
de Lobos un fanal que sirviese de guía a los navegantes para evitar los 
peligros de la costa e islas adyacentes». 

Probablemente su iniciativa, habiendo encontrado acogida favora- 
ble en el Parlamento; con ese propósito se nombrara a un comisionado a 
fin de ir a estudiar el punto más conveniente en donde instalarle. 

Mas, ante la circunstancia de que la luz ahuyentara los anfibios, 
se juzgó entonces razonable proyectar la colocación de dos faros, uno 
en la Torre del vigía de Maldonado y otro en el Cabo Santa María, pero 
no hallaron esta idea tan práctica como la de establecer solamente uno 
en la Isla de Lobos. 



378 


CARLOS SEIJO 


Tocante al perjuicio que podría resultarle a la industria lobera, se 
subsanaría poniéndole al faro una pantalla que cubriese los rayos de luz 
hasta una distancia de dos o tres cuadras. 

Este pensamiento fue el que mereció la aprobación del gobierno y 
fue llevado a cabo. 

Se ubicó en el extremo N. O. de la isla y empezó a alumbrar desde 
el 5 de Abril de 1858. 

Su luz era fija, elevada 90 pies sobre el nivel del mar y visible de 1 2 
a 15 millas de distancia. 

Volviéndose a pretextar que alejaba a las focas de la isla, los arren- 
datarios Samuel y Alejandro Lafone, tuvieron bastante influencia para 
hacerle trasladar a la Punta del Este, pues el término del contrato recién 
terminaba en 1875, y esto acontecía en 1860. 

Seis años después, «El Siglo» de Montevideo, publicaba lo si- 
guiente : «Dice el «Standard» que el almirante amencano ha dirigido una 
nota a su gobierno respecto a la remoción del faro de la isla de Lobos, 
que origina frecuentes quejas de los capitanes ingleses. ...» 


Nuevo Faro de la Isla de Lobos 


La idea de construir un nuevo faro en la Isla de Lobos tuvo múlti- 
ples entorpecimientos antes de que fuera una realidad. 

En 1 886 Emilio Landinelli, en representación de la viud de Apolinario 
Gayoso, pide a la Cámara autorización para establecerlo. 

En Junio de 1892 Juan L. Vignolo y Cía. hacen la misma propues- 
ta. 

Transcurridos dos años, con motivo de un naufragio en sus inme- 
diaciones y obedeciendo a indicaciones hechas por varios marinos ex- 
pertos, Luis Pujadas resuelve a su vez presentarse para construirlo. 

Tropezaba sin embargo con la dificultad real o ilusoria de que tal 
obra perjudicaría a la pesca de lobos. 

Ante tal argumento consulta algunos conocidos ingenieros electri- 
cistas para averiguar si era posible alumbrarlo: desde Punta del Este, 
conduciendo la electricidad por cables submarinos hasta la isla. 

Resultando ello factible, fue entonces que Pujadas formula su pro- 
puesta. 

Igualmente Juan F. Delgado, en representación de un sindicato de 
capitalistas extranjeros, así como Pedro Acquarone y también Jaime 
Molins, quienes hacen la misma solicitud. 



MALDONADO Y SU REGION 


379 


Estas, como las demás, fueron combatidas por las empresas de 
explotación de lobos, alegando que su construcción los alejaría. 

Y eso que se les demostraba que en Antofagasta y otros puntos 
de Chile vivían las focas tranquilamente sin preocuparse de la luz de los 
faros. 

Desde hacía tiempo se consideraba la urgente necesidad de esta- 
blecerlo, pues la experiencia había demostrado que aquella costa era 
funesta para la navegación. 

En 1892 ocurrieron en ese punto catorce naufragios y esto sola- 
mente en los meses de Mayo y Junio. Lobo y Riudavets en su Manual 
de Navegación así lo detalla : «Sucedía que los buques de ultramar cuan- 
do cruzaban, de noche, en el deseo de evitar la restinga de la isla, se 
desviaban hacia el Sud, embicando muchas veces en las arenas del 
Banco Ingles, y el peligro aumentaba cuando el escollo y las proximida- 
des del banco se ocultaban entre las espesas brumas 

Entretanto, el práctico mayor Manuel Sosa aconsejaba la coloca- 
ción del precitado faro... En cuanto al sitio más apropiado lo consideraba 
en la parte Norte de la isla, puesto que los 20 hombres que eran los 
faeneros y tenían alojamiento en esa zona, permanecían varios meses 
cada año para la matanza de las focas, y no por eso se ahuyentaba la 
lobada. 

A más estaba prohibida la entrada al interior de la isla. 

El capitán de marina Jorge Bayley, en 1893, con motivo del nau- 
fragio del vapor «Muriel», allí, le decía al ministro correspondiente: «Este 
naufragio... viene a demostrar una vez más la imprescindible necesidad 
de colocar un faro de primer orden en dicha isla, que es el punto preciso 
de orientación para todos los buques que entran y salen del Río de la 
Plata, librándolos así de aquel escollo y facilitando extraordinariamente 
la navegación». 

Dos años más tarde se vuelve a tratar respecto a lo que Sosa y 
Bayley reclamaban con urgencia, pero siempre aparecían las mismas 
dificultades y la oposición de los arrendatarios de la isla. 

Hábiéndose presentado una nueva propuesta, hecha al Ministerio 
de la Guerra, asegurándose que no perjudicaría en nada la matanza de 
lobos, se sanciona la ley, mas no pudo aún ser construido. 

Al tratarse de nuevo el asunto en las cámaras, un diputado expre- 
sa que «el entendía que la causa fundamental de los naufragios que con 
tanta frecuencia ocurrían en aquellos parajes, se debía a la mala coloca- 
ción de los faros, o mejor dicho a la falta de ellos, o de uno por lo menos 
en la Isla de Lobos. 

Que si el anterior había causado perjuicios y se hizo retirar era por 



380 


CARLOS SEIJO 


hallarse colocado en malísimas condiciones, pero que por los adelantos 
de la ciencia podía establecerse otro que no molestara a los lobos». 

A pesar de la sanción de este proyecto, continuaron las trabas. 

Y se dió el caso que cuando se llegó a formular el contrato de 
arrendamiento de la matanza de focas, del 1 3 de Setiembre de 1 895, fué 
con la condición expresa que no debía construirse el faro proyectado. 

De ahí que durante ese intervalo de. ocho años tuvieron la fatali- 
dad de naufragar en la temida restinga de Lobos, dos vapores, un velero 
y una barca. 

Los arrendatarios en cambio obtuvieron en su beneficio: 

165,262 pieles y 403,141 kilos de aceite de lobo en ese mismo 
lapso de tiempo! 

En 1899 la sección técnica de guerra y marina -según dijera «El 
Siglo» de Montevideo- había informado extensa y concienzudamente en 
una nota del Lloyd Británico, que indicaba la conveniencia de trasladar a 
la Isla de Lobos el faro que existía en Punta del Este. 

Opinaba además, la sección técnica, que éste debía conservarse 
como luz de puerto para la entrada y salida a Maldonado, y que en la isla 
era de urgente necesidad la instalación de uno bueno. 

Jaime Molins se ofrece a construirlo, con grandes luces de último 
sistema, por $85.000, mediante la concesión de matanza de anfibios por 
espacio de diez años. 

Según Pintos Márquez era un magno negocio, ya que se construi- 
ría un edificio que costaría próximamente unos $ 60.000 para recibir en 
pago por aquel tiempo la producción lobera, que bien podría producir, 
sólo el primer año, más de $ 100.000. 

Finalmente el Estado se determina a hacerlo por su cuenta y que- 
da librado al servicio de la navegación el 18 de Julio de 1906. 

Y como dijo este último: «Pensar que ese faro fué resistido duran- 
te muchos años, porque su instalación podría perjudicar la explotación 
de los lobos! Un solo buque que se perdiera por falta de un buen servicio 
de prevención del peligro que entraña la Isla de Lobos, valdría mas que 
toda la renta, que por concepto de caza de anfibios, percibe el estado en 
veinte años». 

Según los datos de «El Cincuentenario de «El Siglo», su torre tie- 
ne una elevación de 49 metros 50 cms. a partir del nivel del terreno, 
siendo su basamento basta la altura de nueve metros cincuenta centí- 
metros construido de granito y los cuarenta restantes de hormigón. (Fig. 
80). 

Está provisto de un aparato dióptrico de primer orden y una insta- 
lación luminosa a incandescencia por vapor de petróleo, cuyo plano focal 



MALDONADO Y SU REGION 


381 

* » - .■ 

Su característica es: luz blanca a destellos equidistantes cada cin- 
co segundos. Su alcance luminoso en estado ordinario de transparencia 
atmosférica, es de 23 y media millas y de 17 y media con bruma. 

Homero Martínez Montero informa que «el poder luminoso 

Barbier Bernard con mantilla de 85 mm. de diámetro... es para cada des- 
tello, de 1 .1 30,00 bujías decimales, equivalentes a 54,240 bujías violle». 

En la misma torre, debajo de la luz principal y orientada al Este, 
hay una «luz de dirección», (roja fija) que marca el arrecife que existe a 



Fig. 80 Faro de la Isla de Lobos. 

un tercio de milla al Este de la isla, estando el cono luminoso dispuesto 
en una forma que cubre el mencionado arrecife en una extensión de más 
de dos millas. 

En el mismo edificio se ha instalado una sirena que funciona siem- 
pre que existe niebla, con la característica siguiente: Emisión de un so- 
nido de tres segundos cada medio minuto. 

Además un semáforo para comunicar con las embarcaciones y 
con la estación de Punta del Este. 

Su posición geográfica es: Latitud L. 35.01,01". Longitud O. 
54.54,22’ 

El personal del faro lo forman el encargado, el segundo, tres peo- 
nes faroleros y el cocinero. La sirena está atendida por dos hombres y la 
estación radiótelegráfica por uno, que con la del Banco Inglés y la del 
Cabo Polonio proporcionan a la navegación las señales más exactas en 
tiempos de niebla. 

Más tarde los edificios anexados al faro fueron construidos por el 
arquitécto Carlos Pérez Montero, destinados a la habitación del perso- 



382 


CARLOS SEIJO 


arquitécto Carlos Pérez Montero, destinados a la habitación del perso- 
nal del mismo, instalación de la sirena y estación del telégrafo sin hilos. 


Francisco Aguilar 


Francisco Aguilar y Leal, hijo del que fue comandante de las Cana- 
rias, hizo sus estudios en Inglaterra. 

De regreso a su país, a la edad de 25 años tomó estado con Luisa 
Bentancourt Ayala y Cabrera en la isla de Lanzarote. 

Deseando venir a estos países de América, que hallábanse bajo 
el dominio español -como persona muy acaudalada- el año 1809 compra 
una fragata, a la que le da el nombre de su esposa, «Luisa», del porte de 
2.50 toneladas y con dos cañones calibre de a 10, dos id. de a 8 y dos 
id. de a 3. 

Contaba con una lista de oficiales y marinos, todos de Tenerife; es 
decir, con 42 plazas que se habían presentado para tripularla hasta el 
puerto de Montevideo. Y por temor a los buques enemigos, «armado en 
corso y mercancía». De esta última cargó gran cantidad y además con- 
ducía a su bordo «de treinta a cuarenta familias de labradores emigra- 
dos de aquella Isla, con licencia». 

Con Aguilar venían, su señora y sus dos hijas: Emilia y Matilde, de 
cuatro y dos años de edad; así como cuatro personas de servicio. 

A mediados del año siguiente se pone en viaje. «Después de sufrir 
una dilatada y penosa navegación, precisado a arribar repetidas veces 
a los puertos del Brasil, donde se le ocasionaron cuantiosos gastos q.e 
solo pudo cubrir malbaratando parte de su cargamento, logró al fin abo- 
car a este Rio (de laPlata), teniendo que arribar en él dos veces al dirigir- 
se a Maldonado, por la contrariedad de los vientos q.e por último lo pre- 
cisaron a entrar, el 12 de Enero de 1811, donde decidió descargar y 
establecer con las debidas licencias de las autoridades del Rey, y como 
habilitado para el comercio en general por el Gobierno de la capital de 
Buenos Aires» 

Ya al llegar a Santa Catalina había perdido a su señora, donde 
fuera sepultada. 

En la imposibilidad de poder descargar ni fletar su fragata, la des- 
arma hasta que en el mes de Abril, ya avecindado y radicado allí, para 
poderse resarcir de las pérdidas experimentadas y los gastos que le 



MALDONADO Y SU REGION 


383 


talina y regresar con maderas. 

Con este objeto, se había dado principio a su habilitación, y «ha- 
llándose ya lastrado, con los aparejos recorridos y en situación de prin- 
cipiar a recibir alguna carga, dio fondo en aquel puerto el día 1 6 de Mayo 
de ese año, el paquebot «Casilda» de la Real Armada, al mando del 
teniente de navio Dn. Juan Busto; cuyo jefe comisionó un bote con gente 
armada para posesionarse de la «Luisa». 

Hicieron retirar su tripulación de a bordo y al barco se lo llevaron al 
puerto de Montevideo. 

Aguilar ignoraba tal ocurrencia, y sin tener el menor conocimiento 
del Comandante General del Apostadero, a causa de las graves penas 
que imponían entonces las autoridades de Maldonado, dependiente de 
la Junta de Buenos Aires, a cualquiera persona que se comunicase di- 
recta o indirectamente con toda clase de embarcación que entrara pro- 
cedente de Montevideo; en la imposibilidad de volver a ser dueño de su 
fragata, da orden que se venda en remate judicial, pues se hallaba fon- 
deada frente a la playa de La Aguada y varada en el fango. 

Aguilar, al protestar por una y otra cosa, reclama los perjuicios 
ocasionados, mas no se le hace lugar, sin pensar, que estando su barco 
en Maldonado, corría el riesgo de ser declarado buena presa al salir de 
puerto enemigo, si caía en poder de los insurrectos. 

Al fin, por consideración le fué devuelto y después de hacerlo 
desmantelar, el 22 de Abril de 1812 lo vendió en pública subasta. 

Se establece en Maldonado, toma carta de ciudadanía y casándose 
en segundas nupcias (381) compra una finca de azotea, ubicada en la 
esquina S. E. de la plaza, «con 26 varas del lado O. y 22 al Sud». 

En el solar contiguo del frente levanta un edificio de dos pisos, con 
«tres puertas a la calle en los almacenes bajos» y seis ventanas. 

En la parte de los altos, por medio de dos tabiques de material, 


(381) «En treinta y uno de Marzo de mil ochocientos once contrajo matrimonio Dn. 
Francisco de Aguilar y Leal viudo de la difunta D.a Luisa de Bentancur natural de la Isla 
de Tenerife e hijo legitimo de D.n Francisco de Aguilar natural de la ciudad de Antequera 
y de D.a Ignacia Leal, natural de Tenerife con D.a Catalina Pires, soltera y natural de 
esta Parroquia de S.n Carlos: hija legítima de D.n Francisco Pires natural de la Isla del 
Pico y de D.a Rosa Correa natural de la Isla del Fayal. 

El Presbítero D.n Manuel Delgado Teniente Cura de esta Iglesia matris de San Carlos 
con mi licencia desposó por palabras de presente según forma de nuestra Santa. 
Mal re Iglesia a los referidos D.u Francisco Aguilar y Leal y D.a Catalina Pires Correa 
contrayentes, haviendo sido advertido y entendido sus mutuos consentimientos de 
que fueron por el otro Presbítero recíprocamente preguntados siendo testigos D.u 
Santiago Pires, D.n Manuel Antonio de Silva y D.n Francisco Pires y por verdad lo 
firmo 


Manuel de Amenedo Montenegro 




384 


CARLOS SEIJO 


forma tres depósitos; teniendo el del centro, un balcón con su puerta y 
trece aberturas más. 

En la casa de familia instala «dos faroles grandes con sus pes- 
cantes de fierro, que están colocados, uno en la esquina y el otro inme- 
diato a la puerta de calle, en las habitaciones antiguas». 

Al denominárseles así y como se verá, era por haber pertenecido 
esa parte al primer poblador del solar, Juan Plá. 

Según un documento del 3 de Agosto de 1761, (382) éste «fue 
soldado, como hace el tiempo de seis años que se halla en esta población 
de Maldonado, con su mujer e hijos, en la cual tiene edificado un rancho 
que hace frente a la plaza por el Oeste, su fondo al Este y lindando por el 
Sur calle por medio con Francisco Perez». Ahora bien, 14 años des- 
pués, Plá en su mismo terreno hace levantar una nueva casa, pero «de 
piedra de 12 vrs. de largo... y tiene también edificada una vivienda de lo 
mismo de 10 vrs;». 

En 1 781 a su fallecimiento, en el inventario de los bienes ya figura- . 
ba ampliada, pues tenía «25 vrs. de Extensión, con techos de paja. Se- 
rrado todo el frente de piedra, lo demás abierto y Edificio abitable; la 
Esquina con su trastienda, una Sala con su dormitorio, la Cosina, el 
orno...» 

Todo ello fue tasado entonces en 557 Ps. 1 r. 

Juan Plá debió ser uno de los soldados que Viana llevara a Maldo- 
nado, lo mismo que el indio Casimiro Yapuay (Ayapé) «para efecto de 
fundarle». 

La propiedad pasa a manos de un tal Cedrés y más tarde a las de 
Aguilar. Al presente gran parte de ella pertenece al escribano Blas 
Borrallo. 


□ 


Su patio principal lo ocupaba un gran parral, así como otros más 
hacia el interior. En el solar del fondo, como un anexo, estaban una huer- 
ta, las atahonas, el cuarto del capataz, de los alfareros, de los camellos, 
del sebo, (con 40 banquitos con moldes para hacer velas) y de los es- 
clavos. Entre éstos, los morenos libertos y colonos, poseía 35 con un 
valor de 6,090 Ps. 

Dos hornos para la alfarería (383). Tres tachos grandes para ha 


(382) Juzgado L. Departamental de Maldonado. Año 1761 



MALDOnADO Y SU REGION 


385 


En otro sitio estaba «la casa de la sal», que contenía -en 1840- 80 
fanegas que destinábanse seguramente para la. conservación de las 
pieles de focas; tanto que en esa fecha figuraban 5,500 en depósito. 

En sus barracas se encontraban en venta toda clase de maderas, 
como ser: «tablones de canela, viñático, pino del Brasil, cedro, lapacho, 
quebracho; sucupira y algarrobo para rayos de ruedas. Masas de carre- 
ta y 2,070 tijeras de palma», (palmitos); representando un valor de más 
de 1 0,000 pesos ; y un horno de ladrillos conteniendo 1 5,000 de los mis- 
mos. 

Aguilar poseía 14 fincas y 12 solares en Maldonado, 2 id. en San 
Carlos; y un terreno «con manantiales en frente a la loma de Cortéz, 
bañado por medio». 

En Montevideo, una casa en la calle Piedras esquina zabala hoy 
de Arocena-; y un terreno comprado en 1 833 al gobierno, junto a la adua- 
na, (vieja). 

Cuando aquél fallece, le faltaban dos años para finalizar el contra- 
to de la matanza de anfibios, que había usufructuado durante 23 años. 

Su quinta «La Florida» -estaba situada en el camino que llaman de 
La Lagunita, hoy continuación de la calle 1 9 de Abril- donde atendíase a 
la cría de los gusanos de seda y también a la de carneros merinos legí- 
timos, y de 1 .730 ovejas idem. 

También era propietario de las quintas «La Páz», con otra más 
pequeña, y una chacra, «La Azotea». (384) En las dos primeras se ha- 
cían plantaciones de trigo. El ganado consistía en 532 vacunos de cría, 
50 yeguas grandes y chicas, 7 caballos cocheros, 2 «para picar carre- 
tas» y 30 bueyes. Además un casal de camellos con los crías, una me- 
diana y otra chica. 

Tenía 1 .730 ovejas de primera calidad, 1 .000 de segunda y 200 
del país (criollas). De Sajonia 14 y 6 carneros grandes. De Inglaterra 4 
id. y 6 ovejas. Tasados en 4.939 Ps. 

Se ha dicho que poseía una estancia en el Queguay, pero no he- 
mos podido confirmarlo. 

En 1826 el Congreso General Constituyente de las Provincias 
Unidas del Río de la Plata, habiendo sancionado una ley, a fin de que las 
tierras de propiedad del Estado se dieran en arrendamiento, Aguilar en- 

(383) El grande fue tasado en $ 150 y el chico en $ 80. 

(384) Según parece, en 1822 quiso ampliarla mas próxima porque «se le concedió un 
terreno de los Egidos de esta ciudad, con cuadra y media de frente al norte; y lindando 
con el camino del p. peo., id. de fondo al Sud, lindando con su chacra; costado del Este 
con el arroyito. y el del Oeste con Don Juan Manuel Acosta Pereyra». 

Archivo G. de la Nación. Caja 651, cárp. 1. Montevideo. 




386 


CARLOS SE1JO 


tonces solicita algunas; Sobre todo las que sabía eran más aparentes, 
particularmente para la plantación de las viñas, que se proponía cultivar 
en gran escala. 

Por lo tanto, se presenta haciendo la competente denuncia de las 
que se conocían por el nombre de la Estancia del Rey en Pan de Azú- 
car. (385) 

Se le responde que no se puede admitir su propuesta, debido a 
que ese «Rincón hallábase ocupado por una Estancia de hacienda e 
interés del Estado; (386) pero que toda vez que el gobierno no la necesi- 
tase se le daría preferencia. (387) 

Esta debió ser una simple promesa, porque entonces figuraba 
Alvarez Bengochea haciendo igual pedido, y de allí que «hubiera cuestión 
pendiente ante la Cámara de Justicia entre este y Aguilar sobre accio- 
nes de denuncia».. Al mismo tiempo se contaba también con otro intere- 
sado, pues Leonardo Olivera «4 suertes tácitamente ha contratado al 
Gobierno». 

Y se aseguraba haber entre todo más de seis suertes; por com- 
prenderse los límites que siempre tuvo la Estancia del Estado, inclusive 
el Puerto del Inglés. El resultado final fué que Olivera se quedara en 
posesión de ella. 

Así que aquél vió malograda su importante empresa, allí donde 
más tarde Piria implantara sus viñedos y su grandioso balneario. 

Según Isidoro de María, Aguilar: «Contrajo estrechas relaciones 
de amistad con el general Rivera desde el año 1816, prestándole servi- 
cios de importancia cuando luchaba contra la conquista extranjera». 

Triunfante ésta, Aguilar se dedicó a la carrera del comercio, esta- 
bleciéndose en Montevideo. 

Al General Lavalleja le facilitó $ 20,000 para los gastos de guerra 


(385) «La estancia del Estado en Pan de Azúcar, tendrá poco mas o menos legua y 
media de estension en la boca del rincón, que forma su situación; teniendo en su 
ancho tres leguas, poco mas o ménos, y cuatro y media de fondo, lindando por un 
costado con el mar, y por los otros con el Monte y cerranía conteniendo varias islas con 
maderas, población y corrales, avaluado todo en 30,000 PS. 

Sala Capitular de Maldonado. Agosto 31 de 1826». 

Ministerio de Gobierno. Archivo G. de la Nación. Montevideo. Caja 780.. 

(386) Su capataz, era Diego Nogués y tenía 6 peones. «En. Agosto 11 de 1526, los 
rodeos contenían 3.502 reses. Además 15 bueyes, 59 caballos, 26 yeguas y 4 potros. 
Un corral de piedra para encerrar el ganado, con 300 varas de círculo. Otro para 
agarrar caballos, de 356 postes de ñandubay y otro mas pequeño con dos paredes de 
piedra y 30 postes id. al frente». Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 666, 
carp. 1. 

(387) Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N B 56 Año 1826.. 


MALDOriADO Y SU REGION 


387 


de la gloriosa empresa de los Treinta y Tres. 

En 1 823 fue uno de los electos por el 2 9 Cuartel de Montevideo 
conjuntamente con Juan Giró, Gregorio Lecocq y Manuel Sainz de la 
Maza para elegir el Cabildo en ese año. 

Desde su llegada hasta el transcurso del 1835 había hecho venir 
640 colonos, que fueron otros tantos pobladores. 

La República le debió la introducción de porción de plantas y ani- 
males, y una mejora en los métodos de agricultura, antes desconocidos, 
en bien del país, por cuya prosperidad tanto se interesaba. 

La primer plantación de tabaco que se hizo, así como la del pino, 
se debió también a él, y el cultivo de la viña en gran escala fue uno de 
sus propósitos. Emprendió la fabricación de baldosas y alfarería, la in- 
dustria de las salinas y la explotación de canteras 

Como se ha dicho, Aguilar quiso contribuir con dinero para la «Cru- 
zada Libertadora», demostrando como siempre ser consecuente con su 
patria adoptiva. 

Hallándose en Maldonado, un español que había militado en la gue- 
rra de España en los cuerpos de cazadores y llegaba de Buenos Aires, 
trató con fecha Junio 6 de 1 826 de participárselo en seguida a Lavalleja: 
«Deseando por mi parte se aumenten los guerreros p.a libertar nuestro 
amado Suelo, me tomo la satisfacción de presentárselo a V. E.». (388) 

Desde el mismo punto, con fecha Junio 19 de 1828 le escribe de 
nuevo: 

«Mi apreciable general y Sr. Tengo el placer de haver recibido su 
favorecida comunicación del 14 del corriente, y enterado del contenido 
le contesto diciendo: Que las balleneras puede V. E. disponer de ellas, 
cuando guste en servicio de la patria y luego que esto se concluya, es- 
pero merecer a V.E. se sirva mandármelas devolver, pues sin ellas no 
podré seguir mi faena en el año venidero, porque son mandadas cons- 
truir a Norte - America para el efecto, y en el país no podré reponerlas de 
esta clase; ya la estación este año para faenar, es muy avanzada; ade- 
más de hallarse los enemigos posesionados de este puesto y de consi- 
guiente nada podré hacer este año... 

V. E no ignora cuales han sido mis sentimientos en beneficio de la 
causa del país desde que tuve la honra de poner los pies en él; y así es 
que V. E. debe contar siempre con los servicios que estén a mi alcance 
en su beneficio. 

Deseo a V. E. toda prosperidad en todas las empresas contra el 
enemigo, para que así concluya la gran obra de la libertad del país que 


(388) Aichivo General de la Nación. Montevideo. Papeles de Lavalleja. N. B 450. 




388 


CARLOS SEIJO 


con tanta gloria le dió principio...». (389) 

Estas manifestaciones patrióticas le causaron algunas contrarie- 
dades. 

Según José Encarnación de Zás: «Una noche en un desembarco 
que hicieron los imperiales en Maldonado, tomando prisionero al doctor 
Pacheco, llaman a la puerta de la casa de Aguilar, para prenderlo. 

Como era consiguiente la familia se alarma y le impulsa a ponerse 
en salvo. Era un hombre grueso y con no poco trabajo logra saltar una 
pared y evadirse por los fondos, yendo a ocultarse en un membrillal de la 
vecindad, donde permaneció toda la noche, asilándose después en lo 
de Formoso. El oficial de la partida brasilera penetra en su casa, efectúa 
un registro general con gran sobresalto de la familia; pero por suerte 
Aguilar había desaparecido, como queda referido... 

Fué uno de los pacientes patriotas de aquella época, que pasaron 
por esos y otros azares por amor a la patria». 

Cuando invadieron los portugueses a Maldonado en 1816 le die- 
ron el cargo de Ministro interino de Hacienda. En 1820 le nombraron 
diputado por Maldonado. En 1824 tuvo en sociedad con Juan Bautista 
Blanco, en los extramuros de Montevideo, un matadero de ganado va- 
cuno. En 1826 ocupa el puesto en la ciudad fernandina, de vice-cónsul 
de Norte América. En 1838, de Portugal. En 1839 de Suecia y Noruega 
, así como Senador entre los años 1 836 y 1 838. El juramento de la Cons- 
titución del año 1 830, los habitantes de Maldonado, lo hicieron ante Aguilar, 
ya que como alcalde ordinario, era la más alta autoridad. 


□ 


Hombre progresista, en Febrero de 1 838, le dice a su amigo Gabriel 
A. Pereira «Puede hacer lo que le parezca en favor de mi proyecto que 
duerme el sueño de los justos en el Ministerio de Hacienda. Se trata de 
un gran bien para el país que con la implantación de una nueva industria 
en el ramo nuevamente productiva de la República que es el de la cría 
de ganado, sacar todo el resultado, y mejorar las condiciones de ese 
ramo de industria es lo que conviene a todas luces en la forma que exijo 


(389) Ibid. t. Vil. Carta 575 

(390) Ibid. Papeles de Gabriel A. Pereyra t. II. pág. 471. 

(391) Museo Histórico Nacional. Montevideo. 


MALDOMADO Y SU REGION 


389 


se adopte... «. (390) 

Transcurridos doce años del fallecimiento de Aguilar, su quinta 
continuaba figurando; ya que su hijo Francisco José en 1 852 establecía 
un contrato con Guillermo Bacle para que «la mitad de la fruta q.e produ- 
jera, como igualmente toda la ortaliza q.e sembrara será partible entre 
ambos. Cuidara de la arboleda’ e hiciera todos los trabajos q.e fueren 
necesarios al cultivo de ella». (391) 

Francisco José, el año 1873 concurre con sus vinos a la Exposi- 
ción de Viena; y de ahí que el cronista de un periódico fernandino, al dar 
la noticia agregara que habían sido fabricados de una «parra cuyo tron- 
co mide una altura de tres metros y un metro y 4 c. de circunferencia en 
su pié; 96 c. en su centro y 94 c. en el estremo superior 

Pudo haberse utilizado también el producto de ésta; pero Adolfo 
Vaillant en su folleto «La República Oriental en la Exposición de Viena», 



Fig. 81 Del balcón, quinta La Florida. 


relata que fue del viñedo «de la quinta inmediata a la ciudad de Maldona- 
do, y que el vino era igual al de Canarias». 

El precitado pie de parra fue célebre por su corpulencia y hallábase 
en la finca del sacerdote Manuel Fonseca, adquirida después por Aguilar 
(h.) y en la que viviera largo tiempo. 

En 1 91 3 algo quedaba todavía de aquella afamada y primitiva quinta 
«La Florida»; no obstante ya las arenas voladoras avanzando por el Este, 
cubrían arbustos y arboledas. (En el inventario fue tasada en 10,515 
ps.). 

Su fundador siendo el primer introductor de los pinos en el depar- 
tamento, por qué no trataría de librarse de tal amenaza? 

Sólo se explica, por no haber adquirido tal vez, entre la cincuentena 
de variedades existentes, la adecuada; por ejemplo la del pino marítimo 


390 


CAKLOS StLIO 


(pinus marítima D. C.) que es el que prospera en los terrenos arenosos 
y profundiza sus raíces en las arenas movedizas, dándole estabilidad. 

Así como el pino austral (pinus australis Much.) recomendado tam- 
bién para esos casos. 

Como recuerdo de la quinta solariega «La Florida», se conserva 
en la colección del Dr. Ernesto Seijo (Loreley) Maldonado, el balcón del 
frente del edificio con el monograma conteniendo entrelazadas las letras 
iniciales de los nombres de ambos cónyuges. (Fig. 81). El sello para 
lacrar las cartas, era semejante a un jeroglífico. 

Todo este detalle y parte del que se continuará mencionando, sólo 
corresponden hasta el año 1840. 

Francisco Aguilar contaba con siete balleneras, una lancha y una 
canoa grande destinadas al servicio de la faena de los lobos marinos. 

Allá por el año 1830 hizo construir una goleta, «La Loba». Estas 
embarcaciones y otros artículos marítimos fueron tasados en 8.759 Ps. 

Para la locomoción poseía un carruaje, un carretón «enllantado 
con eje de fierro» y toldo de lona, un birloche, una carretilla imitando un 
carretón, dos carretas en servicio y tres desarmadas. 

La fábrica de objetos de alfarería estaba, como se ha dicho, insta- 
lada en los fondos de la casa principal de la plaza. 

Al hacerse el inventario judicial existía en depósito una respetable 
cantidad de material. (392.) 

En su casa particular, habia hecho cubrir el piso de la sala «de 
baldosa vidriada formando flores de colores»; en una extensión «de 1 1 
varas de largo por 5 1/2) de ancho», tasada en «3 pesos la vara» y que 
debieron ser de su misma fabricación. 

Algunas baldosas de Maldonado contienen como marca, las le- 
tras. E. G. D. V. que podría ser: Establecimiento General de Vidriados. 

Para esto entonces, tenían «cuarenta barricas de arena traídas de 
Europa que se hallan existentes en la fábrica», así como dos «serones 
de barniz de alfarero» 

Parte de esto debió constituir lo que Francisco Mazzoni (393) de- 
tallaba. Es decir, que los primeros encargues importantes de Marcial 
fueron en Agosto de 1839, y de ahí que Aguilar respondiera: «Alia van 
los artículos que me hizo encargar a España, los cuales me cuestan 


(392) « 3020 baldozas ochavadas, 2,000 ídem grandes, 4.400 ídem menores, 5,000 
ídem medianas, 1,040 Ídem mal quemadas, 3,000 Ídem chicas. 2,000 ídem mayores, 
1300 tejas, 336 caños, 54 macetas vidriadas. Dos lotes de tinajas, braseros, cazuelas, 
tapas de olla, lebrillos, tarros, floreros y 48 macetas sin vidriar-, 

(393) Francisco Mazzoni. «La industria de la Cerámica en Maldonado -. Revista de la 
sociedad « Amigos de la Arqueología- Montevideo, t 1. pag. 66 



MALDONADO Y SU REGION 


391 


puestos en casi 450 pésos». 

Antes de emprender el negocio, el maestro alfarero, después de 
hacer averiguaciones llega a descubrir algunos yacimientos de arcillas 
aptas; «muv buenas» en los alrededores de la referida ciudad. 

Como opina Mazzoni, bien pudo haberse empezado la fabricación 
a fines de 1 837, ya que según el mismo asegurara, el horno de cerámica 
se encontraba en actividad, en el mes de Febrero del año siguiente. Si 
así fuá, sería -como él mismo indica- cuando solamente fabricábanse 
objetos sencillos y comunes; como ser «porrones, casuelas, floreros, 

macetas y caños» quemados en un horno relativamente pequeño. 

Visto el buen resultado obtenido, debió decidir la construcción de un hor- 
no grande. Por lo tanto, queriendo perfeccionar su industria para produ- 
cir algo artístico, hace una «Contrata formada entre Dn. Feo. Aguilar de 
una parte y Dn. Marcial Fumé de la otra pa. el establecimiento de una 
fábrica de azulejos, y otras clases de vidriados, como macetas, ladrillos, 
etc., por el espacio de tres años, bajo las condiciones siguientes: 

Arto. I 9 . El Sor. Forné se obliga a poner su dirección y trabajo 
personal pr. el salario de cuarenta pesos al mes hasta completar las dos 
primeras hornadas, y después pr. setenta pesos mensuales siendo de 
su Cta. la manutención de su persona. 

2 9 . Dn. Feo. Aguilar costearía los útiles y peones qe. necesite. 

3 S El mismo le franqueará al expresado Sr. Forné la casa suficien- 
te pa. el alojamiento de su familia libre de alquiler. 

Y en fe de estar mutuamte convenidos firman dos de un tenor en 
Mald.do a 21 de Nov.e de 1838. 


Franco. Aguilar. 

Marcial Furne»(394) 

Dos años mas tarde, habiendo fallecido aquél, se terminó tan im- 
portante industria, pues al siguiente, remataron todo el material existente 
y útiles correspondientes de la fábrica. 


□ 


Aguilar, en Agosto del año 1 826, se dirige al gobierno de la provin- 
cia para manifestarle que la numerosa población de Maldonado, se veía 


(394) Museo Histórico Nacional. Montevideo. 



392 


CARLOS SEIJO 


con más de den jóvenes, que no participaban del beneficio de una ins- 
trucción de primeras letras, y que era de la mayor urgencia la construc- 
ción de un local apropiado para el establecimiento de una escuela públi- 
ca por el sistema Lancasteriano. (395) 

(Esta existía ocupando un salón alquilado, donde por su corta ex- 
tensión no daba cabida para otros alumnos y por el cual el erario pagaba 
13 pesos mensuales). 

Además, suplicaba, se auxiliara a aquel benemérito pueblo con 
una suma considerada justa para ese loable fin; y también con «un sitio 
que se halla en la plaza perteneciente al Estado, conocido con el nombre 
de «La Comandancia»; el cual es suficiente para la formación del edificio 
(396) necesario para la enseñanza de ambos sexos 

Giró, al recibir la solicitud, pide un detalle de los gastos que se 
originarían, y así se estuvo hasta el año siguiente, en que el terreno fué 
cedido a beneficio de la escuela, juntamente con algunos materiales y 
útiles pertenecientes a la fábrica de la iglesia en oonstrucción. 

Y esto sin previo aviso del vecindario, a quien le correspondían en 
propiedad; puesto que habían sido adquiridos anteriormente con el dine- 
ro del pueblo. 

Se empieza así la obra y algo se llega a levantar, cuando Aguilar 
comunica el haberse dado principio a la construcción que debía de ser- 
vir para la escuela pública de primeras letras, el que estaría prontamente 
concluido, si como era de esperar se le franqueaba el dinero preciso 
para los gastos indispensables. Se habían invertido cerca de cien pesos 
en acarreo de maderas y hechura de marcos; y por no ser justo que este 
desembolso gravitara sobre los intereses de los vecinos, rogaba se sir- 
vieran ordenar por quien correspondía, el pago de la referida suma; y 
que en la sucesivo se facilitara el importe de lo demás que se necesitase 
hasta terminarlo. 

A esto le responde con fecha Octubre 15 de 1829: «El gobierno 
provisorio reconoce el celo de la Junta Inspectora de Maldonado... como 
tendiente a mejorar el establecimiento de la escuela Lancasteriana... Pero 
atento a cuanto debe a la economía del tesoro y a lo que en general 
demanda el interés del público, acuerda... que se suspenda la obra... y 
elija del edificio llamado el cuartel, sito en la plaza pr.pal de Maldonado, la 
parte que crea necesaria; y calculados los gastos de una preparación 
adecuada al objeto de esta medida, da cuenta de todo para deliberar. 


(395) Juzgado L. Departamental de Maldonado. N g 487. L. C. Año 1826. 

(396) Este debía servir para 200 niños y el edificio tener 30 varas de largo, 7 de ancho, 
y ser de azotea. 



MALDONADO Y SU REGION 


393 


Rondeau 

Fructuoso Rivera». 

Cuatro días después, la Junta Inspectora (397) responde, que el 
referido edificio era de piedra, las cuadras sin el ancho preciso y más 
bajas las paredes; y siendo indispensable hacer ventanas altas, se des- 
truiría el edificio en la operación de abrirlas. Además, que era necesario 
levantar sus paredes para darle la altura que se requería. 

La escuela pública debía proporcionar a los alumnos desahogo en 
lo interior, y si se dejaba franca la comunicación con el cuartel, donde 
estaba la cárcel pública, se rozarían con los presos que se sacasen al 
patio. 

El orden Lancasteriano exigía que el edificio no se situara en la 
línea de la calle, donde cualquier ocurrencia distraería a los alumnos. 

También se indicaba que si no fuera posible construirlo en ese 
terreno según el orden indicado, sería más soportable esperar que me- 
jorado el tesoro público se les habilitase lo preciso para formar un edifi- 
cio adecuado y se aprobase el presupuesto de gastos que se había 
remitido. 

Además que el pueblo de Maldonado proporcionaría arbitrios para 
que se aminorasen aquéllos. Se agregaba que el Alcalde Ordinario don 
Francisco Aguilar aunque hubiera satisfecho ya, mil y cien pesos del 
primer plazo del arriendo por la isla de Lobos, iba a adelantar otros mil. 

A más de esto, el mismo encabezaría con cien pesos una suscrip- 
ción voluntaria a favor del edificio de la escuela pública y que la Junta 
Inspectora, prometía practicar otra en el departamento. 

En noviembre 25 del corriente, el fiscal responde: «No podía dejar 
de apoyar el objeto de esta solicitud, si no se’ hallara íntimamente con- 
vencido de la inmensa deuda q.e gravita sobre las Arcas del Estado, y 
de los mezquinos arbitrios con q,e cuenta hasta ahora para su extinción. 
Que se contesto al Alcalde Ord.o de Maldonado, q.e será plenamente 
satisfecho apenas mejoren las escaseces del Estado en q.e se halla». 

Después de nuevos reclamos, el 27 del mismo mes, el gobierno 
resuelve: «que se conservase el establecimiento de la escuela de pri- 
meras letras», existente. 

Se hizo entonces la suscripción voluntaria que alcanzó a cerca de 
quinientos pesos. 

No obstante, algunas influencias debieron haber persistido para 
hacerle dar otra aplicación a la obra anteriormente empezada; la de una 


(397) Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 782. 




394 


CARLOS SEIJO 


capilla. De manera que Aguilar, al ver desbaratados sus planes, tuvo 
con gran pesar que desistir de su intento. 

En el inventario de los bienes, cuando falleció, se declaraban va- 
rios objetos de valor. (398) 

Su retrato al óleo (Fig. 82) - hoy en el Museo Histórico Nacional - 
no contiene la firma del autor; pero se supo el nombre, porque en el 



Fig. 82 Francisco Aguilar. 

dorso de la tela, habíase escrito con grandes letras: «Finesa de D.n. 
Francisco Aguilar a su esposa; se retrató en los 57 años de edad en 
Montevideo a 25 de Mayo de 1833. Por D.n Amedeo Gras». (399) 

Se comprende que aquél debió quedarse bien satisfecho con el 
suyo, pues quiso que el artista pintara también el de su esposa y sus 
cuatro hijas. 

Francisco Aguilar en Maldonado, contrajo terceras nupcias en 1 835 
con Javiera Pargas (fernandina). Nació en 1776 y falleció en Montevi- 

(398) «Un piano nuevo que está en casa en Montevideo, 400 $» y citaremos ademas 
algunos de los objetos mas importantes que poseía, pero en Maldonado. «Un piano de 
muy poco uso, 600 $. Un órgano grande id. de cilindro 300 $. Una. mesa de billar, 600$. 
Seis mesas de arrimo. Dos docenas de sillas finas doradas. Dos espejos grandes. Un 
reloj de sobremesa. Dos floreros franceses con urna. Dos mecheros de platina. Una 
araña de cristal. Una alfombra grande de sala de tripe fino, etc. etc. ». La plata labrada 
del servicio pesaba 102 onzas.. 



MALDONADO Y SU REGION 


395 


deo el 21 de Julio de 1 840 a los 64 años de edad. 

Al día siguiente de la 27- sesión, «se reunieron a las doce del día y 
el señor Presidente dijo: que había convocado a los Señores con el ob- 
jeto de instruirles del fallecimiento del primer Vice - Presidente don Fran- 
cisco Aguilar, acaecido en la noche anterior, y con el de nombrar una 
Comisión que concurriera a la casa mortuoria a tributar a la memoria de 
dicho señor, las honras funerarias que parecían de atención. 

Conformados los señores, se nombra para componerla al señor 
don Joaquín Sagra y al señor don Manuel Herrera y Obes, 
encargándoseles además que para la próxima sesión (que se convino 
tener el lunes inmediato) presentaran un proyecto de comunicación que 
debería pasarse a la viuda del señor Aguilar para manifestarle lo sensi- 
ble que ha sido a la Comisión, la irreparable pérdida de uno de sus miem- 
bros, con lo que se concluyó el acto retirándose los señores a las doce 
y media. 

Vidal. 

Juan Atanasio Labandera. 

Secretario.» 

Así lo hizo la H. Comisión Permanente de la A. G. L. del Estado, 
enviando la nota de pésame, en la que terminaba diciendo: «La Repúbli- 
ca nunca dejará de tomar interés en la suerte de la familia estimada de 
Aguilar», y firmaban: 

José Vidal y Medina. Joaquín Ságra y Píriz; Lorenzo Justiniano 
Pérez. Salvador Tort. Manuel Herrera y Obes y Juan Antonio Labandera, 
secretario. 

A raíz de esto, «El Nacional» escribía un artículo y del que 
extractamos algunos párrafos: 


(309) «Amadeo Gras» Benezitdice lacónicamente: «pintor de historia, nacido enAmiens 
en 1805. Escuela francesa. Alumno de Couder». 

Residió en Montevideo, en Buenos Aires viajó por el interior; fue a Chile, a Bolivia y al 
Perú. Dirigió una academia en Chuquisaca y otra en Buenos Aires. 

Este pintor de evocaciones históricas es primer violoncelo de la Opera de París a los 
20 años. Acompaña a Paganini en los conciertos efectuados ante la corte de Jorge IV. 
Pinta retratos y reinas religiosos en Montevideo. Llega a Bnenos Aires a los veiutisiete 
años 1832 - dejando la pintura por el daguerrotipo, y tras una vida laboriosa, muere 
en Entre Ríos a los sesenta y cinco años, rodeado de una quietud muy próxima al 
olvido. Pese a ello, algunos de sus retratos tienen carácter y no están desprovistos de 
interes pictórico. 

(Museo Histórico Nacional). 

Para tener un detalle completo de la vida artística de Gras y su obra, consúltese: Dr. 
Mario César Gras. Amadeo Gras. Pintor v músico. Buenos Aires. 1942. 




396 


CARLOS SEIJO 


Los servicios del Sr. Aguilar a esta República son inmensos. 

No hay impuesto de que él no haya sido contribuyente: 

no hay empresa benéfica o patriótica a que él no haya concurrido 
generosamente con su caudal y sus luces. 

El fue uno de los obreros mas activos de la Independencia y liber- 
tad nacional. .. En Maldonado ejerció todos los empleos administrativos 
y concejiles. Fue diputado por la Provincia Oriental, cuando este pais 
hacia parte de la República Argentina, en la época azarosa de la guerra 
con el imperio del Brasil. 

Senador de la República en dos legislaturas... Pero, a pesar de 
haber servido tantos cargos públicos y de que se prestaba siempre gus- 
toso a desempeñarlos, sin solicitarlos nunca, jamás quiso recibir ningún 
sueldo o emolumento; y los que le pertenecían los cedía en provecho de 
los establecimientos de pública beneficencia... 

La República., si tuviera un panteón para las cenizas de sus hom- 
bres ilustres, las de D.n Francisco Aguilar, deberían ocupar una de las 
tumbas de ese panteón!» (400) 

En el inventario y demás papeles particulares pertenecientes al 
mismo figuraban 2,51 8 documentos comprendidos en 51 legajos. 



Fig. 83 El molino de viento 

El Molino 

El molino de viento (Fig.83), fue fundado en el año 1 81 8. 


(400) «El Nacional». Montevideo. Setiembre 11 de 1840. N B 534. 




MALDONADO Y SU REGION 


397 


Apéndices 
N 9 1 

Real Cédula, Al Governador de Buenos Aires sobre fortificar y 
poblar los dos puestos de Montevideo y Maldonado, y que ejecute lo 
demás que se expresa. Aranjuez, 10 de Mayo de 1723. 

El Rey. Mariscal de campo Dn. Bruno Maurizio de Zavala, mi 
Governador y Capitán General de la Ciudad de la trinidad y Puerto de 
Buenos Ayres... para contener los Portugueses En sus límites. . como 
para fortificar y poblar los dos parajes referidos de Montevideo y Maldo- 
nado, a fin que todo lo q. en los mencionados despachos se Expresa y 
proviene, Ejecutéis y observéis literalmente según tengo mandado; y os 
ordeno y encargo muy particularmente que si en el punto último de forti- 
ficar y asegurar los dos puestos Expresados no ubiereis ya dado princi- 
pio a construir las fortalezas mandadas hazer en ellos, las hagais Ejecu- 
tar prontamente (pues de su dilación se dá tiempo y lugar a los Por- 
tugueses a que ocupen el sitio y terreno, y se fortifiquen haziendose 
mas dificultoso el Empeño y travajo para desalojarlos con la fuerza) y 
que para Ejecutarlas según mas convenga, representéis, y pidáis todo 
lo nezesario al Virrey del Perú a quien doi la orden combeniente para que 
haziendo los esfuerzos posibles para perfeccionar esta disposición tan 
de mi Real servicio, os subministre los Caudales prezisos, y el fomento 
y auxilio de nezesitareis para ello. . 

Del Archivo G. de la Nación de Buenos Aires. División Colonia. Sección Gobier- 
no. Cuerpo XIII. Anaquel 3. Legajo de Reales Cédulas N Q 4. 

N 9 2 


Regulación del costo de cada una de las dos poblaciones, que es 
conveniente establecer en Maldonado y Las Minas, Jurisdicción de Mon- 
tevideo compuesta de treinta casales cada una. 


Un casal su costo 

Caballos cuatro 

Yeguas treinta 

Vacas diez a 

Bueyes cuatro 

Ovejas cincuenta 

Una carreta para cada dos 


Total pesos 


a p.os 

4 

16 

a Rs. 

4 

15 

a pos. 

3 

30 

a pos. 

6 

24 

a Rs. 

4 

25 

a ps. 

60 

30 



398 


CARLOS SEIJO 


Arado uno 

a Ps. 

4 

4 

Azadas dos 

a Rs. 

12 

3 

Achas dos 

a Rs. 

20 

5 

Palas dos 

a Rs. 

12 

3 

Ollas de fierro una 

a p.os. 

7 

7 

Tacho uno 

a p.os. 

3 

3 

Platos de palo dos 

a Rs. 

4 

1 

Idem fuente una 

a Rs. 

12 

1 4 

Idem peltre una 

a p.os. 

4 

4 

Trigo para semilla dos fanegas 

a p.os. 

4 

8 

Maíz una fanega 

a p.os. 

3 

3 

Legumbres una fanega 

a p.os. 

6 

6 


Para cada casal importa pesos 188 « 4 


Total importe de los treinta casales Pesos 53.665» 
Para la conducción y recluta de los 
dichos 13.000» 

Para su manutención un año 23.045» 

Para fabricar iglesia y ornamentos 3.600"’ 

Capellán 3.300» 

Cirujano 3.600» 

Para los ranchos en que han de vivir 3.500» 

Importe de cada población 1 03.700» 


José Joaquín de Viana 

Adq. Mario Falcao Espalter. Archivo General de la Nación. Montevideo. Caja 1 . 
Carp. 8. 


N 9 3 


Razón de las Familias venidas de los, Pueblos de Misiones, para 
la Población de Maldonado, y lo que se les da para su establecimiento. 



MALDONADO Y SU REGION 


399 


Pueblo de Sn. Lorenzo 


Dn. Juan Alberto Caracara 
María Salomé lairú 

Hijos | 

Juan Alberto 
Simphorosa 
[ María Salomé 

Dn. Agapito Paraberá 
Thecla ndiháy 

Hijos | 

[ Agapito 

Ignacio 

Dn. Theodoro Chacovo 
Cicilia Cuñaty 

Hijos | 

< Santiago 

1 Theodoro 

[ María Ignacia 

Lorenzo mboypé 
María Rosa 

Hijos , 

1 María Josepha 

Casimiro Yapuay 
Simphorosa Nangacatri 

Hijos < 

l Luis 

| Praxede 

j Simphorosa 

Viudos 

Bernabé Ti rapará 
Josseph Aruyaré 

| 

\ 

f María Francisca 
1 Simphorosa 
i Ana María 

[ María la Merced 

Viuda Simphorosa Tiarayí 


r 

Viuda María Cuñangatú 

Hijos < 

1 Christiano 

Pedro 

Suelto Bartholomé Guayarí 



Pueblo de Sn. Miguel 


Miguel Jary 
Liberata Cuñaminy 

Hijos i 

^ Juan 

[ 



, Bartolomé 


i 

[ Andrés 

Miguel Jary 
María Manduy 

Hijos < 

1 Teodoro 
i Lucina 

[ Apolina 



400 


CARLOS SE1JO 


Sueltos 


Inocencia Aratiré 
María Manduy 


Los viudos y viudas son suegros y Parientes de los otros: A cada 
familia se les dá treinta Bacas, Treinta Yeguas, seis Cavallos, Dos Bue- 
yes, un carro para cada dos familias, y veinte Obejas. 

Montevideo, 26 de Agto. de 1 757. 

Adq. Mario Falcao Espalter. Arch General de la Nación Montevideo Caja 1 
.Carp, 8. D. 18. 


N s 4 


Noticia de las casas que desde 20 de Octubre de 1773 se han 
construido en este Puestto hasta la presente fha. 

Una de Antonio Mondragon. Sargto. de Drags. 

Otra de 1 2 vs. de largo de Palo a pique, lindando con aquella. 

Andrés Campana. En la misma calle ha construido una casa de 
Palo a pique de 14 vs. de largo, su frente al Norte, calle por medio, y 
esquina con esquina de Dn. Maní, de Rivera, los fondos al Sur despobla- 
dos, igualmte. que por el Este, y por el Oeste, calle por medio esquina 
con esquina con Franco. Portillo. 

Dom.o Antonio Ermida, una de ladrillo cosido, cubierta de texa de 
15 vs. de largo, calle que del Oeste viene a la Plaza, da frente al Sur, 
calle de por medio con los cuarteles, los fondos al Norte, despoblados, y 
por el Oeste calle por medio esquina con esquina con Da. María Cabrera 
y por el leste, despoblado. 

Dn. Gabriel de Basigalupo. En, la Plaza mirando al Norte, una de 
piedra de 1 0 vs. de largo, fondos al sur, de su misma pertenencia, pobla- 
dos, lindando por el lestte y Oeste con Casas suyas. 

Dom.o Folgar. Calle que sale de la Plaza a la Toma, una de adove 
Piedra y Palo a pique, cubierta de paxa, de 20 vs. de largo, mirando al 
Oestte, calle pr. medio y esquina con esquina, de Gerónimo Muñiz, sus 
fondos al leste despoblados, como por el Norte, y por el sur lindando con 
Vicente Cevallos. 

Juan Antonio Fernandez. Una de Palo a pique en la calle que sale 



MALDONADO Y SU REGION 


401 


de la Plaza al leste de 12 vs. de largo, mirando al Norte, y los fondos al 
Sur despoblados, por el Nortte linda con Miguel Anto. Aldaya, y por el 
Sur con la del Baqueano Ramón Delgado. 

Antonio Machado. En la calle que sale de la Iglesia al Norte, miran- 
do al lestte una de Palo a pique calle por medio con Andrés Gómez, sus 
fondos al Oestte despoblados como los costados al Norte y Sur. 


PRINCIPIADAS 


Juan Plá. Edificio en la Plaza, mirando al Oeste una de Piedra de 
12 vs. de largo, lindando por el Norte, con casas de Pedro Jph. Perez, y 
por el Sur calle de por medio esquina con esquina, de Miguel Antonio 
Aldaya, y tiene también edificada una bivienda de lo mismo de 1 0 vs. de 
largo, mirando al Oestte calle de por medio, lindando por el Sur, y Norte 
con sus mismas tierras, y los fondos de todo despoblados. 

Dom.o Angós. Soldado aragon una de 10 vs. 

Rosa Sambrano, otra de 12.. 

Agustín Collado, una de 9. 

Antonio Sambrano, y Acensio Asturada y algunos otros mui a los 
principios. 

Maldonado y Enero 20 de 1775. 


Joseph Igo. de la Quintana 


Sr. Dn. Juan Joseph de Vertiz. 

División Colonia. Sección Gobierno. Maldonado 1775-.76. L. N 9 .0 4. S VI. C. 3, 
p. 3. N 8 5. Archivo G. de la Nación de Buenos Aires. 


N® 5 


4* Partida prozedente del Paquete S. Phe. Neri. 
Julio de 80. 



402 


CARLOS SEIJO 


P B Mal don. B 

Josef García. Magdalena Fuente su mujer. Jerónimo, Andrés, Te- 
resa, hijos. 

Francisco Vázquez. Viudo. Agustín, Matías, Manuela, hijos. 
Francisco Perez Brañas. Francisca Santos, su mujer. Matías 
Alonso. Isabel Ferrera, su mujer. Tirso, Francisca Matilde, hijos. 

Andrés Alonso. Catalina García, su mujer. Estevan, Juan, Manuel, 
Florentina, hijos. Luis Campo, su nieto. 

Antonio Miguel., María Sánchez, su mujer. Juan, Francisco, Pe- 
dro, Juana, (ilegible), hijos. 

Manuel Baquero. María García, su mujer. Manuel, Isabel, Joaquina, 

hijos. 

Manuel Ortiz. María Marcos, su mujer. Baltazar, Agustina,’ hijos. 
Dionisio Rodríguez, Tomasa de la Vera, sobrinos. 

Miguel González. María Martínez, su mujer. Francisca, Dominga, 
Isabel, hijas. 

Domingo del Barrio, viudo. Manuel, Juan, Toribio, Andrés, Antonio, 
Lorenza, hijos. 

Ambrosio Rodríguez. María Bello, su mujer. Josefa, Francisca, 
María, hijas. 

Paulino Baeza. Francisco Corral. Pascual Caballero. Bartolomé 
de Dios. Juan Tercero. 

6- Partida Venidas en la Fragta. N.a Sra. de la Barca 

P. - Maldon. 9 

Juan Fabra. Teresa Pardo, su mujer. Nicolás, María, Manuel, 
Bentura, Juan Br.mé, hijos. 

Agustín Corbo. Isabel Vizente, su mujer. Luisa, Pedro, Fran.co, 
Agustín, Tomás, hijos. 

.Tomás Corbo. Isabel (ilegible), su mujer. (Ilegible), hijos. 

Alonso Benito. Antonia Corbo, su mujer. Eustaquio, María, Irene, 

hijos. 

Josef Borrego. Agustina de Fuente, su mujer. Ana, Josefa., Ma- 
nuel, Inés, hijos. 

Francisco Visénte, María Perez Valero, su mujer murió en 4 de 
Abril. Antonia, Manuel, Francisco, hijos. Filano Alonzo, sobrino. 

Josef Hernández. María Blanco, su mujer. Alonso, Antonio, hijo;,. 



MALDONADO Y 5U KLülON 


403 


Fran co Victora. Josefa Lececa, su mujer. Juan, Ventura, Guillermo, 

hi|os 

Archivo Gral de la Nación Montevideo. Caja 96. carp 3, doc. 75. 


N° 6 

La bahía de Maldonado tiene 3 kilómetros al sur del A. 9 del Molino 
(la turbera) y 2 al noroeste de la extremidad de Punta del Este, la Isla de 
Gorriti. De 1 1/2 kilómetros de norte a sur y de 800 metros en su parte 
mas ancha de este a oeste. 

Entre ella y Punta del Este queda la Boca Chica con fondo de 14 
metros, pero dotada de bancos que hacen su navegación difícil para los 
buques de gran calado, si quienes los dirigen no poseen un perfecto 
dominio del lugar. 

Entre Punta Britos (al noroeste de Gorriti) y Punta Ballena queda 
la Boca Grande, ancha de 7 kilómetros y medio, y es la entrada principal 
del puerto. 

La isla está rodeada por un banco de arena y restingas de piedra 
con fondos muy variables; pues oscilan entre 1 y 5 metros y medio. 

Al S. E. hay una valiza con luz verde a destellos cada 5 segundos, 
visible a 5.500 metros... En torno de Gorriti hay bancos peligrosos, algu- 
nos muy conocidos el de Martín, al S. E., el del Monarca al N. O. de la 
Punta Brito, rocoso y con 7 metros de agua y una valiza a destellos 
blancos visibles a 15.000 metros; el de los Banquitos, piedras también 
valizadas con 3 metros de profundidad, al N. E. de la isla; el bajo del Este 
frente a Punta del Este, donde se han perdido muchos buques; el Banco 
Nuevo y el Banco Silvia al S. de Gorriti. 

Elzear S. Giuffra. Hist.. de la Rep. O. del Uruguay. Montevideo. 1935 pág. 370. 

N Q 7 


El Cabildo de Maldonado a la Junta de Buenos Aires. 

Exmo. señor - Ha recibido este Cabildo con la emoción mas tierna 
los oficios de V. E. de fecha 5 y 7 del corriente, y los adjuntos impresos 
que se acompañan... Maldonado este pueblo expirante, revive hoy en su 
existencia política al impulso de las sabias providencias de V. E. 

La habilitación de su puerto lo hará en breve numerar entre los 
grandes de esta América: sus habitantes la recordarán con ternura: 
bendicirán la mano que les ha protegido.serán sensibles a los testimo- 



404 


CARLOS SEIJO 


nios de protección y liberalidad que se les ha dispensado, y sus repre- 
sentantes después de dar a V. E las mas debidas gracias, le consagran 
y le consagrarán mi homenaje de eterno reconocimiento, de amor y de 
respeto. 

A este fin se ha acordado celebrar una misa solemne con Tedeum, 
iluminar el pueblo en la víspera y día de ella, proporcionar todas las de- 
mostraciones de alegría que permita la estrechez del destino. 

Descanse V. E. en el celo y actividad de este Cabildo, que no omi- 
tirá medio de contribuir por su parte a la ejecución de un establecimiento 
tan importante, que tomará las medidas mas útiles para el fomento de su 
pueblo, seguro de contemplarlas garantidas por un gobierno que cifra el 
desempeño de sus deberes en la felicidad de todos. 

Dios guarde a V. E. muchos años. Sala Capitular de la Ciudad de 
Maldonado y Julio 1 6 de 1 81 0. 

Antonio Jesús de la Fuente. José Inchauste. Vicente Martínez. Ale- 
jo Monegal. 


N 9 8 

«Mui Señor mío: La adjunta noticia instruirá a V. S. de la Artillería 
que existe en cada destino de los de esta Comandancia con la expresión 
de su calibre, y de estar en disposición de meterla en batería para hacer 
fuego siempre que conbenga, según se sirve V. S. prevenirme en fecha 
26 de febrero próximo pasado. 

Nuestro Señor guarde a V. S. muchos años. Maldonado 5 de Mar- 
zo de 1 775. 

(fdo.) J.n Mig.l Febrer 


Destinos 


Calibres 

16 12 8 6 4 3 2 


En la isla 


( Sn Juan 3 3 

Las Animas « « 

San Fran.co 1 1 

S.n José « « 


« 

« 

« 

« 

« 

« 

« 

« 

4 

« 

« 

4 

« 

1 

« 

« 

« 

4 

« 

« 


( Punta del Este « 
Pólvora . 

Aguada.... « 


« 3 « 
6 « « 
« « « 


« 

« 

« 

« 

« 

« 

« 

« 

« 



MALDONADO Y SU REGION 


405 


En este puerto de servicio de Bronce 
En la guana de la Isla p.a aviso inútil 
En la Punta del Este ydem 


« 

« 

« 


« 

« 


10 


« 

« 


« 

1 

1 


« 

« 

« 


« 

« 


Cañones de Bronce 


De Serv.o Med.no Comp.on 


Inútil 


Del calibre de a 2 


Cañón de Fierro 


Del calibre de a 16 

id. de a 12 

Id. de a 8 

Id. de a 6 

Id. de a 4 

Id. de a 3 


4 

10 

3 

4 

5 
5 


« 

« 

« 

« 

« 

1 


« 

« 

« 

« 

« 

« 


« 

« 

« 

« 

« 

« 


Archivo General de la Nación. Buenos Aires. División Colonia. Sección Gobier- 
no Maldonado. Legajo N 9 4 Años 1775 - 1776.S.6. C. 3. A. 3. N. 9 3. 


N 9 9 


Instrucción que deberá observar el Comandante de las Lanchas 
Cañoneras, Capitán de Fragata graduado ,Dn. Fran.co Xavier de Viana, 
destinadas al apostadero del Puerto de Maldonado para los fines que a 
continuación se expresa en los Artículos siguientes. 

1 ) Llevará a su orden las cuatro Lanchas Cañoneras nombradas 
Reyna Luisa, Estremeña, Castellana y Porteña mandadas por los Te- 
nientes de Navio D.n Ramón Villegas, D.n Josef de Llanos y D.n Pedro 
Calle, a quienes prevendrá el orden, método y disciplina que ha de obser- 
varse en el Puérto de Maldonado para conseguir la instrucción completa 
de la gente, en el uso de la bala roxa, guardando en los ensayos que se 
hagan de ella todas las precauciones imaginables para impedir un des- 
graciado acontecimiento. 

2 9 ) El objeto de estas Lanchas ha de ser principalmente el de si- 
tuarlas en paraje seguro del Puerto, y en disposición de salir sin pérdida 
de instante a batir qualesquiera buque enemigo, o reconocerle si las cir- 



406 


CARLOS SE1JO 


cunstancias del tiempo, u otras imprevistas lo permitiesen. 

3 9 ) Procurará el Comandante concertar sus operaciones en caso 
de atacar los enemigos por mar o tierra a aquel Puer to, con el Coman- 
dante Militar de Maldonado acordando entre sí quando combenga aque- 
llas disposiciones que afianzen el mejor servicio del Rey, y la gloria de 
sus R.s armas; a cuyo fin se franquearán mutuamente las noticias y los 
auxilios necesarios para el efecto. 

4 9 ) Se hará un particular encargo a los Comandantes de las Lanchas 
para que procuren tratar a la tripulación de cada una, de tal modo que 
sirva con gusto, inspirándoles aquel entusiasmo y amor a la gloria, fácil 
de conseguir con el agrado. 

5 9 ) En el caso de que una expedición enemiga ataque el Puerto de 
Maldonado, el Comandante de las Lanchas procurará inmediatamente 
situarse, sostenido de las baterías o de tierra o de las Isla de Gorriti, en 
tal forma que pueda batir con bala roxa, principalmente a los Navios y 
buques de gue rra, observando si será esto preferente o que ofrezca 
mas ventajas, que acudir al parage donde intenten hacer el desembarco. 

6 9 ) Se aprovechará la ocacion de los chasques que despache para 
aquí el Comandante de Maldonado por los quales me comunicará todas 
las novedades y ocurrencias que hayan sobrevenido en objetos maríti- 
mos, proponiéndome las ideas o pensamientos que se ofrezcan al Co- 
mandante de las Lanchas para el mejor servicio del Rey, pues las cir- 
cunstancias y conocimientos del lugar le pondrán en estado de discernir 
con acierto en estas materias. 

7 9 ) Así mismo combinará con el Comandante de Maídonado sobre 
el modo de establecer una Vigía en parage oportuno y ventajoso por su 
altura y mediación para que puedan hacerse las descubiertas a el mar a 
un orizonte de bastante distancia: y por si acaso el S.or Virrey de estas 
provincias resolviese fabricar unas buenas Vigías que deba servir p.a 
en todos tiempos, convendrá el formar un plan sobre este proyecto, 
acompañado del presupuesto de gastos p.a costearle las noticias que 
conbengan para resolverse con acierto. 

8 9 ) Todos los Comandantes de las Lanchas tendrán un 
especialisimo cuidado en la conservación de su gente, atendiendo a que 
se moje sin necesidad y que descanse en la noche debajo de prudencia, 
precaviéndola de los relentes y del frío advitrando aquellas providencias 
ulteriores que asegura estos fines tan atendibles de parte del que man- 
da. 

Montevideo 21 de Junio de 1797. 

Joseph de Bustamante y Guerra. 



MALDONADO Y SU REGION 


407 


N Q . 10 


Representación del vecindario de Maldonado sobre reclamación 
de varias medidas al Gobierno, en protección de este pueblo. 

El abandono de la Isla de Gorriti en las presentes circurstancias 
han llenado de desconsuelo y confusión a este vecindario, y se teme y 
con razón entregado al enemigo en el momento que se presentan para 
invadirnos. 

Esta determinación, que según voces ha salido de la junta de Guerra 
de Montevideo ha dimanado de un oficio del comandante de dicha isla 
Dn. Bernardo Lorenzo Morgado al Sr. Gobernador de aquella plaza de 
Montevideo haciéndole presente que no podrá defenderse con los 100 
hombres de la dotación, le hacía responsable de las resultancias. 

Con este principio sin tomar otros informes y sin ordenar a la refe- 
rida isla un refuerzo de 200 hombres más, con los cuales habría queda- 
do suficientemente guarnecida, hemos visto con admiración dicho aban- 
dono. 

Este se ha ejecutado con tanta actividad que habiéndose recibido 
la orden el viernes 18 del corriente, se dió principio el siguiente dia 19 al 
desembarco de los útiles, habilitándose los dias festivos; y con tanta 
priesa en desocupar la. isla, que más ha parecido fuga precipitada, que 
orden meditada y comunicada, todo lo cual ha aumentado el desconsue- 
lo a este vecindario. 

Esta exactitud ha causado así mismo tanta admiración y descon- 
suelo como la misma orden, porque no debiendo ignorar la situación de 
la isla de Gorriti y el fuego de sus baterías con las de la costa firme, 
todos los puntos de esta, la condición del fondeadero y lo demás consi- 
guiente. 

Abandonar la isla de Gorriti es abandonar igualmente al puerto; y 
dueño el enemigo de uno y otro será cuando quiera de la costa firme, del 
puerto, del pueblo. . . y de todas las costas. 

Abandonada como está la isla de Gorriti, son inútiles las baterías 
de la costa firme, porque si se apodera el enemigo de aquella, en el 
momento será dueño del fondeadero y Punta del Este. 

No se ignora en este vecindario la indiferencia y aun desprecio 
con que se habla en Montevideo, de Maldonado cuando se trata de los 
puntos de defensa y de interés. Se dice que este es un pueblo pobre: 
que importa poco se pierda, porque en este caso sería inmediatamente 
arrojado al enemigo: Que debe atenderse con preferencia Montevideo a 



408 


CARLOS SEIJO 


Maldonado, ya por la opulencia de aquella ciudad como por la situación 
de mas interés: que las poquísimas fuerzas que hay aquí deberían ir a 
Montevideo y que hasta el Tren Volante de artillería debería hacerse 
regresar por la gran falta que hacen allí los 24 artilleros empleados en él, 
lo cual según noticias, no ha faltado quien esto haya propuesto en la 
Junta, de Guerra: Que Maldonado en nada auxilia de víveres a Montevi- 
deo, y por este tenor otras expresiones dirijidas todas a que el gobierno 
forme de este pueblo y punto un concepto de muy poco o ningún interés 
para el estado. 

Maldonado es un pueblo pobre y Montevideo rico y opulento. Es 
verdad, pero la opulencia de Montevideo no la ha adquirido por sí solo. 
Maldonado y su jurisdicción han contribuido en mucha parte porque cómo 
pasivo y dependiente en sus consumos y productos del mismo Montevi- 
deo, adonde le es forzoso acudir para sus compras y ventas, haciéndo- 
las de segunda, tercera y a veces cuarta mano; al paso que este pueblo 
por precisa consecuencia jamás medra, ni medrará mientras se man- 
tenga en esta especie de pupilage... 

Sus propios habitantes de Maldonado estiman tanto sus míseros 
ranchos de paja y ordinarios muebles como el mas rico de Montevideo 
de sus tesoros... y tienen derecho a reclamar del Gobierno que los am- 
pare poniéndolos a cubierto del enemigo y el Gobierno es de esperar los 
atenderá... 

En estas críticas circunstancias ha tenido noticias este vecindario 
que el enemigo tiene habilitada en Buenos Aires una expedición de 1 500 
hombres con los cuales se temen los de Montevideo ser invadidos; pero 
acá con mas razón presumimos que tan pocas fuerzas para aquella 
plaza, se dirijan mas bien a nosotros auxiliados por los dos oficiales que 
se recogieron en Santa Teresa, y fueron aqui testigos de nuestro mal 
estado de defensa... y la verificará mas pronto si sabe el abandono de la 
isla de Gorriti, que no tardará en saberlo. 

Que el S.r Gobernador de Montevideo se sirva atender al amparo 
y defensa de este punto, sus vecinos, campaña y costas, proponiéndole 
que la isla de Gorriti vuelva de nuevo a fortificarse, que además de los 
1 00 hombres que tenía de dotación se refuerze con 200, y que se refuerze 
también la guarnición de esta plaza con 400 a 500 hombres más y al- 
gunos oficiales veteranos y de disposición militar. 

Nicolás de Arredondo en el año de 95 y 96 en que se solicitaba se 
fortificase este puerto e isla a. causa de una guerra que amenazaba, y 
dicho Sr. Exmo. ha contestado dando las gracias a este vecindario y 
Cabildo. 



NALDOriADO Y SU REGION 


409 


Suplica a V. S. su vecindario. Maldonado 27 de Julio de 1806. 
Arch. G. de la Nación. Montevideo. Libro 289 p. 106. 

N Q 11 


A las 1 0 de la mañana del 29 de Octubre de 1 806 dió parte el piloto 
de la vigía al Com.te de la plaza D. Juan José Moreno, de siete embar- 
caciones a la vista que venían del oeste en popa para el puerto, con 
viento favorable, mar bella y a toda vela, y desde luego se distinguieron 
un navio y dos fragatas de guerra, que venían delante con embarcacio- 
nes menores pr. sus popas, sucesivamente se dio parte de más buques 
hasta el n.o de trece, siguiendo el mismo rumbo. 

Las dos fragatas fueron las primeras a entrar dentro de puntas 
dirigiéndose al paraje, y costa del molino, que está situado entre la bate- 
ría de la Aguada y una punta de piedras antes de llegar a la Ballena: y se 
atracaron muy a la costa en donde fondearon al medio día muy cerca a 
la playa, y se acoderaron. 

El navio se fondeó mas afuera, y sucesivamente los de mas bu- 
ques iban entrando, y fondeados en donde les permitía la bordada. Des- 
de luego se vieron muchas embarcaciones menores en el agua carga- 
das de gente, dirigiéndose a la playa en donde iban desembarcando bajo 
de los fuegos de las dos fragatas acoderadas: que no tuvieron necesi- 
dad de disparar un cañonazo ni tiro de fusil porque no hallaron oposición 
alguna a pesar de que las dos fragatas referidas estaban a tiros de la 
batería de la Aguada; que tenía 60 hombres de dotación con 4 cañones 
de a 24; y después se supo que queriendo Dn. Manuel Faxardo, 
subteniente retirado de las milicias de artillería de dicha plaza hacer fue- 
go con la gente destinada allí, se opuso con espada en mano el teniente 
de Infantería 

Dn. Juan Carbajo comandante que era de artillería de la Plaza. 

Desembarcados que fueron los ingleses a las 5 de la tarde ya 
vinieron para el pueblo atravesando los médanos sin hallar oposición. 

Media hora antes de ponerse el sol salió nuestra gente de la plaza 
de Maldonado en número de 220 hombres poco mas o menos, al mando 
del capitán de Blandengues Dn. Miguel Borrás con el correspondiente 
tren volante de 4 piezas al cargo del súbteniente de artillería D. Francis- 
co Martínez, y todos con el mayor espíritu marcharon y se colocaron 
arriba del primer médano de arena, que está situado al oeste de la ciu- 
dad en su arrabal, a tiempo que ya los enemigos se descubrieron su- 
biendo el médano más alto que los cubría a distancia de tiro de fusil de 



410 


CARLOS SEIJO 


los nuestros. En este estado se acercó el oficial de la vijía en donde se 
hallaba el comandante de la plaza a pié (y del piloto del vijia desde el alto 
de ella les daba la noticia de la marcha y evoluciones de los Militares.) 
haciéndole presente que las cureñas del tren se hallaban enterradas en 
la arma hasta los ejes; y que en esta disposición no solamente no podía 
hacer uso de la artillerfa, sino que la iba a perder, sino se le auxiliaba 
inmediatamente con la gente para sacarla y colocarla en terreno firme, 
que según su parecer; y la situación de los enemigos era defender el 
pueblo si fuere posible colocando una piesa al pie de la torre, y las de- 
más en las boca calles por donde podrían entrar. 

Habiéndose conformado el comandante de la plaza con este pare- 
cer se sacaron con mucho trabajo los 4 cañones del tren de la arena, y 
luego se retiró nuestra gente hacia la torre en donde se desmontó toda 
ella, haciendo fuego al enemigo con el obús y fusilería y en este estado 
se dividieron los ingleses en tres columnas, atacando la una a la gente 
del pie de la torre y a la de su altura, que también le hacían fuego, y las 
otras dos atacaron por las dos calles que entran a la plaza adonde esta- 
ban colocados los tres cañones en sus boca Calles. 

El númeroero de los enemigos era muy superior a los nuestros, 
que se defendieron con mucho valor hasta que se vieron precisados a 
trepar en la iglesia nueva, otros en las asoteas del ministro, otros en el 
cuartel y en otros parajes hasta que se rindieron como a las 8 de la 
noche después de estar el enemigo en la plaza. 

De los nuestros murieron dos oficiales D. Manuel Hernández Are- 
na y D. Vicente Cortés, este último en el patio del Ministro al bajar de la 
azotea, y seis voluntarios de la caballería, quedando prisioneros ocho 
oficiales y sesenta y ocho soldados, y de los ingleses murieron de trein- 
ta y siete a cuarenta. 

Siendo de advertir que en toda la acción no se hizo bandera algu- 
na en la torre; y el generál inglés dijo después que había suspendido la 
marcha haciendo alto en el médano mas elevado, espérando una ban- 
dera o parlamentar antes del ataque para capitular; pero que no le quedó 
otro arbitrio que el de ganar el pueblo por la fuerza, sin poderse contener 
su tropa en el saqueo que hizo de tres dias. 

Por no haber capitulado los jefes y que estos se retiraban con sus 
familias salieron a pié sin mas que lo encapillado, huyendo y 
encaminándose a la villa de Sn. Carlos, a donde pasaron la noche en 
medio de llantos y gemidos que era una compasión y también en la mis- 
ma noche se retiraron a la citada villa de Sn. Carlos, el comandante 
militar, el ministro de hacienda y demás oficiales y resto de tropa con 
sus familias y los dos cañones del tren, con lo que se concluyó el día 29. 



MALDONADO Y SU REGION 


411 


Relato por un vecino honrado de Maldonado que vió y presenció 
todo lo acaecido y caminó a pié en dicha noche con su familia hasta la 
villa de San Carlos. 

Papeles de Andrés Lamas. Arch. G. de la Nación. 


N 8 12 

«Numismática - Para ayer estaba anunciada la venta en remate, 
en Buenos Aires, del valiosísimo monetario formado en esta capital por 
el señor Pigneira, ex - propietario del teatro San Felipe. 

Consta de 3,400 piezas de cuya variedad y mérito dan idea estas 
líneas de un colega argentino: 

«Contiene monedas antiquísimas, griegas y romanas anteriores a 
la era cristiana, monedas del Japón, China, Siam, ejemplares casi úni- 
cos de monedas acuñadas en los estados Sud - Americanos cuando se 
hallaban bajo el dominio de España, pesos mejicanos acuñados bajo la 
dominación de Iturbide y de Maximiliano, zequíes moriscos acuñados 
en Granada, colecciones completas de las monedas de oro anteriores a 
la época moderna de Francia, Portugal, Inglaterra y demás estados prin- 
cipales de Europa; monedas españolas de plata que no pesan menos de 
medio quilo y del tamaño de un plato de postre, algunas de las cuales 
son verdaderas maravillas de ejecución artística, la colección completa 
de las monedas acuñadas bajo el papado de Pió IX, y mil y mil piezas 
mas, curiosas todas, aun las de la época reciente; que son las menos, 
por la escasez de los ejemplares de ellas que fueron acuñadas». 

«El Siglo». Montevideo, 19 de Enero de 1888. 

N 8 13 

«Que el lugar que ha de ocupar cada pabellón es de 1 1 varas, 1 
pié y seis pulgadas de largo de las que se le darán, a la sala 4, y las 
restantes separando el grueso de los muros se distribuirán por igual en 
cocinas y dormitorios. El que ocupa la habitación del Comandante es de 
17 varas 1 pié y 6. pulgadas, las que se deben distribuir con la misma 
proporción que en los pabellones, a excepción de la sala que debe ser 
mayor como se manifiesta y podrá todo arreglarse según el plano de- 
biéndose trazar la obra o repartirla antes de principiarla a fin de que que- 
de bien distribuida. 



412 


CAKLOS sujo 


Que los muros que dividen los pabellones uno de otro deben ser 
del grueso del largo de un ladrillo; y los demás del ancho del mismo 
ladrillo, y que en cada cocina al lado del fogón, debe haber su letrina con 
su conducto a la calle donde se hará un pozo para la inmundicia. 

Notas del plano de Agosto 23 de 1793. Museo Municipal. Montevideo 

N 9 14 

«En la Ciudad de Sn Fernando de Maldonado, a los dos dias del 
mes de Mayo del año de mil setecientos ochenta y siete; Habiendo el 
actual S.r Alcalde Ordinario de esta Ciudad y su Jurisdicción, dispuesto 
se hiciese, Junta de los Señores Capitulares, para efecto de acordar, 
sobre la festividad del S.to Patrón, S.n Fernando, estando todos juntos 
en esta Sala Capitular, de n.ro Ayuntam.to se determinó lo siguiente. 1 . 9 
Que se reconosca por patrón de esta Ciudad, a S.n Fernando, dia treinta 
de Mayo, y que este dia sea de Presecto en esta Ciudad y su Jurisdicción. 
2 .- En este Dia se diga Misa solemne, y Capitular con sermón. 3. 9 Que 
se haga, y juntamente se bendiga para esa Seremonia, un estandarte de 
damasco, y que en su centro se coloque, el retrato de N.tro Soberano 
D.n Carlos tercero, que Dios g.de. 4. 9 Que n.ro Alteres R.l deberá llebar 
este estandarte tanto la bíspera del S.to en el Paseo, cuanto el Dia mis- 
mo a la Iglesia; y hasta bolverlo a dejar en este Cabildo, con la mayor 
solemnidad, y Comitiba q.e sea posible. 5. 9 Que se pida al S.or Com.te 
de las Armas d.ho estandarte, y así mismo que se sirva d.ho S.or man- 
dar a los Ofisiales de Milicias lo acompañen ocupando cada uno su res- 
pectivo lugar. 6. 9 Que n.tro S.or Alcalde nombre para d.ho acompañam.to 
a los becinos mas acredores, viendo siempre al primer objeto, los que 
ayan sido Capitulares en este Cabildo. 7. 9 Que se nombre un director 
que tenga el quidado de que todo baya con la mayor autoridad, y arreglo 
y que este sea el que n.tro Alcalde alie mas sufisiente». 

Archivo G. de la Nación. Montevideo. Libro 269. p 88. 


N° 15 

Suscripción que se abrió por los comisionados para la obra de la 
iglesia autorizados por el Cabildo de ésta ciudad. 



MALDOMADO Y SU REGION 


413 


a saber pesos reales 


Dn. Gerónimo Pío Bianqui 675 

Dn Juan Jackson 102 

Dn José Rodríguez 100 fanegas a 
entregar durante la obra de la 

iglesia a 12 rls.. 150 

Dn José Olaverri 50 ps.- los 25 en el 

presente año y el resto durante la obra 

de la iglesia en la mejor forma que le 

sea posible pagar. 50 

Dn Manuel Cabral 1 00 ps durante la obra 1 00 

Dn Mariano Oribe 100 ps. en acarreos de 

arena y ladrillos durante la obra 1 00 

Dn Juan Susviela ofertó 76 ps. en maderas 

de barco que entregó 76 

Dn Gavino Fresco 100 ps en dinero 

durante la obra. 100 

Dn Vicente Martin ofertó 50 ps. a entregar 

en el presente año 10 ps. y el resto durante 

la obra como le sea posible 10 

Dn Pedro Cuvelo 50 ps en acarreos de arena y 

ladrillos 50 

Dn Juan Formoso 16 ps. a entregar 4 

para cada año durante 4 años. 1 6 

Dn Francisco Calamet 25 ps. en la 

mejor forma posible 25 

Da. Josefa Puentes Revillo 100 ps. en 

jornales durante la obra 1 00 

Dn Romualdo Ximeno una muía 

mansa considerada en 16 

Dn José Inchausti el valor de 400 ps 

considerado en los jornales de un criado 

permanente durante 4 años en que siga la obra 400 

Dn Santiago Cantera 25 p en 

acarreos de arena y ladrillos 25 

Dn Alberto Camino 1 50 ps en ladrillos (1 0.000) 1 50 

Dn José Riibeyro 34 ps en efectivo 34 

Dn Angel José Nuñez 25 ps en jornales 
de sus criados 25 



414 


CARLOS SE1JO 


a saber pesos reales 


Dn Juan Antonio Ferrer ofertó 32 ps 
durante 4 años a 8 ps en cada uno 32 

Dn Cayo Aparicio 25 ps. en plata 25 

Dn. Juan Manuel Acosta por dos meses 
un criado albañil. 

Dn José Pintos Gómez 100 ps en 

dinero durante la obra 1 00 

Dn Manuel Nuñez Fagundes 100 ps. 

en acarreos, jornales durante la obra 100 

Dn Francisco Figueroa ofertó por sí y 

su señora 150 ps a entregar en el presente 

año 75 ps. y el resto el siguiente. 150 

El dicho señor 2 palos de barco 

considerados en 20 Ps.. 20 

Así mismo 60 días en jornales personales 30 

Dn. Tomás García 8 4 

Dn Fernando Pelayo 4 ps para 

ocho días un peón 4 


$2,723 «4 

Maldonado. Agosto 31 de 1824. 
Juzgado Letrado Departamental de Maldonado. 

N Q 16 


Cuenta de varios gastos que se han echo para la Función del San- 
to Patrono San Fernando, por disposición del Señor Mayordomo Dn. 
Francisco José Aguilar; cuya Fun ción se hizo el 30 de Mayo y el 26 de 


Diciembre de 1841. 

Alquiler de alajas ornamentos y floreros del 
Santísimo 6. 

id. de todas las flores y dos velas grandes de 
la virg.n del Rosa.o 5. 6 

2 % v.s punto blanco ancho á 8 r.s - 2. 6 

1 % id. madrás á 1 - 175 

3 Papeles de alfileres á 2 1/2 r.s - . 7.50 

1 v.a sinta de gasa ancha en 2 1/2 r.s - . 2.50 



MALDONADO Y SU REGION 


415 


2 r.s de insienso - 2. 

Pagados a Juan de la Cruz por convidar al 

vecindario y incendiar varios fuegos 12 r.s. 1 4 

íd a Manuel Fresco por los repiques y por 

incendiar varios fuegos en la 

Torre de la Iglesia 12 r.s 1 4 

Id. á Silverio por encender toda la sera en la Iglesia. 6 

Importe de la cuenta que ha pasado el 

Teniente cura D.n José Betolaza, treinta pesos - 30 

El Sermón q.e predicó el S.or Cura de Rocha 

Fr. Manuel Rivero - gratis - 

La compostura de la Iglesia que hicieron 

las Señoras madre política, y Esposa de Pintos -gratis. 


$ 49. 7.75 

Es el importe de la presente cuenta quarenta y nueve p.s con siete 
reales y setenta, y sinco centavos. Ha de agregar el Señor Aguilar a 
esta misma cuenta lo q.e haya pagado por dos arrobas de cera labrada, 
una caja de flores, el importe de las cortinas de damasco de lana, y 
cenefas de madera en las ven. de la Iglesias, dos candeleras grandes 
de madera, la música y los cantores de Sn. Carlos, igualm.te el costo de 
todos los fuegos. 

Maldonado 10 de Enero de 1842. 

Como encargado del Sor. Aguilar. 


José Pintos Gómez 


Juzgado L. Departamental de Maldonado. 


N Q 17 


El Parque Miramar del Sr. Ambrosio Gómez (hijo) se encuentra 
ubicado contiguo al del Sr. Burnett. Sus primitivas plantaciones datan 
del año 1 900 y el establecimiento está subdividido en dos fracciones. 

La primera de una superficie aproximada de 20 h.s., de las cuales, 
salvo unas 4, plantadas con eucaliptos variados. El resto está totalmen- 




416 


CARLOS SEIJO 


te cubierto de pinos. 

Pudimos admirar al rededor de 2.000 pinos marítimos de 8 años 
de edad, de seis metros de altura media. El pino pinea está representado 
por 2.000 ejemplares y además unos 1 .500 que denominan rastrero. 

En la segunda fracción compuesta de 30 hs., en el año 1905 se 
plantaron 2.000 pinos marítimos; y hasta el 1909 al rededor de 40.000, 
llegándose a conseguir en todo ese periodo un éxito de 25.000 prendi- 
dos. 

El doctor Román Bergalli en una década transforma 30 hs. de 
médanos y bañados permanentes en hermosas agrupaciones de varia- 
das esencias florestales. 

Chácaras del Rincón de San Rafael. Dodera y Rodríguez, 5.000 
eucaliptos de 1 a 4 años y 8.000 pinos de 1 a. 4 años. Antonio D. Lussich, 
1 8.000 eucaliptos de 4 a 5 años; Enrique G. Burnett, 2.000 id.; Thomas y 
Plaza 12.000 pinos de 2 años, 20.000 de 1 año, 4.500 eucaliptos de 9 
años, 4.100 id. de 2 años; Manuel Gorlero, 2.000 pinos marítimos, 10.000 
álamos. Camilo Walteiy 6.000 eucaliptos de 4 a 6 años, 600 pinos de 2 
años. Fabini y Superviene, 5.000 eucaliptos de 5 a 6 años, 8,000 pinos 
de :3 años, 4.000 id. de 1 año. Las chácaras de los Sres. Chiossi y 
Stagnaro y las numeradas 1,2,3, 4, 6, 7, 8 y 9, contienen cada, una de 
ellas más de 1 .200 eucaliptos globulus que en la actualidad cuentan 8 a 
9 años de asiento. 

El Sr. Francisco Mancebo asociado a los Sres. Milans, Giuria, 
Queirolo, Restaño, Mondino y otros, ha. adquirido una importante frac- 
ción de tierras arenosas ubicada dentro del ejido del pueblo para dedica- 
rías a plantaciones de arboledas. 

Habiendo plantado en estos últimos años, alrededor de 16.000 pi- 
nos marítimos y 7.000 eucaliptos. Llámase «Sociedad Pinares de Mal- 
donado». 

«La Propaganda». San Carlos, Julio 7 de 1909. 

N 9 18 


Paloma 

Son dos islas muy cerca de tierra, una se llama de la Paloma y 
otra de la T una. La primera tiene pasto y es baja, tendrá un área como de 
6 cuadras y es casi redonda. 

La segunda es chica, baja y tiene un tunal. 



MALDOriADO Y SU REGION 


417 


Entre ambas y la costa se forma el puerto llamado de la Paloma, 
completamente resguardado. Su entrada está frente al océano y la for- 
ma un canal que divide las dos islas. No produce lobos. 

Polonio 

Son tres islas: I a . «La Rasa», su area como de tres cuadras es 
seca, superficie de arena y piedra, separada de la costa como quince 
cuadras. 

2. a «La Encantada», separada de la anterior como de ocho a diez 
cuadras, y de tierra media legua; su tamaño es como de siete cuadras, 
sin ninguna vegetación ni agua y es de pura piedra. 

3. a Es un islote separado de tierra una legua y de las anteriores 
como media legua. Su tamaño, como de media cuadra cuadrada y su 
estructura es un cerro de piedra sin vegetación. En todas hay lobos. 

Castillos Grande 

Son dos islas: I a . «La Isla Seca» dista de la costa cinco o seis 
cuadras. Su tamaño es como de cuatro cuadras cuadradas, alta y rasa, 
con poco pasto y sin agua. 

2. a «La Isla del Marco», llamada así por tener en frente en la costa 
un marco que a veces se tapa y destapa con las arenas. Dista de tierra 
como una legua, es alta, rasa, sin vegetación y sin agua. Tienen lobos. 

Coronilla 

Son dos islas. La mas cercana a tierra se llama «Isla Grande». 
Dista de la costa una legua y tiene pasto y agua. 

La otra es el «Islote de la Coronilla», dista de la anterior diez cua- 
dras y su tamaño es de dos cuadras cuadradas; no es muy elevada y la 
superficie es de piedra y arena. En las dos anidan lobos. 

Memoria de la J. E. A. de Maldonado del año 1874. 

N 2 19 

Teatro. 

El viernes 20 de Febrero de 1829. 

Gran Función a beneficio de Joaquín Culebras y Juan M. Velarde. 



418 


CARLOS SEIJO 


En celebridad del triunfo de Ituzaingó y después de una brillante 
sinfonía se cantará la nueva canción patriótica del Estado de Montevi- 
deo. 


En seguida el Sr. Velarde recitará una alocución nueva en elogio 
del día y de los Bravos Vencedores. 

Después de la cual se representará la interesante comedia nueva 
en un acto titulada: 

E. E. Lord Wellington triunfante o sea La Batalla de los Arapiles y 
destrucción de Marmont. 

Terminará la función con un divertido sainete. 

Tal es la función que los interesados tienen el honor de ofrecer al 
respetable público de Montevideo y si merece su aprobación, nada les 
quedará que desear. 

A las ocho y media. 


Arch. G. de la Nación. Ministerio de Gobierno. Montevideo, 1829. 

N Q 20 


Hé aquí la relación del primer año de los gastos y quebrantos, 
ocasionados en los aprestos hechos para la faena de la matanza de 
Lobos; como así mismo el resultado de ella, para que en su consequencia 
se tenga consideradon por concepto a los perjuicios que se hacen de 
manifiesto. 

Por 4.010 p.s corrtes. a que me he constituido 

satisfacer a la Real Hacienda por cada uno de los 

tres años en que he celebrado el Remate 4.010 Pesos 

Gastos y perjuicios sufridos 
Pesos rls. 


Por 70 barriles nuebos comprados con el 
objeto de conducir el aceite de los Lobos 
a la Punta del Este a 3 ps 


216 « 1/2 « 



MALDOMADO Y SU REGION A . n 

Por 47 Pipas arqueadas a fierro bien 

acondicionadas p.a recibir el Aceite que 

conducían los Barriles a 8 ps 387 « 21/2 « 

Pol 62 idem idem sin estar 

compuestas a 18 rs 143 « 5 1/4 « 

Por 20 fanegas de sal a 33 1/2 ps 70 « 

Por 100 cueros de Baca pa. hacer 

Barracas o habitaciones Pa. los faeneros 

y otros menesteres a 4 rs. cada uno 51 « 4 « 

Por 42!4ps.costo de la Lancha en reparar las 
averías qdo. se fuá a la playa 42 « 4 « 

Por 36 pesos del rejón y amarra que perdió 

en dicho naufragio 36 « 

Por 20 ps. costo de llebarla por mar 

desde este puesto a aquel destino 20 « 5 « 

Por 4 fanegas de cal pa. para reparar 
los techos de los almacenes del Rey 
en la Punta del Leste a 14 rls 7 « 1 3/4 « 

Por 3 Jornales del Maestro albañil 

a14rs 5 « 2 « 

Por 5 fanegas de porotos blancos 
a 5 ps 25 « 6 1/4 « 

Por 8 arrobas de Yerba mate a 5 ps 40 « 

Por 2 puertas con sus Herrajes 

correspondientes pa. los 

almacenes a 1 1 ps 22 « 

Por 2 Bentanas idem pa. idem a 5 ps 10 « 



420 


CARLOS SEIJO 


Por 41 fletes a la Punta del Leste para 

conducir desde el Pueblo, toda la 

Pipería, víveres y cueros a 2 ps 82 « 

Por 28 Quintales de carne salada a 

20 rs 70 « 

Por 24 Reses de carne fresca a 13 rs 36 « 

Por 40 y 2 quintales de galleta a 9 rs 375« 31/2 « 

Por 16 Sacos enque estaba 

ensacada a 4 rs 8 « 

Por Un bote nuevo que se perdió 

con todos los útiles 463 « 

Por 6 onzas de oro por la condución 
por mar de loscueros salvados 

en Maldonado a este Puerto 103 « 5 « 

Por 30 pesos gastados en el 

Desembarque y acomodo de ellos 30 « 


Por 4 meses de sueldos 
a 6 marineros a 10 ps 
Id. al Patrón a 17 ps 
Id. al cocinero que les 
hacia la comida en la 
Punta del Este a 9 ps 

Por 4 meses de sueldo al capataz que dirijía 


los faeneros en la isla a razón de 20 ps 80 « 

Por Id. id. a un cocinero a 12 ps 48 « 

Por Id. a dos qe. frehían la grasa de los 
Lobos a 1 2 rs 96 « 


247 «2 \ 

70 « 1/2 I 

\ 354» 3 1/2» 

37 « 1/2 ) 



MALDONADO Y SU REGION 


421 


Por 2565 rs. pagados a 
razón de medio real por 
cada uno de los 5, 1 20 
cueros Dulces que 
hicieron losfaeneros 
Por 1.015 id pagados a los 
mismos a razón de un 
real por otros tantos 
cueros que se salaron 

Por 2 piedras de Afilar con sus cajones y 
cigüeñales una en la Isla y otra en 


tierra a su costo 25 « 4 « 

Por2 ollas de fierro en 12 « 


3310 « 4 « 

Importe del Remate y Desembolsos 

Pesos ctes 7320 « 4 « 


Razón de los veneficios del Remate. 

5120 cueros Dulces qe. se 
podrían vender a 4 rs 
1015 cueros salados a 5 Vz rs. 

Pérdida qe. se experimenta 
ps. corts 

Montevideo Dbre. 5 de 1812. 

José Gestal. 

Escribanía de Gobierno y Hacienda. Montevideo. N e 129. Año 1811 p.63. 





422 


CARLOS SEIJO 


N e 21 

Ministerio de Gobierno Convocatoria 

Montevideo. Enero 7 de 1 836 

Aproximándose el dia 16 de Febrero designado por el Código para la 
apertura de las Sesiones del Cuerpo Legislativo, el Gobierno con arreglo 
al arto 82 del mismo, ha resuelto circular y publicar lo convocación de 
los Sres. S. S. y R. R. de ambas C. C. para el mencionado día, y a este 
efecto, el infrascripto tiene la satisfacción de dirigirse al S.or D.n Fran- 
cisco Aguilar Senador por el Departamento de la Colonia exitandolo al 
cumplimiento de este deber, y con él, a los que constituyen la honorable 
misión que le han confiado los Pueblos comitentes. 

Le es grato al infrascripto aprovechar esta oportunidad de saludar al 
S.or Senador a quien se dirige con la consideración mas distinguida. 

Francisco Llambí 


Al S.or Senador D.n Francisco Aguilar. 


0 



MALDONADO Y SU REGION ^3 

INDICE 

CAPITULO 

• Fundación de Maldonado 7 

Puerto de Maldonado 15 

Fortificaciones del Puerto de Maldonado 28 

Toma de Maldonado por los Ingleses 35 

Compañía Marítima ; 38 

Casa Capitular 44 

Torre del Vigía 48 

CAPITULO 

Cuarteles 53 

El Marco de los Reyes 64 

La Cachimba del Rey 65 ■ 

Escudo 67 

Las Iglesias 68 

El Altar Mayor 84 

Primeras Plantaciones 90 - 

Expediciones exploradoras y científicas 99 

Pesquerías 115 

Percances marítimos en las costas de Maldonado 122 

Sucesos de armas en las costas de Maldonado 126 

CAPITULO 

Temporales 139 

Recalads voluntarias y forzosas en el 

Puerto de Maldonado 1 49 

Empresas de salvatajes 155 

Salvatajes entre Solis Grande y el Chuy 164 

Siniestros marítimos 168 

Región saludable 191 

Balnearios 194 

Las Tuberías 202 

Laguna del Diario 204 

Faros 206 

El tesoro 207 

Las batatas 208 



424 


CARLOS SCI JO 


CAPITULO 

Antiguo Cabo Santa María - Punta del Este 213 

CAPITULO 

Los Indígenas 217 

Fortificaciones en Punta del Este 230 

Pueblo Ituzaingo hoy Punta del Este 233 

Acciones de Armas en Punta del Este 246 

Vías de comunicación de Punta del Este 248 

Pedro fíisso 264 

Primeros Chalets 268 

Hoteles en Punta del Este 276 

Antonio J. Mark 277 

Primera escuela en Punta del Este 280 

La Aduana 28 1 

Excursionistas 290 

Salinas 291 

Tembladerales 296 

El agua en Punta del Este 297 

Faro de Punta del Este 298 

Cancha de Golf 301 

CAPITULO 

. Isla de Gorriti 303 

Fortificaciones en Gorriti 313 

Toma de Gorriti 325 

Venta de Gorriti 325 

Intrusos en Gorriti 332 

Plantaciones en Gorriti 334 

Cementerio en Gorriti 335 

Bichos colorados 338 

CAPITULO 

Isla de Lobos 34 1 



MALDOnADO Y SU REGION 

— 425 

Las Focas 350 

Faena de Lobos 355 

Príodos de explotación 373 

Lista de productos 375 

Primer Faro de la Isla de Lobos ' 377 

Nuevo Faro de la Isla de Lobos 378 

Francisco Aguilar 382 * 

El Molino 396 

Apéndices 397 

0 



426 


CARLOS SEIJO 



MALDONADO Y SU REGION 


427 


Este libro se terminó de imprimir en Montevideo - Uruguay 
en los Talleres Gráficos de 
Katela S.A. en Mayo de 1999 
D.L 310.803